lunes, 20 de noviembre de 2017

9877. EL ZAPATISMO EN LA PAREJA AMOROSA.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

HORAS TUYAS.

Tus manos inconfundibles y perversas,
viajeras incansables de mi cuerpo,
se posan en él, se posesionan
amor cotidiano, y a partir de eso,
soy menos yo sin reclamos,
y escandalosamente tuyo.

¡Qué se le va a hacer, amor,
feliz como soy en ti, no sé si pasa el tiempo!

eliseo.

Allá por los años ochenta del siglo pasado, en el COLMICH manejábamos una frase muy sencilla que reflejaba una actitud ante la vida.... ¡somos zapatistas, y las ideas son de quien las trabaja! luego siguió la vida e ignoro que consignas serán hoy. No es tema después de todo.

Lo que nos ocupa hoy es hablar de los errores y aberraciones en que vive el ser humano cuando maneja apegos producto de procesos sociales y culturales que le ven moldeando la vida; por ejemplo; en modelo machista-patriarcal, en sentido que se le da a lo bueno, a lo deseado y que termina por definir el resto de la vida adulta de la persona.

Por ejemplo, al hombre se le ha educado para tomar a la mujer, aprovechar de ella lo que le motiva su cercanía; y, en determinadas circunstancias, y si decide que ya no se satisface con lo que recibe y encuentra con y en ella... ¡pues dejarla, que para eso se inventó la violencia planeada del macho dominante "apadrotado", que no tiene por que ¡aguantar las pendejadas de las viejas! 

Por eso se afirma que el hombre deja..., no lo dejan; que la mujer en cambio, nunca se divorcia formalmente, aunque lo haga de manera legal. 

¿Quién no ha escuchado la estupidez esa de que... me separé por qué no me hacía feliz? 

¿Conoce acaso una tontería más grande que esa en materia de relaciones de pareja...? 
¡qué jodidos estamos cuando seguimos culpando al otro de nuestra infelicidad ! como si se tratara de una tarea predeterminada sin mayor chiste que aplicarla como si fuera una receta para cocinar un platillo para la comida del día.

Cuando una persona dice que se va por qué no la hacen feliz, está culpando a quien tiene a su lado porque no le da lo que quiere; lejos de entender la relación, hace el acto infantil del niño de padres pudientes , que enojado se emberrincha y es capaz de quitarle al niño pobre la caja de cartón en que venía su costoso juguete... ¡sólo porque no tienen la caja que  sus padres  han tirado a la basura, y el niño pobre la ha recogido..., y, oh, tragedia, resulta que él la quiere..., solamente por que el niño pobre sonríe al tenerla...!

Esa es una de las grandes tragedias humanas..., nunca aceptamos solamente lo que tenemos..., siempre queremos tener lo que tiene el otro... ¡aunque lo hayamos tirado previamente!

¿Quién no conoce a una persona, mujer u hombre... (Está de moda lo unisex, hormonal y cultural) que una vez que se separó de alguien, inicia su acoso con actitudes de propiedad sin justificación...?

Un hombre que luego de divorciado vigila a su ex-mujer, manda golpear a quien se atreve a buscarla o pretenderla; y después de un par de copas confiesa abiertamente... ¡es mi vieja y qué...! ¡ningún cabrón va a ser padre de mis hijos!

A. Obvio, de las mujeres tenemos algunas prendas muy interesantes al respecto, pero el tema de hoy es muy simple... ¡sobre todo por complejo!

Nos cuesta mucho trabajo ser zapatistas en el amor y la pareja, no entendemos que si la arenga del caudillo del sur era la tierra es de quien la trabaja..., resulta normal que la consigna del amor sea... la felicidad, el amor, el respeto es de quien los trabaja. 

Si no hemos entendido esta parte de la vida, entonces estamos más que jodidos y seguiremos justificando la separación de la pareja... ¡por qué no nos  hace feliz...!

Para bien o para mal, la felicidad es una sensación que no se compra o vende en el mercado; ni se puede medir, contar o pesar, simplemente es una forma de sentir la vida en su discurrir... ¡nadie te va a hacer feliz; si te juntaste, casaste o lo que sea con alguien por eso, entonces ya valió un comino el proyecto de vida; las relaciones con otra persona te permiten descubrir cuánta capacidad tiene cada persona para construir una vida adecuada, satisfactoria, donde se experimente una sensación de gusto, amor y deseo por estar con esa otra persona. Vamos, juntos evidentemente que han logrado algo bueno; juntos han conseguido  una relación que cada quien intenta llamarle felicidad. 

Nunca olvidemos que la felicidad no existe como tal, es una sensación que cada persona identifica como momento o sensación satisfactoria.

¡Nunca estemos con alguien para que nos haga feliz..., por el contrario, estemos ahí, con esa persona buscando encontrar razones para sentirnos bien a su lado, y provocar la misma sensación en ella; es decir lograr que cada uno se sienta bien de estar ahí. Eso es lo más próximo a lo que hemos cifrado como la consigna de cada pareja... ser felices gracias a la unión.

No sé a usted, pero en lo personal me molesta escuchar a una persona que argumenta que ha dejado una relación con alguien... ¡por que no le hacía feliz!

¡Qué jodidas son las relaciones amorosas... a veces!

De cualquier manera, en lo posible busquemos ser zapatistas de las relaciones sentimentales..., trabajemos la relación.

Le abrazo con cariño.

domingo, 19 de noviembre de 2017

9876. ¿POR QUÉ LOS MEDIOS MEXICANOS MIENTEN?


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Adrián López Ortiz.
SinEmbargo. Noviembre 19, 2017. 12:02 am.





En otros tiempos, 40 mil millones de pesos habrían alcanzado para controlar absolutamente la opinión pública de México. A Peña no le ha servido de mucho. Foto: Cuartoscuro.

Peña Nieto bien podría ser el caso de estudio perfecto de cómo NO hacer comunicación social. Ha gastado casi 40 mil millones de pesos en publicidad oficial y sus niveles de aprobación apenas rebasan el 10% por ciento.

Ese fracaso debería importarnos por muchas razones.

La primera es que la cantidad de dinero tirada a la basura en publicidad oficial pudo servir para muchas otras cosas más importantes. Es dinero público (o sea nuestro) que pudo usarse para combatir la pobreza, mejorar la educación o reconstruir las poblaciones afectadas por los sismos recientes.

La segunda, es que la cantidad de dinero destinado a comunicación social es tan grande que funciona como un subsidio perverso para la industria de los medios de comunicación. Es decir, en la práctica, muchos medios mexicanos sobreviven gracias a ese dinero asignado de manera discrecional y opaca; y no debido al valor que generan sus contenidos para usuarios y anunciantes.

Por eso los medios mexicanos le mienten a los ciudadanos a diario, ya sea diciendo verdades a medias, manipulado cierta información o, de plano, escondiendo otra. Porque si no lo hacen se quedan sin uno de sus principales ingresos.

La tercera, menos perceptible pero creo que la más importante, es el efecto que ese mal equilibro tiene en la construcción continua de la conversación pública en México.

En su libro “Sin palabras”, Marc Thompson dice que los posibles culpables del deterioro de la confianza sobre la democracia actual son los políticos, los ciudadanos y los medios de comunicación. Los políticos por su descarnado cinismo y el olvido de la función primordial de su oficio: procurar el bien común. Los ciudadanos por su apatía, ignorancia y desinterés de la cosa pública. Y los medios por olvidar el rol público del periodismo y apostar por el mercantilismo, la inmediatez y, ahora, la viralidad.

¿Pero quién es el verdadero culpable? Acaso los tres y acaso… ninguno. Sino algo que estos tres actores tienen en común: el lenguaje de la política.

Estuve en Dallas hace una semana. Visitamos el lugar donde el Presidente John F. Kennedy fue asesinado, la Dealey Plaza. Ahí, hay una frase suya que recuerda la grandeza del discurso político estadunidese. Es difícil comparar eso con los tuitazo racistas e ignorantes del Presidente Trump. El lenguaje político se ha venido devaluando de muchas maneras y la digitalización ha hecho más complejo ese fenómeno.

En otros tiempos, 40 mil millones de pesos habrían alcanzado para controlar absolutamente la opinión pública de México. A Peña Nieto no le ha servido de mucho, ni a los medios favorecidos tampoco: Televisa campea una de las peores crisis de su historia y la generación millenial desconfía enormemente de los medios tradicionales y prefiere informarse en “internet”. Fake news incluidas, por supuesto.

Por eso hay que aplaudir la victoria del amparo interpuesto por Artículo 19 ante la Suprema Corte para obligar a que el Congreso de la Unión cumpla la promesa que el mismo Presidente olvidó: regular el dispendio en publicidad oficial antes del 30 de abril de 2018.

Es un gran paso, pero es apenas el primero. El amparo en sí mismo no va solucionar el problema. Habrá que acompañar el proceso legislativo con disciplina y ojo crítico para que la ley que surja de ahí sea moderna; garantice acabar con el derroche de dinero; impida que los gobernantes lo usen para premiar o castigar a medios/periodistas; y para que garantice la transparencia de los procesos de concurso, asignación y rendición de cuentas de los contratos, entre otras cosas.

Personalmente soy de la idea que los medios no debería recibir un solo centavo vía publicidad oficial. Esto obligaría a entregar verdadero valor periodístico como para que anunciantes y consumidores estén dispuestos a pagar por él. No es casualidad que Latinoamérica sea una de las regiones más rezagadas en muros de pago por contenido, pues en casi todos los países de la región existen modelos perversos de publicidad oficial.

Celebremos que la Corte le ha enmendado la plana al Congreso, pero no dejemos solos a los legisladores responsables de regular la materia.

No seamos ingenuos, Peña Nieto y los partidos políticos intentarán legislar para no cambiar nada. Ellos y muchos medios harán todo lo posible para conservar el status quo que tantos beneficios les ha redituado en detrimento del derecho a la información de todos los mexicanos.

Es hora de desmantelar ese sistema y construir uno más justo y competitivo. Para que los políticos lo piensen mejor a la hora de mentirle a los ciudadanos y los medios vuelvan a su razón de ser: hacer periodismo que fiscalice al poder y le sirva a la sociedad.

Librero.

Y a propósito de la importancia del buen periodismo, va un clásico: “All the President’s Men” (Simon & Schuster, 2012) de Carl Berstein y Bob Woodward. El libro que cuenta al detalle el escándalo de Watergate. En Estados Unidos les alcanzó para tumbar a un Presidente, en México el reportaje de la Casa Blanca sirvió para correr a Carmen Aristegui.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Adrián López Ortiz.
Es ingeniero y maestro en estudios humanísticos con concentración en ética aplicada. Es autor de “Un país sin Paz” y “Ensayo de una provocación “, así como coautor de “La cultura en Sinaloa: narrativas de lo social y la violencia”. Imparte clase de ética y ciudadanía en el Tec de Monterrey, y desde 2012 es Director General de Periódicos Noroeste en Sinaloa.

9875. HACER LAS COSAS BIEN.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Julieta Cardona.
SinEmbargo. Noviembre 19, 2017. 12:01 am.

Una puede hacerse de nudos y tapones que van desde la garganta hasta donde se pongan; aunque, bueno, ni un testimonio de que esos modos hayan funcionado. Foto: Especial

Hay pecados que una comete al mismo tiempo porque llegar a los 31 sin tener puta idea de cualquier cosa es resencillo: pan comido. Como ejemplo, mi más reciente episodio: ayer, de lo borracha, me tiré encima el mejor vino tinto que he probado en siglos mientras cantaba –con las mínimas cualificaciones de dignidad vocal y además a todo pulmón– Cucurrucucú Paloma. Pedro Infante me perdone. Pero pues cómo le hace una para salvarse de sí misma.

Y me he dicho muchas veces: no, niña, las cosas no son así, aunque, bueno, tampoco son de la otra forma. Se trata, creo, de hacerlo bien y darte palmaditas en la espalda, ya sabes: decirte que la cosa pasará aunque hayas metido la pata tremendamente. Y en el intento de hacerlo bien, van a joderse mil cosas, es natural. Así como cuando el asteroide cayó mientras los dinosaurios fornicaban detrás de las cataratas más bellas que apenas podremos imaginar como especie, bueno, así como esa roca inmensa y ardiente los borró de esta tierra para que la vida diera otro saltito cuántico. Así van a joderse mil cosas.

Pero sobre todo, algo me dice que he encontrado –por fin– una forma de hacerlo bien: se trata de sanar.

Una puede sanar de aquí a cien años. Pero se elige la forma. Una puede hacer como los gatos y lamerse lo que tome; cambiar de posición y seguir lamiendo; levantarse, caminar para ver cómo va la cosa y darse cuenta de que hay que seguir lamiendo; entonces tumbarse y seguir lamiendo; y así hasta que la tiriteada desaparece. Si toma un día, bien. Si toma doce inviernos, bien.

Una puede, así sin más, hacerle a la Tyler Durden: sentir cómo la sosa cáustica te chamusca hasta los ventrículos, creer que te mueres de dolor –y morirte, de alguna forma–, abrir los ojos –todos los ojos del mundo– y decir .

Una puede hacerse de nudos y tapones que van desde la garganta hasta donde se pongan; aunque, bueno, ni un testimonio de que esos modos hayan funcionado. Una elige la forma de rehacerse: me da un kilo de esto, otro de aquello, tres cuartos de ese que apenas se ve, medio del de hasta allá, doscientos gramos de almendras y un ramillete de perejil. Y, venga, ‘ora sí que lo que tome.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Julieta Cardona.

9874. BREVE DICCIONARIO DE LA ESTRECHA LITERALIDAD.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Alma Delia Murillo.
SinEmbargo. Noviembre 18, 2017. 12:00 am.

“La Comisión de Lexicografía de la Literalidad continuará realizando este esfuerzo para incorporar al Diccionario otros vocablos mayormente nocivos”. Foto: Especial

La Comisión de Lexicografía de la Literalidad integrada por tontos cultos, notables académicos sin sentido del humor, decanos vigilantes de la corrección política y destacados policías del pensamiento en redes sociales, se complace en presentar la definición de voces cuya acepción —única, indivisible y literal— se propone para lograr un mundo más justo, inteligente, equitativo, compasivo, pletórico de gracia, justicia social, evolución civilizadora y bondad universal eliminando el perjudicial uso metafórico y polisemántico del lenguaje.

Arrastrando la cobija;
acep. 
Se refiere al momento en que una persona, persono, bipersona, homopersona, heteropersona, transpersona, interpersona, travespersona, panpersona, polipersona y todas las posibles variantes de persona que, a pesar de no estar asignadas en los documentos de registro oficial del nacimiento, sin embargo, existan, tire de una cobija lo suficientemente larga para llegar al piso y se encuentre en movimiento, como el gerundio “arrastrando” lo exige. De no cumplirse con la puntual descripción anterior, la expresión no podrá ser utilizada.

El corazón roto;
advers. 
El músculo situado en la cavidad torácica del ser humano, la sera humana y todas las variantes que existan, existieren o existirán, se rompe en dos o más partes que, pueden o no, ser fracciones simétricas. La ruptura puede ocurrir en cualquiera de sus ventrículos, válvulas o paredes; sin embargo, se requerirá de certificado médico para utilizar la expresión “tiene el corazón roto” responsablemente. La declaración “tengo el corazón roto” emitida con ligereza podría considerarse uso inadecuado del lenguaje con intención de humillar, agredir o herir a las personas (personos y et. al.) con genuinas afecciones cardíacas.

Mearse de la risa;
vulg. 
La vejiga del individuo y/o individua incluyendo todas las posibles variantes de individuo y/o individua que existan, existieren o existirán, pierde la capacidad de retención y deja salir la orina al tiempo que el aparato fonador emite un sonido que conocemos como risa. En caso de que la expresión sea “Me meo de la risa” debe pronunciarse en sincronía mientras ocurre lo anterior para respetar el tiempo verbal presente de la construcción gramatical.

Mil gracias;
num. 
La expresión es numeral, por lo tanto, su uso está reservado para cuando se desee sumar en unidades del uno al mil el número de repetición más el vocablo “gracias”; de tal manera que “un gracias”, “dos gracias”, “tres gracias” hasta llegar a “mil gracias” sea, efectivamente, la suma de un millar. Las mil gracias pueden ser entregadas en una sola exhibición o bien, diferidas, pero sin omitir ninguna de sus repeticiones secuenciales y ascendentes.

Quesadilla.
Mex. cult. 
Se le nombra así a un platillo típico mexicano cuya composición obligatoria es la quesa (es indispensable constatar el género femenino del ingrediente pues el “queso” se reservará para la producción de “quesodillas”) y la tortilla de maíz que se dobla formando una perfecta media luna y se come caliente. Se sabe que el uso inadecuado de este vocablo ha generado conflictos que podrían desembocar en una guerra civil mexicana; es, por lo tanto, de vital importancia apegarse al uso nominativo correcto de la “quesadilla” como aquí se describe.

La Comisión de Lexicografía de la Literalidad continuará realizando este esfuerzo para incorporar al Diccionario otros vocablos mayormente nocivos. Todo lo hacemos con el loable propósito de erradicar el uso de metáforas comunes y diversas interpretaciones de la intencionalidad en el lenguaje pues nos mueve la certeza de que eliminando todo lo que no nos gusta y todo lo que no entendemos, construiremos un mundo mejor.

Con el mismo ánimo benefactor, los invitamos a proponer expresiones para incorporar a este valioso documento, hasta que juntos logremos enmendar el error milenario de haber permitido que las palabras tengan más de una interpretación y vuelvan a ser unívocas e inalterables.

¿Te gustó? Compártelo:

@AlmaDeliaMC

Por Alma Delia Murillo.

9873. UN CROSS A LA MANDÍBULA.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Sandra Lorenzano.
SinEmbargo. Noviembre 19, 2017. 12:00 am.

Hay días y días. Y el domingo pasado fue uno de ésos que funcionan como le pedía Roberto Arlt a la escritura: como un cross a la mandíbula. Todavía tengo la cabeza y el corazón girando, y creo que así seguirán por un buen tiempo.

Fui al Museo de Arte Contemporáneo de la UNAM. Trabajé toda la mañana en la lectura de decenas de proyectos que tenía que evaluar y elegí para “despejarme” un poco ir al MUAC. Soy enemiga de las visitas a los museos hechas al vapor, en las que ves doscientas obras en una hora y después con el mismo ánimo te vas a comer unos tacos al pastor. Odio eso (aunque ame los taquitos al pastor). Por eso elegí para ver solamente una de las exposiciones: “Forensic Architecture. Hacia una estética investigativa”, sin imaginar la conmoción que me iba a provocar. Si no la han visto aún, no se la pierdan. Es una exposición que no sólo nos sacude, nos conmueve y nos horroriza –y ahora les contaré por qué- sino que pone en tela de juicio la mayor parte de nuestras certezas sobre el arte, sobre la violencia, sobre la especie humana… Bastante para una tarde de domingo, ¿verdad?

Cito parte de la presentación de la exposición:

“La agencia de investigación Forensic Architecture (FA) con sede en Goldsmiths, Universidad de Londres, es un colectivo multidisciplinar integrado por arquitectos, artistas, activistas, científicos, abogados y cineastas que reúne archivos probatorios sobre los conflictos contemporáneos a la par de crear nuevas metodologías de análisis en una serie de trabajos sobre las vulneraciones de los derechos humanos.

“El grupo creado en 2010 por Eyal Weizman (Haifa, 1970) trabaja para evidenciar la violencia de Estado confrontando hechos con relatos oficiales.” (pueden ver más en;) http://muac.unam.mx/expo-detalle-131-forensicarchitecture

El primero de los casos que se expone de aquellos trabajados por FA es el de nuestros 43 estudiantes de Ayotzinapa. Todos los elementos presentados, incluido un impresionante video realizado con maquetas que muestra lo sucedido la noche del 26 de septiembre de 2014, no dejan lugar a dudas: el Estado mexicano fue pieza fundamental en la planeación, organización y realización del secuestro y asesinatos de los chicos de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos. Es cierto que lo sabíamos –el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes lo muestra de manera contundente- pero verlo proyectado con lujo de detalles es impactante. Mientras la voz en off iba contando los movimientos de los distintos actores que participaron en el crimen, no podía evitar que se me cayeran las lágrimas. Y yo no era la única que lloraba frente al horror. ¿Cómo puede ser que todo esto haya pasado frente a nuestras narices –o casi-, como tantas otras cosas, y no pase nada? ¿Estamos siendo cómplices, con nuestro silencio, de los asesinos? ¿Con qué derecho vivimos como si esto fuera un hecho menor? Tanto hablar de ética, de responsabilidad, de compromiso, pero han desaparecido miles de personas en el país en el último tiempo y no pasa nada. Cada día descubren nuevas fosas clandestinas, y no pasa nada. Hay padres que nos explican en algún video en internet cómo localizar cuerpos recién enterrados; llevan tanto tiempo buscando a sus hijos que se han vuelto expertos. Y no pasa nada.

“El Estado mexicano fue pieza fundamental en la planeación, organización y realización del secuestro y asesinatos de los chicos de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos”. Imagen:Tomada de Internet.

Pensé en la complicidad de las sociedades de las que tantas veces he hablado en clase o en algún artículo: la alemana durante el nazismo, la argentina durante la dictadura… ¿Y nosotros hoy aquí? ¿Y yo?

Más tarde, la obra de teatro que vi en la Casa Refugio Citlaltépetl terminó de conmocionarme. ¡Era nuestra historia! Me explico mejor: Micaela Gramajo cuenta en “Te mataré, derrota” (título que es un verso de Juan Gelman) nuestra historia. En realidad, su historia. Pero es tan parecida a la mía y a la de tantos otros argenmex que es imposible no vivirla como propia: abuelos que salieron de Europa y llegaron a Argentina huyendo de la violencia, padres que salieron de Argentina y llegaron a México huyendo de la violencia… Alguna vez escribí que éramos orgulloso hijos y nietos de la derrota; mi padre me mandó un mensaje casi inmediatamente para corregirme: no, no somos hijos ni nietos de la derrota, somos hijos y nietos de la lucha. De la búsqueda de la utopía. Tiene razón. Ésa es nuestra seña de identidad, nuestra marca tatuada en la frente.

Micaela contaba en el despojado espacio elegido en la Casa Refugio, entre fotos y grabaciones, la historia del abuelo Jaime nacido en Polonia que pidió que sus cenizas fueran echadas al Río de la Plata para estar allí con los miles de desaparecidos de nuestra última dictadura militar. Un tipo íntegro es siempre un tipo íntegro; también cuando tiene que elegir qué hacer con sus propios restos.

La memoria, las fotografías, las palabras iguales o diferentes aquí y allá, allá y aquí, las largas cartas que escribíamos, las que recibíamos (yo las tengo todas guardadas en una caja, venían en “papel avión”, en sobres con los bordes celestes y blancos), las ausencias, los amigos desparramados por el mundo, la familia siempre separada… Ser judía, ser argentina, ser mexicana. Como dice un tango que me duele en el alma: “Perdón si me ves lagrimear, los recuerdos me han hecho mal”. ¡Ay Mica!

“La memoria, las fotografías, las palabras iguales o diferentes aquí y allá, allá y aquí, las largas cartas que escribíamos, las que recibíamos…”. Imagen:Tomada de Internet.

Tienes razón: 2010 fue un año de miércoles. Murió mi madre. Murió la tuya; la querida Perla Szuchmacher. Y hoy cuando descubría sus gestos en ti –cierta forma de levantar las cejas, ciertos tonos en la voz- pensaba: qué chingadera es la muerte. Ni tú ni yo sabemos cómo convivir con las cenizas, aunque las de mamá estén bajo una azalea en el Tigre, y las de Perla esperen su momento de llegar al mar. A lo mejor hacemos todo lo que hacemos para descubrirlo, para descubrir qué hacer con las cenizas amadas. Como Hebe Rosell, que estaba también viéndote y escuchándote, cuando parte su pan dolido y generoso. Somos parte del relato, somos testigos de la vida de los que ya no están: 30 mil desparecidos al sur de todos los sures, 43 estudiantes aquí + 72 migrantes + miles y miles de muertos + miles y miles de desplazados. Las historias se repiten: los estados asesinos, las sociedades ¿cómplices?

Hacer de la memoria tibio espacio compartido, eso es lo que logra “Te mataré, derrota”. Fue un privilegio haber sido parte de esa entrañable ceremonia.

Hay días y días. Mi domingo tuvo la fuerza de un cross a la mandíbula.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Sandra Lorenzano.
Es “argen-mex” por destino y convicción (nació en Buenos Aires, pero vive en México desde 1976). Es escritora, fue vicerrectora de la Universidad del Claustro de Sor Juana, y colaboradora de diversos medios de México y el extranjero. Creó y conduce desde hace cinco años el programa de radio “En busca del cuento perdido” (Horizonte/IMER). Su novela más reciente es Fuga en mí menor (Tusquets). Miembro del SNCA.

9872 ENCUENTRO CON GOROSITO…

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

COP 23- BONN: “NO SE REVIERTE EL CALENTAMIENTO CLIMÁTICO GLOBAL”.

En la Conferencia 23 de las Partes (COP23) de la Convención “Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) que acaba de culminar en Bonn- Alemania, los científicos consideran que pese a que se tienen suficientes conocimientos sobre el cambio climático, la humanidad no logra revertir el recalentamiento global.

Según los especialistas el dióxido de carbono que se libera a la atmósfera aumenta, pero la voluntad de hacer algo al respecto, no. Las futuras acciones climáticas necesitarán visión de futuro, coraje político y reglamentos inteligentes. Nunca fue más urgente la necesidad de encaminar al planeta por una ruta más limpia y sostenible como hoy en día.

Hans- Otto Portner, uno de los presidentes del Grupo de Trabajo II del Consejo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) y director de investigación de fisiología de ecosistemas del Instituto Alfred Wegener, dijo a Inter Press Service: “El cambio climático no se va y sus consecuencias se volverán cada vez más intensivas por lo que la presión sobre los tomadores de decisiones para que se haga algo a corto plazo, aumentará”.

También se refirió a determinadas naciones que no toman medidas y el problema aumentará: “Tiene que ver con esos países que no se ven muy afectados por el momento, donde hay inercia y dónde, quizá, la conciencia sea lo suficientemente importante”.

“Entonces hay personas que no siguen el conocimiento obvio sobre la información científica, pero siguen sus propias creencias. Como ciudadano no  sé puede más que esperar que esas personas, con el tiempo, pierdan influencia”.

Otro tema clave es que los gobiernos deben cumplir su compromiso y actuar con el objetivo de frenar el cambio climático en todos los frentes, aun cuando siguen redoblando esfuerzos en la reducción del riesgo de desastres y la mitigación de los mismos.

 Los Estados deben ser responsables y atender las pérdidas y los daños asociados a los impactos del cambio climático, relacionados no sólo con eventos climáticos extremos o su rápido desenlace, pero también los que comienzan lentamente, que son más silenciosos, si no son más peligrosos y generalizados, pero también ponen en riesgo la vida, el sustento y los ecosistemas.

Entre ellos destaca el aumento del nivel de mar y de las temperaturas, la acidificación de los océanos, el retiro de los glaciares y sus consecuencias, la salinización, la degradación de tierras forestal y de labranza, la pérdida de biodiversidad y la desertificación, como definen los acuerdos suscritos en Cancún en el 2010.

Sin lugar a dudas me quedo con el adelanto que hizo en su cuenta de Twitter del núcleo del mensaje que posteriormente transmitiría a los líderes mundiales, el Secretario General de las Naciones Unidas, el diplomático portugués Antonio Gutérres: “necesitamos más ambición para combatir el cambio climático”.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

9871. JESÚS Y EL SEÑOR DE LOS TALENTOS.

REPORTE- Z

Enviado por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista, desde
Michoacán. México., para
Tenepal de CACCINI

Jesús y el señor de los talentos.

Las ideas son capitales que sólo ganan intereses entre las manos del talento. Antoine de Rivarol (1753-1801). Escritor y periodista francés.

La semana pasada enfocamos nuestra reflexión hacia la dura posición de Jesús respecto del dinero. Las palabras del Maestro no son condescendientes con los ricos, difícilmente entrarán al reino de los cielos, el joven rico que quería seguir a Jesús fue puesto ante una disyuntiva determinante: si quieres seguirme vende todo lo que tienes y dalo a los pobres, así de tajante.

A los ricos, a los millonarios, les importa un rábano lo que Jesús dijo del dinero, como hizo el joven rico de la parábola, le dan la espalda al Maestro, bueno, casi a todos, uno de ellos hasta escribió una carta a sus amigos millonarios para persuadirlos de que den parte de lo que tienen y que fomenten una sociedad más igualitaria, si no lo que les espera a los millonarios es la horca, aseguró el sujeto, que por supuesto vive en Estados Unidos, ocho de las 10 familias que concentran el 90 % de la riqueza del planeta viven en EUA, a esos y a otros que no tienen tantos millones, se refiere Jesús.

El evangelio de hoy nos permite reflexionar sobre los talentos por medio de una de las parábolas de Jesús más conocidas, pero menos comprendidas porque los capitalistas  usureros la interpretan a su manera para justificar el sistema que los enriquece; en la antigüedad el talento era una moneda antigua, pero originalmente la palabra griega τάλαντον (talanton= balanza) se refería a la balanza en donde se depositaban los metales preciosos para pesarlos.

El señor de los  talentos del que habla Jesús es seguramente un señor feudal, un reyecito como los actuales monarcas, dueño de vidas, tierras y cosechas; era pues un tipo ambicioso, dio los talentos a sus siervos para obtener ganancias, eso se deduce de lo que el reyecito le dice al siervo que no le entregó ganancias: ‘Siervo malo y perezoso. Sabías que cosecho lo que no he plantado y recojo lo que no he sembrado. ¿Por qué, entonces, no pusiste mi dinero en el banco para que, a mi regreso, lo recibiera yo con intereses?”. Los reyes y reinas de hoy cosechan lo que no siembran y reciben dinero del pueblo sin hacer nada. Es bueno que la imagen quede clara porque algunos despistados confunden al protagonista de la parábola con el Padre Eterno, nada más alejado de la imagen de Jesús acerca del Padre (Abba).

La conclusión de la parábola es difícil de interpretar, pero concentremos nuestra atención en los talentos que son no sólo el dinero que podrías acumular en tu cartera y en tu cuenta bancaria, sino también tus habilidades, conocimientos y actitudes. Interpretar los talentos es importante, actualmente las empresas se dan a la tarea de reclutar “talentos”, es decir, personas con determinadas habilidades, conocimientos y actitudes,  pero es más importante el sentido que se le da a la parábola en su conjunto: lo que posees en bienes materiales, tus cualidades, tus carismas, tus dones (lo que te fue dado), no es sólo para tu disfrute sino para el de los demás, para todos los que te rodean, no sólo los que están cerca de ti.

En México como en la mayoría de los países, se ha impuesto una visión egoísta de los “talentos”, los bienes materiales, los recursos mentales, espirituales y físicos de las personas, son para el uso, goce y disfrute de sus propietarios, esa visión egoísta nos ha llevado al monopolio de la riqueza, la otra visión de los talentos que subraya la importancia de compartir, los pone al servicio de la familia, de la comunidad.

9870. EGOISTAS.

Por Erángani D’Labra Carbajal.
Escritor y critico. Desde la Cd., de
México. Para
Tenepal de CACCINI

Toda la raza humana nace con un itacate bien o mal surtido, esto es de acuerdo a los genes de sus padres.

Si buscamos nuestras raíces encontraremos la “calidad” y carencias de nuestros antepasados y veremos cómo fueron que tan estudiosos, nobles, trabajadores, o ratas, borrachos, tranzas fueron los que nos engendraron, y dentro de eso habrá quienes odien o alaben a sus genitores.

Se dice y yo así lo creo: que cada cual, humano, nació cuando nació la Vida, entonces pues nacimos desde el primer momento que hubo movimiento en el Universo, hemos muerto, nuestro cuerpo, el que nació en esta dimensión muere, se va a otra dimensión, y miles de años después esa Uarhi, esa esencia, busca un par de humanos para nacer de ellos pero de preferencia busca que su cuerpo viva en el ambiente que no lo ha hecho para seguir aprendiendo y de esa manera en cada nueva encarnación aumentarán sus conocimientos, mejorarán sus gustos, su manera de pensar, de comportarse, o de ser mucho peor que en su vida pasada, y por eso que muchas veces a algunos nos ocurre que cuando viajamos a pueblos desconocidos nos da la impresión de que ya hemos estado en aquel lugar.

Claro, por supuesto que esto es lo que pienso, lo que me dice mi razonamiento, no les estoy afirmando la verdad, eso, la verdad nadie la sabe, por lo que cada cual, habla de acuerdo a lo que su razonamiento le dice, sea éste cercano a lo justo o no. En mi caso sí creo que nuestra Uarhi, nació cuando nació la Vida y somos parte eterna de la Vida, y fuimos hechos para enriquecer (con todas las sensaciones que almacenamos en ese lapso de vida que vivimos en esta dimensión) a la misma Vida.

Creo pues, que en cada periodo vivido, nos enriquecemos o al contrario si nuestro fruto es negativo, retrocedemos, y tardaremos millones de años terráqueos viviendo en las mismas condiciones o al contrario. Es por eso, considero que debemos ser y hacer cada acto de nuestra vida mejor para avanzar, para evolucionar.

La Vida no puede saborear un manjar, nosotros sí, a una mujer, nosotros los hombres hombres sí; y esto que para muchos es imposible que lo entiendan sólo lo entenderán cuando sepan hablar el idioma que hablan, cuando entiendan el significado de cada palabra que pronuncian pero hoy no entienden. Por eso mi recomendación es que lean diario lean para que sus ojos vean.

Casi nadie entiende lo que ve.

Cuando lean diario siquiera una hora van a comenzar a vivir, leer es: ver y entender.

AGRADEZCO A TODOS LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN QUE DE ALGUNA MANERA PROPICIAN CULTURA, CULTURA ES CONOCIMIENTO, SABER ES LA PARTE MÁS IMPORTANTE DE LA VIDA.

Si no entiendes es como si no vivieras.

Todos los gobiernos del mundo que son los que manejan el dinero del pueblo deberían propiciar de motupropio el conocimiento, y no nada más, hacerse propaganda que no merecen, con lo que cobran nos salen debiendo: dice el pueblo, yo soy el pueblo. 

Así pienso, pero disculpe usted.
Mi email: