martes, 23 de septiembre de 2008

154. ELISEO CASTILLO ARELLANO...

Nota de GL. Conrado.
Para: 
tenepal de CACCINI

Eliseo..., y su libro: Cieneguitas 
AYER Y HOY.

Una excelente crónica, de la labor social comunitaria de los protagonistas; los Onofres, padre he hijo, de la comunidad ejidal de Cieneguitas municipio de Tanhuato Michoacán, ...y su ensayo: ¡Aaahh que los mexicanos! También, en mi personal opinión, un exquisito ensayo recordatorio de que po's si, semos muy mexicanos, pero entre comillas. Así que (ratificando que en opinión muy personal de un común y simple -no por ello simplón- lector y no con pose de analista literario), tanto la crónica de los Onofres como el ensayo mismo, huelen a mi provincia michoacana... a mi querida tierra cenagal y del bajío michoacano otrora impregnada con sangre a principios del siglo pasado, por un mejor país para los que procedemos de familias campesinas, y po's muchos de los nuestros, dejaron embarrada su sangre en aras de esa dicha "mejor vida para nosotros". Eso dice la historia que nos enseñaron en la escuela elemental, pero mi abuelo que fue del frente federal en la bola, pero desertó para  brincarse al lado contrario -decía cuando nos contaba su historia- "pa'l lado de mi general Francisco Villa".

Fue otra historia la del viejo abuelo, mas creíble para mi, pues era mi sangre y al viejito, ya anciano, se le salían las lágrimas al recordar y contarle a sus amigos de su edad los descuartizamientos humanos y matanzas revolucionarias, para mejorar la vida nuestra...

Este amigo mio de nombre Eliseo y autor de Cieneguitas, me hizo recordar mi pasado y ascendencia familiar con su crónica y ensayo. El es buen hacedor de teatro y fue maestro de mi hijo Conrado en la prepa, que ahora tiene posgrados y esta doctorado en las europas en cuestiones piciculas (dicen mis hermanos rancheros de mi tierra de oriundez; Zináparo. Lo correcto de la palabra es piscicola relacionada con la producción acuícola), mi hijo siendo bisnieto del villista mi abuelo que no tuvo letra como decía (o sea no tuvo la fortuna de cultivarse yendo a la escuela) pues ponía la huella en su juventud y se enseñó, según él, a garabatear en la revolución a escribir, pa'que no se lo tronaran, esto contaba mi abuelo paterno. Si pues.

Paz, tranquilidad y sosiego querían nuestros ancestros. Cultivar sus parcelas ganadas en la bola, pa'quitar, el hambre y mejor vida.

3 comentarios:

  1. sin duda una gran obra literari;a que decir del escritor una de los mejores maestros que tuve en la licenciatura. Y que a la fecha es una de las personas mas importantes en mi vida.
    Vale la pena leer este libro, si que sii.

    ResponderEliminar
  2. alguien me podría informar los nombres de los libros que ha públicado el economista Eliseo Castillo Arellano, estoy segura que así como han logrado calar en mí los comentarios tan acertados que hace en cada una de sus columnas, sé que sus libros son igual o más interesantes, me gustaría poder reunir su obra publicada a la fecha, estoy de acuerdo con el comentario publicado, es un gran maestro y al igual que tú también fui su alumna, admiro mucho su espíritu de lucha y superación, un gran ser humano aunque él no refonozca su verdadero valor, un hombre excepcional.

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno que de alguna manera hemos podido mantener el contacto literario con las personas que en determinada ocasión han coincidido en tiempos e ideas con nosotros; eso justifica el resto de la vida.
    Las publicaciones que a la fecha existen aparte de la columna son: CIENEGUITAS AYER Y HOY, y ¡Aaahh que los mexicanos!
    Editorial Jitanjafora.
    EL MÉXICO DEL MEXICANO
    Ed. Libroteca digital.
    EL DILEMA DE LA EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR
    Ed. Libroteca digital.
    CIENEGUITAS, SU ECONOMÍA Y LOS NORTEÑOS;
    Ed. Libroteca digital.
    REVISTA DE POESÍA
    REv. Hoja Volante.

    ResponderEliminar

Escribe un comentario sobre esta entrada: