sábado, 22 de marzo de 2008

52. Tradiciones, costumbres y derechos humanos.

Tradiciones, costumbres y derechos humanos
Por: J. L. Rodríguez Ávalos

La ciudad y el campo son dos territorios diferentes en la geografía mexicana, incluso antagónicos. Tal antagonismo nace en las ciudades contra el campo, sin viceversa.

Las ciudades medias y grandes de México se han saturado de tránsfugas del campo, gente que emigra en busca de salarios, de educación, de mejores condiciones de vida, porque el campo dejó de rendir desde la época en la que la Reforma Agraria iba a hacer un paraíso del campo mexicano.

Quienes no huyen a los Estados Unidos, dejan la parcela para irse de albañiles, de peones, de jardineros, obreros, burócratas y cosas peores en las ciudades, donde habrán de rumiar su coraje contra la gente que se quedó en el campo sembrando esperanzas.

La gente de la ciudad acusa a la gente del campo de ser ignorante, sin darse cuenta de que ellos mismos son ignorantes que invadieron las ciudades. En el mejor de los casos, un país de ignorantes donde uno es presidente de la República, otro senador, uno más diputado, aquél ministro de la Corte, el de allá secretario de Estado, éste gobernador, etcétera.

En ese pleito de las ciudades contra el campo quien pierde es el país, o sea, todas las personas que habitamos el territorio nacional.

Para educar hay que estudiar primero en la ciudad, contaminarse de cultura urbana para luego ir al campo, como los antiguos cruzados, a erradicar la ignorancia, como el Quijote a desfacer entuertos, como los polvosos evangelizadores a imponer la nueva fe.

Maestras y maestros que “les toca” irse a trabajar a los ranchos, a las comunidades apartadas, se van a encontrar con tristes y difíciles circunstancias. Uno de los primeros problemas es el machismo. En esos lugares quien dice la última palabra es el hombre, ya sea encargado del orden, jefe comunal, cacique o padre de familia.

Estos personajes, “educados” a la antigüita y bajo una rigurosa fe católica, deciden el comportamiento de quienes integran la comunidad: las mujeres al lavadero, a hacer la comida, metidas en su casa y listas para atender al hombre o a los hombres de la casa; los niños, hombrecitos, machitos, a entrarle al trabajo del campo para ayudar al papá; las niñas a ayudar a la mamá y a servir a los hombres de la casa.

En muchas ocasiones no se permite a los niños estudiar, porque es más importante que aprendan las labores del campo; tampoco a las niñas, porque su destino será casarse y servir a su marido, entonces ¿para qué estudian?
Las niñas y los niños –como ha ocurrido siempre- aprenden que así deben ser las cosas y se reproduce esa forma de pensar generación tras generación. Ese mismo estado de cosas ha sido trasladado a las ciudades, en ellas el machismo es igualmente imperante y una forma de conducta cotidiana.

El machismo es una de las formas más evidentes de la ignorancia; la mayoría de hombres machos, que imponen su voluntad y deciden cómo deben ser las cosas en su casa y en la sociedad, por lo general son alcohólicos. Son también hombres infieles, engañan a su esposa con la mayor naturalidad, “porque son machos y así debe ser”. Pero no van a permitir que su mujer los engañe, faltaba más, ella es vieja y debe estar en su casa esperando a su marido para lo que a él se le ofrezca.

Las cosas han cambiado un poco, pero no mucho. Esa imagen se reproduce constantemente en todo México y es casi un símbolo de nuestra forma de ser en el extranjero.
Maestras y maestros sufren lo indecible tratando de cambiar este estado de cosas, aunque también en el magisterio hay machismo y de una manera descarada. ¿A quién se le puede ocurrir que haya una secretaria de educación, una inspectora escolar, una secretaria del sindicato?
El machismo sigue siendo una forma de ser que no podrá cambiarse en esta generación, o sea, en los próximos 25 años.

Los padres de familia que impiden que sus niñas y niños estudien no saben, por su misma ignorancia, que están contraviniendo disposiciones constitucionales que protegen la educación infantil, no saben que atentan contra la dignidad de sus propias hijas e hijos, ni cuenta se dan que están impidiendo el desarrollo del país y que están cometiendo un crimen, que se vuelven criminales. No lo saben. O les vale.
Un problema más grave es que maestras y maestros culpan de todo este mal a las tradiciones, lo cual evidencia su propia ignorancia como docentes.

La tradición diferencia a las comunidades de la ciudad y les permite sobrevivir. Traditio es una palabra latina que significa entrega. Se refiere al conjunto de valores que una comunidad posee, que ha ido conservando y enriqueciendo al paso del tiempo, que la define como conjunto. Es su cultura. Y ese patrimonio cultural es el que habrá de entregar a cada uno de sus integrantes jóvenes para que, a su vez, lo cultive, lo transforme y lo entregue a la siguiente generación.
La diferencia entre la ciudad y el campo es la siguiente.

En la ciudad las personas viven separadas, se lucha diariamente para triunfar. Se considera como triunfo que una persona posea cosas: dinero, casa, cama, ropa, closet, televisión, dinero, refrigerador, lavadora, carro, dinero, computadora, internet, dinero, tarjeta de crédito con dinero. Que tenga participación en la sociedad: estudios, fiestas, novios o novias, viajes, trabajo, buen sueldo, diversión (fútbol, alcohol, cigarrillos), amistades.
La vida urbana mide el éxito por lo que una persona tiene, no por lo que sabe ni por sus aspiraciones.

En el campo, las comunidades tradicionales ponen, por encima de todo, la sobrevivencia de la comunidad, todos los lazos que existen entre los individuos son para sustentar la vida comunal. Cada uno de los individuos sabe que si su comunidad está bien, todos estarán bien. Los individuos ocupan cargos de responsabilidad según las necesidades de la comunidad, no de los individuos. Las actividades sociales, artísticas, productivas, religiosas, educativas de una comunidad tradicional responden a sus necesidades de sobrevivencia y desarrollo.

En la ciudad no se entienden estas relaciones, por eso maestras y maestros atentan contra las tradiciones, sin saber que de esa manera están atentando contra la comunidad misma.
Algo diferente son las costumbres, éstas se establecen mediante el uso de una actividad a través del tiempo, a veces sirven para enriquecer a la tradición, a veces para socavarla.
La costumbre de fumar y tomar alcohol se ha convertido en uno de los más temibles enemigos de la tradición, de las comunidades, de las personas. Pero también en las ciudades existe esa mortal costumbre.

Las comunidades ejercen su derecho a vivir como les conviene, pero constantemente son agredidas por las campañas citadinas, particularmente la poderosa y perniciosa presencia de la televisión y la radio comerciales, que ingresan basura a los hogares, ya sean urbanos o campesinos. Un virtual atentado a los derechos humanos en nombre de la libertad de expresión.

51. Un conflicto interminable

De:
agapito7@gmail.com
Enviado:
viernes, 21 de marzo de 2008 08:52:39 p.m.
Para:
Esta nota le ha sido enviada por agapito7@gmail.com con el siguiente mensaje:
Me cae de madre que como México no hay otro, aunque lo busquemos con lupa. Un conflicto interminable. Seguimos atrapados en el conflicto electoral de 2006. Nada avanza, sólo el encono y la frustración. La guerra contra el crimen organizado ya no impresiona, porque las ejecuciones siguen en su apogeo: 641 en lo que va del año y 3 mil en la actualadministración. Puede leer la nota completa en la siguiente dirección:http://www.jornada.unam.mx/2008/03/21/index.php?section=opinion&article=015a2pol

miércoles, 19 de marzo de 2008

50. LEVÁNTATE Y ANDA GENERAL LÁZARO CÁRDENAS DEL RÍO.

MÉXICO requiere HOMBRES en este momento, como lo fuiste tú General. Ahora tu pueblo mexicano está mas pobre en valores humanos, integridad y economía personal, que hace 70 años.

TE HAS ENGRANDECIDO A LO LARGO DE ESE TIEMPO
-------------------
Te lo pide tu pueblo,
"los de abajo" 
que somos mas de la mitad de tu nación mexicana.

49. Siguen 2 notas mas; Dinero, y Bajo la lupa, del mismo colaborador anterior.

Dinero‏


De: agapito7@gmail.com
Enviado: miércoles, 19 de marzo de 2008 05:17:30 p.m.
Para: raza59@prodigy.net.mx; glconrado@hotmail.com


Esta nota le ha sido enviada por; agapito7@gmail.com; con el siguiente mensaje:
Un paso siempre sigue al otro... Dinero Todo comenzó con una alianza estratégica como las que el gobiernocalderonista quiere oficializar en México para explorar enaguasprofundas en busca de petróleo. En 1997 la petrolera estadunidenseMobil, que posteriormente fue comprada por Exxon, firmó un acuerdocon Petróleos de Venezuela para una asociación estratégica quepermitiría a ambas explorar y explotar un área de la faja delOrinoco, una de las mayores reservas conocidas de crudo. Losproblemas comenzaron en 2007, cuando el gobierno de Caracas decidiórecuperar la soberanía sobre los recursos petroleros mediante lacreación de empresas mixtas en las que tuviera por lo menos 60 porciento de las acciones. Exxon Mobil se opuso y acudió a tribunalesde Inglaterra, Holanda y Estados Unidos. Consiguió que se congelaran12 mil millones de dólares de los venezolanos. Ayer se conoció queun tribunal de Londres falló a favor del gobierno de Hugo Chávez yha descongelado íntegramente la suma enajenada por Exxon Mobil. Ladecisión adoptada por el juez londinense Paul Walker anula la ordeninicial que había emitido el Tribunal Superior de Inglaterra yGales. El ministro de Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, quienal mismo tiempo es director de la compañía, no ha aclarado siemprenderá una acción legal contra Exxon Mobil, la decisión setomará después de analizar el contenido completo del fallo adoptadopor el tribunal londinense. “Hay que esperar que el jueves (mañana)salga la decisión del juez”, para saber si Pdvsa llevará a ExxonMobil ante los tribunales, ha señalado Ramírez. Así que mucho,pero mucho ojo señores reprivatizadores mexicanos: todo el problemade Venezuela comenzó con una alianza estratégica.


Puede leer la nota completa en la siguiente dirección:http://www.jornada.unam.mx/2008/03/19/index.php?section=opinion&article=006o1eco



Bajo la Lupa‏


De: agapito7@gmail.com
Enviado: miércoles, 19 de marzo de 2008 05:28:46 p.m.
Para: raza59@prodigy.net.mx; glconrado@hotmail.com; agapito7@gmail.com



Esta nota le ha sido enviada por; agapito7@gmail.com; con el siguiente mensaje:
Este cabrón a pesar de los apellidos es más mexicano que los triosy cuartetos mencionados. Otra cosa, aguanten que no es el último... Bajo la LupaYa decíamos que el “tesoro” en las profundidades del Golfo deMéxico que cacarean insanamente los propagandistas de lacleptocracia calderonista se encuentra en manos de “lunáticos”,más que de “piratas” (ver Bajo la Lupa, 16/3/08).



Puede leer la nota completa en la siguiente dirección:http://www.jornada.unam.mx/2008/03/19/index.php?section=opinion&article=020o1pol

48. Nota de un colaborador de CACCINI

Astillero‏
De: agapito7@gmail.com
Enviado: miércoles, 19 de marzo de 2008 05:07:04 p.m.
Para: raza59@prodigy.net.mx; glconrado@hotmail.com; agapito7@gmail.com
<<<<<>>>>>

Esta nota le ha sido enviada por; agapito7@gmail.com; con el siguiente mensaje:

Pobre México nuestro de cada día... Astillero.
La gerencia general del país está en una situación política y socialmente desventajosa para tratar de imponer la reformaenergética que abriría el paso a capitales privados en Pemex. No setrata solamente del pecado electoral original que deslegitima a quiense ostenta como jefe formal del gobierno mexicano, sino inclusive elejercicio político posterior (que en el caso de Carlos Salinas deGortari, por ejemplo, llevó a una aparente “legitimidad” "defacto", aprobada por el panismo entonces encabezado por DiegoFernández de Cevallos). El funcionario Calderón se ha rodeado de unequipo que en varios casos está por debajo de la mediocridad y quetiene como estrellada estrella a un favorito de las intimidades alque colocó como jefe político en la Secretaría de Gobernación ycomo socio subsidiario en las negociaciones para privatizar elpetróleo mexicano. Además, Felipe el Breve se ha peleado hasta consus socios y patrocinadores electorales, a propósito, por dar un parde ejemplos, de impuestos empresariales y de negociaciones con medioselectrónicos de comunicación.


Puede leer la nota completa en la siguiente dirección:http://www.jornada.unam.mx/2008/03/19/index.php?section=opinion&article=004o1pol

47. El filósofo, psicólogo y maestro Pedro Tolentino Barajas, envió este artículo para publicarse en este blog de CACCINI

De: None (tolentinopedro@gmail.com)
Enviado: miércoles, 19 de marzo de 2008 02:17:34 p.m.
Para:
glconrado@hotmail.com
<<<<<>>>>>
Comentarios sobre;
La Economía vista desde un Angulo Epistemológico De la economía a la economía política; del estructuralismo a la complejidad, de: Daniel Coq Huelva

Por Mtro. Pedro E. Tolentino Barajas
Me ha parecido muy interesante la aproximación de Daniel Coq a una Epistemología aplicada o más bien, contemplada en el área de las Ciencias Económicas. Me llama la atención como el autor de una manera que aun no estoy seguro si es ad hoc, se las arregla para que una epistemología social y de ahí, estructuralista y constructivista se adecue a las ciencias económicas. Seguramente esto lo expreso ya que se tiene la idea, desde la filosofía analítica, que hablar de epistemología, es hacerlo desde el ámbito de las ciencias así llamadas “duras”: física, matemática y lógica. Sin embargo, su aproximación no deja de ser a todas luces importante y sugerente.
A partir de la tensión existente entre una “epistemología tradicional”, es decir: un individualismo metodológico mecanicista, enfrentado a un holismo organicista y, de sus respectivas ontologías (como diría Quine: lo que hay), nuestro autor estructura su argumentación acerca mas que nada creo, sobre no una teoría del conocimiento del objeto de estudio de la economía, sino mas bien, la metodología para acercarse al objeto de estudio propio de la economía, que queda sin determinar cuál sería éste.
En este trabajo, sostendré que el autor pierde el rumbo, ya que, si bien es cierto que su ámbito es la economía, entonces, la idea seria sobre el cómo se aproxima a tal objeto de estudio, pero creemos que más bien al perderse en este ítem, el objeto de estudio del autor es mas bien la metodología empleada desde diversas perspectivas sobre lo que en primera instancia hubiese sido: 1. Cómo conocemos ese objeto llamado economía; 2. Qué conocemos de ese mismo objeto y 3. Por qué, o cual es la justificación para intentar conocer ese tal objeto de estudio.
Como punto de partida Daniel Coq ataca dos posturas que se relacionan íntimamente, desde Descartes mismo, es decir, una es el racionalismo y otra el positivismo, aquel que inicia en el Circulo de Viena. Como sabemos, estas dos son posturas metodológicas, aunque devienen posteriormente en “escuelas”. El racionalismo, a partir de la “Duda Metódica” y el positivismo a partir de: “El sentido de una proposición es su método de verificación”. Tenemos en consecuencia una relación de: “si y solo si”; es decir: sólo mediante el poder de la razón será posible la prueba de que el sentido de una proposición y, a través de una metodología, podremos decir que esa proposición es veritativofuncionalmente “verdadera”. Sabemos, que los problemas ocasionados por el positivismo y su slogan, son irresolubles y que se trata de una petición de principio, ya que, ¿cómo verificar el sentido de la proposición de la propuesta positivista? En otras palabras: ¿cual es el método de verificación de la misma proposición? De aquí que nuestro autor diga que se trata de un status pre-lógico en lo que hace a las proposiciones de la economía.
Lo anterior, desde la filosofía analítica provoca que autores como Karl Popper sostengan que: una teoría científica, lo es, si y solo si es susceptible de ser falsada. Fridaman se inscribe en esta línea y argumenta que en Economía también puede ser aplicada esta idea y por lo tanto una teoría económica deberá participar de la falsabilidad y poder predictivo, tal y como sucede en las ciencias duras. Con ello creemos que se trata tanto en Friedaman como en los economistas de este corte y, epistemológicamente hablando: de conocer si la teoría tal y tal es o no científica en el área de la Economía pero, no se trata de saber el significado de la economía en términos teóricos, es decir, el sustento lógico de dicha(s) teoría(s). (sin olvidar que, el conocimiento de una entidad, se consigue por el establecimiento de sus cualidades o características). Se trata más bien —otra vez— de establecer una metodología para establecer su cientificidad o no. Una metodología que descansa en una matematización del área de estudio.
El individualismo metodológico así surgido provoca que se desarrolle una visión holista, sistémica y evolucionista. Los tres conceptos están atados metodológicamente también. Pues si holísticamente, el todo puede ser mayor que las partes, esto sólo, epistémicamente se comprende si se trata de un sistema que “suma características” para que como dijera Prigogyne, aparezcan situaciones, ‘sistemas’ con carácter de “emergentes” y, evolutivas puesto que, lo estático debe desaparecer en la concepción de un sistema “abierto”. Es decir se trata ahora de una dinamisidad espacio-temporal. Esto, sin embargo, no erradica el estatuto lógico-metodológico de “exclusividad” tal y como se aplica en la lógica matemática de primer orden. Una disyunción (Quine) tiene en lógica matemática carácter excluyente, nunca incluyente.
Sin aviso previo, nuestro autor salta de la Economía a la Economía Política, para adentrarse en el Estructuralismo. No mencionaré aquí, ya que es conocido que coexisten diferentes definiciones de Estructuralismo, sus diferentes definiciones, pero que, como también lo sabemos, coinciden en que en Economía —no lo sé si también en economía política— se trata de sistemas abiertos, estructurados sobre la base de las relaciones entre las variables “estructuradas” globalmente. Y, ahora se trata de estudiar el comportamiento “emergente” de la estructura sistémica.
Me ha parecido que de las tres aproximaciones que menciona el autor hacia el estructuralismo, la más interesante e importante para nuestros días es aquella que apunta al análisis de la problemática económica. Pero, uno de sus principales defectos es que descansa en un análisis de carácter lineal. Lo que iría en contra de nuestra propia investigación de doctorado, en la que afirmo que estos escenarios económicos no son exclusivamente de carácter lineal, sino que mas bien tienen un carácter “modal” en el sentido de que un “hecho” (dejando por el momento de lado lo que entiendo por “hecho), tiene lugar un espacio de estados tridimensional: espacio-temporalmente ubicado. Es decir, que podemos ver hacia cualquier dirección contextual para observar, ofrecer y realizar una propuesta desde tal perspectiva. Que puede ser posible o necesaria, con las variantes que permite la aplicación a un escenario w1 o bien a todos los wn+1 generados. Y/o a los escenarios originados en una primera observación modal. Bajo este modelo no se puede estar de acuerdo, por ejemplo con Morin en su idea sobre una “Orden-Rey” ya que no existe tal “determinación” en los escenarios de carácter modal, sino que nos aproximamos a situaciones de carácter probabilístico. Sin que esté yo mismo en contra del concepto de “orden” que significa modal-contextualemte algo totalmente diferente a determinismo veritativo funcional (falso o verdadero). En consecuencia, desaparece en el estructuralismo la presencia del sujeto, en lo que hace a su acción sobre el objeto, ya que son inconmensurables entre si. Surgiendo la necesidad al menos filosófica, de volver a considerar los significados de los términos: sujeto y predicado, en donde al predicado —aristotélicamente hablando— se puede acceder de muchas maneras.
Nuestro autor se pierde otra vez al calificar de responsable al estructuralismo como el autor de la incertidumbre. Esto lo digo, por que a la luz de la física quántica actual, mas bien es que Dios juega a los dados y en ocasiones, están “cargados”. Lo que implica que cualesquiera teorías consideradas para el fenómeno económico sean inciertas.
Pero, si toda aproximación en busca de la verdad, desde el Constructivismo es obra de los sujetos indagadores, resulta ahora que se propone desde esta línea de pensamiento algo ya dicho desde lo sofistas es decir: el relativismo epistemológico. Sin embargo, es necesario que con antelación, al hecho cognoscente ya se conozca “algo” pues la búsqueda de los “invariantes” como dijera Karel Kosik, es consubstancial a la ciencia y al conocimiento humano. Por ello, argumenta nuestro autor:
Es decir, el hecho de que se trate de un concepto borroso no puede significar que se realicen simplificaciones que lo empobrezcan. De este modo, el "construccionismo" afirma que la realidad es una construcción de los observadores, pero no que esta "realidad" sea completamente subjetiva, que pueda definirse únicamente en términos ideales, que "todo valga" en la descripción de la misma, porque en definitiva no se trataría más que de "una construcción mental", es decir, "una ilusión". Por el contrario afirma que existe una realidad exterior que limita la forma de las construcciones mentales, con unas limitaciones mayores (constructivismo blando) o menores (constructivismo duro) (Arnold 2003).
Surge entonces la necesidad de la inclusión del concepto autopoiesis, es decir los sistemas construidos por el agente contienen un elemento original previo, su propia weltanschauung y por otra su creatividad. Elementos ambos que el constructivismo se empeñará en bajar de la metafísica a la realidad ontológica tipo Quine: !Lo que hay¡.
El constructivismo es, entonces, una reacción a la modernidad, ya que cualquier escenario es posible, y esto es así, ya que el relativismo cultural entre otras variables, provocara una “creatividad” diferente en los individuos, por una parte y, por otra, su visión del mundo particular (cultural como diría Vygotsky) modifica en términos tanto epistémicos como metodológicos la noticia que se tenga sobre el mundo y los constructos que de él provengan. Nos encontramos en plena Postmodernidad. Lo que ha dado lugar a una Economía evolucionista, entendida esta como la permanente innovación (creatividad). El Instititucionalismo Radical, centrado en el “como se comportan” los agentes del cambio económico. Tales agentes de cambio son siempre “macros” por lo que el individuo mismo, por una parte y desde una aproximación abstracta y, por otra parte, la “acción social” no tienen cabida en este enfoque construccionista. Pero, por el contrario, si las decisiones son multidimensionales (a la Piaget y Vygotsky), entonces, la construcción individual y la social son necesarias, no solamente posibles. Por otra parte, la Economía Evolucionista, considera que el proceso económico es una construcción social.
A fin de cuentas, el elemento común a todas estas visiones constructivistas es el de “el conocimiento de la realidad” que los agentes poseen. De hecho entonces, estamos no ante una epistemología “pura” sino mas bien, otra vez, ante un método epistemológico aplicado a la economía política desde el constructivismo, y desde la cual se pretende se llega a un conocimiento de dicha realidad.
El paradigma constructivista, debido a sus carencias y dificultades, además de la irrenunciable sensación solipsista, evoluciona hacia lo llamado Paradigma de la Complejidad. Que, según nuestro autor: “En este punto, va a desarrollarse la forma en la que este paradigma puede promover una transformación radical de la cosmovisión, de la metodología y de las prácticas investigadoras dominantes en el interior de la Economía Política.[1]” Lo anterior apunta en tres direcciones: 1) La conceptual: 2) La metodológica y 3) La teoría. Se trata de la emisión de una hipótesis que atenderá en primer lugar a los significados de los términos estructurales, la metodología de abordaje en las demostraciones y propuestas y por último a la enunciación de una teoría. ¿Pero, en qué medida se logra lo propuesto? Creo que no tiene éxito, al menos en el ámbito del artículo analizado. Nuestro autor no alcanza a precisar ninguno de los elementos anteriores. Ya que sólo aborda y no de manera completa la metodología. Confirmando mi supuesto al inicio del presente trabajo, el de que el autor pierde el rumbo sobre la epistemología propiamente dicha y el método para referirse en economía a lo que sea el objeto de estudio propio.
El artículo, sin embargo, nos ha servido de punto de partida hacia una profundización del papel de la Epistemología en la Economía. Pero, creo que deja sin respuesta preguntas básicas en epistemología, es decir, por ejemplo: ¿qué conozco? ¿cuál es el limite? Etc, etc.

[1] Subrayados mios.
Nota de tenepal de CACCINI:
La ortografia y la redacción del presente artículo, son del autor. CACCINI, no redacta ni corrige las colaboraciones enviadas, se publican tal cual como se envian solo damos forma a la entrada de la cabeza o inicio, respetando el contenido del autor.

46. Alejandro Delgado Ramírez, desea colaborar en tenepal de CACCINI

De: alejandro delgado ramírez (alejandrox99@hotmail.com)
Enviado: lunes, 17 de marzo de 2008 01:56:51 p.m.
Para: Conrado González Leyva (glconrado@hotmail.com)


Con mi saludo le envío mis artículos publicados en Letras de Cambio, esperando su lectura y como colaboración para sus contactos.

Atte.
Alejandro Delgado

<<>>

LABERINTOS Y PUENTES

¿Masificar la Cultura? ¿Masificar la Creación? 1
por Alejandro Delgado

“El Arte me ayuda a ver el mundo más claramente, a comprender cuál es mi lugar en el orden invisible de las cosas”.
Paul Auster, La Música del Azar. Poco o nada se ha comentado al respecto de lo dicho por el Gobernador Electo, en el sentido de que, entre sus planes de gobierno se contempla “masificar la cultura”. De entrada habría que revisar lo que con el término “masificar” intentan convencer teóricos y demagogos. Masificar es poner algo en el dominio de las masas; dar a las masas; cuantificar una producción para el uso de las masas; es lo que los marxistas clásicos proponían sobre la propiedad de los medios de producción capitalista que, una vez asumido el gobierno por las masas éstas expropiarían tales medios poniéndolos al servicio del conjunto social. Al ser las masas propietarias de los medios de producción, se da a entender, serían propietarias y gestoras de su destinos, de la producción, circulación y consumo de todos los bienes y servicios necesarios para la sobrevivencia social, perfilando al gobierno como solo un mecanismo de administración. Desde el inicio el ideal se volvió falla dado que se subestimó la capacidad de manipulación y apropiación de los medios de producción de los grupos de intereses allegados al poder político. En el imperio partido de Roma, Constantino declara oficial el cristianismo, o sea, el control gubernamental de la nueva fe lo que perfila históricamente el surgimiento del estado Vaticano (máximo propietario de la fe desde los tiempos del mercantilismo). ¿Paradojas, analogías de la historia? ¿Patrón de la evolución? El gobierno de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas cayó propiedad del adocenado grupo de ideólogos, burócratas y militares que constituyeron la gran dictadura totalitaria estalinista –y todo lo que le siguió. La propiedad de los medios de producción le fue confiscada a lo privado, estatizándola bajo el control gubernamental. En la realidad la propiedad de los medios de producción la distribuían en terceras partes: la producción estatal (conocida como producción colectiva quinquenal), la producción los pequeños productores (peroyativamente llamada “resabio de la pequeña burguesía”) y el intercambio de producción con el extranjero (paradójicamente un tercio del consumo de productos agrícolas de la URSS dependía del intercambio con “el granero del mundo”, a saber estados Unidos y Canadá, sin mencionar otros intercambios estratégicos). Los demagogos de “izquierda” supieron ocultarnos que la producción estatal en la URSS andaba siempre en números rojos, en tanto la vilipendiada producción de los pequeños productores crecía a la par con la dependencia para con el intercambio comercial con el extranjero. El estado estalinista intentó la propiedad y el control de La Cultura, vista también como medio de producción, bajo un bordado burocrático inicial llamado el Prolecult, que más tarde constituyó el Ministerio de Cultura, de cuya administración se recuerdan más sus aberraciones y un sin número de creadores disidentes a su control.

El Muro de Berlín no cayó echo pedazos de la noche a la mañana, ni por obra y bendición papal de Wotzila, como no lo pintan los medios de información; ese muro se fue desquebrajando paulatinamente, fue desmoronándose desde que los tanques rusos aplastaran las insurrecciones en Hungría, en la “Primavera de Praga”, en la invasión a Finlandia, en las huelgas obreras de Polonia, Rumania y Lituania, en la intervención armada en Afganistán –el Viet Nam de los soviéticos. El control cultural en la esfera de la URSS y el Pacto de Varsovia fue un ejemplar manejo “masificador” del que los capitalistas aprendieron de sobra. El tiempo ha reivindicado a Maiakovski, Pasternak y a Solzhenitsin, entro muchos otros. El Muro de Berlín continúa resquebrajando sus ruinas todavía en Corea de Norte, en Cuba, en el modelo mixto de la República Popular China y en las ruinas vivientes dentro y fuera de la utopía traicionada.

Marx diría que el mundo ha ido cambiando en virtud de la necesidad y su posibilidad, es decir, el mundo es finalmente lo que puede ser, y no lo que anhela la voluntad, el deseo y las “buenas intenciones” de sus protagonistas. No existe ni un burro que resista una carga que no resistan sus orejas. ¿En qué están pensando los que piensan que la cultura es algo que se puede “masificar”? ¿Todavía hay quienes piensan su país de acuerdo a modelos? ¿De veras la Cultura es un medio de producción que se debe administrar?

McLuhan se había adelantado a la caída del Muro estudiando el origen y comportamiento de los medios de información, comunicación, publicidad y propaganda que super optimizados por la electrónica, la transmisión inalámbrica y la micro tecnología, termina por sumir a las masas en un neurotizado complejísimo y confuso mundo de estimulación de consumos. Los mensajes de “nuestros patrocinadores” del mundo capitalista eran escuchados y vistos en los receptores de los públicos dentro del mundo capitalista. Todos aprendieron que, la estrategia no era la de lograr el poder como mensaje sino como medio, y a los políticos “el medio se les volvió el fin; aprendieron los trucos de crear la ilusión del cambio cualitativo por el cambio cuantitativo; aprendieron que el valor de uso del poder radica en el valor de cambio de los sufragios electorales. Los “Mass Media” no son otra cosa que la herramienta que media entre el poder y las masas. El enceguecido poder de las utopías engañosas y las correspondientes al capitalismo contemporáneo, no han podido ver, y por lo tanto concebir y aceptar, que la cultura es, ante todo una forma de autogestión de las sociedades como cuerpos conjuntivos, que la cultura es una variable de conexiones entre las más diversas espirales del ADN del futuro; una forma de autogestión que llega incluso a neutralizar las prácticas del poder fáctico y circunstancial de los más rígidos controles estatales. Las prácticas culturales ancestrales de toda sociedad sobreviven aprendiendo nuevas formas de convivencia con el emergimiento de nuevas prácticas, éstas son, a su vez modificación de la tradición, que como apuntara Cardoza y Aragón: Tradición es una constante creación. Si el estado pretende “masificar la cultura” nos está diciendo que puede “Masificar la creación”. ¿Cómo? ¿Con original con tres copias y el número de registro CURP?

Marcuse observó en Adorno, que tanto la mitología como la psicología de las masas se auto vulneraba identificando sus necesidades y anhelos con los beneficios de consumo de la producción masiva. En “El Fin de la Utopía”, Herbert Marcuse –casi contemporaneizando con “La Edad de la Incertidumbre” de Kenneth Galbrith-, notaba los profundos efectos del fenómeno de la producción masificada a un lado y a otro de la Cortina de Hierro. Veía la cómo las economías eran esclavizadas a un modelo de producción masificador, supuestamente beneficioso para las mayorías. La URSS adoptó desde su primer momento el método de producción en serie de Henry Ford, pero con vistas a un control social de satisfactores; el mundo capitalista, heredero del método de Ford, optimizó y diversificó la producción y sus mercados que, bajo sus control llamó “Free Trade”, “libre mercado”. Los soviéticos llegaron a producir más tanques, aviones, submarinos nucleares y armamentos superando con un 30% a los yankees, estos, a su vez, llegaron a producir más radios, televisores y automóviles que toda la economía socialista junta. Solo quienes vivieron dentro de la esfera socialista saben lo que es vivir en carne propia “la soportable pesadez del no ser”, tanto como los contemporáneos que hoy viven “el abominable cinismo del consumo”. El la URSS la producción acrecentó su decremento de su economía y el incremento de sus contradicciones, hizo necesaria una “Perestroika” y el “Orden Mundial” encontró reacomodo en la Globalización. El capitalismo industrial aprendió a “colectivizar” el consumo transformando la producción en un modelo de producción geográficamente reciclable regulado solamente por el capital financiero. Tal vez Marx se encogería de hombros: la mentira se hizo necesidad.

Vuelvo a una de mis preguntas: ¿En qué están pensando los que piensan que la cultura es algo que se puede o se debe “masificar”?

¿Masificar la Cultura? ¿Masificar la Creación? 2
por Alejandro Delgado


“El Arte me ayuda a ver el mundo más claramente, a comprender cuál es mi lugar en el orden invisible de las cosas”.
Paul Auster, La Música del Azar.

El decir del gobernante “masificaremos la cultura”, nos recuerda la ficciosa fascinación de los poderosos por sentirse los propietarios de los legados memoriales y prácticos de la humanidad (la cultura de los pueblos y sociedades de una región específica o de esas regiones que conforman un estado). La ilusión del poder absoluto, nos dice Elias Canneti, se origina en una capacidad de manipulación y coordinación de intereses del político, juego del que es parte mientras cumpla eficientemente esa función de amalgamador. Quien alguna vez arguyó que “el poder no se comparte”, había caido en el sueño de los absolutos. El poder necesita de compartimientos (ministerios, secretarías, división política de funciones); los grandes dictadores históricos se han mantenido en el poder gracias a una compartición policial de las funciones estatales, compartición a fin y al cabo. En las democracias conocidas en ciernes, la compartición del poder se efectua en diversas formas de negociación (entre las que se cuentan el cohecho, la extorción, corrupción y abducción); México parece distinguirse en esos planos de negociación entre paréntesis. Los poderes republicanos de nuestra nación negocian permanente la compartición de funciones poniendo los motivos del electorado en franca abducción. Los ministerios o secretarías de cultura y educación responden, finalmente, a las líneas de interés de la compartición del poder. Del arte y la cultura se refuerza y engrandece aquello que es conveniente a los intereses y delirios de esa compartición del poder, minimizando o anulando aquello que obstaculice o contravenga al los poderes establecidos.

Presupuestariamente el renglón cultura se ha distinguido, sexenio tras sexenio, desde que se tiene memoria, como el más menor de los gastos gubernamentales. Pese a eso es un flamante botín que se disputan grupos de interés especificos, cada vez que el poder cambia de manos. En nuestra entidad el grupo en el “poder cultural” se ha mantenido en ese coto gubernamental desde 1980 y solo se han nombrado “cabezas” (a según el estira y afloja entre el grupo y el gobernante en turno), sin que se modifique la presencia fósil del mismo grupo. La misma mafia de intelectuales, artistas, políticos y burócratas se ha colado del sexenio de Cuauhtemoc Cárdenas al de Luis martínez Villicaña, y de ahí hasta el presente promoviendo una discutible y amañada Ley de Cultura (de la que queda excluida la participación de la mayoría de los productores culturales, excluida, claro, por los mismos que se han perpetuado corporativamente a las instituciones de cultura). De lo dicho se suceden una infinidad de preguntas. En lo personal admiro y respeto la obra de Alfredo Zalce, pero, ¿a qué responde o ha respondido la glorificación de su legado por parte del grupúsculo chambero de siempre? ¿A qué responde el patrocinio de eventos y la apertura de museos de relumbrón donde brilla por ausencia la promoción de la produccion y difusión artística local? En nombre de Zalce y Bernal Jiménez se ha solapado el mánido interés de los gobernantes por la cultura, la que ahora se pretende como una elegante sirvienta de la industria turística, que se reserva el derecho de admisión para los haberes culturales inofensivos de la culturcracia institucionalmente centralizada.

Del repertorio de mañas de pertenencia, la élite de siempre se proclama defensora de la identidad nacional, emparentándose con cuanta componenda historicista tenga en existencias el catálogo de justificaciones. Del vasconcelismo bordado de parches izquierdosos se brinca, cada jaripeo sexenal, cuanta tranca de “cargadas y estiroses políticos”. Los funcionarios de la culturcracia le hacen montón al “elegido”, solamente pestañeandole agradecimiento por haberlos “descentralizado”, abriéndoles nómina en el presupuesto estatal de provincia. Del gobierno federal pasan al estatal en un ad infinitum de viceversas. Sus compañeros, los intelectuales de siempre hacen como que se ponen críticos pero no se mueven para “salir en la fotografía” (estos han brincado desde el vasconcelismo hasta “la Generación de Ruptura”, desde un posesentismo delirante de épica mediocre hasta un posmodernismo cuyo referente-meta es el “image marketing” académico-cultural que hoy no puede prescindir de los “mass media”). Por su cuenta, los productores culturales indican su pertenencia a definiciones ambiguas de toda índole caracterizadas por una ausencia de cohesión gremial, que la culturcracria ordena en apartados departamentales para medir y manipular alcances: Patrimonio Tangible, Patrimonio Intangible, Culturas Populares, Creadores con Trayectoria, Jóvenes Creadores, solo por mencionar algunos. A la hora de la verdad, con invisibles excepciones, unos y otros, con las variantes adecuadas y advenedisas de sus discursos “filosófico sociales”, simplemente se acomodan donde caben o pueden para gloria de la especie molusco camaleón.

La culturcracia gubernamental es una hechura que hereda al calce las categorías en las que el PRI sectorizó la sociedad: Sector Obrero, Sector Campesino, Sector Popular (que incluye a profesionistas, comerciantes, estudiantes preferentemente urbanos y los llamados sectores juvenil y femenil). En lo cultural la sectorización sigue respondiendo al modelo gubernamental de control o al control especifico de un sector de “las masas” con características singulares, haciendo designaciones presupuestarias de acuerdo a los “usos y costumbres” imperantes hasta la fecha. La modernización de objetivos y funciones de las instituciones culturales solo se ha contemplado como una actualización “de imagen”, apariencias nuevas para vicios que se prueban permanentes.

La idea subyacente en eso de “masificar la cultura”, es la del reforzamiento y optimización del reparto de producciones y público eficientemente orquestada entre los monopolios televisivos y el Estado. La idea es promocionar la actividad cultural filtrada y aceptada por el citado binomio en relación a sus respectivos “ratings” de consumo. Por ejemplo: la promoción internacional de las glorias nacionales tales como los muralistas y sus amantes, son hoy en día, glorias en ventas de imagen y productos de las “empresas culturales” y de un inagotable interés turístico, de lo que la mayoría de los nacionales queda al margen amontonados en los estadios de futbol o emborrachándose y engordando diabetes frente a las pantallas de los televisores. Ni en las universidades la consabida política cultural logra los estandares de los grandes monopolios masmediáticos. Fuera del país la culturcracia opera en dos vertientes: la planificada vía Relaciones Exteriores por las Instituciones culturales oficiales y empresas en flamantes y redituables foros y la hechiza de parches correspondiente al sector migrante (programa de fronteras, consulados e industrias artesanales y de gastronomía). Una cosa es lo que los políticos y sus secuaces culturales nos dicen en los mítines electorales, o frente a las cámaras televisivas, y otra los acuerdos que hacen a nuestras espaldas. La pregunta es ¿Cuánto se ha y se gasta en promocionar el “fridismo” en museos cosmopolitas de las principales capitales del Primer Mundo en comparación con lo que se gasta en la difusión de la cultura nacional entre las comunidades de emigrantes nacionales? Claro, la moda es culpar las tácticas privatizadoras de “la Derecha”, como si las cosas hubieran estado bien por autonomasia desde siempre.

Desde que se recuerda México se presume como adalid de una infinidad de leyes nuevas o de reformas que son “un modelo para el mundo”. En la realidad, todo mundo sabe que, cada flamante ley solo tiene por objeto “apantallar” tontos y engrandecer la figura del gestor de la ley. La “real politik” es la de “candil de la calle y oscuridad de su casa”, tal como sucede con la timorata beligerancia de nuestra política internacional respecto a los derechos humanos; panorama similar es la política real nacional e internacional de las instituciones culturales ¿Quién vela por el respeto a los derechos de los productores culturales no favorecidos por las mafías institucionales? Sin embargo en nuestra entidad estrenaremos una Ley de Desarrollo Cultural que fue promovida mañosamente desde los círculos del Ejecutivo y la culturcracia. Las pocas denuncias del amañamiento en la elaboración de tal ley no tubieron eco, debido a su escasa divulgación gracias a la mancuerna del gobierno con los periódicos y medios de iunformación locales, y gracias también a la versatil manipulación discriminatoria de sus gestores y a la casi nula respuesta de los productores culturales (artistas, artesanos, educadores efectivos, público ciudadano).

La Ley citada, empapada de repeticiones y de lugares comunes academico-institucionales, contiene un leguleyo recetario de control. Deberíamos saber que un gobierno conservador es aquel que prioriza el control sobre el desarrollo, saber que si se debe objetivar, planificar, ejercer y evaluar el control, si se desae que este opere como pivote necesario del desarrollo. Cualquier manual da administración nos daría la razón en el ejercimiento del control si se tiene como objetivo esencial el desarrollo. Pero cuando la enmienda de ley no nos dice del cómo se implementará el desarrollo, y si, por su parte propone solamente el establecimiento de funciones departamentales (claro, también sin establecer obligaciones y atribuciones), no podemos sino pensar en la táctica de manipulación e imposición habitual de los gobierno de derecha, los de centro izquierda y los del neopopulismo de izquierda, sease, las mismas mancuernas de siempre.

La nota periodística del Domingo 10 de Febrero, 2008 (Cambio de Michoacán) dice: que el Gobernador electo, ante ciudadanos de los pueblos indígenas de Michoacán, apuntó que apoyará las manifestaciones culturales populares como los trovadores, danzantes, tríos, cantantes, poetas y escritores <>. Lo que puede hacernos pensar que el dignatario tal vez está consiente de la categorización-sectorización a que se ha sometido la forma de concebir y de operar institucionalmente la cultura. Se sabe curricularmente que el gobernante electo proviene, desde su juventud, de la militancia de izquierda, lo que también motiva a pensar que trae en mente a algún, a algunos o una mezcla de “modelos” basados en la experiencia socialista mundial (por lo general la mentalidad izquierdista pone de modelo el régimen de Fidel Castro o uno de los malogrados modelos españoles). El regimen pasado se caracterizó en lo dicho, en promover lo cubano y lo proveniente de España y el Distrito Federal como visión y práctica modular (los productores locales y estatales tuvieron que esperar otros seis años con programas migaja de estímulos otorgados sin transparencia ewfectivamente democrática). El panorama actual no se aclara ni un poquito, la mafia de siempre ya empieza a tomar viejas posiciones.

Si, como ya dicho, el gobierno del Estado pretende un sano desarrollo del campo cultural, no bastaría con implementar una política de control priorizando el desarrollo antes que el control mismo, eso no dejaría de ser palabra escrita y muerta bajo mandos ejecutivos y de decisión probadamente enquistados en prácticas viciosas. Las instituciones no existen por si solas y quienes les dan carácter efectivo, para bien o para mal, son las personas que operan en ellas. Para el caso, el Gobierno Contitucionalmente elegido, deberá revisar el estado actual de las instituciones y la calidad de los funcionarios que las administran, concensar transparente y efectivamente las propuestas de administración y a las personas que las ejercerán (acciones que pueden parecer, dado el estado actual de la práctica política secular, como impracticables, o de ingenua propuesta). ¿Cómo? La pregunta está en el aire, es necesario indiscutiblemente debatir. No es cierto que “más vale malo por conocido…”, hay que aprender a nuevamente conocer.
¿Masificar la Cultura? ¿Masificar la Creación? 3
por Alejandro Delgado

“…en estos tiempos, cuando se invoca el término ‘nación’, advertimos más lo que no se hace y cómo no se hace que lo que es y cómo se hace”.
Homi K. Bhabha, Arte e Identidad Nacional.

De los días de la primera entrega de esta serie de artículos, a la fecha, el estrenado Gobierno del Estado ha mantenido un silencio que parece más pernicioso que cauteloso, respecto a los nombramientos de encargados departamentales de la Secretaría de Cultura, en la que si asignó al Mtro. Jaime Hernández Díaz, quien ya había estado en funciones casiguales durante el sexenio gubernamental de Manuel Tinoco Rubí, como Director del entonces Instituto Michoacano de Cultura. Se piensa, con razón en base a la observación del comportamiento de los políticos por centurias, que el académico designado no traerá sorpresas benignas en el nombramiento de sus colaboradores (durante su gestión mantuvose calmoso y colaborador con la mafia ancestral de la culturcracia personalizada en Octavio Vázquez, quien ha ido y venido por diferentes cargos administrativos desde tiempos ya inmemoriales). Hernández Díaz tampoco encontrará sorpresas en cuanto al funcionamiento de la Secretaría de Cultura, que no ha dejado de operar con los criterios doble standard heredados del Instituto Michoacano de Cultura. Por lo visto instituciones como las mencionadas no han dejado de concebirse dentro de patrones dirigidos, particularmente, al decoro de “imagen” de los diversos regímenes durante los últimos 28 años. Entre bastidores, la frase que más se escucha enunciada por quienes logran sacar adelante sus proyectos es: “se pudo realizar a pesar de la Secretaría de Cultura”.

Use la misma frase que han usado muchos de mis compañeros de ruta cuando “a pesar de…”, en el 2003 logré montar la muestra de mi última producción, que fue resultado del proceso del proyecto aprobado y supervisado por el Programa de estímulos a la creación y al desarrollo artístico, bajo el título El Laberinto del Tiempo. En el proyecto me propuse la producción de 50 trabajos en diversas técnicas y formatos que realicé entre Noviembre 2000 y Noviembre 2001. En el último mes citado presenté el informa final reglamentario rebasando a 125 trabajos realizados.

En la convocatoria para solicitar el estímulo citado, se pedía que uno acotara la forma de divulgación de los trabajos producto del proyecto, cosa de lo que uno solo podía tener una vaga o una propuesta difícil de concretar y proponer, ya que, por lo general ninguna galería o museo aceptan solicitudes de espacio de algo que “se va a hacer”, lo que hace bastante cuestionable ese inverosímil requisito (los museos y galerías piden muestras fotográficas, avales críticos o académicos y otros requisitos de lo que se intenta mostrar en sus espacios). Pese a eso llené el formulario explicando que haría solicitud de muestreo al Museo de Arte Contemporáneo de esta ciudad y a otras instancias de carácter similar. Creí entonces, que por no llenar el renglón con las expectativas de los convocantes, no se me otorgaría la beca que de cualquier forma obtuve.

A medio camino de los trabajos del proyecto inicié gestiones y solicité espacio en el MACAZ para, una vez pasado el informe final del programa citado, se mostrara el conjunto de obras (125) bajo el título de Fábulas del Vudú. El funcionario recibió mi solicitud advirtiéndome que la solicitud debía ser evaluada por la Comisión de Selección (según eso integrada por Alfredo Zalce, José Luís Cuevas, Luís Palomares y quién sabe quién más). Bueno, dije, que otra nos queda… y entregué fotografías normales y en formato digital, la propuesta de fecha de la muestra y otras cosas en la fecha acordada con el funcionario. Al finalizar los trabajos del proyecto se me entregó la llamada “carta de liberación”, y me dediqué a conseguir dinero para enmarcar esos 125 trabajos, cosa nada fácil para alguien de salario mínimo. La fecha de apertura de la muestra se fue postergando: “no se ha reunido la Comisión de Selección”, “ya se reunió y fue seleccionada tu muestra pero haber si le encontramos espacio en el calendario” –ya era Noviembre de 2002. Continué enmarcando cuadros y diseñando cartel, folleto, etc., la fecha seguía posponiéndose. Por las fechas coincidí con un amigo común con el Gobernador del Estado, me preguntó “ya hace tiempo no veo una exposición tuya”. Le comenté por lo que andaba pasando y sin consultármelo se lo comentó, días después al mismísimo Gobernador –o a alguien por esas laderas. Ya estaba a punto de tirar el arpa cuando, la mañana siguiente del día que mi amigo hizo el comentario “por allá arriba”, me telefonea temprano el funcionario y me notifica: “¡Logré fecha para tu exposición! 11 de Abril, pero tenemos que hablar sobre ‘la curaduría’. Nos vemos el Lunes…”. Le dije que no estaba de acuerdo con eso de las curadurías, de cuya experiencia solo he obtenido censura en otras ocasiones y que, además, había realizado todos los trabajos siguiendo un guión explícito en la solicitud de apoyo al proyecto, que preferiría cancelar la muestra. “De todos modos hay que hablar de eso porque debemos cuidar la calidad de lo que exponemos” dijo el funcionario y nos dimos cita.

Lo común es que el artista plástico ponga prácticamente todo, incluyendo el embalaje y transporte de las obras al lugar de exposición. En el gremio de “los plásticos” la pregunta ¿y qué patrocina el museo?, se contesta: una invitación, cartel, brindis, paredes y clavitos para colgar los cuadros. Pero si fueras de los notables o del DF, te darían viáticos, transporte de la obra, invitación, cartel, catálogo y adulaciones en la prensa y en TV y Radio Michoacán “el valor de la diferencia”. Porque “todavía no se había desmontado la exposición anterior” la mía se empezó a montar un día antes de la inauguración, pese a que las obras ya estaban en custodia del museo desde semana y media anterior; las invitaciones salieron tres días antes (nadie acude a una invitación hecha al cuarto para las doce). El Lunes de la semana de la apertura se me comunica que el funcionario había sido reemplazado por otro. “Y ahora ¿qué? Me dije. Terminamos el montaje de la exposición a las 18:30 del día de apertura cuyo horario se programó a las 20:30 hrs. Llegó la hora e insistí que se llevara a cabo la declaratoria de apertura, mientras nos se cuanta gente me expresaba esperar a que llegara el Gobernador. “Pero lo invité como a todos, como público en general, como todos, no lo invité a inaugurar”. Dijeron que esperara a que llegara el representante del “gober” y este llegó cuando ya fastidiado me di por hacer la declaratoria con los que estaban (bastantes por fortuna). Los funcionarios andaban como ánimas en pena por la no asistencia del máximo, pero llega de sorpresa una hora después. Vieran en un espejo retrovisor la cara que traían y la que pusieron cuando el jerarca llegó. El dignatario propuso llevar una sección (la titulada Sombras de Tiempo), a la semana de Michoacán que se realizaría meses, posteriormente en Chicago, Illinois; los encargados del IMC dieron al traste a la propuesta del Gobernador cuando las fechas se aproximaban (eso es otra ingrata historia). Durante el tiempo de duración de la muestra fueron robados de las salas de exposición tres trabajos, que posiblemente la Comisión de Selección habría descalificado por falta de “calidad”. No reporté el caso por no afectar al nuevo funcionario que iniciaba su gestión precisamente con una actividad mía (por lo demás la prensa y los medios consabidos se han mostrado indiferentes a lo que hago). “Pero no fuera un notable o defeño…”.

La anterior referencia, a una de varias experiencias propias en ese ambiente, la he hecho con el afán primordial de mostrar la calidad de trato del que somos objeto los productores culturales locales, sobretodo los que se mantienen al margen de la lambisconería y la coludicción con las mafias de siempre (cosa que o no conocen o hacen como que no suceden o no conocen los mandos superiores correspondientes del Gobierno). Probablemente se piensa que el lector o el público en general no se enteran de estas cosas y, en caso afirmativo ¿qué se puede hacer, realmente? Por lo visto, muy poco. Puedo y podemos comprobar que el malestar no se reduce al ámbito de las artes visuales sino a todos los ámbitos, incluyendo el de las comunidades indígenas que son últimamente manoseadas con afanes meramente turístico mercantilistas (ej.: concursos gastronómicos de los que funcionarios de la culturcracia plagian recetas de la cocina regional para ofrecerlas en los menús de sus restoranes particulares y cosas por el estilo). No pretendo excepcionalidad ni nada por el estilo escribiendo de estas experiencias. Preguntémosle a los artistas escénicos (los teatreros y los de la danza); les piden una enormidad de requisitos (incluidos inspectores de impuestos municipales) y solo tienen el mismo día de la presentación de su trabajo para montar escenografía, realizar ensayo general, iluminación, maquillaje, etc., de tal modo que, entre bambalinas se bromea que la primera función será, en realidad, un ensayo general. Pero las instalaciones están siempre a disposición de “entregas de cartas de pasantes”, asambleas de sindicatos charros y demás folclor institucional. Llenaríamos varias Letras de Cambio si hiciéramos un recuento de experiencias mal habidas para todos los gremios productores de cultura mientras nuestros representantes solo se ponen de acuerdo en aumentarse los sueldos. Pero la prensa y los medios informativos, por su parte, nos dicen que todo es maravilloso.

No queda duda de que eso de “masificar la cultura” no es un propósito bien intencionado “para echarse a andar”, no, la práctica masificadora ha estado funcionando desde siempre: el valor de uso de lo que producen los artistas de la entidad adquiere un políticamente oneroso valor de cambio para la culturcracia gubernamental ¡Pura plusvalía de imagen para la mafia cultural y el gobernante en turno!

No se les trastorna la lengua sino la lingüística a los demagogos que incluso crean un departamento para la “ciudadanización y/o democratización de la cultura”. La cultura vista, pues, como medio de producción, como sector de la población que atender para controlar, como “Art Decco” de la ceremonia oficial o como extensión de las relaciones públicas. Cualquier iniciativa de cualquier ciudadano que se manifiesta como expresión de su vida, de su sentir, saber, forma de aprender, producir, retransmitir, crear, convivir, es una actividad cultural, no una mera fase de la línea de producción macro o micro identificada. Los pueblos se auto generan en su cultura, por su lucha cultural que le significa una compleja y enriquecedora alma y no como una castrante herramienta de sociología, o una gélida estadística de eso que llaman “progreso”. La censura y la manipulación son los principales limitantes y enemigos de la cultura, de esto los productores culturales tenemos que aprender bastante, tanto como lo mucho que nos queda por aprender nuevas vías hacia una democracia siempre cambiante, pero con frutos palpables. No se trata de una “guerra de culturas” como lo proponen quienes en el fondo les pulula un alma genocida, como quienes retuercen en distorsiones racistas o mercantilistas a millones de consumidores, o quienes van resultando rapaces abusadores del canto de las sirenas de los nacionalismos. Se trata ante todo de aprender formas de convivencia latentes, implícitas y generantes en el alma de los pueblos todos, en las culturas del mundo. Se trata de aprender a aprender tanto como se trataría de aprender a amar un amor en creación y no ceñirse o conformarse con recetas de cualquier orden o proveniencia, se trata de aprender a ser sin descartar la historia ni la posibilidad. De eso se trata y es lo que hay que defender ¿de quién? De nosotros mismos, de nuestras apatías y servilismo, de nuestras perezas y complicidades, de los engaños y los autoengaños, de nuestra inercia como lectores y como ciudadanos.

No pretendamos defender como artistas lo que no hemos sabido defender como ciudadanos. Las instituciones culturales son patrocinadas por los impuestos de la ciudadanía y el deber de esas instituciones es de servicio público, por ello tenemos el derecho y el deber de pedir cuentas, de que se protejan y respeten nuestros derechos e intereses, de que los empleados en las instituciones nos representen con dignidad, de que los planes, los programas y procedimientos nos sean transparentes y no discriminatorios, de hacer las instituciones propiedad de colectivos de individuos y no de abstracciones masificantes. De eso se trata.

alejandrox99@hotmail.com

lunes, 17 de marzo de 2008

45. CONTINUAMOS EN DELICIAS...CHIHUAHUA Y...

  • La tercera foto ya es en Delicias Chihuahua, dirigiendo unas palabras en la entrada del Teatro de la ciudad
  • La cuarta es a un costado del mismo teatro viendo como el mimo michoacano Antonio Jairo, va a entregar algo a la Mtra Abylia.
  • La quinta, es la entrega de una placa de la hermandad de las casas de cultura. La entrega Antonio Jairo de parte de Jiquilpan, a la Mtra Abylia.

44. Fotos del 2005 en Jiquilpan y Delicias Chih.

Estas fotos van dedicadas a las y los chihuahuenses. Gente tesonera, trabajadora y amante de las artes en todas las disciplinas. Salud amigas y amigos.
<>

  • En la primera foto es en la casa cultural de Jiquilpan en el foro de su auditorio, el 18 de noviembre del 2005. Está coronando a la reina de los juegos florales de la revolución mexicana, la esposa del presidente municipal de Delicias Chihuahaua quien observa la coronación, acompañados a la izquierda por la esposa del presidente municipal de Jiquilpan. Ellos fueron invitados especiales junto con una comitiva.
  • La segunda foto es en el espacio de exposiciones de la casa cultural jiquilpense brindando con las reinas, se encuentra a la derecha tambien Jorge Carrera Robles director del Instituto de la cultura chihuahuense

43. CASAS CULTURALES, HERMANADAS

La esposa del presidente municipal de Delicias Chihuahua coronando en Jiquilpan Mich.
a la reina de los juegos florales Martha I, noviembre del 2005.

En el brindis, personalidades de Delicias y Chihuahua Chih: Juegos florales del 2005 en Jiquilpan Michoacán.

Mtro Conrado en el loby del Teatro de la ciudad de Delicias Chihuahua
hablando sobre la hermandad de las dos ciudades en lo cultural; Delicias-Jiquilpan
El mimo y actor michoacano Antonio Jairo con un regalo para los y las deliciences, de parte de Jiquilpan, la ciudad hermana en la cultura.
La directora de la casa cultural de Delicias, recibiendo de Jairo, el regalo de la casa cultural de Jiquilpan.
La maestra Abylia directora de la casa cultural de Delicias, agradeciendo el regalo al maestro Conrado director de la casa cultural de Jiquilpan por la hermandad entre las dos casas.

Año 2005, el Mtro Conrado recibiendo un reconocimiento de la Mtra Abylia directora de la Casa cultural de Delicias Chih., que se hermanó con la de Jiquilpan. A mi derecha la esposa del presidente municipal de Delicias. A mi izquierda el actor michoacano Antonio Jairo


El gobernador de Chihuahua Reyes Baeza en breve saludo con la delegación de Jiquilpan que fuimos a Delicias.


De izquierda a derecha, los presidentes municipales de Delicias y de Jiquilpan firmando la hermandad de las dos ciudades en terminos de cultura.
El Mtro Conrado, cortando un listón en la entrada del Teatro de la Ciudad de Delicias Chih.

domingo, 16 de marzo de 2008

42. Comentario de una argentina; Adriana.

Adriana a enviado para tenepal de CACCINI, un comentario:
domingo, 16 de marzo de 2008 07:10:21 p.m.
Para: glconrado@hotmail.com
Adriana, ha dejado un nuevo comentario.


Una inmensa alegría llegar a su casa, para nutrirme de arte. Gracias por el mundo que Ud. nos regala generosamente.
Lo saludo
Adriana.

Pd. voy a tomarme el atrevimiento de linkearlo, espero no molestarlo.
Publicado por Adriana para tenepal de CACCINI a las dom mar 16, 07:10:00 PM 2008

41. Para Martín Hernández Molina.

Gracias Martín, autor de TRAMOYAN; blog cultural teatrero de Chihuahua Chihuahua.

Gracias por insertar en tu espacio electrónico una nota mía aparecida en mi blog tenepal de CACCINI sobre el extinto dramaturgo de Tepalcatepec Michoacán.
<<>>
Un abrazo fraterno.
Invítame a presentar en Chihuahua mi libro teatrero;
Teatro y…vida.
(Lo presentan Jorge Carrera Robles y tú, Jorge me conoce)
<>
POR: MARTÍN HERNÁNDEZ MOLINA.
EL ACONTECER ARTÍSTICO Y CULTURAL DE CHIHUAHUA, MÉXICO Y SU ENTORNO GLOBAL.
“2008 Año de la Educación Física y el Deporte”
Domingo 24 de febrero de 2008

De: tenepal de CACCINI.
http://glccaccini.blogspot.com

Tepalcatepec donde nació el gran dramaturgo michoacano Sergio Magaña, requiere de la atención de las autoridades culturales de Morelia, no solo en mandar eventos sino prestando atención plena a sus necesidades en este rublo cultural. Sé, porque estoy involucrado en ello, que un grupo de mujeres y varones en torno a don José Guadalupe a quien me presentaron en agosto del 2007 en las anteriores cuartas jornadas culturales magañistas, que están gestionando la entrega de un terreno de casi media hectárea para la edificación de un centro regional cultural con el Club Rotario del lugar en el que don José cree que si lo donarán. Esperemos que el nuevo gobierno que presidirá dentro de unos días el Mtro. Leonel Godoy Rangel, tenga a bien a través de la instancia correspondiente, que se gestione y apoye la posible construcción de dicho centro cultural que en mucho beneficiaría a la región que es una de las puertas a la costa Michoacán.
(Nota de GL.Conrado)

SERGIO MAGAÑA: Nació en Tepalcatepec, estado de Michoacán el día 24 de septiembre de 1924. Sus primeros estudios los realizó en una escuela de jesuitas en la ciudad de Cuernavaca, Morelos; más tarde en la Universidad Nacional Autónoma de México hizo el bachillerato, dos años de leyes y filosofía y letras. Al poco tiempo obtendría una maestría con especialidad en letras inglesas.Sus inicios en la literatura fueron marcados por la novela "Los suplicantes" que data de 1942 y un año después escribe el libro de cuentos "El ángel roto".En el año de 1946, unido a Emilio Carballido y a otros estudiantes formó la sociedad literaria Atenea, que más tarde se convertiría en el Grupo Teatral de Filosofía y Letras, mismo que en 1947 puso en escena "La noche transfigurada" y un año más tarde "La triple porfía".También en 1948 tomó clases con Seki Sano, para en 1949 escribir "El suplicante" obra escrita en un acto que le valdría un año más tarde, en el concurso de las Fiestas de Primavera uno de sus premios.Ya consagrado como dramaturgo escribió "Los signos del zodíaco" una de sus obras más reconocidas que consta de un drama en tras actos con música incidental de Blas Galindo y escenografía de Julio Prieto.En el año de 1953 ganó el premio de periodismo de El Nacional tras haber escrito "El molino de aire"; en ese mismo año triunfa dentro del teatro infantil junto con Carballido al estrenar "El viaje de Nocresida".Muy completo como dramaturgo incursiona también en el campo de la comedia cuando estrena en 1966 "Ensayando a Moliere".Tras un largo viaje a Europa, China y la URSS, en el año de 1971 fue declarado Hijo Predilecto de Tepalcatepec.Dentro de su actividad ha sido becario del Centro Mexicano de Escritores, maestro de Arte Dramático en el Instituto Nacional de Bellas Artes, director de la Escuela de Bellas Artes de Oaxaca, crítico teatral y columnista. También cuenta en su haber algunos argumentos para cintas cinematográficas como "Los años vacíos".Ha compuesto además numerosas canciones románticas y festivas dentro del género popular.Entre sus obras más recientes destacan "Pasarela", "La última diana" y "Rabinal Achí".
0 comentarios: