sábado, 3 de mayo de 2008

77. VIVA LA REPUBLICA

Viva la República Mexicana

EDITORIAL

Es tiempo de definiciones y en ese contexto debemos actuar todas las mexicanas y todos los mexicanos libres pensadores, al menos. Si, al menos esta porción de ciudadanas y ciudadanos; jóvenes y adultos porque si analizamos detenidamente nuestro vivir cotidiano, nos damos cuenta que estamos inmersos en un país de mentiras y corruptelas dentro de; la política, la educación publica y privada, la salud publica, la iglesia católica desde la alta jerarquía hasta los pastores espirituales de pueblos, y así casi todos los campos activos de nuestro país.

Núcleos estos de gran poder económico en alto grado, todos. Agregando desafortunadamente, los imperios que nos deinforman y mantienen a la mayoría de niños, jóvenes, adultos y viejos de este nuestro maltrecho y desvencijado país, en la inopia, en la ignorancia a través de caricaturas de churros telenoveleros, de ofertas comerciales idiotas y de infames noticieros deinformativos con muñecos y muñecas de sololoy huecas de cerebro, escondiendo lo que realmente está sucediendo en él, en esta nuestra República Mexicana a la que quiere darle la puntilla mortal, una derecha rapaz y corrupta, peor que sus antecesores en el poder. País este nuestro al que tales medios de comunicación, como TV Azteca y TELEVISA así como infinidad de medios impresos informativos de nivel nacional solo buscan la ganancia a río revuelto...

No cabe duda que entre el fundador de televicentro, don Emilio Ascarraga Vidaurreta y el actual junior del imperio TELEVISA, nieto del primero en mención hay un mundo de diferencia cerebral en lo humano y... bueno, era otra mentalidad la del servicio informativo, así como dos o tres excepciones actuales como lo es la revista semanaria de proceso y el diario LaJornada.

Actuemos en defensa de esta triste y decaída República que tanta sangre costó a nuestros antepasados a lo largo del tiempo hasta la bola revolucionaria en la que muchos de nuestros familiares, dieron la vida por mejorarla para nosotros. No caigamos en la pasividad madre de la insensatez. Vamos a luchar por mantener a nuestro país, nuestra República, libre de escorias.

VIVA NUESTRA REPÚBLICA MEXICANA

glc
tenepal de CACCINI


martes, 29 de abril de 2008

76. LABERINTOS Y PUENTES

Graffiti: De cómo rasguñar muros con pintura aerosol.
(3 y último).

Por Alejandro Delgado

Hay que crear nuevos pensamientos para los objetos y nuevos objetos para los pensamientos. Hay que vivir los símbolos en los objetos, cambiar el sentido de la objetividad, descubrir la subjetividad de los actos, liberar la imaginación de la objetividad condicionada.

Estar dentro y fuera del cuadro, redimensionar los alcances de la forma y el color a todas las latitudes urbanas posibles, desatar el potencial de la pintura de sus cadenas en cuanto a su concepción, realización y captación, implicar lo conceptual como una práctica incluyente de lo emocional, lo imaginativo, lo sensual y lo racional –antes que una práctica excluyente de elementos-, fueron algunas de las visiones contenidas en la propuesta de Jackson Pollock, que, como hemos visto, han tenido eco en artistas mexicanos como Leopoldo Flores Valdez (el que pintó los ambientes circunvecinos de Toluca en los setenta). Los apologetas de lo europeizante han siempre omitido o ignorado, lo sucedido en el continente americano – sobremanera lo sucedido en la provincia mexicana. Desde principios de los setenta lo propuesto por la visión de los precursores del “Action Painting”, enraizaron en diversas minorías generando una ilimitada gama de acciones, muchas de ellas contenidas en sus singulares demandas de libertad y respeto. El Muro del Respeto, realizado por artistas de diversas minorías étnicas en casi dos millas de cuadras en Chicago, fue el arranque de la expropiación de los espacios públicos para la expresión artística social hasta entonces encerrada en los reductos de museos y academias. Las visiones de los artistas de barrio y de los ghettos tuvieron encuentros en espacios que hasta entonces parecían ni siquiera considerarse posibles. Hasta en los muros exclusivos para turistas paseantes en San Antonio, Texas, aparecieron pinturas callejeras de las minorías (que la policía y autoridades no tardaron en “despintar”). No solo la música de los jóvenes se había salido de los radios hacia los festivales y protestas en los parques y las calles, sino también los clamores y los ecos del color.

Pero hubo quienes fueron más lejos en la entraña de las ciudades, quienes se ciñeron a la propuesta pollackiana y no sometieron la pintura a los discursos habituales, a la ideología política en sus acostumbradas acepciones. Liberarse de esos atavismos significó para muchos liberarse a planos cercanos a la totalidad del ser, liberarse de sí mismos, del estado rigiendo el interior de cada individuo. Todo eso fue visto como una locura o una nueva patología de la sociedad urbana. Las paredes de las calles de New York amanecían continuamente pintarrajeadas por toda suerte de figuras que podían emular manchas abstractas o, –lo más común, y aquí habrá que recordar el estilo de Robert Zoell (ver ilustración 1)-, especie de arabescos sin significado o sentido aparente. Los primeros graffiteros habían hecho su aparición en la Gran Manzana, mediados de los setenta y se apersonaron graffiteando bardas callejeras y todo el Metro. Las treinta y tantas líneas del tren subterráneo fueron graffiteadas de una forma inaudita. El chasis de los vagones, sus puertas y ventanas, los pisos y techos y hasta los asientos fueron soporte de las pinturas en aerosol; el vigiladísimo sector de Wall Street y la sede de las Naciones Unidas no escaparon los índices de la aspersión pictórica “vandálica” y ya aparecían algunos rasgos del graffiti en el Arte ACA en algunos murales en barrios populares en el Distrito Federal.

No se ha podido precisar ni el significado ni la autoría del término Gaffiti. Del inglés, al parecer el idioma originario de la palabra, podemos acotar varios indicadores: Graffito, inscripción tosca hallada en antiguos sepulcros y ruinas; Graft, injerto; Grafting, enjertación, injerto, estaca; Graf, prefijo de gráfico, It, cosa, ente, objeto. Previo a la aparición de los Graffitis newyorkinos, en 1969, Walter Herdeg inicia una empresa llamada The Graphis Press, que recopilaba anualmente lo más destacado de las artes gráficas alrededor del mundo. La edición Graphis Annual, publicaba una extensa variedad mundial de imágenes de: logotipos corporativos, comerciales, políticos; portadas de libros, periódicos, discos; etiquetas de toda clase de productos; calendarios y postales; posters, carteles y anuncios panorámicos; fotografías y anuncios de televisoras y cinematografía. La huella de la difusión realmente mundial de las artes gráficas de ese anuario, perdura hasta nuestros días, pero un dato importante de un estudio realizado por los editores del Graphis es que, un gran porcentaje de los creadores gráficos encuestados experimentaban también con las manifestaciones visuales callejeras, a diferencia de un menor porcentaje de pintores; dato que echaba abajo el mito de que los pintores eran los principales promotores de pintar en el medio público. Un par de años más tarde se fueron corroborando las sospechas de los editores suizos de Graphis, cuando el estilo Graffiti empieza a aparecer en portadas y diseños impresos por muchos de los ilustradores publicados en Graphis. Hay quien, sin más, asigna a esa publicación la autoría de gestión y apelativo de esa práctica, tal como la conocemos hoy. Redundancias de la historia: muralismo = mexicano, muralismo = Renacimiento, muralismo = rupestre. Graffiti…

Marcuse nos dice que la moderna sociedad de consumo se hace también adicta a consumir mitos, que los mitos en la sociedad de consumo terminan como objetos de consumo. Para algunos, Lipoveski, el consumo de lo mítico como bien o servicio de placer, se convierte en uno de tantos productos de primera necesidad, haciendo de ese consumo uno de los fundamentos del cinismo contemporáneo.

En el arte, de hace décadas –o siglos-, lo que causó, llamémosle impacto social, pongamos por ejemplo la danza contemporánea de Martha Graham, hoy es bailoteado por las vedettes de televisa o las gig girls de Mtv; el muralismo ha sido convertido en tarjeta postal y atracción turística comercial. Claro que no por ello las propuestas de la Graham y las de muralistas pierden su valor histórico, en su tiempo y en su espacio, sino que continúan ejerciendo atracción para enriquecer todo aprendizaje. Cada quien aprende lo que puede, en un país en el que el sistema educativo puede cada vez menos. La aventura del arte, su aprendizaje está definitivamente cercenado del panorama general. Aprender a aventurarse no es materia para estudiar. La mayoría de graffiteros que he ido conociendo no encuentran “aventura” estudiando arte en instituciones que imparten clases de “arte dirigido”, arte domesticado por lo que llaman “identidad nacional” o “nacionalismo”, arte inofensivo aún si la propaganda institucional y los “expertos” lo pintan como “propositivo”, “combativo”. Muchos de los graffiteros aceptan cierta ignorancia respecto a las artes pero también aceptan la gran condición de su intuición, y sus enormes ganas de hacer algo.

Los que promueven la persecución, la sanción y encarcelamiento de los graffiteros han sido cegados por la superficialidad acomodaticia, típica de una civilidad y un moralismo siempre al servicio de las apariencias del poder (¿por qué no prohíben los automóviles que realmente están destruyendo nuestro Bio hábitat o la corrupción sin banderas que está aniquilando el alma del país?). En términos generales, una vez pasados –o se debiera decir asimilados-, los efectos del impacto social de las obras artísticas, la sociedad se acostumbra a estos. Un buen número de estudios –desde una gran variedad de campos (estética, sociología, psicología, urbanismo, historia del arte, por mencionar algunos), llegan a una inconclusa consideración, cuando, al final de todo, lo que parece el principal motivador para la realización de Graffitis es la emoción del reto a la autoridad y a lo prohibido.

El “Graffitismo” ha ido adquiriendo espacios en las diversas mentes de quienes lo van practicando y conociendo. El graffitero no se considera a sí mismo como quienes pedantemente se presumen dentro de la “contracultura”; quienes practican el rasguñar muros con pintura aerosol están dispuestos a escuchar, sin apostrofes, su intuición, que los guía a la eclosión de su energía. El Graffiti es más que nada una expresión energética que busca su (s) lenguaje en la circunstancia inmediata; son lenguajes que exploran las ramificaciones entre las relaciones; energía relacional que se vive haciendo, viviendo el hacer. Cada individuo, grupo o concepción asigna una infinidad de definiciones que remiten a circunstancias específicas de justificación: para ejemplo, entre otras, el Tach o Trax, pretende una deconstrucción a partir de la destrucción (tachar, Paint Erasing –pintar borrando); en cada barrio donde se mueven graffiteros, estos definen y defienden su postura entre la cada vez más creciente población de posturas graffiteras, justo como expresión de identidades autónomas o, tal vez, justo como identidades atomizadas. Tal vez, al negarnos a conocer y explorar lo del Graffiti, no nos permitimos mirar estar viviendo, no la tan de hace dos siglos anunciada y aburridora “muerte del arte”, sino la atomización social de este.


alejandrox99@hotmail.com

lunes, 28 de abril de 2008

75. DIFUSIÓN

¡POR EL GUSTO DE COMPARTIR ARTE!
ANDREA FINCK
COMPAÑÍA "ANDARTE SONANDO"
y
"cántico"
Cuarteto Vocal
<<<>>>
DIRECTORA: ANDREA FINCK
Calle 8 No 65-3
COL. MATAMOROS C .P. 58240
MORELIA, MICHOACAN
TEL- Fax: 314-74-96
CEL: (443) 227-65-22
e-mail: andrea_finck@hotmail.com

74. La cultura y los derechos humanos

Por: J. L. Rodríguez Ávalos

La cultura es una herramienta que nos sirve para vivir a diario dentro de cierta coherencia con el mundo y con las demás personas.

Así como vivimos diariamente entre dos mundos –por lo menos- y pasamos de uno a otro sin darnos cuenta: el mundo de las cosas, de lo visible y que está fuera de nosotros, de las personas y los objetos, al que llamamos mundo objetivo, y el mundo que no se ve, el de los sentimientos, las sensaciones, las ideas, los proyectos y que está dentro de nosotros, al que nombramos mundo subjetivo, de la misma manera transitamos dentro de la cultura sin darnos cuenta.

La cultura está dividida en muchas secciones que tampoco vemos, pasamos de una a otra y ni nos enteramos. Para entender al mundo, los griegos antes de Cristo fueron poniéndole nombre a todo. Pero la palabra cultura nació mucho después, en la Roma imperial, y a nosotros nos llegó a finales del siglo XIX, pero se comenzó a utilizar en el sentido al que nos estamos refiriendo, apenas a mediados del siglo XX y aún no se entiende muy bien para qué sirve.

Es como el cultivo de la tierra, donde se siembran semillas que habrán de transformarse en plantas que luego darán frutos, dentro de un proceso que requiere cuidados, ya sea fertilización, enriquecimiento de la tierra, protección contra alimañas, etc.

La idea de la cultura es similar, cada persona que nace es sembrada en el mundo y requerirá muchos cuidados para que crezca sana, hasta convertirse en joven y adulta y comience a dar frutos.

Claramente se puede entender que cada quien nace en surcos diferentes. Aún naciendo de la misma mamá y el mismo papá, los dos, cinco, siete hermanos y hermanas tendrán realidades diversas y cada cual será diferente, tienen el mismo origen pero su carga cultural no es la misma y les llevará por senderos difíciles de predecir.

Porque el ámbito cultural puede ser uno solo para una comunidad, pero ofrece segmentos que determinarán las diferencias entre un ser y otro, porque esta vida, señoras y señores, se hace mediante diferencias, cada persona es única y parte de una gran diversidad llamada humanidad.

Todas las personas tenemos la sensación de que, por el solo hecho de vivir en sociedad, tenemos algunos derechos que desconocemos.

No hay una cultura de los derechos humanos sino a últimas fechas, que los gobiernos han descubierto –en todo el mundo- la prebenda que es aceptar a los derechos humanos como una forma de vida, sobre todo ante el avance del militarismo y la delincuencia, que suelen ser lo mismo.

Si no se sabe qué son los derechos humanos, menos se va a saber cómo pueden defenderse. Y la defensa de los derechos individuales es una nueva cultura que trata de devolver a las personas el sentido de humanidad que la globalización ha puesto en jaque, ya que ese sistema económico mundial –del cual deriva el neoliberalismo- se basa en la dinámica de los mercados y ve a las personas solamente como clientes de esos mercados.

Hemos dejado de ser personas para convertirnos solamente en consumidores, el engaño ha sido perfecto porque fue perfeccionado por los medios de comunicación: la prensa, la radio, la televisión y el internet.

Inicialmente, la globalización pretendía dinamizar los mercados en la búsqueda de una repartición más o menos equitativa de la riqueza. Pero el esquema fue operado por el neoliberalismo, que es una actitud esquemática de los dueños de los capitales y de los medios de producción, quienes veían a los pobres como un mal necesario, pero estaban dispuestos a compartir las sobras del pastel. Pero, al mismo tiempo, compraban cualquier iniciativa siempre y cuando dejase ganancias. Por ejemplo: el cáncer es una enfermedad que lo mismo da a pobres que a ricos. Entonces, los ricos compran las campañas publicitarias contra el cáncer y obtienen enormes ganancias haciendo creer que salvarán al mundo de esa nefasta enfermedad. El resultado es que por cada rico que muere de cáncer, hay cincuenta mil pobres que mueren por el mismo motivo.

Las culturas, que son frágiles, han sido penetradas brutalmente por la avaricia económica y el resultado es mortal para la humanidad: los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.

Propiciar una cultura de los derechos humanos ayudaría a revertir esa brutal, inhumana política neoliberal que nuestro gobierno ha adoptado. Para ello, cada persona debe despertar su conciencia y convertirse en defensora, por lo menos, de sus propios derechos. Pero se entiende que, al defender los derechos de las demás personas, estamos defendiendo los propios y esto enriquece la visión que de la humanidad pueden tener los pobres de la tierra, que son legión.

73. PETICIÓN

Paola Saavedra Mata‏
http://by119w.bay119.mail.live.com/mail/ContactMainLight.aspx?n=1271262868#
Hola mi nombre es Paola y estudié teatro en la Facultad de Artes Escénicas de Monterrey, NL.

Me encanta estar siempre en contacto con mis raíces y me gustaría que expertos en el tema pudieran ayudarme a retroalimentar mis conociemientos acerca de la dramaturgia y escritores mexicanos.

Ojala pudieran ayudarme a conseguir información al respecto.

De antemano gracias.

domingo, 27 de abril de 2008

72. Invitación.

Se establece la posibilidad de conformar una compañía artística y...

GL.Conrado.

Estamos estudiando y viendo la posibilidad de conformar una compañía artística de CACCINI misma que se llamaría LaComarca (Ver lateral del blog en, LaComarca-CACCINI). Para ello y mi proyecto de la escuela de artes oficios y comunicación, me he entrevistado con simpatizantes de CACCINI tanto de Zamora como de otros municipios aledaños para sentarnos a estudiar y analizar profundamente la posibilidad de realizar mi idea añeja ya, de la compañía artística y la escuela de artes y oficios en la región.

A unos de esos interesados en mi proyecto les argumento que ya el "Titanic", así bautizado por una buena parte social en Zamora, está en actividad en cuanto a artes se refiere, aunque sea como lo están llevando a cabo.

No los he convencido, y estos son con los que he tenido ya varias reuniones y están interesadas e interesados en mi proyecto pues lo ven con buenos ojos. La mayoría de ellas y ellos, son personas de mi confianza, conocidas de años atrás, y otros, pocos, que no conocía. El pequeño grupo está compuesto con unos profesionistas, otras, personas clase medieras y otras, que hacen mayoría en el grupo, son asalariadas como yo, maestros de varias disciplinas artísticas. Estos últimos son con los que mas he hablado al respecto.

Seria insensato de mi parte no solo el animarme a mi mismo, sino animar a los demás, a estos interesados que confían en mi proyecto de conformar la compañía, como el aterrizar el proyecto de la escuela de artes, oficios y comunicación en la región. El volver a luchar, a ver caras, a argumentar a posibles mecenas la necesidad de realizarlo para la juventud, actualmente ya cansada de mentiras y promesas de tanto político y pudientes gentes de poder económico, no me aterra, y tengo el suficiente nutrimento para ello, lo que me mortifica son los oídos sordos de los que he comentado líneas atrás.

Pero, debo ser sensato y seguir con ellos hasta ver toda posibilidad razonada y muy concreta de aterrizaje, para no defraudar a esa juventud. Y mientras esto pudiese ser felizmente realidad y suceder, quiero... decirle a un conocido que se dice mi amigo y que quiere integrarse con los que ya hemos hablado en las reuniones dichas, al cual..., le reprocho, si fulano (no menciono tu nombre porque no me asiste ni me corroe en las venas el detrimento hacia las personas, cualquiera que sea, y mucho menos que tu familia se entere de lo que realmente eres), te digo no en voz alta como antes podía hacerlo pero si en estas palabras plasmadas en este blog, deseando de verdad, cambies el rumbo de tus afanes “culturales” por los que luchas que realmente es solo interés monetario tuyo y tu circulo pequeño de amigos.

¿Qué debería decirte?. Bien..., te hablaré solo de la insensatez de algunas de las personas, pocas por cierto pero..., la mayoría con las que hablas y las buscas, y pretendes que las acepte yo para atraerlas hacia mi proyecto. Te digo tajantemente, que esas tus amigas y amigos fueron personas, quienes otrora conjugaron conmigo disque su amistad a mi persona conjuntamente con su recurso económico, de ellas, las dichas personas evidentemente (que es lo que buscas tu ahora con las susodichas y a las que me quieres acercar para llevar agua a tu molino junto con tu pequeño grupo de vividores) según tu, para llevar a cabo mi proyecto.

¿Porque no les hablas de mi con franqueza y les dices quien soy, no les digas que conoces una persona que tiene buenos proyectos para la región sino diles mi nombre y que pretendo ahora con mi proyecto, que ellas, esas mismas personas conocieron.

¿Acaso crees que tendrán cara para verme de frente, o siquiera de ladito?, diles quien soy yo, digo, porque si de verdad tu quisieras colaborar en mi proyecto, no les harías caso, como el resto que si se interesan realmente en colaborar pero están tan "jodidos" como yo, económicamente hablando, perdón por la palabra vulgar de jodidos, se me olvidó que eres muy pulcro en tu lenguaje y que te gusta hablar de cultura pero, sin saber que es eso, o para que sirve, pues tu pulcritud te sirve o la usas solo para contar billetes.

A que tú..., fulano, has caído en la trampa de estos…, sujetos, sin darte cuenta, solo por los billetes que tu dices que tienen algunos de tus pudientes amigos, que los tienen es cierto, pero son solo acomodaticios a sus propios intereses personales y de negocios, como tu, pero ellos a lo grande y tu siendo un enano en comparación con los mismos, como las y los acercados al alto clero, que tu ya bien sabes a quienes me refiero y cuya hipocresía y podredumbre huele a azufre (pero en esta vida terrenal), junto con otros y otras de la alta política y altos empresarios, y altos..., sinvergüenzas, finalmente, que a ti, ingenuo, disque amigo mío, (así se que les dices a ellos pero sin decirles mi nombre) fútil interesado colaborador de mi causa social, según tu... (Ve en el diccionario, si tienes, si consigue uno para que te enteres que quiere decir la palabrita que puse pues no sabes a que se refiere)

A que vale'sti tan'idu, (dicen, esos si mis amigos, del pueblo donde dejé el ombligo) te han puesto el tapete para sacártelo después y dejarte que te caigas de bruces como lo saben hacer. A que..., fulano, ¿no te bastó mi distanciamiento con esa gente? y sobre todo, que no te acuerdas que a esas personas y a ti mismo les dediqué un articulo en el diario, El Sol de Zamora, hace ya una mas de dos décadas. ¿Te has puesto a pensar que nosotros los que sabes que nos reunimos podríamos realizarlo, con modestia si tú quieres, pero con el corazón en la mano y la mente dispuesta hacia los demás aunque estemos en la inopia pero sin ser ignorantes y si enterados de nuestro entorno, solos si tu quieres, pero sin malas compañías como nos refregaban en un seminario religioso. Te dejo pues con tus amigos y amigas y te deseo hagas realidad contar muchos billetes que piensas les vas a “bajar”, esta ultima palabra tuya. Ah y te dejo también de tarea que en el mismo diccionario que consigas prestado busques lo que quiere decir inopia, que seguro estoy, no te va a agradar.

Volviendo a lo importante, después de dejar claro a este que se dice y les dice a sus amigos, que es mi amigo sin decirles mi nombre, volvamos a lo que es la nota en si. Les quiero pedir ambles lectores que tengan interés en estas intenciones nuestras de este puñado de quijotes sin rocinante pero dispuestos a caminar junto con ustedes, con nuestra experiencia, y su voluntad de ser, conjuntamente con buenas intenciones didácticas en el campo ya mencionado, nos hagan llegar sus pensamientos, deseos y verdades de querer o no que se logre esta compañía y la mencionada escuela.
Aun hay muchas personas entre esta sociedad plural tan contrapunteada por los medios masivos de comunicación, que podrían apoyarnos en nuestra empresa. Par ello necesitamos de ustedes mujeres y varones jóvenes y no tan jóvenes, su colaboración enviándonos por los medios descritos a la derecha del blog en; LaComarca-CACCINI, su pensar al respecto, pues eso nos dará un indicativo de cual es realmente el interés en esto de parte de ustedes y así, ponernos a trabajar razonadamente en este proyecto de artes y oficios y buena comunicación entre las PERSONAS sin hacer sueños guajiros aunque seamos Quijotes michoacanos. Gracias por su colaboración a la que acudo para ustedes mismos y mismas.

Atentamente:
Mtro Conrado González Leyva, (GL.Conrado) servidor de ustedes.