sábado, 5 de julio de 2008

118. ¡¡FELICIDADES!! Ex Libris

Varios amigos en el estudio de CACCINI por los años noventas. El ultimo de la derecha de la foto es J. Luis Rodriguez Avalos, fundador y director general de Ex Libris y el COLECTIVO ARTISTICO MORELIA, A. C.
Muchas felicidades
glc

117. Ex Libris

Además, el Ex Libris…

Es conocido como el programa de los libros, la expresión artística y la opinión pública; al inicio tuvo el propósito de dar a conocer a la Librería Universitaria y sus servicios, ya que esa dependencia recibió un apoyo de la antigua Dirección de Difusión Cultural (hoy Secretaría) para mejorar su aspecto y actividades.

Cierto que en los libros está todo, pero no en un libro, sino en todos los libros. Cualquier tema que se exprese en el Ex Libris, está en algún libro, por eso es el programa de todos los temas.

Pero al Colectivo le interesa, más que los libros, la lectura; mucho de su trabajo va encaminado por ese rumbo, tanto los programas educativos, las promociones artísticas y la investigación cultural, lo que le permitió recibir en el año 2002 el Premio Nacional de Promoción de la Lectura, que otorga Conaculta.

“Es el único programa donde se le da chicharrón a los amigos”, lo llamó la poetisa e investigadora cultural Conchita Michel, que gustaba de estar en las dominicales transmisiones y en las eternas discusiones después de la misma. Es característica del programa que se ofrezca un almuerzo a las personas que asistan y éste corre por cuenta de quien invita a la emisión nicolaita, que también debe poner a las órdenes del programa un teléfono para poder realizar el control remoto.

Como Ex Libris no cuenta con subsidios ni apoyos económicos, es la familia Rodríguez del Río la que paga la transportación al lugar de los hechos. Cuando es en Morelia, la inversión es poca, tan sólo el taxi; pero cuando es fuera de Morelia o del estado de Michoacán la cosa se complica, pero así ha sido durante estos 30 años.

“Es el programa donde todo puede suceder”, lo calificó Carlos Oseguera, quien fue conductor de Ex Libris durante 6 años y le tocó la época en la que se instaló la emisión universitaria en el Jardín de las Rosas, una de las más bellas plazas de Morelia que está rodeada por el Conservatorio de Las Rosas, el Museo del Estado y el Teatro José Rubén Romero. Ex Libris se hacía, según la apreciación del poeta y maestro Tomás Rico Cano, “con una caja de cerillos y harto másquinteip”.

Muchas veces ha vuelto el programa a la cabina de Radio Nicolaita, que se encuentra en Ciudad Universitaria, pero siempre se impone su espíritu aventurero. En varias ocasiones se realizó en la casa-estudio del pintor Alfredo Zalce, quien nunca quiso hablar ante los micrófonos y prefería andar escondiendo chocolates por su casa para que los encontraran Mónica y Mariano Rodríguez, que eran unos niños muy platicadores.

Mónica tenía 10 años cuando comenzó a elaborar guiones para un programa infantil que ella conducía en la naciente emisora gubernamental Radio Michoacán, y condujo Ex Libris durante varios años, antes de irse a vivir a Lázaro Cárdenas, donde fundó el programa infantil Barquito de papel en Radio Azul y mantuvo durante 10 años; Mariano aún no cumplía 10 años cuando ya era el técnico de Ex Libris.

A la gente le gusta esta emisión porque, a través de ella, conoce lugares y personas que sería muy difícil conocer personalmente. Gracias a Ex Libris mucha gente de Morelia se ha dado cuenta de que Michoacán es más grande de lo que parece, que es un estado con un largo litoral, que la gente de la montaña, los lagos, los valles, la tierra caliente y la costa está haciendo su trabajo.

Y también que en todo el país hay el entusiasmo de trabajar por un México mejor, que sólo falta que el gobierno se ponga las pilas para que trabaje junto con la gente, porque la democracia sería que la gente pudiese gobernar y el gobierno obedecer, y no al revés.
J. Luis Rodríguez A.

jueves, 3 de julio de 2008

116. CUANDO ME INVITARON A SER...

INTELIGENTE


Manuel Ramírez Zaragoza

Lo que me pasa a mí, le pasa a cualquier hijo de vecino. Muchos amigos y conocidos pintados o no con los distintos colores o divisas políticas con que cuenta la sociedad, nos hacen el favor de otorgarnos, con más o menos idea unas veces y otras francamente lamentables, las opiniones del tema de moda y, el más importante por semanas como es el de la Reforma Energética propuesta por Calderón y gente que le acompaña. Que se privatiza. No. Que no se privatiza. Total que el tema y todas sus variables han ocupado la atención de los más picudos políticos en funciones y en desuso la mayoría, pero también antevienen otros personajes que mucho saben o de plano que nomás quieren salir en la foto. Los chinguetas de la lana a lo bestia; dígase por ejemplo los dueños de Telmex, Bimbo, Maseca, Cementos de México, banqueros gachupines y gringos; los nunca conocidos dueños del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Mundial de Comercio, las petroleras Texaco gringa, Chevron gringa, Exxon-Mobil gringa, Shell de Holanda, Repsoil de España, Total de Francia, etc., además y por supuesto los bienqueridos mexicanos vende-patrias dispuestos a dejarse “querer” para que el país termine de perder lo que no le han podido robar todavía descaradamente.

A través de las campañas de propaganda gubernativa en la televisión, radio, revistas, agencias de noticias y casi la totalidad de periódicos de circulación nacional han, prácticamente, amenazado de que “si no aceptamos” que se lleven a término, sin chistar las propuestas de Calderón Hinojosa y el gordo Agustín Carstens, a todos los mexicanos nos va ir de la chingada, es decir igual que antes cuando estaba Fox y los priyistas de Zedillo, Salinas y caterva de iguales.

¡Quién dijera señor cura! Nomás miren si no: Ustedes saben que hace 70 años, un michoacano nacido en un ranchito cercano a Jiquilpan, logró que el Petróleo que brotaba de las entrañas de nuestras tierras y que desde 1887 era explotado por extranjeros, volviera a ser de todos los mexicanos y para ello, después de 50 años entre corruptelas y traiciones patrióticas entreveradas de Porfirio Díaz a Plutarco Elías Calles, un 18 de marzo de 1938, el valiente, honesto, consciente, bravo y templado, orgulloso y virtuoso pueblo de México, liderado por el Presidente General Lázaro Cárdenas del Río (también conocido en esas épocas como “el huevos de oro” o el “big-lips”) tomó una decisión soberana y unilateral para de una buena vez por todas, sacudirse del imperialismo que por tanto tiempo había sangrado a México. ¿Lograron la fuerza y la unión de los abnegados mexicanos que salieron a las calles a donar sus pocas pertenencias, y así doblegar al monstruoso espíritu invasor de los yanquis? No. Para nada. Sencillamente el presidente Franklin D. Roosevelt no le quedó otra que negociar y apoyar al presidente Lázaro Cárdenas aún en contra de los intereses de las compañías gringas en razón de obtener acuerdos y alianzas con México (país petrolero) ante la amenaza del Eje Berlín-Roma-Tokio que finalmente declararon la guerra a los aliados.

Pasados 70 años desde que se nacionalizó el petróleo; otro michoacano, que se llama Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, moreliano para más datos, aunque no estoy seguro si le apodan “Felipe I” o “Felipe El Grande” por sus enormes contribuciones oficiales y personales en favor de la reprivatización, es decir, de la VENTA de PEMEX para que nosotros, míseros mexicanos, finalmente podamos gozar de la justicia social y el bien común convertidas en riqueza popular, nos hace una invitación seductora, conste que no tramposa, como la que hicieron con la venta de Telmex, Autopistas, Bancos Nacionales y el Fobaproa-Ipab, Conasupo, Ingenios Azucareros, Tequileras, Café Mexicano, Cementos de México, Ferrocarriles Nacionales, Canal 13 de TV hoy TV Azteca, concesiones de Radio y TV, Mexicana de Aviación, Aeroméxico, Papeleras, Editoriales y un larguísimo etcétera; donde en esa negra etapa de desnacionalización del país, fueron gobiernos priyistas; López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlitos el pelón Salinas, Ernesto el tieso Zedillo, y después ¡¿…Ay…?! Dios mío, el panismo con don Chente Fox de Sahagún, el esteta de San Cristóbal, Gto., montador de mulas y otras jacas, terminando con “Felipe I” para unos y “Felipe El Grande” para otros, con intenciones iguales de aquellas cuantiosas ventas de las que no nos tocó ni madre. Hoy nos cuentean (otra vez) que vamos a explotar la riqueza del Petróleo y vamos a ser felices y ricos (otra vez) para siempre. Yo no acepto la invitación que me hacen en la televisión y los periódicos para volverme más inteligente, yo quiero seguir siendo igual de pendejo que antes y así poder decir lo que pienso y siento: NO A LA VENTA DISIMULADA DE PEMEX.

115. DIFUSION.


miércoles, 2 de julio de 2008

114. EPISTOLARIO DE HONORATO DE TORQUEMADA Y FLORES

CARTA SEGUNDA
(Segunda parte)

Jacona de Plancarte, Michoacán., último domingo de junio del 2008,
día de los santos Pedro y Pablo.

Estimado don Conrado, deseo que al recibir la presente gocen en familia de cabal salud, paz y tranquilidad; que su servidor, gracias a Dios, después de las tomas de Tila y Retama con miel, propóleo y polen, el color intenso yema de huevo de mis ojos y piel empieza a desaparecer. El doctor me recomendó no hacer ningún coraje. Eso si que está en mandarín.

Amigo mío; la idea de estas notas es destacar algunos hechos históricos quizá no tan conocidos por todos, pero, a mi entender, sumamente interesantes, que antes y después a lo largo del tiempo dejan enseñanzas como ejercicios negativos que determinan el atraso, la miseria, la represión y la injusticia que se repiten en el tiempo.

La experiencia del poder de encuentra entre las experiencias más profundas y a la vez más ocultas del desarrollo humano. El poder provoca la toma de posición más contradictoria y posible de imaginar: El poder es una amenaza y desafiado desde cualquier condición que se tenga. Quien lo posee no quiere perderlo; quien lo ambiciona está dispuesto hacer lo que sea con tal de lograrlo. El poder se auto-protege de sí mismo cuando se ve amenazado desde adentro aunque parezca una contradicción. Aquí se expresa la experiencia obtenida en un siglo de inamovilidad o avance en el que el poder de disposición del hombre sobre la naturaleza se ha incrementado hasta lo indecible, al mismo tiempo que la técnica actual comienza a independizarse como un sistema funcional dinámico-evolutivo y a disponer del hombre como parte conceptual no independiente de un mundo artificial.

Con la experiencia de las dos guerras mundiales y las cientos de ocupaciones que han hecho los países armamentistas por todos lados del mundo, no se busca ya el exterminio sino la dominación y el sometimiento bajo el esquema de poder-fuerza. La fuerza como relación entre los hombres es inhumana, pues niega reconocer al otro como ser que actúa, por él mismo, buscando su destrucción. Esta ha sido y es una práctica común que atávicamente nos han impuesto. La libertad personal requiere que toda autoridad sea restringida por principios permanentes que sean aprobados por la opinión del pueblo.

En el México de nuestro tiempo estamos viendo que el uso del poder por parte del gobierno se insiste en el uso de la fuerza-violencia como principal argumentación negativa representada en y por la dominación, el sometimiento y ruptura de la voluntad social, utilizando como medio y fin la mentira y el engaño, con una prevista intención, sobre todo intimidatoria. No se necesita sacar de los cuarteles a los hombres gorilas –“homgoris”– uniformados y enmascarados para reprimir al pueblo. Basta utilizar los medios de que dispone el gobierno en sociedad, acuerdo y complicidad con los medios de comunicación y la plutocracia para desatar una violencia tanto psicológica e inhumana como la física.

Los pactos, acuerdos, convenios, etc., que no se dan a conocer al pueblo (eliminando el eufemismo de “clasificados, prioritarios, o el extremo; secreto de Estado”) son esa clase de violencia que mutila el presente y envilece el futuro de los mexicanos, despojándonos de la oportunidad de comprender y manifestar nuestro parecer, por derecho, en asuntos que son nuestros. Históricamente la ambición patológica que han padecido la mayoría, si no es que todos los gobernantes que por cualquier medio han llegado al poder, nos han dado un México que se deshace cada seis años principalmente por la falta de fidelidad y lealtad a lo que la ley les exige.

Se deshace cada seis años y no existe la capacidad de renovarse de sus cenizas y reconstruirse, porque hay una pérdida acumulada que hace de nosotros un país cada vez más chico, más pobre, cada vez más dependiente y miserable, pero también con una elite más rica. Son 110 años con algunos precarios períodos de calma artificiosa los que ha vivido el país en zozobra continua. Los caudillos de anteayer se hicieron pillos ayer y hoy, esos mismos, son mártires que perpetúan su nombre en algún busto, calle, plaza pública y los pocos en la pared de alguna de las Cámaras del Congreso; y en la Rotonda de los Hombres Ilustres, descansan juntos amigos unos y enemigos otros en una paz que antes poco tuvieron.

En la segunda mitad del Siglo XX pocos fueron los mártires formados por las intrigas en los pasillos y salones de palacio. Las razones, históricamente, han sido las mismas porque poco es lo que cambia el hombre cuando de obtener el poder se trata. Estas veces las causas se cuentan igual, los dedos de una mano y sobran: Poder, dinero, dinero y dinero. Después habrá quien escriba las memorias convenientes de cada uno que durante “su” gobierno hizo a su antojo lo que sus locuras le dictaron.

En razón de los asuntos petroleros dice Adolfo Gilly, palabras más o palabras menos: “México no es un montón de gente viviendo sobre un territorio. El país es una comunidad humana, tanto real como imaginaria, con un pasado y una cultura comunes, con intereses compartidos y conflictos de intereses, en la cual leyes escritas y no escritas regulan las relaciones y las vidas. Lo primero se llama historia; lo segundo, economía; lo tercero, política y estatuto jurídico. Sigue diciendo; En tales principios se sustentó la expropiación de 1938 con sus amarres constitucionales y legales. El petróleo no es en México una simple propiedad. Es un patrimonio de la nación y de su pueblo. No es mineral inerte, es herencia común y es trabajo objetivado y acumulado por generaciones. Todo eso es ignorado por la propuesta privatizadora de Felipe Calderón y Agustín Carstens. Termina la cita.

El discurso de los expropiadores de 1938, los generales Lázaro Cárdenas y Francisco J. Múgica, (michoacanos por cierto; como michoacano es quien ahora busca privatizar. Diría don Agapito: ¡Hay de michoacanos a michoacanos!) fue un discurso de soberanía, un discurso de legalidad y un discurso de trabajo. Discurso de soberanía porque, para recuperar el petróleo, uno y otro consideró y sopesaron la oportunidad mundial y concluyeron, con razón y con pericia, que las grandes potencias estaban por entrar en una guerra mundial y no podrían defender hasta el término de la guerra a sus compañías en México. Tendrían que negociar y así lo hicieron.

Estados Unidos el primero era quien, en caso de guerra, mayor valor estratégico concedía a ese mineral del vecino. El discurso de soberanía era así, además, un discurso geoestratégico. Ambos (hoy) están ausentes en la propuesta de Calderón.

Discurso de legalidad porque el presidente Cárdenas sustentó la medida expropiatoria por un lado en la rebeldía de las compañías petroleras ante un laudo de la Suprema Corte, con lo cual desafiaban la ley de la nación; por el otro, en el dominio eminente de ésta, heredado de la Corona española, sobre el suelo, el subsuelo, los mares y los cielos de su territorio. Contra esa legalidad va (hoy) la iniciativa del actual gobierno.

Discurso de trabajo porque la recuperación del petróleo se apoyó en una movilización nacional, antecedida y preparada por un reparto agrario sin precedentes y articulada en torno a la organización y la movilización de los trabajadores de la industria petrolera y de su sindicato”. (Trabajadores de la industria y sindicato siguen existiendo. Pero están hoy ausentes de estos debates, además que los controla una burocracia corrompida, cliente y cómplice de cada gobierno en turno).

No nos extraña que la naturaleza de todo capitalismo sea la acumulación de capital, que lo obliga a la búsqueda incesante de materias primas, mano de obra barata y mercados de consumo. Por ello, el capitalismo, en busca de la máxima utilidad y eficiencia, es por naturaleza explotador del ser humano. Esto es un rasgo inherente desde el nacimiento del capitalismo moderno. Esto es lo que han hecho los gobiernos neoliberales y tecnócratas de los últimos 30 años. De aquí que siempre ha existido una relación colonialista entre los centros de poder y los países como México. Esos centros explotan en sociedad los recursos humanos y materiales primero en sus colonias del Sur y, después de “su independencia”, en una sociedad norte-sur mediante un nuevo colonialismo como sucede hoy que siguen manteniendo en usufructo la explotación de los recursos naturales para disfrute exclusivo de las elites del norte.

Hoy en día, los países son clasificados por las casas calificadoras de acuerdo a sus políticas de Estado, para definirlos como mercados muy o poco amistosos para la inversión de capital. De tal modo que las calificadoras recomiendan abiertamente qué tienen que hacer los países para recibir mejor calificación. Estos criterios, desprovistos absolutamente de toda ética democrática, son aplicados con especial prepotencia por los países amos del desarrollo. El único valor aplicado es la capacidad que ofrecen estos países para que los inversionistas produzcan más dinero. Con ello, las exigencias vienen en forma de demandas de flexibilización laboral, de apertura de todos los sectores de la economía a la inversión y al comercio, de privatización de toda empresa pública y de muchos de los servicios normalmente provistos por los gobiernos, tantos como se dejen. (Allí están los ejemplos de América del Sur).

Leyendo y releyendo idos y venidos discursos, alocuciones, disertaciones y otras soflamas argumentativas de políticos epónimos que “ha dado” este disgregado México nuestro guadalupano y juandieguino en décadas y años acumulados en el recuerdo, confirmo que el cambio no existe porque parece que el tiempo quedó atrapado como quedó la muerte en la Leyenda Maya del Guayo.

La abocinada Reforma Energética cual chip cisticercoide implantado en el sistema ventricular y parenquimatoso del cerebro de los últimos cinco presidentes mexicanos, provocando diferentes grados de mansedumbre, comenzando con Miguel de la Madrid y terminando con Felipe el moreliano, por orden de los amos del Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Organización Mundial de Comercio, Trust internacionales de la especulación y, por supuesto, los bien llamados vende-patrias autóctonos, han glorificado tanto –las “bondades petrolíferas” para que gocemos todos, en las medidas de nuestro sentir, de un México orgásmico– en la prensa electrónica y escrita por académicos comprometidos con el régimen al más puro estilo de Joseph Goebbels, la figura nefasta de la propaganda del nazi fascismo hitleriano.

Antes de pasar el toro no nos sorprende si comparamos la actitud del gobierno de Los Pinos con cualquier régimen totalitario. La propaganda panista no forma parte de un todo, sino que es en sí misma, es el todo; menos argumento y razón. Ese todo, es la Gran Mentira. Tampoco sorprende la tempranera y trashumante campaña político-electoral de Felipe para lograr el próximo año una mayoría dócil, obediente y corrupta en el Congreso, si esta vez no pasa la acampanada reforma energética.

La argumentación que emplean Los Pinos, el PAN y sus aliados se centra en un tipo de mensaje emocional que se dirige, sobre todo, a un público poco educado y políticamente fácil de acrecentarle sus necesidades de hambre con precios altos en alimentos básicos e insumos de la vida diaria. Sin embargo para esas mismas mentiras el pueblo tiene muchas formas de descubrir la palabrería confusa y zalamera que utiliza el gobierno. Lo que no sabemos cognitivamente, sí lo sabemos por nuestra inteligencia natural. México ha estado más hundido en la mentira desde que la doble F; Fox-Felipe empezaron a pagar los compromisos de campaña, igual como lo fueron los rapaces del PRI, de la Madrid, Salinas y Zedillo. El PRI está mejor que el perro de las dos tortas porque ésta vez se va a quedar con lo que caiga. Para los hijos de Beatriz Paredes Rangel vale más la cosecha de gusaneras y pústulas partidistas que encontrar prospectivas populares y efectivas para México con su petróleo. Para muchos priístas y los traidores del Colosismo, la prioridad es volver a Los Pinos por cualquier medio, incluso, dándoles lo que les pidan… Allí tienen los dubitativos y desteñidos tricolores como ejemplo de miembro partidista incólume, vertical e impoluto a Francisco Labastida Ochoa, excandidato a la presidencia del país y beneficiario directo de los corruptos manejos multimillonarios de PEMEX. Ahora en pleno ocaso de su vida solo le queda terminar por cumplir su original traición, apoyar hasta la ignominia la desnacionalización de los energéticos. Esto continúa...

Atentamente:
Honorato de Torquemada y Flores

martes, 1 de julio de 2008

113. UNA MUJER...SIN AZPAVIENTOS, NOS DEJA UNA PROFUNDA REFLEXIÓN

Denisse Dresser -De la Sumisión a la Participación Ciudadana-
Encuentro Empresarial Coparmex Cd. Juárez 12 de Octubre de 2007

<ABRAN Y VEAN ESTE VIDEO, MUJERES Y VARONES DE MÉXICO>
Necesitas unas bocinas... para escuchar, reflexionar y decidir acerca de este día...
Un abrazo fraterno. (Verito)

Abran haciendo clic en la siguiente linea de abajo.
http://www.coparmex.org.mx/nuevositio/videoStream/eventos/enc_empr_denisseDresser_121007.htm

112. Breves datos del Ex Libris

J. Luís Rodríguez A.

La libertad de expresión está garantizada por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pero no prevé ni la forma ni los medios para que la ciudadanía ejerza dicha libertad.

Ex Libris nació con esa vocación de medio que pone sus micrófonos al servicio de la sociedad, entendida ésta como una parcela de surcos diversos, donde convive el pueblo con sus autoridades y se ejercen muchas profesiones.

El domingo 2 de julio de 1978 se transmitió el primer programa, dentro de la barra dominical dedicada a los servicios en XESV Radio Nicolaita, emisora de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo en los 1370 Khz. am, horario matutino atendido por J. L. Rodríguez Ávalos como productor, locutor y operador, en el que estaban La hora de los niños, El programa del consumidor, Panorama de la ciencia y El huachito, entre otros.

Los dos primeros programas se realizaron en cabina y tuvieron una duración de 15 minutos en los que se reseñaban libros, se informaba de actividades artísticas y culturales de la ciudad, se hablaba de algún tema importante tratado por los periódicos locales, se daban efemérides y se hacía una entrevista.

Dicho formato gustó a la gente, que pidió se ampliara la duración del programa y, a partir del tercero, ya con 30 minutos, se salió a la calle convirtiéndose en una emisión itinerante.

Ha sido desde entonces escuela radiofónica, espacio para el ejercicio de la palabra, taller de la expresión, investigación de la vida comunitaria, muestrario artístico y, sobre todo, espacio para el quehacer democrático.

Ha sido la familia Rodríguez del Río la mantenedora de Ex Libris, a través del Colectivo Artístico Morelia. Es un programa para el fomento de la libertad de expresión y la práctica de la democracia, donde la política, el arte, la ciencia y el conocimiento se dan la mano para proponer mejores condiciones de vida.

Domingo a domingo, de 10 a 12 de la mañana, se instalan los micrófonos del Colectivo en poblaciones rurales o urbanas de la geografía michoacana y del país para traer a Morelia y parte del estado de Michoacán la buena noticia de que hay gente en el país trabajando y construyendo al México nuevo que está cerca de dejar de ser sueño para convertirse en realidad, con o sin apoyo del gobierno.

El fundador y productor del programa es J. L. Rodríguez Ávalos; han conducido esta emisión Ruth del Río, Yolanda Vargas, Jorge Vázquez Piñón, Eduardo Montes y Arroyo, Elba Rodríguez, Octavio Vázquez Gómez, Alberto Navarrete, Carlos Oseguera, Sergio Verduzco, Tomás Rico Cano, Carlos Piñón Aguilar, Pascual Martínez, Ivonne Morales, José Luis Alejo, Mónica Rodríguez del Río, Pilar Molina, Juan Antonio Farfán, Gustavo González, Cristina Cortés, Gustavo Miranda, Cristina Paz, Jorge Carlos Pineda, Margarita Cruz, Gilberto Ramírez, Antonio Jairo Gómez, Jorge Carlos Pineda, Marina Fernández y María Arceo.

El control remoto ha estado a cargo de J. L. y sus hijos Luis Mariano y Quetzalcóatl. Se ha transmitido de lugares tales como Chicago (Illinois), Centro Toluqueño de Escritores, Cd. Altamirano (Gro.), Tenancingo (Edomex), Guanajuato, San Luis Potosí, Arcelia (Gro.), Colima, Guadalajara, DF, Salamanca (Gto.), Zirándaro (Gro.), Nezahualcóyotl (Edomex), Chapala (Jal.), Monterrey, Santiago Tuxtla (Ver.), Cuetzalan (Pue.), Moroleón (Gto.), Tlapehuala (Gro.) y en Michoacán desde Cd. Lázaro Cárdenas, Arteaga, Zicuirán, Sahuayo, Cuitzeo, Pátzcuaro, Tacámbaro, Tuticato, Huetamo, Zacapu, Copándaro de Galeana, Tepalcatepec, Apatzingán, Zitácuaro, Parácuaro, Nocupétaro, etc.

domingo, 29 de junio de 2008

111. VUELVE A MIRAR...A AHONDAR

110. LUCHEMOS

Todas y todos los mexicanos LUCHEMOS por la construcción de una nueva República donde exista justicia EN TODO ORDEN, para que nuestros hijos y nietos vivan mejor y, no digan que fuimos cobardes dejándoles instituciones corruptas.




¡VIVA MÉXICO!
tenepal de CACCINI