jueves, 30 de octubre de 2008

171. DIFUSIÓN.

DESDE LA CASA CULTURAL DE JIQUILPAN, MICHOACÁN.


INVITACIÓN A TODO EL PAIS A PARTICIPAR EN LA; 44ª EDICIÓN 2008, DE LOS:
"JUEGOS FLORALES DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA"

Pon el cursor en la imagen de la convocatoria y has clic con el botón izquierdo del ratón para ampliarla. Si no se amplía para que sea legible, regresate a la entrada Nº 185 (Diez entradas atrás de esta 195), haciendo la misma operación; pon el cursor en la imagen de la convocatoria y oprime el botón izquierdo del ratón para ampliarla para que la puedas leer sin dificultad visual.


¡¡¡PARTICIPA EN EL TEMA REVOLUCIONARIO Y LLEVATE EL PREMIO!!!


TE DESEO DE ANTEMANO ÉXITO EN TU PARTICIPACIÓN.

Mtro. Conrado González Leyva.
Director de la casa cultural de Jiquilpan.

170. DIFUSIÓN. (Desde el DF., para su divulgación en el tenepal de CACCINI

Convocatoria La Otra FIL.‏
De:
mailinglistbouncer@dreamhost.com en nombre de 3D2 COMUNICADOS (comunik2@3d2.com.mx)
Enviado:
jueves, 30 de octubre de 2008 01:01:24 a.m.
Responder a:
3D2 COMUNICADOS (comunik2@3d2.com.mx)
Para:
glconrado@hotmail.com

Reciban un saludo, este sábado 1 de noviembre se llevara a cabo una rueda de prensa en el Café Bar La Coronilla, sede actual de la Librería el Aguaje, ubicada en andador coronilla y Morelos a la 11 de la mañana. Después de la rueda de prensa se dará inicio a la reunión de trabajo de La Otra Fil, donde ya ajustaremos algunos eventos en diversos espacios, incluyendo horarios.

Daremos a conocer el cartel de La Otra Fil.
Es muy importante su presencia tanto en la rueda de prensa como en la reunión de trabajo.
Quienes faltan de inscribirse, mandando su reseña, currícula y apoyo económico, no lo echen en saco roto, algunos lo han hecho solo de palabra y no podemos incluirlos hasta que confirmen su participación enviando un mail a este correo: http:///?v=b&cs=wh&to=laotrafil@gmail.com
Quedamos para cualquier aclaración.

CONVOCATORIA
La Otra Fil 2008
Ante la necesidad de muchos, el lujo de unos, la fiesta de nosotros, el carnaval de los libros, el gusto y el placer por la lectura, la displicencia de algunos, el encuentro de los otros, la convivencia de todos, las nuevas propuestas artísticas y la posibilidad de realizar proyectos en colaboración entre los creadores, promotores, editores, espacios culturales y de más involucrados en el arte y la cultura independiente, La Otra Fil convoca a todos los interesados a participar en esta nueva edición que se llevará a cabo del 28 de noviembre al 6 de diciembre de 2008, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, en centros culturales, cafés, bares, jardines de arte y galerías ubicados en la zona centro de nuestra localidad.

La idea central ha sido conformar redes de apoyo entre las propuestas alternativas, provocar el intercambio de materiales independientes y generar una convivencia donde surjan nuevas formas de sobre vivencia y resistencia en el terreno de la edición.
La Otra Fil se ha convertido en un espacio de la cultura independiente, en un festival alternativo: para todas las propuestas artísticas que, por diversas razones, no tienen la oportunidad de participar en la FIL organizada por la Universidad de Guadalajara. Es un foro que surgió debido a la imposibilidad de muchos para cubrir los costos de los stands y pagar la renta de los salones de la FIL, donde presentar, distribuir y vender las publicaciones y novedades editoriales de sellos independientes.

Las inscripciones son a partir de la publicación de esta convocatoria y su cierre será el 15 de noviembre de 2008.

La propuesta es para todos: escritores, músicos, artistas visuales, editoriales, revistas culturales, grupos de teatro, danza, performanceros, colectivos artísticos, espacios culturales, cafés, bares, cantinas, jardines de arte, talleres de creación, promotores y patrocinadores. Necesitamos del apoyo de todos para que por medio de su correo personal reenvíen esta convocatoria y le llegue a las revistas, editoriales, promotores, espacios culturales, colectivos culturales y artistas independientes de otros estados, inclusive de otros países, aprovechando que algunos de ellos vendrán a la Feria Internacional del Libro y permanecerán varios días en la ciudad.

Los interesados en participar en La Otra Fil podrán inscribirse antes del 15 de noviembre de 2008, al correo http:///?v=b&cs=wh&to=laotrafil@gmail.com y llenar una carta compromiso donde se exponga una pequeña currícula, reseña de la actividad a realizar y los días disponibles para su intervención en el evento.

Para los escritores y artistas independientes la cuota de inscripción es de 150 pesos, editoriales 300 pesos y para los espacios culturales 500 pesos. Para inscribirse es necesario depositar la cuota a la cuenta 4915 6622 3271 8745 en Banorte y hacer llegar al comité organizador la ficha de depósito por correo electrónico, con el nombre del artista, la editorial o espacio cultural.
Para provocar el intercambio y la convivencia: tenemos como propuesta continuar con El Cuarto Encuentro de Revistas y Editoriales Independientes, El Primer Encuentro de Espacios Culturales Independientes y festejar El cuarto aniversario de la Librería el Aguaje, que cuenta ya con un mostrador de diversas publicaciones: nacionales e internacionales.

Atentamente:
Comité promotor La Otra Fil 2008
Guadalajara, Jalisco a 19 de septiembre de 2008.

Los interesados en participar en La Otra Fil podrán inscribirse antes del 15 de noviembre de 2008, al correo http:///?v=b&cs=wh&to=laotrafil@gmail.com y llenar una carta compromiso donde se exponga una pequeña currícula, reseña de la actividad a realizar y los días disponibles para su intervención en el evento.

Para los escritores y artistas independientes la cuota de inscripción es de 150 pesos, editoriales 300 pesos y para los espacios culturales 500 pesos. Para inscribirse es necesario depositar la cuota a la cuenta 4915 6622 3271 8745 en Banorte y hacer llegar al comité organizador la ficha de depósito por correo electrónico, con el nombre del arista, la editorial o espacio cultural.
El dinero es para pagar carteles, flayers, equipo de sonido, video etc., logísticas.

Barra Nacional de Promotores Culturales 3D2 A.C.
Guanajuato 28 Bis. Colonia Roma. México, DF.
NOS VEMOS EN EL ANIVERSARIO
29 de Noviembre
Café Bar Las Hormigas de la Casa del Poeta ubicado en la colonia Roma.

¿Deseas pertenecer a la Red Nacional de promotores?
................................................................Este correo lo enviamos solo a los compañeros interesados en recibir informacion referente al Fanzine Cultural 3D2. Para rechazarlo, regresa a la solicitud en linea de tu primera suscripcion y da click en el boton no suscribir, o ponte en contacto con el propietario del sitio web. Esperamos que confirmes la suscripcion a nuestro sistema de promocion cultural.

martes, 28 de octubre de 2008

169. LECTURA Y POLICIA.

J. L. Rodríguez Ávalos
DESDE; MORELIA, MICH.

Hoy el hombre es sólo más activo; ni más feliz
ni más sabio que hace 6000 años.
Edgar Allan Poe.


Un policía entra en una calle. Va pensando en el cumpleaños número once de su hija mayor. No sabe qué va a hacer porque no tiene dinero. Debe llevarle un regalo porque el año anterior no le regaló nada y así le fue con su esposa. No tanto por el regalo. Todavía conserva el sentimiento de culpa, porque había prometido tantas cosas a su niña al llegar a sus primeros diez años de vida, él quería que fuera algo especial, algo que nunca olvidara la pequeña.

Como la fecha cayó en domingo, era ideal para ir de paseo al zoológico, a los juegos, al cine… Él sacrificaría su fútbol, pero valía la pena, amaba indeciblemente a su hija y estaba dispuesto a hacer cualquier cosa por ella, más aún tratándose de su décimo cumpleaños.
Le pagaron el viernes. Sábado y domingo estaría franco, así que podía cumplir su propósito de estar con la niña. Ya había visto el regalo que iba a comprarle, lo haría de una vez. Iba a la tienda pensando dónde iba a guardar el regalo para que la niña no lo viera anticipadamente y fuera la sorpresa esperada, cuando se encontró con unos amigos que lo invitaron a echarse unas cervezas; él les explicó que iba a comprar el regalo para su hijita, pero lo convencieron de que fuera después, que ellos mismos lo acompañarían. Ya en el bar platicaron de la niña, él les dijo a dónde la iba a llevar, cómo esperaba hacerle pasar un día inolvidable.

Del bar se fueron a la casa de uno de ellos, porque ya era de noche. El policía sintió que se había emborrachado, decidió ir con sus amigos para ver si se le pasaba un poco la borrachera, para no llegar a su casa en ese estado. Pero allí había más vino y le siguieron. Tuvo que poner dinero, y ya había puesto algo en el bar. De todas maneras calculó que le quedaba suficiente para el regalo.

El sábado por la tarde decidió que ya estaba bueno, se iría a su casa y no se enojaría tanto su esposa puesto que llevaba dinero para el festejo de la niña. Contento se echó “la caminera”. Y bueno, ya encarrerado, una más “para el camino”.

Cuando se dio cuenta, ya era domingo por la tarde, no traía dinero y estaba todavía borracho. Su esposa no lo regañó, pero dejó de hablarle varios días. La niña tampoco dijo nada. De esa manera, su sentimiento de culpa fue mayor.

Acordarse de eso lo hizo volver a enojarse consigo mismo. Ya había recorrido una cuadra, llegó a la esquina y miró las calles tranquilas en esa media tarde, era un rumbo normalmente calmado. Todavía faltaba un par de horas para concluir su turno, así que continuó su recorrido. El resto del día concluyó en medio de pensamientos sombríos.
El día siguiente estuvo peor pues, aunque había pedido el día para pasarlo con su hija, fue llamado de emergencia porque en la calle de sus recuerdos borrascosos se había cometido un homicidio con robo, precisamente a la hora que él estaba pasando por fuera del domicilio donde habían ocurrido los hechos.

Pero él no se enteró de nada, no vio nada raro, ningún movimiento sospechoso, ningún ruido delator, tampoco algún vehículo extraño… De hecho no había visto nada, había hecho el recorrido mirando hacia dentro de sí, metido en sus pensamientos, ajeno al mundo circundante. No podía dar la menor información acerca de los carros estacionados en las catorce cuadras de la calle recorrida, no ya las marcas, modelos, colores y placas, ni siquiera se acordaba de haber visto carro alguno.

Ese policía entró a la corporación precisamente cuando nació su primera hija, pues había que darle de comer y atender sus necesidades. Bueno, de la esposa también, quien había prácticamente sostenido a ambos durante el primer año de matrimonio, lavando ropa ajena y como sirvienta, porque a él le caían pocas chambitas y mal pagadas. Pero ya había cumplido once años de servicio en un trabajo que a veces le parecía aburrido, tedioso, absurdo y que no representaba mucho esfuerzo.

Al principio sí, los llevaban a correr y hacer algo de ejercicio, pero nada del otro mundo. Estar en la policía le sirvió para acabar la secundaria, pero ahora debían tener la preparatoria terminada para entrar al cuerpo de policía. Él tomó algunos cursos y diplomados en la academia, que antes no existía.

Su hoja de servicios era normal, se le consideraba cumplido y, en términos generales, un buen policía. Nada del otro mundo.

El concepto de buen policía no es el mismo en todas las corporaciones. En algunas es asunto de expediente; en otras se toman en cuenta las acciones del individuo a favor de la corporación; en forma extrema, en otras será buen policía a quien no se le ha comprobado que se involucre en actos de corrupción.

¿Pero qué significa ser policía?
Los antiguos griegos, inventores de esta parte del mundo que llamamos Occidente, trataron de establecer normas para que la gente pudiese vivir en conglomerados regidos por un orden, al que llamaron polis.

Esos griegos que 400 años antes de Cristo –un año antes de asesinar (oficialmente, ejecutar) al filósofo Sócrates por razones de estado- ya habían inventado conceptos a los que bautizaron como democracia, filosofía, ética, teología, psicología, etc. Una de esas palabras fue “política”. La política es el concepto de orden que se requiere para que un conglomerado de seres humanos viviese en un espacio donde tienen que interactuar todos los días.

Dar “policía” a una población, a una ciudad, es darle orden. Con el tiempo se fueron profesionalizando las labores concernientes al concepto de ordenamiento y así nacieron las políticas, que son conceptos sujetos a metodología y sistematización para procurar orden tanto en la vida cotidiana de la urbe como en sus diferentes estratos (política educativa, económica, social, etc.); los políticos, personas especializadas en establecer políticas en todos los sentidos de la vida social; policías, quienes tienen a su cargo propiciar y mantener el orden cotidiano.

De esta manera, policía, que es el sentido del orden, se convirtió en sujeto, persona que tiene la responsabilidad de mantener el orden. Así nació una nueva profesión.

Con el paso del tiempo y ante la avasalladora tendencia humana a la violencia, mostrada en forma magnicida en dos terribles guerras mundiales y en un sin fin de guerras raciales, religiosas, étnicas, territoriales, comerciales, económicas, etc., en las que el personaje central ha sido el soldado, el eterno guerrero profesional que representa a la violencia de estado, institucional, se desarrollan cuerpos policíacos cuya función va a ser garantizar la seguridad pública.

Sin embargo, las nuevas necesidades sociales no van a estar acompañadas por un nuevo profesional ni por una nueva visión de la salvaguarda del orden. Mejor preparación de los policías y mejores armas van a ser insuficientes. La violencia, el delito, el desorden van a ser siempre mejores y el representante del orden va a estar siempre a la zaga.

Desde hace varias décadas se descubrió que la policía se había aliado al crimen. Quién sabe cuándo nació la corrupción, pero ésta se vio institucionalizada en la antigua Roma con la ambición del imperio.

México se ha descubierto como un país que ha institucionalizado a la corrupción, que se ha infiltrado en todas las instituciones del Estado mexicano, desde la presidencia, las fuerzas armadas, las policías, la política, el derecho, la misma educación, la burocracia, los sindicatos y hasta en las acciones cotidianas de la gente, que sucumbe ante la cuota diaria de corrupción al pagar un soborno para eficientar servicios, ya sea en oficinas públicas, ante el ministerio público, con los jueces, los ministros, policías de tránsito, federales de caminos, etc.

El ambiente nacional de desconfianza ante la autoridad oficial llega a los rincones más ignorados del país. Tanto la misma autoridad como la ciudadanía menos politizada sueñan con una policía eficaz, menos permeable a la corrupción, confiable.

En la actualidad ya hay academias que pretenden hacer de la labor policiaca una verdadera carrera. Debería ser una carrera universitaria, pero el fracaso de las universidades no da confianza como para encargarle a ese ámbito educativo la delicada tarea de preparar a quienes habrán de salvaguardar los intereses ciudadanos y mantener el orden.

Pero tampoco las academias policiacas han demostrado tener los conocimientos eficientes, suficientes, confiables y oportunos para la formación de buenos policías, o sea, eficientes, suficientes, confiables y oportunos.

Muchos países intercambian los conocimientos que han obtenido y desarrollado en cuanto a educación y formación de policías, cada día se buscan afanosamente nuevos recursos didácticos así como el auxilio de la tecnología y las ciencias para lograr tener –algún día- los policías que demanda la sociedad.
Mientras tanto, países del tercer mundo (¡donde todavía está México inscrito!) viven en el atraso más desgarrador en cuanto a la formación de cuerpos policiacos de vanguardia.

Desafortunadamente los países del área reciben programas de actualización policiaca directamente de Estados Unidos, país que ha demostrado su incapacidad para erradicar la corrupción en sus filas; por el contrario, instaura la corrupción en otros países, puesto que en este rubro tiene amplia experiencia.

La formación de policías en Estados Unidos es errónea, principalmente porque se entiende a la policía como un cuerpo con entrenamiento militar. Lo militar es una de las principales banderas de la corrupción y del atraso humano. El sentido militar desgasta el sentido humano y favorece la pérdida de valores. Lo militar valida lo igual. Lo humano valida la diversidad.

Los seres humanos representamos lo diverso y es en la diversidad donde se encuentra la razón de lo bueno y lo malo. Valores elementales como lo bueno y lo malo no son los mismos para todo mundo; aún cuando podemos ponernos de acuerdo en aspectos convencionales en los que cualquier persona pueda reconocer valores de lo bueno o de lo malo, no se puede elaborar una fórmula universal, cuando mucho un catálogo de valores susceptibles de ser buenos o malos en distintas regiones y culturas del mundo.

Lo que más preocupa de la conducta policíaca es la moral que la sustenta. Se le llama moral a la conducta resultante a partir de una conciencia del papel del individuo en la sociedad. Esa conciencia se despierta luego que el individuo entiende qué espera de él la sociedad donde se desarrolla. Si él exige a esa sociedad servicios, atención, educación y vida digna, no puede menos que ofrecer lo mismo a la sociedad. La conducta resultante será el acto moral, que es de un individuo para su sociedad. Si todos los individuos hacen esa entrega puntualmente, entonces se podrá hablar de una moral social, o sea, el distintivo de esa sociedad, su sello evidente.

La moral se obtiene por acto de conciencia, no puede ser algo impuesto ni es el resultado de la gestión legal, no se consigue con decretos, con reglas religiosas, con imposiciones familiares. Es un acto de responsabilidad individual a partir del interés colectivo, que habrá de reflejarse en la conducta social.

Ética le llamaron los filósofos griegos a la voluntad de servicio, a la moral social que deriva del ejercicio de una profesión y aún al comportamiento del individuo consigo mismo y ante los derechos de los demás. Cualquier profesión puede servir para atender necesidades de las demás personas y para engrandecer al país, pero también puede servir para el enriquecimiento personal. En el primer caso se habla de ética, en el segundo de falta de ética, además de inmoralidad y de deshonestidad.

La honestidad es la decisión que el individuo toma para ejercer en la sociedad como persona. Por lo regular se considera honesta a una persona que se empeña en realizar actividades a favor de la comunidad, pero eso sólo revela cierta conducta filantrópica, una moral de responsabilidad, de entrega a las necesidades de la sociedad. Honestidad viene de honor, y tiene que ver con el individuo, con su propia convicción de realizar acciones a partir de su propia decisión de realizarlas, sea en bien de los demás o propio. De esta manera, será honesta una persona que decide no realizar una actividad, por más que pudiese redundar en favor de muchas otras personas. Pero sería deshonesto quien se compromete a realizar una actividad, a sabiendas de que no quiere o no puede hacerla.

Un político que promete determinadas cosas que finalmente no realiza, es deshonesto. Un médico que, incluso, jura curar con ética, moral y honestidad, cuando utiliza su profesión exclusivamente para lucrar se convierte en inmoral, deshonesto y falto de ética, incluso hay médicos que no atienden a quien no tenga dinero, a quien no les pague.

El engaño, así como el bienestar que le procura a una persona engañar, son elementos de la deshonestidad. Ya se sabe que, en materia de política, no se puede utilizar la palabra honestidad. Por lo menos en esa actividad profesional que ciertas personas ignorantes e impreparadas realizan, aduciendo que trabajan a favor de las demás personas, pero que en realidad sólo buscan su provecho personal. Quién sabe si existan diferentes grados de honestidad, o conceptos diversos del mismo término y así pueda hablarse de una honestidad de la gente metida en la religión, otra honestidad la de quienes darán educación a las nuevas generaciones y otra honestidad la de los políticos. Creo que no. La política profesional se basa en la mentira y allí, por más entusiasmo que una persona pudiese tener en ayudar a las demás personas, al género humano mismo, no podrá lograrlo, porque va a tener que jugar con las reglas de la falsedad de la política. Si un político dice que es honesto, es una más de las mentiras que utiliza en su profesión.

¿Qué se espera entonces de la policía? El problema del policía como servidor público es complejo. Primero porque es una corporación a la que se entrena uniformemente y se espera que tenga reacciones como grupo, pero también individualmente. El entrenamiento con espíritu militar pretende vigorizar las dotes del individuo en varios sentidos: fortaleza física por un lado, que le permitirá tener superioridad ante cualquier ciudadano sin entrenamiento similar; destreza, o sea, la formación de habilidades en el manejo de armas y de uso de su propio cuerpo; tácticas, esto es, capacidad para reaccionar adecuadamente tanto como grupo e individualmente, ante situaciones precisas; valor para enfrentar esas situaciones; coraje para aplicar sus destrezas y llevar a cabo hasta el final su capacidad.
También en el trabajo policiaco hay especialidades, verdaderas carreras que atienden aspectos específicos del quehacer de la policía, desde el trabajo en la calle hasta la medicina forense o la elaboración de retratos hablados.

Los problemas de la policía son muchos, el primero es que depende de los políticos, que son personas altamente falibles. A la policía –y eventualmente al ejército- se le llama fuerza del orden. Tales fuerzas están supeditadas a decisiones externas, en primer lugar juran lealtad a las instituciones del Estado mexicano, al presidente de la República y así sucesivamente al gobernador, al presidente municipal. De hecho, a quien les otorga el presupuesto para subsistir.

Los cuerpos policiacos dependen de los materiales, armamento, vehículos y tecnología que se les permita tener. Normalmente están por debajo de sus necesidades, mientras que la delincuencia suele tener mejores materiales, armamento, etc.


A fin de cuentas, un cuerpo policíaco no debe depender de esos materiales. Un gobierno mal organizado es el que separa sus funciones: la economía por un lado, la salud por otro, la educación por acá, la obra pública por allá, la seguridad pública de este lado, la cultura de aquel otro.

Un gobierno inteligente organiza su proyecto de gobierno enlazando todas las áreas para lograr un mismo fin, el ordenamiento social, facilitando que esos enlaces sean vías de comprensión del universo político, entendiendo que la acción política, el “hacer policía”, es una labor de la sociedad entera y no de una agrupación normalmente ajena a los intereses de esa sociedad.

La idea de democracia es la de participación social. La ciudad, el pueblo, la comunidad, el barrio se construyen diariamente, la actividad de las personas inventan lo cotidiano, tanto lo sustancial como lo efímero, lo tangible y lo intangible, las ideas y las obras. De igual manera lo que se considera bueno junto con lo que puede calificarse de malo.

Una corporación como la de la policía, gente especializada en colaborar con ese orden que la misma sociedad requiere y encabeza, debe ser visualizada desde una perspectiva social que contemple el futuro.

La única forma de contemplar el futuro es mediante la lectura.

Leer tiene muchos significados. Los que aquí privilegio no tienen que ver con la lectura de libros, sino de la realidad. En el caso de la policía tiene que ver, de inmediato, con el significado de “interpretar”, o sea, sacar deducciones a partir de una idea, una propuesta o un hecho.

Las mamás suelen ser duchas en esta especie de arte de la interpretación. Los gestos de los bebés no son siempre iguales, aunque se distinguen por la intención que tienen. La interpretación de esos gestos hace que la mamá actúe en consecuencia, así puede ayudar a su bebé en caso de dolor, ansiedad, hambre o cualquier contingencia por la que esté pasando.

En medicina, al arte de la interpretación se le llama clínica, otra palabra griega que procede de kliné, que significa lecho o cama. Mediante la interrogación o la mera plática, e interpretando los indicios que la persona enferma presenta a simple vista, a través de la palpación y la exploración, se puede llegar a una conclusión médica en torno al padecimiento de la persona.

Fueron famosos aquellos médicos clínicos que leían en el paciente los signos y evidencias patológicos desde que entraban en el consultorio, la forma de abrir y cerrar la puerta, caminar, sentarse, saludar, etc. ya formaban parte del cuadro clínico que comenzaba a elaborar el médico.

A un amigo le ocurrió que, habiéndose caído su esposa, la llevó de emergencia al IMSS con el temor de alguna fractura. Se presentaron en urgencias, un médico pasó a la señora mientras se llenaban los papeles que se requieren en estos casos. Luego, el mismo médico le pidió al señor que pasara, porque leyó desde un principio que estaba pasando por un trance de cardiopatía.

Sin necesidad de asustar a nadie, el médico consideró necesario primero dar entrada a la paciente, porque ese era el motivo de angustia del marido, y después atenderlo a él. La señora salió del hospital a los pocos minutos, mientras que su esposo tuvo que quedar internado. El médico le salvó la vida al leer los signos que presentaba el hombre, actuó de manera eficaz.

En el campo de la medicina, se le llama lectura al hecho de interpretar un estudio de rayos X, un encefalograma, los estudios de laboratorio. Cada vez hay mejores aparatos para la lectura y el diagnóstico, facilitando a las personas que se dedican a la medicina su trabajo ante las personas enfermas. Aunque la tecnología mejora y suele ser más eficiente que los seres humanos, no se puede dejar de lado la eficiencia de médicos, porque los aparatos sirven para evaluar e interpretar, pero sólo las personas toman decisiones.

La persona que va a dedicarse a la carrera policiaca tendrá que ser experta en la lectura.
A pesar de que han pasado muchos años desde que Arthur Conan Doyle creó al sagaz detective Sherlock Holmes (1878), este personaje ha sido un ideal de los cuerpos policiacos. Lo que Holmes hacía en el lugar del crimen era leer el espacio, tomar en cuenta todos los signos que allí se encontraban y luego juntarlos para tener una interpretación correcta. Como si fuera un acertijo o, mejor aún, un rompecabezas, las piezas que podía leer podían dar un resultado inmediato, o bien, anunciarle que faltaba alguna pieza y entonces, con su experiencia y lógica, buscar en el lugar adecuado, que podía encontrarse muy lejos de ese lugar.

A tal grado llegaba su capacidad organizadora, que si leía en el periódico los detalles de un crimen, o escuchaba el relato de testigos, podía organizar aquellos elementos para interpretarlos y dar un diagnóstico, por lo regular imaginaba cómo era el criminal y hasta llegaba a saber su paradero.

Personas como Holmes y otros detectives famosos de la literatura, han existido en la realidad. Antes que Conan Doyle, el iniciador de ese tipo de literatura había sido Edgar Allan Poe, quien en la década de 1830 creó al detective Dupin, quien realizaba sorprendentes deducciones que conducían a desvelar crímenes. Holmes se burla de Poe y de otros escritores similares, a los que considera principiantes. Luego vendrán otros escritores en la misma senda, quienes hablarán ya más científicamente de la mente criminal y de la búsqueda de datos.

Hoy, la policía cuenta con tecnologías avanzadas que ayudan a quienes no tienen la genialidad de Dupin, Holmes y otros detectives de la ficción literaria. Pero esa tecnología no está disponible para todos los cuerpos policíacos porque es una tecnología cara y los gobiernos, sobre todo de países subdesarrollados (¡dónde está México!), no facilitan la investigación científica y tecnológica.

Pero si en la realidad han existido y existen personas con grandes capacidades deductivas, ¿qué las hace diferentes a las demás personas? Por lo regular no han tenido un entrenamiento en criminalística ni cosa parecida. Pueden ver como todo mundo (algunas de esas personas son ciegas o limitadas visuales), cuentan con los mismos “conos” y “bastoncillos” que se requieren para la mirada gruesa y fina. Se supone que la región cerebral que traduce la acción de la vista puede estar desarrollada de otra manera, razón por la que una persona puede recordar cada detalle, por casual y nimio que pueda parecer, obtenido con una sola mirada, para luego traducirlo en una lectura coherente y significativa.
Desde luego, ser policía significa que se comienza a leer de otra manera a la sociedad y a los hechos que la conforman. Hay policías que andando por la calle pueden advertir cuales carros son robados, en qué casas se vende droga, dónde está por ocurrir un hecho delictivo. ¿Y entonces por qué no actúan, por qué no detienen a los infractores, por qué no cumplen con su trabajo de organizadores de la sociedad? La policía no puede actuar de manera libre en la persecución de delitos, ya que la policía actúa dentro de una norma. Delincuentes organizados no tienen por qué sobornar a policías, basta con sobornar a jueces, que son quienes pueden ordenar acciones específicas contra delincuentes.

La corrupción, es verdad, se ha insertado en todo el sistema judicial mexicano y quien lleva la peor parte son los policías, igualmente sobornables, pero legalmente incapacitados para actuar sin una denuncia ciudadana y sin una orden judicial.

El delito es igual que el pecado que preconiza la religión católica: se puede cometer por causa, efecto u omisión. Se ingresa en el campo del delito voluntariamente, cuando se hace premeditadamente, con perfecto conocimiento de causa. Aún cuando el delito es relativo -lo que en algunos países es delito puede no serlo en otros-, existen delitos universales, principalmente aquellos que afectan la dignidad y los derechos de las personas (derecho a la vida, a la libertad, a la expresión, a la felicidad, a la educación, etc.), que tienen paliativos cuando se cometen en minoría de edad, en ofuscación, en enfermedad mental. Pero sí existen personas que delinquen no sólo con conocimiento de causa, sino por gozo; suele decirse que esa conducta criminal es patológica, pero lo cierto es que todas las ciudades la generan. El individuo es reflejo de su medio ambiente, de su cultura. Los criminales son parte –y no excepción- de las culturas.

Se convierte una persona en delincuente también sin haberlo premeditado, accidentalmente, cuando una persona pierde la vida por falta de cuidado, descuido, torpeza de quien se convierte en criminal: una pistola que se dispara sin que hubiese sido la intención dispararla; un accidente de tráfico por alcoholismo, nerviosismo, torpeza, donde ocurre uno o varios decesos; una persona que muere por haber sido empujada durante un juego y se golpea la cabeza contra una pared o contra el piso; etcétera.

Más penoso es el caso del delito por omisión, cuando se pudo haber hecho algo por una persona y no se hizo, causándole mayor daño o hasta la muerte, como podría ocurrir en un hospital donde no se da servicio a un herido o a un enfermo porque no tenía dinero para pagar. El mismo caso de una pistola dejada en un cajón, donde algún niño puede agarrarla y dispararla, hiriendo o matando a alguien, a sí mismo.

La lectura es, en relación con el delito, el elemento que sirve como prevención. Se supone que el sentido común impedirá que un señor deje una pistola cargada en un lugar accesible a los niños, y una madre tampoco dejará a la vista los cuchillos. Pero no será el sentido común el que rija los actos de las personas para evitar los actos delictivos.

La lectura es factor de anticipación, prevé, imagina las consecuencias de todo, capacita para actuar oportunamente, da seguridad para existir confiadamente. Lo peor del mundo moderno son las ciudades inseguras, donde la gente vive con desconfianza. El proceso de la lectura, lo primera que brinda, es confianza; pero también aporta los elementos necesarios de oportunidad y eficacia para evitar acciones delictivas, propias y ajenas.

Algunas policías del mundo están trabajando en ese sentido de la lectura. Se parte del principio del entrenamiento sensorial, los sentidos nos dan más información de la que suponemos y es por eso que no sabemos procesarla adecuadamente.

Policía profesional tendrá que ser una persona que transforma en lectura lo que ve, lo que oye, lo que toca y olfatea, lo que degusta y lo que siente. Tendrá que prestar atención también a lo que presiente. El presentimiento desarrollado sirve para salvar vidas. Resulta que el presentimiento nos lleva a poner un pie en el futuro, a adivinar. La lectura del futuro es una especulación acerca de lo que puede suceder y, con cierta información previa, se puede asegurar lo que ocurrirá en los próximos minutos en forma detallada.

Sueñan los científicos con máquinas así de seguras, que puedan predecir un temblor o la erupción de un volcán con la suficiente antelación como para poner a la gente a salvo. Pero hay anuncios de desastres en el aire, en el volar de los pájaros, en el comportamiento animal, en el clima. Quien sabe leer esos signos puede actuar en consecuencia.

¿Cómo entrenar a personas en el sendero de la lectura? La construcción de un andamio de interpretación es algo usual para gente que piensa, como quienes ejercen la filosofía o la psicología o la crítica. Periodistas, médicos, sociólogos son, por esencia, gente que especula, que miran hacia el futuro e interpretan indicios. Quien está en la policía debe ser más eficiente que profesionales del pensamiento y del accionar humano.

Quizá esté hablando de una policía creativa, lejos de los prejuicios que años y años de cine policiaco ha engendrado en la sociedad y en las corporaciones, lejos del policía duro que tiene que fumar y tomar alcohol para que se la crean, lejos del policía golpeador, imagen del guerrero que hace justicia a pesar de todo y por sobre quien se le ponga enfrente.
Para ser policía no basta con haber terminado la preparatoria; para generar una buena policía no bastan academias que imitan cursos del extranjero. Una policía creativa sólo puede surgir de una enseñanza creativa, de un entrenamiento creativo. Esa educación, por tanto, habrá que crearla a la medida de las necesidades de cada pueblo, de cada ciudad, de los municipios y estados.

La actual policía, señoras y señores, es de aficionados. Puede jugar a los policías y ladrones y, de pronto, ser la misma cosa. Pero no puede, así como está, organizar ni proteger a la sociedad que le paga y, por lo tanto, es una policía demasiado cara.
2005.

168. EL IMPERATIVO AUTOCRÁTICO DEL MIEDO

(Segunda y última parte)


«Algo debe cambiar para que todo siga igual». Don Fabrizio Corbera.
En “El gatopardo” de Giuseppe Tomasi di Lampedusa.



Manuel Ramírez Zaragoza.
DESDE; JACONA, MICH.

Hace aproximadamente tres meses, el presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa nos reclamó a todos los ciudadanos que vivimos o medio vivimos en este país de todos nuestros dolores, una “mayor colaboración” contra el crimen organizado y la impunidad a través de la denuncia, el soplo, la acusación, el chivatazo, etc., y con ello ganaríamos una buena lana (¿?). Por supuesto que nunca vamos saber quienes se han sacado el Chivatazo para la Asistencia Pública Judicial y menos los montos de cada “recompensa”. Primero, antes de nada, vale la pena revisar la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos y ver cómo caminan los caminantes… y entonces veremos.

No recuerdo cuanto tiempo llevamos sometidos por la cultura del miedo que provoca el gobierno y ha afectado de mil modos nuestro psiqué social y en consecuencia, también afecta las decisiones que tomemos. Cada fin y principio de año tememos una devaluación, un aumento de poca madre en los precios de primera necesidad, es decir de subsistencia, le tememos, aún cuando nos la anuncien las cámaras de la élite patronal del país el insultante “aumento al salario”, Ellos le dan un peso y medio a los obreros y aumentan 10 y 15% a los productos; bonita chingadera. Ya le soplamos al jocoque como decía el abuelo. Tememos a la llegada de Noche Buena, Fin de Año y Reyes; la cuesta de enero, nos escaman las inscripciones y el inicio a clases, independiente del grado a que asisten los hijos. Sin embargo, el gran pánico que nos cala hasta los huesos lo produce, fatalmente, la pérdida del empleo. La gran pregunta a todo esto es: ¿Cómo le vamos hacer para sobrevivir? La gran respuesta no la conocemos y…

Es difícil vivir en tiempos de miedo, pero aquí estamos. Los retos son encontrar la forma de no ser tragados por ellos. Como ciudadanos nos hacemos menos demandantes, menos dispuestos a arriesgarnos y en nuestra vida personal estamos más interesados, por obvias razones, en la seguridad familiar pero además debemos agregar que somos menos requeridos en las poquísimas oportunidades laborales que existen en los niveles medianos, imposible en las clases altas.

Tener una vida así a lo mejor, no es lo más conveniente y no porque nuestras preocupaciones y temores no sean legítimos; sino que por lo general vivimos tiempos de peligro e inestabilidad en nuestra sociedad y las acciones imprudentes del gobierno y las indiferencias oficiales, pueden destruir nuestro futuro y el futuro de nuestros hijos o llegar a formar otra nueva generación de los nocrecidos, como hace décadas se ha formado.


Cuando el miedo lleva apellido o es innominado, nuestros temores y nuestra visión social, política y económica no variarán y seguirá anulando nuestra intuición así como nuestro sentido común que podrá llegar a provocar acciones violentas que seguramente están bien sabidas por los sabios de gobernación. En otras palabras, el miedo que reconocemos o no le resta vida a nuestra vida. Nuestra energía de vida se pierde y se drena al tiempo y el cuerpo y el corazón se paran anticipando de lo que pueda suceder. Cuando esto sucede, la turbulencia de todas nuestras inquietudes y aprehensiones se enfoca en estos miedos y entonces sufrimos más.

No se necesita ser poseedor de una memoria extraordinaria para recordar que hace aproximadamente 11 años, siendo entonces Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, líder del PAN, pronunció una soflamera prédica contra el uso del Ejército en el combate al crimen organizado: "Se ha abusado en el país de la institución militar… El mayor exceso se ha dado en la medida en que se ha comprometido la presencia de las Fuerzas Armadas en actividades que corresponden a la autoridad civil. El hecho de llevar al Ejército en la propia lucha contra el narcotráfico a la cabeza, ha puesto en una posición de vulnerabilidad a las Fuerzas Armadas y eso ha representado algo muy lamentable para el País y un riesgo como Nación” (Reforma, 19-IV-1997). Que pasó mi general, ¿somos o no somos?.

No parece grave que Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, caiga en otras más de las contradicciones entre sus dichos de hace una década y las soflamas de hoy porque ya sabemos que son de origen. Aunque sea esto; solamente nos dejan conjeturar los profundos abismos que hay entre aquellas diatribas de un líder panista posesionado en la cresta de la oposición paradigma de la democracia y el bien común y las arengas del hoy presidente de la República aunque dudoso. Nuestro problema lleva décadas empantanado en la misma discusión. Las promesas, sueños y grandezas, así como las críticas de 1960, 1968, 1972, 1988, 1997, 2006, 2008 siguen expresándose de la misma forma insultante y desmemoriada.

Hablar de la crisis por la inseguridad o por los secuestros es un error semántico. Las crisis sociales son temporales, tienen un origen, un desarrollo, un estacionamiento y una declinación. Nuestra crisis de inseguridad pública, indexada a la económica se ha convertido en una situación inmutable con un estado de miedo permanente donde lo único que cambia es el nombre de las víctimas y las edades de los niños que mueren por hambre.
Los deberes invariables del Estado Mexicano aspiran a su legitimidad tratando de reivindicar su legalidad garantizando la supervivencia de la comunidad y protegiéndola de peligros adversos. El máximo fracaso para cualquier presidente de la República es no poder preservar la integridad constitucional de su pueblo. Todo gobierno que se precie de ser legítimo a través de las urnas tiene el deber de salvaguardar, por encima de todas las demás preocupaciones al pueblo, aún cuando los estudiosos de la política social digan que el gobierno monopolice la fuerza. Cosa que como sabemos por experiencia, los convierte a su vez en una amenaza.

Muchas veces, y ante el uso continuo de la sinrazón presidencial y otras tantas del Congreso de la Unión, uno quisiera saber cual fue el tamaño de los compromisos adquiridos para poder llegar y entrar a Los Pinos con un irrisorio 0.56% (cual democracia perfecta) donde un voto hace la diferencia. Cuentan los que saben de esto: dicen que la política es la ciencia donde no existe la lógica, y a los mejor, tampoco la razón: ¿A cuántos tontos esa ciencia los vuelve inteligentes, a cuantos líderes rebeldes los hace sumisos, a cuántos bravos, los vuelve mansos; y a cuántos inteligentes los hace genios y a cuántos genios los convierte en el primer espécimen de la evolución humana…?

La seguridad nacional que Calderón ha querido garantizar se ha vuelto la inseguridad nacional, y todavía nos pide que lo apoyemos en esta lucha sin cuartel, que nos juntemos todos, pueblo y gobierno y que no tengamos miedo, que combatamos con resorteras y hondas al crimen organizado y a los enemigos de México. A no dudarlo, muchos de los enemigos de México están en la nómina de Hacienda; por ejemplo, el gabinete oficial y ampliado, muchos directivos de grandes corporaciones, y los otros enemigos de México, que a no dudarlo, son cobran en bancos y grandes empresas o están en otras nóminas de doble fondo.

El enorme despliegue informático que hacen las televisoras y medios escritos del país en todo acto violento donde la sociedad es agraviada tanto por los delincuentes organizados, oficiales y de cuello blanco, como directamente del propio gobierno federal; con ello hacen que el miedo brote por cada poro de la piel de la mayoría de los mexicanos. El miedo se convierte pues en un arma política, si no pregúntele al borrachín de Bush y a uno que otro lugareño.

—“Hay que cambiar un poco para que todo siga igual”— “… ¿pero ésta es la verdad? En ningún lugar como en Sicilia la verdad tiene una vida tan breve: el hecho sucedió hace cinco minutos, y ya su genuina esencia ha desaparecido, camuflada, embellecida, desfigurada, oprimida, aniquilada por la fantasía y los intereses: el pudor, el miedo, la generosidad, la malevolencia, el oportunismo, la caridad, todas las pasiones, las buena y las malas, se precipitan sobre el hecho y lo hacen pedazos. En poco tiempo desaparece. Y la infeliz Concetta quería encontrar la verdad de los sentimientos no expresados sino solamente entrevistos medio siglo antes. La verdad ya no existía. Su precariedad había sido substituida por la irrefutabilidad de la pena”.

La política, consiste en hacer cambios superficiales, aparentando en el discurso y en las formas, que son profundos, revolucionarios. Pero, en realidad, el poder sigue en manos de los mismos, con los mismos privilegios, pero con otras vestiduras.


domingo, 26 de octubre de 2008

167. DIFUSIÓN.(De México D.F., enviada para tenepal)

COMUNIK2 2008-50. Oaxaca y Guanatos.
Con nota al calce.‏
De:
mailinglistbouncer@dreamhost.com en nombre de 3D2 COMUNICADOS (comunik2@3d2.com.mx)
Enviado:
domingo, 26 de octubre de 2008 12:10:46 a.m.
Responder a:
3D2 COMUNICADOS (comunik2@3d2.com.mx)
Para: glconrado@hotmail.com

Un pequeño espacio puede convertirse en un enorme lugar cuando las personas se reúnen a compartir no sólo el terreno físico, sino la palabra, el tiempo, la risa, la experiencia... las ideas y el hacer.
Desde Oaxaca, un pequeño gran lugar en el ancho y largo de nuestro México, el Colectivo NODO les comparte este nuestro inicio en el interminable camino en espiral de la cultura, y mejor no podríamos tener gracias a la compañía de 3D2, la Barra nacional de Promotores y Gestores Culturales, el Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma "Benito Juárez" de Oaxaca parte del alma de algunos de nosotros y ahora el acompañar de ustedes si nos permiten acompañarnos.

Vinculando el esfuerzo y compromiso, parte común de NODO, 3D2 y el Instituto de Ciencias de la Educación, nos reunimos para traer a nuestra ciudad el Serial de Gestión y Promoción Cultural, a todos aquellos interesados en conocer o que se desarrollan dentro del trabajo de promoción, vinculación, gestión cultural, a través de la organización o realización de eventos o proyectos artísticos y culturales. Este proyecto representa una oportunidad no sólo de aprendizaje a través del intercambio de experiencias sino la posibilidad de compartir y conocer aquello que nos hace quienes somos en lo que hacemos. Es importante apuntar que otros como nosotros ya han dado el paso de iniciarlo, como la gente de Guanajuato con el colectivo Cacahuate, en el Distrito Federal donde ya se ha llevado a cabo y ahora en nuestra Oaxaca.
El Serial es un diplomado impartido por compañeros profesionales y activos trabajadores del área que comparten, humanos como todos pero no como cualquiera, dirigido a todo aquel que tenga las ganas, interés y disposición para aprender de su propio trabajo y el de los demás, en el que el nivel o perfil académico, años de trabajo, edad, sexo, etc, no son determinantes como las ganas de aprender del y con el otro. Es decir es un lugar para todos.
3d2: ¿Qué es el Serial para Difusores Culturales?
Más que una enseñanza de maestro-alumno, es una propuesta de intercambio de experiencias en el área de la difusión cultural. Es un camino que abre puertas para lograr concretar ideas del arte y la cultura en realidades palpables a través de talento, esfuerzo, disciplina y trabajo.
¿Cuáles son nuestros objetivos?
1. Compartir metodologías de acción dentro del área de la difusión cultural.
2. Generar mecanismos de intercambio de experiencias.
3. Compartir la enseñanza y la información generadas en el andar cultural para un beneficio en colectivo.
Porque para nosotros, un Difusor Cultural es…
Una persona dedicada a la promoción, vinculación e intercambios de contenidos generados desde de un proyecto cultural, con la facultad de concretar procesos metodológicos para beneficio de éste.
Dirigido a…
Artistas independientes: Músicos, pintores, mimos, escritores, escultores, cineastas, actores, ilustradores, bailarines, grafiteros…
Responsables de proyectos culturales:
Del sector gubernamental y no gubernamentales. Responsables de instituciones públicas y privadas: Centros culturales, museos, universidades, fundaciones, galerías, secretarías, asociaciones civiles… Académicos y público en general. En pocas palabras, este Serial está abierto a todos los interesados en conocer más a fondo el sector cultural del país.

MÓDULOS.
I CIBERCULTURA: 6 y 7 de diciembre del 2008.
La importancia de las nuevas tecnologías como plataforma de la difusión cultural.
La configuración de grupos de trabajo apoyados en la difusión cultural.
Construcción, propuesta y diseño en grupo de experiencias a desarrollar en el uso de los medios de difusión cultural.
La conformación de un circuito de difusión cultural.
II ELABORACIÓN DE PROYECTOS CULTURALES. 20 y 21 de diciembre del 2008.
La realización de carpetas de presentación de proyectos culturales para difusión y promoción.
Los alcances y las posibilidades de la realización de proyectos culturales.
Las necesidades y la obtención de recursos humanos y materiales.
La gestión de espacios apropiados para los diversos tipos de proyectos culturales.
III MARCO NORMATIVO. 3 y 4 de enero del 2009.
Los antecedentes del periodismo cultural.
La introducción a los géneros periodísticos.
Los modelos del periodismo autogestivo.
La problemática del periodismo cultural en México.
La elaboración de carpetas de prensa.
IV MERCADOTECNIA CULTURAL. 17 y 18 de enero 2009.
Los conceptos básicos de mercadotecnia.
La mercadotecnia cultural.
Diversos ejemplos prácticos.
V PERIODISMO CULTURAL. 31 de enero y 1 de febrero 2009.
La identificación de los principios, normas y alcances legales.
La aplicación del marco normativo específico en el diseño, planeación, producción y evaluación de los productos culturales.
La integración del contenido normativo clave para el sector cultural: leyes, reglamentos, decretos, estatutos, acuerdos, lineamientos y programas.
VI PRODUCCIÓN DE EVENTOS CULTURALES. 14 y 16 de febrero del 2009.
La planeación y elaboración del proyecto.
La pre-producción y logística del evento.
La producción.
La estrategia de comunicación.
La post-evaluación.
Inicio: 6 de diciembre 2008.
Finaliza: 15 de febrero del 2009
Horarios: Sábado de 15:00 a 19:00 horas. Domingos de 09:00 a 15:00 horas.
Costos: Serial completo: $ 2500 pesos por persona Modulo individual: $800 pesos. En ambos casos se otorgará constancia.
Informes: http:///?v=b&cs=wh&to=colectivonodo@gmail.com
Teléfono: 044 951 11 98 118 Rodrigo Bazán.
Tocando su corazón, Comparto La invitación que nos hace nuestro CARNAL el Maestro Ramón Villa P.


GUANATOS es una Revista generada con el corazón de compañeros que intentan reivindicar la cultura chicana en México. Por ende, 3D2 apoya el Festival.
Así pues, les invitamos para que conozcan más de cerca el proyecto e iluminen con su mirada lo que ahí se va generando.

CONTACTO: Ramón Villa P.
http:///?v=b&cs=wh&to=homilisto@hotmail.com
http://www.guanatosmagazine.com/

Barra Nacional de Promotores Culturales 3D2 A.C.
Guanajuato 28 Bis. Colonia Roma. México, DF.
NOS VEMOS EN EL ANIVERSARIO
29 de Noviembre
Café Bar Las Hormigas de la Casa del Poeta ubicado en la colonia Roma

¿Deseas pertenecer a la Red Nacional de promotores?
.....................................................................................................................................................................

Este correo lo enviamos solo a los compañeros interesados en recibir informacion referente al Fanzine Cultural 3D2. Para rechazarlo, regresa a la solicitud en linea de tu primera suscripcion y da click en el boton no suscribir, o ponte en contacto con el propietario del sitio web. Esperamos que confirmes la suscripcion a nuestro sistema de promocion cultural.