miércoles, 18 de marzo de 2009

230. CHARLA CON EL ACTOR MANUEL GUIZAR

ENTREVISTA-CHARLA CON EL ACTOR MICHOACANO, MANUEL GUÍZAR.

Extraordinario intérprete de la versión libre en monólogo titulado; “Pito Pérez”, versión esta basada en toda la obra del literato José Rubén Romero y no solo en “La vida inútil de Pito Pérez” del mismo autor mencionado, michoacano también, nacido en Cotija de la paz, Michoacán, México, el 25 de septiembre de 1890 y fallecido el 4 de julio de 1952.

<<<>>>







Por: GL.Conrado

DESDE ZAMORA MICH.

Esta entrevista fue realizada por el que escribe en el año de 1992 al admirado actor y muy apreciado amigo personal, Manuel Guízar. Actor michoacano de reconocido prestigio nacional y más allá de nuestras fronteras. La entrevista fue hecha, para la revista cultural impresa; tenepal de CACCINI.



Esta publicación se inició poco tiempo después de abrir las puertas formalmente CACCINI, S.C., a principios de 1992 siendo impreso y divulgado en convenio con la revista Espacios, creo que solamente 4, 5 o 6 números, no recuerdo bien exactamente, pero fue el órgano de difusión sociocultural de CACCINI, S.C., editado bajo mi dirección general, mismo que ahora se realiza a través de este blog electrónico recuperando y llevando el mismo titulo y la característica de difusión sociocultural, bajo la misma dirección general y el mismo editor GL.Conrado. El tenepal electrónico se abre con: http://glccaccini.blogspot.com/

El hecho real fuera de toda explicación es que no se publicó la entrevista hecha a Manuel a mediados del 92, por la dedicación que se le dio en cuanto a su estructura académica al LICEO/CACCINI; academia interdisciplinaria de teatro cine tv y comunicación, que estaba a punto de iniciar, descuidando un tanto o mucho la publicación del tenepal.

La entrevista fue realizada en la risueña ciudad de Uruapan Michoacán, en el camerino del teatrito que tenia el extinto y muy querido amigo teatrísta de Uruapan, Carlos Mora (†), quien en una ocasión de aniversario de su teatrito, coincidimos; Manuel Guízar (el entrevistado), José Manuel Álvarez (†) amigo teatrísta formador de varias generaciones teatreras en Morelia también ya fallecido, y su servidor GL.Conrado, invitados los tres por el mismo Carlos. Y pues, ahora que hago el blog tenepal de CACCINI, pensé en el compromiso moral con mi amigo Manuel de no haberla publicado en aquellos años, al tiempo que recordaba yo que el contenido de la entrevista-charla estaba vigente con las respuestas de Manuel, que considero son importantes y muy útiles a las nuevas generaciones de teatristas tanto para las jovencitas como a los jóvenes varones. Así las cosas, busqué pues la entrevista escrita entre los apilos de folders, la encontré, y aunque tardíamente, la subo ahora completa, en el blog.

Va pues tal y como se realizó, sin cortapisa alguna, sin quitarle o agregarle algo de lo que se preguntó y respondió, y sin redactarla.

Sale y vale estimadas y estimados lectores seguidores de este blog.

<<<>>>
LA ENTREVISTA

CONRADO: -Manuel, en que lugar y cuando nació en ti la vocación de actor.

MANUEL: - Antes de contestarte, pienso, como base, que tienes un esquema interesante de preguntas Conrado. A lo mejor, si vas a grabar, como veo, podríamos abundar un poco mas de charla, porque puede ser que una respuesta de alguna manera tenga que ver con tus preguntas…, pues entonces, desde lo que platicábamos en Morelia en la Casona del Teatro de Arvide, y lo que ahora charlemos, tu con calma revisas y extraes de ahí lo que creas conveniente para conformar la entrevista, ¿te parece bien?

CONRADO: -Me parece bien. Adelante pues.

MANUEL: - ¿Qué lugar y cuando?... bueno pues yo nací en un pueblo del estado de Michoacán. Naci en Aguililla pero desde muy pequeño nos fuimos con la familia a vivir a Apatzingán. Ahí, por primera vez, a los cinco o seis años de edad, mi padre me lleva por primera vez al teatro y… voy… y observo esa MAGIA, que todavía la considero así, aunque ya hemos perdido poco a poco la capacidad de asombro, pero todavía la recuerdo en esa etapa en que mi padre, me parecía, íbamos al teatro porque a él le gustaba. Entonces, pude ver un repertorio de lo que hacia en esa época la carpa “Tallita” que iba de pueblo en pueblo y que trabajó durante 25 o 30 años en toda la república.

CONRADO: -Si, así fue efectivamente.

MANUEL: -Entonces, de ahí me surgió la idea infantil de decir: “algún día yo quiero hacer esto”. Pero ese día de “yo quiero hacer esto” desde luego que era muy lejano. En primer lugar pues porque no sabes como sucede, que debes hacer, como debes prepararte para que suceda, pero es fue la primera impresión fuerte para mí. Ya después de algunos años que nos trasladamos a la ciudad de Morelia empecé a estudiar la secundaria y después parte de la preparatoria y luego me voy a México y empiezo a estudiar una carrea. No pude terminar esa carreara por diferentes circunstancias y además seguramente no me llamaba mucho la atención esa carrera; ciencias físico-matemáticas. Entonces, de regreso a Morelia en el año de 1965, de pronto me encuentro en la familia que dos hermanos míos, estaban haciendo teatro con algunos amigos y, allí mismo se prendió esa primera mecha de aquello que yo recordaba desde niño. Para entonces tenia yo como veinte años y pude ingresar a estudiar con el maestro que estaba en aquellos años, Mario Enríquez, que ya murió y bueno pues yo empecé en Morelia a estudiar teatro y así, de pronto, empecé a ingresar en esa maravilla que yo había conocido de niño, como es la magia del teatro y, me tocó, que estando como estudiante de teatro con el maestro ya mencionado, se van dos actores de la carpa “Tallita” que hacia temporada en Morelia y me llaman a hacer justamente una de las obras que yo había visto a los seis años de edad “El monte sagrado” donde el actor que hacia Demetrio, se había ido por equis razones y me invitan a mi y a otro compañero y… la verdad, fue una experiencia extraordinaria porque, ¿no se si recuerdas que la carpa “Tallita” presentaba su obra y después al terminarla hacia un fin de fiesta?

CONRADO: -Así era en todas las carpas.

MANUEL: -Pues yo todavía quise ingresar esa ocasión en el fin de fiesta y como que llené ese sueño maravilloso que empezó a surgir en mi el gusto por actuar, y…, creo que se definió la vocación.

CONRADO: - ¿Podemos decir, que en ese momento confirmaste tu vocación de entregar tu vida plenamente a la actuación?

MANUEL: -Si, así es Conrado.

CONRADO: -Bien, Manuel y después de esa experiencia actoral en carpas en Morelia, ¿cuando te fuiste a México?

MANUEL: -Bueno, en la ciudad de México empecé hasta 1970, en Morelia hice teatro de 1965 al 70 teniendo la fortuna de haber hecho una actividad teatral enorme.

CONRADO: -¿Ya fuera de las carpas o todavía en ellas?

MANUEL: -No. Esa invitación a la carpa fue por única vez, si, me invitaron a continuar en las carpas pero no me fue posible por diferentes razones. Pero, estudie hasta donde se podía en Morelia teatro, incluso en esos años antes de ir a México, trabaje con el maestro José Manuel Álvarez y en la primera obra que trabaje con él, tuve la fortuna de ganar el premio nacional de actuación en la ciudad de México en uno de los concursos que realizaba el INJUVE en esa época.

CONRADO: -Te refieres al INSTITUTO NACIONAL DE LA JUVENTUD, ¿verdad?

MANUEL: -Así es, pues en esa época tuve esa gran fortuna que fue algo que me alentó para abrazar la carrera profesionalmente como actor porque en esa época la gran señora de la escena Isabela Corona que estuvo entre los jurados me dijo; “…muchacho debes venirte de actor profesional” y eso me alentó muchísimo y poco tiempo después me fui de Morelia a la ciudad de México ya a buscar trabajo como actor profesional pero al mismo tiempo ingresar, no a una escuela formal, sino a talleres de teatro.

CONRADO: -¿Teatro experimental? yo entiendo por “talleres de teatro”, eso precisamente que en mi época de estudiante en México, era la experimentación teatral que existía desde la década de los 50s, o quizá desde antes, y que se nombraba hacer “tallerismo experimental”, ¿eso quieres decir?

MANUEL: -Así es, teatro experimental primero. Cuando ya me quedo en México en aquella época, y un director joven me invita a hacer una puesta de Durremant.

CONRADO: ¿Frederick Durremant el suizo?

MANUEL: -Si, esto fue en una coproducción con la UNAM pero ya en un teatro semi-profesional, entonces a partir de allí el estudio fue continuado y nos tocó la fortuna de ganar el premio Villaurrutia ese año por la puesta del mencionado autor y… después siguió el trabajo profesional. Recuerdo que mi primera gira después de esa temporada en México la hice con don Luis G. Basurto e n una de la obras de su repertorio en gira por toda la república que llevaba pueblo por pueblo y eso también pues sumó un poco la experiencia y el deseo de conocer mas y de estudiar mas, regresar a México y seguir estudiando, ingresar con los grupos,. No pude realmente terminar una carrera porque en ese momento no había, por ejemplo la institución de licenciatura en teatro en la UNAM que fue posterior pero si estaba en contacto con las escuelas aunque no ingresé a sus aulas, como Bellas Artes y la de Andrés Soler que eran las que estaban abiertas pero no ingresé a las aulas, pero si durante mucho tiempo estudie lo que llamaba el maestro Virgilio Mariel “Laboratorio Teatral”. Entonces nos reuníamos un grupo de actores y trabajábamos con él temporadas continuas con la SEP, teatro escolar muy interesante, por cierto el trabajar para los jóvenes y niños es una experiencia muy bonita, siempre será el público del mañana. Entonces (LANZA UN SUPIRO PROFUNDO)… Así se fue conformando mi experiencia en México ya como actor profesional. Después hubo experiencias estupendas de trabajar con el teatro de la nación, hicimos Medea con la gran señora de la tragedia Ofelia Guillmein, estaba también el gran actor José Gálvez, don Augusto Benedico.

CONRADO: -José Gálvez, un extraordinario actor de origen colombiano.

MANUEL: -Colombiano de origen pero realmente llego joven aquí a México donde hizo toda su trayectoria de gran actor. Y así, se fueron sucediendo varios hechos en mi vida de actor, siempre luchando, tu lo sabes, por hacer teatro, hasta que llego el momento en que fui invitado a la compañía nacional de teatro de Bellas Artes por el maestro José Solé y pase 8 años de una experiencia verdaderamente plena, de una experiencia que hoy todavía me sirve y todavía me hace pensar en estudiar mas, en encontrar todavía formas…formas importantes, formas cambiantes, formas que podamos determinar o conformar nuestro trabajo actoral y creo que… y tu lo sabes Conrado porque eres un hombre de teatro…, que no dejamos de estudiar nunca.

CONRADO: -Así es Manuel, no alcanza toda una vida para estudiar y comprender la magia, esa antropología, aun débil de nuestra hermosa profesión.

MANUEL: -No alcanza pero si debemos utilizar todas las horas posibles para mejorar nuestro trabajo. Una de las cosas que yo llamo dentro de todas las preguntas de tu cuestionario que me leíste en un principio de la entrevista, es lo que yo llamo, volver a la fuente del origen Conrado. De… (SURGE EN SU ROSTRO UN RICTUS COMO SI ESTUVIESE ACTUANDO EN ESCENA)… de pronto…Conrado, de pronto nos vamos deformando poco a poco…, como una deformación profesional en el trabajo actoral al interpretar tantos personajes. En lo personal, ya pase las 100 obras de teatro interpretadas de muchos y variados personajes. Del personaje que nos lleva a esta entrevista, a esta charla, que te pedí y me permitiste así llevarla desde el principio, referente a Pito Pérez, que es un gran personaje indudablemente, y que dentro de tus preguntas de tu cuestionario que me leíste al principio de esta charla, pues… es un personaje que merece mucha atención. Una atención extremada pero que también tenemos que aligerar la carga de es proposición que hemos hecho ya durante 11 años (ESTA ENTREVISTA FUE HECHA EN 1992 Y AUN PRESENTÓ EL PITO PÉREZ EN EL PASADO 2008), con otras proposiciones actorales, con otras interpretaciones tal ves mas sencillas, tal ves con el objeto sencillo y tranquilo de hacer reír solamente para poder volver a ese trabajo profundo del cual ya llevamos mas de 500 representaciones con Pito Pérez. Pero, ese, volver a la fuente del origen que te decía… es recordar (LO EXPRESA CON MUCHA SERIEDAD) tu primer impulso que es… que es… la… la intuición que desgraciadamente en el actor sabemos que se acaba en un proceso determinado que no sabemos, yo no lo puedo determinar.

CONRADO; -Definitivamente, no sabemos cuando se acaba.

MANUEL: -No, no se sabe cuando se acaba, pero tu sabes, porque yo se que lo sabes bien igual que yo, que llega un momento que se tiene que ir tomando la técnica para… para poder cubrir esa intuición maravillosa que de pronto te hace subir a las tablas sintiendo una llama extraordinaria para interpretar con esta intuición. (MUY CIRCUNSPECTO) Pero después cuando se acaba necesitamos tener elementos fijos a través de la técnica teatral para poder sustentar y sostener cada uno de los personajes que interpretamos y, claro, no siempre vamos a ser tan afortunados de sostenerlos maravillosamente. Pero hay que intentarlo todos los días.

CONRADO: (HACIENDO UNA PAUSA) –Manuel, nuestro Pito Pérez, fuera de México, ¿Cómo lo ha recibido el público en otros países donde no hablan nuestro idioma?

MANUEL: -Esa es una pregunta muy interesante, que yo siempre me hice. Además, con gran temor, porque, antes de salir al extranjero, quiero decir a un lugar donde no hablan la misma lengua, mi temor era bastante fuerte. Se me fue quitando poco a poco conformando la idea, primero de cuando vamos al festival cervantino y vemos una compañía rusa interpretando Ricardo III de Shakespeare y donde tenemos nosotros una guía en la solapa del programa además de recordar tal vez la lectura de la obra y sabemos de la conformación de sus personajes, la trama, cual es su esencia, cual es la situación y, entonces nos sentamos como espectadores a observar que pasa con ese espectáculo aunque no entendamos las palabras. Entonces mi proceso fue a partir de esa idea que yo mismo al ver varias puestas extranjeras de teatro y, entonces recurrí un poco a lo que establece la autora Odette (ODETTE ASLAM), francesa, que escribió El actor del siglo XX, recurrir a lo que ella llama; la gestual, y esto indudablemente tendrá que llegar a universal, es universal, es para todos los hombres, entonces no entienden nuestro lenguaje pero ya conocen la historia en su propio lenguaje y entonces es solamente sentarnos como yo en aquella ocasión que recuerdo cuando vi aquella compañía rusa, estupenda además, y sentir el espectáculo… que me esta dando como emoción, como espectáculo plástico.

CONRADO: -Manuel, como actor profesional, como lo eres realmente, muy profesional, te pregunto, ¿el personaje de Pito Pérez, no te cansa?

MANUEL: -¿En que sentido, en cada representación, o en la historia de la representación?

CONRADO: -No, no, en la historia no, en cada representación, ¡¡llevas más de quinientas representaciones!!

MANUEL: -Así es, ¡¡mas de quinientas!! Me he propuesto, bueno, es la idea, es un deseo llegar a las mil representaciones y suspender. Posiblemente no lo logre, no lo se. No se que suceda en este proceso. Pero la verdad es que no me cansa, vamos, ¿físicamente al trabajo del actor, me preguntas?

CONRADO: -¡Si, si!, a eso me refiero, al trabajo físico actoral.

MANUEL: -Bueno, si me cansa mucho, pero llega un momento en que con alguno de mis queridos maestros de biomecánica… trabajamos la siguiente idea; empezábamos a hacer ejercicio biomecánico hasta llegar al cansancio. Cuando regularmente los seres humanos llegamos al cansancio queremos parar y ya no seguir haciendo ejercicio sino descansar y tomar un refrescante, y no…la idea era esta; llegar al cansancio para continuar el ejercicio biomecánico y trascender el cansancio. Entonces, de pronto en ese sentido Pito Pérez, tu que tuviste oportunidad de verla hace poco en una función aquí en Uruapan, en ese sentido llego al cansancio… perduro en el cansancio una pequeña etapa de tiempo y al trascender el cansancio el cuerpo se hace mas libre, el cuerpo respira por si mismo, el cuerpo esta funcionando pero como una maquinaria perfecta… como lo es el cuerpo humano pero, al trascender ese cansancio… yo he sentido de verdad lo extraordinario de vivir ese…ese trascender el cansancio porque entonces tendré que interpretar tan libremente las emociones y fluyan ya, y con la respiración ya no tienes problema para manejarlas, las emociones están en… en el lugar que las quieras de tu cuerpo, de tu mente, y empiezan a lanzarse al espectador. Entonces en ese sentido físico, si me canso, si me puede agotar, podemos decir que bajo un kilo y medio de peso en cada función, pero eso no tiene importancia porque lo recuperas rápido, pero el cansancio de hacer un personaje durante tanto tiempo, llevo once años representándolo… y yo pensé que me podría cansar, ¡pero es tan maravilloso!, ¡tiene tantos matices!, ¡tiene tantas cosas que se pueden encontrar!, que durante los once años, de verdad, me he pasado estudiando todas las posibilidades, dentro de mis capacidades de actor para interpretar.

CONRADO: -Para enriquecerlo más.

MANUEL: -Así es, enriquecerlo más. Pero no enriquecer el texto porque el texto de José Rubén Romero, el poeta, ahí esta…

CONRADO: -Claro.

MANUEL: -Nosotros lo que tuvimos que hacer es conformar un grupo de personas, a partir de la primera proposición de estructura teatral como monólogo y nosotros enriquecerla, mediante una investigación de toda la obra de Romero porque incluso en mi puesta en escena hay textos que no son de “La vida inútil de Pito Pérez”, pero que si son de nuestro Romero de otras de las obras suyas; de Rosenda, de Apuntes de un lugareño, de Anticipación a la muerte, tenemos pues muchas cosas, entonces, no estamos traicionando la idea de nuestro Romero, sencillamente nos apoyamos para el hecho teatral con textos importantes del propio autor. Como, alguna vez que estuve en el Arpón, de Uruguay, trabajando durante un año y que también me enriqueció mucho en conocimientos…, hicimos una proposición de Aristófanes, el Pluto, pero teníamos momentos de Las aves, etc., y el espectáculo resulto muy importante y fuimos al festival cervantino con esa puesta, yo representando al Uruguay como actor mexicano invitado en esa oportunidad y después me toco como Pito Pérez también representar a mi propio país en el festival cervantino y… después, fuimos a Estados Unidos, al festival de Cuba, al festival en Bulgaria, y la verdad que fueron experiencias estupendas, En Cuba desde luego que había ediciones de Pito Pérez y conocían la obra, y la puesta en escena les gustó muchísimo. Hubo un crítico teatral cubano que además, tiene todos mis respetos porque conociendo la historia de estudio de este crítico, desgraciadamente dice uno: “en mi país no creo que haya un critico con tanto estudio para ser critico”. Tener un hombre una preparación intelectual de todos los órdenes, Pero no se preparó para ser crítico, y ahí ese hombre que me hizo la critica, que la verdad me parece extraordinaria era una gente preparada para ser critico teatral… y tenia licenciatura en literatura… y tenia… todos los estudios necesarios para ser un critico teatral… entonces, si, realizó algo que para mi fue muy importante por decir cosas muy bellas que después reprodujeron en el Excélsior de la ciudad de México. Entonces, el resultado de Pito Pérez en Cuba, fue esplendido, y en Bulgaria donde yo empecé el espectáculo, solo estábamos veinte países representados, y de Latinoamérica solamente yo con Pito Pérez, realmente fue un compromiso extraordinario, pero gustó machísimo, incluso dio la posibilidad, porque no estaba la traducción al búlgaro, y por la presentación de Pito Pérez en ese festival se dio la posibilidad de que se hiciera la novela de Rubén Romero a su idioma.

CONRADO: -Manuel, yo creo que el personaje de Pito Pérez, siendo muy nuestro; de Michoacán, es universal. Considero que todo ser humano trae algo o mucho de ese Pito Pérez de nuestro poeta cotijense José Rubén Romero. Tú como intérprete que ha encarnado más de quinientas ocasiones al personaje, ¿qué nos dices al respecto?

MANUEL: -Ahorita que mencionas lo universal, Conrado, recuerdo algo que en alguna rueda de prensa por ahí preguntaban o decían: -“Considera usted que la obra… que el personaje es universal?... porque pues algunas personas podrán considerarlo localista”-. Entonces, yo recuerdo que comenté, que pues es un hombre que puede ser de cualquier pueblo de cualquier parte del mundo, porque el localismo no implica que sea de un pueblo pequeño de tal lugar, porque entonces podemos decir que los personajes de Verona de Shakespeare, pues es localista porque sucede en Verona, pero, lo importante en el poeta al escribir, al lanzar al universo este personaje es precisamente hacerlo un hombre que puede ser de cualquier parte del mundo, del pueblo mas pequeño o de el lugar mas habitado de este planeta. Entonces, adquiere universalidad en el momento en que… llega a… la emoción, al pensamiento, y trasciende la mente de todos los hombres.

CONRADO: -Así es, además, ya una vez viendo tu excelente trabajo interpretativo en escena y en los varios clímax en los que remarcas el acento tan humano del personaje, jala de inmediato la atención a la reflexión…

MANUEL: -Si, si.

CONRADO: …a esa filosofía tan elevada vertida a través del relato autobiográfico de un personaje pobre de mil maneras pero interiormente rico de valores. Ahora bien Manuel, háblanos también de otro personaje con otra naturaleza de vida, que interpretaste al lado de grandes personalidades del teatro en México en “La mal querida” de Benavente.

MANUEL: -Si, el de “La mal querida” que hablábamos antes de que iniciaras la entrevista. Yo, la verdad conocía… pues la historia de la obra de Benavente; premio nobel de literatura, Había sabido que en México con gran éxito de dona Teresa Montoya en esa época que comentábamos hace rato, la época antes de los cincuentas, antes de ese cambio de toda la corriente del estudio del teatro español… yo sabia que la había representado también en España María Guerrero con un éxito extraordinario, y… y… pues la obra me gustaba, pero yo no pensé que algún día pudiera interpretarla. Pero surgió el momento, me invitaron, fue una puesta con la señora Naty Mistral, con actores como Germán Robles, Luis Jimeno, actores de todos mis respetos y dirigida por el maestro José Solé y… la verdad que fue una experiencia muy buena trabajar con esa gente, una experiencia importante porque enfrentarme con esa gente de tanta experiencia en el teatro no solo en el país, sino que desarrollan su trabajo artístico en muchos países, como Naty mistral o Germán, entonces, yo creo que aprendemos cada día y aprendemos mucho de todos esos momentos, como aprendía yo de los momentos que trabajé con el gran maestro Carlos Ancira que duramos ocho años en trabajos en la compañía, entonces creo ue nos vamos conformando poco a poco, poco a poco en cada una de las puestas en cada uno de los escenarios.

CONRADO: -Acabas de mencionar a Carlos Ancira. En el ambiente teatral Manuel, en nuestra jerga, decimos que un monólogo es la prueba de fuego para un actor o una actriz. Tú que cuentas ya con una gran trayectoria en esta línea, ¿reafirmarías esto?

MANUEL: -Pues ya el maestro Carlos Ancira lo… lo demostró con una trayectoria, vamos, se convirtió en leyenda “El diario de un loco” y… él mismo lo decía; -esto es la gran locura del actor- Pero él mismo también me apoyó mucho con ideas, con entusiasmo, con decirme; -hágalo, hágalo- Y… desgraciadamente no pudo ver mi trabajo… porque cuando yo cerraba justamente el “Festival de Bulgaria” ese día murió Carlos en México y… él había quedado, unos meses antes que nos vimos, de asistir al Poliforum y ver la puesta con mi trabajo… y pues no, no pudo verla. Pero la puesta está llena de muchas enseñanzas, de muchos maestros, pero está llena de la enseñanza de Carlos Ancira.

CONRADO: -Bien Manuel, nos vamos a salir un poco del tema de tus actuaciones para preguntarte sobre la pregunta que ya te había formulado antes de iniciar esta charla, como dijiste al principio de la entrevista, ello es sobre tu teatro, sobre tu corral de la Comedia en Morelia. Mi pregunta concreta es, ¿Por qué no te estableciste en México en lugar de Morelia?

MANUEL: - Por una sencilla razón, porque… la cabra tira al monte, ¿no? (SUELTA UNA SONORA CARCAJADA) Y también, pues… encuentras en tu tierra la posibilidad de que te apoyen los que te conocen y, en México hacer empresa la verdad es muy difícil, bastante complicado, pues se necesita además de un gran valor y gran amor, pues mucho dinero porque en México se diluye la producción en todo. Yo lo intente con “Pito Pérez” y… vamos, yo me siento afortunado por haber hecho una temporada de “Pito Pérez” cuarenta lunes en el Poliforum de México pero no puedo decir que gané un peso, pero si gané en reconocimientos, en criticas importantes, en, en aparecer en televisión, y esto ultimo dio margen a que se promoviera mas la obra. Pero yo realmente tuve que pagar como los toreros jóvenes, tuve que pagar por comprar el toro, no, entonces me tocó la compra del toro en esa oportunidad y…compré el toro. No me arrepiento, lo volvería a hacer, la verdad, pero Morelia es una ciudad que me gusta, no solo por ser mi ciudad, porque me gustan otras muchas como Guanajuato, vamos me hubiera gustado poner este teatro en Monterrey que hay un publico extraordinario que asiste al teatro, todas las oportunidades que he tenido de estar ahí, he tenido esta experiencia, humm México… la ciudad de México no me gusta tanto para vivir. Es una ciudad con bastante problemática para vivir y… yo soy así medio delicado, no aguanto mucho una ciudad como esa, y pues me dije ¿dónde? en Morelia, y además soñando en construir este sueño porque no había el dinero tampoco para, para hacerlo, sino hay que apoyarse en prestamos, en apoyos de amigos, en apoyos de familiares y poder conformar este sueño, que no es tan sencillo porque, a lo mejor no se saborea tanto si se llega con todo el dinero para crear la infraestructura de un teatro y esta funcionando tranquilamente, cómodamente, no, yo creo que es importante esa lucha y, se ha dado, se ha dado, ya casi vamos para cinco años de tener “El corral de la comedia” y allí estamos, y yo la verdad estoy muy conforme. Yo sigo saliendo a trabajar igualmente a donde hay posibilidades, a donde me invitan, donde me contratan, allí estamos, incluso fuera del país, donde sea necesario yo encantado, me gusta mucho salir a trabajar.

CONRADO: -Manuel, entre la gente del teatro a veces se sucintan inconformidades, envidias de trabajo, en fin, ¿Cuál es tu apreciación en cuanto a la gran familia teatral mexicana?

MANUEL: -Yo creo que la familia teatral mexicana como en cualquier otra familia de otro país, o como en nuestra propia familia; en nuestro propio núcleo familiar, pues hay de todo, sucede de todo, de pronto… pues… hay, hay enfrentamientos, hay choques pero también hay amor, hay cariño, entonces, pues la vida se conforma de todo y yo pienso que la familia teatral en nuestro país, lo que yo he podido vivir, hay cosas extraordinarias, he encontrado amigos queridísimos, aquí estamos hoy festejando con Carlos, con Carlos Mora¹ un gran amigo de todos nosotros, un amigo esforzado total del teatro, tu lo sabes, igual merece nuestro aplauso y con todo el grupo de gentes que conforman este sueño que ya camina dos años no, entonces yo pienso que como seres humanos, pues hay de todo no, habemos malos y hay buenos, entonces esto conforma un equilibrio seguramente.
____________________________________________________
¹ Carlos Mora (†) falleció en 2007, fue un gran amigo teatrista de Uruapan.


FOTO DE ROLNDO SANDOVAL. DE IZQUIERDA A DERECHA, GL.CONRADO, CARLOS MORA (†), JOSE MANUEL ALVAREZ (†), Y MANUEL GUIZAR. 1992, EN URUAPAN MICHOACÁN DONDE SE REALIZÓ LA ENTREVISTA.

CONRADO: -Esto que acabas de responder a mi pregunta, es muy sensato y pienso que, al aficionado al teatro, al lector de esta entrevista, a otros profesionales del teatro, dice mucho y el todo del HUMANO-ACTOR, de la PERSONA que es Manuel Guizar.

MANUEL: -Si, porque yo… quiero tanto a mi carrera, que la verdad, yo siento que no me dedicaría a otra cosa…quiero tanto a mi carrera que… pues mi mejor deseo seria que uno de mis hijos o mis hijas, abrazaran también mi carrera, mi profesión. Hay una cosa que yo tuve oportunidad de escuchar de algún compañero en México; decía que jamás querría para su hijo lo que el hacia como actor y mi consejo fue: retírate, dedícate a otra cosa.

CONRADO: -Aplaudo plenamente ese consejo que le diste al actor. Bien Manuel, ahora te pregunto… le pregunto al actor que ha salido de su estado, al actor ya hecho, al actor ya forjado a través del estudio y las tablas dominadas en los tantos y variados montajes escénicos dentro y fuera del país, ¿que piensa… que nos puede decir de la actividad teatral que se desarrolla en su estado natal, tanto de la oficial como la de los grupos independientes que existen?

MANUEL: -Yo creo que, las gentes que nos queremos verdaderamente dedicar al camino teatral, a abrazarlo y seguirlo hasta sus ultimas consecuencias pienso que debemos buscar los medios, asi sea el medio de apoyo oficial, como existe ahora en nuestro momento y ha existido en otros, a veces mas, a veces menos pero, yo creo que primero, es querer hacerlo, sentir la pasión por hacerlo y… llevarlo a cabo de tal manera que aunque no tuviésemos apoyo pudiéramos realizarlo; quiero decir, buscar el apoyo pues no solo de las instituciones sino apoyándonos en nuestro propio trabajo a traer a dos tres gentes y luego a cinco, y luego sumar adeptos para que vayan a ver nuestro trabajo. En Michoacán efectivamente hay mucha gente que quiere dedicarse al teatro, y que lo hace de hecho, y se han abierto varios lugares ya en Morelia, en Uruapan, como este, en Zamora, yo espero que pronto este el lugar tuyo que ya me has comentado, porque pues eso va determinando el quehacer, el decidir hacerlo porque, nada ganamos con sentarnos en una mesa, tomarnos un café y decir cuales son los derroteros del teatro o como se debe hacer el teatro o que debemos llevarle al espectador, esto, es una búsqueda constante para saber, qué posibilidades hay para atraer al espectador a través de nuestro trabajo, a través de nuestro estudio, de nuestra disciplina que realizamos. Y en ese sentido, de pronto hay alegrías y hay tristezas enormes… yo de pronto, he puesto alguna obra que a mi me gusta, que me apasiona, por ejemplo para festejar un aniversario como actor y… resulta que tengo, ese día de mi aniversario, 15 gentes viendo mi espectáculo…

CONRADO: -Si, es triste y frustrante.

MANUEL: -Si es triste, pero lo frustrante verdaderamente ingresaría precisamente cuando dejas de hacerlo por esas razones.

CONRADO: -Bien Manuel, cambiemos el tema. ¿Hay algún personaje dentro de la dramática universal que te entusiasme y que no lo hayas aun encarnado en los escenarios?

MANUEL: -Desde luego que si, hay muchos, hay muchos personajes y… hablando de este personaje que me entusiasmé, hace algunos años, no se cuantos ya, porque no tengo asi una gran memoria para determinadas fechas, alguien me hacia esta misma pregunta… y yo conteste en aquella ocasión; “el Moctezuma segundo” de Sergio Magaña…

CONRADO: -Precisamente de nuestro excelso dramaturgo michoacano nacido en Tepalcatepec, DON SERGIO MAGAÑA, asi, con mayúscula.


FOTO DE ROLANDO SANDOVAL. MANUEL GUIZAR DURANTE LA ENTREVISTA-CHARLA CON GL.CONRADO ATRAS DEL FORO DEL TEATRITO DE CARLOS MORA EN URUAPAN 1992.

MANUEL: -Efectivamente… y ese personaje para mi es enorme dentro del teatro universal ya no estamos hablando solo del teatro de nuestro país, del teatro mexicano, esa tragedia mexicana es de una calidad enorme a nivel internacional. Pero entonces, se me dio la oportunidad aunque yo no fuera el actor titular en la Compañía Nacional de Teatro para hacer el Moctezuma II porque yo hacia Cuitlahuac en la temporada del montaje, el Moctezuma II, lo hacia Salvador Sánchez, muy ben interpretado además, pero me tocó de pronto la fortuna después de haberlo pedido y soñarlo tanto, de realizarlo, porque Salvador tuvo un compromiso de trabajo muy importante y, me tocó a mi la gran suerte de interpretar aproximadamente 20 funciones haciendo el Moctezuma II allá en México en el Teatro del Bosque. Entonces, si llené en mucho aquella aspiración de años atrás interpretando ese Moctezuma II que para mi es de un recuerdo imborrable. Después en alguna en alguna oportunidad cuando tuve la ocasión de viajar a Europa en una temporada que hicimos con la Compañía Nacional de Teatro se iba a poner un Calderón de la Barca. Yo no había interpretado a Calderón y… yo quería… por cierto que compré en Barcelona de pasada un texto muy antiguo de El Alcalde de Zalamea de Calderón que era la proposición para la Compañía Nacional de Teatro, y una noche en Paris, en un hotel muy agradable, un hotel modesto, tranquilo, me puse a leer, a beberme el texto de Calderón que es tan importante, de tanta enseñanza, por algo es de los clásicos que perduran y han trascendido. Entonces esa noche hace ya algunos años, en Paris, me decía yo mismo; “… a través del tiempo cuando yo sea un actor maduro, de mas edad, (en aquella época así lo pensaba) veré la posibilidad de interpretar Pedro Crespo que es sensacional”. Pero en aquel momento me apasionaba la idea de interpretar al capitán que es el antagonista que es precisamente el motivo de toda la acción que se desarrolla y que es el violador de la hija de Pedro Crespo etc., y que a final de cuentas termina muerto, ejecutado, entonces, como te decía, en aquella noche soñé con interpretar al capitán Álvaro, y en otra época futura, interpretar Pedro Crespo. Lo desee tanto tal vez, con tal fuerza, que sucedió algo inusitado: Llegue a México y yo no tenia, desde luego, ni al Pedro Crespo porque lo interpretaba el maestro extraordinario don Augusto Benedico, ni tenia el capitán Álvaro de Ataíde porque se lo habían otorgado a José Alonso. Entonces, yo no tenia opción de ingresar en esa puesta aunque yo la había pedido incluso hable con el director responsable de esa proposición el maestro Solé y me dijo: “…en este momento no se puede, pero déjame ver”. Entonces, suceden tantas cosas con los actores profesionales que, de pronto viene un compromiso, y otro, y otro y… para no alargarme demasiado en este punto de nuestra charla, sucedió que el mismo día (cosa maravillosa) en la mañana, para estudiantes, interpretaba yo el Pedro Crespo, y en la noche para el público normal del teatro interpretaba al capitán Álvaro de Ataíde. Es una cosa inusitada… tu me dices que personaje te gustaría hacer… eso que sucedió, realizar ese sueño, otros muchos personajes… que te diré, el día de mañana quisiera interpretar un Rey Lear, ojalá, dios quiera que se pueda dar esa oportunidad. (SUELTA UNA FUERTE CARCAJADA)

CONRADO: -Ya ves, tu sueño en Paris se hizo realidad. Ojalá así sea Manuel. Finalmente, siendo tu un actor con la trayectoria que ya cuentas a nivel profesional, muy profesional, y… lo digo porque tuve la fortuna y la oportunidad de ver tu trabajo en el monologo de Pito Pérez aquí en Uruapan, y no porque yo tenga un valor critico ni mucho menos, sino sencillamente me agrado, me satisfizo mucho y…

MANUEL: -… si, pero eres un hombre de teatro y yo se que en ese sentido tienes una sensibilidad, tienes un estudio, un conocimiento, una trayectoria, una experiencia y… entonces, es muy importante la opinión desde ese punto de vista… aunque también claro, es importante la opinión de cualquier espectador porque vamos a la sensibilidad de la suma de los espectadores que nos acompañan en cada función, pero si tiene un valor importante, que un hombre de teatro que ha transcurrido el estudio, que ha trascurrido la experiencia, tenga una opinión como la tuya, la cual yo te agradezco.

CONRADO: -Yo quería preguntarte Manuel, repito lo que decía; considerando esa trayectoria tan importante que tienes como autentico profesional de las tablas teatrales, aquí en tu estado natal, en el país, y más allá de nuestras fronteras; ¿Qué les aconsejarías a las nuevas generaciones, a las nuevas inquietudes por el trabajo actoral?, ya sean mujeres o varones.

MANUEL: -Pues… primero… (HACE UNA PAUSA Y MUESTRA UNA ACTITUD REFLEXIVA), primero pues sentir la vocación, conocer la vocación, sentir la necesidad y el deseo de hacerlo, de dedicarse a eso y… una vez teniendo esa conformación, sin esperar todavía, de quien me ha dicho y quien no me ha dicho… (VUELVE A HACER UNA BREVE PAUSA. IGUAL DE REFLEXIVO COMO ANTES, EXPRESA CON ENTUSIASMO Y MUY CONVENCIDO). Yo creo que la gran recomendación después de una decisión personal de dedicarse al teatro o dedicarse a alguna de las bellas artes, les recomendaría como… como cinco toneladas de confianza en si mismo o misma, y hacerlo. (SUELTA UNA FUERTE CARCAJADA)

CONRADO: -Me queda en el aire una pregunta y no quiero dejarla ahí. ¿Al excelente actor de teatro Manuel Guizar, no le atrae la actuación en cine y televisión como la entrega y hace en teatro?

MANUEL: -Yo me considero un hombre de teatro en una medida bastante importante de mi actividad. No menosprecio desde luego, otras formas porque también, pues son nacidas del teatro. En la televisión he ingresado lo que me han dejado, lo que me han invitado. En el cine, pues también, me han invitado poco pero… el teatro como que ha llenado mi tiempo, ha llenado mi esfuerzo, ha llenado mi vida y no he podido tanto buscar, tocar puertas para lograr hacer mucho cine o para lograr hacer mucha televisión.

CONRADO: -Manuel, pues ya finalmente como colofón a esta interesante charla, como tu quisiste que fuera, ¿hay algo mas que quieras expresar en ella?

MANUEL: -Pues solamente lo que quisiera agregar es, en primer lugar agradecerte esta oportunidad de una entrevista mas, que siempre es importante para conocernos con la gente que nos lee a través de los medios y, sobre todo felicitarte a ti en lo personal porque… estas a punto de arrancar tu proyecto que es maravilloso, como estuvimos a punto, yo en mi momento, como estuvo a punto Carlos en su momento también y… la verdad, un lugar en Zamora, que es una ciudad difícil para que el publico asista al teatro, yo si quisiera decirles a nuestros amigos de Zamora que lean estas palabras, que apoyen un lugar así porque determina un gran esfuerzo, y solo sumando el apoyo de los habitantes de esa ciudad además de los que la visiten pero principalmente de los que viven allí, creo que tenemos obligación de conformar esa suma para que la cultura y el arte pueda seguir caminando, porque en alguna oportunidad uno de mis maestros me decía algo muy triste pero que de pronto, encontramos verdadero, el maestro decía: “El teatro es un cadáver que no quiere morir”. Y ante esa idea, verdaderamente yo a todos los que puedan leer nuestras palabras, esta nuestra charla, a que no lo dejemos morir porque, recordando las palabras de don Rodolfo Usigli: “Un teatro sin pueblo es un teatro sin verdades”.

CONRADO: -Te agradezco mucho estas frases de apoyo que acabas de externar Manuel para la apertura próxima de mi Liceo teatral en Zamora y… creo que estas ultimas palabras tuyas de aliento, para con el teatro, son validas no nada mas para Zamora, sino para todas nuestras ciudades y poblaciones que conforman nuestro bello estado y ojala llegue a ellos esta revista con tu aliento vertido en ella, para incentivar a las nuevas generaciones, a esa pujante juventud que de alguna manera se encuentra un tanto dispersa en cuanto a valores y… creo que estarás conmigo en lo que voy a decir; “… el teatro es un medio artístico por el cual la nueva generación puede encontrar o retomar determinados valores que se han perdido”.

MANUEL: -O encontrar caminos para su superación personal, si.

CONRADO: -Te agradezco Manuel que hayas aceptado esta entrevista para la revista tenepal de CACCINI.

MANUEL: -Pues te felicito Conrado, por el órgano informativo, por esta revista tenepal y… sobre todo por ese esfuerzo de arrancar tu liceo teatral en Zamora que tiene que caminar y que tenemos que apoyar de alguna manera, todo lo que podamos, y cuenta de verdad con nuestra mano en todo lo posible.

CONRADO: -Muchas gracias Manuel y… pues ahora vamos a acompañar a Carlitos.
MANUEL: -Si claro, vamos a integrarnos al festejo. Gracias Conrado.

CONRADO: - Gracias a ti Manuel por tu charla.

<<<>>>

3 comentarios:

  1. es extraordinario, lo conoci en persona el viva en un departamento de un edificio donde trabajaba mi papa, en la col. del valle, gabriel mancera #250, jugue con sus hijas, daniela y natalia, y su esposa estaba por dar a luz asu bebe, que fue un varon, despues de ahi les perdi el rastro,hasta ahora, no se si este comentario de frutos pero me gustaria contactarlos... mi correo es win_25cobi@hotmail.com cuando se presento en el teatro julio prieto a mis papas les regalo los boletos, la vida inutil de pito perez. extraordinario, a lo mejor algun dia lo vuleva a ver...ahora vivo en provincia lo que hace que esos suceda pues bastante dificil, saludos a manuel guizar y felicidades por tan grande interpretación.

    ResponderEliminar
  2. eduardo rodriguez solismartes, 05 abril, 2011

    Este actor, Manuel Guízar, es de lo mejor que tenemos. Tiene voz, presencia y un ángel escénico de mucha altura. Cuando se presenta, trabaja para la última fila del teatro. Proyecta su voz, su todo, con mucha inteligencia. Y en cierta forma, se parece al colombiano, José Gálvez, que tabto teatro hizo en México. Hay pocos actores de su tipo. Manuel Guízar y su hermano (que también es bueno) son comediantes de categoría. Pisan con seguridad cualquier escenario. Ellos son hechura de José Manuel Albvarez, teatrista michoacano y escritor, que trabajó muchísimo...

    Eduardo Rodríguez Solís, dramaturgo mexicano. erivera1456@yahoo.com

    ResponderEliminar
  3. es el mejor actor que a interpretado a pito perez arriba del gran tin tan manuel medel y lopez tarzo felicidades Don manuel guizar

    ResponderEliminar

Escribe un comentario sobre esta entrada: