jueves, 12 de marzo de 2009

227. MOTOCA. Abre página web.





MOTOCA, presenta su página web: http://www.motoca.org/


PREAMBULO

La cultura y las artes, son vistas y medidas por algunos congéneres activos en diversas áreas del quehacer humano, como: ”OBSOLETAS, QUE NO DEJAN NADA PROVECHOSO“. Así tal cual la expresión, fue dirigida a mí, por un millonario comerciante conocido que convivía en cierta ocasión, entre médicos, políticos, abogados, unos curas, comerciantes e industriales, pertenecientes todos a un alto y selecto grupo social de una comunidad michoacana, sorprendiéndome, el que todos los presentes mencionados, estuvieron de acuerdo con el decir de su amigo mientras tomaban un vino en el brindis (precisamente en una exposición pictórica) de unos jóvenes, hace ya algunos años.

Incluso en algunas comunidades catalogadas de ”alto grado“ de cultura, desprecian a los que laboramos en estas actividades. (Para nuestra fortuna, no todos los congéneres, y no en todos los lugares son asi, hay muy dignas excepciones).

En el anterior sexenio presidencial 2000-2006, vimos en los medios tanto electrónicos como escritos, la incultura y el escaso interés que prestó el gobierno conservador a la actividad cultural en el país a pesar (gran pesar), de las sumas millonarias despilfarradas en el rublo en cuestión.

En este sexenio 2006-2012 que inicia, también nos damos cuenta por los mismos medios, con mucha tristeza… y mayor coraje, como, en lugar de incrementar el desarrollo educativo y cultural del país, le recortan presupuesto.

Por tales incongruencias, estamos obligadas todas las personas que en estas actividades laboramos, a manifestar nuestra inconformidad y DIGNIDAD, mostrándolas de frente y en alto, con ética, cualquiera que sea el área que desarrollemos y en la que llevemos a cabo nuestra labor; en la promoción cultural, ejecución artística, técnica, o de comunicación, hay que mostrar esa DIGNIDAD y ética profesional, ya sea;

Tocando el piano, la guitarra, el violín, la viola, el acordeón, la flauta, el saxofón o cantando ópera, pirèkuas o nuestras canciones vernáculas tan variadas en el verbo y tonada de tan amplio repertorio.

Pintando o esculpiendo en diversas técnicas, formas y composiciones pictóricas, escultóricas o escenográficas, la desagradable realidad social de la nación, su situación socio-política que manifiesta inconformidad del pueblo y el desinterés del gobierno federal por la educación, cultura, investigación, trabajo y salud en todo el país.

Danzando y zapateando en el tablao o en la tarima, el flamenco, ballet clásico, o nuestras danzas folklóricas, tan llenas y rebosantes de un amplio colorido regional repleto de una mexicanidad, sinónimo de patria, vibrante, con ejecuciones enhiestas siempre a pesar de tanto agravio a las artes.

Haciendo teatro y pantomima en escuelas, auditorios, carpas, o plazas públicas, mostrando a través del histrionismo, la excelsitud de la dramaturgia universal, aunado a esa muestra, el retroceso viviente en nuestro país, pero firmes como ejecutantes, DIGNOS, muy a pesar de algunos políticos y altos funcionarios de la educación, cultura y las artes, muy encumbrados como las musas griegas Melpómene y Talía que nomás piden incienso y pleitesía, sin otorgar nada.

Escribiendo poesía, cuento, dramaturgia, ensayo, crónica, novela, o simplemente la nota periodística, ahondando y dejando en esta, entre líneas, una huella, una expresión de nosotros los trabajadores de la cultura y las artes que, entre poderosos y débiles o caprichosos y sensatos, mostraremos siempre enhiesta nuestra DIGNIDAD.

Grupos de poder, facciosos, nefastos que por ambiciones corruptas, empañan nuestra profesión tan digna como cualquier otra. Pero no alcanzarán a debilitar el empeño y la entrega racional y visceral conjunta, del vivir con ella, para ella y de ella, con criterio equilibrado en la forma y contenido de esa acción cultural y artística que muchas autoridades desdeñan y otros grupos sociales consideran, no necesario impulsarla en nuestra sociedad… en esta vida que se nos ha prestado.

Por nosotros y por las nuevas generaciones, el MOTOCA velará y buscará por todos los medios, que la profesión y difusión cultural sea sustentable, con remuneraciones económicas justas al trabajo cultural, artístico, técnico y de comunicación (una vez mostrado), en beneficio individual y colectivo de personas y grupos de estas actividades.

Insistiremos en desplazar con la acción cultural, acompañada siempre de nuestra DIGNIDAD, el desdén a la cultura de tantos políticos y funcionarios corruptos incrustados en los tres poderes de la nación, estados y municipios. También, desplazaremos la idea tonta y mediática que tienen muchos grupos sociales de alto nivel de poder, de que ”NO DEJA NADA PROVECHOSO“ (alusión a la cultura y las artes), y a quienes consideran que nuestra labor debe ser, gratuita o pagada con migajas.

Todo ciudadano del mundo es político. La raíz grecolatina politicus y polis, quieren decir política y ciudad o pueblo respectivamente. Entonces, por ser tal y existir entre el pueblo o la ciudad, todos somos políticos-ciudadanos; personas, gente pues que podemos y debemos hacer política cultural (no grilla), para nuestro bien y para los demás.

Unidos en el MOTOCA, tendremos mas fuerza y lograremos todos nuestros propósitos. Por ello invito a todas las personas, jóvenes y adultos, involucradas en la actividad cultural y artística de la región ciénaga de Chapala de Jalisco y Michoacán y del resto de nuestra entidad michoacana, a formar parte de este movimiento.

Fraternalmente. GL.Conrado.
Jiquilpan de Juárez Michoacán. Noviembre del 2006.

Webmaster: L.I. Ignacio Moreno Nava © MOTOCA 2009
http://www.ainurmedia.com/

226.EL CAMINO SIEMPRE CONDUCE AL VIENTRE MATERNO




Por: Arcadio Acevedo
DESDE TUXTLA GUTIÉRREZ, CHIAPAS.

Lo he contado en otras ocasiones: es una mujer dura mi madre. Mujer escopeta, de las de antes. Granítica a fuerza de ser embonada por mi padre sin miramientos. Sin los mínimos cuidados.
Mujer galvanizada es mi madre, de puro disparar, en condiciones precarias de atención e higiene, doce hijos. Uno tras otro. Seguiditos. Parecía que cada uno viniera aferrado a los tobillos del anterior.

Abusadilla desde chiquilla, María, la chunca (1), murió a los once meses. Aún no se habían marchitado las flores en su tumba cuando llegó el reemplazo: otra María, copia diminuta, hermosa, de mamá.

Soy el segundo de la larga cadena alimenticia Acevedo Martínez, por decirlo de algún modo. No era tan despiadada nuestra pobreza que nos forzara a comernos los unos a los otros. No. Si tanto, llegábamos los despiertos a devorar la comida de los adormilados. Sobre todo si se trataba de las tentadoras piezas de pan: virotes, hojarascas, semitas, conchas, cuernos, moños…
Si tanto, los de abajo acabábamos de despedazar los trapos desleídos que los de arriba iban dejando tras de sí. Los gallitos, famosos “estrenos” de los proletarios.

MI MAMÁ ME MIMA

Mi madre es una roca. Se llama María Luisa. Si fruto fuese sería un coco. Por dentro, puedo jurarlo, a sus ochenta sigue siendo blanca, blanda, dulce, llena de líquido vital.
Por fuera es rígida.

Disléxica afectiva, hay palabras que nunca pudo pronunciar; que se le calcificaron sin haberlas usado; que le estuvieron vedadas. Se me evaporaron las ganas de escucharla decir, un día, a cualquiera de sus numerosos cachorros: te quiero, hijo. Hija, te amo.

Heredamos varios hermanos esa tara.

Desarrolló Maria Luisa el caparazón para protegerse de las tarascadas del género masculino, lo sé; para blindarse contra las inclemencias inherentes a su propio género.

Nació en Ixtlán, Michoacán, un pueblo bañado por los vapores sulfurosos de un géiser larguirucho, hirviente. Dios la hizo bella sin regateos. Le regaló una maravillosa voz de mezzosoprano. María Luisa cantaba a todas horas de su anodina existencia, siempre de espalda a las ventanas, a la luz. Cloqueaba mamá gallina y sus hijos nos moríamos por ser bajo sus alas, plumas.

MI MAMÁ ME AMA

María Luisa nunca aprobó mis gustos ni mis aspiraciones. “Te vas a morir de hambre cabezón. No podrás mantener una familia, testarudo. Morirás solo, óyelo bien”, vaticinaba la infalible sibila.

Además, le chocaba mi adicción al periodismo. Pese a ello, en un cajón guardaba recortadas las cincuenta y dos crónicas que en 1992 envié desde Morelia al semanario Guía de Zamora. “Teme que algo malo te llegue a pasar”, atemperaba tía Mariquis.

El 10 de mayo de hace cinco años la llamé por teléfono a Zamora. Antes de saludar me recordó, por enésima vez, que me espera el infierno si persisto en la vida mala que llevo. Me recordó que mi esposa, “la única, la verdadera” hasta que la infinitud se aburra de existir, es Fulanita de tal. (A resultas de picotear el flan antes del postre nos casaron por todas. Once meses después quedó empalagada de mí y me botó como una paleta Mimí a medias).

Al cabo de la regañada, María Luisa preguntó si continuaba en el periodismo. “No. La cosa está difícil por acá”, respondí. Sin detalles. No le dije que recién ungido gobernador Pablo Salazar, tras cuatro años y medio de mantener al aire el programa “Pura cuerda”, en una radioemisora oficial, me habían atizado una olímpica coz en las nalgas. Otra en las partes nobles del ego.

-No. La cosa está de la fregada - sólo eso respondí para justificar mi divorcio del periodismo.

-Caramba, no doy una –exclamó la jefa-. Coincidimos tus hermanas y yo en reconocerte una gracia: tu inconformidad. Tu rebeldía. Ahora que al fin creímos haberte descifrado, sales conque siempre no, que te rajaste.

AMO A MAMI

Ayer, mirando una fotografía de María Luisa (la única donde aparece la familia completa) evoqué sus palabras. Me volvió a caer el veinte: la única libertad que nadie puede arrancarnos, es la libertad interior. Sé con certeza a toda asta, me consta, que nada se equipara al ejercicio de esa libertad. La de perder el miedo, la de hacer y decir, dentro de los legales límites, cuanto nos plazca.

Pido al viperino lector no pensar que merodeando la vejez ya me viré al sepia. O que me siento tentado por el divino dedo. O que me propuse en adelante sobrevivir impartiendo cursillos de superación humana. No. Soy rinconero. En esta etapa de mi vida, ni siquiera considero un mérito la congruencia.

Lo difícil, de veras, es dejar de ser lo que se es.

Mal genio y figura…

(1) En Chiapas se dice chunco para referirse al miembro más pequeño de la familia… Aclaro: al hijo(a) menor (porque en el otro caso, el del miembro, pese a mi avanzada edad, yo sería el chunco).

domingo, 8 de marzo de 2009

225. MOTOCA, A.C.

Nota tomada del "Sol de Morelia". Agradeciendo de antemano
a este importante medio impreso de comunicación,
y a nuestro amigo Joaquin Montañez, corresponsal
del mismo, ésta nota divulgada.
Mtro. GL.Conrado.
Decano del consejo
permanete de
MOTOCA



Ciénega.



Motoca sigue trabajando por la actividad cultural


El Movimiento Organizado de Trabajadores de la Cultura y las Artes pronto estará en la página www.motoca.org
El Sol de Morelia
8 de marzo de 2009


Por: Joaquín Montañez/ Corresponsal

Cumuatillo, Venustiano Carranza, Michoacán.-



El Movimiento Organizado de Trabajadores de la Cultura y las Artes (Motoca) realizó su reunión mensual de trabajo; en ella se dieron cita directores de las diferentes casas de la cultura de la región, así como de otras partes del estado y quienes se encuentran inscritos en dicha agrupación.Al encuentro, también se dieron cita promotores culturales y artistas independientes, pues la idea de establecer estos foros de trabajo es para estudiar y gestionar espacios y recursos para la promoción de eventos de corte cultural de calidad que sirvan para enriquecer a la sociedad. Julia Aceves, presidenta de Motoca, aprovechó el encuentro para desarrollar la conclusión de ideas que se tradujeran en acuerdos, tales como llevar a cabo la construcción de un sitio web que sirva como canal de comunicación para la agrupación, el nombre propuesto para el sitio fue http://www.motoca.org/. De la misma forma, se acordó que el mantenimiento de la citada página corra a cargo de Ignacio Moreno, quien es representante del Circuito Artístico Juvenil, el cual se celebró días atrás y de ahí derivó el tener una colaboración con Motoca, a fin de poder desarrollar nuevas exposiciones de pintura en diferentes casas de la cultura.


Asimismo, se estará sumando el circuito de propuestas artísticas de la ciudad de Jiquilpan, como una muestra de lo anterior, el primer proyecto que se aterrice será el de Cuicani Balam, que es desarrollado por la talentosa artista plástica, Brenda Mut y Ainur.


El encuentro de los Trabajadores Organizados de la Cultura, se vio enriquecido con la presencia del edil, Hugo Mejía Zepeda, quien reconoció que la cultura es una actividad a la cual hay que dar un mayor impulso, por lo que se comprometió a otorgar las facilidades necesarias para todos los eventos que Motoca desee organizar en el municipio.La próxima reunión de trabajo de Motoca se estará llevando a cabo el 28 de abril, en Venustiano Carranza, esto con la finalidad de que la agrupación pueda conocer la remodelada Casa de la Cultura. (L)