viernes, 10 de abril de 2009

243. LA BANDA DEL TRICICLO ROJO






Por: Arcadio Acevedo
DESDE TUXLA GUTIÉRREZ CHIAPAS.


EL ANÉMICO MOBILIARIO
Mi padre murió en 1968. Paró de sufrir y repartir dolores a quienes lo queríamos, en una Clínica del Seguro Social, a las cinco y media de la mañana del viernes santo. Lo envolvieron en el único traje, café tabaco, que lo sobrevivía. Guardaron su zalea en un féretro gris, metálico, junto a sus cuarenta y ocho cumplidos que le cupieron holgadamente en el hueco del ombligo sin hacer bulto, junto a su pedacera de sueños incumplidos. El de poseer casa propia, por ejemplo, si no el más sublime, sí el más pregonado de los anhelos oníricos de mi padre en boca de mi madre. Por culpa de los sueños ajenos, truncos, mis recuerdos infantiles están poblados de continuas y largas mudanzas, cortas permanencias, viviendas de todas las dimensiones, fachas y humores, llenas de gente, vacías de mobiliario.

ÍNFULAS DE PORCELANA
Del anoréxico álbum de enseres domésticos, recuerdo con especial cariño dos de ellos: una vitrina cuya principal misión, una década atrás, había sido matar –bueno, atarantar- de envidia a los esporádicos visitantes, presumiendo en su interior, protegida por gruesos y grandísimos cristales, una vajilla de Talavera poblana de cuarenta y seis piezas. “Completa”, según mi madre.
En el tiempo del relato y desde que conservo memoria, la vitrina tenía la piel manchada de cicatrices. Los gordos cristales y la vajilla “pomadosa” ya no existían, eran mera referencia clasista, nada. Pensando en no menospreciarlo mamá guardaba en los entrepaños del viejo armatoste tenedores y cucharas sin parentesco entre sí y algunos despostillados cacharros de peltre. Sin embargo, la ausencia absoluta de cristales no era motivo suficiente para que Elvira, una despistada sirvienta, morena, pelos de alambre, muy propia ella, exigiera las llaves cada vez que mi madre le pedía sacar algo de la vitrina.

TU RECUERDO, ASTILLA DE OCOTE
Ladilla inolvidable, el otro cachivache enquistado en mi corazón sin remedio es una caja de pino multifacética, precursora de los modernos transformers. Les platico la historieta: a finales de los años cincuenta ocupábamos una de las tres partes en que había sido fraccionado un viejo convento de las Hermanas de Santa María del Monte Carmelo en Zamora, Michoacán. Era la víspera de Santos Reyes. Los tres hermanos mayores –Humberto, Arcadio, Socorro- garabateábamos nuestras cartas de solicitud a los Magos de Oriente.

Dos años antes, Humberto se había dirigido a ellos en éstos o similares términos: “Queridos Reyes, soy Beto, me porté bien, estudié en la escuela y si no es molestia les pido que me traigan un triciclo rojo. Gracias”. Los enigmáticos y generosos monarcas decidieron unilateralmente catafixiarle el velocípedo por un paquete de galletas Marías.

Al año siguiente, Humberto me incluyó en su demanda: “Queridos Santos Reyes, Beto y Cayo nos portamos bien y obedecimos a mis papás. Les pedimos un triciclo para los dos del color que sea”. En sus prisas por atender a la chiquillada, pensando en nuestra integridad física seguramente, los reyes le obsequiaron un balero de mezquite a Humberto y a mí unas canicas de barro vil.

Esa víspera a la que hice referencia líneas arriba, engrosamos la lista con nuestra hermana Socorro y estiramos el regio tratamiento: “Queridos Santos Reyes Magos, nos volvimos a portar mejor, pregúntenle a mis papás y a los maestros. Les pedimos un triciclo para Beto, Cayo y Coco aunque ya nunca nos traigan nada a ninguno. Les dejamos un birote (1) con miel junto a los zapatos para que no pasen mucha hambre. Gracias”. Sometimos la carta a la aprobación de nuestra madre. Mamá cuervo, madre leona, acabó de leerla con los ojos mojados. “De risa. Está bien chistosa”, dijo.

ÉMULOS DE FANGIO
Esa noche, azotada nuestra duermevela por la ansiedad y la incertidumbre, duró un siglo. Un siglo por cabeza. Ni la Biblia consigna una noche así. Nos levantamos tempranito. Corrimos al patio, al lado de la recámara de nuestros padres, donde los Santos Reyes solían dejar los regalos que se les pegaba la gana cuando no se olvidaban de acordarse. Tampoco esta vez había triciclo. Pero sí una flamante carreta de ocote. Tenía grandes ruedas. Medía alrededor de ochenta centímetros de largo por sesenta de ancho y treinta de alto. Socorro Cenicienta miraba alelada la calabaza transformada en precioso carruaje.

La fascinación le duró poco. En cuanto acabó de amanecer salimos a la calle, le explicamos que, a falta de caballos o burros, los coches de madera necesitaban para moverse de por lo menos un niño(a) de fuerza. La ilustramos sobre los peligros de conducir por primera vez una máquina desconocida; le hablamos de la fragilidad y torpeza natural de las mujeres y de la fuerza y pericia natural de los hombres; le dijimos que nuestro deber de varones era protegerla. Enseguida nos trepamos Humberto (piloto) y yo (copiloto) al carro. Parando a ratos, nosotros animándola de continuo, Socorro empujó a lo largo y en tramos empinado de cuatro cuadras. De repente dijo “prefiero mi media muñeca”. Dio media vuelta y se marchó. No le volvimos a ver ni el pelo.

LA CONQUISTA
En lo sucesivo, ante la deserción de Coco, acordamos los intrépidos corredores: siempre alrededor de la manzana de nuestra casa, empujar una cuadra cada uno alternativamente. Haciendo valer su primogenitura, Humberto exigió el primer turno. Había un poderoso motivo: al cabo de la segunda cuadra, en el Jardín de la Madre, vivían tres bellísimas muchachas de Cotija, Michoacán, a una de las cuales –Patricia- se esmeraba en impresionar. De manera invariable pasábamos frente a ellas, Humberto en calidad de soberbio Ben Hur a bordo de su veloz cuadriga y yo como un anémico y jadeante borrico.

Las ruedas de la carreta nos soportaron dos semanas. Puesto que no las teníamos de repuesto y los Queridos Santos Reyes Magos volverían hasta el otro año, empujados por el ingenio (acicateado éste por la necesidad), sin curso previo de reorientación vocacional, abocamos la carreta a diversos menesteres.

Colocada horizontal en un extremo del patio, hacía las veces de portería si jugábamos futbol. Bocabajo, nosotros sentados en el suelo, servía de mesa a la hora de comer, en caso de imprevistas visitas. O, de silla para los adultos, en posición vertical. También fue cuna cuando mamá nos dejaba a cargo de las gemelas, aún bebés.

FÁBRICA DE COMIDA EMPLUMADA
Finalmente, las dotes científicas del tío Francisco, hermano de mamá, transformaron la carreta en productora de alimentos orgánicos. Como ya dije, la casa que ocupábamos había formado parte de un convento Carmelita. Amén de sala, baño, cocina y comedor disponíamos de cuatro habitaciones en la planta baja. Arriba cuatro cuartos más en hilera, ajuareados de esperanzas, provistos de enormes ventanales sin vidrios y una amplísima azotea, a la que llegaban a zurear y a zurrar decenas de palomas de un criadero aledaño.

El tío Francisco hablaba poco, sonreía con frecuencia. En la cara de su hermana mayor, la más hermosa, sabía leer al pie de la letra el menú del día. Nos convocaba entonces a armar la clásica trampa para aves, mediante un puño de arroz o de maíz a modo de cebo, un palo atado al extremo de un hilo y bocabajo, con las fauces abiertas a medias, la bendita carreta. “Conque invadiendo propiedad ajena, chingüengüenchona”, les iba diciendo tío Francisco a los pichones capturados antes de matarlos de un coscorrón.

Mamá ponía cara de angustia cuando el tío bajaba con cuatro o cinco palomas desplumadas. “¡Virgen santísima! Nos va a castigar Dios. Es pecado robar”, decía mi madre angustiada. Se persignaba. Procedía luego con sus manos, más diestras para las artes culinarias que para las caricias, a guisar a las intrusas en salsa de tomate verde. Casi nos arrancábamos las uñas a fuerza de chuparnos los dedos.

Mamá, de ordinario parca para comer, repetía plato. Y volvía a persignarse al terminar.

_______________________
(1) El birote es una variedad de pan blanco, salado o sin sal, de consistencia semejante al bolillo y forma muy parecida al baguette. Un bolillo estándar mide de 15 cms a un metro de longitud. Su origen es francés y su llegada a México, particularmente a los estados de Jalisco y Michoacán contribuyó para la comida de la calle, con los lonches y las tortas.


miércoles, 8 de abril de 2009

242.LA ECONOMÍA Y USTED

MAS DEUDA, MENTIRAS E INTERESES POLÍTICOS

Por el economista;
Lic. Eliseo Castillo A.
DESDE MORELIA.
Ayer me pregunté,
sólo por pasar el tiempo si serás feliz o apenas vas viviendo;
me cuestioné sólo porque no te olvido;
de un golpe te retraté en mi mente y libé,
una vez más,
el suave encanto de ser una página escrita en tu piel,
esculpida a fuerza de vivirla.
eliseo.


La sociedad mexicana es, nuevamente, rehén del juego perverso de los intereses de ciertos grupos políticos que al margen de lo que pueda pensar usted nos están demostrando que lo que realmente importa es mantener el poder a todo costo. Para valorar el tamaño de las intenciones de la aludida pandilla, solamente recordemos las declaraciones que hacia el 31 de octubre de 2003, el entonces secretario de energía ofrecía sin el menor recato; al parecer estaba en su papel de secretario de estado, y era fundamental mandar mensajes de confianza a la sociedad. Entre otras cosas decía: "si tuviéramos que recurrir al Fondo Monetario Internacional para llevar al país nuevamente a una irresponsable política de endeudamiento (...), entonces sí entraríamos otra vez a un esquema de dependencia de los organismos internacionales…


Nosotros no les debemos nada. Por primera vez en muchísimos años; bueno, no digo que este año, pero ya llevamos un buen rato que no le debemos un centavo al FMI. Al contrario, ahora le estamos poniendo hasta directivos y ejecutivos". Aunque usted no lo crea, aquel secretario de energía se llama... Felipe Calderón H., el mismo que ahora se autofelicita por haber endeudado al país... según el, para blindar la economía contra la crisis financiera internacional. Pero no contento con tomar una deuda inmensa, como son 47 mil millones de dólares con el FMI y mantener una línea de crédito por 30 mil millones de dólares con el gobierno de los Estados Unidos; en esta realidad, y en lugar de reconocer la gravedad del problema y ofrecer una explicación suficiente al respecto, mejor se la pasan mandando mensajes a sus paleros lectores de noticias en televisa y tv-azteca, repitiendo una lamentable mentira... que esto no es deuda... que esto no compromete al país... que esto es una muestra más de la solidez que tiene nuestra economía... que es para blindar la economía... que... ¡que asco da escuchar tantas mediocridades por el simple y pendejo deseo de mantener el poder a todo costo!Ahora resulta que la deuda que toma México no paga intereses... resulta que nos mordemos la lengua para fingir que hace años no dijimos lo que dijimos... ¡por que yo lo digo... !y ahora resulta que todo lo hacen para beneficio del país... puro sacrificio patriótico de estos próceres de la derecha política, pero también resulta que para variar, una vez más están vendiendo la mentira del blindaje financiero.


Acerquémonos un poco a la realidad de la economía; en primer lugar, toda deuda causa el pago de intereses por la misma; es más, el sólo hecho de firmar el acuerdo del préstamo ya causa un pago de unos 100 millones de dólares...nada más por firmar el acuerdo del préstamo, luego agréguele los intereses normales de cada préstamo. Otra gran mentira es la de decir que las finanzas están blindadas.... ¡carajo, si usted está blindado entonces para qué se preocupa, todo está resuelto! esto es una torpe mentira de gente inepta e ignorante, o simplemente mal intencionada, como considero que son los que están afirmándolo desde el poder; en primer lugar, en economía y finanzas nada , absolutamente nada puede mantenerse inamovible; por el contrario, todo en constante revisión y confrontación con los mercados de mercancías y de dinero.


Hay una realidad y un juego perverso de mentiras; por un lado lo cierto es que gobierno está endeudando al país con una cantidad que puede llegar a los 77 mil millones de dólares; también es cierto que como es un año electoral se está ocultando la realidad del problema en lo que pasan las votaciones, donde, según las tendencias, el PAN no ganará la mayoría en el congreso, y sí en cambio, parece que el PRI recuperará el primer lugar (que no deja al país mejor, pero esa es la realidad...tan malo uno como otro). La mentira es afirmar que con la deuda se está blindando la economía y finanzas nacionales, esto es imposible, pero mientras pasan las elecciones...van a seguir comprando las endebles voluntades de los lectores de noticias de las televisoras y algunos de la radio para decir que gracias a sus acciones , según ellos "muy responsables", el país lleva rumbo....claro que no aclaran que ese rumbo no es el adecuado para la sociedad en su conjunto, sí en cambio para un selecto grupo de empresarios y políticos ligados al poder.


Pero... ¡por favor... eso qué importa, mientras veamos a Javier Aguirre rescatar a nuestra mediocre selección de futbol, al mismo tiempo que le llenamos las bolsas de dinero al señor sueco que la entrenaba o confundía...el asunto de la economía es lo de menos... !así de simple, y dejemos de analizar..., cuestionar..., pensar..., sigamos siendo una sociedad mediocrizada por sus pequeños....muy pequeños políticos, que prefieren inventar un país de ciegos, ante su ridícula actitud de tuertos.


Desde este nuestro país, más endeudado que nunca, le mando un abrazo.

martes, 7 de abril de 2009

241. ¡¡MUY BUENOS... Y CIERTOS!!

Tomados, sin permiso, del blog LOS BOLONAUTAS 2009. Ofrezco disculpas por ello y espero no se moleste mi amigo Arcadio pero es que... está muy bueno este cursillo
glc.
CURSILLO RAPIDILLO DE MODELOS ECONÓMICOS EXPLICADOS CON VACAS
<<<>>>

· SOCIALISMO: Tenés 2 vacas. Le regalás una a tu vecino.

· COMUNISMO: Tenés 2 vacas. El estado te quita las dos y te regala un poco de la leche.

· FASCISMO: Tenés 2 vacas. El estado te las quita y te vende un poco de la leche.

· NAZISMO: tenés 2 vacas. El estado te las quita y te fusila.

· BUROCRACIA: Tenés 2 vacas. El estado te quita las dos, mata una, ordeña a la otra y tira toda la leche.

· CAPITALISMO TRADICIONAL: Tenés 2 vacas. Vendés una y con la paga comprás un toro. Tu rebaño se multiplica y la economía crece. Luego vendés el rebaño y te retirás a vivir de tu renta.

· SURREALISMO: tenés 2 vacas, y el Gobierno te exige que tomen clases de flauta traversa

· CORPORACIÓN AMERICANA: Tenés 2 vacas. Vendés una y obligás a la otra a producir la leche de 4 vacas. Después contratás un consultor para analizar por qué la vaca cayó muerta.

· CORPORACIÓN FRANCESA: Tenés 2 vacas. Vas al paro, organizás disturbios y cortás las rutas para exigir 3 vacas.

· CORPORACIÓN JAPONESA: Tenés 2 vacas. Las rediseñás para que tengan una décima parte de su tamaño natural, y para que produzcan veinte veces más leche que una vaca normal. Luego lanzás una campaña de mercadeo mundial con un dibujo animado ingeniosísimo que se llama el 'VacaMón'.

· CORPORACIÓN ALEMANA: Tenés 2 vacas. Mediante un proceso de re-ingeniería las hacás vivir 100 años, comer una vez al mes y ordeñarse solas.

· CORPORACIÓN ITALIANA: Tenés 2 vacas. No sabes dónde están.Decides ir a almorzar

· CORPORACIÓN CHINA: Tenés 2 vacas. Tenés 300 personas ordeñándolas. Afirmás tener pleno-empleo y alta productividad bovina. Arrestás al reportero que publica la verdadera situación.

· CORPORACIÓN INDIA: Tenés 2 vacas... ¡a las que adoras!
· CORPORACIÓN BRITÁNICA: Tenés 2 vacas. Las 2 están locas.

· CORPORACIÓN RUSA: Tenés 2 vacas. Las contás y tenés 5. Las contás de nuevo y te da 42. Las volvéss a contar y tenés 2. Dejás de contar vacas y te tomás otra botella de vodka.

· CORPORACIÓN IRAQUÍ: Todos piensan que tenés muchas vacas. Les decís que no tenés ninguna. Nadie te cree así que te bombardean e invaden. Igual seguís sin tener ni una vaca, pero por lo menos ahora eres parte de una ‘Democracia’.

· CORPORACIÓN AUSTRALIANA: Tenés 2 vacas. Como el negocio va bastante bien cerrás la oficina y vas por unas cervezas para celebrar.

· CORPORACION NEOZELANDESA: Tenés 2 vacas. La de la izquierda está bastante buena!

· CORPORACIÓN SUIZA: Tenés 5000 vacas. Ninguna te pertenece pero le cobrás a los dueños por guardarlas.

· CORPORACIÓN MEXICANA: Tenés 2 vacas. Le pedís al gobierno que te apoye a alimentarlas, te inscribís en cuanto programa agropecuario existe,te rascás los huevos todo el día... y seguís teniendo dos vacas

· CORPORACIÓN CHIAPANECA: Tenés 2 vacas. Las matás e invitás a tus amigos a comer una barbacoa de poca madre.Total, Juan Sabines promete darte otras dos vacas. Hechos no palabras.

lunes, 6 de abril de 2009

240. CULTURA Y DIVERTIMENTO ZAMORANO. (1)

CULTURA Y DIVERTIMENTO EN LA LEVÍTICA ZAMORA
De 1962 al 2009.

Primera de cinco partes.

Por: Conrado González Leyva,
mejor conocido como el tal...
GL.Conrado
Desde Jacona, Michoacán.
México.
Para: Arcadio Acevedo.
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.
México.

Arcadio, te enviaré (si no se atraviesa el toro por delante y me de la cornada fatal), cinco partes o entregas de una reseña sobre la cultura y divertimento zamorano, expresada desde mi personal óptica. Esta reseña es hecha a toro pasado. Por mi edad, estoy obligado a hacerla pública, a sabiendas que la apreciación vivencial obtenida en mi juventud y parte de mi madurez en Zamora, tanto cerebral como visceral al respecto, pudiese zaherir a algunas “buenas conciencias” zamoranas, pues las artes siendo parte de la cultura de la humanidad, para algunas y algunos zamorenses, ha sido, es, y será, si no cambian de mentalidad, solo un quehacer lúdico e impúdico.

Estas entregas parciales de una sola unidad, es simplemente informativa y de opinión muy personal al amigo zamorano que radica fuera de su ciudad. Entonces, ese deber obligado, o por los años de septuagenario que me han sido prestados a la fecha, me obligan y… pues ya sin rodeos, va la primera entrega.

Este primer retazo de la reseña, lo inicié el miércoles 25 de marzo del 2009 por la noche y la dejé al filo de la madrugada del entrado 27 Así fui elaborándolo, por las noches, fuera de mi trabajo ordinario de Jiquilpan y una vez llegando tranquilamente a casa en Jacona, iniciaba por la noche. No sé cuando te termine las cuatro partes restantes, pero hoy 6 de abril te envío la primera parte que fue lenta, por jalar tantas imágenes vivientes del pasado para seleccionar solo algunas.


1963-64. EN El garabato, DE LA LEVÍTICA ZAMORA.

Años en que se inició una época de renacimiento cultural provocado por un grupo de iconoclastas e irredentos jóvenes, entre los que me encontraba yo, en la levítica, pontificia, e inconclusa Zamora de mis ayeres, aunque nos dijeran “impúdicos pervertidores” algunas “buenas conciencias” zamoranas, a las que nunca les hicimos caso, valga la aclaración.

Si, así fue, apreciado y admirado amigo de siempre (al menos en mi área de teatro, cine y demás circunstancias inherentes a estos), pero ya, sin tantas justificaciones, entro en materia. Estoy… mejor dicho, me quedé degiriendu lo que me hiciste recordar del terruño zamorano de épocas ya muy lejanas. Tanto de algunos hechos, como de personas varias. Me he quedado decía, tal y como me espetaba Pancho Pichacuas, el recogedor de basuras por una propina y eterno enamorado de todas las zamoranas, quien fue uno de los cinco personajes más ilustres y típicos de las calles de aquella inconclusa Zamora de los 50s y 60s, conocidos por casi toda la generación nuestra. Jorge Hurtado los dibujó extraordinariamente como solo él lo hacía a lápiz con la técnica del puntillismo, para llevárselos a Emilio Azcárraga Vidaurreta, su jefe, mismos dibujos que pasados los días, me los dejó Jorge para exhibirlos en mi café El garabato y ahí se quedaron exhibiéndose hasta que se los llevó Paco Elizalde al igual que el anticristo muy estilizado, cuando quité el café finalmente, (aunque él dice que no, que eran de él porque Jorge se los había heredado a él, en fin, ni pa’dios ni pa’l diablo (quien sabe en qué manos quedarían finalmente).


Soneto escrito a este servidor por el poeta Paco Elizalde, no recuerdo en cual bohemia.

Pero volviendo con el referido personaje versero con el que inicié; Pancho Pichacuas, pues éste muy de mañana iba a despertarme al garabato que estaba muy cerquita de la catedral por la calle Hidalgo (Corrijo Morelos por Hidalgo, de acuerdo a una observación de un lector que me envió un correo y desea omita su nombre pero que fue asiduo cliente del Garabato según mención de él mismo. Gracias estimado anónimo setentón, ya se ha cambiado el error). El Pichacuas, pasaba diario a recoger la basura para tirarla y yo le preguntaba dándole los buenos días cuando le abría la puerta de la calle todo somnoliento y bostezando, que como iban sus versos para sus enamoradas, y él me contestaba: “Po’s hay voy… hay voy, degiriendu cada palabrita amigo Conrao. Dame mis centavitus antes de llevarme la basurita” Así me contestaba siempre mientras le daba su propina, expresando degiriendu en lugar de decir digiriendo, y acortando mi nombre; Conrao, como me dicen algunos paisanos que nos conocimos desde niños y viven aun en mi pueblo de origen, Zináparo, terruño de nacimiento y paisanos de origen que aprecio mucho.

El susodicho recogedor de basura me despertaba diario a petición mía para no quedarme dormido. Yo descansaba en un cuarto de 2.1/2 por 2.1/2 metros, que hice ex profeso de madera en la parte alta. El versero de las zamoranas, tocaba la cortina de la calle con una piedra para despertarme de las tremendas crudas noctívagas pues él sabía que había bohemia todas las noches a puerta cerrada, después del servicio de café para los novios del momento, y yo tenía que atender el changarro al salir de ensayos teatreros a veces a las 11:00 o 12:00 de la noche. O sea, la bohemia a puerta cerrada se colgaba hasta… ¡uff! te comento que varias ocasiones ya el sol estaba plenamente en el horizonte allá por el rumbo de Patamban y algunos bohemios aun estaban ingiriendo el néctar de los dioses del Olimpo mientras el fiel mesero Rogelio o el Prisciliano los corría, amablemente, así fuera el poeta Paco Elizalde o el mismito GL. Conrado dueño del lugar y director del grupo teatral TEATRO EN PROVINCIA mientras iniciaba su limpieza general a las 10:00 am de la mañana, hora en que empezaban a desfilar los zamoranos “normales” (no hay que ser malpensados), o sea, me refiero a los cafeteros de la mañana.


Mario Amezcua licenciado en arte y diseñador del vestuario para el montaje "El gran teatro del mundo" de Calderón de la Barca en el destartalado Teatro Obrero de Zamora en aquellos añejos, me chantajeo pues me dijo: Conrado si no pones a Martha (que está con él a su lado) en el elenco, no hay vestuario y... pues le di el papel de "la mujer" y... al año siguiente fue mi mujer de a de veras.

A dichas bohemias casi regularmente asistían los mismos; los mejores poetas zamoranos de aquel tiempo; Isidro Juárez Rangel; poeta-relojero, uno de los fundadores en los años 40s del APA; Asociación Propulsora del Arte, A. C., de Sahuayo, que ha sido y es un semillero de connotados poetas reconocidos internacionalmente. Isidro esta vivito aun con casi 90 años encima a quien próximamente le publicarán material poético de su autoría gracias al amigo Juan quien trabaja actualmente en el departamento de ediciones en la SECUM; SECRETARÍA de CULTURA de MICHOACÁN, digo amigo refiriéndome a Juan, porque lo es, de aqui’pa’allá y de allá’pa’acá, aunque refunfuñen muchos allá por la Morelia de Pavón que no lo quieren a él ni a mí tampoco, pero nos vale a ambos. Antes que estuviera Juan yo le hice la lucha para que le publicaran algo al poeta Isidro y hasta yo la llevé como dicen por’ai, por andar abogando y metiéndome en defensa de otros michoacanos, pues tampoco publicaron textos literarios de otras personas allegadas a mí en Zamora, ni mi libro Teatro y…vida que ya tienes en tus manos y en el cual hablo del tema al principio, en ALGUANAS PRECISIONES. Morelia no es todo Michoacán como expreso en mi dicho libro, pero así siguen funcionando las cosas. Yo pensé que cambiaría la situación con los últimos gobiernos, no PRIistas, pero… continúan las mafias, con colores diferentes y arreglos dentro de los altos rangos del poder, que, como dice AMLO; “las mafias de cuello blanco son las más nefastas” y desgraciadamente la cultura no se escapa de ello, en fin allá ellos, que con su pan se lo coman como decía mi abuela Cuca. Solo espero en lo personal, que este año salga a la luz el libro de Isidro, prometido por mi amigo Juan García por parte de la SECUM.

A Isidro, el poeta que componía relojes lo conocí en el último lustro de los 50s y principios de los 60s. Se dedicaba a ese oficio (muy digno además) para poder comer diario los frijolitos con su familia, así como Paco Elizalde el poeta-locutor quien de esto último (la locución) sacaba el pan diario también, pues la poesía no les daba a ninguno de los dos para vivir, aunque Elizalde ya tenía fama, pues no siendo nada tonto, divulgaba sus poemas por todos los medios de comunicación a su alcance en aquellos tiempos. Este tu servidor y amigo (jovenzuelo aun de espíritu, aunque el cascarón esté desvencijado), en aquellos tiempos ya añejos también sacaba los centavitos, de las desveladas en las bohemias mencionadas, aparte de lo que sobraba de las ventas del día en el café, después de surtir, pagar su trabajo a mis amigos meseros Rogelio y Prisciliano en sus dos turnos y a doña Lupe que hacia unas riquísimas enchiladas por las a las tardes-noches a las parejas novieras que ocurrían.


1963. En una mesa del Garabato comprometiéndome a serle fiel (con manita sudada) a Martha la madre de mis dos hijas Claudia y Karla, y el Dr. Conrado.


Otros más que asistían al garabato, fueron poetas en otros términos del vocablo, bohemios de corazón y cultos artistas por definición y vocación, como el buen amigo Carlos Verduzco; alias el Che que ha de estar frisando los 70 y algo mas añitos en su haber. Zamorano que iba pa’cura y herró, igual que yo, como Isidro y Elizalde y… otros bohemios mas por ahí, que fueron jerra’os en eso del celibato católico, apostólico y romano. Este amigo Carlos, alias el Che, era buenero (como decía mi entrañable amigo Jorge Hurtado de quien, posteriormente, hablaré), para la milonga y el tango que tocaba y cantaba con mucha nostalgia -no sé si por la damisela que dejó por allá en Tucumán, Mendoza o Buenos Aires-, o por las chelas que chupaba en las noches de bohemia y le llegaba el aire gaucho o bonaerense, o porque pues era buenero en todo. El caso es que este Che recién llegado de Argentina entre los años que estamos relatando 1962-63, era pariente de los Esparza y los Verduzco, apellidos estos de rancia estirpe, de alcurnia pues. Carlitos el Che le metía tal sentimiento a la cantada en las noches bohemias, que ya una vez entrado en calor, se declamaba dos que cuatro poesías de autores conocidos y otras tantas de su propia autoría, a la par que le entraba a las chelas, que dicho sea de paso se consumían por cartones entre toda la tropa (yo siempre como fichero, pues me asistía el derecho por las tremendas desveladas, o sea las pagaban entre todos, las que yo consumía que no fueron muchas pues yo siempre prefería un pechuga de ángel o tequilita blanquito).

El tantas veces mencionado garabato de aquellos tiempos ya idos, fue, aparte de los noviazgos juveniles que terminaron en bodas, estas parejas iban por las tardes-noches, así como los parroquianos que se chupaban sus mezcalitos servidos en caballitos (una onza mas menos) de carrizo, a las once de la mañana rigurosamente y en la parte alta pa’ que no los molestaran, así como los asiduos cafeteros de los exprés y cafés de olla a la misma hora de las once hasta las dos mas menos, solo “el amarillo” mi amigo Roberto Guerrero Ayala se quedaba jugando ajedrez con algún joven estudiante o amigo personal de la palomilla quedándose hasta que iba Martita su esposa por él, se decían algo entre ellos, y Roberto se iba otra vez a la XEGT en la que laboraba como locutor y comentarista de Fut bol y… no pasaba nada. Muchos de estos señorones de la alcurnia zamorana referidos líneas arriba de este párrafo, con quienes cultivé buena amistad que aproveché para invitarlos a que fueran a ver los montajes teatrales que ofertábamos, y si iban; médicos, abogados, y otros profesionistas y comerciantes, que llevaban a sus respectivas mujeres, menos los curas que iban solitos sin su ángel de la guarda, en fin, que todos salíamos ganando en el fandango (bullicio) zamorano provocado por el grupo de iconoclastas e irredentos jóvenes de esa camada.

1963. Cuatro zamoranos de antaño; de izquierda derecha el que trae pipa y le echa agua a la carcachita, su servidor el GL.Conrado. El cachetoncito que me está viendo muy orondo, era Toño Servin. El que está en el volante, Pepe Martínez "el gallito madrugador" de la XEQL padre del actual presidente municipal de Zamora. Y el que está de galán volteando a la cámara el químico Rafael Aguilar. Veníamos de Tingüindin un sabadin de asueto para mí descansando de las desveladas de la bohemia del garabato.


Así las cosas descritas en el párrafo anterior, aparte del fandango logrado, el garabato ciertamente fue una auténtica palestra artística-cultural, tanto en sus noches de bohemia, como a la luz del día, pues siempre existía en un tronco de árbol que iniciaba el barandal que conducía a la parte alta, donde iban las parejas por las tardes-noches que no querían molestia alguna, al igual que los bebedores de las once en la mañana, y allí mismo se encontraba al fondo, mi morada; el cuartito de medidas ya mencionadas líneas arriba, con mi mesita de trabajo, una silla, libros regados por todos lados, dos damajuanas una de 10 litros y otra de 5 con mezcal de pura pechuga de ángel para la venta y un camastro para dormir. En el mismo muro de mi cuarto que corría hacia la calle, que medía como 6 y ½ metros de fondo en total aproximadamente, estaba el mural que pintó Toño Servin†; una indígena P’urhépecha de casi cuatro metros de alto la pura figura indígena pintada con oleo, acompañada con otros elementos afines del paisaje dibujado con anterioridad al oleo que cubrieron todo el muro destinado a ello, entre los 5 o 6 metros de alto como por 4 metros de ancho que sobraba después de mi cuarto.

En dicho tronco había dos clavos que se ponían y quitaban con la mano para el hecho de dejar poemas; sonetos, quintillas, décimas, verso libre, prosa, cuentos, relatos, ficción etc., asegurados con uno o los dos clavos, y siempre aparecían entre tres a cinco trabajos literarios por semana, ya fuera un soneto de Isidro hecho en el transcurso de una bohemia, u otro de Paco Elizalde y así, o del Che con unas quintillas en verso libre, o de algún otro bohemio o bohemia como lo fue María Oseguera (†). Mujer que a nadie hacía daño, quizá solo a la clerecía zamorana, pues algunos sacerdotes de la diócesis le criticaban mucho su conducta homosexual y no la soportaban por decirles claramente la hipocresía, que decía ella, permeaba dentro del clero zamorano. Cuando iba a las 11 todos los días a tomar su café de olla pues no le gustaba el tipo americano ni el exprés y se sentaba en el único equipal que había en El garabato bajo las escaleras que conducían a la parte alta, una ocasión, me comentó sobre dos curas homosexuales, pero como eran curas pues eran intocables, comentó, y sonriéndose me dijo: “Qué mal les hago yo, si hasta a la Celestina le he hecho para conseguirles muchachitos a esos en algunas ocasiones Conrado”. A la mal llamada por la sociedad “María machetes”, apodo alusivo a su homosexualidad que practicaba, yo la respeté como una PERSONA independientemente de su homosexualidad, y le agradecí siempre la amistad que cultivé con ella como con su hermano plenamente, fuera lesbiana pasiva o activa eso para mí no tenía ninguna importancia, lo que si me interesaban eran sus poemas “muy bueneros” igual que los de mi también amiga Cata Villaseñor quien de vez en vez me daba algunos de sus escritos; poesía lirica sobre los mismos temas que refiero de Mary Oseguera, su lesbianismo, muy de ellas además, no estaba peleado con la poesía. A Cata le pedía permiso para colocar sus escritos en el tronco y siempre me contestaba que no, además de pedirme discreción absoluta de su lirica… y que nunca la comentara con nadie. Me ganaba y encantaba su pudor al contestarme, pues se sonrojaba al decirme que sentía mucho no autorizar ponerlos en el dicho tronco literario pero que si le gustaría: “Pero pues no estoy tan liberada de prejuicios como Mary”, me decía. Cata nunca iba al lugar prohibido por las buenas conciencias, aunque quería asistir, me confesaba tal deseo, pero nunca fue, solo pasaba y lanzaba una mirada hacia el interior, muy sonriente y aprisa como siempre andaba. Nunca hice comentario alguno sobre Cata y menos público, hasta hoy. Pero tengo mi conciencia tranquila, igual que siempre la tuvieron ellas en vida. En cambio las “buenas conciencias” que las criticaron en su momento viviente de ambas, unas ya extintas dejando esta farsa teatral de la vida, otras aun con vida pero decimonónicas sin querer abandonar este que fue su paraíso para vociferar por ídem sin mirar lo propio. María Oseguera si ponía sus trabajos literarios, muy oronda, y ella misma los quitaba después de permanecer dos o tres días clavados junto con otros más para que los leyeran toda la zamoranía que quisiera leerlos.

Recuerdo también al gran amigo personal y de todo Zamora Paco Medina†, tanguero llegado a México de Centro América y que aquí se quedó (en otra entrega te narro una extraordinaria anécdota humana de mi querido Paco Medina quien en muchas ocasiones se quedaba en el único equipal que existía en el café con la guitarra en mano la botella de mezcal de pechuga de ángel vacía y… roncando hasta las 6:00 de la mañana sentado y con su mentón sobre la guitarra).

Continuará en la segunda parte...