viernes, 6 de agosto de 2010

717. SIMÓN BOLIVAR, UNO DE LOS GRANDES HÉROES DE LATINOAMÉRICA

Por M. Nélida Mendoza*

ESTADOS UNIDOS:
Pasaron más de trescientos años para que en los nuevos reinos de España surgiese un hombre de gran espíritu libertador y unificador. Este gran libertador es Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios quien nace en Caracas [24 de julio de 1783], muere pobremente, afligido por la tuberculosis en la “Quinta de San Pedro Alejandrino” en Santa Marta, Colombia [17 de diciembre de 1830]. En el siglo XVI su familia de origen vasco, se estableció en Venezuela. Su padre, el Coronel Juan Vicente Bolívar y Ponte, murió cuando Simón apenas tenía tres años, y cuando su madre, Concepción Palacios Blanco, falleció en 1792, Bolívar se mudó con sus abuelos maternos, pero en 1795 se rebela y decidió vivir con su hermana María Antonia.



Bolívar se educó con excelentes maestros, incluyendo a Andrés Bello y Simón Rodríguez, quienes lo impactaron muchísimo por sus ideas revolucionarias. Estas ideas cristalizaron en él un sentimiento antimonárquico. Es así que él comienza a forjar un plan revolucionario contra el Reino para abolir la esclavitud y liberar a los pueblos suramericanos. A los quince años, por mediación de su tío Esteban, ante el rey Carlos IV, Bolívar fue nombrado 'Subteniente de Milicias de Infantería de Blancos de los Valles de Aragua.' Un año más tarde viajó a España para seguir sus estudios. Se deja seducir por el ambiente de la corte, riqueza y entretenimiento de Madrid, donde frecuenta bibliotecas, salones de baile y tertulias; aquí conoce a su esposa María Teresa Rodríguez del Toro. De allí viajó a Francia y regresó para casarse con Rodríguez en 1802. A los pocos meses regresó a Venezuela con su esposa, quien sucumbió a la fiebre amarilla en 1803.

Descorazonado por la muerte de María Teresa, Bolívar regresó a Europa y se encontró de nuevo con su maestro Simón Rodríguez, y ambos viajan juntos hacia Italia en compañía de Fernando Toro. En Milán, Bolívar presencia la coronación de Napoleón como emperador, a quien admiraba mucho. Mientras estuvo en Roma, en el Monte Sacro, un lugar simbólico de libertad obtenida por la opresión, Bolívar hizo el famoso “Juramento del Monte Sacro,” declarando que no descansaría hasta liberar a América del dominio español: “Juro ante ti por el Dios de mis antepasados y el honor de mi patria, que no daré reposo ni a mi cuerpo ni a mi espíritu hasta que no haya roto las cadenas de España."

A pesar de que Bolívar no tuvo entrenamiento militar, su genio, temperamento y voluntad férrea hicieron de él un gran militar y estratega que supo adaptarse a las diferentes fases de las guerras por la independencia de los pueblos americanos, formando un ejército disciplinado con la ayuda de voluntarios europeos. Cuando los criollos demandaban participación política en el gobierno, la Junta de Caracas fue creada. Esta Junta rechazó reconocer al hijo de Bonaparte como el nuevo rey de España, y en 1810 declaró su independencia de España y Bolívar junto con Andrés Bello y Luis López Méndez fueron enviados en una misión diplomática a Inglaterra.

Bolívar participó en la fundación de La Gran Colombia con la ayuda de Santander y Sucre, una nación formada por los países liberados, incluyendo territorios de Brasil, Perú, Guayana y Costa Rica. Su sueño de unir a América contribuyó decisivamente a la independencia de Ecuador, Perú, Venezuela, Bolivia y Colombia [Panamá era parte de Colombia]. Bolívar se hizo Presidente de La Gran Colombia, Perú y Bolivia.

Por pedido de San Martín, el libertador de la zona sur de Suramérica, Bolívar decide reunirse con él en 1822 en Guayaquil para ayudar a San Martín en liberar Perú. Una vez liberado, Bolívar adquiere autoridad total sobre éste. En 1824, cuando Bolívar decide proteger a los indígenas peruanos y a los esclavos, introduciendo reformas sobre la propiedad de la tierra y el libre comercio, encuentra resistencia por parte de los que habían sido beneficiados por el Reino Español: la Iglesia, los terratenientes, comerciantes y artesanos, los cuales se manifestaron en su contra, echando por tierra sus esfuerzos. En el Congreso Panameño, Bolívar trató de unir las repúblicas libres de Suramérica, pero fracasó porque había muchas diferencias políticas entre ellas y le faltó el apoyo de la clase burguesa, haciendo que su sueño se desvaneciera ante sus ojos.

Bolívar es considerado el gran héroe de Latinoamérica, porque fue un gran soñador que luchó por unir a todos los países del continente americano política y equitativamente, creando una revolución americana federal; un hombre inteligente que tenía ideas futuristas para su época, que sobresalió militarmente por su ingenio y personalidad, que entregó su vida por arrancar el yugo español de la América Indígena, y que luchó por conseguir la libertad de cinco países suramericanos. Fue él quien fomentó el Liberalismo Económico en los nuevos países independientes, limpiando así las viejas formas políticas heredadas de la colonia. En resumen, Simón Bolívar fue el gran libertador que luchó a sangre y fuego por su gran sueño de ver una América Unida. Su legado aún vive en el sentimiento popular y en las mentes de varios líderes suramericanos. Su visión es profética, mas sólo falta otro Bolívar para llevarla a cabo.

M. Nélida Mendoza*, [Cónsul - Costa Oeste-USA] PPdM:

http://www.poetasdelmundo.com/verInfo_america.asp?ID=3726

1 comentario:

Escribe un comentario sobre esta entrada: