sábado, 23 de enero de 2010

513. EQUIS o ZETA

GL.Conrado.
23 de enero 2010


SI PUES, QUE LOS AGARREN CONFESADOS.

¡Que los agarren confesados! Ya dijo el economista michoacano Eliseo Castillo Arellano en el blog tenepal de CACCINI entrada Nº 510.

Si pues, pero la verdad es que en este desdichado año del bicentenario y los que siguen, la pregunta que queda al aire es: ¿quienes son los penitentes… ¿Los de abajo (que son mayoría), los de clase media (que ya quedan pocos), o los de arriba (que son un puñado insignificante de inmisericordes comparado con los grupos sociales mencionados anteriormente), entre el que se encuentran; políticos de todos los partidos, empresarios de alto rango, gentes de la clerecía católica, y otros mas por ahí.

No se vale pues que la familia mexicana, teniendo un país tan rico en todo sentido, sus habitantes estén en la miseria, ante el puñado de los de a mero arriba de la pirámide social que están en Jauja.

La verdad es tal la situación de incertidumbre para las familias cuyo sustento recae en alguno de los miembros de una familia ya sea el varón o la mujer, o los dos. Y si tienen hijos de edades menores, peor para ellos porque ¿que van a hacer con un salario mínimo de mil y pico al mes? si la vida cuesta, mínimo 8 mil pesos mexicanos mensuales, para que una familia de tales condiciones formada por una pareja: padre y madre y dos críos puedan mas menos vivir. Si no lo creen veámoslo:

1)-Gas, 600 pesos al mes.

2)-Electricidad promedio 150 pesos al mes en una casita muy modesta.

3)-Trasporte, de 400 a 500 pesos al mes si no ocupan taxi.

4)-Gasto diario de lunes a viernes para los dos hijos pa’que no se queden viendo comer una torta o un emparedado a sus compañeros de la escuela OFICIAL porque no alcanzan a pagar sus padres escuelas privadas ya sea de monjas o curas, otros 500 pesos.

5)-Renta de la casa si no tienen en propiedad, una muy modesta, 1200 pesos.

Hasta aquí casi van 3mil pesos. ¿Les parece bien que esa familia coma solo tortillas y frijoles diariamente? Veamos pues, dos kilos de tortillas a 10 pesos el kilo son 20, mas un kilo diario de frijoles para los cuatro del mas barato son 22 pesos sumados al anterior de las tortillas son 42 pesos que hacen ya casi otros 1300 pesos al mes. Ya van mas de 4 mil pesos al mes, eso sin tener derecho a comer carne u otros alimentos ya sean huevos, leche, y menos algún antojo y además no deben enfermarse ninguno de los cuatro porque las medicinas cuestan mucho, y menos pensar en querer tener una casita aunque sea mas chiquita que la que rentan pero propia y mucho menos pensar también en un carrito chocolate usado de esos que traen del otro lado, de USA pues. Y… tampoco tienen derecho a tener vacaciones porque si no pues que comen y asi… ¿quieren que le siga o basta ese ejemplo?

Si dirán ustedes que porque digo que un mínimo para vivir una familia así como la ejemplificada necesita 8 mil pesos mensuales… pues por el mismo ejemplo y para que no caigan en la delincuencia por la necesidiad de comer mas menos de todo no solo frijoles y tortillas...y tener siquiera ilusiones de vivir algun dia en su casita propia, a traves de su ahorro.

Digo yo pues. Sean felices y... hasta la próxima EQUIS Y ZETA.

512. Alixia, DESDE HUEJOQUILLA




Alixia Mexa.

Desde Huejoquilla;
Cd. Jimenez, Chihuahua.
México




ANGEL HAITIANO

Y tu vida quebrada?
Tu estatus disgregado...
tu alma solitaria, hacia donde danza?

Tus calladas manos, amamantadas por el alba
tiñen tus sueños, tu libertad forzada...
bajo el arco del sol...
tus pocos días dentro de la vida
se disuelven en la soledad del circulo de diseño amargo
de pétalos rojos... sobre tus ojos
lastimando tus alas...
el aura de muerte
recogiendo de tus labios... tus pocas palabras.

martes, 19 de enero de 2010

511. ANÁLISIS A FONDO*

*Fuente:

15 diario

CAMPO SIN HORIZONTE









Francisco Gómez Maza

• En páramos, sin asistencia técnica ni crédito, el campo va muriendo

• La privatización y el legalismo, asesinos de la agricultura mexicana

En otros tiempos – y no es que todo tiempo pasado haya sido mejor – los mexicanos sí comían mejor, porque el campo mexicano producía. Desde que se privatizó la tierra, desde que comenzaron a desaparecer las tierras comunales y el ejido y empezaron a meter la mano en la tierra los aventureros, los advenedizos, los hombres del dinero, la agricultura comenzó a dejar de ser patrimonio de los campesinos y el campo comenzó a morir. Millones de personas vieron la necesidad de emigrar a los Estados Unidos de Norteamérica porque la tierra ya no les daba para alimentarse ni menos para competir con las grandes empresas que destinaron su producción a la industria y a las exportaciones de materias primas. El campo se convirtió en tierra de acahuales, plantas silvestres que no dan de comer a los humanos. Esta tragedia fue “provocada” por el modelo neoliberal adoptado por los últimos gobiernos de aquella “Revolución” interrumpida, traicionada y los caballos de Francisco Villa y Emiliano Zapata, los únicos revolucionarios de la Revolución de 1910, comenzaron a encontrar los arroyos contaminados, los lagos y lagunas en periodo de extinción, de una lenta extinción, que ahora, aunque parezca increíble, parece que comenzara a preocupar hasta a los gobernantes.

Y digo que pareciera que comenzó a ser motivo de preocupación para los gobernantes, aunque no tanto, porque ellos están más preocupados por engordar sus carteras bancarias en el sistema financiero nacional, pero más en la banca más allá de las fronteras y de los litorales, donde no se paga impuestos al Estado. Pero, yo siempre dando el beneficio de la duda, por lo menos así lo ha manifestado el secretario de Agricultura, Ganadería y Desarrollo del gabinete del presidente Felipe Calderón, Francisco Mayorga Castañeda, quien ha aceptado que el marco jurídico y la inseguridad son dos de los principales factores que inhiben un mayor desarrollo del campo mexicano, y yo agregaría que ha contribuido también, y de manera determinante, la corrupción de los políticos, de gobernadores estatales y municipales, que pecan en el arca abierta, destinando buena parte de los recursos presupuestados para el desarrollo de la agricultura a otros objetivos, algunos no muy sanctos. Y aquí entra otro factor fundamental, determinante, que son los pingües recursos de la delincuencia, que - ¿con la venia de autoridades? - son utilizados para adquirir tierras agrícolas, aprovechando el caldo de cultivo que representan el marasmo por activar al sector con riqueza, comercio y actividad productiva.

No creo eso que dice Mayorga Castañeda de que la gente del campo no tiene más opciones que sumarse a la delincuencia, ya sea por miedo o por necesidad y que el esfuerzo que se realiza para brindarle mayor libertad financiera a los estados será un antídoto contra el avance de los cárteles, que han permeado en las comunidades rurales e inhiben el trabajo y la inversión. Es autoengañarse, porque si no son los señores de la delincuencia organizada son los de la delincuencia institucionalizada, que roban como magos buenas porciones de los presupuestos destinados al desarrollo de las actividades primarias del agotado campo mexicano. Por lo que hace a la parte jurídica, se ha mantenido el minifundio, la pulverización. Hay predios de una o cinco hectáreas donde, por más buenos que estén los precios de los productos agrícolas y el adelanto tecnológico que se tenga, resulta difícil que una familia tenga un forma de vida digna. Y es que los poderes institucionales no han querido hallar un modelo que, en vez de privatizar y convertir a los dueños originarios de la tierra en peones, propicie la compactación de predios en manos de sociedades populares y ni pensar en colectivos porque la filosofía del mexicano está basada en el egoísmo y se le tiene miedo a lo gregario, de lo cual se aprovechan las autoridades para seguir privatizando la tierra o abandonando a su suerte a los campesinos pobres. Obviamente, las autoridades no han encontrado – y es seguro que ni las buscan –la manera de organizar organizaciones de productores eficientes, cuya prioridad sea lo económico, y no sólo gestionar apoyos o quedarse en la parte del reclamo; que realmente hagan un trabajo técnico profesional, serio, para proteger a sus agremiados, y sean corresponsables con el gobierno para hacer bien las cosas. Los campesinos pobres no tienen acceso al financiamiento porque el gobierno no da garantías reales porque la propiedad social no lo permite. Bueno, esto dice Mayorga Castañeda, aunque sí les garantizan financiamiento, y blando, a quienes no lo necesitan, pero que cumplen con todos los requisitos para un crédito bancario. "no podemos dar garantías reales porque nuestra propiedad social no lo permite".

Las afectaciones por la atípica temporada de sequía registrada en el campo mexicano en 2009 y las bajas temperaturas de la semana de la presente temporada invernal, sin embargo, son un fuerte llamado al gobierno para que cambie su política hacia la agricultura nacional, por una que permita la autosuficiencia en materia alimentaria, además de impulsar el desarrollo de los pequeños productores. El gobierno debe dejar de pensar que es más fácil comprar alimentos que producirlos, y considerar que, aunque no hay una fecha fija para solucionar el problema de la alimentación de los mexicanos, cada vez se va cerrando esa posibilidad, como lo hizo notar recientemente Sergio Barrales, director del Centro de Estudios de para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA), de la Cámara de Diputados. La Confederación Nacional Campesina, de filiación priísta, recientemente estimó que la sequía y las heladas dañaron más de 700 mil hectáreas de cultivos de maíz, frijol y café, hecho que obliga al gobierno federal a indemnizar a los productores; además, la afectación genera aumento de precios en alimentos básicos. La Unión Nacional de Productores de Frijol evaluó que las bajas temperaturas no dañaron su producción, pero en previsión de afectaciones climáticas para los siguientes ciclos productivos demandan la operación de un seguro agrícola, de costo accesible para los beneficiarios.

Es vital, con todo, cambiar a una política que busque la perdida soberanía alimentaria, una reserva estratégica de alimentos y mecanismos de administración de las exportaciones e importaciones de esos productos, para garantizar en todo momento la producción de comida que requieren los 110 millones de habitantes de México, estabilidad de precios y evitar la especulación y prácticas anticompetitivas.

analisisafondo@gmail.com

510. LA ECONOMÍA Y USTED

Por Eliseo Castillo A.
Economista.
Desde Morelia,
Michoacán. México.


LAS TRAMPAS DEL TIPO DE CAMBIO


LADRONES

¡Tu me robaste el primer beso!
me dices en gesto de fingido enojo,
mientras se posan mis manos en las tuyas,
se adhieren a ellas, las estrujan,
cómplices en casi todo, sonreímos
luego otro cómplice...el silencio.
¡soy el ladrón de tus labios...
de ese lejano primer beso!
tu en cambio, de un sólo tajo,
sin darme apenas un mero aviso,
transformaste en esclavo
este corazón que te recuerda.

¿Ladrones ambos...?
o yo ladrón... y tu...y tu
personaje de mi historia.

eliseo.


Usted recordará que hace meses le comenté que el tipo de cambio debe estar en el rango de los 14 pesos por dólar, y esa es la realidad, cualquier economista de medio pelo lo sabe y lo entiende, sin embargo, en estos días tenemos que por el contrario, este se ha ido revaluando de manera inapropiada y desventajosa, ahora resulta que se puede adquirir el billete verde por menos de 13 pesos; situación por demás absurda, veámoslo.

Una moneda vale en función a la capacidad productiva de la economía que la emite, por ejemplo, la economía japonesa al ser muy fuerte, lo refleja en su moneda, pasa lo mismo con el euro, el dólar americano, el canadiense, y últimamente con la moneda representativa de la nueva potencia número uno en materia de exportaciones: China y el yuan.

Hasta aquí todo es lógico, por tanto, y puesto que la economía mexicana lleva 27 años sin mantener una tendencia al crecimiento estable en su producto interno bruto, resulta obvio que su estado financiero no sea el mejor precisamente, por el contrario es normal que se muestre débil e inestable. Hace un año el tipo de cambio brincó de diez pesos hasta catorce cincuenta pesos por dólar, fueron efectos de la crisis para la que nunca se estuvo preparados, generando incertidumbre que nunca se resolvió por la vía de la productividad ni del empleo; por consiguiente la caída del tipo de cambio es normal que se mantuviera en aquellos niveles, hasta que las condiciones económicas mejoraran.

La estadística nos indica que el crecimiento de la producción nacional, en lugar de ser positiva se ha caído hasta en un más o menos 8%, lo que significa que el nivel de vida de los mexicanos se cayó aproximadamente a como se vivía en 2006, esto representa un retroceso productivo que tiene que golpear el tipo de cambio de manera negativa, y el lugar de mejorar frente a las monedas extranjeras, debe reajustarse a la baja.

Si revisamos la Balanza de Pagos, el tema se refuerza para nuestra desgracia, ya que lo primero que encontramos es que se arrastra un déficit de tipo crónico, ¿qué queremos decir con esto...?

Lo que distingue al comercio exterior de México, es que regularmente compramos más que lo que vendemos cada año; incluso desde 1942, se puede ver que sólo en escasas oportunidades se ha obtenido un superávit en cuenta externa; es decir que de manera repetitiva estamos dependiendo de mercancías hechas en otros países, en lugar de que fuera al revés.

Cuando sucede esta tendencia, con los años el tipo de cambio tiene que sufrir ajustes en su contra, es decir, devaluar la moneda nacional en relación a las otras con las que se compara.

Así es que si la economía mexicana es de las peor administradas desde 1982...¡no sólo los panistas han dado muestra de inutilidad, y sospechosa actitud inmoral; también los priistas, hace años que dejaron de actuar con dignidad! si la economía no se ha comportado estable, entonces no hay nada que sostenga el tipo de cambio... salvo lo que puede estar pasando en estos momentos, y que se lo explico rápidamente: La única forma de que se justifique la revaluación es a causa de que se ese realizando un ingreso de lo que se llama "capital golondrino" que llega a especular a la Bolsa de Valores, para luego, en cualquier momento, sin que se espere, se de una caída brusca y un choque especulativo en contra del peso mexicano; y como se dice popularmente, allí si, que el señor nos agarre confesados, por que en lugar de un deslizamiento programado se puede venir una caída más grande. Es decir que en lugar de reubicarse en 14 puede brincar a una cantidad mayor.

No se haga bolas, el tipo de cambio está por debajo de lo normal, la economía esta despedazada y no hay forma de sostener 13 por un dólar.

Antes de terminar, no soporto la molestia de saber que las indígenas Teresa y Alberta siguen siendo victimas de la discriminación de una pandilla de desgraciados racistas, que nunca dejaran su complejo de saberse herederos de sangre indígena, es evidente que se están desquitando contra sus antepasados; ahora están pidiendo condena de hasta 43 años para estas mujeres, que como le he dicho, su desgracia es haber nacido en el México racista; ser mujeres, ser pobres y obviamente ser indígenas. Tómelo usted como simple pose desde una computadora del que escribe, si así lo piensa lo respeto, pero nunca olvide que un ser humano es un ser humano y ya, y siempre que lastimamos a alguien, no es el color de piel al que lastimamos...es una persona como nosotros. Así como la naturaleza está lastimando a la humanidad por medio de los haitianos..., espero que entienda que no es Dios quien lo hace, por que si así fuera... ¡pues qué Dios tan injusto que lastima a los más débiles...!

En fin, no vamos a cambiar el mundo, pero no seamos cómplices de los que quieren que todo siga igual...más racismo, mas injusticia, más castigo a los pobres...por pobres, etcétera.

Un abrazo y hasta siempre.