viernes, 29 de enero de 2010

520. CARTA DESDE MONTERREY

Un Monterrey que se va




J. CARLOS MÉNDEZ
Desde Monterrey Nuevo León, México


“AHÍ ESTABA, PERO LE DIMOS LA ESPALDA. El restaurante Luisiana permaneció fiel a su origen y vocación durante veinte años…”, escribió José Emilio Amores en un artículo-crónica titulado “Réquiem por Monterrey” en el periódico El Norte del 24 de enero de este año. El artículo hace pensar. Me hizo pensar, y creo que puede hacer pensar también a habitantes de otras provincias; Zamora, por ejemplo.

“En 1950, continúa don José Emilio, el Luisiana nos regaló el privilegio de su presencia. Antes del Luisiana había en Monterrey tan sólo dos restaurantes: el del Hotel Ancira, de horario limitado, y Sanborns, de buena comida casera producida en serie. Ambos cerraban a las 9 de la noche. Ni a dónde ir al salir de la función nocturna del cine. […] El Luisiana rompió las barreras del horario carcelario[…] Además, con sonrisa a pleno, nos ofreció la sabrosura de la comida internacional…”

Ícono, leyenda, lugar visitado por estrellas del cine como Joan Crawford, Robert Mitchum, María Félix, mencionado por Salvador Novo en varias de sus crónicas dedicadas a Monterrey, “en el Luisiana, dice don José Emilio, convivíamos con las familias y los amigos. Era hogar de peregrinos”.

El Luisiana lo creó Antonio Costa Vilanova, un español que llegó a Veracruz en 1939, tras la derrota de la República. El Luisiana abrió sus puertas el 27 de mayo de 1950. En su reportaje “A la mesa con los Costa”, publicado también en El Norte del 24 de enero, el gran periodista cultural Daniel de la Fuente cuenta que don Salvador Costa, hijo de don Antonio, fallecido en 1988, le cuenta que su padre quiso llamarlo “Louisiana”, “en alusión a la buena comida de ese estado y al mercado que quería dirigirse. Sin embargo, como las normas de aquel tiempo impedían impedían los extranjerismos, Antonio tuvo que quitarle la <> a su aventura. <>, ríe.

Don Antonio Costa vino a Monterrey, le cuenta don Salvador a De la Fuente, invitado por los regiomontanos Prisciliano Elizondo, Jesús Zambrano y Jorge Sada Gómez. <>.

Don José Emilio cuenta que “el dueño del restaurante, don Antonio Costa, fue ejemplo de trabajo. A las cuatro de la madrugada ya andaba a la compra de pescados, aves, carnes, vegetales, hierbas de olor…”

Don Salvador Costa le refiere a De la Fuente que “su padre nunca echó mano de chefs europeos. Enseñaba a mexicanos que empezaban de lavaplatos y los vlvía cocineros internacionales”, y agrega que el lema de su padre fue <>.

Ubicado en el corazón de Monterrey, en la hermosa e histórica Plaza Hidalgo, a unos metros del Palacio Municipal, por un lado, y por otro a unos pasos del Hotel Ancira, la especialidad del Luisiana eran los productos del mar, aunque también servían excelentes filetes y un cabrito al horno a la castellana.

Yo fui a comer o cenar al Luisiana tres o cuatro veces. El 22 de diciembre del año pasado cerró sus puertas.“Hoy el Luisiana […], dice De la Fuente, carece de iluminación y luce el anuncio de cierre por una reparación que no sucederá. El cierre fue por la crisis, el tráfico caótico y la inseguridad”.

“NO PREGUNTES POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS…” En su reportaje, De la Fuente refiere que “el Cronista de Monterrey, Israel Cavazos, quien del Luisiana sentía predilección por el lenguado y el membrillo con queso, se explica el cierre del restaurante como el fin de una era.. <>, afirma conmovido”.

Para don José Emilio, “nosotros lo abandonamos. Ignoramos al Luisiana como tiramos por la borda a la ciudad entera. […] La gente de bien, la nuestra, de la clse media, nos salimos a vivir a los suburbios. […] Hay todavía gente de bien que lucha por salvar la Ciudad. Como quienes fundaron y a diario orientan y sostienen el museo MARCO. O como el grupo de jóvenes empresarios que convirtieron el edificio de la Compañía de Seguros Monterrey en un uno de departamentos, en [la calle] Morelos. O los buenos políticos como Alfonso Martínez Domínguez, creador de la Gran Plaza , y Sócrates Rizzo, promotor del Museo de Historia Mexicana, y gestor del regalo de otra gran plaza para darle al museo presencia y un área común con la plaza grande.

“Contrario a éstos, los demás no sólo dejamos el hogar central, sino lo olvidamos. […] A Monterrey lo matamos nosotros por desamor y algunos políticos por codicia. ¿De qué nos dolemos? […] Quien no ama sus raíces no ama a nadie”.

EN ZAMORA HUBO TEATRO. Don José Emilio Amores sabe de lo que habla. Incansable y gran promotor cultural, él fue el fundador de la célebre Sociedad Artística Tecnológico y fue director del Museo de Historia Mexicana, entre otras cosas. De varias maneras lo del Luisiana y lo dicho por don José Emilio Amores me ha hecho pensar en Zamora. El viejo Zamora se sigue despoblando. Las viejas casas y casonas se derrumban y los adefesios las sustituyen. No hay parques, las tierras de cultivo se siguen cubriendo de cemento. Y pienso: En Zamora hubo teatro, y le dimos la espalda.

519. ANÁLISIS A FONDO*

*Fuente:15diario


NO LO PERMITA EL PUEBLO








Francisco Gómez Maza


· “Sufragio efectivo. No reelección” costó un millón de muertos
· La reelección significaría un retroceso a las haciendas porfirianas


Sabios fueron los iniciadores de la Revolución, que en realidad no fue un movimiento revolucionario – un movimiento revolucionario busca cambiar de raíz el estado de cosas e instaurar un gobierno verdaderamente democrático, que emane del pueblo y que mande obedeciendo al pueblo -, sino anti reeleccionista, luego de 30 años de férrea dictadura. “Sufragio efectivo. No reelección” fue el lema de Francisco I. Madero, un hacendado preocupado por sus propios intereses y los intereses de la clase poderosa que no comulgaba con la dictadura y que se valió del campesinado, harto ya del maltrato, la explotación, la exclusión, el racismo, el desprecio de los hacendados de la época – antes de 1910 – y que, al manifestar su descontento con el régimen porfirista – del general Porfirio Díaz, un militar que luchó por la Independencia de México, pero que mostró su verdadera piel de dictador infame y se mantuvo, en base a la reelección, en la silla presidencial y se hizo dueño de vidas y haciendas – era enviado a campos de concentración como Valle Nacional, en territorio del hoy estado de Oaxaca, en donde sufría los peores actos de tortura.

La no reelección es pues, desde el triunfo de la “Revolución” mexicana la filosofía política de los mexicanos, y no hay de otra. Si la clase política tiene miedo de refundar el Estado, y construir un Estado verdaderamente democrático, por lo menos que mantenga los principios que han permitido que la expoliación, la expropiación de los trabajadores del campo y las ciudades sea un poquitín menos inhumana y se disfrace con leves concesiones laborales, de seguridad social, de un sistema escolar ineficiente pero al que tienen acceso muchos mexicanos, una infraestructura que ha permitido modernizar la economía, aunque a costa de la expropiación de los salarios de los obreros y los campesinos. La reelección sería absolutamente dia–bólica, porque institucionalizaría de nuevo la dictadura y la corrupción y la impunidad. Los diputados se despacharían, con mejores razones, sin que nadie les pidiera cuenta, con un cucharón más grande, y el Ejecutivo no tendría ningún problema para imponer sus políticas librecambistas, fondomonetaristas, freedmanianas, neoliberales, para privilegiar al gran capital y expropiar la fuerza de trabajo de los vulnerables. Eso pasa ahora, pero se multiplicaría exponencialmente y México se convertiría en una de esas boyantes haciendas porfirianas, y de eso está consciente el gobierno panista, que renunció a sus principios de “bien común”, de “solidarismo”, para adoptar la filosofía de aquellos “bárbaros del norte”, que un día expropiaron a los panistas doctrinarios, que mantenían, dentro de la derecha, una dignidad a toda prueba y una real preocupación por la nación, tanto que hasta llegaron a plantearse la cogestión de las empresas, como en la desaparecida Yugoslavia de Josiph Broz Tito. Y si estuvieran en este mundo aún Manuel Gómez Morín, Alejandro Avilés Insunza, o Gerardo Medina, corroborarían mis dichos.


Y no únicamente es este columnista el que se opone a la reelección. Roy Campos y Carlos Penna, de Consulta Mitofsky, acaban de levantar una encuesta que revela que la propuesta de reformas políticas, planteadas por el presidente Calderón en diciembre pasado, una de las más controversiales es la iniciativa de permitir la reelección inmediata y hasta por 12 años de diputados locales, diputados federales y senadores, es rechazada por ocho de cada diez mexicanos. Algunas personas consultadas por Mitofsky dicen que los diputados se deben poder reelegir para aprovechar su experiencia y que regresen a pedir el voto a los ciudadanos; otros – la inmensa mayoría - no están de acuerdo con la reelección porque dicen que no habría oportunidad para nuevos políticos. Y yo agregaría que no sólo habría oportunidad para nuevos políticos – la política (la politiquería mexicana, para ser más exacto) es sinónimo de corrupción e impunidad, de las que se salvan muy pocos políticos, que no hacen verano. Los encuestadores encontraron algunos datos interesantes acerca del nivel de aprobación a la reelección de diputados son: curiosamente, los ciudadanos mexicanos con mayor escolaridad tienden a estar más de acuerdo con la reelección.

La región central del país aprueba con más fuerza la reelección; y el Bajío, al occidente del país, es donde menos se considera como buena la idea. Los perredistas y los ciudadanos independientes rechazan en una proporción de 6 a 1 la reelección legislativa. No se refieren a los cuadros perredistas, a los diputados perredistas, a esa camada derechista que actualmente rige los destinos de ese gremio, cuya cúpula siempre ha sido una canasta de alacranes y hoy por hoy, una mina de oro para la dirigencia. No, los encuestadores se refieren a las bases perredistas que aún confían en que en ese partido se podría dar un viraje hacia la Izquierda.

Hemos dejado en claro ya, en entregas anteriores, que México no requiere de reformas estructurales. Que lo que los mexicanos necesitan es una profunda, radical, refundación del Estado, propuesta que suena revolucionaria y lo es. Es más, es producto del análisis con el método marxista de analizar e interpretar la realidad, una realidad apabullante en la que vivimos las familias, las colectividades, las ciudades, los pueblos, las comunidades de este gran país, que se merece algo nuevo, salir de la desigualdad, de la expropiación de quienes menos tienen a favor del actual Estado y de las grandes corporaciones empresariales y financieras. Un país en donde el sistema “educativo” sea verdaderamente educativo para la libertad, para igualar las oportunidades; un estado donde los servicios de salud sean realmente eficientes; un estado donde las condiciones de vida sean de tal manera vivificantes que los mexicanos pobres no decidan fugarse al “otro lado”, a ser expropiados igual, pero un poquito menos, y encuentren mejor calidad de vida. Un Estado en donde las autoridades gubernamentales sean sólo servidores de confianza de la gente, del pueblo, de los trabajadores del campo y las ciudades. Una utopía que, en nuestras manos está, tiene que convertirse en topía.


analisisafondo@gmail.com

martes, 26 de enero de 2010

518. BUCARELI

UN SOLDADO EN CADA HIJO

Fuente:
El Universal


Jacobo Zabludovsky

Ejército intocable.

Durante los tiempos en que se ejerció estricta censura en los medios periodísticos, el Presidente de la República, la Virgen de Guadalupe y el Ejército nacional no sufrían críticas de ninguna especie.

Hablemos hoy del Ejército ante la acusación lanzada el miércoles en Washington por Human Rights Watch (HRW), organización que resume cada año las tendencias de los derechos humanos en más de 90 países del mundo, sobre la base de un extenso trabajo de investigación cuyos resultados son tan respetados que presionan a los gobiernos acusados a corregir su conducta.

“Las Fuerzas Armadas mexicanas han cometido graves violaciones de derechos humanos, como ejecuciones, torturas, agresiones sexuales y detenciones arbitrarias”, dice el informe, porque México permite que “... se investiguen a sí mismas a través de un sistema de justicia militar que garantiza la impunidad de los delitos del Ejército. Los soldados mexicanos continúan cometiendo abusos aberrantes. Jueces militares investigan y juzgan estos casos... que la mayoría de las veces no son juzgados con acierto... ni son investigaciones confiables... falta transparencia generalizada”. Y dice más: el temor al Ejército “impide que las víctimas civiles y los testigos brinden información a las autoridades militares”.

El informe, fortalecido con ejemplos de incidentes, fechas, lugares, nombres y detalles, fue respondido, como ha sido costumbre, por el gobierno federal, habida cuenta de que el Presidente es el jefe de las Fuerzas Armadas. Y también como es costumbre la respuesta abunda en rechazar los cargos. En México “se castiga a los soldados que delinquen; el fuero militar no es espacio de impunidad ni de privilegios; las instituciones de seguridad pública federal se rigen por los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos”.

Todo eso y más dice el boletín girado esa noche por la Secretaría de Gobernación (Segob), que encabeza Fernando Gómez Mont.

También el rector de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea y director general de Educación Militar informó que a los cadetes se les inculca el respeto a los derechos humanos. Voces en pro y en contra de la conducta de los soldados se convirtieron en fuego cruzado. Todas las batallas producen algo útil y ésta puede llevarnos a revisar la estructura actual de las Fuerzas Armadas mexicanas.

La Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea es obsoleta. Establece que un militar en servicio activo sea secretario de la Defensa y que se manejen el Ejército y la Fuerza Aérea por un lado y la Marina y Armada por otro. Aunque cada país elabora sus leyes de acuerdo con las lecciones de su historia, es oportuno, ante la crítica nacional e internacional, volver la vista a lo que hacen otras naciones para sacar alguna enseñanza provechosa.

En nuestro continente, desde Estados Unidos hasta Chile, pasando por Honduras, Perú, Venezuela, Uruguay y Argentina, entre otros, las Fuerzas Armadas están integradas en un Estado Mayor Conjunto que agrupa al Ejército, Fuerza Aérea y Marina en un sólo frente, encabezado por un civil o un militar retirado. La mayoría de los gobiernos del mundo han adoptado este sistema. Se trata de evitar así, entre otros defectos, las ligas o favoritismos que puede imponer un militar en activo, acusación constante en nuestro medio. México es de las pocas naciones que aún mantienen sus Fuerzas Armadas en mandos separados y bajo un secretario que es militar en activo.

En España el ministro de la Defensa no sólo es civil sino además ministra, Carmen Chacón, y su avanzada preñez convierte en foto histórica su revista a las tropas cuando le rinden honores. Chile también ha tenido ministras y actualmente lo es un civil, Francisco Vidal. Argentina, lo mismo. Francia, Alemania, Israel, Brasil, Colombia, Estados Unidos son ejemplos de esa costumbre que se extiende entre los países democráticos.

Los miembros de las Fuerzas Armadas mexicanas defienden su autonomía y los derechos adquiridos como producto de una revolución popular. Pero también son leales a sus principios y a las leyes de México. Es en épocas de paz y dentro del marco jurídico vigente cuando los cambios pueden hacerse con prudencia. Cambios necesarios en un mundo que reclama transparencia del poder, justicia sin distinciones, respeto a las minorías, ajuste de los intereses de grupos a los de las mayorías.

Las acusaciones recientes deben tomarse en serio y el contraataque de los defensores no ha bastado. Un examen respetuoso y sereno de la ubicación de soldados, marinos y aviadores en el México de hoy, sería sano para todos.

Especialmente para las Fuerzas Armadas.

517. ¿POR QUÉ DEBEMOS HACER OTRA REVOLUCIÓN?

Fuente:
15diario

Juan Jesús Pardo Flores

A continuación se desglosa una serie de razones prácticas, escatológicas, que ayuden a quien aun dude de la fuerza de la esperanza, de la revolución, de un mundo que está por venir.

Acerca de los patrones, el trabajo, los trabajadores y los sindicatos, las leyes laborales

Porque los cacicazgos no han terminado. Cada vez más se evidencia que el dinero, el poder, la tierra, las empresas, las materias primas, los requisitos de empleo, los salarios, el lugar donde vivimos, etc. son decididos por los nuevos amos del país y del mundo. Muchos ricos explotadores y expoliadores son extranjeros; ellos son dueños de intereses económicos en México. Hoy se nos oculta la identidad del nuevo amo, del nuevo patrón. Hoy las huelgas de los trabajadores no afectan casi nada al patrón, ellos tienen otras empresas, en otros países, ya las huelgas no paran la producción, ni la acumulación de riqueza de los amos.

Porque el empleo no se decide por méritos propios o esfuerzos individuales, escolaridad o habilidades y competencias demostradas, sino por “palancas”, por influencias, por favor o pago de favor recibido. Siendo así la forma en que se consigue el empleo en este país… podemos deducir que se reproduce y perfecciona una manera política de control, de disciplina, de sumisión y de subordinación de los trabajadores. Ellos son forzados a obedecer ciegamente a sus empleadores o representantes de los patrones, deben pagar de la manera que pida el patrón o intermediario (muchas veces ayudando en campañas políticas, en dar apoyo a “líderes charros” –vendidos y traidores de los derechos de los trabajadores-, actuando como cuerpos de represión o disuasión de cualquier disidencia o trabajador que exija o reclame lo justo, lo que por derecho le corresponde, votando a políticos bajo línea de que x, y, o z “es el bueno” etc.; todo ello sin considerar que los trabajadores sobre-viven en ambientes laborales donde los más elementales derechos humanos están suprimidos de hecho, o son negados por los patrones a sus trabajadores.

Porque los sindicatos son corporativos y clientelares, no defienden ni luchan a favor del trabajador. La política en este país es hacer que los trabajadores por sistema, por miedo a su exclusión y rechazo laboral, por consigna política, etc. son obligados por sus líderes sindicales a votar –hacer campaña a favor, proselitismo, trampas y cualquier tipo de fraude electoral- por partidos, políticos y personajes en particular. La mayoría de los trabajadores sindicalizados son manipulados por los partidos en el poder, o simplemente tienen sindicatos a favor del patrón y hemos llegado al descaro que es el patrón quien le “sugiere” por quién y cómo votar en las elecciones locales, estatales o presidenciales. La mayoría de los líderes sindicales amafiados con/por el sistema reciben posiciones políticas, privilegios, canonjías, etc. Ellos sostienen un sistema corrupto laboral, de topes salariales, de desmovilización de los trabajadores, de desorganización y carencia de conciencia de su papel histórico.

Porque las leyes laborales, ecológicas, fiscales, etc. se dictan y aplican en contra de la salud, economía y bienestar del trabajador. Como los sindicatos corporativos con partidos y gobiernos en el Gobierno postulan a sus líderes para ocupar posiciones en las cámaras legislativas, ellos apoyan reformas y cambios a las leyes, que en los hechos resultan perniciosas para los trabajadores. En este sentido los trabajadores y pueblo en general sufre las acciones y decisiones de los patrones, de “líderes charros” y de políticos gobernando en turno, que en contubernio, están en contra de mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, aunque se exhiban como benefactores y otorgadores de migajas sociales que contienen o aplazan el descontento social.

Podemos decir que es necesario hacer una tercera revolución social porque el pueblo no decide quién debe gobernar este país, porque los trabajadores no deciden quien los dirija sindicalmente, porque el desempleo, la pobreza, la marginación y exclusión son el signo dominante de los últimos gobiernos de México, porque dicha situación ha provocado una amplia concentración de la riqueza en pocas manos y se ha universalizado la pobreza.

Podemos decir que la revolución es necesaria, ya este modo de vida que campea en México y que se caracteriza por ser un modo donde domina la impunidad, la corrupción, la inseguridad, el privilegio, la ilegalidad, etc. penetran y dominan todo. El pueblo, la gente que sobre-vive de trabajos eventuales o precarios, la que no tiene palancas, quien no puede corromper, etc. es la “sufre” los impactos de este modo de vida. Por ello una siguiente revolución es ineludible. Sigue siendo esperanza de un mundo mejor para los pueblos oprimidos y explotados, ahora, excluidos del mundo.

juanpardoflores@yahoo.com.mx

516. NOS HA LLEGADO ESTE CORREO, ¿SERÁ CIERTO? SI ES ASÍ... PUES, ¡¡¡QUE POCA...!!!

¿HAN VISTO QUE ESTAN PINTANDO VARIAS FES, CCH´S Y PREPARATORIAS DE COLOR NEGRO?


PUES ESO SE DEBE A LA INFORMACION QUE ESTA AQUI ABAJO, Y SI NO ME CREEN, PREGUNTENLE A LAS PERSONAS DE LA STUNAM EL POR QUE ESTAN PINTANDO LAS REJAS QUE ANTES ERAN AMARILLAS DE COLOR NEGRO. ESTO SE DEBE COMPAÑEROS, A QUE LA UNAM YA ESTA EN TRAMITE DE PRIVATIZACION, SINO ES QUE YA ESTA PRIVATIZADA Y NOSOTROS NO ESTAMOS HACIENDO NADA, COMO TODO BUEN PAIS DE ¡TERCER MUNDO!

PD: EL SINDICATO DE LA UNAM APOYAN LA DESICIÓN DE LA PRIVATIZACIÓN, PORQUE POR CADA CIEN PESOS QUE DEMOS LOS ESTUDIANTES VEINTE IRÁN AL MISMO SINDICATO Y ESTO ES UN GRAN NEGOCIO PARA STUNAM POR ESO AHORA NO CONTAMOS CON EL APOYO DE MUCHOS TRABAJADORES.

NOSOTROS ESTAMOS EN EL CAMINO,
Y LOS QUE VIENEN SEGUIRAN
¡¡¡HACIENDO HISTORIA!!!

UNIVERSITARIOS...Y NO UNIVERSITARIOS
a todos nos interesa
ES LEGADO NACIONAL


A pesar de que ya hayas terminado la carrera, la camiseta PUMA siempre la llevaremos, ¿no es así? Al parecer, dentro de poco, la UNAM iniciará otra huelga y es necesaria. ¿Sabían ustedes los planes de Felipe Calderón (nuestro nuevo presidente 2006-2012) para nuestra UNAM?, pues bien, la semana pasada, tuvo una reunión con el rector de nuestra máxima casa de estudios y los directores de todas las facultades (excepto derecho), en la cual se dijo que van a quitar el subsidio; y autonomía a la UNAM y lo peor de todo, es que el personal de la universidad está de acuerdo en apoyar las propuestas de nuestro nuevo presidente.

A esa junta, no asistió, ya que no fue invitado, el director de la Facultad de Derecho, y sólo los doctores de ese recinto no apoyan el privatizar

nuestra universidad. ¿Vamos a permitir que nos quiten nuestra universidad sólo por el interés de unos cuantos?

La UNAM, se encuentra entre las 100 mejores universidades a nivel mundial para ser precisos la 51 entre 4000, hace las mejores investigaciones en el país y Latinoamérica, forma profesionistas competentes y mejor preparados que otras escuelas (incluso las universidades privadas).

Si eres universitario y realmente valoras todo lo que la UNIVERSIDAD te da, envía este correo a todos tus contactos universitarios, podemos ayudar a que no le quiten a los mexicanos su universidad. UNAMos esfuerzos.

"POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU"
ESTO SI QUE ES DE VITAL IMPORTANCIA ES NUESTRA
UNIVERSIDAD, SEAMOS O NO PUMAS ES LEGADO
NACIONAL!!!!!!

Y A LOS QUE DEFINITIVAMENTE SI SOMOS PUMAS, TENEMOS EL CORAZON AZUL Y LA PIEL DORADA HAGAMOS LO NECESARIO PARA NO APOYAR ESTA DECISION.


Beatriz Cuéllar Varela
Coordinación de Universidad Abierta y
Educación a Distancia - UNAM


Tel: 5622-8708
Fax: 5550-8405

lunes, 25 de enero de 2010

515. DESDE MONCLOVA COAHUILA










Bertha Alicia




AMANECE OTRA VEZ

Despierto: te pienso, te evoco.
Me turba tu silueta, tu rostro, tus manos
que recuerdo nerviosas y vacilantes.
Tu mirada que esquiva me penetra por momentos,
y disfruto.

Te extraño con la angustia
matutina de no verte.
Invoco los poderes eólicos
para que arrastren las horas,
cuando como con tu imagen en mi mesa.

Te siento cercano por la tarde,
y te deseo con ganas desbordadas
de mezclar en suave alquimia,
mi amor con tu sexo en erupción,
mi alma con tus ansias explosivas.

La noche se vuelve fantástica,
y entre gotas de lluvia y estruendos de tormenta,
te permito poseerme, poco a poco,
hasta quedar sin efluvios de pasión,
sin respiro, sin fuerzas, sin razón,
y entre sueños te sueño sólo mío.

Me duermo: te pienso, te evoco,
puedo oír tus pasos que me excitan,
me elevo, me hundo, enloquezco,
y entonces… amanece otra vez…

514. LA ECONOMÍA Y USTED

Desde Morelia, Michoacán. México
Eliseo Castillo A.
Economista.

EL DILEMA DE LA UNIVERSIDAD EN MÉXICO

¿QUÉ VOY A HACER CONTIGO...?

Te miro y escucho, o lo intento
el silencio a veces amigo, hoy verdugo
me sonríe y apresura....me murmura
me dice que que la distancia
será la nueva frontera,
de nuestras gastadas vidas;
te miro, pero ya no escucho
se que esto es el adiós;
dice más el silencio,
que nuestro discurso cansado.

eliseo.

Me apena mucho la gente que se va a otro país a hacer algún estudio de posgrado, cuando lo hace a alguna universidad del mundo hispano, y que luego regresa presumiendo que cuenta con estudios en el extranjero; en estos casos estamos ante simples malinchistas.... o peor, ante ingenuos y retrógradas. Cualquiera con un gramo de información sabe que la mejor universidad en el mundo del idioma español se encuentra en México, todos sabemos que es la UNAM; vamos ni la histórica de Salamanca ni la Complutense se le comparan, ni que decir de las de Latinoamérica, lamentablemente están muy atrasadas.

Aun así podemos decir que nuestra universidad (vista como la suma de las universidades privadas y públicas del país) se encuentra en un franco fracaso; no ha logrado insertarse en la demanda que la sociedad y el mercado necesitan , las causas son diversas, no es posible ofrecer una detallada discusión en una entrega, pero siempre podemos ir platicando este problema de tal forma que , de alguna manera contribuyamos a ser parte de la sociedad pensante activa, y cada vez retirarnos lo posible de la parte de la sociedad receptiva pasiva. No caigamos en el juego tonto de las frases hechas , precisamente para las personas que ante la flojera por pensar, prefieren repetir las sentencias que alguien, no se si por flojera, se le ocurrió presentar como verdades duraderas cosas ingenuas; como eso de que los vasos con agua...o están medio llenos o medio vacíos..., dependiendo de quien los vea; o esa otra tontería de que si no eres parte de la solución..., entonces eres parte del problema; y bla-bla-bla, para mentes acomodaticias.

Sostengo que en México la universidad está caminando de manera inadecuada, por que hemos perdido el sentido final de esta; lamentablemente tanto en el plano de la escuela pública, como en la privada. Por ejemplo, en las universidades públicas es penosa la manera en que se manifiesta el desdén por el respeto a la cátedra; es de sobra conocida la influencia que manifiestan los sindicatos para cubrir y encubrir a profesores nefastos, y otros simplemente con tintes de corruptos que pueden asistir a no a su trabajo, sin que se les pueda castigar financieramente y con amonestaciones, ya no digamos privándolos de su empleo.

Por desgracia la libertad de cátedra, que es algo digno, en ellas se desgasta en las componendas de malos profesores con las élites sindicales, ensuciando lo notable de otros colegas verdaderamente brillantes. Y es que hay profesores que son auténticos ejemplos de lo que cualquiera que se dedica a esta actividad puede sentirse orgulloso. Hay grandes maestros que levantan y hacen grande a la universidad, en lo que tiene de grande, y que le dan brillo al país mismo.

Pasa algo parecido en las universidades privadas; el símbolo de excelencia de ellas es que se cuenta con mas tiempo salón de clase; que se controla más la presencia de los profesores para que esta sea afectiva, y que los alumnos también son mejor vigilados. Todo esto es cierto, y es sin duda un valor agregado que no hay de despreciar; de origen se logra algo muy importante: el sentido de la disciplina, y al menos en la forma del compromiso que debe existir en esta noble institución y su tarea.

Pero ojo, por desgracia se ha confundido tiempo de salón con tiempo de enseñanza asimilación, nunca regularmente serán lo mismo; no hay duda que la ventaja puede aprovecharse para cubrir los programas; sin embargo nos falta obtener el sentido de la captación de la información. Es un tema que da para llenar muchas horas de análisis, sólo falta el lugar y las condiciones para hacerlo, en esta columna sólo lo mencionamos señalando lo básico.

La Universidad pública se ha pervertido desde lo laboral cerrando todo lo posible la entrada de nuevos profesores, el sindicato protege a los que ya están dentro, por encima de su calidad, la que puede ser de lo peor, pero como ya se está en el sindicato, pues... hay una actitud penosa en la que se les favorece, incluso maquillando los concursos de oposición que el reglamento obliga, con tal de favorecerlos, eso es un secreto a voces; por lo que al final se refleja en una baja en la calidad de la educación.

El problema de las universidades privadas es que no hay sindicato real, solamente formal, por lo que el manejo del recurso humano no pasa por el plano de la negociación; se avoca mucho a la idea del mercado, tampoco es un acierto precisamente, pero se entiende, dada su necesidad de ser rentable; al margen de esta necesidad, hay una realidad: está sacrificando la idea de formación integral.

Al final de cuentas no se está logrando el objetivo final: mejorar la formación de la educación en México, esta no se logra teniendo a los alumnos muchas horas entados en el salón de clases, mucho menos teniendo de profesores a personas que ni les interesa educar, ni se presentan a hacer su trabajo; incluso en las universidades públicas hay profesores que tienen en nómina más de 60 horas a la semana, cuando el tiempo máximo regular son 32 ante grupo y 40 en nómina...para eso está la relación con el sindicato que les encubre su ineficiencia; el alumno por desgracia es lo de menos.

Pero no está todo perdido, mientras exista la capacidad de análisis y crítica podremos pensar que algo queda y se puede hacer.

Un abrazo.