jueves, 4 de marzo de 2010

552. LA ECONOMÍA Y USTED

Por Eliseo Castillo A.
Economista.
Desde Morelia,
Michoacán.
México.


Y LA INJUSTICIA SE IMPUSO: LAS INDIAS PRESAS



EL AMOR EN TIEMPOS DE RABIA

Me dueles por que te se
inevitable y deseada,
esperanzadamente añorada
por eso me dueles.
Mujer, obtuso y hermoso ser
sin tí pierdo el sentido
y la razón de estar aquí,
por tí, falta apenas un momento
para que todo, en absoluto todo,
se vaya al carajo sin retorno.
Y si te quiero y me dueles,
mujer... ¡qué se le va a hacer!

eliseo.


Los corpulentos AFIs se lo dijeron claramente a Jacinta...a tí te dejamos libre por que ya eres famosa; pero a estas cabronas nos las chingamos...¡y se las chingaron efectivamente!

¡Y todavía hay ilusos, o gente pagada que se la pasa repitiendo que estamos en un país democrático...!

Pues sí, generosos y pacientes lectores..., y algunos de ustedes, tan buenos conmigo que hasta me manifiestan su afecto...eso no tiene precio en nuestro país donde la amistad, la lealtad, el respeto a los derechos del otro están tan en duda; se que eso no lo puedo pagar con nada, y lo vivo y lo disfruto, y agradezco a la vida que no todos los mexicanos son racistas e injustos. Que no aceptan el... ¡haiga sido como haiga sido del filósofo sexenal de los Pinos! para esas personas regularmente escribo y se que algo bueno sale de su lectura.

Por desgracia regreso con el tema ....¡pero no es tema! son seres humanos, son Teresa y Alberta, las dos indigenas que acaban de ser sentenciadas a 21 años de cárcel, de manos de una demanda de seis AFIs corpulentos que las acusaron de secuestro equiparado... ¿y sabe usted por qué no quedaron libres como Jacinta? dice el alegato explicativo del juez...por que pidieron identificación a los AFIs. ¿Qué le parece, se presentan a robar a los vendedores del tianguis sin uniforme, se les pide se identifiquen y en respuesta ellos las acusan? hoy ya están sentenciadas a 21 años de encierro; por cierto una de ellas ya fue madre dentro de la prisión, es decir, como en tiempos del esclavismo...nacen mexicanos en pleno encierro por mera actitud racista.

Si de verdad tuvieramos un país democráticamente gobernado, en primer lugar estas cosas no pasarían; en segundo, si pasaran, el mandatario en turno tendría que pedir públicamente perdón a la sociedad por estos atropellos a la dignidad; no espere usted que pase...no pasará.

Se que no vamos a cambiar el mundo con buenos deseos, que las cosas seguirán su curso; que el México real es este, no nos engañemos ni engañemos a los demás. El marco legal y moral nacional está muy arraigado en la idea de que las clases sociales son algo que debe mantenerse de manera clara: que filosóficamente todos somos iguales por el sólo hecho de haber nacido en este nuestro hermoso país; pero en la práctica, tal parece que nos afanamos en marcar de manera exagerada las diferencias de raza, color y nivel económico: se manifiesta de forma grosera que los negros son inferiores a los blancos; que los blancos discriminan a los mestizos...y que los mestizos abusan sistemáticamente de los nativos dueños originales de esta tierra, a quienes se les ha estigmatizado como indios. Es parte de una realidad que se impone a una idealidad constitucional.

Dejemos de abusar del palabrerío diciendo que por fin tenemos democracia, por desgracia no es así, México sigue siendo terreno fértil para la discriminación y el desencanto de muchos paisanos; por algo se siguen yendo en miles a diario a la frontera del norte, con el sueño de pasar la frontera..., en busca del sueño americano; amén de la esperanza de llevarse a su familia con ellos; y como me dicen algunos... "para que ellos no sigan sufriendo tanta inseguridad y necesidades".

Penosamente escucho su deseos y se que tienen sus razones; pero como yo no aspiro al norte, ni lo he soñado trato de respetar sus comentarios y me queda el amargo sabor de quien ama un lugar, pero esto es algo difícil, al margen de que se le quiera, no hay duda, la mayoría de los mexicanos lo queremos.

Alberta y Teresa le duelen a cualquier ser humano que se respete, por el simple hecho de ser retenidas de manera grosera; no por ser indígenas, ni pobres, ni mujeres; sólo por ser seres humanos; pero por desgracia eso no representa la realidad. Por desgracia, en el caso de nuestra estructura social ellas están encerradas por la desigualdad y la estigmatización que se ha hecho de la diferencia de raza, color género y origen. Luego entonces resulta que al margen del marco filosófico, ellas sí están encerradas por motivo de un acto de discriminación, usando como instrumento de justicia la propia constitución que manda la libertad para cualquier nacido en esta hermosa tierra...,aunque existan algunos que hagan todo para afearla.

Duele decirlo, pero ellas son presas de la discriminación y ya, así, la discriminación. Ignoro que tan orgullosas estarán de su origen, pero es evidente que para los acusadores y el juez, el racismo es algo que está muy arraigado y lo han usado en su contra.

Hoy, los que pensamos no ser mejores que otros, por color de piel, origen o género, hemos sido derrotados por la terca realidad...esta es la realidad, no la que queremos...por eso duelen las mentiras de la tal democracia, y por eso hay gente que con descaro pregona que ...¡haiga sido como haiga sido, ellos gobiernan!

Un abrazo.

551. DIFUSIÓN

Foro en solidaridad con Juárez‏

Varios convocantes, entre ellos;

La Casa del Teatro, A.C.


tenepal de CACCINI
Se solidariza. GL. Conrado
__________________________