viernes, 9 de abril de 2010

592. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1. ¡Dí No a la Guerra!
2. Un periodista con el diablo

La guerra es el arte de destruir hombres,
la política es el arte de engañarlos.



Jean Le Rond D' Alembert (1717-1783)
Filósofo, físico y matemático francés.

1. El jefe del ejército Guillermo Galván Galván insiste en exigir facultades especiales para él y para los soldados que están a su mando. Lo dijo el día del ejército, lo repitió hace unos días. Sabe perfectamente lo que quiere, pero lo más preocupante es que lo hace: a) con la venia de su jefe, Felipe Calderón, b) sin que le importe lo que su jefe, Felipe Calderón, piense o quiera.

Las dos posibilidades son preocupantes porque si es el inciso a), entonces quiere decir que Felipe es el principal promotor de las demandas castrenses, lo cual sería una traición al espíritu de la política, y si es el b), entonces quiere decir que el general actúa por cuenta propia, lo que indica el nivel de debilidad de Felipe.

No es la primera vez que el general demanda facultades especiales, sólo hay que señalar que el ejército carga con el estigma de que las quejas por violaciones a los derechos humanos de ciudadanos inermes ha aumentado en proporciones escandalosas en los últimos años.

No nos engañemos, otorgar facultades especiales al ejército es renunciar al camino de la política, es renunciar al camino de la paz para resolver los problemas. Alphonse de Lamartine, historiador, político y poeta francés, escribió una vez que “la guerra no es más que un asesinato en masa, y el asesinato no es progreso”, por lo mismo la guerra es renunciar a la paz, a la justicia y al diálogo. Los partidarios de la guerra quieren más facultades ¿para qué?, los partidarios de la paz no queremos guerra y tenemos que decirlo enfáticamente: ¡No a la guerra!

2. “Si el diablo me ofrece una entrevista voy a los infiernos”, declaró el maestro Julio Scherer, a raíz de la entrevista que le concedió el Mayo Zambada, frase que indica una de las características fundamentales de la ética periodística, la determinación de ir a donde sea posible por la información, sin obstáculos de ninguna índole como los que se derivan de una entrevista con un personaje como el Mayo Zambada, un verdadero diablo del bajo mundo.

Las críticas de los voceros del gobierno, de los intelectuales orgánicos que viven del chayote disfrazado, sólo muestran la envidia que sienten por don Julio. Dicen que la entrevista de don Julio al Mayo no arrojó nada nuevo, bueno, hasta el estilo literario del maestro es cuestionado.

La entrevista ha dejado en claro que la huella del narco ha penetrado profundamente en la sociedad mexicana, en todos sus estratos y no sólo eso, también en las cúpulas de la política y el gobierno ha penetrado el poder corruptor del narcotráfico. El Mayo, don Julio y la mayoría de los mexicanos sabemos que el narco es un monstruo de mil cabezas, le cortan una cabeza y de inmediato nace una, dos o tres testas más.

Por eso urge que la sociedad mexicana analice el fenómeno de las drogas abiertamente, porque sólo mediante el diálogo abierto y franco del problema se puede llegar a superar. Pero este es el camino inteligente, el de la discusión abierta, el diálogo enriquecedor, el análisis con argumentos y razones, con estudios y estadísticas, pero sobre todo, con la voluntad de comprender un fenómeno complejo al que se ha enfrentado exclusivamente con el recurso de las armas.

¿Qué dicen al respecto nuestros legisladores? ¿Por qué no se pronuncian por el diálogo, por el imperio de la política, del derecho y de la paz? ¿Por qué diputados y senadores guardan silencio ante la acometida de los halcones que nos han impuesto una guerra que no queremos?

La guerra es la negación de la política y de los políticos ¿Por qué entonces el silencio de los que deberían de ser los promotores del diálogo?

rafael_gomar@hotmail.com

591. ANÁLISIS A FONDO

Fuente:
15diario

La popularidad del presidente


Francisco Gómez Maza

· Cada vez, menos popularidad para FCH: encuesta Mitofsky
· En abril, logra 53% de aceptación popular, 5 puntos menos

Muchos factores – la inseguridad pública que se traduce en violencia incontenible, asesinatos por montones, secuestros, errores garrafales de las fuerzas de seguridad en el combate al narcotráfico y la delincuencia organizada; el peso casi insoportable del pago de impuestos, que descobijó a medianas, pequeñas y micro empresas y muy despiadadamente a los trabajadores de nivel medio, los altos precios de los productos y servicios públicos, entre ellos las gasolinas, entre otros – han logrado que la popularidad de las “autoridades” vaya deteriorándose cada vez más y que el Partido de Acción Nacional vaya alejándose día a día de un nuevo triunfo en las elecciones federales de 2012, cuando se hará en recambio en la Presidencia de la República. Tendría que ocurrir el “milagro” de un golpe de timón para recomponer las cosas para los gobiernos albicelestes, que ciertamente no volverán a la casa presidencial de Los Pinos si no demuestran que saben “gobernar” – han probado todo lo contrario -, no en beneficio de ellos mismos ni de las elites del poder político y económico, sino en beneficio de los ciudadanos de a pie, que van desilusionándose, aquellos que votaron por el PAN, y confirmando su rechazo los que votaron por el “peligro para México”, Andrés Manuel López Obrador. Mitofsky coloca al presidente mexicano en el grupo de “evaluación sobresaliente”, debajo de las evaluaciones “sobresaliente” y “alta”.

El presidente Felipe Calderón de México, al iniciar la segunda mitad de su sexenio, logra 53%, 5 puntos de popularidad, menos que en la compilación anterior realizada por Consulta Mitofsky. El dato es ya conocido por muchos, porque fue publicado por la empresa encuestadora el domingo 4 de este abril en su página de la WWW. Pero la atención de los medios de publicidad y propaganda ha estado en lo rojo de los enfrentamientos de las bandas del crimen organizado, entre ellas mismas, y con las fuerzas de seguridad; en los desafíos de los sicarios a las llamadas instituciones gubernamentales; en los asesinatos de mandos policiales y – increíble – en la desaparición y muerte por presunto asesinato de la niña Paulette, que ha vendido más periódicos impresos y tiempos en la televisión y la radio, que la muerte de los niños de la guardería ABC de Hermosillo, que por cierto nadie ha resuelto y los responsables siguen libres impunemente, o en el asesinato de los dos jóvenes universitarios del Instituto Tecnológico de Monterrey, calificados oficialmente y a priori como sicarios de los “Zetas”, así como la ejecución a mansalva de un grupo de niños en Durango, en un presunto retén militar, cuando viajaban para recoger las becas escolares que, por adelantados, les otorgaba el propio gobierno. Calderón comparte la tal evaluación con el ex obispo Fernando Lugo, de Paraguay, que tantas esperanzas provocó entre el pueblo paraguayo y entre los sectores progresistas de Latinoamérica y el mundo, a quien su última evaluación coloca con el 50% de aprobación, justo a la mitad del ranking, y con Barack Obama de quien los estadounidenses esperaban la salvación mesiánica, luego de la “santa madriza” que le puso a ellos y al mundo el halcón de George W. Bush. Y a pesar del (desprestigiado) premio Nobel de la Paz, y haber logrado un gran triunfo político, al aprobarse su ley de salud, mantiene un 48% de aprobación, lo que muestra el nivel de competencia política que ha generado su gestión.

Entonces, el presidente Calderón seguramente ya toma medidas para que la simpatía que un gran sector popular, por las razones y posiciones políticas que sea, no decaiga más, lo que acabaría dándole la puntilla a su partido, ya de por si desprestigiado y perdedor en las más importantes elecciones de esta primera mitad de sexenio. Un 53%, de acuerdo con las operaciones aritméticas de Mitofsky, no es nada despreciable. Si quiere mantenerse y pasar a la historia, Calderón tiene que dar un campanazo: congelar, por ejemplo, las mensuales alzas al precio de las gasolinas; resarcir las pérdidas de los trabajadores medios en sus ingresos netos que fueron severamente carcomidos por el incremento del impuesto sobre la renta, y congraciarse con las medianas, pequeñas y microempresas, que son las que generan puestos de trabajo y que no lo están haciendo porque sus condiciones financieras no le son nada favorables (a las empresas, aclaro; no a los empresarios, que estos son tan “imaginativos”, que nunca salen perdiendo, sino más bien incrementan exponencialmente sus caudales personales). Con estas dos medidas sería suficiente. Ya no hablemos de resarcir el poder de compra de las clases “medias” (si es que existen) y de las populares, que éstas últimas están ya acostumbradas a mal vivir, mal comer, mal curarse, mal pasar por este mundo lleno de carencias e infortunios para ellos.

El presidente Calderón tendría que preguntarle al presidente Mauricio Funes, de El Salvador, cómo le ha hecho para lograr la primera posición entre los presidentes sobresalientes – la evaluación más alta – con un 83% de aprobación, no obstante haber declinado cinco puntos porcentuales. Y tendría también que consultar con Luis Ignácio Lula da Silva, de Brasil, quien en casi casi todo su mandato, que está por concluir, ha aparecido en el grupo de los mejor evaluados, aun cayendo 7 puntos respecto a la anterior recopilación.

analisisafondo@gmail.com

jueves, 8 de abril de 2010

590. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1. Restaurar la ley
2. México y Kirguistán

La Ley Suprema es el Bien del Pueblo

Marco Tulio Cicerón (106 AC-43 AC)
Escritor, orador y político romano.

1. Esta máxima de Marco Tulio Cicerón debería de escribirse en letras de oro, no sólo en los recintos y palacios legislativos, en la actualidad verdaderos prostíbulos de la ley, sino en el corazón y en la mente de los hombres. La ley que no beneficia al pueblo o que se tergiversa para aplastar al pueblo no es ley, o es una ley injusta, o ha dejado de serlo por lo que es el pueblo el que ha de restaurar el imperio de la ley que responde al bien supremo, el bienestar del pueblo, del pueblo, no de unos cuantos oligarcas, no de unos cuantos diputados y senadores, no de unos cuantos jueces y magistrados. El más terrible enemigo de la Ley Suprema es la impunidad, que casi siempre es hija del despotismo, de la dictadura, del imperio de la fuerza, del miedo y de la arbitrariedad.

La exigencia del general Guillermo Galván Galván, secretario de la defensa nacional, de otorgar al Ejército, a los soldados facultades especiales, es una demanda inaceptable en un estado de derecho y significa en los hechos imponer un estado de excepción en donde los soldados podrán entrar en los hogares a su arbitrio. Los legisladores han advertido que sería la muerte de la ley y el triunfo de la fuerza, los ciudadanos estaríamos a merced de los militares, pero no todos están en contra, hay legisladores que están a favor de dar a los militares facultades especiales, están a favor de la mano dura.

El otro camino es restaurar la ley por la vía pacífica, hacer precisamente lo contrario de lo que el gobierno federal quiere hacer y el primer paso sería hace que los militares regresen a los cuarteles.

Restaurar la ley, terminar con la impunidad, es el objetivo de ciudadanos que han formado el “Movimiento 5 de junio”, que nos recuerda el caso de los niños que murieron en la guardería A, B, C. La columna del jueves de Francisco Franco es impactante, sobre todo por el texto del papá del pequeño Santiago, Roberto Zavala. ¿Qué decir ante la magnitud de la tragedia, ante la desesperanza y el dolor inconmensurable, atroz, ante la impunidad y el cinismo de quienes representan la ley?

Otros movimientos que promueven el cambio pacífico, la recuperación del estado de derecho hacen su labor, una labor que casi siempre pasa desapercibida por los medios de difusión propiedad de la oligarquía.

Organizaciones sociales, estudiantiles, sindicales, e incluso legisladores locales del DF y federales, del PRD buscan restaurar la ley por otro medio, una consulta ciudadana que se llevará a cabo en su primera etapa el próximo 21 de abril y que tiene como objetivo sustentar la demanda de revocación del mandato de Felipe Calderón. A nivel nacional la consulta se llevará a cabo los días 22, 23 y 24 de mayo.

2. En Kirguistán, Asia Central, los ciudadanos hartos de la corrupción del gobierno, de la pobreza y de los altos precios de los bienes más necesarios se lanzaron a la calle, asaltaron edificios públicos y demandan la renuncia del corrupto presidente y sus cómplices. Decenas de personas murieron bajo las balas de los militares, pero no pudieron contener la furia del pueblo que tomó el poder en manos de una mujer, Roza Otunbayeva.

Cientos de personas asaltaron edificios públicos y les prendieron fuego, al menos cien ciudadanos han muerto en el asalto a las sedes del poder. Las semejanzas entre Kirguistán y México son notables, pero mientras que en aquél país la pobreza afecta a un tercio de la población, en el nuestro la mitad de los ciudadanos son golpeados por la pobreza y la miseria extrema; seguramente en el país asiático existe una oligarquía que manipula la conciencia de los ciudadanos a través de los medios de difusión, conscientes de esto, los insurrectos tomaron la estación de televisión estatal KTR. Miembros del Parlamento participaron en las negociaciones para la renuncia del gobierno en Kirguistán, en México, la mayor parte de los legisladores del PAN y PRI son parte de la mafia que mantiene el dominio de la oligarquía, ¿Hasta cuándo? ¿Esperan los legisladores que estalle el descontento como en Kirguistán?

rafael_gomar@hotmail.com

miércoles, 7 de abril de 2010

589. ANÁLISIS A FONDO

Fuente:
15diario


El compromiso con los lectores

Francisco Gómez Maza

• Un falso debate atizado por las buenas conciencias
• Scherer sólo hace su trabajo de espléndido reportero

Las buenas conciencias, los puros, los que se agandallaron el título de periodistas sin serlo y sólo han sido amanuenses de los poderes institucionales, los anexados, los fariseos… se lanzaron con todo en contra de Julio Scherer García por la entrevista que le hizo, en condiciones sumamente riesgosas, inciertas, al capo Ismael “El Mayo” Zambada. Afortunadamente aún quedan colegas cuerdos, de sentido común, profesionales, comprometidos con su oficio, que salieron y seguirán saliendo en defensa del derecho a la información de que goza cualquier reportero para entrevistarse con el diablo, si es necesario, y no revelar ni sus fuentes ni los modos como consiguió la incómoda entrevista. Julio Scherer García pasará a la historia como el icono – para rabia de los resentidos, de los que muerden las manos que les dieron de comer, del periodismo, que por su propia naturaleza tiene que ser incómodo para quienes detentan el poder político y económico, y para los adelantados de los poderes fácticos como los barones del crimen organizado y del desorganizado, de cuello blanco, de credencial de gobernantes, de credencial de periodistas.

Si yo hubiera recibido una invitación de un capo, seguramente lo pensaría dos veces en aceptarla, porque no tengo los tamaños de Julio. Un reportero de verdad. Asistí a la cobertura del alzamiento armado indio del primero de enero de 1994 en Chiapas, aceptando una invitación de quién sabe quién, un día antes, el 30 de diciembre de 1993, y entonces no lo pensé dos veces. Casi sin aprobación de mi director, compré un billete y me monté en el primer avión con rumbo a lo incierto, y ahora estoy satisfecho de haberlo decidido así porque 1994 fue el año de mis mayores satisfacciones personales y profesionales y el año en que mi periódico de entonces, El Financiero, se fue a las nubes, gracias al trabajo en equipo con José Reveles, Jaime Avilés, Gaby Coutiño y el corresponsal en Villahermosa, cuyo nombre lamentablemente no viene a mi memoria. Julio Scherer García hizo lo que tenía que hacer cualquier reportero de a de veras. Jugarse el pellejo. Afrontar el riesgo, incluso de un secuestro. Y hasta de su propia muerte. Ya imagino a los malagradecidos, a los que cambiaron de piel, a los que, cuando se les acabaron sus dos únicas fuentes de información que le daban la gloria de ser unos de los más leídos por los políticos y la escasa ciudadanía que lee periódicos, recibiendo una invitación del diablo y ver si la aceptaban. Eso de que si el diablo le pide que lo entreviste, va al infierno, que siempre ha dicho Julio, es absolutamente cierto. Entrevistó a la Reina del Pacífico, Sandra Ávila; platicó con una de las mujeres de Joaquín “El Chapo” Guzmán, Zulema Hernández; escribió maravillosos libros sobre estos dos personajes, y nadie dijo nada. Ni los traidores, ni los malagradecidos, menos los sedicentes periodistas anexos.

El periodismo no es copiar boletines de prensa de las dependencias del gobierno y publicarlos en primera plana, mediante el cobro de una factura que hace pasar una gacetilla oficial como primicia. El periodismo no es alabar a los barones de los poderes institucionales y fácticos. Las buenas noticias no son noticia, como mañosamente quieren hacer creer los “comunicólogos” del oficialismo. El periodismo es presentar los hechos tal como ocurrieron; es darle voz a quienes no lo tienen como los movimientos sociales inconformes; los indios aplastados, extranjeros en sus propias tierras; y captar todo lo que sea novedad. Y en este caso, el que un presunto criminal le pidiera a Julio que fuera a platicar con él también era una obligación ética y profesional aceptar la invitación, una decisión nada agradable, muy difícil de tomar, y no tiene Julio que rendirle cuentas a nadie. No ha cometido ningún delito. Simplemente ha cumplido con su oficio, el de entrevistador, el de reportero. Cuántas entrevistas otros reporteros no han realizado a criminales de menor jerarquía en la estructura del crimen organizado. Lo que a los críticos resentidos les duele es la envidia. Ellos no tienen los arrestos para hacer algo tan difícil como lo que ha logrado Julio, no sólo en este caso de la entrevista peligrosa con “El Mayo”, sino en toda su vida profesional. Scherer me reconcilia con el periodismo institucional. La revista Proceso, y algunas otras publicaciones que pueden contarse con los dedos de la mano y aún sobran dedos, se ha reinvindicado con sus lectores, con aquellos que extrañaban el periodismo de investigación en el campo que estábamos acostumbrados a practicar quienes contribuimos a su creación, a su fundación, en aquellos aciagos años de la segunda mitad de los 70, cuando ser periodista era el “más pior” estigma que podían imponer el presidente de la República y sus amanuenses, tan sólo porque lo que publicábamos no era de su gracia. Un secretario de Estado, que después llegó a presidente de la República y cuyo nombre me guardo, llegó a decirme en cierta ocasión: “me gustó tu reportaje, pero estoy absolutamente en desacuerdo con él”.

Esto es el periodismo. Un oficio como el del albañil. Un oficio de hurgar la realidad; de destapar cloacas; de denunciar a los funcionarios corruptos, sinvergüenzas, impunes; un oficio aparentemente ingrato, pero que deja una profunda satisfacción. Lo demás. El comentario a modo. El elogio de la locura de los poderosos. Eso. Eso no es periodismo. Es simple publicidad y propaganda, como lo acostumbran hacer muchos muy renombrados intelectuales y ex periodistas anexos. Me quedo con Julio.

analisisafondo@gmail.com

588. "EL GOLDEN BOY DEL ESTADO DE MÉXICO

“PEÑA NIETO "EL GOLDEN BOY DEL ESTADO DE MÉXICO"

*Fuente:
Un correo-e dirigido al director del
tenepal de CACCINI





Por Denisse Dresser.


El copete acicalado. La sonrisa diamantina. La novia famosa. El Gobierno dadivoso. La publicidad omnipresente. La pantalla alquilada. La alianza del guapo y los corruptos. Los componentes centrales del modelo de competencia política que el PRI construye y con el cual logra ganar. Los ingredientes fundamentales de la estrategia que el PRI despliega y con la cual logra arrasar.

Una ecuación cuidada, perfectamente planeada: cara bonita + dinero + televisoras + publicidad + PRI dinosáurico = triunfo electoral. Una fórmula concebida en el Estado de México y ahora instrumentada exitosamente a nivel nacional. Una fórmula patentada por los artífices de la "experiencia probada", en busca de algo que puedan vender como "nueva actitud". El modelo bombón. El modelo "Golden Boy". El modelo Peña Nieto.

Con resultados a la vista y confirmados en esta elección. Distrito tras Distrito, Presidencia municipal tras Presidencia municipal, Diputación tras Diputación, Estado tras Estado. Corredores azules que se vuelven tricolores; bastiones panistas que pasan a manos priistas; territorios del PRD que dejan de serlo. Guadalajara y Zapopan y Cuernavaca y Toluca y Ecatepec y Tlalnepantla y Atizapán y Naucalpan. Tan sólo en el Estado de México, el triunfo en 40 de 45 distritos electorales.

El PRI, beneficiario del voto de castigo por una economía que se contrae más del 7 por ciento. El PRI, beneficiario de la inseguridad que la popularidad presidencial no logra remediar. El PRI, beneficiario de un PRD que se devora a sí mismo y un PAN que se traiciona a sí mismo. Pero más importante aún, el PRI beneficiario de la mejor inversión que ha hecho en tiempos recientes: la campaña publicitaria permanente que lleva a miles de mujeres a exclamar -en mítines de campaña- "Peña Nieto bombón, te quiero en mi colchón".

El "Astro Boy de Atlacomulco", una criatura concebida por la dinastía política más importante del País que ahora busca dominarlo de nuevo. El político Potemkin, producto de un entramado de intereses políticos y empresariales que combina la modernidad mediática para llegar al poder, con los viejos métodos para ejercerlo.

El mexiquense metrosexual construido con carretadas de dinero: por lo menos 3 mil 500 millones de pesos en cuatro años de autopromoción mediática descritos por Jenaro Villamil en su nuevo libro "Si yo fuera presidente: el reality show de Peña Nieto". El posible candidato presidencial, seleccionado, asesorado y adiestrado por personajes como Arturo Montiel y Alfredo del Mazo y Carlos Salinas de Gortari y ejecutivos de Televisa y muchas manos más que peinan el copete. Venden el producto. Posicionan la marca.

Enrique Peña Nieto, emulando a diario la estrategia salinista basada en la inauguración de grandes obras y el cumplimiento de pequeños compromisos. Promocionando a diario la lista de libramientos construidos, tractores regalados, apoyos económicos entregados.

Ejemplo de lo que Octavio Paz llamó el "Ogro Filantrópico"; ese Estado que no construye ciudadanos, sino perpetúa clientelas. Millones de mexicanos educados para vivir con la mano extendida, parados en la cola, esperando la próxima dádiva del próximo político. Como los 9 mil que se aprestaron a celebrar el cumpleaños de Mario Marín hace unos días y los 200 que hicieron cola para abrazarlo. Como aquellos para quienes la corrupción se vale cuando es compartida. Como aquellos que volvieron a votar por el PRI en el Estado de México, a pesar de las marrullerías de Arturo Montiel y las marometas llevadas a cabo por su sucesor para encubrirlo.

Enrique Peña Nieto, actor de un espectáculo continuo, perfectamente producido, escenificado y actuado en la pantalla más grande del País. El candidato de "El Canal de las Estrellas" que hasta novia le consiguió. El candidato que las televisoras hacen suyo y se encargan de edificar. Con promoción política disfrazada de infomercial; con paquetes publicitarios que incluyen la compra de entrevistas en los principales noticieros; con la cobertura de un romance que recibe más atención que la guerra contra el narcotráfico; con el silencio televisivo que se guarda sobre el caso de Atenco o los feminicidios en el Estado de México o cualquier tema controvertido que podría evidenciar las fauces del joven dinosaurio.

Hay un Plan de Trabajo que Televisa ha puesto en marcha y cuyas instrucciones Peña Nieto sigue al pie de la letra: te doy la pantalla desde la cual propulsarte y me das una Presidencia a la medida de mis intereses. Un trueque permanente de favores, dinero, gestión política a cambio de impunidad y promoción mediática.

Como advierte Julio Scherer García, la fórmula Peña Nieto es sencilla: comprar el tiempo en la televisión, corromper y corromper, mentir y mentir, aprender que a los aprendices se les puede y debe aprovechar. Todo para apoyar al joven muñeco, atractivo por su presencia física, a costa de la inteligencia y la pulcritud moral. Todo para que el poder regrese a las manos de la mafia. Todo para que el PRI vuelva a Los Pinos.

*LA PERSONA QUE ENVIÓ ESTE CORREO_E, DICE:
Los invito a reenviar este editorial de Denise a todos sus contactos. No se dejen engañar por la mercadotecnia de Telerisa. Faltan 2 años pero el tiempo se pasa corriendo. No seas ciudadano de cada 3 años, que sólo vas a votar y te olvidas. Y si eres abstencionista, ve pensando seriamente qué harás en 3 años. Carlos Salinas de Gortari es quién está detrás de Peña Nieto y de toda la cúpula actual del tricolor.

587. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez

Filósofo y periodista analista.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1. Destellos de luz

La hipocresía es el colmo de todas las maldades

Molière (1622-1673)
Autor y comediante francés.

1. No un destello de luz, sino muchos destellos que iluminan nuestro mundo cercano irradian del Centro de Rehabilitación Integral (CRI) de esta ciudad. Con menos de dos años de vida, el CRI ha sido una oportunidad de rehabilitación para muchas personas de escasos recursos económicos. Lamentablemente, muchos otros discapacitados esperan una oportunidad de ser atendidos, esto porque las carencias económicas del CRI impiden ampliar su cobertura.

No sólo brilla la esperanza en los ojos de los niños, adultos y ancianos que acuden al CRI, es palpable en el rostro de los familiares y de las personas que trabajan en la institución con sueldos que son insuficientes; con entusiasmo y una actitud solidaria, los trabajadores del CRI cumplen con el mandamiento que los grandes Maestros de la humanidad nos han legado: dar sin esperar nada a cambio.

La mayoría de los trabajadores del CRI tienen otro empleo por las tardes o los fines de semana para cubrir sus necesidades y las de sus familias, pero cada año sobre todo al principio, en marzo o abril, los aprietos económicos de la institución afectan los ingresos de los trabajadores del CRI. Con sueldos de alrededor de cinco mil pesos mensuales, cuando en otras instituciones se les paga 8 mil pesos o más, terapistas y rehabilitadores hacen milagros para sobrevivir.

El martes pasado, tras bambalinas, después de que pregunté por la aportación de los diputados, parásitos insaciables de este sistema inmoral, mi amigo Jaime Ramos me dijo en broma que si creía que los diputados serían sensibles a las necesidades de los discapacitados, por supuesto que no lo creo, esos sujetos tienen corazón de piedra y están vacunados contra las emociones como el amor, la solidaridad, la justicia.

Otro de mis amigos de la prensa me comentó que hace un año aproximadamente escribió que los periodistas en Zamora y Jacona están de rodillas ante el poder de las autoridades, eso le costó que muchos de los periodistas le aplicaran la ley de hielo. Pero es la verdad, los periodistas somos cómplices del sistema porque nos hemos convertido en portavoces de los poderosos, en meras cajas de resonancia de los que nos dominan. En vez de denunciar los inmorales sueldos de los funcionarios públicos, diputados y senadores, en vez de cuestionarlos, servimos como dóciles transmisores de sus mentiras, y si no al tiempo, la foto de Julio Castellanos, Arturo Torres, Rey Valdéz o de cualquiera de los beneficiarios del sistema, aparecerá en primera plana de nuestros diarios o semanarios, donando sillas de ruedas, aparatos para el deporte o cobijas para los pobres, oh, que gran corazón el de los buenos funcionarios. ¡Pobre pueblo con periodistas enajenados y cómplices de un sistema inmoral!

Un lector me escribió para señalar que entre los afortunados zamoranos y jaconenses que se despechan con la cuchara grande y que son más duros que una piedra cuando se trata de apoyar a instituciones como el CRI, está el ex alcalde Nacho Peña y Rosa Hilda Abascal, no sólo los ilustres perredistas Rey Valdéz y Rosa María Rodríguez que han encontrado en la política un negocio muy redituable, los mencionados panuchos tiene puestos de primera en el gobierno federal y siguen mamando del presupuesto discretamente. No sólo ellos, hay más panuchos, perredistas y priistas originarios de la región bien colocados en puestos de gobierno que sólo rezan para su santo.

Ellos son de los beneficiados del sistema, unos porque son cuates de Calderón, otros porque son conocidos o amigos entrañables del diputado, del gobernador o de cualquier caca grande, pero todos se identifican por su falta de solidaridad con las causas de los menos favorecidos. Nomás llegan al poder se les olvida su origen.

Por cierto y hablando de destellos de luz, escribió Tonatiuh Rodríguez el martes que las palabras de Rivera Carrera, uno de los poderosos jerarcas de la iglesia católica, son un destello de luz, en lo personal me parece que son un destello de hipocresía. ¿Ignora Tonatiuh que Rivera Carrera tiene problemas con la ley por encubrir a un cura pederasta? Los hechos hablan más que las palabras, y sobre todo si se trata de sujetos como Rivera Carrera, auténticos gandallas con sotana. No te dejes engañar Tonatiuh, hay lobos que se disfrazan de ovejas.

Pero, ¿para qué detenernos en las artificiosas luces con que los sofistas de Dios que engañan a los incautos? Más vale llamar la atención en las luces que vienen de lo profundo del corazón de hombres de buena voluntad que no se olvidan lo importante que es dar, compartir cuando se tiene fortuna.

rafael_gomar@hotmail.com

586. LA ECONOMÍA Y USTED

Por Eliseo Castillo A.

Economista analítico.
Desde Morelia,
Michoacán.
México

MANIPULACIÓN DE LOS MEDIOS... ¡PRIMERO EL NEGOCIO!

MUJER QUE MIRA...CORRE, SE ESCONDE

Como cada día, como cada instante
corres..., te escondes
quizá, sólo lo sospecho
por que cumplirás años.
Quizá, mujer hecha de amor y llanto,
de tardes suaves y olor a cansancio,
mujer que tocas las fibras de mi vida,
en quien renazco cuando apareces.
Como cada día, cada instante,
en algún lugar sin duda
alguien te está pensando.

eliseo.

¡Qué le parece el espectáculo que se ha montado en derredor del asesinato de la niña Paulette! Uno dijera que se trata de un suceso aislado en la vida de un país relativamente tranquilo y ordenado en que ha sucedido un evento extraordinario, de verdad que se trataría se algo digno de toda la rabia social posible en ese caso, pero resulta que ha sucedido en México, el país sin guerra más violento del mundo, donde mientras se daban a la tarea de buscar a la niña asesinada, cada día eran acribilladas un promedio de treinta personas, penosamente calificadas como sicarios, ante la incapacidad, o la nula voluntad por investigar por parte de las autoridades.

Verdaderamente suena a mendicidad y a falta de respeto lo que sucede con los medios masivos de comunicación, vea usted como de manera invariable abren los noticiarios y ofrecen avances siempre relacionando algún dato respeto a la niña asesinada. Por desgracia buena parte de la sociedad termina por caer en la trampa de la manipulación, y aunque resulte increíble causa más impacto y atención lo que se va a decir al respecto que la violencia que se expande y nos rodea por todas partes.

De verdad que resulta peligroso lo que está pasando en y con la sociedad mexicana que se está acostumbrando demasiado a la violencia callejera, y a que todo el que muera en enfrentamientos con el ejército mexicano, por consigna o decreto es malo..., de manera casi automática se le califica como sicario, narco, mal viviente, o simplemente un número más en la cuenta de muertes violentas que este sexenio ya acumula en número de unos 17 000.

¡Claro que hemos tenido algunas excepciones en las ejecuciones! por ejemplo, los tres americanos merecieron disculpas públicas del gobierno a las autoridades norteamericanas; ni qué decir de los dos estudiantes del TEC. De Monterrey... ¡una vez aclarado que no eran sicarios! el presidente pronunció un sentido mensaje... y mandó a su esposa a acompañar a las madres de los mismos...dijo Felipe Calderón que eran vidas muy valiosas por ser alumnos de posgrado y excelencia académica.

Ahora queda claro que sí hay mexicanos de diferentes clases ante la realidad. Qué curioso, en el caso de la niña Paulette; se trataba de una niña socialmente rechazada... ¡no se de golpes de pecho, todos hemos comprobado que los niños con discapacidades son vistos de manera lastimosa! Pero como hoy es una noticia que vende y distrae de las masacres que se siguen realizando a nivel nacional, pues hay que apoyar a las televisoras , y los noticiarios en general para que llenen de morbo a los ciudadanos con la tragedia de esta niña, mientras tanto, que el país se siga cayendo a pedazos, y cualquier muchacho no rico que tenga la mala fortuna de estar en la línea de fuego del ejército tendrá que seguir siendo calificado como sicario... ¡pobres familias que no puedan comprar la atención de los medios! esta es otra de las desgracias que se presentan de manera cotidiana de manera impune cuando no se cuenta con una democracia con capacidad de tolerancia y crítica. No la tenemos, por eso seguirán embaucando a los ávidos televidentes con las historias de a niña Paulette.

¡Pobre niña, viva, al parecer, era un estorbo para la familia que tenía que dedicarle cuidados especiales que no les causaban satisfacción; muerta, se ha convertido en un buen negocio para los medios masivos de comunicación, para el gobierno y su guerra destructiva, como diztractora, y curiosamente, un catalizador de la inmadurez social del mexicano.

Qué pena, pero es cierto.

Un abrazo.

585. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez

Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1. Diputados: Parásitos insaciables

La democracia es el gobierno del pueblo,
por el pueblo, para el pueblo.
Abraham Lincoln (1808-1865)
Político estadounidense.

Sólo puede entenderse la actual situación de crisis de nuestro México por la enajenación tan poderosa que ejercen los medios de difusión en la conciencia del pueblo, por el peso terrible de la ignorancia, pero hay otra explicación, que seamos un pueblo sin huevos, un pueblo de cobardes sin capacidad de reacción, pero también puede ser que sean las tres cosas: un pueblo enajenado, un pueblo ignorante y un pueblo sin huevos. Decía Montesquieu que la democracia debe guardase de dos excesos: el espíritu de desigualdad, que conduce a la aristocracia, y el espíritu de igualdad extrema, que conduce al despotismo, pero en nuestro país no vivimos una verdadera democracia, lo que tenemos es, como bien dijo el escritor Mario Vargas Llosa, una “dictadura perfecta”.

La dictadura perfecta se compone de una oligarquía dueña de los medios de difusión que se encarga de mantener apendejados a la mayoría de los mexicanos, esos oligarcas son también dueños de los principales consorcios, de las principales ramas de la economía, incluido el petróleo, que Calderón y los panistas quieren entregarles incondicionalmente; pero la oligarquía tiene un brazo político que son los partidos, el PRIAN, parte del PRD y el resto de los partidos. Los partidos, la partidocracia, sostiene el dominio de la oligarquía, y a cambio reciben su paga. Diputados y senadores obedecen a sus amos, los capos de los partidos, por eso, la figura de “mafia” se aplica perfectamente al sistema, las redes de la dictadura perfecta llegan hasta los más oscuros rincones del bajo mundo.

Políticos corruptos controlan el narcotráfico, el mercado más rentable de la economía nacional después del petróleo y las telecomunicaciones. ¿El “Chapo”? Es sólo un empleado de los verdaderos capos, los que desde las oficinas de lujo manejan los hilos del jugoso mercado de las drogas.

Parte importante de esta dictadura perfecta son los diputados y senadores, títeres de los partidos que reciben millones de pesos a cambio de su complicidad con el sistema de corrupción impuesto desde hace décadas en México. Cada diputado recibe al año más de 8 millones de pesos en sueldo y apoyos, para ser más precisos, 8 millones 298 mil 528 pesos anuales.

Eso es lo que se ve, el dinero que no se ve, el que llega por debajo del agua, podría ser más, mucho más, si se considera que los diputados son centaveados por poderosos intereses económicos que protegen sus privilegios y no sólo centavean a los legisladores, sino que han incrustado a sus empleados como “representantes populares”.

De acuerdo a información publicada en los medios de difusión libres, como La Jornada, en los siete meses transcurridos en la actual legislatura, 33 comisiones no han aprobado ni una sola de las iniciativas que les han turnado. Algunas comisiones sólo una recibido una iniciativa de ley, pero todas están congeladas.

Los legisladores son una pesada carga pare este país, conocido por la profunda desigualdad que lo divide, pero mientras que el pueblo siga enajenado por los medios de difusión, especialmente por la televisión y la radio, será muy difícil que las cosas cambien. Los diputados y senadores no sirven al pueblo, no representan a los ciudadanos, representan los intereses de la oligarquía, de la mafia en que se han convertido los partidos políticos.

¿Cambiarán las cosas con diputados sometidos al poder del dinero y de las mafias que los controlan? Para documentar nuestro pesimismo les transmito parte de la nota de La Jornada en donde se informa del dinero que reciben nuestros ilustres parásitos, siervos de la oligarquía.

“Así, el PRI, que cuenta con 237 diputados, recibe cada mes, por concepto de la partida 3827-2, 146 millones 659 mil 392 pesos, de los cuales paga por dietas 35 millones 621 mil 337. El remanente de 111 millones 38 mil 55 lo manejan el coordinador Francisco Rojas y su equipo administrativo.

Al PAN, que tiene 143 legisladores, le corresponden 88 millones 490 mil 688 pesos, de los cuales destina 21 millones 493 mil 43 pesos a las dietas, con un remanente de 66 millones 997 mil 645 pesos. Al PRD, por sus 69 diputados, se le depositan 42 millones 698 mil 304 pesos, de los que destina 10 millones 370 mil 769 a sueldos, con un saldo de 32 millones 327 mil 535. Al PVEM le corresponden, por sus 21 integrantes, 12 millones 995 mil 136 pesos; de ese monto paga 3 millones 156 mil 321 pesos de dietas, con un remanente de 9 millones 798 mil 815. En el caso del PT, bancada con 13 representantes, la subvención es de 8 millones 44 mil 608 pesos, de los que destina un millón 953 mil 913 a dietas; el saldo es de 6 millones 90 mil 695. Nueva Alianza recibe 5 millones 569 mil 344 pesos por sus nueve diputados, de los que un millón 352 mil 709 son para dietas, y 4 millones 216 mil 635 para gastos. Convergencia, por sus ocho diputados, recibe 4 millones 950 mil 528 pesos, de los que un millón 202 mil 408 son para dietas y le quedan 3 millones 748 mil 120.

Para este año, la Cámara se autorizó un presupuesto de 5 mil 153.5 millones de pesos. Las cuatro partidas destinadas al gasto de los diputados asciende a 4 mil 149 millones de pesos.

Tan sólo en los vales de comida, el PRI recibe cada mes el equivalente a 577 mil 95 pesos; el PAN, 348 mil 205; el PRD, 168 mil 15; PVEM, 51 mil 135; PT, 31 mil 655; Nueva Alianza, 21 mil 915, y Convergencia, 19 mil 480 pesos. En total, el gasto para la comida mensual de los diputados asciende a un millón 217 mil 500 pesos.”

rafael_gomar@hotmail.com

martes, 6 de abril de 2010

584. ANÁLISIS A FONDO

Qué hacemos con la economía
Fuente:
15diario
Francisco Gómez Maza

• Lo de verdad importante a nadie parece importarle
• Seguimos a expensas de los catarritos o resfriados de EU

Pero tenemos que volver los ojos a nuestra triste realidad del día a día. Los economistas de la Secretaría de Hacienda están optimistas de que la economía se recuperará en el 2011, aunque todos los indicadores del año corriente no son muy alentadores, sobre todo el del empleo y ya dijimos aquí que una economía que no sólo no crea empleos, sino que expulsa a trabajadores de sus puestos de trabajo jamás será una economía sana, Su recuperación estará concentrada en los reducidos núcleos del poder económico, de las grandes empresas y de los bolsillos de los empresarios, menos en el compartimiento de las ganancias con los trabajadores, que son, junto con el capital, los pilares de cualquier estructura económica. Y lo peor de todo es que estamos echando toda la carne al asador de la guerra contra el narcotráfico y estamos descuidando lo verdaderamente importante, que es el bienestar de los ciudadanos, de las familias, de los obreros y campesinos, de los pueblos y comunidades indias, que viven al día, mientras los que gobiernan viven lujuriosamente a expensas del erario y los grandes empresarios no se preocupan ni ocupan de si su nevera está llena, porque siempre está rebosante.

Y mientras, como lo advierte la propia Secretaría de Hacienda, en los llamados pre criterios generales de política económica 2011, el mayor impulso del comportamiento positivo de la economía nacional continuara a expensas de la actividad de la economía estadounidense y de los ingresos por concepto de exportaciones petroleras. Y nada más. No cuentan para nada los ingresos fiscales, por ejemplo, que deberían de ser el motor para que un buen gobierno sea buen gobierno y tenga márgenes amplios para impulsar la economía y crear confianza en los medianos y pequeños inversionistas, que al final del día son los que crean la mayoría de los puestos de trabajo en cualquier economía. Así que, si Estados Unidos termina de curarse de la pulmonía de la crisis financiera y la recesión económica, México podría ser arrastrado y lograr un crecimiento alentador el año próximo, pero será un crecimiento ficticio, ya que dependerá sólo del comportamiento de los mercados del vecino país, en donde aún existe – y lo advierte la misma dependencia gubernamental mexicana – el peligro, el riesgo, de que la recuperación de la demanda privada de bienes y servicios sea menor a lo que los economistas esperan. A esto se suma la política fiscal implantada este año por las autoridades mexicanas y aprobada por la Cámara de Diputados, que hizo trizas las tesorerías de las medianas, pequeñas y micro empresas y los ingresos de los ejecutivos medios, gracias a los incrementos desmesurados de impuestos, que afectaron severamente los sueldos. Por ejemplo, si una persona que ganaba once mil pesos a la quincena, en el 2009, ahora está recibiendo diez mil netos, mil pesos menos que ya tenía presupuestados para cubrir sus necesidades personales y familiares. Eso significa más ingresos para el erario, pero depauperación para tales ejecutivos y eso que no hablo de los obreros y los campesinos, que ni siquiera ganan lo indispensable para sobrevivir, menos para pagar impuestos, y tienen que pagarlos ad ovum.

Y el entorno internacional, el año venidero, no estará libre de riesgos. También lo advierten los economistas gubernamentales. La posibilidad de una recuperación más lenta y moderada de la demanda privada en los países industriales, principalmente en Estados Unidos, en donde, a partir del segundo semestre del presente año, los estímulos fiscales dejarán de contribuir al crecimiento y, en 2011, el estímulo monetario se retirará gradualmente. Existe asimismo el riesgo de que la recuperación en el sector de la construcción – que es el que más empleos crea y menos mal pagados – y en los ingresos y la riqueza de los hogares en el país meridional, sea menor a la pronosticada, así como de una elevada volatilidad en los mercados financieros internacionales. Pero las autoridades mexicanas, más preocupadas por salir en la televisión encarcelando barones de la droga, o cometiendo errores garrafales en la persecución de las bandas criminales como el asesinato de personas inocentes, no ponen ninguna atención, o por lo menos no lo dicen públicamente (pero si lo hicieran por supuesto que lo cacarearían), al asunto de los ingresos fiscales. Aumentaron los impuestos este año de manera absurda y afectaron a los que sí cumplimos con nuestras obligaciones fiscales, pero no hacen nada para reducir la evasión del pago de impuestos que practican las grandes empresas sobre todo, muchas de las cuales tienen adeudos multimillonarios con el fisco y tales adeudos prácticamente están ya en la cartera de impagables. Tampoco hacen nada para ampliar la base de contribuyentes, la base gravable, aunque si aumentan considerablemente los presupuesto9s para perseguir bandidos, en una acción operativa que sólo está conduciendo a que la violencia sea cada día más incontrolable y la matazón en vez de amainar aumente.

El presidente Felipe Calderón no se puede quedar embelezado con una guerra que no tiene salidas. Que sólo está chupando dinero bueno y lo está echando al malo, porque gastar millonadas en perseguir delincuentes no produce nada para la economía nacional y sí encarece el mercado de las drogas ilícitas y, por tanto, las ganancias de los exportadores de estupefacientes, porque la demanda por narcóticos en Estados Unidos es muy elástica y crece y crece como la espuma. La situación de las medianas y pequeñas empresas ha llegado a tal grado de desesperación que el sector privado mexicano está ya solicitando la eliminación del IETU (Impuesto Especial a Tasa Única), y el ISR (Impuesto Sobre la Renta) y crear un solo impuesto. Y a esto hay que agregar el pago inconstitucional de la tenencia vehicular, los impuestos al uso de la telefonía móvil, entre otros. Estamos fritos, pues. Y sin reformas estructurales, que no sólo beneficien a los grandes capitales nacionales y externos, se agota el margen de maniobra para impulsar la marcha de la economía, como bien lo advierte el inmemorial Luis Foncerrada, ahora director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado.

analisisafondo@gmail.com

lunes, 5 de abril de 2010

583. REPORTE -Z-


Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1. Hay paz sin justicia

Tenemos bastante religión para odiarnos unos
a otros,pero no la bastante para amarnos.
Jonathan Swift (1667-1745)
Político y escritor irlandés.

1. La justicia, fundamento de la paz, incluso para personajes como el Papa Juan Pablo II, brilló por su ausencia en el mensaje del domingo de resurrección de Benedicto XVI que ha sido acusado de cerrar los ojos ante los abusos cometidos por sacerdotes pederastas cuando era arzobispo de Munich y durante su labor como prefecto de la Doctrina de la fé. El Papa alemán Ratzinger mencionó la crisis profunda de la humanidad, pero decidió no pronunciarse sobre las causas de esta crisis, en una actitud característica de la alta jerarquía católica, evadir o ignorar las causas de los problemas.

Optó el papa alemán por enfocar su discurso hacia el recrudecimiento del narcotráfico en América Latina y el Caribe, a pedir la solidaridad para Chile y Haití, países golpeados por terremotos devastadores. “La victoria de la convivencia pacífica y el respeto del bien común”, dijo el Papa, sin mencionar que para que haya paz es imprescindible la justicia. Ratzinger siguió con los ojos cerrados ante el grave problema de los sacerdotes pederastas y nada dijo del tema.

La desmesura en la defensa del papa llegó al grado de comparar los ataques al pontífice con el antisemitismo, mientras que el escritor católico George Weigel ha ido más allá al sostener que “poderosas fuerzas” son las responsables de esta “guerra cultural” contra la iglesia, no quieren admitir que la crisis de la iglesia ha comenzado en la misma iglesia, y sobre todo, en las cúpulas de esta institución.

Ratzinger se quedó en la superficie al llamar a un cambio profundo de conciencias, no se trata sólo de un cambio en ese nivel, se trata de una transformación radical que este papa no llevará a cabo porque representa al conservadurismo, el ala dominante en la política del Vaticano. La iglesia atraviesa por una de sus crisis más profundas, pero reacciona como lo hacen los sistemas caducos que pretenden mantener sus privilegios, se niegan a ver las causas y se enfocan a los efectos.

En medio del escándalo Cristo se levanta más allá de los poderes temporales, más allá de los intereses económicos y políticos de una jerarquía envilecida por el poder; el Evangelio del Maestro es hoy tal vez la única esperanza para una humanidad que se hunde en un terrible materialismo. Hoy como hace casi dos mil años, sigue siendo válido “anunciar la buena nueva a los pobres y proclamar la liberación de los cautivos”.

La hermandad anunciada por Cristo, la que se apoya en el amor, en el compromiso y en la proclamación de la libertad de los hombres es más que el socialismo, y más por supuesto, que el capitalismo salvaje que sólo concibe al hombre como un sujeto para el consumo.

La resurrección de Cristo, la celebración más grande de la cristiandad, es un acontecimiento y una promesa sobre la que no se ha reflexionado lo suficiente porque incluso para los cristianos, la resurrección existe sólo como parte de una oración cuyo sentido se mantiene en la superficie, es sólo parte de un credo que se dice mecánicamente, pero que si se entendiera y se viviera en su esencia, transformaría nuestra vida y la vida del mundo.

En todas las religiones la vida transmundana, la vida después de la muerte es sólo una promesa, tal vez en donde más peso tiene es en los fanáticos musulmanes, como se muestra en las “viudas negras”, las kamikazes que se inmolaron en Moscú. Las motivaciones de los fanáticos suicidas pueden ser la venganza, el odio, pero en el fondo también encontramos las raíces de esta creencia en la vida eterna.

Tal vez los cristianos no vivimos como debieran vivir los que creen el la vida eterna, apegados a esta existencia como si fuera la única.

Más allá de las religiones, esta creencia se apoya en un sentimiento de pertenencia inconsciente a algo más grande, el sentimiento oceánico de que en nuestra pequeñez, los hombres somos parte de un cuerpo eterno, el cuerpo de Cristo que es al fin de cuentas, principio y fin de la historia.

Más allá de flagelos, sacrificios, ayunos y penitencias, lo que se requiere hoy en día son hombres de fe que no sólo transformen su conciencia, sino su entorno, su realidad, hombres de buena voluntad comprometidos con sus hermanos.

rafael_gomar@hotmail.com

582. ANÁLISIS A FONDO

Fuente:
15diario
Julio Scherer García


Francisco Gómez Maza

• Julio Scherer, periodista “incómodo”; políticamente incorrecto
• Reporterismo verdadero del espléndido hurgador de la verdad

Era una deuda de amistad, de gratitud, de cariño pergeñar breves palabras a favor de Julio Scherer García, el periodista, así, sin adjetivos, un garbanzo de a libra, en este México en donde periodismo se ha venido confundiendo con publicidad y propaganda, y el arte de contarle historias, primero a uno mismo, y luego a la gente que compra el periódico, y también al poderoso, que si hace caso o no de lo que le decimos es ya problema de él. Julio Scherer García fue mi director en Excélsior (1968-1976), el periódico más importante de habla hispana en aquellos tiempos de los gobiernos de tendencias fascistas que se agandallaban Los Pinos entre trampas y chanchullos; de las dictaduras militares, de los movimientos guerrilleros; de los movimientos estudiantiles populares en Francia, Alemania, el mundo, y el México de Olimpiadas y masacres de jóvenes y hasta mujeres embarazadas, como la matanza de la Plaza de las Tres Culturas.

Desde entonces, Julio ya brillaba en el firmamento del periodismo mundial. Pero terminó siendo un periodista incómodo, políticamente incorrecto, y el presidente Luis Echeverría, el devaluador de todo, de la dignidad de la persona humana, de los valores universales de la democracia, del peso mexicano, lo echó de la Casa Excélsior, entonces nuestra casa, y obviamente que al echarlo a él echó a la mayoría de los periodistas que hacíamos Excélsior, la primera y segunda ediciones de Últimas Noticias, la revista Vuelta, Revista de Revistas y otras muchas publicaciones, y me echó a mí, que apenas comenzaba los pininos del reportero que se consideraba un artesano de la verdad y no un licenciado en ciencias de la información o de la comunicación, ni menos un propagandista del gobierno en turno, o de los poderes fácticos del gran capital. En aquel Excélsior, estábamos dedicados, bajo la orientación, sugerencias, disciplina y ternura de Julio, a “destapar cloacas”, que esa actividad considerábamos debía ser la del reportero. El periódico era realmente el cuarto poder, la conciencia de la sociedad, el pepe grillo de los gobernantes y de los poderosos de este mundo. Y “Don Julio”, como respetuosamente le llamaban los respetuosos, siempre estaba ahí, en su despacho, saliendo y entrando, pidiendo notas, sugiriendo reportajes, enviando a enviados a los lugares más remotos del mundo para cubrir acontecimientos de corte mundial, y recibiendo las llamadas de toda clase de gente, de lectores, de amigos, de periodistas, de secretarios de Estado y hasta del presidente de la República. Se decía en tono de sorna que todos los gobiernos con su gabinete tenían que “acordar” con Julio diariamente.

Fascinantes entrevistas y reportajes, espléndidos libros, me ha legado Julio, con quien trabajé en Excélsior y luego en la fundación de la agencia informativa CISA, que ahora la llaman Apro, y en la factura de la revista, que salió dando cuenta de la gran devaluación del peso decretada por Luis Echeverría. Desde antes, Julio Scherer García, quien prácticamente nació entre los periódicos de devolución; lo primero que olieron sus narices fue la tinta, ya era el reportero estrella del periódico. Autor en una época de la entonces autorizada y la más leída columna Frentes Políticos que dicen que fundó “El Cónsul” Rogelio Cárdenas Pérez, quien después fue el fundador de otro diario que llegó a ser el mejor periódico de asuntos financieros en América Latina, y en el 94 pudo haber dado el salto hacia la gloria con la cobertura del levantamiento indio en Chiapas, El Financiero.

Julio Scherer García ha sido el periodista reportero. Implacable, seductor, agudo, de preguntas breves, precisas y concisas. De escribir elegante, claro, puntual, concreto y bello, acaba de hacer otra de las suyas. Como él lo confiesa, si tiene la oportunidad de entrevistar al diablo, va al infierno. Y fue a la guarida de “El Mayo Zambada”, en algún lugar muy bien guarecido de este país, y platicó con él, y le hizo preguntas incisivas, directas, como él las acostumbra proponer. Unas las respondió el narcotraficante; otras, se reservó su derecho a responder. Pero Julio volvió a cubrirse de gloria, arriesgando el pellejo, porque ni le gustan los guaruras, ni le atrae andar con chofer. Anda solo, pues. Y sólo acaba de dar a la opinión pública un trabajo impecable, espléndido, digno del mejor de los premios de periodismo, que ciertamente no el Nacional de Periodismo, que se entrega a aquellos reporteros que envían sus trabajos para que sean evaluados por un jurado, cuando lo que tendría que hacer la organización del premio es ella analizar el trabajo de los reporteros en el día a día, mientras estos desnudan la realidad que viven los mexicanos. Julio Scherer, vivo aún y por mucho tiempo, ha pasado ya a la historia de este triste país que se desangra por la acción inmisericorde de poderes institucionales y fácticos, en donde han muerto cerca de 20 mil personas, en tan sólo tres años y un trimestre por la locura del narcotráfico y su contraparte, en una guerra que no sólo no tendrá final, sino que está atizando el fuego y fortaleciendo a las bandas criminales, porque mientras la violencia institucional arrecia, el mercado de los estupefacientes se encarece, las ganancias de los comerciantes de lo que está considerado ilícito se agrandan como la espuma y los pagadores son muchos inocentes: adultos, hombres y mujeres; niños, niñas, recién nacidos, mujeres embarazadas. Vaya desde este espacio un saludo cariñoso a Julio. Hace ya años que no le veo ni él a mí. Pero trabajar con él, rascando la realidad y denunciándola, fue la mayor y más maravillosa experiencia de la vida, tanto la vida personal como profesional, de reportero que no quiere ser reportero a modo, ni mucho menos reportero políticamente correcto.

análisisafondo@gmail.com