lunes, 10 de mayo de 2010

630. LA ECONOMÍA Y USTED

Por Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Morelia,
Michoacán.
México

MEDIAS VERDADES... MEDIAS MENTIRAS

ESTAS MANOS...

Caminas y contemplas
como si apenas llegaras,
miras , sonríes , casi murmuras
abres tus manos..., ¡y se abre el cielo!
extiendes tus brazos... y todo..., amor,
absolutamente todo es cierto.
Momento infinito del vivir sin tiempo,
fusión de mis ansias...hijas de tus vuelos,
si las toco..., si me aferro..., tus manos
son mi continuación y anhelo.

eliseo.

El discurso oficial de la presidencia y del presidente Calderón se encuentra empantanado entre la necesidad de alcanzar credibilidad, y la inevitable y terca realidad que le manda el mensaje de que con medias verdades, se corre el riesgo de generar medias mentiras.

Consulto las cifras de la generación de empleos en los diarios El Financiero y en la Jornada, y encuentro que señalan que de las cifras tan anunciadas de nuevos empleos, el 57% son permanentes, y el 43% temporales. Hasta aquí, las medias verdades son que es cierto que se han creado fuentes de empleo, lo malo es que de cada cien, solamente 57 son ciertas, o estables, mientras 43 son más de fachada, que se cierran en el corto plazo.

Pero le recuerdo que el actual presidente se autoproclamó el presidente del empleo, se comprometió a generar un millón de empleos por año, lleva tres de administración, y en ellos no ha acumulado un millón; por consiguiente le está debiendo una explicación a la sociedad a la que le vendió la promesa en el 2006.

A esto se le llama el juego de las medias verdades; algo así como lo que alguna vez le comenté que era el juego del vaso medio lleno. Como se nos pide que además de criticar, debemos proponer...., ya sabe, por aquello de que son tan sensibles a las críticas... ofrecemos algunas ideas relacionadas con la política económica que deben ser abordadas de inmediato si se desea desatascar el aparato productivo.

ERROR NUMERO UNO.- Si usted es funcionario público, jamás diga que la mejor política industrial es la que no existe... eso es lo que dijo alguna vez el ex funcionario Hermino Blanco, negociador de varios tratados comerciales con el resto del mundo. No es posible que usted abra el mercado nacional de manera unilateral, y de forma indiscriminada, de hecho una de las erratas más lamentables en materia de política económica internacional ha sido el haberlo abierto sin haber generado una cultura de la identidad de lo mexicano en el inconsciente colectivo de los consumidores; y el sentido de la competitividad en los productores. El economista norteamericano Raymond Vernon, dice que el error más grande la la economía mexicana es que los empresarios se dedicaron a negociar con los políticos, y que los políticos aceptaron esta negociación, al final terminaron siendo compadres, se corrompieron mutuamente, deterioraron su capacidad de competir, golpearon los salarios de los trabajadores, y se aterrizó con una economía corrompida desde lo político y lo empresarial.

Clinton volvió a decirnos su "slogan" de campaña... ¡es la economía estúpido! cuando al final de una conferencia en el Tec. de Monterrey, a la pregunta de que si asesorara al presidente de México , ¿qué le recomendaría...? sin chistar, el tipo, con la gran capacidad que le distingue señaló... "primero deben dejar de estar financiando al deuda de los Estados Unidos, y usar sus reservas en reactivar su planta productiva; deben tomar su dinero y prestárselo a sus empresarios, en lugar de prestárnoslo a nosotros".

Lo ignoraba usted...? bueno no es ningún pecado no saberlo; en cambio es una falta de respeto que se lo oculten de mil maneras, el país cuenta con cerca de cien mil millones de dólares en reservas pero no se puede echar mano de ellas por algunas razones, dentro de las que se destacan...

CREDIBILIDAD.- Se tiene que mantener certeza frente a los socios comerciales, por tanto hay que ofrecer garantía de que se cuenta con recursos financieros para las emergencias de nuestros empresarios y sus relaciones comerciales con el resto del mundo.

PARIDAD.- Nos permite manipular la paridad de la moneda frente al dólar, de esta manera podemos ofrecer cereza de que el tipo de cambio cuenta con un aval en todo momento.

MANIPULACIÓN.- Desde Washington y sin amor, se nos "sugiere" que compremos bonos del tesoro Brady, que son una forma de financiamiento que usa el gobierno norteamericano para hacer que su pesada y obesa economía se mueva; dicho de otra forma, le estamos prestando nuestro dinero sin casi nada de intereses. Por eso Clinton señala que debemos dejar de financiar al gobierno norteamericano con nuestras reservas, y echar a andar un programa de política financiera nacional.

ERROR NÚMERO DOS.- Usted no puede abrir su mercado nacional de manera indiscriminada, ninguna economía que ha logrado desarrollarse y crecer de manera estable lo ha hecho, le cito los mercados más difíciles de penetrar con mercancías extranjeras: Japón, Alemania, Francia, Corea, Estados Unidos; China...

¿Le dice algo esto? muy simple, ellos primero arreglaron su casa y después se metieron a comerciar; primero generaron una cultura de la producción y el consumo, luego negociaron con sus socios. Nosotros lo hicimos al revés; primero negociamos tratados a tontas y locas, luego nos amaneció lo que Joan Ginebra llama... el proceso de desindustrialización de la planta productiva, para instalar un modelo de maquiladoras y grandes comercializadoras. Es decir aplicamos un modelo de política económica internacional dependiente de las variables externas, pero sin tener el menor control de las mismas.

Mientras los países señalados consolidaron su mercado nacional, nosotros lo hemos fracturado de forma grotesca, no hay forma de aplicar un modelo de política económica expansiva si no tenemos la plataforma productiva nacional que la sostenga. Al final de cuentas seguiremos diciendo medias verdades con lo de la creación de empleos... y si usted es mal pensado, entenderá que se trata de medias mentiras, o que el vaso esta más que medio vacío. No olvide que cuando se maquillan las cifras es que no se tiene mucho que decir, y los empleos temporales son eso...una forma burda de maquillar las cifras reales.

De esto seguiremos en la próxima entrega.

POR ULTIMO.- Sólo como comentario para evitar malos entendidos, le informo que tendré una lectura en Tingüindín, el sábado 22 de mayo en la Casa de la Cultura (creo que a las cinco de la tarde) hay una celebración a la que la Secretaría de Cultura asiste ofreciendo lectura de un escritor del lugar a mi cargo; lo haré pensando que están ustedes, con mucho gusto.

Un abrazo.

629. ANÁLISIS A FONDO

Fuente:
15diario
A fondo perdido

Francisco Gómez Maza

•Los medios de publicidad y la opinión pública, sin memoria
•Donde quedaron Paulette, los niños de Tamaulipas, el Tec

Hace años, un político muy renombrado me consultó: Paco, qué hago. Me están pegando en la prensa. Me pegan duro. Me acusan. Dicen mentiras. Le pregunté: Cuánto tiempo llevan haciéndolo. El respondió: hace dos días. Ah, le agregue. Espera dos semanas. No hagas nada. No respondas. No aclares. No debatas. Pero cómo, Paco. Si me están pegando. Eso afecta mi imagen, mi honor, mi… Tú espera. Espera dos semanas. En dos semanas, ningún periódico te seguirá tomando en cuenta. Se cansarán. Si les das un embute, un cochupo, seguirán pegándote, porque querrán que se los aumenten. En dos semanas se acaba todo. Y la Opinión Pública no tiene memoria. Pues el cuate aguantó dos semanas. Pero todos los días me telefoneaba. Paco. Siguen. Tú, aguanta, le respondía. Efectivamente, pasaron dos semanas de golpeteos, de notas infames, de opiniones críticas en contra de mi amigo. Y todo terminó. Nadie volvió a retomar el tema. Y ahí sigue mi amigo. En la política, más fortalecido que nunca. Y eso que han pasado los años. Así es este asunto de la prensa mercantilista, de la gran prensa empresarial, pro oficialista, pro consumo y desperdicio. A veces, muchas veces, se utiliza como un medio de extorsión que no se diferencia en mucho de los mecanismos de extorsión que practican presuntos delincuentes de la delincuencia organizada presos en las cárceles tanto de alta seguridad como de baja, no obstante que las autoridades digan que se controlan los medios telefónicos, sobre todo los móviles o celulares.

Y la prensa tanto impresa como electrónica olvida. De repente olvida. Arma un escándalo con un caso patético. Le da seguimiento por días, por semanas, pero a las dos semanas el asunto desaparece de las páginas de los diarios, de las revistas, de los displays de los monitores de televisión, de las bocinas de los aparatos de radio. El más reciente asunto es el caso de la nena Paulette Gebara. Todo el mundo se mostró indignado con la desaparición y muerte misteriosas de la chiquilla. Fue involucrada la madre, las nanas, el padre, el amigo de la madre. Y nadie está acusado. Nadie está en la cárcel. El asunto fue olvidado por los medios de desinformación. ¿Lo archivaron también las autoridades ministeriales y judiciales del estado de México? El hecho es que a estas alturas de mayo, nadie, nadie habla de Paulette. ¿No deja ya dinero? ¿No vende ya periódicos impresos o espacios y tiempos en la radio y la televisión? Me habló por teléfono mi amigo político y me comentó: Paco. Cuánta razón tenías cuando me sugeriste que no respondiera a las infamias, que las dejara correr. Hoy, nadie las recuerda. Y yo tan campante. No sabes cuán agradecido estoy contigo. Nomás no me lo vayas a querer agradecer con un “chayote” (cochupo) porque te mando a la chingada, le respondí.

Por supuesto, ni de loco, mencionaré todos los casos patéticos olvidados, olvidados por la prensa, olvidados por las autoridades, o archivados, o no informados aunque presumiblemente continúen investigándose. Pero el caso más doloroso es el del incendio en la guardería ABC de Hermosillo, en el estado noroccidental de Sonora, que costó la vida de 49 infantes, el cinco de junio del año pasado (2009). Se hizo alarde de publicidad con el caso. Se vendieron páginas y páginas de medios impresos y tiempos en la televisión y la radio. Los “ratings” subieron hasta las nubes. Se acusó, se señalaron responsables: que Eduardo Bours Castello, a la sazón gobernador de Sonora; que Juan Molinar Horcasitas, ex director del Instituto Mexicano del Seguro Social, que tiene la maldita costumbre de subrogar muchos servicios, en este caso el de las guarderías infantiles, que no son por nada del mundo supervisadas en sus condiciones de seguridad; se acusó a los dueños de la guardería; estos huyeron; estuvo involucrada una presunta familiar de la Primera Dama de la Nomenclatura presidencialista. No pasó nada. Todo el mundo tan campante como si la vida de 49 niños no valiera nada. Ya estamos a menos de un mes de que se cumpla un año de la tragedia y los padres de los niños muertos insisten e insisten en que se haga justicia. Lo sabemos ya. No se hará justicia, porque en este país la justicia no existe. La justicia que se aplica se aplica sólo a los pobres, a los ciudadanos que no tienen para pagar un abogado, como las indígenas Alberta y Teresa y tantos cientos de indios encarcelados siendo inocentes sólo porque son indios, son pobres, no hablan castilla y a alguien hay que echarle la culpa y, como son indios, pues nadie mejor que ellos para descargar la violencia institucional sobre ellos, que al fin no valen nada.

Otro asunto grave, gravísimo, es el del asesinato y desaparición de periodistas que cubren lo que en el argot periodístico se denominan “las fuentes” policiacas y más concretamente que cubren las actividades delictivas del crimen organizado y los operativos policiaco militares en contra del crimen organizado y el narcotráfico. Ya van poco más de 60 periodistas asesinados y otros tantos desaparecidos. Y ni por ahí te pudras. La vida de los periodistas en este país no vale nada. Como la dramática canción del gran José Alfredo Jiménez – Camino de Guanajuato -, la vida no vale nada, no vale nada la vida. Otro sí: En lo que va de declarada la guerra al crimen organizado, suman ya alrededor de 10 mil huérfanos de los casi 24 mil asesinados en tres años y poco más de cuatro meses. Y qué se hace por tales huérfanos. Nada. Se suman ya cuatro mil niños muertos que ciertamente no son ni sicarios y capos del narcotráfico, sino que tuvieron el infortunio de estar en el lugar inadecuado, a la hora inadecuada, y cayeron atravesados por una bala, quién sabe disparada por quien, si por los presuntos criminales o por elementos de los operativos policiaco militares. Es el caso de los niños asesinados en Durango, en Tamaulipas, en Ciudad Juárez, en Torreón (estado de Coahuila). Mucho alarde de publicidad, mucho alarde periodístico, pero al final del día, nada. Es más, las autoridades militares se deslindan de cualquier responsabilidad.

Así está este panorama del México Profundo, que describiera el inmemorial Guillermo Bonfill Batalla. Y hay miedo, ese miedo que es fruto de las amenazas objetivas a que están sometidos la vida, el trabajo y la supervivencia colectiva del género humano, como bien lo dice el amigo Leonardo Boff.

analisisafondo@gmail.com