viernes, 11 de junio de 2010

655. FELI-PILLO Y... MÉXICO

Fuente:
LaJornada
Michoacán

JORGE ROCHA
Jueves 10 de junio

El Mundial de Futbol y sus límites


Javier Aguirre, Justino Compeán y Felipe Calderón, durante la ceremonia de abanderamiento de la Selección Mexicana de Futbol
Foto: FOTO YAZMÍN ORTEGA CORTÉS

A 24 horas de que empiece el Mundial de Futbol, tengo la sensación de que entraremos en una gran nube de humo, que nos meteremos en un letargo social, y que como una especie de inyección mediática, nos llevará a un mundo irreal plagado de sueños y altas expectativas, donde los destinos de un país estarán bajo las espaldas de 11 personas y su técnico, y mientras tanto, la nación se nos sigue deshaciendo en las manos.

A la par de este acontecimiento deportivo que llena las pantallas televisivas, el Sindicato Mexicano de Electricistas sigue en pie de lucha en contra de la extinción de Luz y Fuerza del Centro. Cada día vemos cómo los trabajadores en huelga de hambre van internándose en los hospitales sin que haya respuesta gubernamental satisfactoria. En días pasados, la minera de Cananea fue “recuperada” por las fuerzas de seguridad pública y desalojaron a los mineros con lujo de violencia. Tampoco en este caso las demandas laborales fueron escuchadas. El Consejo Nacional de Seguridad Pública pretende unificar a las 32 policías estatales y las más de 2 mil policías municipales en un mando único, con el enorme riesgo de generar un gran coctel de corrupción y conformar una enorme fuerza armada paralela al Ejército, pero profundamente heterogénea y en algunos casos con una mínima institucionalidad. A un año de la tragedia de la guardería ABC, donde varios niños murieron calcinados en Hermosillo, Sonora, aún no hay responsables.

En medio de todo lo anterior, Felipe Calderón estará presente en la inauguración del Mundial de Futbol, en una “gira de trabajo”. En este contexto premundialista, salió a la luz Iniciativa México, donde confluyen el oligopolio televisivo, la Universidad Nacional Autónoma de México y otros actores empresariales con el fin de invitarnos a poner nuestro grano de arena para mejorar a México y apoyar a aquellos proyectos y personas que contribuyen a construir un país mejor. La antesala de esta presentación estuvo en el marco del inicio de la gesta mundialista y el personaje que se ha convertido en la imagen del proyecto es Javier Aguirre, director técnico de la Selección Mexicana, que en su discurso invita a que como hace 100 años, México haga algo extraordinario para cambiar su destino.

Lo primero que resalta en este escenario es la polarización de las realidades en nuestro país. Por un lado tenemos que la crisis multidimensional del capitalismo democrático mexicano se agudiza por la vía de los hechos, y por otro lado somos testigos de la imperiosa necesidad de la clase política y los poderes fácticos de presentar una realidad imaginaria que tiene como plataforma, la participación de la Selección Mexicana de Futbol en el Mundial de Sudáfrica.

Si nos ponemos a analizar esta construcción mediática, podemos vislumbrar algunas de sus principales características. La primera de ellas es la saturación y la creación de una atmósfera que está plagada de futbol. Entre la publicidad, los partidos, los programas previos y de análisis posterior, y la continua referencia a este evento, lo que tenemos es un mundo que gira alrededor del Mundial y la Selección. La agenda mediática, sobre todo en medios electrónicos, se hace prácticamente monotemática y el resto de los temas se ven opacados por esta agenda, pretendiendo con ello que por un mes, o más, el pueblo de México esté volcado a este asunto.

La segunda característica es la creación de iconos y personajes, Cuauhtémoc Blanco, Guillermo Ochoa, Javier Hernández, Rafael Márquez, Giovanni dos Santos, Carlos Vela, entre otros, son elevados a la categoría de “héroes”. Se sobreexaltan su cualidades, se les sigue todo el tiempo, se hacen historias de su vida, se les expone como ejemplos a seguir, se minimizan sus errores, se les crean club de fans, se justifican sus indisciplinas, se les adjudican posibilidades de juego casi inhumanas y se convierten en imágenes de grandes firmas y corporativos. Son por la vía de los hechos el rostro más humano e intachable del capitalismo global.

La tercera de estas características es la insistencia de hacernos creer que los 23 jugadores convocados al Mundial representan los intereses de una nación. Nada más falso. Este grupo de jugadores representan a lo sumo, los intereses de Televisa, Tv Azteca, la Federación Mexicana de Futbol y los dueños de los otros 12 equipos que no pertenecen a alguna de las dos empresas televisivas. La Selección responde sólo a los intereses de estos corporativos, ni más ni menos. Ni la dignidad, ni el futuro, ni el desarrollo de nuestro país está en juego en los tres partidos que están seguros. Llegar al cuarto o al quinto, es más, al sexto partido, no cambiará ni un ápice lo que sucede en México. No se abatirá la pobreza, ni las condiciones del empleo mejorarán, eso no cambiará las políticas represivas del gobierno de Calderón y tampoco transformará a las policías mexicanas. Lo único que sí cambiará es la cifra de negocio de los que sin haber empezado ningún juego, ya ganaron.

Con esto paso a la cuarta característica y es el ocultamiento de las cifras del negocio y de las ganancias que reportará este evento a las empresas mencionadas y sus anunciantes y patrocinadores oficiales. Adidas, Bimbo, Televisa, Tv Azteca, Grupo Modelo, Coca Cola, Cervecería Cuauhtémoc, por citar algunas, son los grandes ganadores sin haber jugado un solo minuto. En esta construcción mediática no aparecen datos ni información al respecto; sin embargo, las necesidades de estas empresas son las que dictaminan los rumbos y derroteros de este evento deportivo, al que poco le queda de su dimensión lúdica y cada vez más se encuentra penetrado del eficientismo capitalista. Sólo esta mirada nos permite explicarnos la multiplicación de torneos, la imposición de horarios que ponen en riesgo la salud de los jugadores y la salvaje competencia entre los programas de análisis deportivo.

De ninguna manera quiero recomendar a nadie que por lo anterior deje de disfrutar los partidos del Mundial; sin embargo, ubicarnos en su justa dimensión ayuda a recuperar la dimensión lúdica de este deporte y permite no caer en las dinámicas que nos propone el capitalismo y la clase política. La realidad no se termina ni se acaba con este evento, ni mucho menos será el gran evento que cada 100 años transforma al país, como lo propone Iniciativa México en voz de Javier Aguirre. Son tres juegos, sólo tres juegos.

jerqmex@hotmail.com

miércoles, 9 de junio de 2010

654. MÉXICO SECUESTRADO

Fuente:
El Universal




Jacobo Zabludovsky

La más importante noticia política del año en México, el secuestro de Diego Fernández de Cevallos, ha dado lugar a diversas e inesperadas reacciones.

Quiero referirme a la decisión de Televisa de abstenerse de informar sobre el caso y limitar sus noticias a los boletines oficiales. La razón puede ser cualquiera: motivos humanitarios, respeto a la familia, no obstaculizar la labor de los investigadores, distanciarse de rumores y versiones sin fundamento. Cualquiera. La medida insólita en el panorama del periodismo mundial merece un análisis que vaya más allá del síntoma y nos lleve a causas y consecuencias.

Debo reiterar que Televisa fue mi casa durante más de 50 años y salí de ella por mi propia voluntad y sin rencores. No pretendo siquiera esbozar una crítica contra la institución ni, mucho menos, contra sus dirigentes y empleados con quienes, diez años después de mi renuncia, mantengo la amistad de siempre. Conocí tres generaciones de la familia Azcárraga y al actual Emilio no diré que lo vi nacer pero sí que ese día, hace 42 años, felicité a su padre. No sale de mis sentimientos la mínima intención de agraviar o causar molestias. Considero, sin embargo, que la determinación de suspender toda noticia no oficial en el medio de información más poderoso del país, cuando hay una avidez generalizada por saber qué pasó, crea un precedente desconcertante.

Durante muchos años, los medios sufrieron una censura propia de un sistema monopólico del poder, mejor dicho, de los poderes constitucionales y fácticos, que estrechaba el margen de posibilidades de los dueños y profesionales del periodismo. Esa situación cambió al cambiar el país, cuando una transición de partidos y corrientes políticas fraccionó la hegemonía partidista y dio lugar a un pluralismo que se manifestó, muy especialmente, en la libertad de informar y opinar. Surgieron nuevas voces, otras aprovecharon lo que antes no se ofrecía y llegamos al periodismo que ahora disfrutan los mexicanos, sin más cortapisas que la autocensura o los límites que sus empleadores señalan. La censura oficial, que existe adaptada a las circunstancias, puede acatarse o no según el grado de independencia de quien la sufre. Se presenta la posibilidad de optar.

Dicho más claro: antes no podías, ahora solo que no quieras.

“No veas 24 Horas”, gritaba Clouthier por las calles. No le faltaba razón, pero no había de otra. Ahora que hay podría gritarles lo mismo a sus herederos dentro del gobierno y de las pantallas. En este México distinto la prensa tiene el deber de informar y criticar. La crítica es obligada en todos los países libres, democráticos. La democracia se mide en función de las garantías de que disfruta la prensa crítica y responsable, del respeto a las opiniones divergentes, de atención, aunque no necesariamente acatamiento, a las observaciones contrarias a las decisiones del poderoso. La prensa cumple la misión del centinela que avisa a tiempo de los peligros.

Televisa está en su derecho de abdicar a ese deber. No es mi deseo discutirlo, sino anotar hoy la extraña reacción de esos que alguna vez llamamos intelectuales. Cuando no se podía hablar fueron severos críticos de los medios, sin confesar que aceptaban la limitación de su margen de crítica al poder en radio, televisión y periódicos. Consúltense las hemerotecas y descúbranse cadáveres en el clóset. Hoy, cuando la televisión renuncia a su función de informar, los intelectuales de moda callan lo que antes denunciaban ferozmente: que el silencio sustituía a las noticias. Voces aisladas reprueban la autocensura. Las más callan y aceptan. El bozal fue en una época obligatorio. Vuelve por gusto, prueba de que hay gustos para todo. O de que alguien lo vuelve a imponer.

Una de las razones de esta mudez es que antes estaban fuera. Ahora están dentro. Se han creado para ellos puestos de trabajo lucidor y productivo. Están dentro también con sus revistas en las que el precio de los anuncios va en relación inversa al cuadrado de su circulación. Con sus empresas de consejos políticos. Con sus termómetros de alquiler, medidores de transparencias ajenas. Con su asesoría de imágenes. Con su coyotaje de negocios. Con su labor de abajo firmantes. Con sus agencias de publicidad y ventas de entrevistas y menciones en sus programas y columnas.

Así se explica su silencio de pasiva aceptación de una postura que en otros tiempos pudo parecerles criticable.

El cambio es obvio.

Ahora están dentro.

Lo peor es que, mientras antes solo había un camino, ahora que los hay múltiples escogen, ejerciendo su libre albedrío, el de renunciar a su olvidada vocación de jueces.

Y de periodistas

653. ANÁLISIS A FONDO

Fuente:
15diario
Dramáticos “daños colaterales”

Francisco Gómez Maza

* 24 mil muertes en 5 meses son una barbaridad
* ¿Cuántos inocentes más tienen que caer muertos?

Mi querido Felipe Calderón. Cuenta la Red por los Derechos de la Infancia en México una historia horripilante, dramática, vergonzante, brutal. Desde diciembre de 2006 han muerto, como consecuencia del clima de violencia que se soporta en el país, poco más de 900 niños y menores de 17 años de edad. En los primeros cinco meses de este desesperante 2010, han perdido la vida unos 90 menores. En el norte del país hay un grado de epidemia, debido al incremento en el número de niños y jóvenes asesinados, de acuerdo con los registros que lleva minuciosamente el director de la Red, Juan Martínez. Hay estados con tasas más altas que el promedio nacional en el rubro de homicidios por cada cien mil habitantes. Tú mismo, presidente, informaste en febrero, que el país registraba 12 homicidios por cada 100 mil habitantes, un nivel más bajo que el de Brasil, donde se presentan 25 asesinatos por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, tus cálculos no cazan con los que registra la Red por los Derechos de la Infancia, la cual tiene detectado el hecho de que, por cada 100 mil habitantes se cometen 43.7 homicidios en Sinaloa, 42.1 en Chihuahua, 30.2 en Guerrero y 27.8 en Durango. Por poblaciones, Ciudad Juárez tuvo 191 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2009, de acuerdo con datos del gobierno estadounidense. Y lo más impactante, hecho que clama venganza al cielo, es que la tasa de defunciones en las edades de 0 a 17 años aumentó significativamente en Baja California, Chihuahua, Durango y Sinaloa.

En 2006, Durango tenía una tasa de 0.84 homicidios en edades de 0 a 17 años por cada 100 mil habitantes, la cual se incrementó a 3.8 en 2008. El mayor salto se ha dado en jóvenes de entre 15 y 17 años. De 2007 a 2008 la tasa de homicidios para ese rango, en Baja California, subió de 8.33 hasta 24.3 por cada 100 mil personas, un incremento de 291 por ciento. En Chihuahua pasó de 12.6 a 45.9, lo cual representa un aumento de 364 por ciento. Y lo que es peor. Tus soldados, principalmente, estigmatizan, sin pruebas, sin fundamentos, a los menores que fallecen en la guerra contra el narcotráfico; los asocian a pandillas, grupos de sicarios o a alguna otra actividad delictiva. Así ocurrió con los dos estudiantes del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. La primera información proporcionada a la prensa por mandos militares es que ambos eran sicarios del narcotráfico. Y Hace unos días también hubo una matanza de jovencitos, que fueron calificados como sicarios, sin ninguna investigación, con una ligereza rayana en la perversidad.

Ante estos hechos, la Red por los Derechos de la Infancia en México exige acabar tanto con los asesinatos de niños y jóvenes – sí es posible; es cuestión de que los mandos militares y policiales, instruyan a soldados y policías a actuar en estado consciente en cualquier operativo. Son profesionales. Pueden hacerlo.

Cuántos muertos más, querido presidente, son necesarios para acabar con el crimen organizado y el narcotráfico. De enero a hoy se llevan contabilizados alrededor de 24 mil entre presuntos sicarios, y gente que sólo tuvo la desgracia de andar en el lugar equivocado, a la hora equivocada, el día equivocado. Pero qué, ¿vamos a vivir los mexicanos bajo toque de queda y no salir a la calle a realizar nuestras actividades cotidianas, de trabajo, de esparcimiento, de avituallamiento de víveres para la semana? Una sola muerte es dolorosa, y debería ser dolorosísima para ti. ¿Te das cuenta? ¡Van 24 mil asesinados! Esto no es más que el infierno de Dante. Han tocado dolorosamente a tus cercanos. Diego Fernández de Cevallos lleva secuestrado de mayo. Políticamente, este el más grave “daño colateral”, como tú le llamas, porque toca el corazón mismo de tu partido y de tu gobierno. El atentado contra el general Mario Arturo Acosta Chaparro, independientemente de la calidad moral de este individuo, es también emblemática. De alguna manera, el militar retirado estaba involucrado en las investigaciones del secuestro de “El Jefe” Diego. Y lo dramático es que, a pesar de los miles de ejecutados, asesinados, muertos por errores, por nerviosismos de las fuerzas de seguridad, pareciera que quien va ganando esta “guerra” es el crimen organizado.

Según estadísticas del gobierno estadounidense, entran al país entre 19 mil y 29 mil millones de dólares cada año por la venta de estupefacientes a narco intermediarios en Estados Unidos de Norteamérica, los cuales se esfuman al cruzar la frontera. De esos montos, lo que se decomisa o asegura en bienes es irrisorio. La estrategia militar no se ha acompañado de acciones contra las finanzas de los cárteles, que son el eje de su capacidad operativa. Y esos dólares de blanquean aquí, en el sistema financiero mexicano. Y las arcas del Banco Central están fuertemente contaminadas con dinero sucio, ya que todas las divisas extranjeras que se comercian en la Bolsa de Valores, en las Casas de Cambio, en los mismos bancos, necesariamente van a parar al banco central, que ha visto aumentadas exponencialmente sur reservas en momentos en que los ingresos de divisas por actividades lícitas de comercio de bienes y servicios, turismo, remesas de mexicanos que trabajan en los Estados Unidos pasa por una etapa depresiva.

analisisafondo@gmail.com

lunes, 7 de junio de 2010

652. LA ECONOMÍA Y USTED

Por Eliseo Castillo A.
Economista anatítico.
Desde Morelia,
Michoacán.
México.

¿LA EDUCACIÓN ES BUENA O MALA...?

LA ESPERA...

Por que sé que vienes,
lo presiento, lo aliento, y casi
como un ácto mecánico,
sin lanzar gritos desesperados
de manera casi a tientas,
susurrando las palabras
para que no suene a reclamo,
no te increpo...pero te llamo.
No vendrás por que te espero,
menos aun por que te amo,
cosas simples de la vida leve
han de marcar el rumbo de tus pasos;
por que se que vienes... lo quiero,lo espero
dejo libres tus pies...tus pasos.

eliseo.

El tema de la educación, y la palabra compromiso tiene el riesgo de entrar en el plano de la equivocación; trabajar con los jóvenes que se atreven a tomar la palabra es una delicia, cuando se descubre en sus intervenciones el deseo claro de encontrar información, o aportar a ella; eso me emociona y lo disfruto en mis clases, será que en ellos encuentro el retrato de alguien que hace más de tres décadas intentaba entrar en el mundo de los conocimientos de sus profesores; sobre todo de los que le dejaron huellas hermosamente imborrables.

Curiosamente, esta semana, durante la clase volví a poner en la mesa de la información (quizá no debí hacerlo, no era tema de clase) el atropello de lo que se llama "el michoacanazo" treta vergonzosa con la que le gobierno de derecha agredió a Michoacán mediante la detención ilegal e inmoral de funcionarios públicos; un jóven, muy inteligente y educado por cierto, me argumentó que en realidad estaban libres...¡pero por que no lograron demostrarles su culpabilidad, no por que fueran inocentes...! desde ese momento la clase me pareció vacía, estúpida, por que me di cuenta del vacío en que los vamos llevando con nuestras clases. De qué vale que se les dicte una clase medianamente seria de economía política, o de finanzas, o de lo que se le ocurra a usted, si no hemos generado el grado de consciencia de que en todo el mundo necesitamos fomentar la idea y la necesidad de que el ser humano nace..., vive ...y debe morir siendo relativamente libre.

¡Cuánto hemos lastimado a la sociedad cuando les hemos alojado la idea de que a cada persona que se le detiene es culpable de algo...y que los que son liberados, son culpables...solamente que no lograron demostrarselos!

En todo esto me siento responsable, y seguramente que lo soy en la medida en que no he logrado afirmar la idea de que tenemos que acostumbrarnos a que todo ser humano es , debe ser libre e inocente, hasta que el sistema de leyes le demuestre lo contrario, como profesores estamos fallando, y se afirma más la idea de que quizá muchos no cumplimos adecuadamente con nuestro trabajo, quiza somos unos vividores que solamente lo hacemos por el salario...a lo mejor por la simple necesidad, por que en casa nos esperan con dinero, o por que le tomamos el pelo a la sociedad sin importarnos el resultado final.

Las universidades están llenas de jóvenes con deseos de crecer intelectualmente, en ocasiones lo logran por que cuentan en su camino con algunos mentores preparados que consiguen entusiasmarlos; pero igualmente están propensos a recibir información oportunista y errónea que deforme esa energía y la lleve a cerrar esa hermosa idea que tanto ha costado a la especie humana: como dice nuestra constitución, que todos los seres humanos nacen siendo libres, y que sólo las consecuencias de sus áctos, durante su vida, podrán reducirle o evitarle esa inigualable condición. Recuerde usted amable lector, que la libertad no es una mercancía que se compra en el mercado, es una condición con la que se nace...hasta que se pierde por las consecuencias de sus áctos.

Como profesor me cuestiono, y dudo de mi trabajo y honestidad en mis enseñanzas, como intelectual...creo que mi estatura es demasiado pequeña; pero como persona que se asume y sueña libre, si me encabrona el pensar que no estamos haciendo lo correcto, y estamos preparando profesionistas que aceptan que han nacido culpables, y que tendrán que vivir para demostrar que no lo son; eso definitivamente no va con mis esquemas de vida, me ofende, y me merece una disculpa cada universitario que recibe mis comentarios... ¡por los que además me pagan...!

Un abrazo, y hasta siempre.

651. DESDE MORELIA, EL MTRO ERNESTO

Por Ernesto Reyes Flores
Desde Morelia,
Michoacán.
México.

Morelia Michoacán a lunes 6 de Junio de 2010.

“Iniciativa México, otra burla mas a los mexicanos”.

Es indignante, que sean los propios culpables de que México se encuentre en el retraso y la situación de ingobernabilidad en el que estamos sumidos en el momento actual, México 2010.

Después de haber hecho una breve reflexión sobre los acontecimientos de estos 200 años que tenemos como Nación, que los principales problemas que son una constante en México son:

• La Ignorancia,
• El Fanatismo Religioso,
• La Diferencia Social,
• Los Monopolios,
• La Corrupción,
• La Simulación,
• La Intolerancia política y
• La incapacidad de una recaudación fiscal eficaz y eficiente.

Por supuesto que estas constantes están presentes en el México actual y que mientras permanezcan serán causa de retraso y pobreza de la mayoría de los mexicanos.

Por lo tanto, no podemos dejar que quienes son el problema de México, hoy se reivindiquen como los salvadores de México; no es lógico, ni razonable.

El monopolio de los medios masivos de comunicación, a quienes debemos que miles de mexicanos, estemos en un nivel de ignorancia tal que insulta e indigna.

Que quienes son parte de los beneficios de este país de privilegios, para algunos solamente, dicho sea de paso. Ellos, ahora nos digan que las cosas no esta bien y que debemos hacer algo para mantener la paz social en este país, que gracias a la descomposición, la inseguridad y la falta de respeto por las instituciones que ellos denigran todos los días, como al gobierno mismo, a los políticos, sus empleados, con la burla a las minorías, y el manejo de las masas a su gusto y disposición.

El mensaje es claro; no te quejes, no pienses, no protestes, sigue trabajando y consumiendo. Eso es “la democracia mexicana”; nuestra democracia, de beneficios solo para algunos, privilegios para esos mismos, corrupción de los gobernantes que ellos mismos ponen y quitan a su gusto y beneficio.

¡Cuidado y pienses diferente! por que te conviertes en terrorista o peligro para la Nación. Por supuesto que no hay libertad de expresión; ellos deciden quien habla y que dice, para que los demás, la mayoría repitamos el discurso mediocre y ramplón, soso y simplón. Sus seudo -intelectuales, dictan y analizan día con día, el acontecer y cuentan a su modo, la realidad política, la cual sufre una metamorfosis convirtiéndose en “política ficción”. Donde manda el que paga, gobierna el artista, opina el lacayo y obedece la mayoría.

Ya basta de estos insultos a la inteligencia de estos dueños de México, sin imaginación, ni creatividad.

La pregunta es:

¿Queremos seguir siendo dirigidos por los amos?
¿Queremos seguir siendo menores de edad o incapaces mentales?
¿Dónde quedo la tan mencionada independencia y revolución?
¿Existe democracia y Estado de Derecho en México?
¿Qué vamos hacer para cambiar este país de privilegios?

“La respuesta esta en el viento”, como diría Bob Dylan; por supuesto, esta en nosotros cambiar, es tiempo, sin miedo, sin pedir permiso, sin culpas.

ES TODO CUANTO
FRATERNALMENTE
ERNESTO REYES FLORES