viernes, 13 de agosto de 2010

723. UN POEMA DESDE JIQUILPAN

NADA ES PARA SIEMPRE.
(rac)

Ramiro Amezcua C.
Desde jiquilpan,
Michoacán.
México.

¡Boga que boga!
Mi corazón
sobre la ola
del desamor.

A Esther Martínez.

¡Ingrato amor!
Creí que eras mi amigo
pues desde joven
a mí estuviste unido.

Mas con el tiempo
me di cuenta que no,
ya que hace años
muy triste y solo voy…

Me sé invisible
cual sombra desteñida,
¡Triste despojo!
De un sol que hoy todo enfría.

¡Y peor me siento!
Pues de hombre siempre amado
me han convertido
en ícono ignorado.

Sólo las hijas
se acercan a su padre,
su amor filial
se aprestan a brindarle.

¡Ingrato amor!
caduco y veleidoso
¡Regresa ya!
No huyas presuroso.


miércoles, 11 de agosto de 2010

722. UN POEMA; CAMÉCUARO









Karla Teresa
Desde Tangancícuaro
Michoacán.
México.

Camécuaro

Camécuaro: lugar de amargura,
Formaste con tu verde lágrima…
Buscando el amor entre las brumas
Con el perdido amante confundes a otros hombres
Más cuando al beso de muerte no responden
Tus labios quedan tiesos como el cuerpo inerte.
¿Hasta cuándo encontrarás el beso cálido,
Que arrancaron de ti sin miramientos?
¿Hasta cuándo cesarán tus manos finas,
De buscar amor en aguas frías?

martes, 10 de agosto de 2010

721. DESDE EL NORTE DE MÉXICO




Alixia Mexa

Desde Huejoquilla,
hoy Cd. Jiménez,
Chihuahua.
México. 


PERMUTA A TINTA ROJA. FRONTERA

Porqué
Esa caricia tan atroz
en tu rostro Juárez?
Esas caricias descarnadas
Envueltas en fuego
Llamadas de campanas rojas
Tus pasos… guían
Al golpe de la noche
Se desprenden tus sueños al abismo
Galopan Sombras que desafían tu luminosidad
Atando tus caminos
porqué Ahora tu luz es letal?
Y se derrumba en tus manos…
Tus cálidas auroras
Se perfilan en veneno de serpientes
Que aletean… que sobrevuelan tu paraíso
Barricadas frugales
Coronan tus arterias
Mezclando tu risa, tus lamentos
Que siembran en un parpadeo
Hielo… miedo… abstención…
Un dolor oneroso
Un lamento oscuro
Una alevosía de vendimia
Cosechas
Ambigua impotencia
La interjección
Masacra tu agonía
Nunca…
Jamás…
tú esperanza.

Alixia Mexa.

720. DRAMATURGIA DE UN MICHOACANO (1)

EL CAZADOR DE ILUSIONES










Autor: Antonio Jairo


Obra en dos actos.

Personajes:

Juglar
Muñeco
Naturaleza
Trovador

En esta entrada N° 720 se transcribe el primer acto, posteriormente se transcribirá el segundo acto.

Hay mucha coincidencia en esta dramaturgia ,con las declaraciones de Andrés Manuel López Obrador respecto al respeto a la naturaleza y amor al prójimo lanzadas a la multitud del domingo 25 de julio en el zócalo de la ciudad de México, pero esta obra fue escrita antes de dichas declaraciones del político mexicano apoyado por millones de mexicanas y mexicanos de todas las edades que hacen una gran mayoría de los habitantes de este nuestro destartalado y sin rumbo país mexicano .

Yo fui jurado en 1994 en Morelia Michoacán México (por ello me consta su antecedente), cuando esta dramaturgia fue premiada por los tres elementos que conformamos el jurado calificador de proyectos teatrales del FOESCAM; Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Michoacán.
GL.Conrado



Escena única: Un bosque fantástico.

(El Juglar despierta de un largo sueño)

JUGLAR.- Que se alejen las tristezas y que se olviden las penas, que en mis cantares les cuento historias y leyendas buenas, en mis contares les canto anécdotas picarescas, chismes de todos los pueblos, donde hay bailes, juergas ,fiestas; son muchas noticias de éstas y otras más que yo repito, de las que he escuchado siempre, andando por los caminos.
MUÑECO.- También hay noticias malas.
JUGLAR.- Pero esas yo las omito, para evitar caras largas.
MUÑECO.- No me parece y lo digo, el que no cuentes de penas, que en otros lugares vimos.
JUGLAR.- No tengo por qué decirlo, ni recordarlo.
MUÑECO.- Yo insisto que haces mal y ya no insisto.
JUGLAR.- Haces bien en no insistir, en este entierro no hay velafabricada para ti.
MUÑECO.- De todos modos...
JUGLAR.-Te callas, y te me vas a dormir.
MUÑECO.- Si apenas va amaneciendo y en verdad dormir no quiero.
JUGLAR.- Donde manda capitán, no gobierna marinero.
MUÑECO.- A como serás...
JUGLAR.- Silencio.(lo guarda) por fin me ha dejado en paz, ya no existe quién lo aguante, a estos juglares de ahora ya no los hacen como antes, siempre replican por todo, no son buenos ayudantes; y lo peor es que se ganan al público con bobadas, con sus burlas y desplantes provocan las carcajadas; siempre sucede lo mismo, quiere que hable de pesares, de males y cataclismos que en otros lugares pasan, cosas son que no me agradan y prefiero no contarlas, cuantimás si son ajenas, mejor es callar y olvidarlas.
NATURALEZA.- Será mejor hablar y recordarlas para que en otra parte no lastimen, ocultar la verdad también es crimen, te ruego que aprendas a contarlas.
JUGLAR.- ¿quién sin que lo vea hace el ruego que aprenda a contar las penas? Hablar y esconderse luego, no es cosa de gentes buenas. (Entra el trovador).
NATURALEZA.- Estás bajo el encanto de mi sombra y nunca ante nadie he de ocultarme, abre tu corazón, enséñate a mirarme y nuestro amor lo cantará la alondra.
JUGLAR.- ¿nuestro amor? Qué te has pensado, si no te he visto siquiera, a lo mejor no hay agrado; ¿que tal si mujer no fuera?
TROVADOR.- ¿y este pelao tan pazguato pos de dónde habrá salido? brinca como zaraguato y además habla en corrido.
JUGLAR.- Y un juglar bien afamado;
TROVADOR.- Afamado, bueno fuera, ni en su casa lo conocen.
JUGLAR.- No debe pensar siquiera, en ser un enamorado mas de un día.
TROVADOR.- Pos que loquera, ¿pensará este chapulín, que sea buena medicina cambiar como calcetín a la mujer que uno quiera.
JUGLAR.- Así que ya no me insistas y sal de dónde te escondes.
TROVADOR.- ¿me gritas a mí?
JUGLAR.- ¡demontres¡ ¿quién es este aparecido? ¿eras tú el que estaba hablando?
TROVADOR.- Nunca a ti me he dirigido.
JUGLAR.- ¿entonces la voz?
TROVADOR.- Quién sabe de dónde la habrás oído, ¿platicabas pues con alguien? Creí que hablabas solito.
JUGLAR.- ¿y tú, quien eres entonces?
TROVADOR.- Yo soy juancho, trovador.
JUGLAR.- Yo soy juglar, en persona.
TROVADOR.- ¿juglar? ¿te llamas así?
JUGLAR.- Pues así me llaman siempre en cada lugar que llego, ¡ya llegó el juglar alegre¡ gritan las
gentes del pueblo, ¡el juglar¡, gritan los niños, ¡el juglar¡, el carpintero, ¡el juglar¡, todos repiten, ¡el juglar farandulero¡.
TROVADOR.- ¿juglar?...¿y tu apelativo?
JUGLAR.-¿Mi apellido? no lo tengo, o si tengo no lo sé. Y tú, ¿trovador?, ¿qué haces?
TROVADOR.- ¿eres de la policía? ¿o eres algún judicial?
JUGLAR.- ¿qué estás diciendo?
TROVADOR.- Tranquilo, ya sé que eres un juglar, pero es que preguntas tanto, y con esa facha extraña, esa mirada de loco y ese sombrero de araña, no sabe uno si confiar.
JUGLAR.- Soy juglar; y en tal oficio, lo que se hace, es alegrar a la gente, en cada sito donde uno llega a parar.
TROVADOR.- ¿de qué manera la alegras?
JUGLAR.- Cantándoles mis poemas, diciéndoles mis canciones.
TROVADOR.- ¿de qué tratan?
JUGLAR.- De alegrías, de juegos y diversiones, y de muchas cosas bellas que encienden los corazones.
TROVADOR.- Haces lo mismo que yo.
JUGLAR.- ¿tú también estás gozando de esta vida tan hermosa, bailando de fiesta en fiesta y cantándole a la rosa.
TROVADOR.- Yo más bien canto corridos.
JUGLAR.-¿corridos? Y esos qué son.
TROVADOR.- Son historias populares que hablan de falsos amores, de aventuras, de traiciones, de personajes famosos, y hasta de revoluciones.
JUGLAR.- Puros hechos delictuosos.
TROVADOR.- Ya ves que hacemos lo mismo.
JUGLAR.- Lo mismo pero no igual, tú solo causas tristeza, yo causo felicidad.
TROVADOR.- ¿felicidad ocultando parte de la realidad?
JUGLAR.- Y gano muy bien por eso, regalos me da la gente, los comerciantes monedas, nunca tengo que pagar; soy bien recibido siempre y es porque suelo contar solamente aquellas tramas que ellos quieren escuchar.
TROVADOR.- ¿cómo sabes si no quieren enterarse de otras cosas?, Pa'mí que tú haces muy mal, ambicioso y comodino, no nos vamos a llevar, mejor será, que cada uno agarre pa' su lugar.
JUGLAR.- Nunca paso por mi mente relacionarme contigo, no eres de la misma clase, nunca podrías ser mi amigo.
TROVADOR.- ¿qué has dicho jijo del maíz?, a Juancho nadie lo insulta.
JUGLAR.- Pues lo dicho, dicho está, y no hay por qué arrepentirse, si no lo quieres oír harías muy bien en marchar por el rumbo que viniste.
TROVADOR.- Eso si no lo verás, más bien otro tendrá que irse.
JUGLAR.- Yo fui el primero en llegar.
TROVADOR.- Eso a mi no me interesa, ora tienes que pelear a ver quién es quién se queda.
JUGLAR.- Estoy dispuesto a luchar.
TROVADOR.- Verás los puños que tengo.
JUGLAR.- Que miedo me haces sentir.
TROVADOR.- Deja de estarte moviendo.
JUGLAR.- Déjame de perseguir, tú traes pistola.
TROVADOR.- Es de palo, me sirve pa' apantallar, no le saques.
JUGLAR.- No le saco.
TROVADOR.- Párate un rato nomás.
NATURALEZA.- De cantos y cantores en el mundo, hay historias que cuentan sus proezas, pero amenazas, blasfemias y torpezas, no son adorno de un pensar profundo.
JUGLAR.- Otra vez la misma voz, ¿oíste lo que dijeron?
TROVADOR.- Bien clarito que la oí, ha de ser la tal llorona.
JUGLAR.- ¿la llorona? ¿Quién es esa?
TROVADOR.- Un fantasma que aparece de una mujer que ha sufrido por causas desconocidas, unos creen que por sus hijos, será mejor que le rece.
JUGLAR.- Yo mejor me voy de aquí.
TROVADOR.- ¿no que muy macho?
JUGLAR.-Hasta nunca, con fantasmas no me gusta entablar conversación.
TROVADOR.-A mí tampoco me gusta enfrentar aparecidos, mejor prefiero tratar solamente con los vivos, así que también me largo a buscar mejor destino.
NATURALEZA.- Detengan su ridícula partida que es causa de un temor supersticioso, el hombre debe ser muy valeroso para enfrentar con dignidad su vida. No soy llorona, aunque he sufrido penas, como bien piensan, por causa de mis hijos; pero no entiendo hasta ahora, quién les dijo, que soy aparecida y nada buena.
JUGLAR.- ¿en dónde crees que se esconde?
TROVADOR.- Se escucha por todos lados.
JUGLAR.- A ver, platícale un rato para ver si la descubro, pues ya me tiene intrigado.
TROVADOR.- A mí me está dando miedo.
JUGLAR.- Yo tengo curiosidad, eso de hablarme de amores, qué quiere, me hace pensar. hacerme su enamorado para llevarme al altar.
TROVADOR.- ¿y si es un muerto?
JUGLAR.- Miedoso.
TROVADOR.- ¿miedoso?...Tú lo serás.
JUGLAR.- No quieres hablar.
TROVADOR.-Espera, permíteme respirar, ahora sí, ¡dinos quién eres!, Y no nos asustes mas.
NATURALEZA.- Tendré que referirles una historia, espero que me sepan comprender, no tengo mucho tiempo que perder, dejen que vuele libre mi memoria. Hablando del romance en tu cabeza, yo soy la flor, la estrella, el horizonte; soy playa, lago, río, llano, monte; soy mar, volcán, en fin, naturaleza. El humano, es mi hijo el más querido, y el más torpe también, por eso quiero quitarle su ambición, pues el dinero su corazón cegó y está perdido. Resulta, que hace tiempo en este rumbo, en la tierra del sol y la belleza, se han robado la risa, y la tristeza empieza a ser la dueña de mi mundo. El ladrón de la risa, es enemigo de todo aquello que transpira vida, su imagen para mí es desconocida, no puedo saber de quién me cuido. Son ustedes los grandes elegidos, encontrarán al cazador de ilusiones, le cantarán sus mejores canciones, le pedirán que encuentre lo perdido. Piénsenlo bien, inventen el camino para salvar al mundo, a su planeta; propónganse cumplir con esa meta, y así, tendremos un mejor destino. El otro, el enemigo de la vida, obstáculos pondrá para estorbarles, como siempre, pretenderá engañarles; su arma principal es la mentira. Sin más por el momento ahora me voy, tal vez nos encontremos otro día que nuestro canto ya tenga melodía, presiento que será mejor que el de hoy.
TROVADOR.- Te quedaste muy callado.
JUGLAR.- No me podía ni mover.
TROVADOR.- ¿también viste lo que vi?
JUGLAR.- ¿oíste lo que nos dijo?
TROVADOR.- Sí, pero no le entendí.
JUGLAR.- Dijo algo de salvar al mundo y que estamos encargados de encontrar a no sé quién.
TROVADOR.-Al cazador de ilusiones, de eso si me acuerdo bien, también me acuerdo que dijo, que se han robado la risa y eso la pone a sufrir.
JUGLAR.- ¿no qué no habías entendido?
TROVADOR.- Dijo que éramos sus hijos, pero unos somos más guapos.
JUGLAR.- Ja, ja, no me hagas reír.
TROVADOR.- Tú, pareces zaraguato.
JUGLAR.- ¿zaraguato? ¿y eso qué es?
TROVADOR.- Un pariente de la ardilla que salta de aquí pa'llá y nunca se queda quieto; ¿no sabías? ¿de onde serás?
JUGLAR.- Los juglares hemos sido por siempre de todos lados; nunca tenemos fronteras.
TROVADOR.- Igual; como el zaraguato.
JUGLAR.- Amamos al colibrí.
TROVADOR.- Tu saltas de allá pa'cá.
JUGLAR.- Al viento y a la distancia.
TROVADOR.- Por todos los pueblos andas y en todo tiempo también.
JUGLAR.- Buscamos la libertad.
TROVADOR.- Pos con razón te escogieron pa' encontrar al cazador.
JUGLAR.- Claro pues soy el mejor andador de las andanzas que jamás haya existido.
TROVADOR.- ¿a poco nunca te cansas de andar por esos caminos?
JUGLAR.- Siempre ando con pie ligero.
TROVADOR.- ¿a poco te crees muy salsa?
JUGLAR.- ¿salsa?, ¿sentirme yo condimento?, ¿oye pues en dónde estamos?
TROVADOR.- En México, ¿pos tu qué crees?, Tu quieres llegar al norte, te le perdiste al pollero.
JUGLAR.- Te juro que no te entiendo.
TROVADOR.- ¿pos hasta qué año llegaste?
JUGLAR.- De llegar, llegué a las Indias en mil quinientos veintiuno.
TROVADOR.- Te pregunto de la escuela, y hablas del año del caldo, tú me quieres vacilar.
JUGLAR.- Desembarqué, y al momento quise hacer fortuna solo.
TROVADOR.- ¿qué fue lo último que hiciste hasta antes que me encontraras?
JUGLAR.- Me escondí entre los caballos y me perdí por los cerros, unas frutas me comí aderezadas con hierbas, luego me quedé dormido adentro de un tronco hueco.
TROVADOR.- Era un carrizo juglar; que te cuido de los cuervos.
JUGLAR.- No hace mucho desperté, me puse a ensayar un rato mi oficio de buen juglar, primero, escuche la voz y luego lo que ya sabes.
TROVADOR.- ¿en mil quinientos veintiuno? ¿Y hasta orita despertaste?, ¡jijos!, Pa'mí que tragaste entre la hierba una flor.
JUGLAR.-¿Una flor?, ¿y eso qué tiene?
TROVADOR.- Es una flor especial que no cualquiera la encuentra, eso dicen pues por ahí, hasta orita yo conozco solo uno que la comió.
JUGLAR.- Solo uno, ¿y qué le pasó?
TROVADOR.- Pos, que se quedó dormido y hasta orita despertó.
JUGLAR.- ¿y sabes cómo se llama?
TROVADOR.- Dice llamarse juglar.
JUGLAR.- ¿es a mí a quién te refieres?
TROVADOR.-No conozco otro juglar.
JUGLAR.- ¿quiere decir qué no sabes lo qué me puede pasar?
TROVADOR.- Como no voy a saber, si oritita lo estoy viendo.
JUGLAR.- ¿qué es lo qué me está pasando? ¿Dime qué está sucediendo?
TROVADOR.- No te está pasando nada, lo que pasó, ya pasó; el tiempo pasó corriendo y el juglar no se enteró, durmió en quinientos veintiuno y se despertó hasta hoy, no se ha enterado de nada, de cómo el mundo cambió, cuatro siglos y tres cuartos en un carrizo vivió.
JUGLAR.- ¿quiere decir, qué ya estamos casi en el año dos mil?
TROVADOR.-Ya solo nos faltan cinco pa'l milenio terminar.
JUGLAR.- Otra tierra y otro tiempo están puestos para mí, el buscar al cazador creo que me va a divertir.
TROVADOR.- ¿vas a aceptar el encargo?
JUGLAR.- Si me conviene...Tal vez.
TROVADOR.- ¿cómo que si te conviene?
JUGLAR.- Hay que ver y decidir, yo no conozco estas tierras.
TROVADOR.-Yo si las conozco bien.
JUGLAR.- ¿y a poco crees que por eso ya puedes andar conmigo?
TROVADOR.- Elegidos fuimos ambos por nuestra madre la tierra.
JUGLAR.- Tierra no...Naturaleza.
TROVADOR.- Es la tierra, el aire, el cielo, los que la forman a ella; así naturaleza y tierra, vienen resultando igual, yo no sé por qué por todo, nos ponemos a alegar.
JUGLAR.- Es que pensamos distinto, yo soy más inteligente y no podemos andar juntos por esos caminos, a menos que quieras ser, mi criado, mi fiel sirviente.
TROVADOR.- ¿qué te has pensado juglar? ¿con quién crees que estas tratando? Pienso que tú estás pensando que no tengo dignidad, no te pongo tus trancazos por que también te escogieron pa' encontrar al cazador y a lo mejor en el fondo no tienes tanta maldad.
JUGLAR.- Yo soy el mejor en todo.
TROVADOR.- Y no tienes vanidad, pues chance y tengas razón, cada quien por su sendero pienso que será correcto.
JUGLAR.- Verás como yo primero encontraré al tal sujeto; ya me imagino como es.
TROVADOR.- Y como es el enemigo lo debes saber también.
JUGLAR.- Al enemigo no temo y a ti trovador, tampoco.
TROVADOR.- ¿quieres volver a pelear?
JUGLAR.- Nomás a lanzarte un reto.
TROVADOR.- Lo acepto, a ver venga de ahí.
JUGLAR.- A ver quien halla primero al que vamos a buscar.
TROVADOR.- Yo no me voy a rajar, para andar me pinto solo; ¿tu por dónde te vas a ir?
JUGLAR.- Yo me voy por este lado.
TROVADOR.- Y yo jalo por acá; nos vemos juglar.
JUGLAR.- Nos vemos cuando el destino nos junte nuevamente por aquí.
TROVADOR.- Que tengas suerte.
JUGLAR.-Hasta luego, esto no se acaba aquí; que aventura, que aventura.
(Van saliendo mientras cae el telón)

FIN DEL PRIMER ACTO.

domingo, 8 de agosto de 2010

719. LA ECONOMÍA Y USTED

Por Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Morelia,

Michoacán.
México.

LEY ARIZONA A LA MEXICANA

OJOS

Los que miran si me acerco,
que no engañan si se cierran,
ojos.... tus ojos... mis guías
los de siempre los de ahora,
que lloran, que sueñan,
sienten, vibran, duermen,
se lubrican, se secan,
más miran, más lloran,
más míos, más huraños
ojos de cualquier día,
amor, para siempre amarlos.

eliseo.

Qué le vamos a hacer, seguimos manifestando una doble moral en materia de derechos humanos y fomento de la economía. Ya ve usted que desde que en Arizona la gobernadora anunció su iniciativa para apretar las medidas de control sobre las personas que viven en su estado; desde luego que es una afrenta a los derechos humanos, sin embargo debemos valorar que se trata de una política que busca conseguir la aprobación de los electores que la han elegido para gobernar el estado; así es que es normal que se preocupe por ofrecer políticas proteccionistas para quienes la respaldan. Sin embargo, debemos reconocer que se trata de una ley grosera para las personas que no votan, dada su calidad de ilegales; aunque reconozcamos que también algunos que si votan la están pasando mal por el color de su piel; y de esta manera estamos presenciando una etapa más de la intolerancia social de las personas por diferencia de color.

Al parecer en el estado de Arizona se presentarán tres tipos de personas... las blancas, las negras, y las "otras" entendidas como las que no serán dignas de confianza. Penosamente estamos ante un brote más de racismo que nos alcanza a los mexicanos, dada la cantidad de paisanos que se encuentran trabajando, o tratando de trabajar y pervivir en los Estados Unidos de manera decente... ¡qué mejor manera decente de pervivir que trabajando y produciendo para quien le contrate! es una pena por nuestros amigos y parientes que sufren ese atropello.

Sin embargo hay algo en lo que hemos venido callando demasiado, se trata de la ley Arizona a la mexicana, hay que ver la manera en que nuestras autoridades se comportan con las personas centroamericanas y asiáticas, que por la ilusión de llegar a los Estados Unidos, se arriesgan a cruzar el territorio mexicano... ¡Este si es infierno, no el que se les está aplicando en Arizona! Como ellos mismos dicen, "si la migra nos agarra, pues ni modo, nos fregamos y nos deportan.... pero cuando nos agarra la policía mexicana, eso si es peligroso: nos roban, golpean, violan a las mujeres, las prostituyen...y todo por querer llegar a la frontera y pasar al otro lado". Uno los ve en las centrales de autobús, se esconden, se delatan de manera fácil por su físico y actitud; y cuando se les contempla, he de confesar que causa mucha molestia y tristeza saber que están ocultando su gran necesidad, su sueño por trabajar, mandar dinero a sus familias y no perder el control de sus vidas en sus pueblos, que abandonan aun y en contra de su voluntad.

El último escándalo en todo esto se supo por el periodista camarógrafo que acompañó a un grupo de centroamericanos por el territorio mexicano, y al que, en el estado de Puebla le dieron una paliza, al querer defender a los migrantes detenidos y golpeados por la policía mexicana (lo golpearon y despojaron de sus aparatos de trabajo). Claro, como el escándalo llegó a instancias internacionales, las autoridades estatales trataron de negociar el silencio de tal camarógrafo... y la historia de los migrantes de cada día que pasan rumbo al sueño americano seguirá incrementando su caudal de violencia donde no haya prensa, y solamente muchachos sencillos que siguen siendo lastimados, robados, violentados en su integridad. Eso seguirá por desgracia.

Por eso a mis amigos y parientes que se encuentran en el norte o se están arriesgando les pido que si pueden se queden allá, que hagan su vida si eso es lo que quieren y pueden; en nuestro país no se les han dado condiciones para vivir, y si lo consiguen allá, pues que no vuelvan la mirada atrás, que la política de fomento al empleo en México, hace tiempo que está fracasada, por más que se estén presentando cifras alegres. Si logran sacar a la familia adelante trabajando en el norte, pues la vida, su vida está en el norte... su corazón donde puedan.

La ley Arizona es muy negativa...la ley de inmigración en México, hace tiempo que ha lastimado a muchas familias inocentes, nos e vale ser insensibles ni egoístas.

Un abrazo y hasta siempre.