viernes, 4 de febrero de 2011

928. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.



1. Expansión de la Conciencia
2. Y México, ¿cuándo?

Cuando un pueblo se exalta es difícil calmarlo; pero cuando está tranquilo es difícil saber cuándo va a exaltarse.

Jean de la Bruyere (1645-1696)
Escritor francés


1. El despertar egipcio tiene repercusiones en otros países con lo que se confirma la teoría del efecto mariposa, un hecho como la revolución pacífica de los egipcios, tiene repercusiones en otras naciones del planeta, y sin duda repercutirá en otros espacios tan alejados como nuestro país. Recuerdo la película 10, 000 años A. C., en los albores de la humanidad, los hombres despiertan de su enajenación, en la escena culminante, uno de los líderes populares que se levantan contra los déspotas egipcios, clava una lanza en el corazón del “divino” gobernante cuya sangre es del mismo color que la de los enfurecidos esclavos.

En la actualidad el despertar de la conciencia en Egipto tiene un simbolismo extraordinario. No puede ser casualidad que el pueblo egipcio se levante contra el régimen corrupto de Hosni Mubarak, aliados de los perversos gringos a los que en nuestro país Felipe Calderón y antes Vicente Fox les han abierto las puertas. Sin duda que el levantamiento popular de Egipto es más significativo y las movilizaciones en Túnez, Yemen, y otros países vecinos es apenas el principio de un despertar más amplio.

No reformas, sí revolución, es la consigna para el pueblo egipcio. El dictador Mubarak respondió con violencia contra el pueblo, pero no hay marcha atrás, el pueblo egipcio está decidido a echar no sólo al dictador, sino a toda la clase política que ha vivido a su sombra.

Mubarak lanzó a sus perros a disparar contra el pueblo y la sangre comenzó a correr, es ahora cuando el espíritu de Mahatma Gandhi se siente con todo su poder: la no violencia vencerá en Egipto como lo hizo en la India. La idea de morir por un gran ideal, por la libertad de un pueblo, es un ideal que adquiere un peso considerable cuando la vida misma es tan relativa y despreciada desde el poder. Entonces, si la vida de los pobres es despreciable (daños colaterales) la conciencia de dar la vida por algo grande, por un ideal que vale más que la vida misma, se convierte en una fuerza que ya nada detiene. Entonces el pueblo se vuelve terriblemente peligroso para los poderosos, porque ningún argumento se puede oponer al valor del ideal que conlleva el sacrificio, es lo que se llama heroísmo.

Los musulmanes de rodillas, orando a su Dios, frente a los tanques militares, ahora reciben la balas enviadas por el dictador que no se quiere ir. ¿Dónde están los terroristas que invocan cada vez que les conviene los medios en Estados Unidos? Los gringos son uno de los pilares donde se ha sostenido el régimen corrupto de Mubarak, y el modelo se repite no sólo en Egipto sino en otros países en donde los gringos ponen palomitas democráticas con la hipocresía que los caracteriza.

En Egipto no le ha valido al grupo en el poder ni el toque de queda, cuando el pueblo se decide, no hay estado de excepción que valga. ¡Que se vayan todos! gritaron los argentinos apenas al comenzar el nuevo siglo, y sin importarles las tanquetas militares y el toque de queda salieron a las calles para obligar la dimisión de Fernando de la Rúa. El terremoto tuvo repercusiones en Venezuela, en Bolivia, en Ecuador, en Brasil. No hay dictador que se mantenga en el poder cuando el pueblo sale a la calle. Al “Estado de excepción” de las dictaduras se opone el “Estado de rebelión”, un derecho sagrado del pueblo para echar a sus opresores, y no sólo para echarlos, sino para aplicarles la pena de muerte, así se crean reyes por mandato divino.

2. México soporta también a una clase política parasitaria y corrupta, un sistema oligárquico disfrazado de democracia, el pueblo despierta poco a poco a pesar de los poderosos narcóticos que le suministran a través de las televisoras y la radio. En relación al tema de la clase política gobernante parasitaria, recibí un correo que nos proporcionan algunos datos que confirman que soportamos a una clase de vampiros insaciables, dice el correo que Xóchitl Gálvez contestó así cuando la acusaron de grosera; van los datos:

¡Yo amo la paz¡ rafael_gomar@hotmail.com

GROSERÍA es que el salario mínimo de un trabajador sea de $54.00 al día(1,620 al mes) y el de un diputado de $200,000.00 pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a $350,000.00, el de un ministro de la suprema corte sea de aproximadamente $10,000.00 al dia y el del consejero de I.F.E. sea de aproximadamente $15,000.00 al dia.

Grosería es que un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

Grosería es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

Grosería es comparar la jubilación de un diputado con la de una viuda.

Grosería es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación, a los Magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Yucatán con solo quince años de servicio se jubilen y sigan cobrando de por vida su salario completo, y a los diputados les baste sólo con tres o con seis según el caso y que los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima sólo necesiten jurar el cargo.

Grosería es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del ISR.

Grosería es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes con sueldo) que ya desearían los técnicos más calificados.

Grosería es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

Grosería es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (y no digamos intelectual o cultural).

Grosería es el costo que representa para los ciudadanos, sus comidas, coches oficiales, choferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

Grosería es que sus señorías tengan casi cinco meses de vacaciones al año (48 días en Navidad-enero, unos 17 en Semana Santa —a pesar de que muchos de ellos se declaran laicos— y unos 82 días en verano).

Grosería es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses.

Grosería es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargos de la política cuando cesan son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

Grosería es que se utilice a los medios de comunicación para transmitir a la sociedad que los funcionarios sólo representan un costo para el bolsillo de los ciudadanos.

Grosería es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven. Mientras, ¿hablan de política social y derechos sociales?


¡Qué grosería!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: