viernes, 4 de febrero de 2011

930. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1. Angélica y el MAZ
2. Degradación legislativa

Hasta que quienes ocupan puestos de responsabilidad no acepten cuestionarse con valentía su modo de administrar el poder y de procurar el bienestar de sus pueblos, será difícil imaginar que se pueda progresar verdaderamente hacia la paz.

Juan Pablo II (1920-2005)
Papa de la iglesia católica.

1. Mis respetos para la señora Angélica Morales, mis respetos para el grupo Medio Ambiente Zamorano (MAZ). ¿Será que son los únicos en esta ciudad que aún tienen despierta la sensibilidad, su sentido de dignidad? En pocas palabras Angélica señaló lo que muchos piensan pero no dicen, que esta administración municipal resultó más voraz que la anterior. “Se siguen privilegiando los intereses de unos cuantos ricos y poderosos”, afirmó la señora, y no se quedó sólo en declaraciones generales, señaló el caso concreto del terreno de La Lima, entregado “en forma a todas luces amañada e ilegal” por el Ayuntamiento a la Unión de Freseros. La pregunta es ¿No queda algo de dignidad en los miembros de la Unión?

Angélica Morales señaló que el argumento del regidor Ricardo Oliveros (que todos invadían las zonas federales), “fue una razón para legalizar ese atropello”, y agregó: “ yo digo también Pablo Gutiérrez y Rosa Hilda Abascal agrandaron sus casas invadiendo zona federal en Villas de Jacona, y no porque ellos se apoderaron de lo que no era suyo, y son personas que usaron sus influencias para hacerlo, eso lo reviste de legalidad, no deja de ser un despojo a la Federación”.

Recuerdo que hace años, cuando fungí como vicepresidente de la Asociación de Periodistas del Valle de Zamora, tratamos de tener un terreno federal para construir nuestros hogares, allá por la estación del Ferrocarril, al poco tiempo, la policía judicial nos tenía en la mira al que esto escribe y a los compañeros reporteros Raúl Pichardo y Arturo Ceja, fueron semanas de zozobra; para no hacer el cuento largo a Raúl lo metieron a la cárcel, Arturo y yo comparecimos ante un juez federal en Uruapan, resultó que el juez había sido mi alumno en la prepa federal, sólo recuerdo sus apellidos, Ceja Ochoa, ni siquiera nos dejó hablar, en cinco minutos despachó el asunto, nos prometió que no pisaríamos la cárcel y ¿que creen, al salir de su despacho los judiciales nos llevaron derechito a donde el juez prometió que no nos llevarían.

Durante seis largos meses los tres tuvimos que ir a firmar a Uruapan, fuimos declarados culpables sin tener la oportunidad de decir esta boca es mía. Por cierto, Arturo Ceja, que encabeza la Asociación, me envió un correo en donde narra las amenazas a su persona de Daniel Núñez Flores, regidor del ayuntamiento de Jacona. Desde el poder los influyentes pisotean la ley, misma que aplican sin piedad a los ciudadanos, amenazan y atropellan a la comunidad. ¿Este es un Estado de derecho? Me solidarizo con Arturo y con los compañeros periodistas y reivindicamos nuestro derecho a la libre expresión.

2. El sainete que se escenificó en la primera sesión de la cámara de diputados es una evidencia contundente de la degradación del sistema político. Esos son los diputados que nos merecemos, peleoneros, habladores, mentirosos y cínicos. Son la negación de la política. Incluso entre los panistas, el numerito de Julio Castellanos y Jesús Clouthier muestra el nivel de la degradación. ¿Cómo podemos aspirar a tener un mejor país si el método para solucionar nuestras diferencias es la violencia?, desde la guerra de Felipe, los empujones entre los dos panistas y las mantas de los perredistas y petistas, es notable la elección por la violencia. Brilla por su ausencia el buen juicio, el diálogo, los consensos.

Los asuntos importantes están en la congeladora del Congreso, entre ellos, las iniciativas que se refieren al lavado de dinero, a la actuación de los militares en la guerra contra el narco, pero los diputados no trabajan, se pelean entre sí o con los otros. A la frustrada sesión sólo asistieron 301 diputados, y comenzó una hora y media después del horario establecido.

Qué pena que el diputado Julio Castellanos que nos representa en la Cámara no destaque por su trabajo, sino por un pleito que rebaja su investidura. Qué lástima que Gerardo Fernández Noroña, siga siendo diputado a pesar de su lamentable carrera como político, qué pena que los legisladores en vez de luchar con argumentos, opten por una manta en la que exponen las debilidades de Felipe Calderón.

Por eso la imagen de parásitos se la han ganado con creces los diputados, por eso cada vez más mexicanos son conscientes de la necesidad de un cambio profundo, no sólo de sistema sino de hombres. ¿Para qué queremos 500 parásitos? ¡Yo amo la paz!

rafael_gomar@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: