domingo, 22 de mayo de 2011

1187. PRESENCIA y EXPRESIÓN (17), de GL. Conrado.


Por GL Conrado.
Domingo, 22/mayo/2011. 5:30 pm.

Desde Jacona, Michoacán. 
México., para
Tenepal de CACCINI

LA IMPORTANCIA DE LOS MASONES EN LA BUENA RELACIÓN SOCIAL CON SUS CONGÉNERES, A PRINCIPIOS DEL SIGLO PASADO EN ZAMORA MICHOACÁN.

(Repito y expongo aquí una pasada entrada de este blog Tenepal de CACCINI, como preámbulo a lo expresado posteriormente al termino de la entrada).

Entrada N° 57. COLOFÓN, EL TEATRO Y LOS POLÍTICOS
del sábado 29 de marzo de 2008.

Colofón de:
EL TEATRO Y LOS POLITICOS
(Con referencia al TEATRO OBRERO de Zamora)

LA ESCULCADA.
Allá por los años setentas del pasado siglo, este servidor se puso a leer un libro con unas hojas medio ilegibles de la Historia de la Diócesis de Zamora conjuntamente con archivos que contenían documentos de la logia masónica zamorana "Acacia 23", aparte de muchas copias, varias en papel carbón de las cartas que enviaba el Canónigo Conrado García Itzguerra a diferentes personalidades como el General Lázaro Cárdenas del Rio, así como originales que recibió en las que se apreciaba la amistad que cultivaron ambos (Gráficas 1 y 2) hasta el último año del deceso del Canónigo que fue nueve años antes que el del General. Leí también otros documentos más de, sermones, apuntes personales, cartas personales familiares, así como documentos referentes a la mitra en el aspecto económico de la misma, y muchos más que me hicieron reflexionar en lo social, político y religioso de mi ciudad de crianza; la levítica Zamora.

También reflexioné mucho después de leer tanto documento privado, sobre la hipocresía, el mochísmo del grupo del poder zamorano, la conveniencia, etc., etc., de ese pequeño grupo de poder de la zamoranía católica que influenciaba a otros lares de la cobertura de la Diócesis. A la vez reflexioné sobre nuestro comportamiento como humanos que siendo las criaturas más perfectas de este mundo, nos esmeramos en contradecir tal realidad del SER, con comportamientos venales.

Documentos estos antedichos y dos que tres libros muy interesantes para mí en varios temas de la iglesia zamorana que sustraje de la rica biblioteca cuando mi hermana mayor (que le hacía pie de casa al Canónigo en vida de él), andaba fuera de la ciudad, pues vivíamos en ella como familiares del difunto clérigo, y en su ausencia yo entraba a hurgar la biblioteca del tío abuelo que me crió.


Gráfica Nº 1. Gral. Lázaro Cárdenas del Río
(Nacimiento: 21/may/1895. Deceso: 19/oct//1970)

Gráfica Nº 2. Canónigo; Conrado García Itzguerra
(Nacimiento. 26/nov/1889. Deceso. 18/may/1961)

LA INCINERACIÓN.
Algunos de los documentos mencionados en el párrafo anterior, me vi obligado a quemarlos por iniciativa personal, apoyada ésta, por el extinto historiador Pbro., Pedro Torres (amigo personal), quien sabía de ellos por mi propia palabra y lo confirmó viéndolos, que estaban en mi poder. Los incineré, porque unos investigadores del Colmich (Colegio de Michoacán) querían que les diera los textos en relación a la masonería zamorana y, como afectaban a amigos personales míos descendientes de varias de las familias cuyos varones pertenecieron a dicha logia, opté por quemarlos no sin antes sacarles copias fotostáticas tanto para mi amigo historiador Pbro. Pedro Torres, y mi otro amigo cura Luis G. Franco, así como unas para mí.

BUENAS RELACIONES ENTRE LA MASONERÍA.
Debo aclarar que en algunos de los documentos (copias al carbón) que estuvieron archivados en la biblioteca particular del Canónigo susodicho, expresa de su puño y letra en uno destinado al General Cárdenas, entre otras cosas que menciona (por cierto con una caligrafía muy bonita) dice:

"Estimado amigo Lázaro, Dios te pagará infinitamente tu bondad a los menesterosos zamoranos que ayudas a través de la Iglesia del Carmen que está bajo mi responsabilidad aquí en Zamora desde que abandoné tu tierra; mi querida Jiquilpan. Aprovecho para felicitarte por el día de hoy que festejas un aniversario más de tu vida siempre benefactora hacia los demás, Que dios te colme de bendiciones, te proteja y esté siempre contigo. Paso en seguida apreciado amigo, a contestar tu pregunta pertinente sobre la masonería en nuestra Diócesis, que me hiciste cuando montamos a caballo cerca de Villamar en el mes de marzo próximo pasado. El mal llamado -obispo comunista- Othón Núñez, gestor, promotor y patrocinador de la principal obra social cristiana diocesana en pleno conflicto revolucionario del que formaste parte, para bien de México, fue indudablemente el teatro obrero de esta ciudad de Zamora para los círculos católicos obreros de la Diócesis y mas allá de ésta, después de la Escuela de Artes y Oficios y las mutuales y mas obras promovidas por Monseñor Cásares que beneficiaron y algunas siguen haciéndolo, en mucho, a los más desprotegidos. La obra del Obispo Othón Núñez del teatro obrero, el cual, tu sabes que fue destinado desde 1913 que se inauguró, para la cultura del obrerismo en todas sus formas sobre todo en las artes para la gente asalariada y trabajadora, que es a la que tu siempre apoyas y debemos apoyar también el clero a nivel nacional, porque es la que más necesita de nosotros. Respondiendo así concretamente a tu pertinente pregunta de la relación que guarda parte de la clerecía con la masonería, que sabes somos pocos en esta espléndida región, te menciono que sabemos unos cuantos, pocos de nosotros, que el Obispo Núñez mantuvo buena relación con las personalidades tanto de la masonería zamorana como con los de la ciudad de México, en aquel tiempo de penalidades revolucionarias y posteriormente".

Esta misiva está fechada el 21 de mayo de 1951. Siguen desde luego mas referencias escritas en esa misiva sobre el tema. Yo transcribo aquí solo lo relacionado al TEATRO OBRERO de Zamora.

Gráfica Nº 3. Obispo José Othón Núñez.
Nacimiento. 2/Jul/1867. Deceso. 5/Mar/1941.

(Gráfica 4) Teatro Obrero en re-estructuración.

NOTA:
Hasta aquí, la entrada N° 57. COLOFÓN, EL TEATRO Y LOS POLÍTICOS.
Del sábado 29 de marzo de 2008

*****

LA IMPORTANCIA DE LOS MASONES EN LA BUENA RELACIÓN SOCIAL CON SUS CONGÉNERES, A PRINCIPIOS DEL SIGLO PASADO EN ZAMORA MICHOACÁN.

DEDUCCIÓN Y EJEMPLO EN EL ACTUAR ANTE LA SOCIEDAD.
Puedo decir (con propiedad, deducida del contenido de otros documentos leídos) que el Canónigo Conrado hizo respecto a su labor social eclesiástica, una buena relación masónica desde que conoció al General Cárdenas, durante su estadía en Zamora-Jiquilpan-Zamora (documentos sustraídos de su biblioteca personal).

El Canónigo, iba asentando en una libreta, una especie de diario en donde las relaciones humanas de él con masones zamoranos, jiquilpenses, mexiquenses y de otros lugares más (por referencias de fechas y lugares y siempre con la mención de su amigo-hermano General Lázaro Cárdenas en la salutación), los apellidos; Valencia, Bravo, Cárdenas, Noriega, Velázquez, Iñiguez, Cobos, Múgica, Soto, Zetina, Ramírez y muchos más, que evidenciaban entre ellos, apellidos de algunos altos jerarcas de la iglesia en la capital del país.

LOS POLÍTICOS Y CURAS ACTUALES DEBERÍAN TOMAR EJEMPLO...
El Canónigo Conrado, conoció al General Cárdenas siendo muy jóvenes ambos. Uno, fue participante en la lucha armada revolucionaria (casi adolescente) como todos los mexicanos sabemos, joven este del ejército mexicano que llegó a ser General y el mejor presidente de la república del siglo pasado que ha tenido México hasta la fecha.

Cuando se conocieron el futuro General Cárdenas y el futuro canónigo de la diócesis de Zamora el cura Conrado, uno estaba destacado por el ejército en una comunidad fronteriza de Sonora donde conoció al otro joven Conrado vestido normalmente, como cualquier jovencillo de la época, pero que era un cura desterrado que vivía refugiado en Montezuma; lugar fronterizo de la unión americana ubicado en el estado de Nuevo México. USA., donde se refugió durante la persecución callista. Ambas personas con el paso del tiempo fueron grandes amigos, masones ambos (según documentos que se encuentran en mi poder), solidarios con las causas sociales y las gentes más necesitadas de todo, (de acuerdo al diario manuscrito del Canónigo Conrado García Itzguerra, extraído de su biblioteca por este servidor, sobrino suyo). El joven cura Conrado García Itzguerra era pocos años mayor que el joven Lázaro Cárdenas del Rio, pero duró con vida tres años menos que el general, murió a la edad de 72 años y el general a la edad de 75.

Así el encuentro fortuito del par de michoacanos que por diferentes causas se encontraban en el norte del país en el último lustro de los años 20s, y fue entonces que cultivaron su amistad hasta el deceso del Canónigo Conrado. Dicha amistad entre los anteriores personajes, fue extensiva y fructífera, masónicamente hablando, con algunos médicos, abogados, comerciantes y otros personajes zamoranos y del estado de Michoacán como el extinto General Francisco J. Múgica que menciona en varias cartas destinadas a ellos los varones masones zamoranos y al General Múgica, y muchos más que le presentó el General Cárdenas de fuera de Zamora, de acuerdo al contenido de varias cartas y documentos de su biblioteca (apuntes archivados por el canónigo, ahora en mi poder). Una vez que el joven sacerdote Conrado conoció al General, duró entre ellos una amistad fraterna y muy cordial hasta la muerte del clérigo (18 de mayo 1961), que fue anterior a la del General. (Dicha amistad esta expresada por ambos en diferentes cartas y copias de las mismas con fechas diversas, como parte de la que expongo líneas atrás en el contenido de la entrada N° 57).

TIEMPOS… PASADOS
El Canónigo mencionado, fue tío abuelo, tutor y educador de este servidor de ustedes desde mi niñez. Él me dio crianza desde niño a través de su hermana, mi abuela paterna, el clérigo me educó desde la infancia hasta el nivel de humanidades en un seminario religioso católico pues quería que me hiciera sacerdote como él.

Si pues…, mi persona amamantó de Seki Sano el maestro japonés de TEATRO entre otros en la ciudad de México la ética…, ética-estética en mi trabajo actual como promotor cultural y artístico, pero fundamentalmente del tío canónigo, aprendí la ética masónica (sin ser masón yo actualmente), o sea, el llevar a cabo el quehacer y el hacer de la vocación, cualquiera que esta sea, a una praxis con responsabilidad hasta el último suspiro que se tenga. Del clérigo mencionado pues, me quedó el ejemplo suyo, entendido dicho ejemplo por su conducta cotidiana y por las esculcadas posteriores a su biblioteca después de su deceso. Su ejemplo en vida fue; la fuerza de voluntad y entereza para saber caminar en la vida con una bien definida vocación y misión social que nos corresponde a todo ser humano. (#)

9 comentarios:

  1. Algo muy interesante desde todas las perspectivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, gracias por tu comentario. Mtro. Conrado González Leyva (glc: GL Conrado), autor de la informacion en Tenepal de CACCINI.

      Eliminar
  2. Mtro. Conrado, muchísimas gracias por compartir esta información tan interesante. Un abrazo.
    Guadalupe Ramos

    ResponderEliminar
  3. Mi estimado Padrino,gracias por tan bella anécdota, convertida en lección de historia.
    Recibe los saludos de la Familia Maldonado García.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Armando. Recibe un abrazo fraterno y saludos para toda tu familia

      Eliminar
  4. Gracias por compartir, H Contado, tan sabrosa como ilustrativa historia de tu benefactor y familiar, sobre todo en relación a la Masonería. Saludos cordiales y Bendiciones.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Fernando. Recibe un abrazo fraterno.

    ResponderEliminar

Escribe un comentario sobre esta entrada: