viernes, 27 de mayo de 2011

1202. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1.-¡Hostia! ¿Por qué chingados habláis como españoles?
2.-Entre ¡Indignaos! o ¡Estamos hasta la madre!

Si los españoles habláramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar.
Manuel Azaña (1880-1940)
Político y escritor español.

1.-Escuché hablar al Chicharito Fernández y a Andrés Guardado en el programa dedicado al deporte de Carmen Aristegui, el viernes. Casi se me salen los cojones de su lugar. Del Chicharito ni hablar, el tío tiene una fluidez verbal que ya quisieran los políticos mexicanos y lo más importante, habla sin acento europeo, si es que tal cosa existe. El Chicharito es un joven centrado, no se le ha subido el éxito, pero no todos reaccionan igual. Hasta mi respetado Rafa Márquez hablaba como español, claro, él se la pasó muchos años en España, pero espero que ahora que está en gringolandia vuelva a hablar a lo mexicano. Es cierto que el acento se pega, vaya usted a Sahuayo y al rato estará hablando como si cantara aderezando sus léxico con más chingaos y putas que los ínclitos habitantes de Alvarado Veracruz. Pero creo que el problema es falta de personalidad, como dice el dicho, el que es perico dondequiera es verde.

También escuché al bueno de Andrés Guardado que juega patabola en España con un equipo que descendió a la segunda división, el Deportivo La Coruña. Andrés, al que los mamones de Televisa llaman El Principito habla como los españoles, y yo me pregunto ¿Porqué chingados los mexicanos que por equis o zeta se van a la madre patria, al rato hablan como jodidos españoles?

Hasta un compa que se fue de vacaciones un mes a Europa llegó hablándome de cojones, hostias y la puta madre, pasó por España y se le pegaron los modismos de los hijos de Hernán Cortés. También me salió con jaladas dizque en francés y me preguntaba, come ta le bu, quez cazé, ¿para qué tantas mamadas? Basto que comiera en una hostería en Madrid para que llegara con semejantes gritos y expresiones como me cago en la hostia, la madre que te parió y mamadas de ese jaez. ¿Porqué?

Aprendan de mi compa Sergio Beltrán que pasó por España y sigue llamando al pan pan y al vino vino en su lengua y con sus expresiones mexicanotas, con el estilo elegante que le caracteriza y con su fina ironía cargada de profunda sabiduría.

O sea, no hay que ser, o qué, ¿Creen que hablar como español les da más importancia, más personalidad o, como decía Octavio Paz, ¿no será que es sólo una máscara para ocultar nuestro complejo de inferioridad?

Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.
Leonardo Da Vinci (1452-1519)
Pintor, escultor e inventor italiano

2.-Bueno, hablando de España. Se ha hablado mucho en el ciberespacio de lo que ocurre en ese país, en la Puerta del Sol. Se han citado todos los escritos, se han registrado todas las salmodias, se han publicado todos los alegatos, los gritos y las maldiciones. Porque si hay gritones con ganas son los españoles. De todo gritan. Se la pasan dando gritos, dando voces. ¿Por qué gritan los españoles, se preguntaba León Felipe?

Lo mismo podríamos decir de lo que pasó en la marcha de la paz con dignidad y justicia. Todo se ha publicado, se ha ovillado y se ha archivado. Es el tiempo de la indignación, de los indignados. En Europa, África, América Latina y gringolandia se escucha los ¡Basta! ¡No nos moverán! ¡Estamos hasta la madre! Y sin ánimo de profundizar en los contenidos semánticos y motivaciones de tales expresiones, por lo que a mí toca me quedo con el mexicanísimo “¡Estamos hasta la madre!”, aunque en este caso la madre no tenga nada que ver en el asunto, o díganme, ¿Acaso las abnegadas madres mexicanas tienen algo qué ver con la situación? ¿Qué significa que estamos hasta la madre? ¿Porqué hasta la madre y no hasta el padre? ¿Por qué no decimos: !Estamos hasta el padre! ¿Porqué? ¿Porqué tenemos siempre que joder a la madre? Octavio Paz tiene la respuesta. ¡Yo amo la libertad y la paz¡

rafael_gomar@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: