sábado, 15 de enero de 2011

896. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1. Más allá del “No + Sangre”

La humanidad no puede liberarse de la violencia más que por medio de la no violencia.

Mahatma Gandhi (1869-1948)
Político y pensador indio

1. Así titula José Cueli su columna del viernes en La Jornada. Me llamó la atención el título porque expresa en otras palabras, un principio que afirma que la violencia llama a la violencia, una Ley Universal que se expresa en el dicho: lo que siembras cosechas. Desde ahora y desde esta humilde columna afirmo que la campaña de Rius y del maestro Julio Scherer no florecerá, los maestros no pensaron en que en su campaña titulada “No +Sangre”, están utilizando la misma estrategia fallida de Felipe Calderón en su guerra contra el crimen organizado, están utilizando la violencia visual, el mensaje del cartel de Rius es violento, una mancha de sangre y la palabra “No” son una forma gráfica de violencia, de negatividad.

Felipe Calderón se equivocó rotundamente al utilizar la violencia contra los violentos, eso no hizo más que endemoniar el avispero. Si usas la violencia contra los violentos, eres igualmente violento, estés del lado que estés. Escribió William Hazlitt, literato inglés que vivió al final del siglo XVIII y principios del XIX, que “las antipatías violentas son siempre sospechosas y revelan una secreta afinidad”, no digo que los maeses Rius y Scherer sean violentos, simplemente su campaña lo es y creo que no es por ahí, evidentemente ellos no son filósofos. Es comprensible el rechazo a la violencia de los mexicanos, lo que cuestionamos aquí es el medio, la forma.

Los padres de familia sabemos que si utilizamos la violencia contra actitudes violentas de nuestros hijos, solo estamos sembrando la semilla del resentimiento, de una violencia más poderosa. La violencia engrendra violencia, decía Kalimán (mi primer maestro de filosofía) a su pequeño amigo Solín, y es verdad. Una Ley Universal, la ley de la causalidad, dice que cosechas lo que siembras, y si la aplicamos a nuestra trágica situación la reflexión nos lleva a admitir que somos un país violento.

Analicen nuestra historia, antes de la llegada de los españoles, con los españoles y después de los españoles, la violencia está presente. De las guerras tribales y los sacrificios humanos, pasamos a la sangrienta esclavitud impuesta a sangre y fuego por los sanguinarios conquistadores, después vino el baño de sangre de la Independencia, y luego otros hechos violentos, guerras intestinas e invasiones, y el resultado fue el “Mexicanos al grito de guerra”.

La campaña “Yo amo la Paz” que hasta ahora no ha encontrado ningún simpatizante, va más allá de la guerra de Calderón, es una campaña por la no violencia. En más de la mitad de los hogares mexicanos hay violencia, la llamada violencia intrafamiliar, ¿cómo queremos ser un país pacífico si estamos llamando a la guerra en nuestro himno, en nuestra violencia familiar y en el desmedido culto a la violencia en los medios masivos de difusión?

Encienda el televisor a cualquier hora del día y ¿Qué ve Usted? ¿Qué ven sus hijos? Asesinatos, secuestros, violaciones, sangre y más sangre. Compre los diarios y si como la mayoría de los escasos lectores de periódicos mexicanos comienza por la nota roja, entonces sabrá porque vivimos un clima de extrema violencia.

Construir la paz es algo más que poner un cartel, es ir al fondo del problema, y en el fondo del problema tenemos una sociedad machista en donde los que sufren la violencia son los más indefensos, los niños y las mujeres (y uno que otro hombre). En el fondo del problema tenemos hogares en donde papá o mamá o el hermano mayor, utilizan la violencia porque no conocen otro método para hacerse respetar más que el miedo y el miedo se alimenta de la violencia.

Los violentos en el gobierno creen que están ganando la guerra, no saben (o hacen como que no saben) que al utilizar la violencia contra los violentos los fortalecen aún más. Mahatma Gandhi, el maestro de la no violencia, dijo que si aplicamos la ley del Talión, ojo por ojo diente por diente, acabaremos ciegos, no es por ahí, no señores.

PD: Mis columnistas favoritos de La Jornada y Proceso ni siquiera han tenido la educación de contestar mis correos. Ni modo.

rafael_gomar@hotmail.com

viernes, 14 de enero de 2011

895. UN POEMA DESDE HUEJOQUILLA





ALIXIA MEXA
Octubre 20, 2010.
Desde Cd. Jiménez,
Chihuahua.
México.


NO SERE YO…

No seré yo quien te cubra de amor, será el inmaculado destino
Cuando alcances el sueño con el que a diario conversas
Cuando la luz te lleve a ese camino ya recorrido
Cuando los ojos de la noche atraviesen tu semblante

Y ese crepúsculo radiante se adhiera y zarpe en tu piel
Y sientas nueva tu carne en la palpitación de la impaciencia…
Y abrazaras los ocres de los libros antiguos…
y sentirás el aceite aromático de la diminuta redoma.

Cuando la luna ceda a tu espíritu su textura
sentirás el tiempo trasladarse contigo…
Fundirse en los átomos cálidos de tu corazón vagabundo
Nombre y vida…

Flujo de carne y deseo hacia lo infinito…
Y tu sangre repita mentalmente esos ojos, trazos del rostro,
acercándose a la ventana… desde el bosque luminoso…
No seré yo… será el destino.



894. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1.- Periodistas provincianos
2.-Mentiroso, mentiroso
3.-El Saldo de la Guerra

Ningún hombre es tan tonto como para desear la guerra y no la paz; pues en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, en la guerra son los padres quienes llevan a los hijos a la tumba.

Heródoto de Halicarnaso
(484 AC-425 AC)
Historiador y geógrafo griego

1.- Los periodistas de provincia no tenemos valor ante los chilangos, que se sienten como la Mamá de Tarzán, escribo esto porque a pesar de que envié correos a La Jornada Michoacán y Proceso con mi propuesta Campaña por la paz de México, he sido olímpicamente ignorado. Ni siquiera se han tomado la molestia de contestar mis correos electrónicos. Por eso digo que los periodistas provincianos somos como un cero a la izquierda para los colegas de la capital del Estado y de la república.

El ego en el periodismo es algo bien conocido. Es como los artistas, poetas, escritores, cantantes, actores, son sujetos con un Yo muy inflado; a veces los periodistas nos sentimos la última cocacola en el desierto, y si eres el director, el jefe de redacción, el jefe de información, el jefe de corre ve y trae, te sientes muy muy. Así se sienten los compañeros que tienen un puesto importante en los medios de la capital del Estado, y ni se diga si eres reportero, columnista o jefe de un departamento de algún periódico de la capital del país, te sientes supermán, y la verdad, no es para tanto.

Este escribidor a lo más que llegó en su carrera periodística fue a subdirector de Acción Deportiva y jefe de información de algunos diarios locales, y nunca me sentí Juan Camaney, cuando me sentí orgulloso, fue cuando los vecinos de la calle Circunvalación, los vecinos anti-antena, me dieron un reconocimiento, un cuadro bordado con dos manos en actitud de oración; para mí ese reconocimiento tiene más valor que el Pulitzer, o los premios estatales o nacionales de periodismo. Seguiré enviando correos a La Jornada y Proceso, a ver si al menos tienen la decencia de contestarme, aunque sea sólo un reportero de provincia.

Por otra parte, mi campaña no es atractiva, mientras que la de Rius salpica sangre, la mía es un corazón, símbolo universal del amor.

2.-Ya sabemos que todos los políticos y gobernantes son mentirosos, es parte de su personalidad. Pero Felipe Calderón es mentiroso entre los mentirosos, basta recordar sus promesas nunca cumplidas. Pero el jueves pasado La Jornada lo balconeó, porque el michoacano valiente (rodeado de miles de soldados cualquiera es valiente) primero abrió la boca para defender su “guerra” y luego dice que no, que él nunca ha utilizado el término “guerra”, y agrega que él no eligió el término. Esto último lo creo, seguro sus asesores estrellas (el españolote extremista Antonio Solá) le impusieron el término “guerra”, y él, muy obediente, lo utilizó varias veces como lo demuestra La Jornada en su portada del jueves.

Pero, ¿Por qué es importante el uso del término “guerra”? Porque una guerra implica la destrucción del enemigo, la ausencia de leyes y normas, la muerte de la política. Y en un Estado de derecho hasta los delincuentes, narcos y los de la peor ralea, tienen derecho a ser juzgados, no masacrados. La guerra es la negación de la política, la negación del diálogo y la civilización, por eso Felipe quiere cambiar su discurso y en vez de guerra, quiere utilizar el término “lucha”.

3.-José Gil Olmos, publicó en la revista Proceso el saldo de la guerra de Felipe Calderón (y de Fox): en 10 años, más de mil enfrentamientos, cerca de 40 mil muertos (9 mil con Vicente Fox, el resto con Calderón), 62 periodistas asesinados y 11 desaparecidos.

Afirma Gil Olmos que de acuerdo a historiadores, la guerra contra el narco ha costado más vidas que en las guerras de Independencia, de la Reforma y la invasión de los Estados Unidos en 1847, “Ello sin contar que la Comisión Nacional de Derechos Humanos tiene registradas 5 mil 397 personas desaparecidas en sólo siete estados, más de 8 mil muertos sin identificar, más de 10 mil huérfanos y 3 mil 326 menores que han perdido la vida en la llamada guerra contra el crimen organizado”.

Lo peor, afirma Gil Olmos, es que ante el baño de sangre, los mexicanos no hemos sido capaces de protestar, como dice Rius, somos un país de “agachados”

rafael_gomar@hotmail.com



893. DESDE MI PUNTO DE VISTA

El cáncer del fútbol

Gustavo Béjar Chávez
Segundo semestre “B”.
Joven estudiante de la Escuela Preparatoria por Cooperación Tangancícuaro.
Desde Tangancícuaro,
Michoacán.
México.

El fútbol soccer, es el deporte más importante, más popular y más hermoso del mundo, pero nada es perfecto, el fútbol también tiene sus defectos, no por cómo se juega sino por la forma de calificar.

El peor cáncer de este deporte maravilloso, no es la violencia, si no el arbitraje.

El arbitraje juega un papel importantísimo en el fútbol, ya que si el arbitraje es bueno en un partido, éste será un partido interesante, justo, y con un claro vencedor, excepto si es empate.

Un partido con un pésimo arbitraje es un partido insólito, desesperante, donde no sabes qué esperar del árbitro, te quedas perplejo, preguntándote: ¿Cómo esa persona puede ser un árbitro profesional? Y odias más el arbitraje, cuando ves que tu equipo es el que salió mucho más afectado, pero los comentaristas sólo resumen esto como “un arbitraje con errores para los dos lados, por lo tanto, fue justo”, sin castigar al árbitro por sus errores, con penales regalados, con goles inexistentes, pero marcándolos como válidos, y después llamados en la historia del fútbol como “goles fantasmas”, y dejando este tema tan importante, como algo normal del fútbol.

Yo soy el enemigo número uno del malinchismo, pero tengo que reconocer, que aunque este problema es a nivel mundial, y se vio en la copa mundial de Sudáfrica 2010, este problema se ve más en el fútbol mexicano, y con la FEMEXFUT o FMF preocupada por otros asuntos, de igual o menor importancia, no harán nada al respecto, claro, no harán nada hasta que también hagan algo a nivel internacional.

A la fecha, ya se ve la posibilidad de incluir la tecnología para tomar las decisiones correctas en los fueras de lugar, en los goles dudosos, etc. Pero por alguna razón el presidente de la FIFA, tampoco le ve mucha importancia, y hasta la fecha no ha habido avance.

El fútbol, un deporte con importancia de carácter mundial, y precisamente por su importancia, es que confío en que hagan algo al respecto para solucionar este importantísimo problema, que parece que cada vez se sale más de control.

jueves, 13 de enero de 2011

892. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1. Los agachados
2. Arizona, violentos conservadores
3. Himnos guerreros

La guerra no es más que un asesinato en masa, y el asesinato no es progreso.

Alphonse de Lamartine (1790-1869)
Historiador, político y poeta francés

1. Dijo Eduardo del Río, mejor conocido como Rius Frius, promotor de la campaña “No +Sangre” que uno de los objetivos de la misma que a los mexicanos se nos quite lo agachados, pero para que eso sea posible primero se tendrían que quitar el yugo de la televisión: es bien sabido que más del 90 % de los mexicanos se “informan” en los noticiarios de Televisa y Tv Azteca, pocos son los que buscan otras opciones, y menos aún los que leen alguno de los escasos medios críticos y libres.

Ignoran esos pobres enajenados que se están sometiendo a un lavado de cerebro con las técnicas que hicieron famosas los nazis, Joseph Goebbels lo sabía, Hitler lo sabía, ahora lo saben los asesores de Felipe Calderón y los oligarcas dueños de las televisoras: repite una mentira sin cesar y se impondrá como verdad.

Hasta ahora no he visto ni un solo cartel de la campaña de Rius y La Jornada, ni en vehículos ni en hogares, nada. Al menos en nuestra levítica ciudad, nada. ¿Será que los zamoranos no leen? Debo admitir que tampoco mi campaña por la paz (Yo amo la Paz) ha tenido éxito. Ni un solo cartel. Nada, ni un comentario ni una palabra para refutarme, es como si se escribiera en el desierto.

2. Detrás de la masacre de Arizona está el odio racista. Una de las promotoras del odio Sarah Palin, del Tea Party, puso en su página de Facebook precio a la cabeza de 19 congresistas. Después de la masacre Palin quitó el mensaje de odio en donde pedía “recargar” el arma contra los congresistas “enemigos”, trata de lavarse las manos, pero el daño está hecho. Otro fundamentalista extremista el republicano Rick Barber llamó a la violencia a través de su página en Internet en donde pedía a los gringos xenófobos “preparen sus armas” ¿contra los migrantes?

Respaldados por los conservadores más retrógradas, Palin y Barber son sólo la evidencia del poder del Tea Party, del poder de los conservadores seguidores del modelo wasp (blanco, anglosajón y protestante). Columnistas de diversos medios investigan hasta dónde llega la influencia del Tea Party, cuyos ideólogos se nutren en universidades como el Phoenix Institute of Arizona, por cierto, centro académico que presume que entre sus egresados se encuentran dirigentes mexicanos de grandes partidos políticos, diputados federales, gobernantes, legisladores, empresarios, banqueros, profesores universitarios, y periodistas.

Los extremistas del Tea Party se identifican con los miembros del Yunque mexicano, y éstos con los conservadores españoles, uno de cuyos asesores es Antonio Solá, que tiene una gran influencia en el gobierno federal y que dirigió la guerra sucia contra López Obrador en las últimas campañas por la presidencia de la república. El asesino de Arizona fue indoctrinado en instituciones del Phoenix Arizona. Los analistas identifican al canal de televisión Fox como otro de los espacios de difusión de las ideas extremistas.

3. El Himno Nacional Mexicano fue creado por Francisco González Bocanegra en 1853, y oficializado en 1943 por Ávila Camacho. En 1854 Jaimé Nunó le puso música. Desde 1854 hasta que se hizo oficial en 1943 el himno ha sido modificado de acuerdo a los acontecimientos políticos. Se conocía al himno como “Mexicanos al grito de guerra”, lo cual refleja que nuestro himno es guerrero. La palabra que más se repite en nuestro himno es “guerra”. No es el único himno belicoso, si se lee la letra de los himnos de otros países salta a la vista la belicosidad, pero el nuestro podría ser el número uno en ese aspecto. Los himnos responden a la ideología de la clase en el poder. Una excepción es el himno de Costa Rica, un pueblo con una profunda vocación pacifista, en su himno dos veces aparece la palabra “paz” y ninguna la palabra “guerra”.

Un antiguo aforismo dice “Como un hombre piensa en su corazón, así es él”, cada lunes los niños cantan “Mexicanos al grito de guerra”, tales ideas bélicas alimentan su espíritu y se transforman en creencias profundas, así, es muy difícil construir la paz.

rafael_gomar@hotmail.com

891. ESTADOS UNIDOS EN QUIEBRA

SECRETARIO DEL TESORO ADVIERTE QUE ESTADOS UNIDOS ESTÁ AL BORDE DE LA QUIEBRA.


Por Marco Antonio Moreno
7 Enero 2011

Estados Unidos está al borde de la quiebra. Y si este término resulta muy poco claro o preciso para detallar la situación, lo purificamos nada menos que con las palabras de Timothy Geithner, el Secretario del Tesoro: “Estados Unidos está al borde de la insolvencia”.

Con esas palabras, Timothy Geithner, ha pedido al Congreso de Estados Unidos la urgencia de elevar el techo de la deuda, actualmente situado en 14.300.000 millones de dólares (14.300.000.000.000). Y es que Estados Unidos se encuentra a centímetros de ese techo, y necesita una nueva inyección de liquidez que le permita mirar cara a cara a los hechos. Mal que mal, el mundo se ve diferente cuando se tiene dinero en efectivo en los bolsillos y cuando no. Esto es lo que hace que Estados Unidos se enfrente a la más dura encrucijada de su historia. Un accidente del cual nadie saldrá tal cual llegó.

La insolvencia de Estados Unidos fue advertida el fin de semana en la cadena ABC por el asesor económico del presidente Obama, Austan Goolsbee. En esa entrevista, Goolsbee señaló que si el techo de la deuda no era modificado, “las consecuencias serían catastróficas para la economía de Estados Unidos, y mucho peores a lo visto desde el 2008″… ¿peores todavía?. Aunque mal lo parezca, Goolsbee tiene la razón. Durante 30 años Estados Unidos consumió más de la cuenta al vender a los estadounidenses la idea del crédito barato propugnado por Ronald Reagan en 1981. Desde esa fecha, Estados Unidos no hizo más que consumir, consumir y consumir… a costa de todo el mundo.

Como lo reseñé en El origen del caos financiero y el desempleo global y en Del desorden financiero a la quiebra de Estados Unidos, la primera economía mundial se dedicó al consumo indiscriminado a vista y paciencia de todos los defensores del libre mercado, en la fiel creencia, quizá, de que sería el propio mercado el encargado de reequilibrar ese gasto. Algo que no ocurrió. Porque justo cuando se esperaba la presencia de la mano invisible, esta brilló por su ausencia demostrando que no es más que un simple comodín de ramplones.

Y si de ramplones ya estamos exhaustos, resulta que estos vuelven a aparecer mostrándonos los peligros de cruzar la línea de sobregiro. Es la gran inconsistencia del sistema que muchos defienden, en la cual no se tuvo ningún recato para prestar y facilitar líneas de crédito para el desvarío del consumo, el alcohol y las drogas y después, tras el accidente fatal, se le niega todo al inculpado. Es decir que los que prestaron, nunca tuvieron en cuenta la probabilidad de que algo saliera mal.

Independientemente de estos juicios, la situación de Estados Unidos es muy complicada y está atravesada por dos grandes frentes: aquellos que ven que la única salida es endeudarse un poco más, y aquellos que ven que todo incremento de la deuda agravará aún más la probabilidad de incumplir con su pago, como lo ha declarado el director de Pimco, Bill Gross. Como vemos, Estados Unidos se encuentra en la situación de asfixia del adicto: por cada gramo o dólar que pida, más esclavo se hace del sistema y de todas sus fallas.

Así como existe la advertencia de Austan Goolsbe sobre los peligros de no elevar el techo de la deuda, también está la de quienes niegan toda opción de crédito y dejan la prioridad de los ajustes a los recortes presupuestarios. Es el caso de aquellos que, como Bill Gross, ven en los recortes presupuestarios la única manera de restaurar una economía convaleciente. Para esta línea de pensamiento sólo los recortes o “política de shock” pueden restaurar una economía potencialmente enferma y causante de la mayor crisis financiera de la historia.

890. LA ECONOMÍA Y USTED

Por Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Morelia,
Michoacán.
México.

LA MADRE DE TODOS LOS VICIOS


EL AMOR NO EXISTE... NO

Gruñes y casi increpas, balbuceas
y ensayas tu respuesta,
arqueas lo ojos y miras, preguntas,
suspiras...

¿Y entonces esto que siento,
cuando digo que te amo...?
¿y entonces esto que pasa,
cuando me tocan tus manos...?
¿Entonces qué es lo que pasa,
cuando siento que te estoy amando?
Amor, amada -luego te digo-
no lo cuestiones...¡sólo vívelo!

eliseo.

Luego de recibir un par de comentarios respecto a la columna anterior en relación al engaño que resulta el tema de la certificación; como simple engendro de las empresas europeas y los intereses norteamericanos; siempre hay quién ponga su granito de arena tratando de abonar en el tema; no es mala idea, siempre es bueno saber que algo se está discutiendo amenamente.

Solamente reitero lo que afirmo en la anterior entrega...la certificación no sólo no mejora las condiciones de trabajo y sus resultados....sino que ha sido usado como forma de segmentar y discriminar el ambiente de trabajo, pero no hay prueba de que arroje mejores resultados finales, en cambio hay de sobra pruebas de que está generando una agudización en lo que conocemos como estrés laboral. Otro elemento más, la certificación es un engendro extensivo de la obra de Hammer... simplemente él se encuentra postrado y decepcionado de la manera en que han usado su herramienta administrativa en las empresas.... ¡No hay que creerle tanto su arrepentimiento, caso igual lo fue Taylor! lo único que nos consta es que las empresas han usado la herramienta administrativa para lastimar a la fuerza de trabajo....en la parte que más duele, en la extensión de la jornada y en el monto del salario; amén del alto índice de despidos, que echan a tierra la teoría del capital humano como la gran fortaleza de las mismas.

En fin, el tema de hoy nos enfoca a la madre de todos los vicios laborales que hacen imposible que moditas como la reingenieria administrativa; reingeniería global....certificación para ganar-ganar, terminen siento paliativos ante una realidad de capitalismo salvaje, donde lo menos importante es la fuerza de trabajo.

El máximo vicio se llama corrupción, es un lastre muy pesado para cualquier economía que aspira a crecer y mejorar su distribución; a su vez, esta se puede dividir en dos grandes segmentos: la corrupción oficial o institucional; y la no permitida, que de alguna manera se tipifica como delito.

Desde la perspectiva institucional la corrupción se da desde el sistema de amiguismo entre los funcionarios públicos, que les permite traficar las influencias, para colocar a sus parientes, amigos, amantes, o para vender favores a buen precio.

Quizá la corrupción más ridícula y perversa del ámbito institucional se ubica en las llamadas "conquistas sindicales" en las que las plazas de trabajo se negocian en función, no de la capacidad de los aspirantes, sino en las relaciones que manifiesta cada uno de ellos.... ¿quién no sabe de un caso de una persona que entró a trabajar a una universidad, hospital, o escuela básica... porque le heredaron o vendieron su plaza?

Eso, querido lector se llama corrupción, así, a secas, corrupción disfrazada de "conquista laboral", se que por el tono en que me manejo he perdido algunas personas con su saludo, pero hemos de definir la manera en que nos hemos de referir a las cosas; o por su nombre, o de manera hipócrita. La corrupción institucional es tan lacerante como la del crimen organizado; ambas laceran, hieren a la sociedad, y lo vemos fácilmente cuando un alumno reclama a todo costo un diez de calificación...por el premio prometido por sus padres....o por la amenaza de los mismos....o porque, ingenuos, piensan que ese es el camino a los grandes puestos de trabajo.

Penosamente no es real esa esperanza, México está entre los países más corruptos del mundo en materia de tráfico de influencias, por lo que es complicado que por el esfuerzo en sí mismo se alcancen las metas.

No le demos vueltas pues, al certificar las empresas en un ámbito de corrupción lo que hace es tender una cortina de humo ante una realidad penosa; los mejores puestos no son asuntos de esfuerzo y dedicación....son relaciones de parentesco, amistad o sentimentales; por otro lado las plazas asignadas por derecho sindical, son vil corrupción disfrazada de decente por ser legal, pero terriblemente inmoral.

La moraleja, si la hay, es muy elemental, mientras no aceptemos ser menos cínicos, y dejemos de presumir que México es el país de las palancas y las trampas sindicales cubiertas de legales y muy salpicadas de inmorales; mientras sigamos con esa tónica; dejemos de ser rehenes de la actitud del decente mono-chango que imita sin mas fin que parecerse a nosotros; dejemos de imitar para parecernos a ellos...a los que nos dicen como ser, pensar y parecer...

La peor certificación es terminar reconociendo que nos parecemos casi a ellos... sólo falta enfrentarnos a nuestra actitud corrupta.

Un abrazo y hasta siempre.

miércoles, 12 de enero de 2011

889. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1.-Dí sí a la paz

Por eso América: si quieres la paz, trabaja por la justicia. Si quieres la justicia defiende la vida. Si quieres la vida, abraza la verdad, la verdad revelada por Dios.

Juan Pablo II (1920-2005)


1.-Leí que la madre Teresa de Calculta contestó así cuando la invitaron a una manifestación contra la guerra: No me inviten a una manifestación contra la guerra, invítenme a una manifestación por la paz. Recuerdo también en relación al tema de la paz y la guerra, los tiempos gloriosos de los años 60´s, de la contracultura hippie, de cómo los jóvenes repudiaron la guerra con el lema “amor y paz”, con actos tan sencillo como colocar flores en las bayonetas de los militares, todo eso quiere decir el símbolo de amor y paz. Estoy de acuerdo con manifestarnos contra la guerra y a favor de la paz, pero la paz implica una base de justicia y respeto a la ley que en México no tenemos.

Rius tiene razón, el monero más famoso de México promueve el uso del cartel “No + sangre”, no más violencia, no más guerra, pero propongo que la manifestación sea positiva, porque negar la guerra, rechazar la violencia y el absurdo derramamiento de sangre justificado por gobernantes y jerarcas católicos es un deber moral, pero creo que adicionalmente podemos promover la paz y subrayar el lado positivo, si es que lo tiene.

El mero rechazo de la guerra no es garantía de paz y menos de justicia, en cambio, cuando se habla de paz implícitamente demandamos justicia, respeto a la ley porque sin justicia ni respeto a la ley no hay paz, a menos que se trate de la paz de los sepulcros. Estas ideas son muy discutibles, pero ahí están, en espera de que al menos inquieten la mente de mis hipotéticos lectores.

El epígrafe de Juan Pablo II debió de dirigirse a México, a nuestra patria golpeada por los promotores del culto a la muerte y la violencia, y afirmamos que tales promotores no sólo están del lado de los criminales como algunos piensan, sino también están en el gobierno federal, en los gobiernos estatales y municipales, en los hogares y ¡en las iglesias!

La declaración del secretario de Hacienda Ernesto Cordero (Lobo debería de ser) muestra el cinismo del gobierno de Calderón. Afirmó el sujeto que México enfrenta de manera “valiente” la inseguridad en territorio nacional, pos sí, muy valientes con decenas de militares protegiéndolos, muy valientes en sus búnkers y en sus autos blindados, muy valientes, cómo no.

El cartón de Magú del martes en La Jornada retrata la realidad del gobierno. Un asesor (¿el españolote Antonio Solá?) le dice al oído a Calderón: “No haga caso de campañitas señor presidente, la sangre debe seguir fluyendo, ¿No locree así?”.

Enviaré este cartel a La Jornada, a través de uno de sus columnistas, no espero que la pongan en la portada, porque no soy Rius, ni soy monero, pero no diré como Fernando del Paso que se subestimó al afirmar que no es nadie para proponer cómo parar la violencia, no señores, la violencia se puede parar, la ola de asesinatos se puede frenar, se requiere voluntad política, sensatez y amor a la vida.

Precisamente es lo que le falta al gobierno de Felipe Calderón y a los criminales, voluntad política, sensatez, y amor a la vida. De hecho la guerra de Felipe Calderón es la negación de la política, si es que la política sigue siendo el arte de crear acuerdos, de dialogar y buscar consensos. Di no a la guerra, dí sí a la paz. Yo amo la paz.

rafael_gomar@hotmail.com

888. DESDE MI PUNTO DE VISTA

“Calle 13”

Por: Gustavo Béjar Chávez
Segundo semestre “B”.
Joven estudiante de la Escuela Preparatoria por Cooperación Tangancícuaro.
Desde Tangancícuaro,
Michoacán.
México.

Es cierto que cada quien tiene sus gustos en la música, pero la verdad, no hay ningún grupo, ningún solista, nadie se le compara a “Calle 13”.

La banda Calle 13 está conformada por el cantante y compositor René Pérez Joglar (Residente) y por su hermanastro Eduardo Cabra (Visitante) que es compositor y Multiinstrumentista (Piano, Melódica, Guitarras eléctricas, etc)

René Pérez nació el 23 de febrero de 1978 en Hato Rey, Puerto Rico. Es hijo de un conocido abogado y de una actriz de teatro, Flor Joglar de Gracia, que perteneció a la compañía "Teatro del Sesenta". René tiene un bachillerato en artes y una maestría en cine. Su nombre de Residente lo escogió porque así es como se tenía que identificar con el guardia cada vez que regresaba a su casa en Trujillo Alto.

La banda de Calle 13 ha ganado 10 Premios Grammy Latinos y 2 Premios Grammy, son los máximos ganadores del Grammy en la música urbana, pero esto no es lo que hace especial a este grupo latino, lo que lo hace tan especial, son sus canciones, algunas de ellas polémicas, por los temas que se manejan, Calle 13, se mete con lo religioso, los regetoneros, lo político, los moralistas, el posda, el FBI, la policía, etc.

No importa lo intocable que pueda ser el tema, Calle 13 se mete con lo que no le parezca, entre sus canciones más polémicas, están “Que lloren”, “Ven y critícame”, “El FBI”, “La fokin moda”, etc. Pero sin duda su canción más polémica, es su nuevo sencillo “Calma pueblo”, donde mete temas intocables de los que nadie habla, por miedo, por respeto, o por cualquier cosa.

La música de Calle 13 es única, sobre todo por su cantante René Pérez Joglar, el Residente, ya que cada canción le pone su estilo único, alegre, divertido, te ríes de lo fácil que es para el hablarle al mundo con temas polémicos, haciéndose notar, haciéndose distinguir ante cualquier otro cantante, en una de sus canciones (Calma pueblo), René menciona, “creo que los que me señalan con el dedo, me tienen miedo porque yo no tengo miedo” y es cierto, ya que él es criticado por su forma cruda de hablar sobre las cosas, pero así debería ser siempre, y los regetoneros deberían de aprender de él.

También menciona en esa misma canción (Calma pueblo) que muchos de los artistas, (cantantes, grupos) deberían estar encarcelados, ya que sobornan a las radios estaciones, para mostrar sus canciones todo el día a diario, y para vender sus discos.

Esto es lo más admirable de Calle 13, le tira a todo y a todos por igual, sin miedo a nada ni a nadie, como el mismo residente dijo: “para tirarme a mí hay que estudiar” ya que René Pérez estudió mucho, aunque terminara siendo rapero, Calle 13, es la música más interesante que jamás escucharás, sus canciones nunca las escucharás en una disco, porque su música está hecha para “plantar unas semillas en un par de cabezas huecas”, como el mismo lo dijo, su música está hecha para poner a pensar a la gente, y para demostrar que los temas polémicos, siempre serán de los que más dejen de qué hablar.

lunes, 10 de enero de 2011

887. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1.- ¡Alto a la violencia!

El hombre nació en la barbarie, cuando matar a su semejante era una condición normal de la existencia. Se le otorgo una conciencia. Y ahora ha llegado el día en que la violencia hacia otro ser humano debe volverse tan aborrecible como comer la carne de otro.


Martin Luther King (1929-1968)
Religioso estadounidense.



Tomamos de la portada de La Jornada, el cartel “¡Basta de sangre!” para hacer eco al llamado a hacer saber a los amantes de la guerra, criminales y gobierno, que no queremos más violencia y muerte.

1.- El asesinato de 6 personas en Arizona provocó dolor, indignación y reflexiones en todo el mundo. En México cada día mueren decenas de personas, pero las reacciones cada vez son menos, nos estamos acostumbrando a la violencia. Por eso la iniciativa de Rius merece difundirse. Sólo al cierre de la semana fallecieron más de cincuenta personas en diversos hechos violentos, destacan por su nivel de salvajismo los decapitados de Acapulco. Daños colaterales, muertes necesarias, afirman desde el poder, incluidos los jerarcas católicos, lo cual es síntoma del grado de descomposición en que hemos caído.

Una niña de 9 años está entre las víctimas de Arizona, también un juez. Herida gravemente se encuentra la congresista Gabrielle Giffords, que ya estaba en la mira de la ultraderecha gringa, que no se anda con miramientos cuando se trata de imponer un clima de terror. Estos hechos violentos ocurren cada vez con más frecuencia en Estados Unidos, el imperio que a base de terror y violencia impone la cultura de la muerte en el mundo; al abrir las páginas de los diarios impresos o por Internet, salta a la vista la violencia en todos los continentes y por las más diversas razones, entre las principales, las diferencias políticas y religiosas.

Esto no es nuevo, al repasar la historia una constante es evidente, los pueblos se matan entre sí en busca de poder político y económico, como lo hacen los gringos, pero también destacan las guerras religiosas, y en el caso de la masacre en Arizona, detrás del asesino o los asesinos están las fuerzas conservadoras, la ultraderecha.

Gabrielle es partidaria de la reforma migratoria y las energías alternativas, es una legisladora de mente abierta que se ha ganado el repudio de la ultraderecha estadounidense. El de Arizona no es un ataque gratuito, azaroso, detrás hay intereses políticos de la peor ralea, detrás del ataque de Arizona está el odio a los migrantes, el racismo más violento e irracional.

En México la violencia tampoco es gratuita, es cierto que los criminales son responsables, pero el gobierno ha fallado en su tarea primordial de garantizar el derecho a la vida y la paz, y con su guerra estúpida ha ocasionado que la violencia se incremente como nunca antes, además, detrás de esta guerra hay intereses políticos perversos de un grupo que se ha empecinado en el uso de la violencia como único recurso para frenar a los criminales. No estamos de acuerdo con esta guerra. Di no a la violencia, di no a la guerra.

rafael_gomar@hotmail.com


domingo, 9 de enero de 2011

886. LYDIA CACHO ESCRIBE SOBRE LOS FERNÁNDEZ DE CEVALLOS

Fuente:
El Universal

Plan B
Por: Lydia Cacho
Lunes 01 de noviembre de 2010

Fernández de Cevallos, al ataque.

Cuando Jimena Marín Foucher se casó con David, el hijo de Diego Fernández de Cevallos, jamás se imaginó que su vida se convertiría en una pesadilla de violencia doméstica. Sus padres creyeron que el joven hijo de uno de los abogados más poderosos y corruptos de México, cambiaría; pero sucedió lo contrario. Cuando Jimena pidió ayuda le pidió el divorcio. Como muchos agresores poderosos, él la encerró durante casi cuatro meses. El aislamiento, amenazas de muerte y la reiterada intimidación de la familia Fernández de Cevallos a Jimena, terminaron en una amenaza: si ella quería el divorcio jamás volvería a ver a sus hijos. Ella escapó de casa cuando se desató la crisis del secuestro de Diego.

Este jueves, David Fernández de Cevallos, acompañado de un primo y su hermano Rodrigo, llegaron a la casa de la familia Foucher en Cozumel, en una zona residencial cuyos testigos creyeron inicialmente que se trataba de un ataque de narcotraficantes por el despliegue de violencia. Protegidos por agentes encapuchados de la AFI, los hombres armados entraron en la casa a llevarse a los niños; cuando los vecinos llamaron a la policía local, ante la confusión, se vivieron momentos de gran tensión. Todos cortaron cartucho al ver que los supuestos federales no se identificaban. Ante cámara de video, frente al asombro de los vecinos, los Fernández de Cevallos se llevaron a los niños por la fuerza, aparentemente escoltados por un camión militar. El Ejército niega haberles protegido; asegura que sólo atestiguó la diligencia.

Como muchos maltratadores de mujeres, David se consideraba propietario de su joven esposa. Con el aparato de justicia al servicio de su familia, la acusación por violencia intrafamiliar y el proceso de divorcio fueron una verdadera pesadilla para la madre de los dos pequeños. Finalmente, Jimena había logrado que un juez le otorgara la custodia temporal de sus hijos y volvió a Cozumel con sus padres. Según testigos, David sabía que sus pequeños estaban seguros y bien cuidados con su madre, y lo que él quería no era lograr tener visitas paternas para el bien de los niños, de uno y cuatro años, sino vengarse de la desobediencia y quitárselos.

Además de los testigos presenciales, que aseguran que el hijo de Diego portaba un arma, hay un video. En la denuncia 1656/10/2010 por secuestro, ataque y lesiones, la madre de los pequeños y los abuelos explican que fueron golpeados, que les esposaron y encañonaron y recibieron amenazas de muerte. Todo esto sucedió, aseguran, en un contexto de compra de autoridades, colusión de servidores públicos (jueces, federales y militares). La Procuraduría de Quintana Roo asevera que no hubo solicitud de orden de colaboración, por tanto, los federales habrían cometido un ilícito. Mientras se investiga el caso, quedó en evidencia la complicidad machista de varios servidores públicos que justifican los hechos.

La Ley de acceso a las mujeres a un vida libre de violencia debería de proteger a todas las ciudadanas, pero entre la letra y su cumplimiento encontramos la colusión de servidores públicos que ponen la justicia al servicio de los agresores, de los poderosos. Tal vez lo único bueno de esta desgracia es que Jimena ahora está protegida por la sociedad. Si algo le sucede a ella, a sus familiares, todo México sabrá quién es responsable. Jimena no está sola.