sábado, 12 de marzo de 2011

1012. UNA POESÍA LÍRICA DE…







Karla Teresa.
Comunicóloga, pintora y poeta.
Desde Tangancícuaro,
Michoacán.
México.


GRACIAS VIDA MÍA

¡Ay madre Diosa!, este es mi dolor,
dame fuerza pa’ no buscarlo cuando tengo roto el corazón,
llévale mis cantos, mis besos y mi amor,
que no le falte abrigo, que no le falte curación,
que su odio no me invada, ni me invada mi rencor,
no permitas que amargoso se nos ponga el corazón.

Y no lloro porque duele, pues sabría que había dolor,
lloro por el lodo que poco a poco nos cubrió,
lloro recordando que un día fuimos puro amor.

Pero gracias vida mía por tu sabia medicina,
cúranos entre tus brazos, que aprendamos la lección,
que un día pueda yo mirarlo, y entregarle el corazón,
que un día pueda él mirarme, y sonreírme como el sol.

¡Ay madre Diosa! este es mi dolor...

1011. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1.-Una nueva era espiritual

Cristianismo aplicado, hecho vivo, fue la antigua fe católica, la última de estas formas. Su omnipresencia en la vida, su amor al arte, su profunda humanidad, la indisolubilidad de sus matrimonios, su comunicabilidad, amiga de los hombres, su alegría en la pobreza, la obediencia y la fidelidad, la hacen inconfundible como auténtica religión y contienen los fundamentos de su constitución.

Novalis (1772-1801) Friedrich von Hardenberg.
Poeta y filósofo alemán

1.-Los jerarcas de la Iglesia católica se lamentan, a menos ovejas, menos poder, es la idea que subyace a sus lamentaciones. Se olvidan de que cantidad no es calidad. Felipe Arizmendi, obispo de san Cristóbal de las Casas, Chiapas, señaló que en 1950 los católicos éramos 98.2 %, ahora somos 83.9”, el prelado agregó que mientras que el número de católicos decrece, el de protestantes y evangélicos aumenta. ¿En qué estamos fallando?, se preguntó el obispo, que reconoció que los católicos disminuyen no sólo en su diócesis, Chiapas, sino en México y en el mundo entero.

Algunas causas podrían ser el escándalo por los casos de pederastía clerical, o por deficiencias personales e institucionales, admitió Arizmendi, que afirmò que las causas más profundas son el relativismo que lleva a que cada quien se haga una religión a su gusto. La nota de la prensa nacional no abunda en detalles, más bien es my limitada y el tema requiere profundidad.

De acuerdo con cifras del Inegi, de 2000 a 2010, los católicos en nuestro país pasaron de 88 a 84 por ciento, pero mientras que en Chiapas se declaran católicos sólo el 58 por ciento, en Guanajuato afirmaron serlo 94 %. Pero si queremos ir al fondo del asunto tenemos que admitir que una cosa es declararse católico y otra cosa muy diferente actuar, vivir como católico. Seguro que los políticos y gobernantes mexicanos se declaran católicos por conveniencia, aunque en realidad sus vidas no tengan nada qué ver con la moral católica, mucho menos con la vida de Cristo. Tenemos que admitir que la vida de millones de católicos nada tiene de cristiana, en otras palabras, en muchos casos la religión católica no tiene contenido, es sólo un rótulo vacío.

No sorprende esta afirmación tomando en cuenta que en los números del último censo apenas la mitad de las parejas deciden unirse “por la Iglesia”. Más de 23 millones de personas no están casadas, decidieron vivir en unión libre (27.5 % del total), mientras que las personas que se casaron por la Iglesia representan 27.4 por ciento. Es una realidad que mientras más jóvenes, menos compromisos por la Iglesia se aceptan. Sólo 7.1 por ciento de los menores de 30 años aceptaron la intervención de la Iglesia en su unión.

La Iglesia católica está en crisis también en cuanto a sacerdotes, hay sólo 21 mil sacerdotes católicos mientras que los protestantes y/o evangélicos suman 40 mil pastores, el doble. En los seminarios católicos hay más profesores que alumnos, es la realidad.

En conclusión, la realidad religiosa en México es hoy plural, y la tendencia indica que cada vez son más los mexicanos que optan por la libertad religiosa, es decir, por vivir su religiosidad sin normas, instituciones o jerarquías. Este no es un dato que se pueda precisar pero podría ser la realidad para millones de personas sin confesión declarada.

La libertad de conciencia es un tema que merece un análisis más a fondo, no ha sido considerado en el censo del Inegi, pero seguramente que muchos se sorprenderían del número de personas que han decidido seguir a Cristo sin necesidad de intermediarios, sean sacerdotes o pastores protestantes, católicos o evangélicos.

La humanidad está en una etapa en donde la expansión de la conciencia religiosa se caracteriza por la liberación de viejos esquemas, de estructuras que ya no responden a las necesidades espirituales de la humanidad.

En cuanto a la Iglesia católica, como dijo el obispo Arizmendi, el fenómeno de la descatolización es un fuerte llamado de atención. ¿Seguirá la Iglesia con sus viejos paradigmas o se abrirá a los vientos nuevos?

Por lo pronto la jerarquía católica debería de tomar nota del ejemplo del Dalai Lama, que es como el Papa para los tibetanos. El Dalai Lama renunciará a su autoridad política, esa función la cumplirá una persona “libremente elegida”. Y es que, como en la Iglesia católica, el Dalai Lama es jefe político, jefe de gobierno de sus feligreses. El Dalai Lama fue elegido jefe de Estado del Tibet cuando tenía 15 años. En 1950 el ejército chino invadió su país y desde 1959 el Dalai Lama se refugió en Dharamsala.

Cristo afirmó Da al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, pero los jerarcas católicos no lo han comprendido, quieren el poder político, a costa del poder espiritual, las consecuencias están a la vista.

rafael_gomar@hotmail.com

1010. UNOS VERSOS DEL ORIUNDO DE JIQUILPAN

Ramiro Amezcua C.
Desde México,
D.F.


ROMÁNTICA LUCIÉRNAGA
(rac)

Hechicera baqueana
escarabajo u oruga,
la mayoría en el mundo
ignora tu figura.

A Carlos Tórres.

¡Ay! Inadvertido insecto eres de día
¡Como la luna opaca, o los luceros!
¡La cruz del sur, Sagitario! Que allá lejos
para brillar, debe haber horas umbrías.

Cortejante coleóptero, ahí vas
en alterno rutilar, por negras noches
¡Fosforescente candil! De luz derroche,
en busca de tu especie perpetuar.

Tu nupcial vuelo bosqueja mil siluetas
de efímera existencia, ¡Gran tapis!
¡Oh! Preludio de romántico desliz,
por perfumados jardines y praderas

¡Cómo olvidar! Que princesas y chiquillos
sin maldad, y ataviados de inocencia,
en pueril pecho estampábamos su esencia
cual gran “broche” fluorescente, divertidos.

.....................................
1 comentarios:


Anónimo dijo...

No cabe duda que quien puede expresar con palabras sublimes la sencilla existencia de una luciérnaga, debe estar orguloso y agradecido con Dios de que le dió el don de regocijar a todos los que leemos sus versos.

Felicidades al poeta autor de esta belleza.

Marina.

sábado, 12 marzo, 2011

1009. PROPUESTA PARA EL EDIFICIO MUNICIPAL DE JACONA.

Dr. Manuel Ramírez Zaragoza.
Desde Jacona,
Michoacán.
México.

Para:
C. JOSÉ ARTERMIO CASTILLO REYES,
PRESIDENTE MUNICIPAL;

CC. MIEMBROS DEL H. CABILDO
P R E S E N T E S:

A través de la presente hago votos porque todos ustedes tengan a plenitud, un año lleno se logros y satisfacciones personales en el desempeño de sus muchas actividades como representantes sociales.

Es también mi intención hacerles saber, en resumen, las reflexiones compartidas con muchos otros ciudadanos de la localidad que consideramos, sin demeritar todo lo realizado, que la obra cumbre de su administración es la de haber determinado oficialmente la remodelación de viejo edificio que ocuparon otras administraciones públicas que les precedieron.

Sin embargo, como usualmente se dice, la joya de la corona será el uso que den, a partir de su propia decisión consensada. Desde mi posición ciudadana, yo me uno a la abundancia de intenciones de que el edificio se dedique al museo de Jacona por las siguientes razones:

Señores; el único cuatrienio se ha caracterizado, en comparación con los anteriores trienios más recientes, en darle plausibles impulsos a las actividades culturales de todo tipo. Con la actual autoridad municipal no solamente se ha visto voluntad política y social, sino también importantes apoyos económicos que la Comuna Municipal ha sabido avalar.

Sabemos perfectamente que un pueblo sin cultura es un pueblo destinado a permanecer permanente en la mediocridad o en el fondo del nada hacer. Sabemos por experiencia propia y ajena, que del tamaño de su desarrollo cultural en todos sentidos, podemos forjar el presente y moldear el futuro de las generaciones que nos precederán, sin hacernos ningún reproche.

La cultura no es el mejor platillo de la comida, no es uso y gusto exclusivo para gourmet; es, en todo caso, la comida de todos los días aún cuando hay festividades donde todos saboreamos lo que nos ponen a la mesa. Cualquiera de nosotros puede sentarse a esa mesa, recordando que la cultura es el conjunto de todas las formas y expresiones de nuestra sociedad u otras sociedades determinadas. Como tal, incluye costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la cualidad de ser, vestido, religión, tradiciones, normas de comportamiento y sistemas de opiniones. Desde otro punto de vista podríamos decir que la cultura es toda la información y habilidades que posee el ser humano. El concepto de cultura lo tenemos todos porque la sociedad no está prisionera en la celda de la academia. Si, la academia es fundamental para las normas que se encargan del estudio de la sociedad, en especial para la que trata del hombre y su creación; la sociedad.

La cultura va siempre relacionada con el arte y el saber hacer de cada sociedad. Por eso, aceptamos el arte como medio de expresión, desarrollo y progreso. Este será nuestro punto de encuentro para edificar la idea conjunta, presente y futura de lo que nos hace falta por hacer cuando toda vía no se nos ha ido la oportunidad y el tiempo.

En este Jacona, antes tan fresco y oloroso a naturaleza; hoy como nunca hemos disfrutados de la visita e interpretaciones sinfónicas de excelentes maestros clásicos tanto del país como del extranjero. Los nuevos juegos florales han venido cambiando con una mejor organización y más participaciones de calidad. Se han abierto espacios para los jóvenes que entrañan una parte importante para darle salida a sus habilidades creativas. Las frecuentes exposiciones de todo tipo; alfareras, gastronómicas, madera, tules, juncos, palmas, cartón, otates, etc., son dignos de disfrutar con gusto. Qué decir de los programas de apoyo al desarrollo y creación cultural municipal donde el H. Ayuntamiento participa de forma igualitaria con la federación el Estado.

Por otra parte, hay que decirlo con orgullo; Jacona se ha puesto en el mapa mundial de los descubrimientos arqueológicos por la antigüedad e importancia de una cultura insospechada y hasta cierto punto despreciada por la burocracia del INAH y otros estudiosos insertos en el valemadrismo.

A partir de las investigaciones del doctor Eduardo Noguera en 1942 y extendidas en el pasado inmediato y actual por el doctor José Arturo Oliveros Morales, Efraín Cárdenas y colaboradores, se hizo una bizarra demostración probatoria de lo que guardaba El Opeño, comparativamente con otros lugares menos antiguos del centro y sureste mexicano.

En otros lugares y en el mismo Jacona, esto empezó a provocar cierta curiosidad cognoscitiva (conocedora) al interior de algunos grupos de la sociedad local que deseaban saber de qué se estaba hablando.

Los descubrimientos, después de rigurosas clasificaciones por ambos científicos y especialistas del INAH, vieron que había datos irrefutables para considerarla como una cultura madre, es decir la que da principio a otras culturas menores que habrían de tener debidos cambios y adaptaciones propias.

Los alcances de El Opeño pueden evaluarse en el contexto mesoamericano con culturas posteriores en tiempo inmediato o tardío. Sin embargo, también con hechos de otras culturas lejanas e importantes a miles de kilómetros entre ellas.

1500 años AC: El Opeño y seguramente un núcleo social de importancia.

1500 años AC: En Tlatilco, dentro del Valle de México, se hace trueque con maíz.

1650 años AC: Aparece la escritura A lineal (Creta y Cícladas) se forma el estado hitita por la unión de las ciudades estado de Anatolia.

1650 años AC. Comienza el período micénico en Grecia. Cultivo de arroz por irrigación en el oriente. Primeros trabajos de metal en Perú. Fundación de Deir el-Medina, ciudad de los artistas responsables de las tumbas reales egipcias.

1200 años AC: Colapso del imperio hitita. Comienza la primera civilización (Omelca) urbana en Mesoamérica. En la China de Shang se establece el trabajo del bronce. Carros esculpidos en roca, pirámides en el Sahara.

1150 AC: Colapso de la Grecia Micénica, palacios y ciudades son abandonados, comienza la Edad Obscura Griega.

1085 AC: Caída del imperio Nuevo en Egipto.

1000 años AC: Se establece la industria del hierro en el Egeo y la Europa central. Los fenicios se convierten en la principal potencia marítima, se extiende el alfabeto fenicio. Comienza la cultura de Adena en las boscosas tierras orientales de Norteamérica, grandes enterramientos bajo túmulos. Desarrollo de grandes sociedades en los Andes centrales. Aparición del reino de Israel con Jerusalén como capital.

950 años AC: Fundación del poderoso imperio asirio.

900 años AC: Final de la Edad Oscura Griega, comienzo del período geométrico, resurge el comercio con el Oriente próximo. Fundación en África del reino de Kush. Comienzo de la civilización Chavín en los Andes. Establecimiento del reino de Urartu, en Armenia, que logra resistir la expansión asiria.

850 años AC: Primeros asentamientos en Roma: grupos de cabañas en el monte Palatino.

600 años AC: Primera escritura en América (Zapoteca). Cultivo intensivo del maíz. Etc.

No es pues El Opeño, un caso menor que se dio en el occidente mesoamericano, centro y sur del territorio que hoy es Michoacán, como tampoco se entendería la evolución del pueblo Purépecha, ni tampoco el conocimiento más precisos de nuestra propia evolución, para acabar volviéndole a echar la tierra encima y hacer de lo extraordinario un nada en el tiempo.

Hay guardados en los rincones instituciones estatales y federales del INAH miles de objetos trabajados en diversos materiales por manos hábiles que empezaron hacer uso de sus capacidades más complejas de la biomecánica. Otros son vestigios procedentes del sureste, otros de Centro América y los actuales territorios de Ecuador y Perú y, por supuesto, de las costas marítimas por donde hacían sus largos recorridos costeros, lo mismo que a través de los afluentes de las vías de agua que abundaban en aquellos años. Haciéndonos saber de su sorprendente capacidad de movimiento comercial y cultural.

¿Pero donde está este incalculable tesoro arqueológico que pertenece primero a nosotros los jaconenses y después a la antropología y arqueología de Michoacán, México y el mundo?

Estos, nuestros históricos difuntos merecen el respeto que se les guardó durante siglos, como dignidades que deben volver a su tierra natal y ser objeto de admiración en un lugar dispuesto para ellos y sus ofrendas. No son las bodegas del museo moreliano ni del museo de antropología e historia de la ciudad de México o INAH, donde van a perder el tiempo que permanecieron en esta vida y hacer de su inmortalidad, un nada humillante y vergonzoso para nosotros los jaconenses.

Hace unas semanas se iniciación los trabajos de remodelación del viejo Colegio de niñas de La Inmaculada de Jacona que años después pasó a ser de la Orden de La Purísima Concepción de María, una de las obras culmen, entre otras por igual tamaño del gran benefactor de Jacona Antonio Plancarte y Labastida. Esta magnífica obra como todos sabemos fue originalmente concebida como centro educativo y formación espiritual para niñas, acción que cumplió ampliamente durante muchos años.

Don Tirso R. Córdoba describía de a siguiente manera del Colegio al ser bendecido el 8 de septiembre de 1867:

“El Colegio de la Purísima Concepción Inmaculada, que después pasó a ser parte de la orden es una casa de construcción bien acabada y bien dispuesta. Está hecha por el señor Plancarte, por el estilo de las casas de Normandía: La fachada… hermosea la plaza se Jacona y está pintada de manera que parece de rojos ladrillos. En el piso bajo hay un jardín… El piso alto lo forman, a los lados ya los lados, dos amplios y lujosamente decorados pabellones, cuyas simétricas y grandes ventanas góticas dan mucha gracia a la fachada… El resto del edificio bajo consta de cuatro patios… por tres lados limitándolos espaciosos corredores y en el otro está el teatro. Los corredores dan entrada a las galerías donde los alumnos tienen sus dormitorios, a las salas de labor y estudio, a un saloncito, a un salón de recreo y salón de física, química e historia universal…”

Con el paso del tiempo y la creciente inestabilidad política que sufrió el país, la persecución que sufrió el clero y no pocos destierros de prelados, la partida de Jacona del mismo Padre Plancarte para estar al lado de su tío Pelagio Antonio de Labastida y Dávalos, Ilustre Arzobispo Primado de México, el desinterés mostrado por autoridades inestables y la misma población, se conjuntaron para que es hermoso edificio poco a poco fuera en desuso. No tengo el dato de qué año fue ocupado por la presidencia municipal, pero si se que no fue luego porque la presidencia primero estuvo en el portal Amado Nervo. Después… allí donde se encentra ahora con un nuevo edificio y el edificio viejo hubo de hacerle adecuaciones, según las necesidades. Es digno de mención que ese edificio tenía, como ahora salida a la calle Abasolo. Entre esta calle y la Morelos estaba la distribución original que relata don Tirso R. Córdoba.

En aquellos años de infancia trepábamos los compinches por las enromes bardas de de adobones con más de un metro de anchas, había varios patios y una casita de empaliza donde vivía una familia que cuidaba es parte. Caminando por los altos de las bardas llegábamos a un enorme espacio donde las alumnas del Colegio Plancarte jugaban volibol o hacían educación física. Después de aquel uso, algún listo puso un cuadrilátero para funciones de box de aficionados y lucha libre, al rato ya eran peleas formales de semi profesionales y profesionales del box y lucha libre; máscaras contra cabelleras, descuento contra decisiones divididas o unánimes...

Antes o en ese tiempo ya era la presidencia municipal. Un edificio lúgubre que no guardaba ninguna relación o recuerdo de lo que antes había sido. La fachada siempre se ha conservado a excepción de las plantas que muchas veces han cambiado. Se abrieron accesos laterales como el túnel de la ignominia por donde, para no ser vistos por los cándidos parroquianos los borrachitos u otros dizque reos del fuero caprichoso de los jenízaros.

También fue sala de cine donde nuestro Ciro Peraloca de Jacona, Jorge Romero, alias “El Piticuis” y su primo Fasto del mismo apellido eran los cácaros que hacían trabajar aquellos arcaicos aparatos de proyección, qué decir de la bien recordada Chata la boletera que casi siempre nos dejaba pasar. Después el cine chinchita se cambio media cuadra más debajo de la plaza.

También fue escuelita, tal vez de preescolar y después almacén de productos que servían de despensa familiar. Vale la penas saber que en el patio de la antigua presidencia municipal de llegaron a realizar estupendos bailes de coronación y los fines de semana tertulias de refresco y agua de sabores. Tantas cosas más que decir…

Pero volvamos al tema principal; es un verdadero acierto que al actual Ayuntamiento con la asesoría más necesaria por parte del INAH, se esté llevando a la práctica el proyecto de la remodelación de uno de los cinco o seis monumentos históricos que nos quedan de aquel añorado Jacona.

Por el momento la remodelación es una obra convenida con el Estado, mañana tendrá que ser partícipe la sociedad para proponer y darle el mejor de los usos a tan hermoso edificio. La voluntad del H. Cabildo conducido por el señor José Artemio Castillo Reyes y las ideas y asistencias afines de los jaconenses, tendrán en mejor de los resultados.

Después de las muchas peripecias que traen consigo los continuos fríos de estas temporadas atípicas, finalmente encontrando un poco de seguridad en la salud, damos continuidad al tema que nos ocupa en esta ocasión.

Comentábamos ayer sobre el papel preponderante que ha sabido tener el actual ayuntamiento en cuestiones culturales; la importancia social de buscar las formas de lograr una mayor cultura a través de la constante popularización y masificación de los conocimientos por los medios puestos a su alcance. La lectura, escritura, los talleres, exposiciones, representaciones de teatro y comedia son algunos de los muchos elementos que tienen eco del pueblo hacia la autoridad municipal.

El pandillero, el drogadicto, los jóvenes nini y muchos otros ciudadanos jóvenes, con seguridad encontrarán, junto con sus familias factores de unidad. El mundo actual se desintegra por la adoración al individualismo, al yo y sus satisfactores personales, pasajeras y temporales como un suspiro, llegando incluso a poner en riesgo la propia existencia.

Hablamos también de que la cultura no es específica de acordados grupos sociales, sino por el contario, es de todos, es igualitaria y es también un juego de voluntades; emisor / receptor. Es por igual para el alfabeta que analfabeta porque todos somos cultura con diferentes composiciones, que al final, la suma de esas manifestaciones, tradiciones y conocimientos será el patrimonio que va a quedar para las generaciones por venir.

El Opeño y El Curutarán son nuestro patrimonio, legado de generaciones milenarias que buscaron trascender; los viejos seguramente endosaban a sus jóvenes hijos la continuidad de su sabiduría. Hoy, es nuestra herencia y toca a nosotros hacer el relevo inteligente y culminante pensando que lo menos que podemos hacer, es conservar y mostrar al mundo lo que la cultura madre de El Opeño dejó como reto a la antropología, arqueología, historia y voluntad humana del poder político y en manos del pueblo de la hoy Jacona.

Es por eso que de los pocos monumentos históricos que conserva el municipio, destaca la vieja casona donde estuvo alojada por muchos años la presidencia municipal, después de su origen y uso para el cultivo de la mente y las artes como fue el Colegio de la Purísima Concepción. Este hermoso conjunto arquitectónico sufrió los desvaríos de muchos ciudadanos que lo ocuparon como primeros munícipes. La mayoría faltos de conocimiento de lo que representaba en pretérito y representa en presente, o bien, en su momento histórico. Habrá que hacer gestiones y votos porque el INAH lo declare como patrimonio histórico de Jacona.

El edificio vino sufriendo muchas modificaciones, según fueran dándose las necesidades de espacios. Allí estuvieron la entonces oficina de hacienda pública federal, tránsito municipal, el registro civil, la cárcel municipal y el fondo donde encarcelaban a los animales que hacían daños en huertas, parcelas o simplemente sin mecate. Hoy, aún se domicilia como parte del edificio, por el lado de la calle Amado Nervo la oficina de telégrafos y una firma gringa, Western Union que hace los envíos de dinero a cualquier parte del país o del mundo, sin dejar de mencionar la oficina del sindicato de trabajadores del ayuntamiento.

Muchos fueron los parches, nunca hubo cambios en seguimiento a su estilo arquitectónico. Hoy, con el actual ayuntamiento, instalado en un nuevo y funcional edificio, ocupando aquellos terrenos ya baldíos de se usaba como estacionamiento hasta hace poco tiempo, al final de los terrenos de la casona construida en el último tercio del Siglo XIX. Finalmente, debemos reconocer el acierto digno de ponderación aquellas decisiones consensadas por las autoridades municipales para estar llevando una línea de restauración lo más apegada a su original estilo, donde al parecer, y qué bueno, hay cierta asesoría del Instituto Nacional de Antropología e Historia. El responsable de la obra, arquitecto Jesús Contreras Arroyo tiene el conocimiento y la sensibilidad necesarios para hacer del viejo edificio lo que en su trazo original fue.

No tiene que estar terminada la remodelación y romper el listón de inauguración para empezar a pensar en el mejor uso que en bien de Jacona y la región occidente, será el más apropiado y digno a su prosapia. Entre el señor presidente municipal y su cuerpo edilicio han venido dando los pasos necesarios, en un diálogo inteligente, para darle el mejor uso social, cultural y educativo a esta digna obra.

El consenso de los diferentes grupos que componen la sociedad local y sumando diversas opiniones de los habitantes de la región, manifiestan su agrado por saber que los tesoros de El Opeño queden resguardados en una casa museo donde todos puedan apreciarlos y darle sentido a las inversiones económicas, que no gastos, se hacen en la cultura.

Jacona, Michoacán., enero 26 de 2011

A T E N T A M E N T E
Dr. Manuel Ramírez Zaragoza.

C.c.p. El Consejo Municipal de Cultura.

viernes, 11 de marzo de 2011

1008. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1.-Reformas incompletas

El ejecutivo del Estado moderno no es otra cosa que un comité de administración de los negocios de la burguesía.

Karl Marx (1818-1883)
Filósofo y economista alemán.

1.-En el sexenio en donde más se han vulnerado los derechos humanos, el de Felipe Calderón, y a pesar de la férrea oposición de los ultraconservadores y yunquistas del PAN, el Senado de la república aprobó el día internacional de la mujer la reforma constitucional en materia de derechos humanos: Tuvieron que pasar más de tres años para que la reforma se concretara.

El priista Pedro Joaquín Coldwell afirmó que es la reforma más importante en los últimos 25 años mientras que el perredista Pablo Gómez Álvarez expresó que el Congreso da una respuesta a la tendencia a restringir libertades, es una manera de responder a los aires dominantes que apuntan hacia el establecimiento de un Estado policíaco. Sin embargo, la reforma quedó incompleta.

Esta reforma podría hacer pensar que la hipótesis del dominio de la Mafia es errónea, pero hay que recordar lo que aquí hemos expuesto: que el dominio de la Mafia es sistémico, es decir, existen grupos e individuos que pretenden romper con el dominio de los mafiosos, pero eso es imposible si no se cambia la base en la que se sustenta al poder de la Mafia.

Incluso en el PAN, ocurre está fragmentación interna entre los que quieren seguir alineados con la Mafia, los ultraconservadores del Yunque, y los que quieren romper con ese dominio y abrir espacios a un estado democrático. Durante la sesión en el Senado, un grupo de doce personas que pertenecen a grupos conservadores de ultraderecha (Movimiento Familiar Cristiano, Iglesia de Dios en México, Templo Alfa y Omega, Jesús es el Camino, la Casa del Señor y La Plenitud de Cristo entre otras), irrumpieron de forma agresiva ¿quién los invitó?

No se sabe si los conservadores fueron animados por los panistas Fernando Elizondo y Jorge Ocejo, también con ideas ultras, pero de que coinciden ideológicamente ni duda cabe.

Además hay que recordar que en México las leyes nunca han sido el problema, tenemos leyes, la Constitución se ha reformado cientos de veces, y el pueblo percibe que aún así la ley es pisoteada constantemente, los derechos ciudadanos no se respetan, la impunidad reina.

Otro punto queda pendiente, el relacionado con la reforma a la Ley Federal de Transparencia que permitiría, por ejemplo, transparentar los fideicomisos, fondos que el presidente puede utilizar sin rendir cuentas y que nadie sabe a dónde van a parar. Los fideicomisos son tapaderas de la corrupción que los panistas pretenden mantener cerradas, no pensaban lo mismo cuando eran oposición y criticaban la existencia de la partida secreta, la que se robaron Salinas de Gortari y otros, sin que se investigara jamás a pesar de las denuncias públicas.

También se opone el PAN a que la ley obligue al gobierno (Hacienda) a rendir cuentas sobre los créditos fiscales, los miles de millones de pesos con los que Hacienda beneficia a grandes corporativos nacionales y extranjeros (la oligarquía) como Telmex, Cemex, Televisa, Walmart y otros. Se trata de por lo menos 500 mil millones de pesos que podrían utilizarse para construir escuelas, hospitales o refinerías, como ha propuesto López Obrador.

Por otra parte, la reforma relativa a los derechos humanos dejó fuera el tema de los militares y la información del gobierno federal seguirá siendo inaccesible para los organismos ciudadanos.

A pesar de la reforma continuará la impunidad para los militares, la presidencia de la república y la PGR, y el Ifai seguirá siendo una instancia sin facultades plenas, al servicio de los intereses políticos del grupo en el poder.

La Mafia se opone con toda su fuerza a una Reforma del Estado integral, saben que la base del sistema que les ha permitido dominar el poder en las últimas décadas (desde Miguel de la Madrid hasta Felipe Calderón) es la impunidad y la opacidad, la primera garantiza que la ley seguirá manejándose de acuerdo a los intereses políticos de la Mafia, la segunda impide a los ciudadanos y sus organizaciones acceder a la información sobre el manejo de los recursos públicos, permite a los altos jerarcas de la política y del gobierno, disponer de recursos sin límite y continuar beneficiando a la oligarquía, a las grandes trasnacionales nacionales y extranjeras que han sido clave para mantener el sistema. ¡Yo amo la paz y la libertad!

rafael_gomar@hotmail.com

1007. VIVIMOS EN UN PAÍS DE CABOS SUELTOS

Por Carlos Acevedo Martínez.
Desde Tuxtla Gutiérrez,
Chiapas.
México.

Estimado Conrado:


Antes que nada, agradezco en todo lo que vale la oportunidad que me brindas de lanzar algunos relinchos (“rebuznos”, sería más apropiado) en la cuadra de Tenepal, entre tantos ejemplares “pura sangre”.

Fíjate que, si no nos ayuda la Divina Providencia o la Virgencita de Guadalupe, vamos a tronar con esto de la carestía de la vida -y aun de la muerte, a como están ahora los entierros vamos a tener que ir a tirar los cadáveres de nuestros difuntitos en cualquier muladar- porque parece que el alivio de la grave situación que atraviesa la economía y el poder adquisitivo de la modesta clase social a que pertenecemos, tardará algunos sexenios si no es que siglos en aliviarse.

Y no es que se trate de pesimismo o incredulidad de nuestra parte, acerca de las medidas que está tomando el actual gobierno para sacarnos del sucio bache en el que él mismo nos hundió con la rapacidad de sus funcionarios, sino que, una cosa son los optimistas discursos y exhortaciones de nuestros actuales gobernantes para que no desmayemos en la ruda faena de salvar al país para que no se precipite en la bancarrota total.

Porque lo que vemos y oímos todos los días en plazas, plazuelas y mercados, por momentos nos hunden en la desesperación. Hace tres días, por ejemplo, me topé en una esquina con un par de señoras hurgando en el montón de basura para llevar a casa algo de comer porque, le decía una a la otra, “en el restorán ya no me quieren dar las sobras de comida”. Pensar que casi estamos a punto de hacer lo mismo para llenar la tripa nos encuera el chino, perdón, nos enchina el cuero.

Porque vivimos en un país de cabos sueltos, país al que le falta el acabado o toque final en medio de los grandes programas que se llevan a cabo atropelladamente, con dispendios y dejando muchos detalles en manos del ¡ahí se va!, se me ocurrió, estimado Conrado, presentar a tu consideración (y de los lectores ¡of course!), una moción de orden para poner ídem en la forma de vivir nacional.

Se trata, como verás si sigues leyendo estos renglones torcidos, de dejar que los grandes planificadores que tienen al país como está, sigan en lo suyo. Que concerten importantes tratados internacionales, que creen burocráticas comisiones para transformar en hermosos bosques los desiertos o viceversa, que inviertan sumas escalofriantes de dinero en la creación de fracasos-piloto en materia agropecuaria, que conviertan en elefantes blancos todas las megaobras que realizan, que organicen todas las mesas redondas y foros que se les hinchen las ganas y que hagan las reformas y contrarreformas que se les antoje, total, ya vendrán en el próximo sexenio otros planificadores a reformar lo reformado.

Que hagan todo eso pero que, en el renglón de la reforma administrativa, dejen un huequito para hacer una pequeña reforma que dé nacimiento no a un instituto, no a un fideicomiso, no a una comisión intersecretarial. Simplemente a un humilde Departamento de Minucias, a un departamento de cuentachiles, que se encargue de andar por ahí husmeando y recibiendo quejas que se refieran única y exclusivamente, a los pequeños detalles de la vida cotidiana.

Un Departamento de Atención y Cuidado al Hígado de los Ciudadanos, que se dedique a perseguir y castigar a los cantineros y restauranteros que meten caballazos en las cuentas, valiéndose de que el cliente está acompañado por una dama y no puede ponerse a revisarla cuidadosamente (a la cuenta, no a la dama); a los encargados de la recolección de basura, que tiran la mitad de ésta en el camión y la otra mitad la dejan tirada por el camino; a los salvajes sueltos que se dedican a arrancarle las bocinas a los teléfonos públicos y a pintarrajear las paredes; a los empleados de ventanilla que tratan al público en forma despótica; a los cafres del transporte público que traen a pasajeros y peatones con el ¡Jesús! en la boca y, en fin, a todos los que se dedican a hacer tragar bilis al indefenso ciudadano. Bueno, eso digo yo, pero como siempre, ustedes tienen la última palabra. Hasta la próxima.

1006. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1.-Felicidades a Tere Pereyra
2.-Mujeres rechazan militarización
3.-El destino de México en manos de las mujeres


Cuando un hombre se echa atrás, sólo retrocede de verdad. Una mujer sólo retrocede para coger carrerilla.

Zsa Zsa Gabor (1917-?)
Actriz

1.-Felicidades a nuestra compañera Tere Pereyra, que recibió un merecido reconocimiento por su trayectoria periodística, mejor le hubiera venido un chequecito, algo de lo que las autoridades derrochan en otras cosas, pero más que a la periodista por la suma de años en este noble oficio, es la mujer, el ser humano el que merece aplausos. La señora Tere ha sido una mujer de lucha, y a pesar de las adversidades que la vida le ha deparado, ha salido adelante con un gran esfuerzo.

Personalmente conozco a la señora Tere desde hace muchos años, muchos años antes de que me dedicara al periodismo, y siempre he tenido por ella un especial afecto. Es una de mis lectoras, y eso se le agradece a la buena señora. Cada vez que nos encontramos recibo de Tere muestras de cariño y reconocimiento inmerecido, porque ella es así, generosa para darse a quienes nos honramos con su amistad.

Qué bueno que otras mujeres se acuerden de la señora Tere, qué bueno que reconozcan su labor, pero hay que decir que los reconocimientos a periodistas son como humo en el aire, todo se limita a la entrega de un diploma, un papel. Los periodistas sabemos que nuestra labor es como la del obrero que no espera que reconozcan su trabajo y a pesar de todo trata de hacerlo bien.

Mientras, los periodistas nos hemos olvidado de personas como Tere, no es necesario nada del otro mundo, ni siquiera un diploma, un acto sencillo, de amistad y calor humano vale más que actos oficiales.

Generosa, así ha sido la señora Tere, a pesar de sus limitaciones académicas ha puesto en su labor periodística lo mejor de sí misma y eso es más valioso. Otra cosa es su determinación para formar a sus hijos en circunstancias difíciles. Sólo por eso, por su coraje para salir adelante, la señora merece nuestra admiración.

Que Dios la bendiga siempre señora Tere, querida compañera.

2.-En varios estados del país las mujeres se pusieron en movimiento para protestar contra la estúpida guerra de Felipe Calderón. En Querétaro, una centena de féminas salió a las calles para demandar un alto a la violencia: “Ni una muerte más en el país”. Las queretanas recordaron a Marisela Escobedo, víctima de la impunidad. En Oaxaca y Chiapas más de mil mujeres y hombres también demandaron el fin de la militarización, para exigir alto a la violencia y la liberación de los presos políticos.

También en Cuernavaca, Morelos mujeres indígenas se movilizaron para expresar sus demandas y para protestar por la indiferencia de los gobiernos de todos los niveles por los jóvenes y las jóvenes indígenas.

En México mujeres del Sindicato Mexicano de Electricistas se presentaron a las puertas de Los Pinos con el deseo de manifestarle a Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón, sus demandas, en respuesta el personal de seguridad las desalojó con violencia. La presidencia rechazó que se utilizara la violencia contra las mujeres del SME.

3.-Las mujeres conscientes, las que no se dejan engañar con la cara bonita de Peña Nieto, ni están enajenadas por las telenovelas del duopolio, son la esperanza de este país. Si México algún día logra quitarse de encima a la Mafia que lo exprime, será porque las mujeres han despertado de su letargo y se han puesto en movimiento. No se olvide que más del cincuenta por ciento del padrón electoral son mujeres, así que no es una fanfarronada afirmar que el país está en manos de las mujeres. Ellas serán determinantes para transformar o para que este país siga hundiéndose en manos de una Mafia corrupta, ciega y sorda. ¡Yo amo la libertad y la paz!

rafael_gomar@hotmail.com

1005. UN SONETO DEL ORIUNDO DE JIQUILPAN…


Ramiro Amezcua C.
Desde México,
D.F.

DRAMÁTICA CAPTURA

¡Duros momentos!
¡De pesadilla!
¡Pobre chiquilla!
¡Cruel sufrimiento!

A Jesús Farías.

“La Reina del Pacífico” es llamada
¡Sensual y seductora la criatura!
De Atea y Astarté genio y figura
¡Osada es, pasión y encrucijada!

Aunque altiva, indefensa se intuía
cual frágil ave de estropeados huesos
¡Atrapada, a merced de los sabuesos!
Sin esperanza, de mueca tan sombría.

Por su faz no asomó ¡Oh! Lágrima alguna,
¡Hubiera yo pedido a la fortuna!
De beber una a una, de haber llanto.

Ya su ser se quedó sin libertad,
escapó hacia fría obscuridad
Y ella absorta, cual víctima de encanto.

1004. LA ECONOMÍA Y USTED








Por Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Morelia,
Michoacán.
México.


LA CREDENCIAL DE IDENTIDAD INFANTIL...¡POBRES NIÑOS!

NUNCA ES TU DIA....

Porque cada uno te pertenece
sin asuntos mercantiles de diez de mayo,
sin banderas de que somos iguales
sin demandas de derechos humanos.
Nunca es tu día, amor, no te enmuines
no fabriques ataques de reclamos
eres la vida desde que naces,
eres la fe, el argumento que me hace levantarme.
Nunca es tu día...amor... ¡eres el día!

eliseo.
Cuando un estado pierde los estribos y deja de lado a la sociedad que dice gobernar, simplemente queda rezar... si se tiene fe, o simplemente mantenerse alerta por las decisiones que habrá de tomar en relación a la vida pública y privada de los ciudadanos.

Por ejemplo, parece una aberración que el gobierno esté amenazando a los mexicanos en edad adulta para que obtengan la credencial de elector de determinado año, con la advertencia de que si no lo hace, ninguno de sus trámites le será aceptado, pues nadie le va a atender. Entonces no se trata de tener una identificación clara y confiable, para nada, se trata de mantener doblegada a una sociedad; por ejemplo si usted presenta la credencial de su trabajo, partimos de la idea de que se trata de un documento confiable.... o un estudiante que presenta la credencial de su escuela. Pues no, se nos aclara que la que debe ser presentada es la expedida por el IFE....siempre y cuando sea de determinado año, o no se nos reconocerá. Eso se llama acto de intimidación y manipulación en contra de la sociedad a la que se le reduce su espacio de vida. Por cierto el promocional que nos mandan por la televisión es de un mal gusto extremo....la señorita que atiende al público recibe al posible cliente...lo saluda efusivamente, pero cuando le muestra su credencial de elector y ve que no tiene el 03, le niega la palabra....¡ no lo conozco....! Exclama y lo ignora.

Se trata de acciones de un gobierno con actitudes policiacas en las que las ventajas para los ciudadanos son casi nulas; ya ve usted como el padrón electoral han sido vendidas a empresas comerciales que lo usan, no necesariamente para bien; sólo bástanos recordar el uso que se le dio por parte del queridísimo cuñado del señor presidente de la república al padrón electoral del año 2006 durante las elecciones presidenciales, una de tantas vergüenzas.

Hoy se deciden a desgraciar definitivamente a la familia mexicana, van a credencializar a los menores de edad; de esta forma están diciéndole a la sociedad que el gran vigilante ( el gran hermano) quiere controlar cada espacio de las familias; quiere meterse en su intimidad, y por supuesto, quiere decirle que lo tiene en sus manos.

Por cierto Enrique Galván Ochoa en su columna diaria en el periódico La Jornada, nos informa que muchas familias de su natal Tijuana se están llevando a sus hijos a las escuelas de los Estados Unidos buscando evitar que se los credencialice gobernación... no nos hagamos tontos, ¿en cuánto tiempo podrán tener los secuestradores el padrón de los niños de este país...? le aseguro que el mismo día que su hijo sea credencializado estará en la lista de niños mexicanos controlados en las listas que se venden en Tepito; es una pena decirlo, es peor reconocer que ni siquiera se trata de alguna aproximación a sospechar algo que pudiera llegar a suceder; sabemos que sucede, porque en el México actual, desgraciadamente casi todo es posible.

Por desgracia aun hay que esperar un año y medio para salir de esta pesadilla; aunque en el 2006 decíamos que no era posible alcanzar niveles peores que los vividos con el gobierno de Fox...hoy la terca realidad nos ha demostrado que siempre es posible en materia de gobierno, cuando el sistema es gobernado por una Kakistocracia (el gobierno de los peores).

Por lo pronto recuerde cundo convoquen a su niño a ser credencializado; en nada le va a ayudar dicho documento...pero alguien le tendrá controlado....para venderle algo, o penosamente para molestarle; que pena no estar equivocado.

Un abrazo y hasta siempre.




1003. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.

1.-Lo que siembras cosechas

El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa, también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma.

Aldous Huxley (1894-1963)
Novelista, ensayista y poeta inglés

1.-Es muy simple. Si siembras papas, ¿qué vas a cosechar? Pues papas, si siembras fresas no podrás cosechar otra cosa que fresas. La naturaleza se rige por leyes universales, y el ser humano también. Igual que la tierra, el hombre está sometido a leyes inmutables que se aplican implacablemente, no se puede escapar a sus efectos. Cada mañana, cada día sembramos en nuestra mente y en nuestro corazón emociones y pensamientos que no son inocuos, tarde o temprano tales pensamientos y emociones germinan y producen su fruto.

Por eso, si siembras pensamientos de odio y emociones de temor, ¿qué podrías recibir en respuesta?

Cada noche es la misma historia. Antes de dormir, la mayor parte de los mexicanos rinden culto a un exigente dios, el Odio y el temor, vivimos en una cultura de miedo, en donde abundan pensamientos y emociones generalmente de violencia y odio. Así como hay un Dios de Amor y libertad, hay un dios de odio y temor.

“Las verdaderas mujeres asesinas”, “La mente del asesino”, estos son algunos títulos de programas de televisión, toda clase de películas violentas o de terror alimentan a los millones de mexicanos que sin saberlo han pasado a formar parte del culto a la violencia y el temor, siguen celebrando los rituales de sus respectivas religiones, pero ignoran el poder de su nuevo dios.

¿Cómo podríamos recuperar el camino de la paz si estamos atrapados en un círculo vicioso, el círculo vicioso del odio y el temor? No se trata sólo de la televisión, nuestra cultura es una cultura violenta y detrás de la violencia está el odio y el temor.

Ya he escrito antes en esta columna que cada lunes nuestros niños reciben su ración respectiva de odio y temor en las escuelas oficiales. Cantan el himno nacional y alimentan su espíritu con violencia. ¡Pero el himno nacional es uno de los símbolos sagrados de nuestra patria!, ajá, lo es, pero no por eso deja de ejercer su influencia en el tierno corazón y en la mente de nuestros niños, y su poder aumenta considerablemente porque los niños en su inocencia, siembran las ideas de odio y violencia como verdades inobjetables, como creencias absolutas, como dogmas religiosos.

Otra carga insoportable a la que estamos expuestos todos es la violencia del eros pornográfico. No es que el sexo sea malo, es naturalmente el medio de procreación de la humanidad, si bien la ciencia nos permite hoy en día prescindir del sexo, pero en la raíz del sexo como mercancía anida el deseo de posesión, de poder; así como el deseo de lograr, aunque sea por un instante, la unión con el ser amado late en la relación sexual con la pareja, así en el sexo como pornografía se ocultan las cadenas de la esclavitud: el espíritu se somete al cuerpo, y éste al deseo de posesión.

El manejo del sexo y la transformación del cuerpo en mercancía, han pervertido la función natural del sexo y lo han cargado con un eros lascivo cuyo objetivo es vender. La pornografía es la degradación de la belleza del cuerpo humano.

Por todas partes la pornografía se muestra con una carga de violencia y de poder, se utiliza al cuerpo femenino y masculino como motivadores mercantiles con una fuerte carga emocional, esa carga de emoción sexual puede ser que sea manejada por los adultos, pero los niños no saben cómo manejarla.

Los niños y los adolescentes están expuestos a un bombardeo incesante de violencia y pornografía a través del lenguaje, de los medios de difusión, de la cultura, reciben semillas que muy pronto comienzan a germinar porque sus mentes y corazones son tiernos, como tierra fértil que hace florecer lo mismo, cizaña que frutos excelsos.

¿Cómo fortalecer la mente y el espíritu de nuestros jóvenes ante esta avalancha de violencia, odio, y pornografía? ¿Cómo ayudar a nuestros hijos a enfrentar esta prueba que enfrentan a diario y que amenaza con arrasar sus tiernos espíritus?

Creo que no hay otra que sembrar en ellos semillas de amor, de tolerancia, respeto, respeto por sí mismos, comenzando por sus cuerpos, porque el cuerpo es como un templo que hospeda lo más sagrado que tenemos: nuestro espíritu. ¡Yo amo la paz y la libertad!

rafael_gomar@hotmail.com


1 comentarios:

Tu Comunicación Poderosa dijo...

Cordial Saludo
Gracias por tan interesantes aportes que ofrecen tan maravilloso blog. Deseo comentar sobre este artículo que el miedo es un antídoto paralizante que congela y no permite generar acciones, ya que por temor a la aceptación no atreverte a ser quien eres da como resultado una comunicación limitada, ya que hay un deseo predominante por recibir aceptación, pues cuando nos comunicamos y expresamos con miedo las situaciones parecen ser más dolorosas y complicadas de lo que en realidad son y por ello la asertiva es baja.

Para comentar este artículo pueden visitar el miedo es un antídoto paralizante que congela y no permite generar acciones, ya que por temor a la aceptación no atreverte a ser quien eres da como resultado una comunicación limitada, ya que hay un deseo predominante por recibir aceptación, pues cuando nos comunicamos y expresamos con miedo las situaciones parecen ser más dolorosas y complicadas de lo que en realidad son y por ello la asertiva es baja.

Para complementar este artículo puede visitar http://tucomunicacionpoderosa.com/

Saludos
Carolina Cadavid

viernes, 11 marzo, 2011

1002. DEL ORIUNDO DE JIQUILPAN...

Ramiro Amezcua C.
Unos versos,
desde México.
D.F.

VIEJOS TIEMPOS
(rac)

En la quietud de la noche
el cabalgante sonido
lleva un mensaje consigo,
de amor, cual mágico broche.

A Candelaria Bautista.

Como existen las mañanas sosegadas
y hay noches por demás efervescentes,
variadas formas hay, y eran empleadas
para amor y admiración hacer patentes.

A mi evocante ser acude aquélla,
¡Tan abierta, del hombre enamorado!
¡Que sonaba a confesión, súplica era!
Y a través de una canción la hubo expresado.

De tiendita, muy próxima a la novia
hacia el barrio se extendía vehemente voz
¡Ay! Pareciera clamar misericordia…
Cuando a su chica dedica una canción.

¡Para Julieta, de parte de Romeo…!
Un loco apasionado lo expresaba,
en el marcado silencio de mi pueblo
de una noche de estrellas bien cuajada.

¡Qué importaba que lo supiera el mundo!
¡Oh! Ni que muinas, hicieran los papás,
y sí, expresar aquel amor profundo,
el que la amada, acogería sin más...

Y a los pocos minutos del mensaje
¡De extrema lentitud para el que espera!
Bajo el manto de la noche, cual celaje,
se encuentran y se funden dos siluetas.

1001. REPORTE -Z-

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista analítico
Desde Zamora,
Michoacán.
México.


1.- El Despertar

No creo que Dios quiera exactamente que seamos felices, quiere que seamos capaces de amar y de ser amados, quiere que maduremos, y yo sugiero que precisamente porque Dios nos ama nos concedió el don de sufrir; o por decirlo de otro modo: el dolor es el megáfono que Dios utiliza para despertar a un mundo de sordos; porque somos como bloques de piedra, a partir de los cuales el escultor poco a poco va formando la figura de un hombre, los golpes de su cincel que tanto daño nos hacen también nos hacen más perfectos.

Clive Staples Lewis (1898-1963)
Escritor británico

1.-Anoche tuve una pesadilla. Fue terrible, al despertar, sudaba copiosamente y mi respiración era agitada, mi corazón latía aceleradamente y mis manos estaban crispadas, todo mi cuerpo estaba tenso. Tardé varios minutos en recuperar el equilibrio, en darme cuenta de que todo había sido un sueño. Agradecí a Dios, la luz se hizo otra vez en mi conciencia, volví a la realidad, desperté.

Otras veces, los sueños son tan hermosos que despertar es como entrar a una pesadilla, a la pesadilla de la vida diaria. Soñamos en un hermoso día en el que reposamos en una verde colina, en el mar, o en un bosque maravilloso, estamos con nuestros seres queridos, sentimos que estamos completos, que nada nos falta, que somos uno con el Universo; es como una anticipación del cielo, porque el cielo es unidad, es volver a ser niño, es ser uno con la tierra, con el cielo, con los animales y con las plantas.

Despertar es ver con claridad, aceptar la verdad, llegar a la iluminación, estar iluminado. Buda llegó a la iluminación, Jesucristo también, otros hombres y mujeres han llegado a la iluminación, a la santidad, han despertado de su sueño. Ni Buda, ni Cristo, ni santa Teresa, ni san Francisco buscaron la felicidad, buscaron la verdad, buscaron despertar; la felicidad es consecuencia de la verdad, es fruto de la unidad, es la conciencia de nuestro ser. Los grandes hombres buscan la verdad y a través de la verdad alcanzan la felicidad.

En la actualidad hemos invertido los caminos: buscamos la felicidad a costa de la verdad y el resultado es que la felicidad que encontramos es más falsa que una moneda de 1.75 centavos. Buscamos la felicidad y para ello negamos la verdad, la disfrazamos y la mantenemos oculta, para ser “felices” vivimos en la mentira…hasta que despertamos.

Vivimos ebrios, dormidos gran parte de nuestra vida, nos dominan nuestros miedos, nuestros deseos, nuestros sueños. Nos engañamos al pensar que al tener posesiones, ser ricos e importantes, hemos encontrado la felicidad, la felicidad no es posible sin la verdad, y la verdad, aunque sea dura, es el primer paso a la felicidad, a la aceptación, a la transformación.

La verdad muchas veces es dolorosa porque nos despierta de nuestros sueños, nos saca abruptamente del cielo artificial que hemos construido, nos enseña que estamos incompletos, divididos, que todo lo que hemos construido es sólo vanidad, artificio, superficialidad, mentira.

Esa es la primera parte del despertar, el darnos cuenta que nuestro mundo es sólo una pesadilla o un cielo artificial, construido con títulos, con posesiones, con reconocimientos y con falsas verdades.

Al despertar somos conscientes de que no está bien, que hemos errado el camino, que en nuestra sociedad no hay justicia, ni ley, y que todo es sólo una gran simulación. El primer paso hacia la verdad es reconocer la mentira y descubrirla a pesar de que se muestre con ropajes brillantes. La verdad es que no somos un país democrático, que nuestras leyes han sido pisoteadas, que no hay justicia para el pobre, que una mafia nos domina, que nuestros Dios es la televisión, que la corrupción está no sólo en los gobernantes, sino en nosotros mismos, que somos cobardes, que el Cristo que hemos construido es un Cristo de papel o de yeso, sólo una imagen falsa, un cartel, una estatua sin vida. El segundo paso es la transformación, cambiar desde dentro hacia fuera, dejar atrás la simulación, la mentira, trabajar para construir una verdadera democracia, para respetar la ley y amar la justicia, para descubrir al Cristo vivo, el que espera nuestro despertar, nuestra iluminación. ¡Yo amo la paz, la justicia y la libertad!

rafael_gomar@hotmail.com

jueves, 10 de marzo de 2011

1000. CULTURA Y DIVERTIMENTO ZAMORANO (5)

Cultura y divertimento en la levítica Zamora.
De 1962 al 2009

Quinta y última parte de cinco.

Primera parte: entrada N° 240 del 6 de abril de 2009
Segunda parte: entrada N° 244 del 13 de abril de 2009
Tercera parte: entrada N° 292 del 14 de junio de 2009
Cuarta parte: entrada N° 493 del 25 de diciembre de 2009

Por GL. Conrado
glconrado@hotmail.com
Desde Jacona,
Michoacán.
México.

Para: Arcadio Acevedo.
Tuxtla Gutiérrez,
Chiapas.
México.

Tocó a esta parte de cultura y divertimento zamorano (5), ser la entrada N° 1000 de este blog, que dicho sea, no ha sido fácil llegar a tal número sin el apoyo de varias y varios colaboradores; ensayistas, cronistas, críticos, poetas, cuentistas, articulistas de fondo, etc., así como de este su servidor que de vez en vez expresa también su pensar.

Desde esta entrada N° 1000, quiero darles las gracias a las y los colaboradores que han tomado como palestra sociocultural a este tenepal de CACCINI que anteriormente salía impreso y lo leían solo en Zamora y en algunas poblaciones de nuestra región. Ahora gracias al Internet nos  leen en varios países, que según nuestro contador de visitas, nos han leído o visto en 98 países más de cuarenta mil personas a la fecha. Ciertamente que nuestro país se lleva el primer lugar en leernos o vernos, pero también son válidos los varios países que solo una vez nos han visto o leído.

Vaya pues nuestra gratitud a todas las amigas y amigos que..., conozco a algunas de dichas personas, y a otras no, pero estamos todas y todos unidos y hermanados a través de su tenepal de CACCINI, para expresarnos y manifestarnos al mundo.

¡¡Gracias amigas y amigos colaboradores!!

¡Y gracias también a ustedes lectoras y lectores amigos del planeta, por entrar a este blog del tenepal de CACCINI!

***

Deseo dedicar esta última parte de; “Cultura y divertimento zamorano (5)”, a cuatro muy apreciadas, queridas, y recordadas personas ya idas de esta carpa teatrera de la vida. La dedico a la memoria de una gran dama y a tres varones. Las cuatro personas, muy queridas por este tu servidor. Las tres personas cuyas fotos expongo y nombro en seguida, fueron guías en mis andares y avatares artísticos en México DF y en la levítica Zamora. Y la última de las cuatro fotos, la de Carlitos Méndez que fue quien me sonsacó a que me quedara en Zamora a enseñarles lo que aprendí en México…, fue entonces que al aceptar su petición, iniciamos con él en Zamora, otros andares y avatares en las artes y la cultura zamorana. ¡Salud, amiga y amigos hasta el plano cósmico que os encontréis!

Stella Inda † (Soledad García) Extraordinaria y culta dama mexicana de la cual ya he hablado en la anterior entrega. Nacida en Michoacán por el rumbo de Huetamo. Excelente actriz de teatro y cine quien fue dirigida por dos eminentes cineastas del siglo veinte; Luis Buñuel y Emilio “indio” Fernández, entre otros. Maestra de actuación en el IMSS durante muchos años en el DF. Traductora de varios temas literarios y obras dramáticas. Amiga personal y guía en las artes escénicas de este provinciano paisano de ella. Estelita fue para mí, aparte de paisana, extraordinaria amiga, y porque no decirlo, mi tutora y consejera en mis estudios y en la práctica de los mismos hasta en Zamora. Referente obligado para mí sus consejos éticos en cuanto a nuestra profesión; el teatro. Fue muy grato contar siempre con su amistad y consejos hasta su deceso.

Jorge Hurtado Castellanos †. Creativo extraordinario en artes plásticas. Nacido en el DF (según me decía), pero con raíces familiares zamoranas. Pintor, escultor, muralista, diseñador, hacedor de dibujos animados y marionetas, escenógrafo del antiguo y formal medio artístico y de comunicación que logró hacer don Emilio Azcárraga Vidaurreta; Televicentro. Georgiano, como le decía yo de vez en vez, fue un gran amigo personal y guía artístico de este servidor. También ya he hablado en anteriores entregas de él. Jorge fue para mí, el auténtico amigo mayor que dentro de las artes es muy difícil tener. Siempre me dictaba sus consejas con su característico buen humor lleno de jocosidad. Lo recuerdo siempre sonriente, y presto a enseñar a las y los interesados en las artes todas, cualquiera que esta fuera.

Juan Rulfo †. Talento indiscutible de la narrativa mexicana reconocido a nivel mundial desde aquellos años de los sesentas. Artista de origen jalisciense: “…de Apulco, comunidad cerca de San Gabriel donde me criaron, de la región donde deambulaba según historias, el ánima de Sayula, y no soy presumido como mi paisano Juan José con su Zapotlán”, nos decía a Jorge y a mí refiriéndose a Juan José Arreola*. A Juan Rulfo me lo presentó el mismo Jorge Hurtado allá por el principio del año de 1959 o 60, si no me traiciona la memoria.
***
* Con Juan José Arreola, tomé un curso de literatura en 1968 cuando me regresé a México una temporada ya casado y con una hija porque me llamó un compañero mío de estudios teatreros de los años cincuentas. Este amigo de estudios, formó un grupo-compañía a la cual me invitó a compartir la dirección escénica con él en un amplio local que rentó por Atzcapozalco que adaptó ex profeso para teatro con una capacidad de 200 sillas no butacas, y me invitó a trabajar con él durante un año. Me pagaba poco por lo que me vi obligado a conseguir por lo mismo otra chamba para poder vivir en la capital con mi compañera y una hija, y aproveché la estancia para tomar ese curso de Juan José por la calle de Havre no recuerdo el número. Fue una academia que abrieron varios maestros, tanto Arreola como Alejandro Jodorowsky y otros.
***
Juanito Rulfo fue un hombre, en mi apreciación muy personal durante el tiempo que lo traté, muy sencillo, siempre lo consideré algo introvertido, sensible a todo tipo de atropellos, parco, amante de la naturaleza, excelente fotógrafo y gran admirador y amigo del poeta José Gorostiza el autor de “Muerte sin fin”. Durante el tiempo que lo traté siempre fue lector empedernido (regularmente traía algo para leer en la bolsa de su saco o una chamarra cazadora beige-caqui que usaba con frecuencia. Fue muy amigo de mi entrañable Georgiano (Jorge Hurtado) por el que cultivé con Rulfo una amistad muy sincera, siendo también Juanito un guía para mí en el aprendizaje del arte. Cuando yo empezaba mis pininos en el guionismo para cine, a Rulfo le pedía yo que me los revisara (me refiero al guión literario no al técnico de realización), y él lo hacía con mucho comedimiento y me ponía sus observaciones al margen.

José Carlos Méndez Trujillo †. Carlos, perdona que no ponga otra foto (que las tengo a la edad que tenias en tus últimos años de vida como esta de la derecha en la que ya pintabas canas, vista cansada y adustez en el rostro por el paso de los años), pero esta que acomodé a la izquierda, me agrada mas porque estás con tu característica sonrisa de tu juventud madura, que fue la que puse en mi libro Teatro y…vida, en el que me hiciste favor de escribir una nota preliminar a petición mía… Esta foto de la izquierda es pues la que me gusta para decirte ahora: “Hasta pronto amigo mío, ínclito zamorano por tu cultura universal que siempre predicaste ante cualquiera por más humilde que fuera, como siempre lo fuiste tú, sin presumir de tus conocimientos. Por allá no veremos… no sé cuando, pero nos veremos”.

Carlos, amigo muy querido con el que nos vimos por última vez en esta farsa de la vida en diciembre de 2010 y la primera semana de enero de este 2011, que vino a Zamora su tierra de origen, por última vez. José Carlos fue una persona con una cultura universal, inquieto por las expresiones culturales más significativas, como las clásicas en todos los órdenes y en todos los tiempos; en las artes todas, en la política, en la religión, la filosofía, en fin en todo el acontecer y quehacer cultural del humano, no se diga en su gusto que finalmente fue la literatura universal después de haber experimentado por varios caminos del arte como el teatro y el cine (que entre paréntesis) siempre sacaba a relucir la ética dentro del teatro de Federico Schiller, el dramaturgo y filósofo alemán de La doncella de Orleans y Guillermo Tell que se ha dicho por los estudiosos de la dramaturgia mundial que fue el dramaturgo más importante de Alemania en su época, y evidentemente, Carlitos siempre resaltaba los 10 puntos éticos de Schiller relacionados con el teatro y las artes en general, sobre todo cuando estuvo dentro de la política en Washington. Que dicho sea de pasadita disentíamos mucho en puntos de vista entre él y yo en cuanto a nuestra política nacional, sin embargo fue siempre más importante la amistad entre nosotros, que cualquier discrepancia en ideas.

*****
Transcribo aquí de nuevo, una carta que dirigí a Jorge Hurtado, escrita en mayo de 1989 en el diario EL Sol de Zamora, ya transcrita en el tenepal de CACCINI, con la entrada N° 192 del sábado 3 de enero de 2009:
*****

sábado 3 de enero de 2009

192. Arq. LEONARDO E. HURTADO FLORES

Jorge Hurtado Castellanos; "el güero genio" de don Emilio Azcárraga Vidaurreta. (Transcripción dedicada también a tu memoria, ínclito amigo Jorge, en los ya 20 años de tu deceso).

PERMITEME UNA EXPLICACIÓN EN ESTE PARENTESIS

No son exequias Georgiano, es copia de una carta que te envié al cosmos infinito a través de mi columna que hacia antaño en el “Sol de Zamora”, edición de mayo de 1989, y que he transcrito en mi blog tenepal de CACCINI para el 20 aniversario de tu partida el año pasado 2009, dedicada a tu hijo el arquitecto Leonardo Hurtado Flores; tu León, pero en dicha fecha del pasado año, me ganó el recuerdo y lo mencioné como a veces tu mismo le decías “Tigrillo” me lo comentabas a mí, no es que le dijeras así a él ¿recuerdas que en varias ocasiones así me decías? Pero ya les ofrecí disculpas a tu familia Hurtado Flores porque… ¡vieras nomas como está ahora esto de la electrónica!, está muy adelantada pues, en un santiamén sabe todo el mundo, qué escribimos los que nos metemos al internet, y por ese medio me di cuenta que alguien de tu familia Hurtado Flores, pues no pone nombre, pero una hija o tu hijo, escribió una aclaración para toda tu familia y yo…, públicamente a través del tenepal, les ofrecí disculpas y externé una aclaración a la familia para que no quedara una confusión, pues estoy hablando mucho de ti, de Estelita y Rulfo, personas que ya andan contigo en esos planos desconocidos por los que aun andamos bregando por acá en estos lares terrenales. Debo decirte que… por un proyecto cultural que hizo para Mazamitla Jalisco el Arquitecto Leonardo tu hijo, que debes estar muy orgulloso de él. Ahora si te envío lo que expresé en el año de tu partida definitiva en 1989).

“Sol de Zamora”
Edición de mayo de 1989

AL ESPIRITU JOCOSO DE JORGE HURTADO CASTELLANOS. (1925-1989)


Por: GL. Conrado.

Mi apreciado y querido Jorge. Se, que tu espíritu... jocoso, sonriente, ronda, en el cosmos infinito; inquieto, visualizando en otros planos, en otros niveles, las formas, los volúmenes, imágenes pues desconocidas por nosotros los mortales que aun andamos queriendo vivir y hemos gozado tu obra quijotesca repleta de; ira, lujuria, sensualidad, avaricia maldad, ingenuidad, dulzura, idealismo. El barroco conjugado muy a la Jorge Hurtado.

-Belleza y destreza de genio.
-Quijote mexicano, por querencia al indígena.
-Quijote universal, por artista y bohemio.
-Quijote al fin, bien nacido.

Sé que te has encontrado con el espíritu de tu apreciado Pancho España, de Juan Rulfo tu amigo en el arte y la farra y con tantos otros que manejaron ya sea el pincel o las manos en el barro, así como la escritura o el arte interpretativo de Melpómene y Talía. Espíritus todos atormentados de la gracia singular de la creatividad artística en el paso terrenal, pero gozosos y apacibles más allá y después de las tempestades, Mi estimado Jorge, sé que amaste mucho a tu Zamora. Quisiste legarle algo de ti mismo; de tu genio creativo…

¡Tenias que ser Quijote!

Y, por ser así, y por ser humano; Heriste y fuiste herido.

Siempre Jorge Hurtado, el maestro, el genio, el artista para muchos. Sobre todo para aquellos a quienes tu creatividad complacía sin comprenderla. Pero, también fuiste Jorge Hurtado el humano, el hombre y… tu Zamora, despreció el idealismo del artista y se fijo en lo otro, en lo humano del hombre pues.

Pero tú ganaste. Ya antes habías ganado… ya habías sido Jorge Hurtado; el maestro, el genio siendo humano, entre los Azcárraga, los De Llano, las Ofelias como la Guillmein o los Taibo, o los Rambal, los Jimeno, los León Portilla. Ya tu entrañable y apreciado Juan Rulfo había dicho: “…la obra artística que Hurtado simplemente llama recorte, es el RETAL artístico de Jorge Hurtado” (Yo estuve presente cuando lo dijo Rulfo en el canal 4 de Guadalajara, allá, por la calle de Alemania en los pasillos donde expusiste dichos retales y que Juan Rulfo cortó el listón inaugural. Canal a donde te había mandado don Emilio para impulsarlo. ¿Te acuerdas?, esa noche nos fuimos de farra invitados por ti después de la formal inauguración, con Juan Rulfo, tú y nuestro amigo pintor Julio Vidrio, a Tlaquepaque, a tu casa de farras)

Ya te conocían varios extranjeros como “el genial güerito” “el talentoso artista”. Y tú, siempre seguías caminando por los pasillos de Televicentro de Chapultepec 18, allá, en la capital mexicana, sonriente, sencillo, hablando al tú por tú con los huevolines (aprendices de escenografía), o dialogando con don Emilio, el grande, el hacedor del imperio de los Azcárraga Junior.

Siempre fuiste igual. Siempre sonriente, jocoso, sin alardear de lo que eras; de tu genio, de tu estatura artística, sino haciendo amigos, enseñando caminos del arte a quien te lo pedía y se dedicaba.

La otra faceta en la que se fijó tu Zamora… NO ES FACIL TIRAR LA PRIMERA PIEDRA y si se tira, tu sabes que es impulsada por la hipocresía.

Si mi apreciado Jorge, te fuiste con la sencillez que siempre te acompañaba; la compañera inseparable de los grandes de espíritu con todo y los errores de humano. Me dolió mucho el saber de tu deceso físico, y como sabias, sigo siendo malo torpe y sensible a eso de las exequias sin saber qué hacer. Prefiero hablarle a ese espíritu jocoso y siempre de buen humor del que aprendí valores universales dentro del arte. Prefiero ver ese rostro del Quijote que tengo aquí presente, bañado y compuesto por nueve musas bellas, desnudas, que propician la creatividad en el humano.

“Sol de Zamora” Mayo de 1989.

***
Nota.
Este artículo publicado en el diario “El Sol de Zamora” en mayo de 1989, ya lo había subido al blog tenepal de CACCINI con la entrada, si mal no recuerdo Nº 192, que fue dedicada a uno de los hijos de Jorge que es arquitecto, por consecuencia, recibí los siguientes correos:

Publicado por glc CACCINI en 7:55 PM
.
7 comentarios:

Javier dijo...

este escrito me llena de alegría al ver que mi abuelo siempre fue una persona muy querida, estaría encantado de conocerle al menos para que me cuente como era el con sus amigos dejo mi correo esperando una respuesta saludos kdesign43@gmail.com

su nieto

Javier P. Velasco Hurtado
---------------------------------------

mar abr 21, 06:31:00 PM 2009

glc CACCINI dijo...

Estimado Javier, ya te contesté tu petición. glc

--------------------------------------

mar abr 21, 11:47:00 PM 2009

Anónimo dijo...

Estimado Conrado: Tú tal vez no me recuerdes, soy el "periquito bailarín de papá". Erika Gabriela Hurtado Flores. Yo te recuerdo entre la bruma que la distancia de los años cubre la memoria, pero te estoy profundamente agradecida por el artículo que acabo de leer. Mi sobrino me comentó acerca del mismo y me encantaría saludarte. Mi correo es erikaghf@hotmail.com. Gracias por darme este hermoso regalo.

-------------------------------------

vie abr 24, 10:19:00 AM 2009

Anónimo dijo...

Me da gusto que después de veinte años aun se recuerde con cariño a mi padre, un amigo de él lo catalogó como un bohemio eterno,

su muerte fue muy prematura el cáncer lo alcanzó, a los 64 años un 20 de Mayo de 1989, aun tenía mucho que dar, Fue un Artista comprometido, abarcó, diversos géneros y técnicas, siendo el retal, basado en la técnica japonesa del papel picado, pero con su propio estilo y visión artística. Agradezco al autor del blog por esta oportunidad de recordarlo. Gracias Jorge Hurtado Melgoza.

---------------------------------------

mié jun 10, 10:26:00 AM 2009

gabo dijo...

QUE BUENO QUE SE LE RECUERDE.ME ACUERDO QUE MI ABUELO GABRIEL SU HERMANO ME CONTABA ALGO DE EL,ME MOSTRABA IMAGENES DE ALGUNAS DE SUS OBRAS,LAS CUALES ME PARECIAN RARAS Y ATRACTIVAS A LA VEZ,RECUERDO QUE ME GUSTABAN MUCHO LOS DIABLILLOS QUE HACIA CON PAPEL PICADO Y CON BILLETES.

--------------------------------------

vie jun 12, 12:42:00 AM 2009

Anónimo dijo...

El era mi bisabuelo y aun q no lo conoci, me llena de orgullo saber que se le recuerde y saber q era un gran artista, yo creo que si el supiera q me gusta el arte, me habria enseñado muchas cosas... lo quiero mucho y siempre lo tengo presente, la casa tiene obras de el que siempre le presumo a mis amistades.

Soy nieta de su primogenito JHM.

Esthela Karina Cortés Hurtado.

Gracias x abrir este blog sobre él ya que puedo ver que hay mucha familia que no conozco.

Un Saludo!!

-------------------------------------

jue jun 18, 11:12:00 PM 2009

tony dijo...

yo estoy casado con una nieta de don Jorge qepd, en gdl y siempre quería saber mas de el ya k nosotros tenemos trabajos de el, bueno mi suegra estela y yo tengo retales y un libro de poemas, k hizo su hija cristina k al parecer heredo el don de su papa trabajos k solo realiza para amigos ,gracias por este blog así mis hijos sabrán mas de su bisabuelo ya k cuando ven un trabajo de el en casa, les atrae bastante.

----------------------------------------

dom ene 03, 06:12:00 PM 2010

Publicar un comentario en la entrada

tony dijo...

hola mi nombre es claudia gomez hurtado y aunque vi muy pocas veces a mi abuelo se que tenia un gran talento, mi mama y yo tenemos obras de el las cuales nos llenan de orgullo, talento que tambien tiene mi tia cristina hutado. le agradesco mucho el reconocimiento que se le da a mi abuelo y me gustaria saber mas sobre el le dejo mi correo claugomezh@live.com.mx mil gracias de parte de toda mi familia

---------------------------------------

dom ene 03, 10:46:00 PM 2010

Publicar un comentario en la entrada

(UN OCTAVO COMENARIO A LA ENTRADA Nº 192. que aclaré en seguida del mismo *)

VIERNES 1 DE ENERO DE 2010


tenepal de CACCINI: 192. Arq. LEONARDO E. HURTADO FLORES

Pues me encantaría hacer una aclaración de todo esto, y es que a Leonardo Enrique mi Padre no le decía Tigrillo sino León, quizá como un apócope de Leonardo, espero que recuerden esto los familiares más directos, Gracias por recordarlo

Publicado por Laksmi en 21:34

* ACLARACIÓN AL COMENTARIO ANTERIOR, QUE YA SE PUBLICÓ EN LA ENTRADA Nº 502 DEL tenepal de CACCINI. DICE ASÍ:

Mi aclaración respecto al anterior contenido, publicado en el blog Laksmi es la siguiente:

Efectivamente Georgiano (Jorge Hurtado†), tu papá, aunque no sé el nombre de quien lo anterior escribió, si llamaba al actual arquitecto Leonardo Enrique; “León” y precisamente como apócope de Leonardo, pero…, Jorge, cuando a tu servidor le hablaba de su hijo Leonardo (no en una ocasión sino en varias, sobre todo cuando iba a Guadalajara o se acordaba de Leonardo), a quien quería mucho, me comentaba en su estudio de Zamora:

-Mi León es un “tigrillo” aun, pero ya llegará a León… ¿verdad Conrris?

Yo por ello lo mencioné en la entrada Nº 192 de mi blog tenepal de CACCINI, como el “tigrillo”.

Expongo esta aclaración a su familia por el respeto que le debo a Jorge, quien me brindó su amistad muy sincera por muchos años como ya lo he externado en todas las entradas de; Cultura y divertimento zamorano (1), (2), (3) y (4) con los números de entrada en el blog tenepal de CACCINI: 240, 244, 292, y 493 respectivamente.

Es lo mismo que me pasó al mencionar yo en el tenepal; a su única hermana, como, la “Güera”. La expresé así, porque en algunas ocasiones que él, Jorge, se refería a ella, la mencionaba con ese agregado, muy cariñosamente de vez en vez, pues decía: -Mi hermana la “nena, güerita”, y como yo la conocí en México con el cabello güero, me referí a ella como la güera en alguna de las partes de Cultura y divertimento zamorano que estoy subiendo al tenepal, y alguien (no recuerdo quien) si fue ella misma o una de sus hijas me escribió un correo en el que entre otras cosas, me aclaró ese punto, o sea que la nombraba como “la nena” y no la güera.

Les ofrezco pues una disculpa a su hermana y a ti. Acepta el ofrecerte tal disculpa, por mi recuerdo de ver en el rostro de tu papá cuando mencionaba a Leonardo, una alegría y rictus risueño en su rostro (el cual evidentemente era de gusto), al referirse al “tigrillo” que efectivamente le decía “León”. Perdonen mis recuerdos.

Atentamente: GL.Conrado, el Conrris, que así me nombraba tu señor padre, a quien respeté, admiré, y aprecié mucho como amigo y guía en las artes.



Publicado por glc CACCINI en 7:01 PM 0 comentarios Enlaces a esta entrada ___________________________________

APRECIADO ARCADIO…
PERMÍTEME HACER AQUÍ UN PARÉNTESIS
PARA EXPRESAR ALGUNOS SEÑALAMIENTOS, UNAS FRASES A FOTOGRAFÍAS, Y A ALGUNOS PÁRRAFOS ALUSIVOS A JOSÉ CARLOS MÉNDEZ TRUJILLO, NUESTRO PAISANO, AMIGO Y HERMANO EN LA CULTURA Y LAS ARTES QUIEN FALLECIÓ EN LA CIUDAD DE MONTERREY, EN ENERO PASADO DE ESTE 2011, Y PUES… CON TU VENIA…, QUIERO PONER LO SIGUIENTE, POST MÓRTEM:

A la memoria de nuestro paisano y amigo zamorano, hermano en las artes y la cultura, JOSÉ CARLOS MÉNDEZ TRUJILLO †, que en enero de este 2011 los cánceres abominables, lo hicieron despedirse de este gran teatro de la vida.


Foto de arriba: José Carlos en una ponencia sobre sus parientes Alfonso y Gabriel Méndez Plancarte en su natal Zamora en 2009.

Enseguida, un recorte de EL NORTE de Monterrey (que me envió Araceli Collazo quien fue muy amiga de Carlos al igual que el esposo de ella Saúl Escobedo). El recorte contiene dos fotos, la primera donde sus amigas y amigos del ámbito cultural y artístico de la Sultana del Norte, que lo quisieron mucho, le aplauden al regar Jorge Lerdo de Tejada (amigo de Carlos en trabajo en radio y Tv) parte de las cenizas de Carlos en el obispado, edificio éste que le gustaba mucho a Carlos. En la segunda foto del mismo periódico, a Carlos se le ve plenamente con su característica sonrisa que siempre le conocimos.


La otra parte de sus cenizas se encuentran atrás de estas cortinas que se ven en la foto de abajo en su natal Zamora. Espacio este que fue el antiguo TEATRO del JERICÓ (sala pequeña que acondicionamos para montar obras de teatro allá por el año de 1969 o 70, no recuerdo bien). Esta pequeña sala se encuentra al norte de la ciudad y a espaldas de la iglesia del Calvario atrás de la sacristía del templo. Ahora han convertido dicho espacio que pertenece a la propia iglesia, en criptas para restos mortales.


De izquierda a derecha de esta foto se encuentran, Santiago Ceja en el tiempo que nos tomaron esta foto. Santiago aun era seminarista, y ahora, actual cura de dicha iglesia (el Calvario). Cura este que siempre ha tenido gusto por el teatro desde aquella época de la foto, y  fue también amigo de José Carlos. Enseguida de él, me encuentro yo, el GL. Conrado amigo de José Carlos desde nuestra juventud. (En esta foto estoy medio cansado) después del final de la puesta escénica. En seguida de mi persona se encuentra comentando conmigo la obra que vio esa noche Javier Lozano Barragán, en aquellos años uno de tantos curas zamoranos, ahora encumbrado cardenal en el vaticano. Y a la izquierda del ahora cardenal, se encuentra Martha Vera, amiga de José Carlos desde la adolescencia, maquillista del elenco y madre de dos hijas y un hijo que procreamos juntos. Ella y el resto estamos muy jovencillos en aquellos ayeres.

¡Descansa en paz ya, querido amigo!


Araceli (cantante michoacana extraordinaria, además de poeta y autora de varias canciones, radicada en USA pero nacida en Los Reyes Michoacán) fue muy amiga de nuestro paisano José Carlos quien me contactó con ella vía Internet pues no la conozco personalmente, al igual que Saúl esposo de Araceli, muy amigo también de José Carlos, artista de las artes visuales nacido en la sultana del norte; Monterrey, Nuevo León. México y autor del óleo reproducido en la portada de la revista regia LaQuincena que se muestra en seguida.



*****

DESPUÉS DE ÉSTE ANTERIOR…, PREÁMBULO…, INTROITO…, INTRODUCCIÓN VISCERAL (O COMO QUIERES TU LLAMARLE ARCADIO), AQUÍ INICIO PROPIAMETE LA QUINTA PARTE (LA ÚLTIMA) DE CULTURA Y DIVERTIMENTO ZAMORANO (5)

LA DESPEDIDA DEL D.F.

¡¡Aaah!! Como se rieron y sorprendieron, mis amigos los hermanos Jorge y Gabriel Hurtado Castellanos y Juanito Rulfo cuando les comenté que regresaba a mi tierra de crianza (Zamora Michoacán) y abandonaba la meca del teatro y cine del país o sea el DF. Estelita Inda no se rió sino me regañó cuando me fui a despedir de ella.

La sorpresa fue grande para los tres, Rulfo, Gabriel y Jorge, y por supuesto para Estelita que me apoyaba y animaba mucho pues siempre me decía cuando dialogábamos de teatro y el cine: “Ya verás que vas a llegar a ser un buen director Conrado. No me equivoco contigo, tienes ñac ñac como dice nuestro amigo Jorge”. Y por lo mismo me regañó cuando fui a despedirme de ella y le comenté que regresaba a Zamora pero diciéndole: “Solo voy a montar la obra que me pide un amigo mío que se llama Carlos y me regreso Estelita”. Pero de todas maneras no me escapé de la regañada que me dio.

Jorge por su parte solo expresó -Pues habrá que despedirlo como debe ser mi Conrris entre los “bueneros”, acuérdese que ya está iniciado y… pues esperemos que no se arrepienta de esa determinación-. (Ya luego te cuento como me despidieron). No… mejor de una vez. Pero antes iniciaré la crónica diciéndote que…

EN MÉXICO, D.F.
Durante el último lustro de los años 50s y principios de los 60s, y entre mis estudios personalizados de dirección teatral y cinematográfica que inicié en el último lustro de los 50s en la capital mexicana, ya había yo dirigido y ensayado como 9 o 10 obras de teatro, a nivel experimental con propios colegas estudiantes y otros grupos entre el transcurso del último año de los 50s y el primer lustro de los 60s antes de venirme a Zamora definitivamente. Presenté algunas obras de esas ensayadas, al público en diferentes teatros y lugares del DF.

Jorge Hurtado siempre iba a ver mis montajes teatrales que presentaba, ya fuera en el teatro de los electricistas o en otros lugares. Él iba acompañado casi siempre de Estelita Inda y en dos ocasiones asistió con Juan Rulfo. A Juan Rulfo Jorge me lo presentó a finales de 1960 y a Estelita ya comenté sobre ella en alguna parte de las anteriores entregas. Me la presentó Jorge dos o tres años antes que a Rulfo (no recuerdo bien), personas estas con las que conviví seguido durante el tiempo que viví en México y posteriormente, ya estando yo en Zamora y Guadalajara, seguí conviviendo con ellas.

Jorge fue a ver dos montajes que presenté en el teatro de los electricistas a finales del 1961, acompañado siempre de Stella Inda. Fueron en dos ocasiones a ver mis puestas escénicas del “El oso” de Antón Chejov y “Bodas de sangre” de Lorca que monté y dirigí a mis compas† y ñeras† que estudiaron junto conmigo con Seki Sano y otras amigas y amigos teatreros del momento. A otras puestas escénicas mías como “Los árboles mueren de pie” de Alejandro Casona y “El canto del cisne” de Antón Chejov, monologo que dirigí también con mis amigas y amigos de la misma época de estudiantes, y también una la subí en el teatro de los electricistas y la de Chejov en el teatro del seguro social de la Juárez solo en una ocasión. Jorge y Estelita las vieron, pues siempre iban como ya mencioné anteriormente.

Juanito Rulfo solamente en una de dos ocasiones que acompañó a Jorge a ver mi trabajo, vio “Bodas de sangre” del trágico García Lorca, que recuerdo bien, me elogió el aspecto plástico en cámara negra que tenía solo algunos detalles simbólicos de las diversas escenas (ello lo hacíamos por la falta de $$$), aspecto que él sabia y por lo mismo elogió mi decorado simbólico en cámara negra, o sea, le gustó pues mi ingenio plástico a falta de recursos, de plata pues para el montaje. Y la segunda que iba a ver fue “El público” del mismo autor, pero en el teatro Juárez del seguro social en el que iba yo a presentarla. Tal obra se la dirigí a un compañero de estudios mismo que posteriormente me invitó a trabajar con él (era riquillo) para dirigirle montajes en 1968 en una bodega que adaptó para funciones en Atzcapozalco, ya estaba yo en Zamora cuando me invitó a trabajar con él, pero… volviendo a la obra “El público” que finalmente no se montó por mi falta de influencias con los empleados del teatro y a la que fueron Rulfo y Jorge a verla… Y por ello, me fue como en feria con ellos porque no se montó. (Después nos fuimos los tres a tomar un café expreso al cine Paris en reforma y ya estando allí), me criticaron ambos disque mi falta de carácter al no enfrentarme y reclamarles a los responsables del inmueble que ya habían quedado en prestarnos el teatro con la escenografía que tenía la obra que estaba montada en temporada por varios meses atrás y ya había terminado, pues los empleados nos prestaban en aquellos años el teatro a nosotros, los jóvenes que iniciábamos el trote teatrero pero para una sola presentación en una tarde-noche antes de desintegrar la escenografía que estaba de alguna obra puesta anteriormente, y solo cuando ellos tenían el ánimo de ayudarnos, cuando no estaban de buenas o de humor, ni siquiera intentábamos nada porque nos mandaban al carajo. Los dichos amigos nos prestaban el teatro sin que hiciéramos programas y nos decían que invitáramos y la presentáramos solo a nuestros colegas estudiantes y amigas y amigos o familiares pero, sin hacer alharaca, nos advertían.

Así pues entre las aventuras teatreras allá en el DF, un día que repuse “Bodas de sangre” en el mismo teatro de los electricistas fue un señor que era hermano del afamado director de cine Alejandro Galindo. El hombre era productor y director también de teatro y cine. Yo no lo conocía pero ahí estuvo presente viendo mi trabajo y..., aquel día al final de la presentación, el mencionado señor Galindo me mandó llamar y yo ocurrí a su llamado. El llamado fue para ofrecerme trabajo a nivel profesional como su asistente de dirección, tanto en lo que él hiciera en teatro como en cine. Me dio su tarjeta diciéndome que me esperaba al día siguiente en sus oficinas para platicar al respecto y…

Pues claro que fui y hasta brinqué del gusto con un gran deseo de que me diera la chamba que dijo, y así fue. Me hizo contrato por un año y me adelantó dos meses por petición propia, que él aceptó. 2428 pesos, si, 1214 pesotes por mes, (me acuerdo bien, pues era un buen dinero para mí en aquellos años, pero sobre todo más que la cantidad en dinero, significaba mi entrada al medio profesional en lo que había estudiado. Recuerdo que hasta mi trabajo por las mañanas, en los hoteles y restaurantes de categoría a donde me mandaba el sindicato como posturero, lo abandoné incluyendo al sindicato mismo, en cuanto recibí el cheque de parte de la secretaria del señor Galindo). Él, iba a dirigir un documental para un ingenio azucarero de Veracruz y yo iba a asistirlo. El señor Galindo me ordenó que hiciera el guión técnico con tiempo para pantalla, de 23” minutos secuenciales, dejando 7” para los comerciales, basado todo, en información que me dio él. Lo hice. Se lo entregué en el plazo que me dio; cuatro días. Y… después de leer mí trabajo le dio el visto bueno, y me dijo:

-Esta va a ser tu prueba profesional joven Conrado, tú vas a dirigir tu propio guión del documental yo estaré atrás de ti para ver como trabajas. Yo me puse mucho muy nervioso al escucharle y él sonreía como si nada. Bueno… él sabía lo que hacía, yo pensé que pues si no le daba el ancho al dirigir yo su documental, pues él le entraba al toro y me corría de su compañía, eso fue lo que supuse.

El documental se hizo en Veracruz con todo y mis nervios que oculté no sé dónde. Yo lo dirigí pero no lo edité ni vi como quedó al final. Después de eso me dijo el señor Galindo que estaba complacido por mi trabajo y que iba a producir y dirigir una comedia en teatro en dos o tres meses más después de que terminamos el documental y que mientras podía yo seguir haciendo con mi grupo teatral lo que quisiera.

En esos días fue que vine a Zamora a ver a mi madre, con el permiso de mi patrón y, ya estando en Zamora sucedió que platicamos con Carlos Méndez y… me convenció de hacer teatro en la levítica Zamora de principios de los años sesentas. Esa fue pues la jalada de ombligo a mi tierra de crianza, a través de José Carlos Méndez Trujillo.

EN ZAMORA DE LA IMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA
Cerca de tres meses después que yo ya estaba radicado de nuevo en Zamora haciendo y enseñando teatro en el famoso MEP; Movimiento Estudiantil Profesional (que aglutinaba a jóvenes de ambos géneros, preparatorianos la mayoría), y estando próximo a montar la segunda o tercera obra teatral con Carlos Méndez y su amigo el cura “progresista”, llegó Jorge y Rulfo de visita al garabato (recién casi instalado e inaugurado el lugar). Llegaron como a las 9 de la mañana de un día de invierno. Aun no llegaba el mesero, yo dormía en la parte alta y en el momento que tocaron en la puerta, estaba yo trazando en un cuaderno los ensayos que haría ese día por la noche, cuando bajé a abrir, fue para mí una grata sorpresa verlos.

Iban de paso según me comentaron. Se dirigían a Guadalajara. Aun no se fundaba el CCAZ: Centro Cultural y Artístico de Zamora. Ellos estaban enterados por mí, del próximo centro cultural por hacer en Zamora. A ambos los invité a pasar al interior. No conocían el lugar. Les ofrecí un café de olla que ya había hecho cuando desperté, y… mientras se tomaban el café de olla muy calientito, les comenté que ya estaba por nacer el dicho centro cultural que les había comentado la última vez que estuve en México con ellos y Estelita Inda y… Entonces fue que Jorge me interrumpió y me dijo:

-Conrris ya pensó usted bien si se queda aquí o se regresa a México… Te queremos decir algo Juan y yo… y por supuesto de parte de Stella, también. Queremos decirte que antes de que te integres a esa asociación que nos has comentado en México (Jorge hizo una pausa)… Lo que queremos decirte es que, tanto Stella y yo…, somos conocidos de Galindo…, sobre todo Stella…

De tajo yo le interrumpí:

-¿Del señor Galindo?- Le pregunté muy ingenuamente. Jorge asintió y continuó:

-Si, Conrris, el que te contrató en México como su asistente de dirección teatral y cinematográfica. (Me dijo esto, casi agachado su rostro mientras Juanito Rulfo lo veía de reojo. Ese día en su paso por Zamora, dicho sea, ni Jorge y mucho menos Rulfo, tenían porqué llegar a Zamora así nomás, a tomarse un café de olla). Esa primera ocasión, pasaron a saludarme Jorge y Rulfo para disuadirme de no quedarme en Zamora por el resto de mis días. Me comentaron que no perdiera la oportunidad que se me había ya brindado para hacer una carrera profesional dentro del medio teatral, cinematográfico y de televisión en la cual (me dijo Jorge) él se encargaba de recomendarme ampliamente con don Emilio Azcárraga Vidaurreta para entrar con el pie derecho con el también maestro mío de actuación y dirección de cámaras en Tv, Fernando Wagner a dirigir teleteatros, en cuanto yo quisiera, me dijo.

Me comentaron ambos finalmente entre sorbo y sorbo del café aun humeante, que eso era lo que pensaban ellos; Rulfo, Gabriel, Jorge y Estelita en el DF., respecto a mi determinación de quedarme en Zamora a hacer teatro y enseñarles a mis paisanos lo que aprendí del mismo. Siempre pensé y pienso aun ciertamente Arcadio, que lo que me comentaron e hicieron al respecto, tanto ellos dos, así como Estelita y Gabriel, fue por la amistad que me brindaron todos, pero sobre manera mis guías en el arte: Jorge, Estelita y Rulfo, la cual fue correspondida de mi parte aun siendo ellos y ella mayores en edad que yo, pues Rulfo era mayor que Jorge y yo. No sé cuantos años era mayor que yo, quizá 20 o más, y Jorge como 15 años también mayor que yo. No lo sé, nunca nos preguntamos eso de las edades entre los cuatro Estelita, Jorge, Rulfo y yo, pero las tres personas eran mayores que este provinciano michoacano que tuvo la fortuna de cultivar la amistad que me brindaron las tres personas muy queridas por mí.

Bien, pues entre lo que me dijeron ambos ese día en el garabato de Zamora (la ciudad levítica de los godos), lo más sorprendente fue que…, le habían aconsejado al señor Galindo, tanto Estelita como Jorge, que Galindo fuera al teatro de los electricistas a ver el montaje y la dirección de un joven principiante que había puesto “Bodas de sangre” de García Lorca al que le habían visto cualidades como director, ella y él. Y que casi sin recursos económicos había puesto una mise en scène (muy buenera), dijo Jorge, y pues el resto ya te lo mencioné líneas atrás: -que fue el señor Galindo…, que le gustó mi trabajo de dirección de “Bodas de sangre”…, que me contrató y…, Tan… tan, etc., etc.

Juanito Rulfo expresó sobre lo que me dijo Jorge:

-Y ya ves Conrado…, de nada sirvió la recomendación que hizo Stella y Jorge de ti, aquí estás en este pueblo provinciano y oscurantista de Zamora que tanto quiere tu amigo Jorge, donde solo saben sembrar papas y huele a conventos y curas y no hay ninguna acción cultural. ¿Dejaste la capital por esto? ¿Dejaste la entrada al ámbito del teatro y cine y ya estando a nivel profesional y recomendado en México, por este pueblo de Zamora?

¡Saz!..., así me dijo Rulfo quien recién había estado en Alemania, seguramente porque ya le empezaban a publicar en varios países “Pedro Páramo”. Este comentario de Juanito fue en serio, él había trabajado en Televicentro, conocía bien mi intención de ser alguien en el medio de teatro, cine y televisión, y ya me había comentado en México que me presentaría él con Carlos Vela, el director de cine con quien había platicado para realizar su -Pedro Páramo- Por eso ahora con el paso del tiempo se que tanto Jorge como Juanito me estaban hablando en serio en aquella ocasión.

Pero a la vez Rulfo se expresó así de Zamora por joder a Jorge, pues Juanito sabía cuánto quería Georgiano a Zamora, como él, Juanito, quería a sus pueblos de Jalisco, y… a toda la provincia mexicana a la que conocía bien por su trabajo en el gobierno federal, y a mi… pues sí, la verdad… así de sopetón…, pues si me caló lo que me dijo Juanito Rulfo, pues yo no estaba enterado que había sido recomendado por Estelita y Jorge con el señor Galindo, solamente sabía que Juanito Rulfo pensaba presentarme con el director de cine Carlos Vela porque él mismo me lo externó en el DF, tal como lo expresé líneas atrás.

-¡Ándele Conrris! (Espetó prontamente Jorge). -ya nos amoló a usted y a mí nuestro amigo Juanito al decir que en Zamora solo se siembran papas y huele a conventos y curitas. ¿Le parece bien si lo quemamos vivo en los llanos inhóspitos de Zináparo y no en los que él relata de su jalisquillo?

Jorge, ya conocía mi pueblo de origen pues íbamos a sacar barro de Los nogales; un barrio de Zináparo que tiene lo mejor en barro según decían unos ingenieros amigos egresados de la Universidad Michoacana que yo los había llevado y también, Georgiano decía que era buen barro porque de hecho él se lo llevaba al DF para hacer travesuras y regalarlas. “Travesuras”, así les llamaba Jorge a las figuras que hacía con el barro mojado y luego las ponía a secar sin hornearlas. Las realizaba con sus dedos, palillos mondadientes y una cuchara cafetera que en ocasiones cargaba en la bolsa de su camisa, junto a unas pequeñas tijeras con las que recortaba diablitos en billetes de a peso de los de antaño, rojos por un lado y negros por el otro. Entre otras figuras en barro, hacia unos ángeles con alas, pero muy barrigones como los Budas pero con caras de niños diablillos. Jorge siempre dijo que el mejor barro que conocía él para hacer sus travesuras y que serviría incluso para hacer cerámica de alta calidad era el de mi pueblo donde mi madre me dijo que dejé el ombligo.
-¿Donde es eso?, suena bien para un cuento- Le preguntó Rulfo a Jorge.

Jorge le contestó a Rulfo:

-Es un pueblito que está cerca de la Piedrita nomas que no hay agua. Le dijo Jorge encogiendo muy risueño sus hombros como siempre lo hacía cuando bromeaba.

Rulfo se dio cuenta que Jorge lo estaba cotorreando y le preguntó sonriéndose: -¿La Piedrita? (Jorge se refería a la población de La Piedad y riéndose y viendo a Rulfo y después a mí, le dijo con su característico espíritu jocoso)

-Júntese con nosotros Juanito y lo llevamos a conocer la piedrita, la roca, los arboles, las ollas, los cantaritos y…, todo Michoacán, ¿verdad Conrris?.

Los tres nos reímos de la broma que bien entendió Rulfo muy sanamente… pues evidentemente se dio cuenta que Jorge se estaba vengando por la broma de haber dicho él que Zamora olía a conventos, además de que así le decía Jorge a La Piedad; la Piedrita.

Y mientras tomábamos el café de olla del garabato, Jorge me preguntó con su sarcasmo característico pero serio:

-¿Qué ha pensado Conrris de lo que le dijo Juanito, se queda en Zamorita la bella, o se regresa a Mexicalpan de las garnachas antes de que se haga la asociación?

Arcadio, a mi me había sorprendido sobremanera la visita de mis amigos, así como el saber que Stella y Jorge me habían recomendado con el señor Galindo, pues lo que me dijo Rulfo de presentarme con el director Carlos Vela ya lo sabía, y… la verdad que para mis adentros, reconocí el aprecio que me brindaron siempre las tres queridas personas que me influenciaron y guiaron continuamente en mis labores artísticas en el DF…, y lo siguieron haciendo después que regresé a Zamora siempre que nos veíamos, ya fuera en Guadalajara con Jorge y Rulfo, o en México con Estelita y ellos tomándonos un café, o un tanguarniz en el Parián de Tlaquepaque o en la casa de las botellas que rentaba Jorge, o solo con Stella en el teatro insurgentes a quien siempre ocurría a visitarla año con año, a veces tres o cuatro ocasiones al año y aprovechaba para saludar a Rulfo y a Jorge, pero… Ese día que estuvieron como relámpagos en el garabato les dije con cara de enojado…, supuestamente:

-¡¡Par de sinvergüenzas!!… ¿no que me estiman mucho? ¡¿Hasta ahora me dicen esto?! (Me dirigí primero a Jorge) ¿Que tu y Estelita me recomendaron con mi patrón? (Después le reclamé a Juanito). Y tu Juanito, que nunca me presentaste en México con tu amigo… o conocido director que va a hacer tu novela Pedro Páramo en cine… y… ahora lo sacas a relucir.

Jorge alzó sus hombros riéndose y Rulfo también se rió de mi actitud falsa, entonces, que me contesta Jorge, al tiempo que se reían los dos:

-Conrris estás actuando muy mal, no te la crees ni tú mismo esa actitud de reproche hacia nosotros, mucho menos nosotros te vamos a creer.

-Pues mira Jorge. (Cambié mi actitud y tono que ciertamente eran falsos porque los apreciaba mucho a los dos) -Respecto a la pregunta de que si me quedo o me voy a México antes de que se haga la asociación cultural… pues… ya invertí el préstamo que conseguí en este café. Y… pues ya estoy enseñando al grupo del famoso MEP, teatro y montando obras con ellos y… pues, voy a ir a decirle a mi patrón Galindo que me quedo en mi tierra de crianza, pero… ustedes dos y Estelita tienen que seguir apoyándome, ¿o no?

Ambos se vieron entre sí, serios… se pusieron de pie y como respuesta a mi interrogación se despidieron dándome un fuerte abrazo cada uno y diciéndome cada quien por su lado:

Jorge:
-Conrris, pues ya está usted iniciado entre los “bueneros” y no debe fallar, ya sabe que cuenta conmigo… y mucha suerte. Te voy a traer a mis hombres ilustres de Zamora* para que los exhibas aquí en tu café y a ver si te traigo uno de mis bodegones que le hice a Marco Antonio Muñiz para que lo exhibas también antes de entregárselo.
____________________________
*Jorge se refería con “los hombres ilustres de Zamora” a: Pichacuas, Rafaelito, El loco, Pedro el barrendero, y otros personajes típicos callejeros de la Zamora de antaño que todos nosotros conocimos, y que él los había dibujado en Televicentro en México de unas fotografías que les tomó antes poniéndoles su sello muy personal y original en el dibujo a lápiz. Y si, me los llevó después y estuvieron en permanente exhibición en mi templo-antro-artístico del garabato pues eran chicos los cuadros pero… no sé quien se quedó finalmente con ellos.
________________________________


Rulfo:
-Pues Conrado, no dejes de visitarnos cuando vayas a México y… te dejo este regalo. Sacó de su saco un libro chico que era una de las ediciones de “Muerte sin fin” de José Gorostiza que había prometido darme… y así de parcos ambos, yo les contesté más menos, según me llegan las frases a mi memoria, pero sí recuerdo bien que yo estaba muy apachurrado; visceral pues:

Conrado:
-Gracias queridos amigos míos… Gracias Jorge… igual le das las gracias a Estelita, por haberme recomendado con el señor Galindo, gracias Juanito por tus consejos, y…, pues… perdonen el jalón de ombligo que me dieron mis paisanos, sobre todo Carlos Méndez que fue el que me convenció. Espero como dicen; contar siempre con ustedes, como lo han hecho hasta la fecha... y... yo no les fallaré de ser uno del club de los “bueneros”, y esto se lo dicen también a Estelita.

La verdad Arcadio, creo que a los espíritus de mis queridos amigos y al espíritu de mi querida Estelita, así como no les fallé cuando aun vivían, no les he fallado… hasta el momento que llevo de vida… (Y a nuestro amigo recién fallecido Carlos Méndez, tampoco le fallé, aunque me dolió salirme del medio profesional de México para cumplirle la petición que me hizo de quedarme en Zamora para enseñarles a hacer teatro).

En la cuarta entrega pasada le externé un soliloquio a Estelita en donde me quejaba de lo duro que es mantener eso de: ser “buenero”, ¿recuerdas?, es la acepción que tenía Jorge al decir tal palabra de “buenero”; ser honrado con la vocación, y para quienes ésta vocación nos hace servir, aunque nos esté llevando el diablo, por… por lo que sea: por desamores, por amores, por indiferencias o maltratos, por precariedades varias…, por la falta de economía…, falta de comprensión a nuestra forma de ser… o a no esperar nunca nada en reciprocidad a la entrega plena de nuestra labor, y seguir haciendo lo mejor posible nuestro trabajo hacia los demás… en fin; pura ética pues…, responsabilidad artística, ”manque’nos lleve gestas jigos de la tiznada”, dijeran mis paisas zinaparenses-tepalcateros.

Valga pues la anterior expresión pueblerina de mi gente, por los espíritus de mi querida amiga y guía Estelita, y mis entrañables amigos y guías también Jorge y Rulfo…, y pues… te invito ahora Arcadio, a que me acompañes a decir salud, a la memoria de nuestro amigo-hermano Carlos Méndez, que recién se nos fue Arcadio a otros lares desconocidos para nosotros aun. Posiblemente él, ya se haya encontrado con Estelita, o con Claudio Obregón, mi amigo teatrero quien murió siendo el mejor actor clásico de México en noviembre pasado del 2010, y a quien conoció también Carlos cuando se fue a la capirucha a estudiar cine en la UNAM y le comenté de Claudio y le dije que lo contactara, le di su teléfono y lo hizo.

Carlos conoció más a Estelita en el tiempo que estuvo en Zamora (que fueron dos o tres meses) y a Claudio cuando se fue de Zamora a estudiar al DF. A Jorge Hurtado y Juan Rulfo casi no los conoció Carlos, si acaso dos, tres o más ocasiones cruzaron palabras entre ellos. Seguramente que Carlos le está diciendo a Estelita o a Claudio (a quienes conoció y convivió mas con ellos), que por acá camino aun igual de terco ante la vida haciendo lo que aprendí en México, para las nuevas generaciones, siempre desde que él, Carlos, me sonsacó para eso y yo le hice caso en aquellos años de los 60s, y quizá les esté comentando, con algo de sorna, con su sonrisa a flor de labios:

“Aunque ahora camina con dificultad por el trágico accidente carretero que le amoló las…piernas, y la columna… pero las ganas de seguir en la mendiga farsa de la vida…, como él dice…, pues sigue enseñando teatro según platicamos al principio de año antes de venirme con usted y Claudio Estelita… Ya después de pasada le voy a saludar a sus otros amigos Rulfo y Jorge”.

Si pues... Si, si sigo bregando en el quehacer de la cultura y las artes, aquí, donde él, Carlos, me jaló y trabajamos juntos, y yo acepté quedarme, pero camino con la incertidumbre aun a cuestas de saber si he cumplido y estoy cumpliendo a Estelita como a Jorge y Rulfo, mis guías en las artes todas, con la ética…, con los “bueneros” pues, como lo fue Estelita y como lo fueron Jorge y Rulfo. Y con Carlos ya también porque, el aplicar en nuestra labor cotidiana, la ética… ética y… mas ética yo mismo se lo decía y le comentaba a Carlos en nuestra juventud, que la llevara a cabo también él porque era parte de las enseñanzas que yo había recibido en la capital del país y… vaya que si la aplicó donde quiera que andaba, hasta sus últimos días.

Acompáñame pues Arcadio a brindar por ella y ellos pues solo estamos a unos pasos del umbral desconocido por nosotros que ya traspasaron ellos y ella. Y valga la pena también decir… SALUD, pero con alegría y no tristes, porque ellos y ella, ya descansan en paz después de sufrir cada quien a su modo esta gran farsa que vive la humanidad en la gran carpa de la vida en estos nuestros lares conocidos. Porque finalmente debemos reconocer que en ésta vida, ella y ellos realizaron lo que fue su vocación artística, sin aspavientos dentro su quehacer personal, pero ninguno, ni Estelita siquiera por ser mujer, se escaparon de inmisericordes críticas de nuestros congéneres, por algún defecto personal que todo humano tenemos. Por tal, por ese descanso ya eterno que tienen, Arcadio, BRINDEMOS ALEGRES, en silencio tu y yo, por ellos y ella, y… sigamos caminando nosotros hasta nuestro final en esta carpa teatrera mundana, siguiendo su ejemplo, avante siempre hasta que nos toque la partida a esos planos cósmicos desconocidos aun, donde descansaremos en paz como ellos y ella. Pero aquí mientras nos llega el turno, sigamos cargando con la ética de nuestra vocación artística encima, carga esta que nos tocó llevar a cuestas en nuestra época, y más ahora, siguiendo el ejemplo de todas las personas dichas, amigos y amiga que se adelantaron dejándonos el ejemplo ético a seguir, a pesar de no ser perfectos nadie.

Yo en lo personal seguiré intentando la realización de mi proyecto educativo-artístico ahora con más ahínco en memoria de las cinco ilustres personas; Estelita, Rulfo, Jorge, Carlos y Claudio Obregón… y posiblemente…, solo posiblemente… poder realizar y dirigir este año la película que quería Estelita; “Tzetzangari”, por la que Carlos me preguntó en diciembre 2010, que cuando la haría pues, y si realmente había posibilidades de hacerla, me dijo antes de navidad del dicho 2010 que si la realizaba, quería estar conmigo y verme dirigir mi compromiso a la memoria de Estelita.

¡¡¡Que pinches ironías marca la vida!!! ¿No crees Arcadio?..., ya se fue nuestro paisano hermano-amigo Carlos… y tú monero-artista zamorano querido, empedernido…, vicioso del arte, igual que yo… teatrero terco aun, queriendo cumplir ambos, con la misión a la que nos debemos por vocación…, misma que mantendremos hasta el final para… para, las nuevas generaciones, tanto tu como yo y otros más que deambulan en la gran carpa farsica de la vida.

Pa’qué… dirían mis rancheros tepalcateros, pa’qué si ya…, eso de la ética… la de los “bueneros”…, les importa un cacahuate… pa’que carajos sirve pues Arcadio, cual nueva generación sigue lo que bien sabia y divulgaba José Carlos…, igual estás tú… igual estoy yo. Mejor digamos SALUD por ellos y ella, alegres, tranquilos, esperando nuestro turno pero trabajando aun en lo que fue y es nuestra vocación. ¡SALUD POR ELLOS Y ELLA ¡Que en paz descansen los cuatro junto con Estelita! Seguro estoy Arcadio, que desde la dimensión donde se encuentren, nos lanzarán a ti y a mí y…, a otras personas que fueron también amigas y amigos de ellos y ella, su hálito agradable, desde el plano cósmico que se encuentren.

RETOMO EL ENCUENTRO CON RULFO Y JORGE, EN ZAMORA.
Antes de abandonar el garabato Jorge se detuvo y me preguntó: -Conrris, ¿quién es ese Carlos Méndez?, ¿de quién es hijo?

Yo le contesté: -Carlos es hijo de don Carlos Méndez Arceo el que tiene el negocio de Baños y Cocinas por la calle Amado Nervo a media cuadra de la plaza cerca de la calle Madero, Carlos es también amigo de tu hermano Gabriel. Jorge me replicó: -Pues no lo ubico Conrris, pero ya lo conoceré.

Con un pinche nudo que se me hizo en la garganta les dije al despedirme: -Jorge… y tu también Juanito… me saludan mucho a Estelita…, le dicen que… pronto voy a visitarla y… por supuesto… allá los paso a saludar también a ustedes. Que… que tengan buen viaje. (Solo esto atiné decirles a ambos, pues se me estaba atragantando la garganta al despedirse de nuevo ellos de mano conmigo).

EN LA MISMA LEVÍTICA ZAMORA, EN OTRA OCASIÓN...
Otra vez como relámpagos llegaron los dos; Rulfo y Jorge al garabato como a las siete de la mañana, yo apenas me estaba desamorrodando lavando mi rostro en el pequeño bañito del garabato de la desvelada de la bohemia de la noche anterior, cuando escuché la clave de nuestros toquidos (la clave eran, seis toquidos fuertes con una moneda o piedra, para que no fueran cinco que era una mentada de madre como lo hacíamos en Jacona en la taberna del Gordo Romero). Así era la clave, timbrar seis veces en el departamento de “los bueneros” en México DF., donde se juntaban y me invitaban y me iniciaron y…, me despidieron cuando me vine a Zamora definitivamente.

Abrí pues la pequeña puerta de la cortina al escuchar los seis toquidos fuertes de la calle y apareció Rulfo. Nos dimos un abrazo, pasó al interior, y después de saludarnos y darnos el abrazo me dijo que Jorge había ido a la casa de sus papás en un carro de sitio que tomó en la plaza y que él había continuado caminando por el portal hasta llegar a mi café. Traía su cámara colgando al hombro. Juanito me dijo que Jorge se integraría en 15 minutos a mas tardar con nosotros en el garabato para saludarme tomarse un cafecito platicar y continuar su viaje ambos a Guadalajara. Prendí la cafetera y Juanito me dijo:

-Para que la prendes Conrado, apágala, ni Jorge y yo vamos a tomar de esa máquina mejor nos das unos cafés de olla hecho en la estufa como los hemos tomado siempre, tipo ranchero, pues tu café es “buenero” como dice nuestro amigo Jorge. (Continuó hablando Rulfo): -Salimos de México hasta la Piedrita (La Piedad) antier por la noche y llegamos en la madrugada de ayer. Allí nos quedamos todo el día, comimos algo, conocimos el pueblo que huele a estiércol, pero la cantera de la iglesia y sus figuras escultóricas están bien, tomé algunas fotos. Dormimos en un Hotel cerca de la plaza que también me agradó, y muy temprano tomamos el camión a Zamora para saludarte y para que Jorge viera a sus padres. Hoy vamos para Guadalajara y a Tlaquepaque por si quieres acompañarnos Conrado.

Vacié café recién molido para tres tazas en una pequeña palangana. Juanito se metió tras la barra, llenó una pequeña jarra de barro con agua la puso en la estufa, la encendió y la cubrió con un pequeño plato también de barro, mientras me preguntaba que si tenía mezcal “pechuga de ángel” porque él quería un tanguarniz antes del café, para quitarse el frio. Le contesté que sí, y se sentó en el equipal del rincón donde se quedaba Paco Medina dormido después de tocar y cantar mientras subí a mi cuarto y bajé con una damajuanita de litro y medio que contenía la mitad de puro “pechuga de ángel”.

Rulfo sabia de la existencia de Paco y me preguntó por él, aunque no lo conocía personalmente pues supo de Paco por mis comentarios que les hacía yo a él y a Jorge de todo lo que acontecía en el garabato y el teatro que estaba haciendo yo. En esa ocasión Juanito traía una chamarra nuevecita muy padre tipo cazadora con cinturón, muy bonita en color beige y aparte traía un suéter bajo la cazadora.

Juanito se sirvió de la damajuana un carricito (medida del caballito chico de cristal de 1 onza, pero de auténtico carrizo de Tangamandapio que mandé hacer para los parroquianos del buen beber), y me empezó a comentar de un guión literario que estaba haciendo para un productor de cine, cuando se escucharon los seis toquidos de la clave. Yo estaba echándole el café al agua hirviendo de la olla que puso Rulfo en la estufa y le apagué para que reposara, cuando fue él a abrirle a Jorge.

Después de un abrazo con Jorge nos sentamos los tres a dialogar en el rincón del equipal, de todos los temas. Jorge no tomó “pechuga de ángel” solo su café igual que yo, él siempre fue de carrera larga y era muy responsable en cuanto su trabajo en Televicentro, o lo que hacía personalmente, pero cuando agarraba el tanguarniz no lo soltaba por tres días mínimo.
____________________________
Abro aquí este paréntesis para hacerte un comentario, que fue y es aun para mi importante, y quizá lo sea para las nuevas generaciones que se inclinen por las artes. El comentario Arcadio es que después de mi determinación comunicada a Rulfo y a Jorge la vez primera que estuvieron conmigo en Zamora y les dije lo de quedarme en la ciudad de crianza, a enseñarles a los cabroncitos, como les decía Alfonso el cura “progresista” a los muchachos del famoso MEP; Movimiento Estudiantil Profesional, lo que aprendí de teatro en México, pues definitivamente Jorge, Rulfo y Estelita me orientaron y tuvieron mucho que ver en lo que estaba yo haciendo o dejaba de hacer, en términos ÉTICOS, en mi desempeño teatral-docente en Zamora y alrededores, concretamente en las varias poblaciones de la ciénaga donde daba clases. “… Siempre hay que hacerlo bien hecho, como “los bueneros”, me lo repetían y decían constantemente cada que nos veíamos Jorge y Rulfo, al igual que el pintor Julio Vidrio de Guadalajara, y mi muy apreciada, respetada y querida Estelita Inda. Solo a Julio Vidrio me lo presentó Jorge en Guadalajara en el canal 4 de Televicentro un vez que llegó Julio por él. Con Julio† quien fue un pintor extraordinario cultivé una excelente amistad también. Así pues, en mi haber, contaba con la amistad de personas con mente artística muy creativa, y con alto nivel ético. Algunas de las dichas personas, como Estelita Inda y Juanito Rulfo, con un reconocimiento a nivel internacional y pues todas las características de ellas y ellos, me obligaban a comportarme dentro de las artes definitivamente como me aconsejaban: ÉTICAMENTE, en lo concerniente a las expresiones del arte cualquiera que este fuera… “En cuanto a lo demás, tú sabrás”, me decían todas esas amistades creativas en alto rango. Espero estar cumpliendo, Arcadio, al menos medianamente esas enseñanzas de mis amistades referidas, y de otras como mi maestro Seki Sano, quien siempre me decía dos palabras conjuntas en sus clases: “Siempre hay que tener la ética-estética presente, no se le olvide personita”, y al final de mis estudios con él me las volvió a repetir pero con mayor énfasis. Eso mismo Arcadio, es lo que ahora aconsejo a las nuevas sangres que nos vienen pisando los talones en el área de las artes, cualquiera que esta sea, deben tener; ÉTICA…, ÉTICA… Y MÁS ÉTICA, EN EL QUEHACER ARTÍSTICO, SEA LA QUE FUERE DE LAS EXPRESIONES ARTÍSTICAS. Lo demás, pues allá cada quien su cuento, sea lo que sea, pues las artes son unas, y el comportamiento de quienes las ejecutan es otro rollo… Baste un ejemplo de ello en la persona de mi entrañable amigo y guía muy respetado de mi parte, el señorón a quien todo mundo respetaba por su genialidad artística y no por sus guarapetas, hasta el mismo dueño del antaño Televicentro, Emilio Azcárraga Vidaurreta quien le puso precisamente el mote de “güero genio” a Jorge Hurtado Castellanos, señorón al que me refiero, que fue siempre un hombre muy creativo, pero a la vez muy sencillo igual que Juanito Rulfo, al menos para mí y pues cada uno hacia y tenía una vida muy personal independientemente de sus creaciones y trabajo dentro del arte. “Nunca hay que mezclar Conrado la creación artística original nuestra, con la vida intima personal cotidiana que llevamos y que es parte también de nuestra condición humana. Si bien en ocasiones está presente y se refleja en lo que creamos como arte, a partir de nuestros sentimientos, mente, espíritu e imaginación, siempre estamos obligadas como personas artistas a ser, éticas, y dejar de lado nuestra vida personal, aunque nos duela o no estemos felices en nuestra personal vida, tratando de no contaminar la creación original del arte, con nuestras cuitas o desordenes personales” Esta sentencia o conseja, o como tú quieras llamarle Arcadio, me la escribió Estelita Inda, en una servilleta de papel un día que tomábamos café. Dicha servilleta la conservo ya casi ilegible por allí en una de mis cajas, lo bueno fue que pasé a una de mis libretas su contenido desde aquellos ayeres de la cual he transcrito lo ya expresado. Me la dio uno de los tantos días que iba de Zamora a México a visitarla a su casa y nos salíamos a tomar un café al teatro insurgentes donde le gustaba tomarlo. En la época que me dio la servilleta con tal contenido Estelita pasaba según me confiaba en esos días, por una etapa de su vida en el aspecto sentimental muy difícil de mantener y a pesar de ello salió avante. Jorge era igual, muy exigente consigo mismo en cada ejecución o área de su trabajo artístico, ya fuera la pintura, caricatura, el retal, la escultura, la escenografía, o en sus títeres y marionetas que hacia…, pero a pesar de todo, en la Zamora de sus padres adorada mucho por Jorge, lo criticaron hasta el cansancio las buenas conciencias zamoranas por sus guarapetas del tanguarniz que ingería por días de vez en vez, y por haberse separado de la mujer con quien había contraído nupcias y procreado varias hijas e hijos, siendo sus días de trabajo, artístico-creativo, muchísisimos más días del año que sus guarapetas, o sus amantes, dos a tres, a quienes respetó mucho, y con quien alguna de ellas tuvo hijas e hijos mismas y mismos que respetó y amó al igual que a los de su esposa, me consta por las y los que conocí… Pero, así es la vida en esta gran carpa circense y mundana. Jorge ciertamente que fue muy ético en el plano artístico, y como varón siempre también lo fue, -aunque nadie somos perfectos, no lo fue él tampoco- pero sus compañeras de vida, madres de sus hijas e hijos de él, deben estar orgullosas y orgullosos del varón que tuvieron como compañero, o como padre. Cierro este largo paréntesis).
________________________________

REGRESO NUEVAMENTE CON RULFO Y JORGE AL GARABATO.
Le preguntaba yo a Georgiano que noticias buenas había en México, cuando de repente, Rulfo se levantó del equipal subió unos escalones típicos (medios troncos que conducían a la parte superior donde yo dormía y tenía cuatro mesitas para los “manitas sudadas”; las parejas novieras pues), se acomodó a buena distancia a media parte de los escalones y le tomó en dicha ocasión, una foto al mural de una indígena P’urhépecha pintada al óleo con un canasto al hombro con nopales, que realizó Toño Servin a lo alto y ancho de toda la pared detrás de la barra, para que la vieran todos los parroquianos, mientras seguíamos cotorreando Jorge y yo. Juanito después de tomar dos fotos al mural se sentó de nuevo y se bebió su “pechuga de ángel” de un jalón y se lo bajó con un trago de café mientras me externaban ambos los saludos enviados para mí de Estelita Inda y de Tulio; (Antulio, pintor y decorador escénico muy amigo de Estelita, de Jorge y de Rulfo), y también amigo mío desde que lo conocí en México en el club de los “bueneros”. De repente Jorge le pregunto a Rulfo: -Juanito, ¿quieres conocer antes de irnos el mercado de Zamorita la bella? Rulfo le contestó que sí, y pues yo los invité a almorzar al mercado Morelos en el centro de Zamora.

Después de dialogar de todo, y en particular de las actividades artísticas que se desarrollaban en la capirucha o en Televicentro, tomando nuestros cafés durante más de media hora, más menos, nos fuimos a almorzar al mercado Morelos a un costado de la catedral cerca de la plaza, porque Rulfo quería conocer el mercado sobre todo su fachada que tanto le había presumido y platicado Jorge, y pues Juanito quería tomar algunas fotos. Después de que almorzamos le pregunté a Juanito que si iba a tomar las fotos de la fachada y me contestó que no estaba propicia la luz del sol que daba a la fachada como a él le gustaba , que mejor en otra pasada por aquí las tomaría (él quería tomar la fachada para regalarle la, o las fotos a Jorge). Los acompañé caminando al Hotel México a media cuadra de la plaza donde se paraban los autobuses “Tres Estrellas de Oro”. Abordaron el autobús rumbo a Guadalajara, esperé que se fueran y regresé al garabato.

Me decían Jorge y Juanito que Tulio quería conocer el pueblo de Zamora del que tanto hablaba Jorge en México y si, en otra ocasión que pasó a Guadalajara Georgiano, sin Rulfo, llegó acompañado de Antulio quien estuvo en el garabato y le encantó el lugar y me dijo: -es toda una escenografía tu café Conrado, me encanta para un programa en vivo para la televisión-. Tulio le ayudaba a veces a Jorge Hurtado a hacer los decorados en el bastidor que tenia Jorge para que los realizaran los huevolines, cuando él, Jorge, tenía mucho trabajo, aparte Tulio hacia decorados escénicos con Jorge en varios lugares y hasta carros alegóricos para Acapulco.

En tal ocasión que fue a Zamora Tulio con Jorge de paso a Guadalajara, me mandó Juanito Rulfo con él ese día, una de las fotos en tamaño postal que tomó de la P’urhépecha que pintó Servin (que por cierto me ha dado un coraje no encontrarla para subirla al blog, pues la dejé dentro de una de las tantas cajas entre folders, libros y fotos que guardo y… no la he encontrado, así como algunas obras de teatro sobre los emigrados del cura Franco que me dio para montarlas en escena. ¡¡Que rabia!!)

DE NUEVO EN MÉXICO D.F.
Resulta que cuando me presentó José Carlos Méndez al famoso cura “progresista” Alfonso en Zamora y antes de iniciar el montaje teatral “Proceso a Jesús” que quería Carlos, regresé a México para finiquitar mis pendientes tales como; el comentarle al señor Galindo, con quien había firmado un contrato para ser su asistente en dirección teatral y cinematográfica por un año, me diera un permiso de dos meses para hacer el montaje teatral que quería Carlos en mi tierra, cosa que después de explicarle todo detalladamente, incluyendo lo del jalón de ombligo incluso, aceptó y me comentó que la producción de la comedia teatral que tenía en ciernes la aplazaba (no por mí), sino por la contratación del elenco precisamente que le estaba causando problemas en definiciones de personajes e iba a ocuparse de ello seguramente dos o tres meses más, entre otros pendientes de distribución de alguna de sus películas, me comentó y dijo, que me tomara esos dos meses que le pedía, y solo me preguntó: -¿Dónde queda esa tu Zamora Conrado? Yo le contesté creyendo que me hacia esa pregunta porque me ocuparía en algo: -Si me necesita dígame señor, yo no tengo compromiso pagado con mis paisanos y me debo profesionalmente a usted que me dio trabajo como su asistente (él tenía a dos más contratados, una mujer muy bonita por cierto, y otro cuate muy ducho en montajes escenográficos y, aparte de dichos asistentes, pues yo).

El señor Galindo me contestó: -No… no, ve y dirígeles la obra que comentas, ya después trabajaremos mi comedia solo te preguntaba porque no la ubico en el país a esa Zamora. Pero no importa vete, solo déjame un teléfono para en caso necesario, llamarte, pero ve con confianza a dirigir esa obra y te deseo éxito tu sabes hacer las cosas en teatro. Y dile a mi secretaria si necesitas dinero que te pague otros dos meses.

Ahora yo entiendo a estas alturas de mi vida y a través de mi experiencia en mi área artística de poco más de 40 años ya, lo que me decía el señor Galindo en aquellos ayeres de que, le dijera a su secretaria si necesitaba yo dinero me diera otros dos meses de paga. Y es que yo le salía más barato al señor Galindo por mes y contratarme por todo un año aunque le hiciera solo cuatro producciones en dicho año (no porque fuese yo un genio sino tan solo por sentido común de patrón a empleado), de contratarme en cada producción porque en aquel entonces después de mi primera experiencia como director en su documental que hizo en Veracruz, ahora bien que me doy cuenta que por mas inexperto que hubiese sido y que fue lo contrario para él que quedó complacido con mi trabajo, la paga por el trabajo desempeñado en aquellos años hubiera sido, como guionista y director, mínimo de 400 dólares, mas menos según el tabulador de los sesentas del siglo pasado a nivel profesional, que en aquellos años era la conversión de 12 pesos por 1 dólar o sea 4,800., pesos mexicanos por dicho trabajo pero… yo era un reverendo desconocido, y me convino firmar un contrato por 14, 568 pesos al año cosa que no cumplí por quedarme en mi Zamora de los Godos, pero saliendo bien con el señor Galindo.

Así las cosas, el señor Galindo me aconsejó el día que fui a México ex profeso a decirle que me quedaba definitivamente a enseñarle a mi gente provinciana lo que bien aprendí de mi vocación en México, y me dijo que no tenia porque abandonar el DF, para ir a Zamora a montar teatro con mis paisanos, que cuantas veces quisiera hacerlo le dijera y que por él no habría inconveniente, pero que me aconsejaba que no cometiera el grave error de abandonar la capital del país definitivamente donde tenía yo mi porvenir como director teatral y cinematográfico y que con su firma llegaría yo lejos como director ganando buenos centavos me dijo.

No creas Arcadio, tales palabras del productor y director de la dinastía de los Galindo si me dolían (al igual que las de Rulfo, Jorge y Estelita)…, me taladraban el oído…, y pues para ello estudié lo que me gustaba y tenían razón las cuatro personas; Estelita, Jorge, Rulfo y el señor Galindo al decirme su consejo.

Fue pues una determinación propia (aunque me dolió), quedarme en mi tierra de crianza de Zamora con José Carlos Méndez. Determinación esta que no me dejó, ni me deja a la fecha, debo decirlo, ningún ápice de amargura o descontento, pues más temprano que tarde, entendí que mi labor era otra: la docencia, la enseñanza a través del hecho mismo, a través de la acción física con la teoría aplicada ahí mismo…, en la acción. Y sigo haciendo aun eso (aunque con limitaciones físicas ya), pero estoy contento con tal labor desempeñada ya por años. Aparte de lo dicho al respecto, estaré agradecido con José Carlos porque por nuestra amistad de siempre acepté su terquedad de quedarme en Zamora a enseñarles teatro, independientemente del respeto mutuo que nos teníamos uno al otro en cuestiones ideológicas; sociales, religiosas y políticas desde nuestra temprana juventud y que nunca estorbaron en nuestra amistad. Y con el señor Galindo† por su confianza, aliento y consejos en el ramo profesional del cine y el teatro, y el haberme dado la oportunidad y el empujón al medio profesional dentro de mi vocación en la capirucha. Aunque él, fácil, haya cobrado al gobierno federal por su documental de 27 minutos que le realicé en Jalapa Veracruz, mínimo 3 a 4 mil dólares (de acuerdo a los años mencionados; primer lustro de los 60s), de’ay pa’rriba, dijeran mis apreciados paisas rancheros tepalcateros.

Después de concluir mi entrevista con el señor Galindo, pasé a decirle a la administradora de los departamentos donde yo vivía, que dejaba el cuarto amueblado que le rentaba en la colonia Roma y que ya después regresaría a ocuparlo si estaba libre dentro de dos meses. Atendí así otros menesteres mas, para poder regresar a Zamora habiendo arreglado todo.

Una vez arreglados mis asuntos primarios ese día, fui a despedirme de la Mercedes por la noche al lugar donde trabajaba, ella fue una dama que intimó y convivió conmigo desde hacía casi dos años y medio. Pasé la noche con ella en su departamento, quedando de vernos a mi regreso a Zamora de vez en cuando en la capirucha posteriormente. Por la mañana al día siguiente, después de despedirme de Mercedes, fui a Televicentro al cubículo de Jorge para decirle la noticia y fue cuando me dijo algo que ya expresé líneas atrás, pero lo expreso de nuevo palabras más menos: -Pues habrá que despedirlo mi Conrris como debe ser entre los “bueneros”, para que no se arrepienta de esa determinación. Y continuó diciéndome: -Conrris, usted no se va a ir así nomas tiene que esperarse hasta mañana para hacerle su despedida mañana por la noche con sus amigos. Me habló de Gabriel su hermano, de él mismo, de Estelita, de Rulfo, de Tulio su amigo y colega de oficio, del “yuca” y otra persona que yo no conocía, me dijo que era sorpresa, y de Rabal no Rambal que ya hablé de él; de Enrique el actor y su pariente que me presentó Gabriel que fue Luis López Somoza ya referido en la anterior parte (4), amigo de los Hurtado Castellanos. Le contesté a Jorge que estaba bien que aprovecharía para despedirme también de Rulfo, el “yuca”, Rabal y de Gabriel su hermano.

Total, que le hablé a la Mercedes de nuevo, a la bailaora buena para palmear el flamenco, la dama pues con la cual convivía y me entregaba plenamente a su libido al igual que ella lo hacía conmigo. Y… como ya me había despedido de ella por la mañana ese día…, le dio mucho gusto que me quedara otra vez con ella y aceptó de inmediato que nos viéramos después de su trabajo, por la noche para pasarla de nuevo juntos.

Haaa… cuanta exquisitez de nuestro concubinato con la Mercedes, la españolita bailaora y buena para palmear al cante jondo y el gitaneo…, si pues. Decía a mi oído quedamente en susurro cuando intimábamos, que amaba mucho a este mancebo. Debo decirte Arcadio honestamente… que ella era feliz y yo también en dicho concubinato de aquellos ayeres, aunque ella mayor que yo, la diferencia en edades frisaba a casi los cuatro años, yo contaba con escasos 22 años cumplidos y ella por cumplir los veintiséis cuando nos despedimos aquella noche. La conocí cuando yo tenía recién cumplidos los 19 añejos, en el lugar donde ella trabajaba “Gitanerías”, pero…, no fue bien correspondida de mi parte en eso del concepto del amor que decía tenerme, aunque si me despertaba, como buena gitana que era y precisamente con sus desplantes de mujer-gitana muy femenina, aunadas todas estas virtudes a sus caricias íntimas que despertaban en mi una entraña pasional cuasi salvaje. Amén de enseñarme ella todas las prácticas sexuales del placer intimo que en aquellos mis ayeres y por causa de mi encerramiento en seminarios católicos con perfil para ser cura, yo desconocía en aquella mi edad. Era la Mercedes muy bella, si pues, trigueña con tez apiñonada, coqueta, muy agitanada pues, ojos negros como su cabello y, tenía un cuerpo… firme, fresco, con suave piel y con olor…, a mujer…, a ella pues… limpio, hermoso… instruido para lo que era; artista bailaora con cuerpo bien formado y bien plantao pues… que este pelafustán no le correspondió a su entrega plena de amor aparte de la libido. Si pues, ella quería que nos casáramos y que tuviésemos varios críos… me decía a mi oído… y yo siempre le decía que nunca me casaría… Si pues, tiempos añejos… ya idos pues.

EL ESPACIO DE “LOS BUENEROS” EN EL DF.
El espacio donde se reunían los integrantes del singular círculo de “los bueneros” era un pequeño departamento de un edificio ubicado casi en la azotea del mismo. Tenía una estancia amplia, un cuarto con closet también amplio, un baño y un patiecillo o pequeña azotea que contaba con una vista agradable hacia el exterior que estaba tapada con un toldo de lámina decorado por Jorge con una variedad de marionetas de su autoría, trabajadas con sus manos de artista, muy disímbolas entre sí y que pendían del toldo y hacían juego con las sillas típicas de varios colores al pastel que hacen en Zitácuaro Michoacán con sus asientos tejidos con palma muy rústicos y a mano.

En la entrada al departamento, que era por la sala-comedor directamente, se veían de inmediato dos mesas con cuatro sillas cada una, también hechas en Zitácuaro con sus típicos colores al pastel que las hacen lucir más. Un juego de mesa y sillas era color verde, y el otro juego color azul. Resaltaba también a la vista un esquinero en uno de los ángulos de la estancia de la sala, que llegaba casi hasta el techo. Dicho esquinero es un mueble rústico de Capacuaro pueblo michoacano donde fabrican muebles de todo tipo; torneados, tallados a mano, o simples. Tal lugar con población indígena P’urhépecha, tú lo sabes Arcadio, está localizado antes de llegar a Uruapan.

Era de suponerse que el espacio que se le da por llamarle “sala”, en este típico departamento, lo conformaban cuatro equipales de la tierra caliente michoacana y varias sillas más típicas de nuestro estado michoacano, elaboradas en Opopeo, allá por el rumbo de Santa Clara del cobre en donde hacen los casos para las sabrosas carnitas. Aparte, en la sala-comedor existía una pequeña cocineta pegada al muro con su tarja y unas parrillas de gas y a lado un refrigerador a lo largo de dicho conjunto que estaba empotrado como todo departamento defeño, al fondo de la estancia.

En sus muros, colgaban pinturas de dos pintores; algunos desnudos de Julio Vidrio el de Guadalajara. Unos bodegones, un desnudo y su famoso anticristo barroco de Jorge Hurtado. Así como varias fotografías campiranas de tamaño mediano quizá 11 por 14 pulgadas y enmarcadas con vidrio…, eran fotos de la autoría de Rulfo muy muy “bueneras”. Se las regaló a Jorge para decorar el departamento.

En el cuarto o recamara, estaban trastos de escenografía, trabajos escultóricos sin terminar, algunos moldes y pinturas a medio terminar de Jorge así como algunas caricaturas del mismo. Pegado en uno de los muros se encontraba un escritorio con varias cosas encima entre estas, unas botellas de licor y varias cajas de cartón sobre el mismo escritorio. El cuarto tenía una amplia ventana al igual que la estancia de la entrada. No tenían cortinas ninguna ventana.

Dicho departamento lo rentaban entre: Gabriel, Jorge, Tulio y no recuerdo quien más, según me decía Georgiano. Jorge era el encargado de mantenerlo limpio y con todo lo necesario cuando había convivencia. Para ello se valía de uno de sus huevolines (ayudante en escenografías). Estaba ubicado poco antes del mercado Sonora relativamente cerca de Chapultepec 18, la entrada principal de Televicentro. Era solo para convivencias y trabajos manuales, nadie vivía allí.

Juanito Rulfo trabajaba también en Televicentro no sé si de tiempo completo, yo nunca lo vi en algún departamento, seguramente era asesor de algo solamente, no lo sé. Decía él que compartía su tiempo con varios patrones; Televicentro, el gobierno federal y su familia. Nunca supe en que instancia del gobierno trabajó, creo que era la SEP o el Instituto Nacional Indigenista. Iba mucho al departamento de los “bueneros” cuando tenía tiempo o regresaba de sus andanzas en el país.

Me acuerdo que a Rulfo y a Jorge les gustaba mucho sentarse en las sillas de palma de Zitácuaro que se encontraban en la pequeña terracita ya descrita que estaba cubierta con lámina y decorada con algunas marionetas de Jorge, y mientras Rulfo tomaba fotos panorámicas del exterior y Jorge esculpía o pintaba alguna figura humana, o trazaba y pintaba un bodegón, yo les hacía preguntas a los dos, de todo, mientras me iba a mis clases con Seki Sano...

Fue precisamente allí, en la pequeña terraza del espacio de los “bueneros”, que en cierta ocasión que estábamos los tres, como siempre Juanito tomando fotos de nubes y raras composiciones del paisaje citadino lleno de edificios, y Jorge pintando un bodegón, y yo en tal ocasión, releyendo “El llano en llamas” mientras ellos hacían lo suyo. Yo estaba releyendo uno de los cuentos de Rulfo, porque íbamos a dramatizar a las cinco de la tarde de ese día mis compañeros alumnos y yo un texto cualquiera con Seki Sano, que nos había dejado de tarea con la libertad de seleccionar nosotros cualquier texto para dramatizarlo ese día. Por parte de mis compañeros no sabía yo que llevarían para tal tarea, por mi parte seleccioné uno de los cuentos de Rulfo para dicha tarea de Seki, y fue que aproveché la ocasión para preguntarle a Juanito, el autor de los mismos, sobre el que estaba en ese momento releyendo, mismo que me había dejado muy impresionado cuando lo leí por primera vez. (Te diré Arcadio la verdad. No podía creer yo que aquel hombre, apacible amigo mío, que estaba tomando fotos…, citadino, ya de muchos años atrás, con renombre internacional, que vestía bien, casi siempre con saco y corbata, hubiera hecho el cuento de La cuesta de las comadres, de la Crónica de los difuntos Torricos… y pues en dicha ocasión que le hago la pregunta casi de sopetón mientras veía él a través de la cámara, algo que estaba fotografiando):

-Juanito, perdona que te interrumpa pero… quiero preguntarte algo sobre uno de tus cuentos de El llano en llamas, ¿puedo?

-Adelante. (Me contestó sin separar su ojo del visor de la cámara) -Dime Conrado.

Yo ya tenía abierto el libro en la página del cuento que ya estaba releyendo así como los dedos en los párrafos sobre los que le iba a hacer mi pregunta:

-¿Qué sentiste Juanito cuando escribías esto?:

Empecé a leer:
“Pero al quitarse él de enfrente, la luz de la luna hizo brillar la aguja de arria, que yo había clavado en el costal. Y no sé por qué, pero de pronto comencé a tener una fe muy grande en aquella aguja. Por eso, al pasar Remigio Torrico por mi lado, desensarté la aguja y sin esperar otra cosa se la hundí a él cerquita del ombligo. Se la hundí hasta donde le cupo. Y allí se la dejé.”

-Y más adelante dice tu personaje… (Le dije a Juanito levantando mi mirada hacia él, y… en la pausa que hice, en ese preciso momento él tenía su mirada bien clavada sobre mí. Yo le había interpretado lo del párrafo anterior, muy lento y platicadito, como explicando el detalle del acontecer con tono reflexivo y profundo, para mí mismo pues, espaciado y matizándolo cadenciosamente como lo tenía ensayado durante una semana para presentarlo esa tarde en la clase de Seki Sano, y pues… el mirar profundo y serio que tenia Rulfo hacia mi rostro, me cohibió y… pues creí que estaba interpretando mal su personaje creado en la Crónica de los difuntos Torricos, y…, continué mejor leyendo, no recuerdo si con el mismo matiz que le había dado anteriormente pero, seguí leyendo su cuento):

“Hacía mucho tiempo que no me tocaba ver una mirada así de triste y me entró lástima. Por eso aproveché para sacarle la aguja de arria del ombligo y metérsela mas arribita, allí donde pensé que tendría el corazón. Y si allí lo tenía, porque nomas dio dos o tres respingos como un pollo descabezado y luego se quedó quieto”.

Después de una brevísima pausa y viéndonos ambos al terminar mi lectura, me dice Rulfo muy serio y reflexivo:

-¿Y cuál es tu pregunta Conrado? (Yo un tanto confuso y medio nervioso le contesté):

-Pues… ya te la dije al principio, ¿que qué sentiste cuando escribías lo que acabo de leer?, y además porque en una ocasión siendo yo un imberbe mozalbete adolecente… no sé, de unos 9 o 10 años, un peón de mi pueblo me enseñó a coser los costales de jarcia de mi padre con esas agujas de arrea… y me piqué un dedo que me sangró y me impresionó mucho.

Rulfo, sonriéndose, vio su reloj, se levantó de la silla, se acomodó la corbata que se había echado al hombro mientras tomaba fotos, se bajó las mangas de su camisa que había arremangado, las abotonó, se puso el saco que traía y…, viéndome sonriente como si yo fuera aun aquel imberbe Conrado presente en aquella pequeña terracita donde Jorge seguía con su labor, pintando su bodegón también con una sonrisa picara característica de su jocosidad, fue que me contestó Juanito muy sonriente y con calma:

-Conrado…, con tu lectura de la muerte de Remigio, me hiciste retomar imágenes de cuando escribí el texto. Tu interpretación verbal me conmovió, fue real…, viva, muy bien interpretada, me gustó, y si, me impresionaste al interpretarla pero… no sé decirte que sentí al escribirlo, realmente te confieso que no sé que sentí cuando lo describí en el papel. (Y como colofón a su contestación, me dijo muy sonriente) Solo te puedo contestar que yo solo lo maté en el papel... así que piénsale, porque lo estudias, te gusta mucho hacer guiones y quieres ser director de cine y teatro… te lo dejo como tarea, Conrado. (O sea, me dejó igual que Estelita Inda cuando me dijo que investigara que quería decir la palabra Incardinar que ya mencioné en la 4 parte anterior).

Debo confesarte, Arcadio, que me sentí una chinche, mal, muy mal, lo digo por lo que me contestó sonriéndose, tan serio que era él. Y pues sepa Dios que estaba en la mente de Juanito cuando me contestó lo dicho en el párrafo anterior. Solo te puedo comentar que en aquellos mis años post veinteañeros de mi inexperta juventud, no alcancé a percatarme que aquel Juan Rulfo; escritor ya reconocido en muchas partes del mundo en aquellos años, y que aunque fuese mi amigo en tal época, me dio al momento para mi futuro artístico, una gran lección porque, en primer lugar, no debí preguntarle qué sintió al parir equis o zeta personaje, porque cuando uno escribe, lo que sea; poesía narrativa, dramaturgia o guiones, LOS PERSONAJES QUE UNO DESCRIBE, ¡SE PAREN Y YA!..., gustan, o no gustan, así es y será siempre.

No alcancé pues yo en aquellos años a discernir bien lo que externó sobre mi pregunta (misma que anoté palabas mas menos cuando me lo dijo porque pensé que Seki Sano me iba a preguntar algo de lo que presentaría aquella tarde ante él y mis compañeros, y creí, TONTAMENTE, que sería útil comentar lo que dijo sobre mi interpretación dramatizada de uno de los personajes creados por el mismito Juan Rulfo, escritor reconocido ya en el extranjero y que era mi amigo, pero...

Ah tonto de mí… Utah, de verdad que zonzo fui…, pues lo que respondió Juanito a mi pregunta, fue hasta pasados los años y ya haciendo yo mis primeros pininos dramatúrgicos, que lo entendí… o sea, dando mis primeros pasos en el área literaria, y sobre todo cuando, escribiendo un guión de cine que titulé LA CONTRATA, por allá, casi por entrar la década de los 70s o ya entrada, que fue cuando realicé el guión mencionado en el que también había muertes dentro del texto, pues me inspiré en unas vivencias que tuve en el pueblo de Empalme y el desierto de altar allá en el estado de Sonora cuando me aventuré como bracero por USA, ya también algo de ello descrito en la parte anterior 4…, y que una vez que tuve el conocimiento de la composición dramática y guionísmo durante mis estudios en la capital del país, cobijé la vivencia literariamente haciendo dicho guion, y cuándo elaboraba las muertes de las vivencias tenidas en dichos lugares ya mencionados, surgió el preciso momento que entendí bien la respuesta de Juanito Rulfo.

Ahora que han pasado los años, y que he vivido experiencias con… con nuestras hermanas y hermanos en la mexicanidad que llevamos por nacencia, con los de abajo y los de arriba pues, con los olvidados y los dioses de arriba del mexicanismo pueril de los de cuello blanco, de los politiquillos y clérigos millonarios que están encumbrados soberbiamente en el poder… Ahora que está un tanto madurito este tu servidor, que ha escrito ya algo alusivo a los dos bandos referidos de los dichos grupos sociales, aunque sea poquito y sin calidad alguna, tanto en revistas, diarios y semanarios michoacanos, así como ser autor de una que otra dramaturgia y algunos guiones y mas textos por ahí, es que he comprendido la labor que desarrollan dentro de las artes, socialmente hablando, algunas mentes privilegiadas (que no es la mía por supuesto), sino como las iguales a Juanito Rulfo y la de él mismo por supuesto, es que confieso ante el mundo que la mente creativa de Juan Rulfo (refiriéndome a él por la anécdota anterior a su persona), fue una de las privilegiadas, pues siempre pensó en los de abajo y sigue siendo, para mí, el sencillo escritor que conocí, humano, congruente en su quehacer como servidor público y literario, ético pues, verdadero ejemplo de su vocación artística y… pues con Juanito tuve el privilegio de compartir muchos momentos, días, meses y años de mi juventud, como amigo y guía en las artes, aunque fuera mucho mayor que yo, presentado a mi persona por otro ínclito personaje de las artes que se llamó Jorge Hurtado Castellanos (otra mente privilegiada) fallecido en el anonimato de las artes que no de su familia, no igual que nuestro amigo Rulfo que ya había probado las mieles de la fama con sus dos obras, y pues…

Juanito, Jorge y Estelita fueron para mí, fuera de toda pompa habida y por haber en todos los círculos; políticos, artísticos, literarios, intelectuales o familiares, posteriores a su deceso, un ejemplo y piedra angular, éticamente hablando, del trabajo literario, de la plástica, y de la actuación y docencia que realizaban, sin aspaviento alguno, nunca mostraron arrogancia ninguna de las tres personas, ni siquiera Rulfo porque le fueran a publicar su obra en varios países, y no porque hayan sido mis amigos y amiga, digo que son ejemplo a seguir de las y los mexicanos interesados en el quehacer artístico cualquiera que éste sea, sino por su congruencia en su trabajo personal. Estas tres personas mencionadas estaban hermanados en lo más importante de su trabajo, como humanos, cada quien en su área o quehacer artístico, realizando siempre su quehacer con la conjunción de las palabras; ÉTICA-ESTÉTICA que me enseño mi maestro de teatro y cine Seki Sano pero que me que me legaron insistentemente las tres personas mencionadas; Juanito Rulfo, Jorge Hurtado y Estelita Inda.

LA DESPEDIDA
Los que iban a realizar la tal despedida de “los bueneros” a mi persona que me dijo Jorge, iban a ser; Rulfo, Gabriel y Jorge mismo encabezando el asunto. Además de ellos, Tulio, Rabal y “el yuca” de Televicentro amigos de Jorge y Gabriel. Con todos los mencionados y con Estelita, Tulio y “el yuca”, ya había yo estado en el departamento en algunas ocasiones que me invitaba Jorge y Estelita, pero esa noche, aparte de haber llegado yo con la Mercedes a quien invité y aceptó pues coincidía que ese día era su descanso, y habiéndole yo pedido anticipadamente la venia a Jorge para que ella estuviera conmigo, como nadie la conocía (salvo Jorge) ella estuvo a mi lado siempre. Pero estaba en el lugar, presente, otra artista que yo no conocía personalmente, y que me impactó, era la tal sorpresa de Jorge. Fue la extraordinaria actriz de teatro Ofelia Guillmein (quien era muy amiga de Jorge y de todos los presentes pero sobre todo de Jorge) y… pues yo me sentí chiveado como dicen mis rancheros, pues Jorge con Estelita al lado, me la presentaron, y la voz de la española me apantalló y mas al mirarme, o auscultarme como si fuera un intruso o bicho raro en aquel lugar y quisiera sacarme las tripas. La Mercedes nomas me apretaba el brazo en señal de que no me apachurrara yo (me quería mucho la Meche poes, me amaba ni duda cabe). La mirada de la Guillmein era profunda como su voz. Finalmente conversé con ella y me dijo lo mismo que me decía el “yuca” amigo de Jorge. En el curso de la plática, que no fue solo conmigo sino compartida con todas las personas presentes, me dijo entre otras cosas con aquella voz profunda, bien dosificada y cadenciosa, como a mí me gusta escuchar las voces teatreras:

-Conrado debes dedicarte también a actuar, tienes muy buena voz para ello… la manejas bien… ¡Adelante!, debes hacerlo. ¡Por qué vas a desperdiciarla en la provincia, en tu Zamora esa, que tanto habla de ella nuestro amigo el güerito genio! (se refería a Jorge). Además tienes una fuerte presencia para el escenario y las cámaras. Ya me comentó Jorge que te interesas solo por la dirección en teatro y cine pero… tienes mucha presencia y voz buena para hacer todo… dirigir y actuar.

Ahora, en este momento de mi transitar aun en esta carpa teatrera de la vida, tengo una afonía que poco a poco me está fastidiando el habla, según eso por el accidente carretero que tuve. No sé que es la tal afonía, pero eso me dicen los doctores en cuanto a que no he perdido la voz plenamente, pero sí la soltura del habla a la que estaba acostumbrado como docente en mi quehacer dentro de las artes, o sea el fraseo, matización y manejo cadencioso, musical pues, enfatizando donde debe ser de acuerdo a lo que se expresa, como yo les enseñaba a mis alumnas y alumnos que querían ser actrices o actores. Les enseñé la expresión oral a alumnas y alumnos que tuve, gracias a las enseñanzas personalizadas, que le pagábamos al francés radicado en México André Moreau, allá por los cincuentas y principios de los sesentas en el DF, los tres compañeros, las dos compañeras y yo. Personas estas; ñeras y ñeros, ya mencionadas en la anterior entrega o parte 4. Digo esto Arcadio, lo de mi afonía, por mi voz que dijo la Guillmein que la manejaba bien, después de escucharme durante la breve charla que sostuvimos con la mencionada actriz española que conocí esa noche de la famosa despedida, y que fue porque me escuchó hablar bien, con propiedad, aunque sea en un reunión, pero como debe ser en nuestra profesión del teatro.

Sirva lo último expuesto en negrillas del párrafo anterior, como señalamiento formativo para las nuevas generaciones que andan queriendo ser actrices y actores solo gritando las palabras, como sí con ello fueran a enfatizar debidamente una buena expresión oral. André, nos ponía a leer varios relatos y sonetos de Williams Shakespeare, parlamentos de Moliere y textos clásicos griegos, cosa que no era… ni es fácil, pero la insistencia de querer ser, por mi parte, director de teatro, pues tenía que conocer la problemática del intérprete mujer o varón sobre las tablas, y las ñeras y ñeros, en la actuación pues eso querían ser, y… el gusto-vocación por este arte, nos hacía, a ellas, a ellos y a mí, a ser adictos, dependientes lectores asiduos de la dificultad de expresión de los textos que nos indicaba André Moreau, que eran y son…, para mí los de Williams Shakespeare, el padre de la dramática universal del florecimiento europeo, y los griegos que son los padres de todos, de Williams y del resto del mundo, con absoluto respeto a todas y todos y a cada quien de las y los dramaturgos del mundo.

Volviendo a la señora Guillmein… La verdad me dejó…, soreque. Te juro Arcadio que aquella mujer, no por ser bella externamente, sino por ser hermosa y bella su voz con tan profunda fuerza expresiva y bien plantada pues, que me cohibió y deleitó todito a la vez…, que casi me creí lo que me dijo… Pero no…, el joven Conrado de aquellos ayeres supo, debidamente, salir del trance y muy seguro le dijo durante la charla compartida palabras mas menos que recuerdo bien:

-Señora, le agradezco su comentario sobre mi voz y mi presencia pero quiero dedicarme a la dirección teatral y cinematográfica nada mas, aunque apenas inicio, pero sé que el tiempo y la práctica me confirmarán y asentarán mi vocación.

Estelita Inda cuando me escuchó decir lo anterior, me aplaudió, Antulio me dijo alzando su copa ¡salud!, Georgiano muy sonriente, solo encogió sus hombros y expresó jocosamente:

-Principiamos su despedida Conrris. Me dijo con un tanguarniz en la mano.

El decorador o ingeniero de no sé qué, pero muy amigo de Jorge, que nunca supe cómo se llamaba, pues Jorge lo mencionaba solo como “el yuca” (que murió de diabetes relativamente joven) y jamás le pregunté su nombre pero me conocía bien y me decía que me dedicara a actuar, por la voz que tenía y modulaba yo, pero siempre le contestaba al “yuca” que mi interés era la dirección y no la actuación, y esa noche que se encontraba él allí entre nosotros, me lo corroboró diciéndome:

-Ya ves Conrado que yo siempre tuve razón, ya ves lo que te dijo Ofelia. (Nomas meneo su cabeza y terminó diciéndome): -Pero tú ya decidiste que vas a hacer, vamos pues a despedirte de “los bueneros”.

Conviví con el “yuca” en compañía de Jorge, Estelita, Antulio, Gabriel, Juanito Rulfo en varias ocasiones en el departamento de “los bueneros”, pero…, esa noche después de haberme presentado Jorge a la señora Ofelia quien también participó en el juego de la despedida (porque eso fue), un juego que con el tiempo llegué a apreciar mucho, pues a través del mismo, supe aquilatar el afecto que todos ellos y Estelita tuvieron a mi persona.

Esa noche Jorge le dijo a mi acompañante, la Mercedes, que me dejara solo y se integrara con ellos. A la Mercedes Jorge la tomó del brazo, algo le dijo que yo ya no alcancé a escuchar y la acomodó al lado derecho de Estelita. Al lado contrario de Estelita estaba la Guillmein acompañada a su diestra de Antulio. Y mientras todas las personas conocidas mías, que se encontraban en el recinto, incluyéndose con ellas la Guillmein a quien no conocía, cerraron un circulo humano mientras Jorge me colocaba a mi dentro del mismo y… luego se integró al círculo al lado de Estelita entre ella y la Mercedes quedando mi amiga entre él, Jorge, y Rulfo, a mi me colocó Gorgiano en el centro de dicho circulo mientras apareció de repente una amiga de Jorge, “brujita” del mercado Sonora que yo conocía y estaba cerca de Televicentro, me vendó los ojos y me tomó de la mano para guiarme dando como diez pasos o poco más aparte de vueltas como le damos a los niños vendados para romper una piñata, y después al poco rato que me quito la venda... ya no estaba nadie, solo la brujita y la Mercedes y en una de las mesas hechas en Zitácuaro había un vaso sobre un papel tamaño carta que me dijo la Meche que le habían dicho todos y todas que lo leyera, lo tomé y lo leí, decía con letras manuscritas mayúsculas todas: SIGUE SIENDO “BUENERO” COMO HASTA HOY, EN TU ZAMORA Y DONDE QUIERA QUE TE ENCUENTRES REALIZANDO TU VOCACIÓN ARTÍSTICA. TUS AMIGAS Y AMIGOS DEL CLUB DE LOS “BUENEROS”. En la parte posterior de la hoja estaban puestos los nombres de todas y todos con su firma estampada y algunas leyendas de cada persona. (Esa hoja la conservé por años, pero yo mismo la rompí en un arranque de enojo, por celos de una mujer por mis andanzas anteriores que ni la vio o leyó, pero no quería yo tener nada con la dama susodicha, que me identificara con ese círculo de amistades a las que yo aprecie y quise mucho). Aparte de este papel tamaño carta había tres sobres sellados chicos que decían solo: Para Conrado que posteriormente leí eran de Estelita una de las cartas, y otra de Tulio y la otra de Gabriel el hermano de Jorge. También estaba un bolígrafo marca Parker que conservo aun ya muy viejita en una cajita, fue el regalo de Juanito Rulfo y… un billete de a peso de los antiguos negro y rojo recortado por Jorge en un diablito que conservé toda la vida pero en algún cambio de casa se me extravió y pues debe andar por allí en alguna de mis cajas, o entre las páginas de alguno de mis libros, ese fue el regalo de Georgiano, porque insistentemente le decía cuando hacia diablitos recortados parea sus amistades le reprochaba que diablitos iban para mucha gente menos uno para mí, y ese día me hizo el mejor diablito de todos porque aparte del recorte normal tenia manuscrito con uno de sus bolígrafos que él utilizaba un: “Para Conrris con mi amistad por siempre”.

Pero lo más bonito de la noche fue que la Mercedes, alegre, cuando ya se habían ido todos, muy risueña y coqueta me dijo con lagrimas que brotaron repentinamente sobre sus mejillas de sus lindos ojos vivaces (aun no se me olvida palabras mas menos de su lenguaje y abrazándome ): Mira que mi regalo antes de que te vayas, a esa Zamora que ya odio… va a ser ahora partiendo a casa a cenar y bailar solo para ti mi mozuelo adorado, antes de poseernos echados en cama esta noche para que no me olvidéis amor de mi vida… porque te quiero más que las gitanillas y gitanos que te han dejao esta noche y te quieren bien… pero no más que esta flor tuya gitano mío. (Lo único que atiné al momento fue limpiarle con mis yemas de los dedos de ambas manos un par o más de lágrimas que rodaron por sus mejillas dándole un beso en cada uno de sus ojos y finalmente en su boca castiza. Ni duda tengo ahora a través del tiempo ya ido, de que la Mercedes me amaba en verdad, la bailaora Meche, que era bonita la gitana. Si pues… así fue, y…

La brujita amiga de Jorge empezó a barrer y… yo me retiré con la Mercedes a su departamento mientras la noche corrió su tiempo sin luna alguna plateada, lorquiana, y… Al día siguiente que me salí del departamento de la Mercedes no sin antes haberme despedido, consolarla y prometerle que siempre que fuera al DF le hablaría para vernos, ella me dijo que no la abandonara como una simple pavesa (deshecha, por no corresponder a su amor yo) que si no quería casarme con ella, que la dejara ser siempre mi pareja, mi amante, pero que no la abandonara como simple polvo, (me dijo llorando he insistiéndome)…, que quería un par de críos míos, que me la llevara a esa Zamora que ya odiaba, pero si la llevaba conmigo se dedicaba a dar clases de danza flamenca y al par de críos que tuviésemos, dijo…, mientras sus ojos vertían sus lagrimas, después de que pasamos gran parte de la noche haciendo el amor, entregándonos sin reserva alguna a nuestra pasión llena de juventud que…, yo consideraba solo eso “pasión juvenil” de ambos, pero creo de verdad que la Mercedes estaba muy prendada de mi y pues en aquel tiempo yo nunca pensé casarme y menos tener descendientes, ni después… Pero la vida cambia amigo mío... y si, me casé y tengo descendencia, pero no con la Meche que decía amarme mucho. ¡¡¡Un chingo dirían mis rancheros de mi pueblo donde dejé el ombligo!!! Y…, mejor tan tan poes…, porque esos recuerdos no son buenos pa’ella (si vive), ni pa’mi.

Cuando dejé a la Mercedes en su departamento, fui a encontrarme con los dos hermanos Gabriel y Jorge Hurtado a Televicentro para despedirme de ambos (no les comenté que mi intención era quedarme solo unos dos meses en lo que montaba la obra de teatro que quería José Carlos Méndez, nuestro apreciado amigo de aquellos ayeres que en enero de este 2011 dejo de existir en su querido Monterrey donde falleció al lado de su hija y amistades que también lo quisieron mucho…, y pues Gabriel me insistió en que me quedara a comer con él y Jorge y tomara el camión “Tres estrellas de oro” que salía de San Juan de Letrán a las 10 y media de la noche y llegaba hasta el día siguiente en la madrugada a Zamora. Total, me quedé en Televicentro, cotorreamos algo y mientras Jorge daba las instrucciones a sus huevolines de la escenografía que estaban realizando para un programa en vivo, Gabriel me pidió que lo acompañara a tomar un café en el pasillo de Televicentro de Chapultepec 18 donde Jorge nos dijo que nos veríamos allí para después irnos a comer a la pequeña fonda de la hermana de María Victoria la cantante del famoso pujido que se encontraba unos pasos del edificio de Televicentro.

Al día siguiente en cuanto llegó el “Tres estrellas de oro” a Zamora, me desperté, y ya desamorrado un poco, tome mi maleta y me fui a los baños de vapor de don Javier Cornejo por la calle Juárez de Zamora que estaban cerca de la calle Madero ¿recuerdas?, que después con el tiempo fueron de mi amigo el español Germán Cobos (q.e.p.d.)

ME VIENEN A LA CABEZA EN ESTE MOMENTO ALGUNOS RECUERDOS.
A Jorge y a Gabriel, don Alfredo su padre los quería con un amor especial porque sabía de sus tormentos en todos los aspectos de sus vida individual y privada de cada uno, que eran muy diferentes a las de sus otros vástagos, que llevaban una vida lo que acostumbramos a decir en provincia, normal, como la del profesor Luis, hermano de ellos que vivía al lado de la casa de su padre huerta de por medio y los que vivían en la ciudad de México. Era natural y obvio que le dolía mucho a don Alfredo y de paso a su esposa, el que Jorge y Gabriel duraran días alcoholizados. Pero siempre vi enhiesto a don Alfredo. Él sabía del cómo su hijo Jorge y su hijo Gabriel eran criticados en su sociedad zamorana, pero en lugar de hacer caso a tales críticas, el buen padre de los Hurtado Castellanos dedicaba su tiempo a la huerta de su casa, o a apoyar en los quehaceres domésticos a su compañera de vida, la mamá de Jorge, y en sus ratos libres a la buena lectura o cobrando rentas que era de lo que vivía, o a ir de vez en vez a México a visitar a sus otros hijos y a su hija hospedándose por la calle Nogal de la colonia San Rafael (no recuerdo el numero creo es, o era 42). Casa esta propiedad de don Alfredo (a la que yo iba con frecuencia por Gabriel para irnos a Televicentro cuando él trabajaba como productor de programas en vivo y yo estudiaba teatro y cine. En dicha casa vivía Gabriel y su hermana solamente cuando ella iba a México pues vivía creo en Zapotlanejo o Zapotlán o en México, no sé bien, pero llegó a comentarme Gabriel que en ella vivieron. Esa fue la vida cotidiana del padre de Jorge y Gabriel, buen hombre zamorano orgulloso de su zamoranía y su familia, pero repito, sin llevar una doble vida repleta de la hipocresía acostumbrada entre los grupúsculos de la aristocracia zamorana de aquellos ayeres.

Nunca hasta la fecha Arcadio, había yo hecho comentario alguno del porqué no veían bien “las buenas conciencias zamoranas” a Jorge y a Gabriel pero sobre todo repito, a Jorge. Ya mencioné algo del porque al principio del tema pero… quiero decirte y decirles a las y los zamorano que lean esto que, en cuanto lo que se pudiera considerarse, malo, en las conductas tanto Jorge como de Gabriel, nunca hubo tal, solo los tanguarnices en exceso. Sufrieron ambos las consecuencias de ello, aparte de sus personales penas que vivían, pero creo que a veces en la vida es bueno ahogar por momentos esas, las penas (que ellos dos tenían y fuertes), pero no con el exceso que ellos en el licor lo hacían, que de nada sirve lo sé.

Seguro estoy respecto a los dos personajes Hurtado Castellanos que, malo, ninguno de los dos fue, la maldad existe si, y la practica quien la quiere hacer, pero ellos, tuvieron un espíritu rebosante de jocosidad sobre todo Jorge. Santos no fueron, ni les interesaba serlo, más si fueron virtuosos, sobre todo Gabriel, en su ejecución artesanal y artística porque Jorge, fue aparte de virtuoso y ético, un genio (modesto como son los grandes) de las artes.

Y… quien soy yo para amonestar a esos sí, sepulcros blanqueados zamoranos, que sé, viven varios. Creo mejor… solo plasmar la expresión bíblica “Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra” Se me están nublando mis ojos del humedecimiento de un retenido lagrimeo, al recordar las imágenes de ambos Jorge y Gabriel en México cuando me confesaron cada uno por su lado sus penas o tormentos de conciencia, que la gente hipócrita a la que me he referido, no tiene por que saber el porqué tomaban ambos como lo hacían, ello se va conmigo al crematorio o la tumba (espero sea lo primero). Solo encuentro en este momento prudente plasmar que Jorge ni Gabriel, jamás hablaron mal de ningún zamorano o zamorana en mi presencia y vaya que tenían porque hablar de más de alguno, ambos en su comportamiento siempre fueron decentes hacia los demás. Cuando Jorge vivió en México o Guadalajara y venia por acá a saludar a sus papas, siempre me buscaba y me invitaba a ir con él a saludarlos.

Por otra parte cuando se vino definitivamente a trabajar sus pinturas y retales, que vendía tanto en Zamora como Guadalajara y México don Alfredo le heredó una casa y un terreno al lado de la misma donde pretendía Jorge hacer un centro cultural, que de hecho inició la construcción a la medida de su alcance económico y su padre don Alfredo aceptó de muy buena gana lo que su hijo pretendía hacer para la amada Zamora de Jorge, conteniendo el dicho proyecto las áreas de su dominio; escultura, pintura y grabado así como otras disciplinas. (De esto da fe mí también amigo el Lic. Pedro Tolentino Barajas por la sencilla razón de que en él confió Jorge dejándole la escritura copia de la escritura original por si él, Jorge, tuviese algún percance en el ir y venir a México y Guadalajara. Pero no lo concluyó por la falta de apoyo de los godos zamoranos y, porque la muerte estaba asechándolo.

Las envidias a su genialidad si las tuvo tanto en Guadalajara y México y de celebres compas del área; escenógrafos, escultores, pintores, titiriteros, menos don Ferruco que hacia títeres en Televicentro (Padre de mi extinto amigo pintor Gilberto Ramírez radicado en Morelia hasta su deceso) buen titiritero don Ferruco que estimó y respetó mucho a Jorge, cuando ambos trabajaban en Televicentro. Como la tuvo también en su querida Zamora, pero aquí eran envidias tontas, pues el nivel de Jorge era internacional aunque lo vieran modesto como lo fue siempre, el jamás subestimó a ningún pintor joven o maduro en cualquier lugar donde se encontrara, ni en su Zamora querida ni en otro lugar por el contrario siempre se disponía a colaborar con ellos en lo que le pedían les enseñara u otros menesteres que estuvieran a su alcance. Jorge siempre fue un caballero con sus compañeros y compañeras de trabajo y vocación… Incluso con abiertos contrincantes, que le envidiaban la preferencia que por él manifestaba don Emilio Azcárraga Vidaurreta incluso el hijo de este Emilio Azcárraga Milmo lo envidiaba. Tanto en Televicentro del DF, como en Guadalajara, que fueron los lugares que conviví con él, y finalmente en su querida Zamora, siempre lo vi sonriente, cordial, atento, decente.

En verdad que Jorge fue un genial artista. Muy atormentado si lo quieres ver así pero genial hasta su muerte. Jorge estudió arquitectura, que no terminó, en la misma Academia de San Carlos de la que salió como pintor, escultor

Jorge desde el primer lustro de los años 50s, inició en la capital del país un fecundo y creativo trabajo artístico, al lado de otros empleados que trabajaban en varios rublos y diferentes niveles en el antiguo edificio de la lotería nacional de la ciudad de México. Lugar donde estaba la empresa incipiente aun, de don Emilio Azcárraga Vidaurreta, fundador de Televicentro, lo que ahora es el emporio Televisa que, seguro estoy que, si resucitara don Emilio, volvía a morir de pena por ver lo que sus sucesores, tanto familiares directos y compinches de estos, han hecho de la comunicación en este su país que él tanto quería.

Jorge fue uno de los trabajadores consentidos de don Emilio Azcárraga Vidaurreta, no por bonito, sino por el genio e ingenio que mostraba y ponía en práctica para resolver y hacer; attrezzo, escenografías y otras cosas más (Jorge fue discípulo directo del gran escenógrafo mexicano Julio Prieto) necesarias en el espectáculo televisivo de aquellos tiempos. Por lo mismo le decía don Emilio “mi güero genio” y conservaba en su oficina en el muro atrás de su sillón y a la vista de todo mundo, un par de payasitos hechos por Jorge que le agradaban mucho, eso me consta porque yo los vi siempre que acompañé a Jorge a su oficina.

Conviví mucho con el zamorano-mexiquense en el Televicentro de Chapultepec 18, a veces una hora diariamente durante la tarde antes de irme a mis clases y en los días que yo no tenía clase, que regularmente era un día por semana, me quedaba con él hasta que terminaba, platicando de todo y recargado sobre su restirador que solo a mi permitía que hiciera tal atrevimiento viendo lo que dibujaba, que posteriormente realizaría ya fuera en el escenario en algún programa que fuera al aire en vivo o dibujo animado y más cosas que creaba el genial güero de don Emilio.

Los días que yo no tenía clases y me quedaba con él, me invitaba a cenar después de que terminaba su trabajo. Jorge se llevó a Gabriel a México y le enseñó todo el rollo de la producción. Gabriel ya era productor de programas en vivo.

En los últimos años de los 50s y primeros de los 60s ya en Chapultepec 18 en el nuevo Televicentro, como decía en párrafo anterior, estando yo de visita con él, como dije líneas atrás, en varias ocasiones me pedía que lo acompañara a ver a don Emilio a su oficina cuando requería hablar con él de algún asunto relacionado con el departamento de escenografía, del cual era jefe. Cuando llegábamos al piso donde se encontraban las oficinas del susodicho empresario y que además estaban resguardadas siempre por uno o dos hombres, mismos que cundo se abría la puerta del elevador uno de ellos no permitía que saliera nadie del elevador si no se identificaba y como ya conocían y eran amigos de Jorge a él lo saludaban y le decían: “Viene a ver al jefe güerito” y Jorge le contestaba: “simón mi Blue Demon” aludiendo a que su amigo guardián estaba fornido como el tal luchador de los rings de lucha libre en aquella época, infinidad de veces escuche decir al visionario hombre de la comunicación en México: -pásele que se le ofrece “mi güero genio”- incluso don Emilio me reconocía ya cuando entraba con Jorge como el paisano teatrero del “güero genio” y en una o dos ocasiones me dijo a mi don Emilio prepárese bien zamorita. Jorge era un apasionado del teatro y cuando incursionó en el mundo de las marionetas en aquel Televicentro de Chapultepec 18 cuando realmente existía una comunicación social-educativa a través de las artes todas y no como ahora en el mismo emporio pero con otro nombre y otro administrador que en nada se parece a su abuelo el hacedor de tal imperio.

Jorge estudió pintura y escultura con los grandes de su época en el DF.; Luis Sahagún, Clemente Orozco, y varios más en las artes visuales, y reitero lo dicho a lo largo de esta parte, conviví con él, Jorge, con Rulfo y Estelita Inda, así como con José Carlos Méndez Trujillo recientemente fallecido en enero de este 2011, y los cuatro fueron personas congruentes con su manera de pensar y sobre todo: PERSONAS-ARTISTAS-ÉTICAS en su labor. Todas y todos tenemos defectos, nadie se escapa de ellos, pero aunque se tengan, siguen vigentes mas los valores universales como lo es LA ÉTICA en toda actividad humana, no se diga dentro la cultura y las artes. Quede pues esta reflexión en la mente de algunos zamoranos y no zamoranos que envidiaban, seguramente, la calidad ética de Jorge, como la tuvo también mi ínclito amigo José Carlos Méndez Trujillo, Juanito Rulfo y mi querida amiga Stella Inda. José Carlos fue zamorano ilustre…, aunque lo duden muchos en su propia tierra, como lo fueron también mis otros amigos mencionados y Estelita. Esto es lo que dejo como reflexión en este 2011 a la levítica Zamora de los godos y no godos, que si siguen así en términos de cultura, con todo y los avances en edificios culturales y aperturas de escuelas privadas, de nada servirán las ínfulas de grandeza que pregonan…, si siguen así Arcadio. ¡Que lástima…, de verdad, que lástima! que la sigamos queriendo tanto nosotros que aun andamos en la brega cultural y artística, y la hayan querido también mucho Jorge Hurtado así como José Carlos Méndez que cada año venía a ella, ya estuviese en Venezuela, Washington o Monterrey donde falleció y dejo muchos amigos y amigas que valoraron la cultura universal que tenia. (Dixi)