viernes, 11 de mayo de 2012

2059. ¿A QUÉ MANDAMOS A LOS HIJOS A LA ESCUELA?

Por Guillermo Marín. 

Investigador por la UNAM.
Promotor cultural de la Civilización del Anáhuac. 
Desde México, D.F. 

Para:
tenepal de CACCINI
___________________________________________________

A partir de muchos años de investigar la civilización del Anáhuac, que tuvo el primer sistema educativo, obligatorio, público y gratuito del mundo por lo menos a lo largo de tres mil años, hasta que lo destruyeron los españoles en 1521.


Por la experiencia de dirigir dos escuelas preparatorias, la dirección de centros culturales y mi propia experiencia como estudiante, en donde tuve que cursar mi carrera dos veces, porque la primera me la anularon, pero sobre todo, por analizar la enseñanza, llego a la conclusión que muchos padres no saben a que van sus hijos a la escuela.


Pero también, por desgracia, tampoco lo saben claramente los directores y maestros, y por consiguiente, los alumnos también.


Existen muchos mitos y fantasías sobre la escuela, verdades a medias y dogmas, con los que se mantiene una institución caduca, inservible y totalmente ineficaz.


Porque debemos reconocerlo, la educación académica es un fraude en la actualidad.


Ni siquiera hablaremos de la “calidad”. El simple hecho de que existen miles de graduados que no tienen trabajo y muchos más están en “chambitas” o en el mercado informal.


Ya no garantiza la educación superior un trabajo decoroso y medianamente pagado. Además que a los gobiernos no les conviene tener pueblos educados, conscientes, críticos, exigentes y participativos.


Es saludable, para este artículo, diferenciar la educación de la instrucción. La primera es un proceso de trasmisión de valores, la segunda de conocimientos. Por lo tanto, existen personas con muchos conocimientos pero sin valores, es decir, sin educación.


Y por el contrario, existen muchas personas con poca o nula instrucción académica pero que poseen una solida educación en valores. De lo que se desprende que tenemos educación académica para la vida y otra para el trabajo.


Una humanista y la otra técnica. Una para desarrollar a seres humanos integrales y la otra para preparar cuadros de empleados para el Mercado.


Es necesario puntualizar también que el Estado criollo, de manera criminal e irresponsable ha venido saboteando la educación pública. Si bien, ésta nació en 1921 con José Vasconcelos y la creación de la SEP, ...


lo cierto es que desde que el gobierno empezó a usar al magisterio como el organizador de las elecciones en el llamado pri-gobierno, el magisterio se corrompió al convertirse en un instrumento del Estado para simular una democracia y los maestros, por su trabajo político, empezaron a penetrar, trepar y reclamar espacios, puestos y prebendas políticas en el sistema.


Jongitud Barrios y Elba Esther Gordillo son el prototipo del maestro exitoso y de ahí para abajo, desde Senadores hasta comisionados, pasando por funcionarios de los tres niveles de gobierno.


Pero la pregunta base, ¿a qué mandamos a los hijos a la escuela?


Muchos creen, equivocadamente, que a aprender conocimientos para poder ganar dinero, pero la verdad, salvo los conocimientos básicos de 1º , 3 º y 5 º año de primaria, es decir, escribir, leer, matemáticas básicas, en general, los conocimientos de secundaria, bachillerato y en muchos casos de nivel superior se olvidan o caducan.


En efecto, los niños y los muchachos no son computadoras en las que los profesores “vacían” información. Además, la información por sí misma no se convierte en conocimiento, requiere de un proceso intelectual-emocional que solo hace el ser humano, y lo hace no solo con el cerebro.


Otros padres piensan que en la escuela se “educan sus hijos”. Totalmente equivocado. La educación es un proceso a lo largo de toda la vida que se sustenta en la trasmisión de valores para formar al individuo, por ello, la educación –en su primera etapa-, se da en casa y los maestros son los padres, el modelo pedagógico es el amor y la didáctica es el ejemplo.


Si un padre no puede “educar” a sus tres hijos, es imposible que un maestro mal pagado, pesimamente capacitado, con programas obsoletos, una burocracia deprimente y corrupta, pueda y quiera “educar a 30 niños”.


El maestro, -como todos los profesionistas- creados en el sistema actual, lo que quiere es “ganar más dinero”, comprar todo lo que les mandan los medios, trabajar menos y tener una vida cómoda, “como la de un diputado”, sin importarle un comino su familia, su comunidad, su país y el mundo entero.


Entonces, ¿a qué deberían ir los muchachos a la escuela? Como dijimos al principio, los VALORES se enseñan en casa, desde la cuna.


Las acciones repetitivas que un niño hace diariamente, al tiempo se convierten en HÁBITOS. Los hábitos, que pueden ser buenos o malos, cuando se estructuran forman el CARÁCTER de las personas, con los años el carácter define el DESTINO de la gente.


De modo que no hay “buena o mala suerte”. Los valores forman hábitos y éstos sumados crean el carácter de los individuos, con el tiempo ese “carácter” definirá el destino de las personas.


¿Cuáles serían esos VALORES que el niño aprende en casa y que va a la escuela a reforzarlos a ponerlos en práctica cotidianamente en el salón de clases?


Por nuestra experiencia teórica en la educación tolteca emanada de la Toltecáyotl y la práctica de dirigir escuelas, hemos definido al menos siete VALORES fundamentales en la educación para la vida y el trabajo de los estudiantes:


1) La Disciplina, 2) La Responsabilidad, 3) La capacidad de desarrollar la Atención, Concentración y Abstracción, 4) La capacidad de la Comunicación oral y por escrito, 5) El Trabajo en Equipo, 6) El Respeto en todos los niveles, y 7) La Consciencia/solidaridad Comunitaria.


La DISCIPLINA implica, hacer lo que debo hacer…aunque no me guste hacerlo, y no hacer lo que no debo hacer…aunque me guste hacerlo.


La RESPONSABILIDAD implica que nadie me esté repitiendo lo que tengo que hacer, que con una indicación cumpla con mi deber por mí mismo.


La ATENCIÓN, CONCENTRACIÓN y LA ABSTRACCIÓN, implica la capacidad de desarrollar estas posibilidades humanas a partir de enseñar al cerebro y al cuerpo a realizar estas funciones, sin ser vencidos fácilmente por las distracciones, sueño, ruidos, incomodidad, etc.


La COMUNICACIÓN implica que el individuo sea capaz de exteriorizar de manera oral y por escrito lo que piensa y siente de su mundo interno y externo. La comunicación se sustenta en la capacidad de “saber escuchar” al ser interno, a las personas que le rodean y al mundo en el que vive.


El TRABAJO EN EQUIPO implica la capacidad de poder coordinarse y organizarse con un grupo de personas para lograr un fin común. Requiere reducir el ego, desarrollar la tolerancia y mantener una actitud “proactiva”. Aprender y desarrollar que “el nosotros colectivo” es más eficaz que el “yo individual” en el resultado del trabajo.


El RESPETO implica esencialmente desarrollar el respeto interior a uno mismo, a la vida, a la comunidad, a las instituciones, a la autoridad y a los que dependen de uno, a los desvalidos y a los diferentes. Y finalmente...


La CONSCIENCIA/SOLIDARIDAD COMUNITARIA, implica entenderse como parte importante e interrelacionada de una comunidad, sea familiar, laboral, ideológica, religiosa o de esparcimiento. A nivel del hogar, colonia, barrio, el pueblo, estado, país, planeta y universo.


El desarrollo y práctica cotidiana de estos siete VALORES aprendidos en casa y desarrollados en la escuela, durante muchos años, permite que el estudiante se convierta en un ser humano útil y positivo. Apto para ser un ser humano consiente, un trabajador de excelencia, un virtuoso padre de familia y un buen ciudadano.


Pero de qué manera los estudiantes refuerzan estos VALORES en la escuela, sino existen “materias de valores”.


Muy sencillo, es ahí donde las materias académicas cumplen su función.


Las matemáticas, la física, la química, etc., son un medio, el excipiente en donde se practican los valores. Al paso de los años, seguramente muchos de estos conocimientos se olvidan, pero la forma de “adquirirlos” se hace un hábito, un “estilo”, una forma de vida de la gente exitosa por eficiente y eficaz.


En efecto, el estudiante debe poner en práctica los siete valores para cursar sus materias académicas, sí aplica estos valores obtendrá elevadas calificaciones, de no ponerlos en práctica, su bajo rendimiento no implica que sea “tonto” o débil mental, sino que no tiene la práctica y disciplina cotidiana y constante de aplicar estos valores en sus deberes escolares, lo que a través del tiempo se convierte en malos hábitos, pésimo carácter y un desafortunado destino con muchos conflictos e incapacidades.


Y lo que hace un estudiante cotidianamente en su salón de clases a lo largo de muchos años, se convertirá en un hábito de trabajo, éste al tiempo formará su carácter y su destino quedará determinado.


Sí es irresponsable, indisciplinado, no pone atención, no se puede concentrar y no puede desarrollar la abstracción, además de ser conflictivo y no poder trabajar en equipo, es irrespetuoso y no es solidario, además de sacar bajas calificaciones, seguramente cuando esté trabajando actuará de la misma forma, como lo hizo a lo largo de los años que estuvo en la escuela.


En mi práctica profesional he observado que en general, el trabajador se comporta igual como se comportó en su escuela, no puede ser de otra manera.


El alumno que se la pasa jugando en el salón de clases al tiempo, se la pasará jugando en su centro de trabajo, independientemente del trabajo que desempeñe.


Y en general a los trabajadores se les paga por dos clases de trabajo, el intelectual y el físico.


Por lo anterior, no importa en dónde estudien nuestros hijos, sino cómo estudian.


Pueden estar en “la mejor escuela” o en la “peor”, lo importante es cómo desarrollan sus valores cotidianamente en el salón de clases.


No importa tanto “qué carrera” estudien, sino cómo la estudian. Es muy común que excelentes profesionistas se desarrollen con éxito en campos del conocimiento que no estudiaron.


Además, hoy más que nunca la “información” caduca muy rápidamente, lo que obliga a los profesionistas a mantenerse permanentemente en una actitud autodidacta.


Para finalizar diremos que la escuela es un espacio para reforzar los VALORES que en casa reciben los estudiantes. Para ello se utiliza a la academia, pero en el entendido que la información es tan solo “un medio” y no un fin en sí mismo.


Los padres que solo miden la educación escolar de sus hijos por las calificaciones y que piensan que “mandan a sus hijos a educarse” a la escuela, tienen muchas menos posibilidades de formar valores esenciales en sus hijos, con los cuales podrían asegurar una vida con mayores posibilidades de un desarrollo integral y por consiguiente lograr su plenitud existencial.


2058. REDUCCIÓN DE SALARIOS y PRIVILEGIOS EN TODOS LOS NIVELES DE GOBIERNO, LEGISLADORES Y FUNCIONARIOS PÚBLICOS.


Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Zamora,
Michoacán.
México. Para:
tenepal de CACCINI

1.-Democracia onerosa
2.-Corrupción en Pemex…y en todo el país

De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero.
Benjamin Franklin (1706-1790)
Estadista y científico estadounidense.

1.-El primer debate costó a los mexicanos 4 millones 82 mil 144 pesos, una fortuna de la que a la monumental argentina (¿qué no hay mexicanas buenotas?) Julia Orayen sólo le tocaron 7 mil pesos mientras que a la conductora Guadalupe Juárez que se la pasó sonriendo no sé porqué, le pagaron 73 mil pesos. Eso no es nada comparado con lo que cada candidato se gasta, especialmente Peña Nieto y Josefina Vázquez. En el país del derroche y  la pobreza 4 o 5 millones de pesos es una cantidad insignificante.

El verdadero billete se distribuye entre los partidos políticos, diputados, senadores, ministros, presidente, gobernadores, alcaldes, consejeros electorales y una lista de funcionarios que se enriquecen no tanto por lo que ganan sino por lo que se roban. Por cierto la hermana incómoda de Josefina que ganaba 170 mil pesotes mensuales por ser coordinadora de no sé qué en la PRG, renunció, pero los cuestionamientos a Josefina se repiten en todos los foros.

2.-Hablando de corrupción, agarrar un hueso en Pemex es mejor que sacarse la lotería. Además de los  400 mil millones de pesos no cobrados (¿cuánto le tocaría de comisión a Suárez Coppel y cuánto a Felipe Calderón?), simplemente el fotocopias se gastan en la paraestatal 31 millones de pesos, y se autoriza a los empleados hasta 80 mil pesos para prótesis para penes caídos.

En Pemex los directivos se llevan la tajada grande, miles de millones de pesos se gastan en gastos de representación, compra de papelería y equipos. El gasto prácticamente no tiene límites, como la compra de boletos de avión para funcionarios de la empresa que sólo el año pasado costó 44 millones de pesos. Uniformes, compra de software, capacitación, agua purificada, muebles de oficina, todo con su respectivo sobreprecio para que los contratistas y los directivos se ganen su comisión, como el caso de la compra de una camioneta pick up 2010 que costó 10 millones de pesos, una impresora blanco y negro que costó 4 millones 700 mil pesos.

Por eso López Obrador afirma que el PRI AN ha saqueado a nuestro país despojándolo impunemente; afirma que el saqueo realizado por la Mafia es más, mucho más cuantioso que lo que los españoles se robaron en la Conquista y la Colonia.

Basta con ver el nivel de vida de los políticos y gobernantes. Un ex presidente “honesto” como Miguel de la Madrid vivía como rey y para no ir muy lejos hay que ver el lujo con que vive Vicente Fox y su amada esposa sin hablar de la fortuna que robaron sus hijastros.

Otro que suma miles de millones de dólares en posesiones es Enrique Peña Nieto, posee varias mansiones que ya quisiera un jeque árabe, un príncipe de la realeza europea. El más jodido es el Peje López Obrador que además de su casa en el DF y su sueldo de 50 mil pesotes como presidente legítimo, posee una quinta en Chiapas, “La Chingada”, a donde lo quiere mandar Peña Nieto para que no le haga sobre en su camino a la presidencia.

Por cierto, nada se dice sobre la riqueza de los candidatos ¿Porqué no se difunde abiertamente cuánto tiene cada uno de ellos y cuánto sus familiares cercanos? Porque luego ponen sus propiedades a nombre de la esposa, de los hijos, de los hermanos o de la suegra, bueno, eso sí no, están donde están por corruptos, no por pendejos.  

No se requiere ir muy lejos para ver cómo los políticos se enriquecen mientras que el pueblo cada ve más vive en condiciones de sobrevivencia, sólo vean a nuestros políticos cercanos, ex alcaldes, diputados, llegaron a la política sin nada y ahora viven en la riqueza. Pero el pueblo no sabe o no quiere saber o no lo dejan saber, lo tienen enajenado (ajeno a sí mismo). A pesar de todo el despertar de millones de mexicanos podría lograr el triunfo de López Obrador, que no es el candidato perfecto pero tiene experiencia y está decidido a gobernar imponiendo autoridad. Claro, en un pueblo sin memoria histórica pedir que recuerden lo que han hecho López Obrador como jefe de gobierno en el DF, Peña Nieto como gobernador del Estado de México y Josefina Vázquez como diputada y secretaria de educación es mucho pedir. Vivimos en un pueblo con alzhaimer crónico.

En mientras, los ciudadanos libres demandamos:

REDUCCIÓN DE SALARIOS y PRIVILEGIOS EN TODOS LOS NIVELES DE GOBIERNO, LEGISLADORES Y FUNCIONARIOS PÚBLICOS. REDUCIR DE 500 A 300 DIPUTADOS, LOS CANDIDATOS CIUDADANOS INDEPENDIENTES. QUE HAYA REFERÉNDUM DESAPARECER A LOS SENADORES, CANCELAR LOS SEGUROS MÉDICOS PRIVADOS A FUNCIONARIOS PÚBLICOS Y LEGISLADORES, QUE SE ATIENDAN EN EL IMSS Y EL ISSSTE. CANCELAR PENSIONES A EX PRESIDENTES. QUE SE REDUZCA EL FINANCIAMIENTO PÚBLICO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS A LA MITAD. QUE DESAPAREZCAN LOS LEGISLADORES PLURINOMINALES. CANCELAR EL FUERO, QUE SÓLO EXISTAN TRES PARTIDOS POLÍTICOS Y QUE SE PERMITAN, PLEBISCITO Y REVOCACIÓN DEL MANDATO.

¡Yo amo la paz y la libertad!