sábado, 11 de agosto de 2012

2274. "TEOTIHUACÁN"




GUILLERMO MARÍN
Dr. por la UNAM
Nos envía
Para
tenepal de CACCINI

Esta liga al video "TEOTIHUACÁN" con texto de
Laurette Séjurné y música de Oscar
Hernández.

Te agradecemos que nos apoyes en su difusión.
Guillermo Marín

2273. DE ESO HACE MÁS DE 30 AÑOS, ESTIMADO CONRADO, Y DESDE ENTONCES NO DEJAN DE APARECER INFINIDAD DE LIBROS DE MUJERES ESCRITORAS QUE ARRECIAN EL AGUACERO


PARA GL. CONRADO, DE…

Carlos Acevedo Martínez.
Comentarista y analista político.
Desde Tuxtla Gutiérrez,
Chiapas. México.
Para

tenepal de CACCINI

Estimado Conrado:

Te confieso que en ocasiones, me imagino que te sentirás abrumado y hasta te preguntarás si no tengo nada más qué hacer, que estarte quitando el tiempo… sí, ya me imagino; hasta colorado te has de poner con la pena (¿o tú no eres penudo?) por la vulgaridad que desparrama este modesto ídolo de multitudes en cada renglón (hasta torcidos quedan)… Por eso hoy vamos a platicar de tus meros moles… Tú que eres amante del séptimo arte, te has de acordar de aquella película de fines de los 70`s o principios de los 80`s si mal no recuerdo, titulada “Sólo para mujeres”: llevaba como estrella principal a Ana Luisa Pelufo (todavía era un bombón), pero la cinta fue un rotundo fracaso en las taquillas (el día que yo la fui a ver, había más hombres que mujeres en la sala a medio llenar) y es que la exhibición de las partes pudendas de los machines resultó muy gruesa para aquellos días de hace treinta y tantos años, todavía con muchas más restricciones convencionalistas.

A ver si te acuerdas; en esta cinta además de la Pelufo, también lucen su palmito tres cueros como la sonorense Alicia Encinas, la apapachable Flor Procuna y ese manguito petacón que era Mónica Prado. Según la novela en que se basa la película, es la historia de cuatro esposas mexicanas, que cansadas de que sus maridos no les cumplan como Dios manda, a pesar de que les son infieles con otras viejas lagartonas,, deciden echarse un “sexi-tour” a San Antonio, Texas para asistir a las funciones del famoso Estudio Five, en el que la variedad consiste en un “Strep-Tease” continuo hecho por hombres. Se trata de un cabaret en donde no se admiten clientes varones, sólo mujeres que van a recrearse viendo (y tocando, ¡but of course!) a batos encuerados con todas sus vergüenzas de fuera (por eso escogen a puros vergonzudos).

De eso hace más de 30 años, estimado Conrado, y desde entonces no dejan de aparecer  infinidad de libros de mujeres escritoras que arrecian el aguacero que se ha desatado sobre la cabezas de los “machos” mexicanos, para demostrar que no servimos para maldita la cosa en los deportes horizontales. Nos acusan sin medida ni clemencia, de que “las dimensiones de nuestros órganos son excesivamente ínfimas” (¿no será que ellas son excesivamente golosas?), que “existe una lamentable falta de control neuropsicológico” y por eso nos venimos antes de que nos llamen; que “los mexicanos en las cantinas desprenden núcleos homosexuales, porque son más cariñosos, efusivos y tiernos con los borrachos que con sus esposas”; que no sabemos “ni elementalmente las condiciones primarias del apareamiento sexual” (¡eso ya calienta!).

Allí parara todo, estimado Conrado, pero qué va, también dicen que “999 de cada mil mujeres casadas mexicanas se van a la tumba sin conocer el finiquito de la cohabitación, porque los mexicanos asisten a este rito más animal que racionalmente”. En fin, una de estas escritoras, Hilda Bruckner, de plano dice con todas sus letras, que los mexicanos somos “los peores maridos y amantes del planeta”… ya, que sea menos.

Como que se incomoda uno, no creas, pero ya dendenantes un chingo de sesudos intelectuales machines nos habían puesto como dicen que Dios puso al perico, entre ellos Leopoldo Zea (Conciencia y posibilidad del mexicano), Abelardo Villegas (Filosofía de lo Mexicano), Alfonso Reyes (Con la X en la frente), Santiago Ramírez (El mexicano, Piscología de sus Motivaciones), Octavio Paz ((El Laberinto de la Soledad), Oscar Lewis (Antropología de la pobreza-Los hijos de Sánchez… ¿ya te diste cuenta que cincuenta años después seguimos siendo los mismos mexicanos, pero con celular?) y un titipuchal de estudiosos que nos ponen parejos y de inútiles, de ilusos, de cursis, de maricones, de acomplejados, de impreparados, de incapaces de satisfacer a una dama en la piedra de los sacrificios, no nos bajan.

Ya nos agarraron de sus puerquitos, y como Colosio (que Dios tenga a fueguito manso) las cosas han dado un giro de 180 grados, porque no hace mucho todavía, de lo que teníamos fama era precisamente de todo lo contrario, de “machotes”, de tener tres hijos en cada cuadra, de “latin lovers”, de andar con tres o cuatro viejas al mismo tiempo, de traerlas a todas muertas. Pero así somos los mexicanos, agarramos un tema o una costumbrita, como la de pedir prestado, por ejemplo, y hasta el exceso.

¿No crees, estimado Conrado, que ya estuvo suave de que nos estén restregando en el patio de la cara, que en la cama no servimos ni para almohada… Ya estará uno vejuco, pero a todas esas escépticas, todavía podemos decirles que a las pruebas nos remitimos, que caray… faltaba más.

2272. ¡LAS RAZONES PARA EL CAMBIO NECESARIO!

LA ECONOMÍA Y USTED


 
Por Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Morelia,
Michoacán.
México.
Para
tenepal de CACCINI

LAS MIL RAZONES
 
                                                      Corazón sediento y añorante
                                                      te asedia a fuerza de quererte,
                                                      sueña, vuela, alimenta tu imagen
                                                      en las oscuras ruinas de su vida.
                                                      Corazón de las mil razones
                                                      gasta una cada instante
                                                      en que amenazas con dejarle;
                                                      para retenerte tengo mil razones,
                                                      pero cada día intento incrementarlas,
                                                      ¡Siempre las has justificado!
 
                                                                      eliseo.

En este momento, la vida nacional se establece desde dos ópticas específicas; la de los que no quieren ver las cosas pues se han construido una pequeña concha artificial que no les libera de la realidad, pero que mientras no les pase algo dirán que todo está bien hasta que las cosas se les complican, y entonces se convierten en furibundos demandantes de lo que nunca apoyaron. Por otro lado se tiene a las personas que sufren las consecuencias de la realidad en que viven con los ojos abiertos, observando, analizando, opinando, siendo , al final de cuentas entes activos de el espacio que habitan.

Para esto últimos es indispensable que las cosas cambien, que la sociedad mexicana tenga la oportunidad de seguir buscando una forma menos grosera de convivencia social; que se logre dar ese salto hacia un proceso de dignificación de la vida cotidiana de los mexicanos de "a pie"... de los que salen a ganarse la vida con el esfuerzo cotidiano, y que no pueden pagarse escoltas especiales, ni pueden irse a vivir a otro país; son los mexicanos de todos los días; los que sostienen este país con su trabajo.

En realidad detrás de las demandas electorales se encuentra esta consigna, sentir..., querer..., esperar que la vida sea menos mala, así de simple, en ocasiones se pide solamente eso... un poco de oportunidad de vivir  de manera ordenada.


Mientras los que viven negando la realidad se evaden y no se involucran en los eventos cotidianos, piensan que no hay que protestar en lo absoluto por nada..., que cada quien se encargue de lo suyo, que nadie se meta con ellos,  suponen que con eso es suficiente, hasta que las cosas dejan de funcionar y gritan, despotrican, maldicen y culpan a todos de sus males. Ellos suponen que siempre pueden culpar a alguien sin que tengan que hacer algo.

Por desgracia la realidad se ha vuelto un tiempo ácido en que  la inseguridad y el desencanto se han enseñoreado, es complicado pensar que aun en estas circunstancias se cuente con tantos intereses en contra de buscar..., intentar una nueva opción de gobierno que trate de evitar un mayor deterioro social, moral y económico. 

Cuando vemos las cargas de poder que se concentran para descalificar las demandas de un cambio político que nos mande un pequeño, ya no un cambio total, solamente un pequeño cambio que nos permita ascender a un nivel menor de violencia, nos deja una gran desolación ver cómo pueden más los intereses creados de determinados grupos políticos y empresariales  que nulifican, o al menos minimizan las demandas de mejoras sociales. Vea usted por ejemplo quienes se aferran al poder desde el PRI, encontrará a lo peor de la clase política nacional; pero puede ver que se le aparejan los grandes empresarios nacionales y extranjeros que ponen sus intereses financieros por encima de las necesidades de la sociedad promedio; es decir, los que sostienen con su trabajo este país, y les dan mucha riqueza, son apenas números irrelevantes que les  merecen el menor asomo de atención.

Con esto no decimos que debe gobernar la izquierda por decreto; simplemente decimos que el país merece una opción que intente detener este deterioro social en que los pequeños pueblos se encuentran literalmente secuestrados por la inseguridad, merced a la delincuencia. Lo peor de todo es que de repente se vive una penosa sospecha de que la clase política está demasiado desentendida de sus obligaciones como lo que deben ser: empleados públicos..., empleados de todos los que pagan sus impuestos, y les reclaman un servicio a la altura de lo que reciben como salario. 

Cuando veo los titulares del día de hoy, domingo 5 de agosto en el periódico La Jornada Michoacán, en que aparece el gobernador del estado chacoteramente inaugurando la feria de la guitarra en Paracho, a sabiendas de que en estos días, nadie puede tener un negocio en la región si no le dan una cuota al crimen organizado; dejando la sensación de desencanto al ver la forma tan sin preocupación con que rasguea una guitarra para posar para la prensa, en lugar de ocuparse de evitar este tipo de delitos de cada día en contra de los pequeños empresarios, no decimos que los grandes no lo sufran, solamente que hay de capacidades de financiamiento a capacidades, mientras que los grandes empresarios pueden conseguir seguridad apropiada, en muchas ocasiones los pequeños salen a trabajar con el Jesús en la boca... y con su ángel de la guarda, al menos para los creyentes; los demás seguramente que se compran una arma, que ante el crimen delincuencial no sirve de mucho.

Con esto no estamos defendiendo los derechos del peje... eso es tema que hemos comentado, y que aunque la razón le asiste, para su desgracia los intereses económicos están por encima de la razón, y seguramente que se impondrán sobre el mismo derecho. Pero eso definitivamente no quita el deseo de esperar un cambio político que intente trabajar para reducir un poco esta lamentable inseguridad en que han sido sometidos nuestros pequeños poblados, nuestras familias... y nuestras pequeñas vidas.

¿A qué le tenemos miedo con un gobierno de izquierda? ¿A que las cosas sigan como están...? porque es difícil que se compliquen más de lo que ya están..., ahora bien, si de verdad estamos construyendo una democracia, entonces no hay que asustarnos de que pueda gobernar alguien que ofrece una alternativa ante la inseguridad y el no crecimiento económico; simplemente sería una forma de usar el derecho a elegir a quienes nos administren, y en caso de no estar de acuerdo con su trabajo, solamente se les cambia, y se busca una mejor opción.
No le tengamos miedo a la posibilidad de mejorar, o al menos de detener el deterioro, tengámosle miedo a acostumbrarnos a vivir dentro de la imbecilidad corrupta que nos dice que no debemos pensar, ni opinar... y mucho menos protestar.

Un abrazo y hasta luego.

2271. LOS DE ENTONCES, ENCABEZADOS POR MIGUEL ALEMÁN, HABÍAN JUGADO UN PAPEL IMPORTANTE EN EL TRIUNFO DEL GENERAL MANUEL ÁVILA CAMACHO

PARA GL. CONRADO, DE…

Carlos Acevedo Martínez.
Comentarista y analista político.
Desde Tuxtla Gutiérrez,
Chiapas. México.
Para
tenepal de CACCINI

Estimado Conrado:

Lánzate por las palomitas  y los chescos, tómate tu valium y acomódate en tu mecedora, porque te voy a contar otro episodio del origen del grupo Atlacomulco (¡ay ojón!), y no es por nada, pero está de pelos: nos habíamos quedado en que Fernando Ortiz Rubio, sobrino del preciso, fumigó con una 45 al gober del Estado de México, el general Zárate Albarrán y lo mandó al otro barrio. Todo mundo decía que era asunto político, ya por haber roto un cacicazgo en el gobierno o por andar haciendo roncha con un grupo de gobernadores. (O sea, que la Conago viene siendo  la versión moderna, corregida y aumentada, de los gobernadores gandallas).

Los de entonces, encabezados por Miguel Alemán, habían jugado un papel importante en el triunfo del general Manuel Ávila Camacho, y otra cosa; por primera vez no habían sido los jefes del ejército, sino los jefes políticos (aunque muchos de ellos fueran generales), los que habían inclinado la balanza de la victoria presidencial y, naturalmente, no querían perder esa teta, perdón, esa posición, por lo que decidieron hacerse una y llevar a cabo periódicamente, con el pretexto de intercambiar experiencias sobre problemas comunes y reunir información quesque para dársela al presidente como ayuda para su gobierno, “reuniones de trabajo” en diversos estados de la República.

Cuando ocurrió el asesinato que te platiqué la vez pasada, este grupúsculo de gobernadores ya habían celebrado en Mazatlán (¡ay mi Mazatlán!, perlita escondida entre los encantos del agua del mar, azúl…) una reunión que, según los comentaristas de la época, terminó en una cena de negros. Zárate Albarrán, gobernador del Estado de México, pretendía que se celebrara otra y se puso a cabildear entre sus compinches, perdón, entre sus colegas, con el pretexto de una junta de hombres de negocios de Coahuila, Zacatecas, Chihuahua, Durango y San Luis Potosí. (¡Híjole!, parece la ruta del narco) que se celebraría el 9 de marzo en Saltillo, y a la que acudirían acompañando a los empresarios, los gobernadores de esos estados.

Los gobernadores de Jalisco, Silvano Barba González; de Sinaloa, Rodolfo Loaiza; de Guanajuato, Enrique Fernández Martínez; y de Colima, Pedro Torres Ortiz, se hacían una con Zárate Albarrán… pero “pa`los toros de El Jaral, los caballos de alla mesmo”;  en sus propias narices empezó a gestarse un movimiento contrario, presumiblemente alentado por el presidente Ávila Camacho y encabezado por el gobernador de Veracruz Jorge Cerdán y agarraditos de la mano el gobernador de Puebla, Gonzalo Bautista; el de Sonora, Anselmo Macías Valenzuela; Ramón Jiménez Delgado;  de San Luis Potosí; Noradino Rubio, de Querétaro; y Gerardo Rafael Catalán Calvo, de Guerrero.

Uno por uno esta bola de chaqueteros se fueron pronunciando públicamente en contra de la existencia de la “oficina” de gobernadores, y afirmar que cada gobernador se bastaba solo para apoyar al presidente, que no necesitaban vejigas para nadar.

Al verse entre la espada y la vergüenza, el general Zárate Albarrán tuvo que enviar en chinga una carta a la prensa, firmada por el sólo, y posteriormente una más firmada conjuntamente por él y los gobernadores Bonifacio Salinas Leal, de Nuevo León y Fernando Martínez de Guanajuato, en donde negaban perseguir fines políticos (n´ombre, cómo pasan a creer). Por su parte, el gobernador de Coahuila Benecio López Padilla, informó que la próxima reunión de hombres de negocios, se posponía hasta nuevo aviso.

La segunda carta de Zárate Albarrán salió publicada en los periódicos el 4 de marzo; un día después el diputado Ortiz Rubio lo roció de plomo. (Te dije que estaba de pelos, pero vamos a tener que dejar los pelos para la próxima). CONTINUARÁ.