viernes, 14 de septiembre de 2012

2358. Dr. JOSÉ SIXTO VERDUZCO




Por Arturo Ceja Arellano.
Desde Zamora,
Michoacán.
México.
Para
tenepal de CACCINI



"La historia de nuestro país ha sido injusta al olvidar al insigne zamorense, Dr. José Sixto Verduzco, no obstante a su destacada participación en la Guerra de Independencia, así como la misma vida política nacional", fustigó Juan Carlos Pérez Chávez, presidente de la Asociación de Periodistas del Valle de Zamora, al encabezar el acto organizado con el Ayuntamiento local y su alcaldesa, Rosa Hilda Abascal Rodríguez...


Hizo acto de presencia también, el creador de ese acto que cada año organizan los periodistas zamorenses, el profesor Francisco Elizalde García... Los tundeteclas reconocieron a la vez la labor de distinguidos ciudadanos de esta localidad, al entregar los reconocimientos al Mérito Social, al arquitecto Manuel Ambriz Juárez; al Mérito Deportivo al doctor Diego Espinoza Martínez, al Mérito Profesional, al doctor José Carlos Lugo Godínez y al Mérito Cultural, al pintor Joel Ramos Magdaleno (pinta con la boca)... A temprana hora los periodistas Izaron nuestro Lábaro Patrio en la plaza principal.

2357. NACER EN LA ERA DE ACUARIO

CAPITULO I
NACER EN LA ERA DE ACUARIO
(La década de los setentas).

Por Ernesto Reyes Flores.
Ensayista y analista crítico.
Desde Morelia,
Michoacán.
México.
Para
tenepal de CACCINI

Voy es un día de cambio, eso creo, tal vez tengan razón aquellas teorías que hablan de los ciclos de la vida misma. Constantes se abren y se cierran estos círculos o etapas dentro de esta; dentro de la vida de cada individuo, de cada ser humano y por consecuencia lógica de la vida de la humanidad.

¡Qué gran misterio es esta historia humana! y ¡que gran misterio es cada una de las vidas humanas!; “Llenas de alegrías y tristezas, de altas y bajas”, y esto significa “el arte de vida y la ciencia de la muerte”; yo me quedo con el viejo adagio, que reza; “la vida es un juego, donde por consecuencia se gana o se pierde, lo importante es jugar”. Luego entonces, lo más importante es vivir, con la derrota o la victoria a cuestas, y salir adelante sin que este pasado sea tan pesado, que no me permita seguir caminando en este sendero tan extraño y aterrador que es la vida, la vida misma y que conste que lo digo en el momento donde he perdido la fe, perdí la esperanza, perdí la razón; quizás este libro sea la búsqueda de un último pretexto para vivir.

Nada tan traumático es pues nacer,  este acto, hecho o acción, que te hace ser y poder manifestarte, es a la vez el término de un ciclo, el primer ciclo de cada individuo, “la gestación”. Que importante es el desarrollarte en un ambiente de tranquilidad, de goce, de dicha; protegido por un ser humano al que le importas de sobre manera; “la madre”, que a la vez es mujer y por solo ese hecho es un ser inteligente, tierno y cuidadoso. Que mejor que esa persona para proteger al nuevo ser, en su primera etapa de vida.

Existe pues, un lugar biológicamente apropiado para conservar a este ente psicobiológico; en una ingravidez que proporciona; placer, comida, descanso, confort, bien estar. Es este, un estado de felicidad plena, somos felices por un periodo de nueve meses, teóricamente. Se esta alejado de los problemas de la vida cotidiana; del hambre, de las traiciones, de las sumisiones, de las vejaciones y humillaciones, de la vida práctica, me explico; de lo indigno que significa conocerlas; de saber más acerca de la naturaleza humana y lo despreciable que puede llegar ser esta. Es muy difícil explicar lo complicado que se vuelve cualquier hombre al tratar de conseguir algo, sobre todo dinero, sexo, posesiones materiales o Poder; cualquier forma de Poder, como por ejemplo; someter a otra u otras personas a mi voluntad, la vida se convierte en un juego por alcanzar ese deseado poder. De hecho la búsqueda de Poder también es una forma de protección en contra de la naturaleza humana, es una armadura que protege de estas formas de degradación humana; la envidia, la humillación, la traición, la deslealtad, el engaño, la hipocresía, la sumisión, la miseria humana; pero existe una excepción a la regla, el poder me mantienen ajeno y protegido en contra de estas acciones negativas humanas. El Poder es un estatus digno de respeto; respeto digno de quien lo ostenta, del poderoso, obviamente.

El nacer es la primera experiencia de dolor, de esfuerzo, de cambio, de adaptación, de voluntad. Se comienza a sentir, estos serán los primeros pasos para el entendimiento de los sentidos que nos pondrán alerta el resto de nuestra vida, claro lo que dure esta y es que somos unos sentenciados a muerte desde que nacemos, ¡que paradójico! Lo importante es, tener conciencia de vida, “cogitum ergo sum”, pienso luego existo, nos dicta Renato Descartes, pero también es importante, tener conciencia de nuestra trascendencia finita, esto es, que somos mortales, tener una constante conciencia de esto, nos hace más humanos.

¿Cuánto durará el viaje? No se sabe, hay quienes nacen ya muertos; que poco conocieron, fue tan fuerte la experiencia que perecieron en el intento; será esa la clave de la vida, “intentar”, se gane o se pierda, se alcance o no lo que se desea, pero siempre intentar y no claudicar. Que tonterías digo, parezco “motivador”. Muchos estamos muertos y seguimos comiendo, durmiendo, defecando, despertando en la madrugada, para luego darme cuenta de que sigo vivo.

La vida será entonces una constante por alcanzar esa felicidad que un día vivimos, que un día tuvimos, pero que ya no esta. La buscamos frenéticamente, la soñamos, la pensamos, la deseamos, pero no la queremos alcanzar.  Estudiamos, nos casamos, tenemos hijos, compramos, vendemos; y que triste, basamos todo en lo material, creyendo que eso es felicidad. Después de una larga búsqueda, nos sentimos frustrados por no obtenerla; vamos a cursos de superación personal, terapia, retiros espirituales, estudiamos, pero no nos sentimos del todo felices, seguimos buscando hasta la muerte, este deseo de obtener la felicidad, ciertamente nos mantiene vivos y con esperanza, con esperanza de alcanzarla algún día; hasta imaginamos “paraísos”, donde finalmente alcanzamos esta “felicidad”, después de vivir y morir persiguiéndola. Que desgastante es esta búsqueda insatisfecha. Así nos hacemos viejos, corriendo detrás de algo que no conocemos bien del todo, solo teorizamos al respecto.

La mercadotecnia actual, se encarga de convencernos de las necesidades que “debemos satisfacer”, para así lograr la felicidad deseada; comprar, adquirir, desechar y volver a comprar, sin lograr llenar ese vació, este marketing es pues, una teoría de “la necesidad de satisfacer la felicidad”, sustituimos el concepto felicidad por el concepto necesidad y/o satisfacción; hacemos un  cóctel de palabras y conceptos; degradándolos y confundiéndolos. Asimismo, estamos confundidos en nuestro yo interno, quizá porque sabemos que no es eso la felicidad, solo paliativos momentáneos.

Invito a que regresemos a los primeros días después de nacido, cuando el bebé comienza a llorar para avisar que tiene hambre, también comienza a manipular, a chantajear a la madre, comienza a saber como se convence a otra persona de que haga lo que yo quiero; (manipular voluntades). ¿Se estará creando a un hombre o a un monstruo? La respuesta se vera en un futuro no muy lejano. La persuasión será una herramienta útil durante toda la existencia humana. De hecho el convencimiento es un poder “per se”, para quien lo posee claro.

Se crea a un humano, pero se enseña a un hombre, esto es; el mismo individuo, es a la vez, sujeto de creación, de aprendizaje y enseñanza, donde confluyen el interés personal en contra del bien común, ¿Qué estará primero? La respuesta será factor de luchas filosóficas, políticas, ideológicas y económicas, materias todas estas del desarrollo histórico, social y psicológico de los hombres en conjunto e individualmente. Esto en otras palabras es; “que el pez grande se come al chico”, me explico; el más capaz y hábil tiene ventaja sobre los demás, donde esto significa que vive de ellos. Esta ventaja puede ser el dinero, el conocimiento, la posición social, en fin, “las circunstancias”. En consecuencia, la dominación de un pueblo sobre otro, militar o económicamente es lo común y decir lo común, no es decir lo éticamente correcto; pero lo que se ve cotidianamente se hace costumbre y esta costumbre, se hace ley, recordemos que la costumbre es una de las fuentes del “Derecho”.

En ocasiones, hay que pensar o razonar algo para ver su origen, su naturaleza, su esencia, aclarando que no todo es razón, que no hay purezas, que la única verdad es que no existen verdades absolutas.

Razonar o pensar, es en el bebé, una capacidad que se desarrolla poco a poco a través de la vida; a diferencia de la capacidad de amar que no crece a la par y entonces comienza una suerte de desequilibrio individual, al no haber equilibrio, la razón se puede convertir en un arma, con todo lo que implica portar un arma, la responsabilidad de usarla para el bien o para el mal, con ella defenderse o matar. Crear o destruir, es este, uno de los poderes que nos da el Libre Albedrío a los seres humanos; en este caso debo señalar que el libre albedrío y la voluntad son el verdadero poder humano y no el engaño y la simulación. 

¿Cuántas veces nacemos y cuantas veces morimos a lo largo de la vida? Todas las necesarias, para poder desarrollar, conocer, aprender y comprender, esto para llegar al pleno conocimiento de este mundo fenomenal que nos rodea, pero ¿Cómo empato todo esto con una serie de sufrimientos, penurias, angustias, hambres y miserias? Estas penurias también necesarias para forjar un carácter y un temple en el seno del ser humano, que lo hacen más ser humano. Mal entendidos, se desvían en odios y rencores, en contra de lo que sea.

Así, después de este desarrollo concluyo, que primero conocemos la felicidad, la libertad, el bien estar, para después pasar a extrañarlos durante toda la vida; tratamos de encontrar constantemente estos conceptos abstractos como la felicidad, la libertad. Luchamos, pensamos, deseamos estar en este estadio que tal vez, solo se logra  llegando al final del viaje, con la muerte misma.  Ese descansar de tanto buscar algo, y de la frustración de no encontrarlo, se acaba la voluntad, las ganas de vivir y en ese momento de entrega, de sosiego, de descanso, se vuelve a la felicidad y a la libertad tan añorada, esto es el paraíso para algunos, para otros el Nirvana, para mi la paz de los sepulcros.

Pero, ¿Cuál es el concepto de libertad o el de felicidad? La buscamos por diferentes caminos y hasta llegamos a extremos por conseguirla. Pero no solamente encontramos la felicidad en el nacimiento o en la muerte, definitivamente no; por momentos, en la vida misma, la encontramos y por consiguiente nos sentimos sin presiones de ninguna especie, “libres”. Somos todo cuando amamos, en cualquier forma de amor que exista, el amor a la madre, al padre, a la pareja, a un hijo, a la vida, a Dios, a la naturaleza, en fin, una serie de amores. Lapsos cortos o largos de felicidad, que bien valen la pena sentir.

Al hacer algún esfuerzo para lograr algo y que ese esfuerzo logra su objetivo; por ejemplo; enamorar a una mujer, estudiar lo que me gusta, trabajar en lo que yo quiero hacer, poner un negocio propio, desarrollar mis talentos; el que sea, o crea poseer, ejemplos; miles, cantar, pintar, escribir, componer, bailar, correr, estudiar, en fin; desarrollar mis capacidades al máximo. Pero siempre quiero más y mejor y me vuelvo un ser insatisfecho, frustrado, resentido, infeliz.

Paradójicamente, esta infelicidad o inconformidad con mi vida, o con la vida, me hacen ser y hacer todo, para cambiar y ser mejor, entonces esta insatisfacción se torna “positiva”, siempre y cuando me permita seguir caminando y no renunciar, que difícil es tomar esta dedición, como la de seguir adelante, “porque valiente es el que se levanta todos los días a determinada hora para ir a trabajar y mantener a una familia o a si mismo, esa valentía de enfrentar la vida diaria, como viene, de salir de la casa y no saber si se regresará”. Enfrentar la inseguridad, el miedo, la zozobra, lo no conocido.

Pero en la primera etapa de la vida de un hombre, no se tienen estas conclusiones, simples y lógicas. Pero la vida no es lógica, ni mucho menos simple.

El inicio de la década de los años setentas no podría comenzar con una peor noticia que la separación de los Beatle´s,  grupo de Rock Pop que marco a toda una generación y a generaciones futuras por proponer un estilo diferente, rompiendo esquemas preestablecidos, símbolo de la contracultura que después se convierte en una moda y por tanto en el modelo a seguir, paradójicamente se convierten en lo que ellos mismos criticaban; pienso, esta es la principal causa por la que este grupo decide dividirse, rompiendo con toda una línea por ellos mismos marcada, otra forma de romper, de protestar, de inconformarse es terminar con la cátedra y salirse de sus salones de clase para enfrentar la vida real, esto es romper verdaderamente, acabar ellos mismos con lo que iniciaron, por que es ya parte del establishment.

Héctor nace en la ciudad de México Distrito Federal en el año de 1971, un año antes había llegado al poder Luís Echeverría Álvarez; nefasto personaje de nuestra historia, recordado por practicar la política del llamado “populismo” y por haberse peleado con la izquierda y la derecha de nuestro país, combatiendo a unos y asesinando a otros, buscando un lugar en la historia, como un político ejemplar y pacifista, nunca lo logrará; esta es la época de Héctor, este es su país, este es su mundo; esta es su “Nación sin rumbo fijo”, tan joven y complicada; nace en la Ciudad Capital, la ciudad más cosmopolita de este Estado Nación; a finales de un siglo tan fugaz, efímero, desechable y sangriento como el siglo XX. En una época donde existe una revolución sexual, el rock and roll y las drogas, así como la minifalda, cambian la psicología social. Las protestas estudiantiles, feministas, pacifistas, antiraciales y antiimperialistas, dan la vuelta al mundo. Existen en el mundo occidental dos causas de terror colectivo, por un lado, el peligro comunista es constante desde el término de la Segunda Guerra Mundial, esto provoca  la paranoia de los yanquis; por el otro lado la guerra fría y el peligro de una guerra nuclear, provocan la esquizofrenia del mundo, inseguridad constante, terror colectivo.

Recordemos que este siglo surge con “la Revolución Relativa Quántica”, los estudios de “la Teoría General de la Relatividad” de Albert Einstein, el Psicoanálisis de Sigmund Freud, así como también las composiciones musicales atonales de  Ígor Stravinski, todo esto cambio sin duda la historia de la humanidad. A la vez, todo esto marco el ritmo de la vida cotidiana; el estrés negativo o distrés, el nerviosismo y la neurosis, son ya palabras comunes en el vocabulario de cualquier persona en este mundo abyecto.

Los años setenta, marcaron la etapa final de este siglo tan paradójico (dialéctico); paz y guerra; contaminación y ecología; pobreza y riqueza, jóvenes y viejos; la sociedad se divide, el mundo se polariza y la familia también se separa. La célula social, está en peligro de desaparecer, o simplemente cambia, de ser padre, madre e hijos; a conceptos como divorcio, madre soltera, unión libre o matrimonio homosexual, todas estas formas igual de validas que el viejo esquema familiar (padre-madre). El tejido social se disgrega a causa de fenómenos como la migración, simples razones económicas.

El capitalismo llevado a su extremo genera en el mundo consecuencias profundas, (anomias como señala Émile Durkheim), niños de la calle, desempleo, drogadicción, alcoholismo, pobreza, ignorancia, robo, prostitución, guerras, etc. Ciertamente, siempre han existido estos graves males; pero se suponía que el impulso del progreso, la modernidad y la democracia los desaparecerían; y ya vemos los resultados, se han acentuado; luego entonces, es tiempo de comenzar a cuestionar el fracaso de estos paradigmas de este modelo económico, de este sistema político, el sistema se agoto, tengamos la capacidad de imaginar un mundo diferente.

Cambian los valores; el estudiar, ser honesto, trabajador, fiel, leal, modesto, culto; ya no son atractivos para las nuevas generaciones, tener poder adquisitivo de cualquier forma es lo importante; no estudiar, y tener todo con el mínimo esfuerzo (utilitarismo), serán el objetivo del hombre, mujer y niño de esta época. Esta es una cultura basada en la lastima y el hedonismo; pragmatismo y utilitarismo, funcionalismo puro. Ser manejados y condicionados a través de los medios masivos de comunicación y el marketing, que tiene por objeto manipular nuestros gustos y decisiones, convirtiéndolas en supuestas necesidades, la manipulación de la opinión pública esa es la práctica cotidiana. En fin, una época de cambio será esta etapa de los setentas.

El Estado de Bien Estar, todavía tenía repercusiones en el mundo y de eso vivía México, el modelo económico llamado populista, era ordenado y dirigido desde la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), organismo de la ONU para el estudio de la economía de Latinoamérica, modelo que se prolonga hasta los años ochentas, por recomendación del mismo organismo y que trae por consecuencia crisis económicas e inflación, con este comentario no quiero disculpar la responsabilidad del entonces encargado del Ejecutivo en nuestro país, pero reitero si, que este modelo económico era dirigido por el Banco Mundial, mismo que depuse va a transformarse en un modelo neoliberal allá por los ochentas.

Dentro de esta vorágine y en el centro mismo del Anahúac, nace Héctor, en una tarde (16:00hrs.), en el Centro Histórico de esta Ciudad Capital, de la gran Tenochtitlán, en el “Hospital de Jesús”, dentro de una familia clase media, de mestizos, con todo lo que ello significa; cultural, antropológicamente e históricamente hablando, vive y convive con el sicretismo.

Una clase media nacida después de la primera Revolución del Siglo XX, alimentada y fomentada por el Régimen de Partido Único Hegemónico e Institucional (PRI).

Es pues, una época buena para nacer, para vivir, para aprender. Sobre todo cuando el mundo esta cambiando. En primer lugar,  llega a su término la etapa de “Estado de Bien Estar”, esto que comienza después de una crisis severa en los Estados Unidos (1929), el economista británico John Maynard Keynes es creador de la Teoría de “la nueva ciencia económica”, esta es llevada a la práctica por el Presidente Franklin Delano Roosevelt en 1933, estas políticas económico sociales, fueron implantadas para contrarrestar la gran depresión, a esto que se le llamo el “New Deal” (Nuevo trato o reparto), y es aquí donde se crea “el populismo”, esto es; el intervencionismo del Estado en materia Económica, creación de empleos, subsidios, prestamos a los desposeídos, seguros contra el desempleo, obras públicas monumentales, se les subieron los impuestos a los ricos, se fomentaron la creación de sindicatos, fondo de pensiones, subsidios para el bienestar social; todo lo anterior con dinero del erario público. Gracias a esta política, salieron de la crisis económica los Estados Unidos de Norteamérica, generada después del “crack del 29”.

La siguiente etapa, es posterior a la Segunda Guerra Mundial, es aquí donde se implanta el multicitado, ”Estado de Bienestar”, este modelo se basa en la aplicación por parte del Estado de políticas de redistribución de la riqueza, que garanticen el Bienestar Social, esto es garantizar la seguridad social con carácter gratuito, a través de programas de ayuda social, con el objeto de construir una sociedad mas justa y sólida, esto es parte del nuevo orden mundial, creado pos segunda guerra mundial. 

Lo que marca el fin de este modelo, son los cambios de gobierno de Demócratas a Republicanos en los Estados Unidos, en periodos como el de Eisenhower, Nixon y el retorno de los halcones en 1980, con Ronald Reagan y la implantación de la política económica llamada “monetarismo”, esta escuela creada en la Universidad de Chicago por Friedrich August von Hayek en 1950 a 1962 y seguida por Milton Friedman (Premio Nobel de Economía en 1976), es una critica al anterior modelo económico, este modelo deshumanizado, es contrario a la intervención del Estado en la economía, también esta en contra de la política de subsidios y ayuda social; a esto se le ha llamado “neoliberalismo”, es parte de la globalización y la Economía de Guerra, contraria totalmente a la política de “Estado de Bien Estar”.

Aunado a lo anterior, se presenta “la crisis del petróleo”, a principios de 1970, la demanda internacional del petróleo empezó a superar la oferta,  y en 1973 y 1974 la OPEP elevo los precios del crudo en casi 400% e incremento el precio del barril hasta casi 12 dólares. En 1979 y 1980 los miembros de la OPEP, votaron a favor de una segunda ronda de subidas, lo que elevo el precio del barril por arriba de los treinta dólares y aumento la inflación de los países industrializados. Gobierno y bancos aumentaron los intereses, con lo que se agudizaron los problemas de amortización de deudas, deudas que todavía sufren la mayoría de países en vías de desarrollo como el nuestro.

Como consecuencia de esto, los efectos combinados de las medidas de ahorro que se aplicaron en las naciones consumidoras de petróleo y de la recesión económica hicieron disminuir la demanda. La presión a la baja de los precios, se vio potenciada por el hallazgo de nuevos campos petroleros en América, Asia y África, además de la incapacidad de varios miembros de la OPEP de cumplir con las cuotas de producción impuestas por la misma Organización con el fin de defender los precios. A comienzos de 1986, el precio del barril había descendido a menos de 10 dólares. Se dice que todos estos cambios al precio del barril de petróleo, fueron manejados y fomentados por Estados Unidos, a través de sus aliados dentro de la organización en ese entonces; (Kuwait, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Irán e Irak, entre otros), con la finalidad de quebrar económicamente a la Unión Soviética, con estas alzas y bajas, no solamente tronaron el modelo económico de la URSS, basada en el petróleo, sino a gran parte del mundo, trayendo por consecuencia hambre y marginación; dicho sea de paso, nuestro país no fue la excepción.

Aunado al contexto internacional, en nuestro país el descubrimiento de la llamada “Zonda de Campeche”, hizo pensar a un Presidente que nuestro principal problema sería la administración de la riqueza; esta encarnación del gran Tlatoani, es la apoteosis del “Presidencialismo”, de la corrupción, del nepotismo, del despilfarro, del endeudamiento, de dar al traste con la economía, con la baja del precio del petróleo, termina con el sueño alucinógeno de un guardián canino, que no sirvió para maldita la cosa. “El Perro”, como se autonombro, fue un proxeneta devaluado, alabador de meretrices, reflejo de la sociedad abyecta, inmersa en la miseria espiritual y la corrupción de los valores. Esta es la representación de la clase política, de la clase dirigente, de los nuevos ricos en nuestro país, de la “naco aristocracia”, que es la familia revolucionaria, que todavía nos gobierna; esta concepción queda gravada en el subconsciente colectivo, como negativa. Esto es aprovechado por los tecnócratas, esta nueva clase política, forjada en el Banco de México y la Secretaría de Hacienda, estudiada en las Universidades Norteamericanas, creyeron tener la medicina para este mal, implantando las teorías monetaristas; para nuestra desgracia, también fracasaron.

Comento lo anterior, para dar una idea de lo que significó la crisis económica en la vida de nuestro país, afectando directamente la personalidad de todo individuo, joven o viejo, quebrando la esperanza y la confianza que existía en nuestro país, prácticamente todavía no se ha podido rescatar el día de hoy. Se dice que existe una crisis de las Instituciones; la familia, el gobierno, la Iglesia, el Estado de Derecho, los partidos políticos, los tres poderes políticos legalmente constituidos, etc. Instituciones que se olvidaron de los individuos que las crearon, ahora se extrañan que estos individuos las desconozcan o las insulten por lo menos. La juventud revolucionaria mexicana, heredera de la afrenta de la década pasada, no tiene otra opción más que la guerrilla; tomar el poder por la vía armada o en otro caso; venderse al sistema político mexicano (la corrupción, no es una opción, es un forma de vida). Unos mueren en las cárceles o en la sierra, otros forman parte de los cuadros políticos; dentro y fuera del partido oficial, “todos somos el sistema”, ¡que asco!

Retomando, puedo decir, que todavía existía una inocencia en la juventud mundial, se cuestiona la guerra de Vietnam, como símbolo del Imperialismo norteamericano, en 1975 se retira el último soldado norteamericano de Vietnam y el 2 de julio de 1976 se proclama la República Socialista de Vietnam, “David venciendo a Goliat”, otra paradoja posmoderna. Después de la segunda guerra mundial, llevan un empate y una derrota, no van muy bien que digamos.

Cada batalla ganada a los norteamericanos es aplaudida, por la juventud contestataria y comprometida de la época. Son símbolos de la oposición al Imperio; Cuba, Vietnam, el Che Guevara, Chile, Salvador Allende, Fidel Castro; el sueño por alcanzar la Libertad sigue en pie. El caso de Chile, en donde mediante elecciones democráticas llega al poder la centro izquierda, encabezada por Salvador Allende. En 1973, los políticos de derecha, la CIA, los banqueros, la Iglesia Católica, el ejercito, los industriales; terminan con la vida democrática en Chile, dando un golpe de Estado, traicionado por un militar sin honor y sin gloria. Con este “detalle”, se detiene el avance de la social democracia y del mismo sistema democrático en América latina, a través de Dictaduras Militares, Dictaduras de Partido y por “gobiernos democráticos Neoliberales”. Se repite el ejemplo en Argentina en 1976; regresar a la vida democrática, costara más de treinta años y miles de vidas humanas. El sueño bolivariano tiene que aguardar, recordemos que ese mismo año muere Franco en España; comienza la esperanza para unos y la pesadilla para otros.

Pero el aparato o sistema trabaja rápido y controla a esa juventud, con base en las Drogas, la revolución sexual y el rock and roll, este movimiento de protesta, contestatario y de contracultura; es ya parte del control por parte del sistema.

Esta juventud que buscaba el cambio mundial, es ahora la que domina y dirige el mundo. Estos hombres de 40 a 50 años de edad, son directivos, gerentes, políticos, empresarios, que con una fuerte ideología materialista, piensan ahora en comprar un carro, un departamento, una mujer, un traje, un reloj, de tal o cual marca y se olvidan del sueño de cambio, de llevar a la imaginación al poder, ¿Dónde quedo el amor y paz? Solo el interés de ganar más dinero los mueve, el interés de gastar ese dinero, el interés de obtener y acumular más objetos y posesiones materiales es lo que lo hace ser, no nos extrañemos de la falta de humanidad de estos seres.

Aquella era una época inocente insisto, recuerdo un comercial de Coca Cola en navidad, (checa la referencia y la letra de la música); “…Quisiera al mundo darle hogar y llenarlo de amor, sembrar mil flores de color, en esta navidad, hay que compartir…”; todavía existía una mentalidad en el consiente colectivo, de colectivismo; ahora existe enajenación, individualismo, intolerancia, soledad, envidia y una gran falta de amor, de comprensión humana, por consecuencia una violencia exacerbada y a veces callada, pero presente.

Regresando a esta época, una marca  comercial y sus anuncios televisivos, apostaban a la Coca familiar; una mesa llena de comida y familia; el abuelo, la abuela, el padre, la madre, los hijos, los sobrinos, los tíos, ¿Dónde están todos?, ¡me los robaron!, hoy en día no hay ni comida, ni familia. Claro que existía un mayor poder adquisitivo, podíamos ahorrar, viajar, ir de shopping a la frontera, de vacaciones a la playa; una casa con todos los servicios necesarios, dos o tres automóviles a la puerta; tal vez servicio domestico, casa de campo en alguna ciudad de provincia. El sueldo del padre alcanza perfectamente para esto; y en el caso de la madre, se dedica única y exclusivamente a los cuidados del hogar, observa a los hijos, la comida, la escuela, el vestido, las tareas escolares, las actividades deportivas; todo esto hace un ambiente familiar agradable, optimo. 

Pero la crisis económica hace sus estragos en esta célula social y la descompone, la fracciona, la fractura, la lesiona; comenzando por que la madre tiene que salir también a trabajar para poder seguir llevando el mismo tren de vida, deja a los hijos al cuidado de la abuela, de la nana. Los actores familiares entran en conflicto, ya con un poder adquisitivo, se entabla una franca lucha por el poder dentro del seno familiar, las ideas machistas chocan con las feministas. Muchas de estas parejas optan por lo más fácil; el divorcio, el rompimiento del vínculo matrimonial, esto como comentaba, descompone y fragmenta a la familia, el tejido social se fractura. Todo esto aunado a la disminución del poder adquisitivo, se entra en una crisis económica, social y de valores; con esto las siguientes generaciones crecen con una particular forma de pensar. Unos tienden a ser y recrear la sociedad corrupta y los otros tienden a tratar de modificarla, estos son los menos, ¡que lastima! También existen los mas, los que no les interesa nada, los ideóns, los que están fuera de la vida política de la ciudad, los abúlicos, ¿quién puede juzgar mal a estos?

Surgen resentidos sociales, yo soy uno de ellos; tal vez criminales, tal vez alcohólicos, tal vez drogadictos, neuróticos; o tal vez profesionistas, padres de familia, gerentes, directivos, políticos, escritores, músicos, pintores, etc. me pregunto, ¿y si no fuera cuestión de buenos y malos? y estuviéramos mezclados; esto es, que un mismo individuo desarrollara varios roles sociales; padre de familia, hijo, esposo, trabajador, estudiante, corrupto, alcohólico, drogadicto, asesino, defraudador, héroe o villano; creo es aquí donde se aplica lo de “emplearse a fondo”; una misma persona tiene que tener por lo menos dos trabajos para vivir bien, mejor dicho, sobrevivir. Esta gente quiere lograr sus objetivos cueste lo que cueste; caiga, quien caiga, ¿Tu conoces alguien así?, yo si, quizás yo sea uno de estos monstruos a los que me refería en la primera etapa de este trabajo, un trepador social sin escrúpulos, ni moral. No nos admiremos por la sociedad actual, somos parte del problema, somos el problema mismo, busquemos las soluciones.

No solamente la sociedad actual se explica con este razonamiento simple, sino también se explica con la soledad que se vive en estos momentos, estas personas se hacen individualistas; y digo se hacen por que no lo somos por naturaleza; somos seres  colectivos, sociales y políticos por naturaleza, esa es nuestra esencia, nos hemos despersonalizado, convirtiéndonos en entes materialistas, consumistas y por tanto enajenados y solos. La falta de interrelación entre individuos, pone en peligro instituciones como la familia, que no desaparece, solo se transforma; al igual que la sociedad misma, la pregunta es ¿Para dónde vamos?

El añorar esta época (los años setentas), de cierta felicidad general y bien estar, no es raro; actualmente se da un fenómeno en el mundo occidental de recordar sobre todo esta época, los setentas; ropa, música, películas, libros, canales de televisión; hacen alusión “del retro”, o del movimiento llamado “Austin”. Jóvenes que no nacieron sino mucho tiempo después, escuchan, visten y observan esta época. Este punto de quiebre que representan los setentas, fue sin duda una época que trasciende la barrera del tiempo, que queda tatuada en la historia como cuando marcan a las reses, con un hierro candente.

En México, lejos estaba el ejercicio Democrático, muy recientes se encontraban los movimientos estudiantiles de 1968 y el jueves de corpus de 1971,  ya antes los ferrocarrileros y los médicos habían sido reprimidos brutalmente por López Mateos, no existían opciones reales, en este momento muchos jóvenes con ideología comunistas, se ven obligados a tomar la vía armada como forma de llegar al poder político y así lograr un cambio real de la sociedad, la llamada revolución se pone en práctica, pero el gobierno mexicano asesorado por los órganos de inteligencia norteamericanos llevan a cabo la llamada “guerra sucia”, de forma frontal y efectiva desapareciendo la oposición armada en pocos años, no del todo debo aclarar.

El año de 1976, es recordado por la devaluación de la moneda, también por la muerte en España del Dictador y con esto comienza la democratización española; en México Jesús Reyes Heroles, Secretario de Gobernación, desarrolla la Ley Federal de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales (LOPPE), esta nueva Ley da apertura a los Partidos Políticos que hasta ahora estaban excluidos, como el Partido Comunista Mexicano (PCM), dado que en las ultimas elecciones el único candidato que se presento fue José López Portillo, un presidente sin Legitimidad, esto mostraba que el sistema político mexicano entraba en franca crisis, se respiran tiempos de nepotismo, despotismo, populismo y demagogia en todo su esplendor. Esta maniobra política, da un nuevo impulso al desahuciado Régimen de Partido Único Hegemónico, el PRI vivirá 26 años más, para desgracia de los mexicanos, de ayer, hoy y mañana.

El padre de Héctor, trabajaba en ese entonces en Petróleos Mexicanos (PEMEX), esta empresa que dio y da vida económica al país. Siendo Auditor dentro de la empresa, se dedica a viajar por todas las regiones petroleras, desde Chihuahua, Tamaulipas, hasta el Sureste; Tabasco, Oaxaca, Campeche y Veracruz, por lo que Héctor conoce parte de este gran país.

En 1979, la plataforma petrolera marítima Ixtoc I, situada en el Golfo de Campeche, se incendia y queda fuera de control. Se vierten al mar 30,000 barriles de petróleo al día. Por este motivo, es trasladado el padre de Héctor a Ciudad del Carmen, Campeche, para atender de manera Administrativa el problema. El padre de Héctor, llama a su familia para conocer el lugar, como era la costumbre; Ciudad del Carmen, Campeche, Mérida, Cancún, formaran parte de un tour turístico.

Desde entonces Héctor se da cuenta de las grandes divisiones económicas, sociales  y raciales en este país. Zonas donde no existe agua potable y lugares donde el lujo y el confort son lo normal. El país entero esta lleno de contrastes y contradicciones. Por ejemplo, las restricciones de una economía proteccionistas son para la mayoría de la población, la clase privilegiada tiene acceso a productos de manufactura extranjera (fayuca).

Al ritmo de la música disco, la juventud prueba la cocaína (clorhidrato de cocaína), con esto se genera una efímera y fugaz euforia, estimulación y perdida del apetito. Esta droga es la siguiente etapa de una cadena de adictivos generacionales; alcohol, tabaco, cafeína, opio, heroína, marihuana, hachís, peyote, Dietilamida del Acido Lisérgico (LSD) y ahora cocaína, droga probada y aceptada para su comercialización por los Estados Unidos de Norteamérica.

Posterior a la salida de las tropas Norteamericanas de Vietnam (1975), se traslada “el triangulo del oro”, de la península de Indochina a un clima similar en Sudamérica, controlado por los yanquis, a través de la CIA. Colombia, Perú, Bolivia, fueron escogidos para tal fin; será fácil que los campesinos sembradores de hoja de coca y pobres, ahora añadirán amapola y marihuana, en este caso se unía la pobreza y la ambición, en este lugar geopolíticamente estratégico, se crearían laboratorios para la transformación de la materia prima. El mercado; Europa y los Estados Unidos principalmente, demandaban mas mercancía y variedad además del hachís y el opio; había mucha juventud que domesticar, además de financiar luchas contrarrevolucionarias y así enriquecer a generales y capos encargados de hacer el trabajo sucio de control de la zona.

Posterior a la segunda guerra mundial, se traslada a Sinaloa México, la producción de Heroína y Marihuana para la producción de Morfina, para consumo de las tropas norteamericanas en el frente.

Latinoamérica esta controlada desde la declaración ante el Congreso de su país en 1823, por parte de James Monroe quinto presidente de los Estados Unidos. “La Doctrina Monroe” es la base de la política aplicada por ese país a Latinoamérica. Ejemplo de la aplicación de esta Doctrina, fue la intervención en Guatemala para derrocar el gobierno democrático de Jacobo Arbenz Guzmán en 1954; en Cuba en 1961, con el desembarco de “bahía de cochinos”; el  apoyo a Joaquín Balaguer en República Dominicana en 1965; en Chile 1973, con el derrocamiento de Salvador Allende; la intervención en Granada en 1983, así como también, la contrarrevolución en Nicaragua y El Salvador en la década de los ochentas.  

Así mediante intervenciones militares directas e indirectas, como apoyar dictaduras militares, gobiernos pro Estados Unidos,  se controla al cono sur; la excepción era México, con la supuesta democracia, o dictadura de partido único hegemónico; este cambio de estafeta sexenal y el corporativismo mantenía el control y la paz social, esto significaba que el gran Leviatán extendía sus redes a toda la sociedad, mediante un sistema político “legal y legitimo”, hasta entonces.

Cuba, a partir de Castro (1959), se sale de la línea que traza el Imperio, este error de cálculo hace que los Estados Unidos enfoquen sus baterías en contra de todo intento por crear nuevos países socialistas y mucho menos comunistas. Para ello se crean centros de adiestramiento militar, de combate de guerrillas y antiterroristas, como ejemplo; la Escuela de las Américas en Panamá, la ya existente escuela de boinas verdes, los kaíbiles en Guatemala, agregados militares en los diversos países en Latinoamérica, apoyo logístico y económico por parte del Ejercito Norteamericano y la CIA, el ejemplo mas reciente es Colombia con el “Plan Colombia”, queriéndolo repetir en México con “el Plan Mérida”.

Por lo anterior expuesto, el cambio hacia la izquierda tardara casi treinta años más como ya lo advertía, entre otras cosas; “la clase media parroquial”, hipócrita y convenenciera es producto de este sistema posrevolucionario. Mientras el gobierno apoye, halla para comer, me toque algo del pastel y no este de por medio mi pellejo, seguiré aplaudiendo el sistema. “La lealtad dura menos que un cerillo encendido”. La alternancia en el poder en el 2000 es gracias a esto. A partir de los setentas cae drásticamente la economía de esta clase, hasta llegar al extremo de casi desaparecerla, este es el principal motivo del cambio de partido al votar. Esta clase que debería ser la más leal al partido en el poder (PRI), hasta el año 2000, principalmente por que este la creó, la consintió y la estimuló. Simplemente, quien no trabajaba dentro de la gran Administración Pública, tenían negocios que ligados al partido, vendían, comerciaban y se hacían ricos gracias a él; “vivir fuera del presupuesto, es vivir en el error”, frase del “Tlacuache”, Cesar Gary Zurieta, háganme ustedes el recabrón favor.

Una pregunta lógica es; ¿Quién sigue votando por el PRI?, para dar una rápida respuesta a esta pregunta, tendremos que hablar de los pobres en nuestro país; obreros, maestros, burócratas y campesinos, los tres sectores corporativos del PRI, acostumbrados a vivir del subsidio, de los programas sociales, del paternalismo, son los más conservadores y por eso siguen votando por el PRI, son el voto duro, prolongan la vida del partido; todo se resume a pobreza e ignorancia, no solo los pobres, también las clases medias bajas. Atento a lo anterior, se forman los grupos clientelares, los actuales se mantienen con cuotas de poder y gracias a “la compra del voto”.

Sexo, droga, alcohol, rock and roll, comunismo, música de protesta, “amor y paz”, guerra fría, Beatles, petróleo, crisis, devaluación, corrupción; conforman un nuevo orden mundial y también un nuevo hombre. Es preciso decir que en estos momentos, se dan los primeros pasos del joven William Henry Gates III, después de abandonar su licenciatura en la Universidad de Harvard para apostar por un sueño, que se convertiría en realidad dorada, funda en 1975 junto con su compañero de estudios Paul Allen la empresa de software para ordenadores o computadoras, Microsoft Corporation, treinta años después lo convierten en el hombre más rico del mundo y dicho sea de paso en un filántropo, otro ejemplo de personajes de esta época es el dueño y fundador de APPLE, Steve Jobes, quien encarna el sueño hippie hecho realidad, “llevar la imaginación al poder”.

Por otro lado, el fenómeno OVNI (UFFO) por sus siglas en ingles, es revivido en todo el mundo, para distraer las mentes ignorantes, como la mía; “La guerra de los mundos”, “Encuentros cercanos del tercer tipo”, “La guerra de las galaxias”, “Galáctica”, “El abismo negro”, “ET, el extraterrestre”. Nos hicieron voltear al cielo, y tener paranoia marciana. Desde los años cincuentas, se registran estos encuentros, precisamente coinciden con las pruebas de armas secretas de los norteamericanos, fueron un pretexto para ser un distractor real de finales del siglo XX.

Mientras Latinoamérica, África y el cercano oriente, duermen el sueño de los justos. Europa, Norteamérica, Oceanía y el Sureste Asiático, entran en un resurgimiento de sus economías, sociedades y empresas. Gracias a la crisis petrolera, los autos compactos japoneses se venden en todo el mundo. Honda, Nissan, Toyota; así como también, las europeas; FIAT, Renault, VW, SEAT; son fiel reflejo de sus sociedades, que actúan sobre la base del trabajo, la tecnología, la investigación y el bajo costo, se ponen a la vanguardia mundial, después de haber sufrido la posguerra, haber perdido la guerra, o en su caso haber sido casi destruidas. Gracias al Plan Marshall (1947), Estados Unidos apoyo con 13,000 millones de dólares, destinados a la reconstrucción, principalmente por el peligro del avance comunista, hoy la Unión Europea; encabezada por Alemania, Francia e Italia, están próximas a consolidar los Estados Unidos de Europa; una sola moneda y un Parlamento. Con lo que respecta al oriente y sureste de Asia; Japón, Corea, Malasia, Singapur, Indonesia, Tailandia, Hong Kong, Taiwán, Vietnam y Filipinas, forman los llamados “Tigres de Asia”, un grupo económico muy solidó, a los cuales se les unen los Chinos y los Hindúes, próximos en entran al grupo de las economías más grandes del mundo, llamadas “economías emergentes”, con un mercado de más de 3 mil millones de habitantes, con gran poder adquisitivo, gracias a la creación de una clase media abundante.

La falta de responsabilidad, disciplina, de valor, de honestidad, de honor, se hace evidente en México, la falta de un orden en la vida social e individual. Dan al traste con el “Milagro Mexicano”. Que después de un estudio consensuado se descubre que fue fortuito y no de un real esfuerzo como Nación. El individualismo, la corrupción, son el andamiaje de nuestra sociedad.  El dios dinero y el poder, son los nuevos valores. Los ídolos en esta década de los setentas todavía serán; el Che Guevara, Salvador Allende, Fidel Castro; en la década siguiente serán los narcotraficantes, los cantantes, los actores; dinero, fama, mujeres, droga. Alabamos rameras, drogadictos, ignorantes, inútiles, parias sociales, proxenetas y sodomitas.

Y aquí hay un punto importante, el homosexualismo, que también tiene un papel fundamental en la transformación del mundo, en los setentas fue parte de la transformación mundial; en este momento (Siglo XXI), no es revolucionario, es moda. Existe la creencia, de que para subir en la escala social, se tiene que cambiar de preferencia sexual, no por convicción propia, sino por conveniencia social. Está mal visto hablar en público en contra de esta minoría, me podrían tachar de intolerante, retrogrado e ignorante. Luego entonces, apoyo lo que no entiendo, otro punto que hace evidente a la clase media parroquial, que repite lo que escucha en el trabajo, en las noticias de las 10 de la noche, en el diario y en la oficina, somos víctimas de los medios masivos de comunicación, pero sobre todo somos responsables de nuestra ignorancia.

La libre elección, se lleva de lo político a lo sexual, la tolerancia sexual es pues un derecho que se ha ganado y se debe defender como cualquier otra libertad, pero al llevarse al plano de moda o comercialización, pierde legitimidad, prostituyen los ideales y los sentimientos, cuando solo se quieren derechos y no se aceptan reglas u obligaciones. Actualmente los “gays”, son un grupo de la población abundante, que utilizan una moda que los despersonaliza, los desubica, los deja sin identidad; no son ni mujeres, ni hombres, son los asexuales y a la vez son los más promiscuos. Solo como reflexión, una persona sin identidad, es más controlable, este segmento, puede ser el más consumista, menos interesados del mundo convencional, son los más superficiales y frívolos, esto tiene una explicación; sintiendo que ese mundo convencional los aparto, los margino, no les interesa convivir con él, se vuelven intolerantes con lo llamado “normal”, lo mismo pasa con otros marginados como son los darks, los emos, los góticos, los punks o los llamados anarquistas. Una sociedad que está compuesta por una gran diferencia social, que expulsa a su juventud, para trabajar en otro país porque no existen oportunidades reales de superación en este su país, una sociedad que aparta y humilla a las minorías, indígenas, campesinos, homosexuales; pues no los culpo al tratar de escapar a la realidad, fugándose geográficamente, intoxicándose, viviendo fantasías, esquizofrenias sociales y viviendo una vida en constante peligro, ya que también existe una adicción a la adrenalina, esto es vivir en constante peligro, convivencia con la muerte, practicando sexo sin protección o una promiscuidad exacerbada, buscando esa felicidad tan deseada y no satisfecha de la que ya hablábamos.

Tengo que aceptar que soy una generación de la Televisión, un Homo Videns como diría Giovanni Sartori, esa madre postiza, nodriza que amamanta mi sed de entretenimiento, de conocimiento; “la caja idiota”, también tiene la capacidad de ilustrar, se tiene que crear un punto de vista crítico de los medios masivos de comunicación con base en la educación. Canales culturales como era el 9 de Televisa (actualmente desaparecido), el Canal 11 del IPN, el Canal 13 del Estado (actualmente desaparecido) y posteriormente el Canal 22 del Distrito Federal, el Canal 40 de Televisión Azteca. Siempre existió una luz dentro del túnel. Programas como Juan sin miedo, Cachirulo, Rehilete, Burbujas, La Canica Azul, los Polivoces, Plaza Sésamo; las caricaturas, porky, los cuatro fantásticos, la pantera rosa, Remi, Heidi, Marco, Meteoro, Candí, He Man, Mazinger Zeta; todo esto marco la manera de ver las cosas, la vida misma. Y si la televisión es parte del sistema de control de la llamada “opinión pública”. De tener idiotas a la masa ignorante, de la cual somos parte casi todos, donde Jacobo Zabludovsky, el Chapulín Colorado, Raúl Velasco, Chabelo, Joaquín López Doriga y tantos asesinos de la imaginación, del conocimiento y sobre todo de la realidad social. “Mierda quieren y mierda les damos”, “Somos soldados del PRI” y “Hacemos televisión para los jodidos”; todas estas frases famosas e inmortalizadas por el “Tigre” Azcarraga, dueño del emporio televisivo, ya fallecido por cierto, pero hoy representado por su hijo, quien prolonga este tipo de tele basura, telenovelas y programas de chistes bofos y simplones, fútbol, chismes del espectáculo y Lucha Libre, ¡que desgracia la nuestra!

El Fútbol, las telenovelas, los TOP show, los programas de comedia de pastelazo y la grosería burda, los programas de chismes del espectáculo; pero fuera de esto que ocupa el 90% de la programación, existen programas como los de Jaques Cousteau y su Mundo Submarino, Carl Sagan con su programa COSMOS, la Navidad de los Carpenters, los Pioneros, los Osmonds, los pica piedras y programas mexicanos como “Hogar Dulce Hogar”, “La Carabina de Ambrosio”. Si en la televisión también se aprende en esta década. Jorge Saldaña con sus sábados, sopa de letras, Anatomías, Nostalgia, hacen una sana crítica del sistema, un deporte intelectual. Individuos como yo, que no aprendían nada repitiendo y grabándome las lecciones escolares, pero si observando y opinando de lo que no conocía, mas que por una ventana trinitron. Una generación Montesori, que se tuvo que salir del Aula para descubrir el mundo real, la realidad social los tomo por sorpresa.

Luego entonces, si se puede hablar de que generaciones de mexicanos fuimos formados por la Radio XEW y la XEQ, el Cine, la Televisión se convierte en la formadora de la generación de los setentas, aun y cuando no había opciones en la programación, como lo aclare con anterioridad. Pronto entrarían en acción los video juegos, tanto caseros, como las llamadas maquinitas en los centros comerciales,  el ATARI, el COLECO VISION, el COMODORE, el NINTENDO, el PLAY STATION, el X BOX, toda una evolución en juegos de video y generaciones de niños y jóvenes enajenados con este sustituto a la interacción social, todavía nos quejamos de nuestra falta de compromiso y soledad. Pasamos del disco de 38 y 74 revoluciones al L.P., después del casete de ocho tracs al casete portátil, para luego ser poseídos por el CD, pasamos del Walk man, al  I pot.

Esto ocasiona una cultura de lo desechable, de lo pasajero, de lo superfluo, de lo efímero, de lo virtual, de lo intrascendente; de lo rápido que puede ser la vida, tal vez reflejado también en el amor. Ahora estamos, mañana quien sabe, por tal motivo se vive el hoy y el ahora. La práctica del hedonismo, del materialismo, pone en entre dicho lo espiritual, lo metafísico, lo social. Por eso el liberalismo con base en el individualismo y el egoísmo son la filosofía reinante. “Primero yo, después yo y al último yo”. Se termino desde hace mucho tiempo el colectivismo y cualquier manifestación de este, se le ataca llamándolo comunismo, populismo y ser comunista es sinónimo de satánico, guerrillero, terrorista o “malo”, peligrosos simplemente, sin mayor explicación o sustento filosófico.

Esta generación no se casa y si lo hace, la relación es tan efímera y superflua, solo se busca la estabilidad económica, resultan ser los matrimonios relaciones de negocios, simples contratos comerciales, ya no se lee la Epístola de Melchor Ocampo, ya no se necesitan testigos, ¿Para qué?, ¿Quién es Melchor Ocampo?, fiesta y a gozar del momento, “se amaron tanto aunque su matrimonio duro tres semanas, lo que duró el trámite de matrimonio y divorcio”. Nos educaron para no casarnos, peor aún, aprendimos a no casarnos.

¿Quién de nosotros no conoce una pareja donde ella se casa por conveniencia?, o el mismo, todo lo cambio por la estabilidad económica, por el futuro de su hijo, por una cuenta en el banco, por un BMW, por una Residencia en la Lomas de Chapultepec; es más, por menos de eso, que pena me da mi caso.

Callamos, nos reservamos, somos unos estreñidos de las emociones y sentimientos, no existe comunicación. No queremos responsabilidades y por lo tanto, no existen compromisos, aprendimos a decir que no, ¿y yo por qué?, yo no fui. Aprendimos a no creer en nada, ni en nosotros mismos, no creemos en los políticos (en este punto no los culpo); no se cree en ningún líder de opinión, en las encuestas, en ningún periódico, existe una real crisis de credibilidad, con base en la corrupción imperante. No existen ídolos, no hay líderes, no creemos en Dios, en ninguna doctrina o ideología. Por tal motivo existe una búsqueda frenética por la fe y el creer en algo, o en alguien. Surgen nuevos “caminos”, nuevas religiones o pseudociencias, surgen los llamados dirigentes espirituales, existe un vacío en la fe, lo que genera una crisis en los valores y las Instituciones como el Estado, el Gobierno, la Familia, la Iglesia, el Derecho, el sistema Democrático, la misma Ciencia es cuestionada por la misma Ciencia, con esta falta de fe, de comunicación, de interacción social, existe una falta de amor, de amor real y no el amor etéreo, esto es la práctica de solidaridad, de fraternidad, de tolerancia, de interés y aceptación por los demás y por supuesto de mi mismo. Aprendimos a odiar, a odiar todo, hasta a nosotros mismos, como lo muestra la capacidad de autodestrucción a través del alcoholismo, la drogadicción, el tabaquismo, el suicidio, la adicción a los deportes extremos, etc.

Una explicación a esto, tal vez sea el abandono de los padres, el egocentrismo, la nostalgia por la época de la niñez, en realidad no lo se, no me atrevo a dar una respuesta tajante y contundente, solo un comentario; como mal ejemplo, mi vida.

El padre de Héctor trabajó en PEMEX desde 1970, era Auditor, por lo tanto viajo casi dieciséis años, los primeros quince años de su vida, solo lo veía algunos fines de semana y en vacaciones; a decir verdad fue bueno esto, pues era Neurótico y la familia no lo aguantaba más tiempo en casa. Esa sensación de extrañar a alguien y al mismo tiempo pedir que no regrese nunca. Este dejamiento le permite también crecer un poco libre, solo con la vigilancia de la madre, un matriarcado y así fue testigo de la vida de una mujer, Héctor se enamoró de esto, de la feminidad, del llamado genero débil, de cómo desarrolla la mujer a través de  la inteligencia, la fortaleza, la ilusión de dirigir una familia, así tiene contacto por primera vez con una mujer trabajadora, de ideas progresistas, con valores, católica, fiel, honesta; esta enseñanza durara toda la vida; este ejemplo puede ser en un plano general, dicho sea de paso, esto mantiene unificado y salva a México, en estos momentos, será pues la familia la única Institución capaz de mantener la cohesión social, aunque esta misma Institución este transformándose.

Desde este momento se genera en su mente, una idea de tener una familia, de amar a una mujer, de tener hijos, mantener unida esa familia, con base en lo aprendido en la familia de origen.

Sacrificio, es una palabra con la que nos identificamos los mexicanos, casi el 90% de total actual, de esto se encargaron de recordárnoslo los gobernantes institucionales, no solamente en el discurso, sino en la práctica constante. Por ejemplo, en la familia se tenía que sacrificar unas vacaciones, o un automóvil nuevo, por otras prioridades como modificaciones a la casa, mobiliario nuevo, un automóvil nuevo, etc. Ejemplo los juguetes navideños eran suprimidos o bien cambiados por vestido o calzado.

Eran las épocas de los grandes discursos o mejor dicho de la demagogia pura, en cadena nacional el día 1º de septiembre, 15 de septiembre, 1º de mayo, 20 de noviembre, días de desfile y nacionalismo que rallaba en chovinismo, o mejor dicho eran chovinismo puro, estas generaciones nos templamos en la fragua de la manifestación de “las fuerzas vivas”, de los desfiles de apoyo al gobernante, claro que obligados. Ciertamente nos hartamos de tanta basura propagandística, ahora llamada marketing político, no hay nada nuevo bajo el sol; nos siguen prometiendo lo mismo que hace setenta u ochenta años, un mejor nivel de vida, protección a las libertades políticas e individuales, salud, democracia, calidad de vida, ataque a la corrupción, mejor educación y sobre todo seguridad, trabajo, puras mentiras y todavía no aprendemos.

Otro punto de esta tradición política eran los destapes políticos, “el tapado”, este juego sadomasoquista que consistía en engañar a toda la sociedad en su conjunto, el presidente se convertía por momentos en una suerte de mago, donde escondía el as bajo la manga y enseñaba toda una serie de posibles candidatos, hasta que por último, salía un candidato que nadie esperaba, con esto evitaba compromisos políticos y se saciaba la sed del público, sed de sangre y espectáculo.

Todo un proceso sexenal, destapes políticos, la campaña y toma de posesión del candidato único, por último la salida con un trágico anuncio, “devaluación”. ¿Y no querían que se les volteara la gente? Lo que no me explico es por que no hubo antes una revolución armada, o por lo menos de terciopelo.

Repito esta Nación es una Nación sin honor, ni dignidad. Un pueblo de agachados y resentidos, esperando que dios nos hiciera un milagro. El mestizo es parte de la explicación, desde los primeros mestizos, hijos de Jerónimo de Aguilar y las indias autóctonas mayas y los hijos procreados entre Malitzín y Cortés, allá por 1521, estos no fueron aceptados por los indígenas, ni por los españoles peninsulares; más aun, es rechazado por él mismo. Octavio Paz nos comenta que la causa del rechazo al mestizo, tiene su origen en la violación, me explico; en el abuso del conquistador a las aborígenes, esto genera que los hijos sean rechazados por la madre, además de estar inmersos en una cultura del pecado, la cultura católica, tiene como fundamento principal el pecado original, por lo tanto; los mestizos somos la encarnación del pecado mismo, la clase media actual, somos mestizos, somos los pecadores, ese es nuestro trauma psicológico no superado aun. Somos extraños en esta tierra, no tenemos raíces; somos descastados y desarraigados, rechazamos nuestro pasado, más aun, lo sentimos ajeno, por eso muchas veces un extranjero naturalizado mexicano, se siente más mexicano que nosotros mismos. La vida del mestizo se da básicamente desde la fundación del México independiente (1821), a partir de entonces comenzamos a cobrar las deudas con nuestro pasado, expulsando y exterminando a los españoles peninsulares y a los indígenas puros. Crecemos con rencor, en una sociedad clasista, pero sobre todo racista. Oprimir a la clase de abajo es práctica constante, el blanco oprime al mestizo, el mestizo oprime y reprime al indígena y cuando no hay de otra, se enfrenta al igual, al vecino o al compañero de trabajo, al próximo, esto es al prójimo; esta sería una explicación al ambiente violento en el que vivimos, o mejor dicho en el que sobrevivimos, esta es una sociedad violenta, con base en una mentalidad de resentidos y acomplejados, somos los chingados, los violados, la reacción general es ya no serlo, ¿Cómo? ¡Chingando primero al otro!, una otredad negativa.

Haciendo una retrospectiva histórica, la era de acuario, marca a los setentas, la nueva generación de seres humanos más comprometidos con lo espiritual, pero que poco a poco se convierten en seres materialistas, individualistas; esto convierte a esta última etapa del siglo XX en una contradicción, que termina por entrar en choque existencial. Por un lado el esquema preestablecido del mercado, marca un parámetro de vida y acción, en un funcionalismo, que trabaja casi a la perfección, en donde cada quien tiene un papel o rol social, por medio del cual se mueve la gran máquina (el sistema), cada individuo es un consumidor potencial, un cliente, no un ser humano, que desde que nace tiene que satisfacer necesidades tan primarias como comer, reproducirse, vestir, divertirse; así como también necesidades de la vida moderna, los llamados lujos; casa, auto, refrigerador, teléfono, móvil, lavadora, ventilador, ¿qué se yo?; infinidad de cosas, como cubrir imprevistos, asegurar todo, accidentes, percances viales, muerte, futuro. Un “American wait of life”, el sueño americano que solo se desarrolla en una economía abierta y desarrollada, con un verdadero Estado de Derecho y una democracia moderna, con Instituciones fuertes y ciudadanos de alta intensidad, como dijera O´Donnel. Dicho sea de paso, este estado democrático moderno se instalo desde la Gloriosa Revolución en Inglaterra en 1688-1689 trasformando la Monarquía Absolutista de los Estuardos en una Monarquía Parlamentaria, la Guerra de Independencia de las 13 colonias en contra de la Gran Bretaña en 1783 y la posterior Revolución Francesa en 1789, donde la Burguesía en los tres casos, se instala en el poder político y desde entonces lejos de debilitarse se fortalece cada día más. Este modelo es sustentada por una filosofía empirista liberal de John Locke, una filosofía económico capitalista de Adam Smith; termina siendo el paradigma a seguir por cada una de las Naciones en el globo terráqueo, por convencimiento propio o por “la razón de la fuerza”, esto si es usar la fuerza por la fuerza y no por la razón. La Revolución Burguesa, se convierte en Imperialismo y Colonialismo, esto se traduce hoy en Bloques Económicos. Lo que ha ocasionado guerras militares mundiales, guerra fría y finalmente guerras económicas. Solo los países que marcan la línea y el ritmo, ponen las reglas del juego y por lo tanto tienen la ventaja sobre las Naciones que no tienen las condiciones jurídicas, políticas, sociales, económicas, para hacerles frente.

El mundo se divide entre ricos y pobres, o sea países centro y países periféricos o de economía dependiente, nuestra nación siempre ha pertenecido a estos últimos, en la etapa de partido único hegemónico, practicamos una economía proteccionista y cerrada, esta se prolonga hasta los años ochentas y noventas, esto nos hace llegar tarde a la libre competencia, sin prepararnos para esta, ni profesional, ni tecnológicamente, menos jurídicamente, esto trae por consecuencia que nos destrocen los tratados de libre comercio, hoy China es nuestra principal competencia en el mundo con un crecimiento anual del 9%, cuando nosotros tenemos en promedio un crecimiento del 2% desde los ochentas, la gran paradoja seria que Vietnam que gano la guerra en los setentas y que quedo destrozado totalmente, hoy crece al 9% anual, siendo uno de los países más exitosos en Asia, formando parte de las llamadas economías emergentes, la India hoy es el rey del Software en el mundo; no hablemos de países Europeos, como Grecia, Portugal, Irlanda o Polonia, que entran por la puerta grande al Capitalismo y a la Comunidad Económica Europea.

Hoy los tiempos marcan un giro en América Latina, hacia la centro izquierda, claro las economías modelo de esta Latinoamérica son Chile, Brasil, Argentina, Uruguay, hasta el mismo Venezuela. Solo países que se quedaron en mismo modelo son los retrasados como ejemplo Colombia o Perú. México está en el momento de avanzar o quedarse como las naciones anteriormente  mencionadas, después de las elecciones del 2006, me confirman que seguiremos estando de comparsa al capitalismo, “fabricas de pobres y migrantes al por mayor”.

Esta serie de errores en la toma de decisiones en las elites políticas y económicas, que dicho sea de paso son las que gobiernan, se traducen en un pueblo frustrado y por lo tanto en una mentalidad de la derrota, donde la única opción de es ganar sin reglas, cueste lo que cueste, pasando unos sobre otros; somos presa de la frustración y la apatía, de la desesperanza, esta es una sociedad donde el motor principal es la corrupción. No tiene caso tener o mantener valores morales, donde no tiene caso respetar la ley, ¿para qué?, al final de cuentas no existe castigo, no existe una real ganancia al conservar estas reglas de urbanidad, de convivencia, de respeto; por lo tanto, se genera una mentalidad de egoísmo, de violencia, de hacer justicia por propia mano. El problema es grave. Tal vez una rápida mirada al pasado nos de un panorama de revelación del presente.

En la época precolombina, en Mesoamérica, no existe la pólvora, no existe la rueda, no existe el caballo; existe si una idea general de pesimismo, se acercaba el fin de una era, el quinto sol, por lo tanto una serie de calamidades y desastres, terminaba una época de auge y comenzaba una era de sufrimientos, en la cosmogonía mexica, esto era inevitable. Estos aztecas eran odiados por unos y envidiados por otros. Luego entonces, existe una división real de estos habitantes en Mesoamérica, las grandes civilizaciones, como los Toltecas, los Olmecas, los Mayas, ya estaban extintas casi todas. Los mexicas eran un pueblo guerrero, chichimeca-bárbaro, que se refundo, robándose la historia de estas grandes civilizaciones (Toltecas). Pero quinientos soldados, 100 marineros, 16 caballos, 14 cañones, 32 ballestas y 13 escopetas, al mando de un aventurero ambicioso, además de 3 mil soldados tlaxcaltecas, logran conquistar a estos pueblos mesoamericanos, gracias a la división y el odio por el Imperio dominante. Por si fuera poco, quien conquista es un Imperio en franca decadencia, que sucumbe frente a una nueva visión de cómo gobernar, existe una nueva interpretación de la Ley Divina y por lo tanto de control del mundo. Esto es la forma de concebir a Dios y al mundo de una Religión Progresista, sobre una religión anquilosada y conservadora. Dos versiones diferentes de ver y sentir a Dios y a la Vida. El Imperio Español se convirtió en defensor de la fe Católica, frente a la Gran Bretaña, Holanda, Alemania, Francia, potencias emergentes protestantes. La Iglesia Anglicana, calvinista, luterana y los puritanos, son el sustento del capitalismo, como ya lo estudio y demostró Max Weber, con su “Ética Protestante”, estas son el motor de crecimiento de estas nuevas naciones. El Parlamentarismo y la Soberanía, frente al Rey Absolutista y la servidumbre al Papa. En España, Portugal y por tanto, en el futuro Latinoamericano prolongan la Edad Media, feudal ya terminada en Europa para el año 1500, el Renacimiento Europeo, no tiene eco en la Nueva España y cuando existen brotes de despertar, se expulsan a los Jesuitas, el Tribunal del Santo Oficio se encarga de controlar todo con base en el miedo o el terror a la Ilustración, satanizándola. Existe una Contrarreforma.

En el naciente Imperio Español (1492), fundado por el matrimonio de los Reyes Católicos marca además del descubrimiento de América, la expulsión de los árabes y de los Judíos Sefardíes, lo que ocasiona que toda una clase intelectual e Ilustrada salga de España, provocando una crisis; médicos, abogados, contadores, filósofos, salen a refugiarse a Holanda y otros países donde la Tolerancia Religiosa da cabida a estos. Con este hecho, los países vecinos se enriquecen, mientras España empobrece, en ese aspecto lo que ocasiona que la Administración Pública y la recaudación de impuestos, la administración de los mismos y la administración de la riqueza encontrada en la América (Nueva España y el Virreinato del Perú), se desperdicien y despilfarre.

La Administración es fundamental para tener control sobre el gran Imperio Español; Nueva España, Perú, las Antillas y las Filipinas. La gran torpeza de los Reyes Católicos, la Intolerancia Religiosa y el yugo de la Religión Católica; marcan la decadencia Española, que tienen el punto culminante con la derrota de “la Armada Invencible”. Además de la falta de un libre comercio entre este mismo Imperio, trajo consigo la inconformidad con los gobernados, el fracaso de la Constitución de Cádiz de (1812). El Absolutismo y su gran miopía política aunado a la ambición y habilidad de las potencias enemigas, terminaron por terminar con la grandeza del Imperio Español.

A la Gran Bretaña, Holanda, Francia, se les une una nueva Nación; los Estados Unidos de Norteamérica, estas le roban a España su riqueza económica, sus colonias y su honor. Gracias a la invasión de Napoleón a España en 1810 y la idea de una Constitución Liberal (1812), se logra la Independencia de México, 300 años de Colonia y por lo tanto de Feudalismo y un Catolicismo que hasta la fecha nos sigue sojuzgando. Se logra un supuesto cambio, pero en realidad sigue prevaleciendo un sistema de privilegios, prevaleciendo una sociedad de castas, por lo tanto racista, excluyente e intolerante en el plano religioso y político. Marcan que exista un grueso de la población ignorante y una minoría ilustrada, la cual promueve la Independencia, lográndola en 1821, gracias a la unificación de los pocos Insurgentes existentes en territorio Nacional y el Ejercito Realista dirigidos por Agustín de Iturbide que al saber de la situación política al otro lado del Atlántico, ve la oportunidad y no la desperdicia. Una vez más triunfa la información, junto con la ambición. En lugar de organizar una República Parlamentaria, se ordena instalar un “Imperio de Opereta” en un país empobrecido, ignorante y a merced de la ambición de los Imperios Coloniales, este Imperio dura poco y se declara la República Federal Presidencialista, copiada del modelo Norteamericano, con base en la Constitución de 1824, pero una vez más se divide la nación entre Centralistas y Federalistas, entre Parlamentaristas y Presidencialistas, entre Liberales y Conservadores, entre Yorkinos y Escoses. Con un gran problema, las arcas bacías, sin Ejercito y nuevamente sin Administración Pública, además de una gran impotencia de recaudar dinero para darle forma y fondo a este nuevo país, no existe un Proyecto de Nación, creo sigue siendo un tema a discusión en la Agenda Política Nacional, no tenemos idea de que hacer o a donde ir, ¿Cómo defender este Gran País desde la Alta California, hasta Centroamérica? No tardara mucho en desmembrarse, la Nación está abandonada a su suerte, todos en el centro y dirigido por bandoleros y corruptos; el país no sufre vació de poder, gracias a los caciques regionales. En este remedo de Estado Nación, ¿cómo se fundan las Instituciones? no existen y está muy distante su posible creación.

Las luchas intestinas y las invasiones extranjeras duran todo el siglo XIX, deterioran las posibilidades de paz social; mientras en el mundo se dan cambios impresionantes, como la llegada al poder de la burguesía y la consecuente caída de la monarquía absolutista, así como también la consolidación y triunfo del Parlamentarismo en Europa. Este país pierde territorio, crece la deuda externa, se implantan Imperios, llega al Poder 11 veces el mismo personaje tristemente recordado. Crece la pobreza, la ignorancia, se acentúan las diferencias étnicas y económicas. Tal parece ser que lo único que se logra es la separación entre Iglesia y Estado, el principio de laicidad; este, logra terminar con los privilegios y prebendas de esta Institución Milenaria. Las leyes de Reforma son la consolidación de la Tolerancia Religiosa, la laicidad, el libre pensamiento y la separación entre Iglesia y Estado. Hasta la llegada al poder de Porfirio Díaz al final del siglo XIX, (1876) se pone orden y progreso al país, con base en un Positivismo a ultranza, el Estado de Derecho se hace valer por la Razón de la fuerza y no por fuerza de la Razón. Si usted no se entiende este concepto, no se preocupe, es uno mas de los miles de mexicanos que por generaciones no tienen noción de esto, son fruto de una educación limitada y anacrónica, somos analfabetas funcionales.

Se logra establecer un mercado económico, el círculo virtuoso de “producción, circulación y consumo”, comienza a rendir frutos, pero a un costo social alto, la falta de Democracia y un sistema de privilegios para unos cuantos que discrimina a las mayorías (Estado de Excepción). Además de la falta de educación, de salud, de garantías individuales, de libertad de prensa, de pensamiento, terminan con una revuelta social, una vez mas orquestada por una minoría Ilustrada (Círculos Liberales), con el apoyo de las masas hartas de la explotación y la miseria lacerante, “Ganamos Amo, Ganamos, Triunfo la Revolución”.

La lucha por el Poder dura de 1910 a 1936, periodo que comprende la llamada Revolución Mexicana, imponiendo en el gobierno a una clase revolucionaria Institucional que responde a un nuevo sistema político, con base en un nuevo marco jurídico, (la Constitución de 1917). Las circunstancias mundiales ayudan nuevamente a México, la Primera Guerra Mundial la crisis de 1929, así como la Segunda Guerra Mundial, ponen a México en un lugar privilegiado, en el contexto y desarrollo mundial. El Petróleo, la Mano de Obra barata, la situación Geográfica, hacen que se consolide el mito del “milagro mexicano”, un Meme operante y con esto la consolidación del Sistema de Partido Único Institucionalizado, pos lucha Revolucionaria. Otros lo llamaron Partido de Estado Hegemónico, esto bajo la concepción del pensador socialista italiano Antonio Gramsci, este Partido Político basado en los partidos fascistas y socialistas nacientes en Europa, en este momento de la historia, nunca es una idea original, copia simple de estos. Este partido Político pone paz social, educación y desarrollo económico. Este sistema es incluyente y genera una clase media urbana y privilegiada, solo quedan fuera los extremistas e indisciplinados, todo está basado en un sistema de corrupción democratizada. Quedan fuera la Iglesia, los comunistas y los grupos reaccionarios dogmáticos, latifundistas que se ven amenazados por este sistema de reparto de tierras llamado “Reforma Agraria”, estos serán en su momento los fundadores del PAN (1938), por cierto hoy en el poder político, ¿cómo da vuelta la vida, verdad? ¡Ganamos amo, Triunfo la Revolución!

La idea de orden a todos los grupos y facciones políticas bajo un solo partido triunfa y pasa de ser un Partido de cuadros, a ser un partido corporativo, donde los campesinos, obreros, burócratas y militares se ordenan bajo una sola Cabeza, un solo hombre; el Presidente de la República en turno, una nueva clase política gobierna, la “Naco burguesía” llamada “Familia Revolucionaria”, son los verdaderos vencedores de esta etapa, hacen las bases de la Nación actual, un Nuevo Estado y por lo tanto una Administración Pública abundante e inoperante, cosa que no existía desde la Colonia, recordemos. Esta nueva Administración Pública, genera burócratas y estos a la nueva clase media urbana mexicana. Aunado a esto, México se convierte rápidamente de un país rural a uno urbano, la llegada de provincianos a la ciudad para trabajar ahora como obreros y/o albañiles, los cuales serán la verdadera y real clase media creciente. Ciudades como Monterrey, Guadalajara, Puebla y Ciudad de México, son grandes focos de atracción, se centraliza el poder en un solo hombre por 4 y luego 6 años, todo parece gravitar alrededor de un centro político, simbólicamente el centro del Universo es el Zócalo de la Ciudad de México, claro en la Cosmogonía Mexicana.  Estos gobernantes apuestan a la industrialización del País y no a la inversión en el campo, por lo tanto pasamos de ser un país autosuficiente en materia alimentaría, a un país dependiente, donde se importa granos, sobre todo maíz, carne y fruta. Gracias al abandono de parte de la mano de obra, así como también abandonada por falta de inversión gubernamental y protección del mismo.

Las masas campesinas que luchan por la emancipación se ven traicionadas por los políticos corruptos y torpes, los campesinos optan por engrosar los círculos de miseria en las grandes ciudades o ser braseros en los Estados Unidos. La Clase Gobernante, solo atiende sus intereses mezquinos y a la clase media, sabe que de ella depende para sobrevivir, esa fue el verdadero olfato político del anterior régimen, ahora, lo perdieron;  pero el PAN en el 2000 y posteriormente en el 2006, destacan y subrayan este hecho tan importante, ¿Cómo es posible que? 15 millones de votantes en un país de 102 millones según cifras del INEGI y del IFE, tengan el control del país, si hacemos un esquema social total, el 60% de la población está en la pobreza, 10% de estos son indígenas (los pobres de los pobres), 10% de este total son la clase dominante hegemónica, el 30% restante es la famosa clase media, dividida también en 10%, de clase media alta y el 20% de clase media baja; aquí está el verdadero botín político, estos votantes, que legitiman a cualquier Régimen, todos estos números dignos de ser mencionados son gracias a todo un devenir histórico, que termina por dar tan crudas cifras, sigue siendo un Sistema ilegitimo, por más que se esfuerce el IFE en decir lo contrario.

Regresando al Antiguo Régimen; el Partido que gobierna y dirige a los trabajadores (PRI). Se forma con base en el Estado de Bien Estar, el desarrollo estabilizador o el llamado sistema de sustitución de importaciones, reinante en el mundo de los años 50´s y 60´s, trae por consecuencia abundancia y recuperación económica en países como Japón, Alemania, Italia, Gran Bretaña, Francia, hasta el bloque soviético, repunta la URSS, China, Checoslovaquia, Polonia, Hungría, Rumania, y Yugoslavia. Pero existe un punto de quiebre a finales de los años 60´s, el sistema bipolar, la guerra fría y el Estado de Bienestar se fractura y es cuestionada en Washington, San Francisco, Paris, Praga y hasta la Ciudad de México.

Romper el silencio de un supuesto status quo, y comienza un cambio mundial; social, político y económico. Pero en México, como en otros países se reacciona con fuerza y se aplasta todo intento de cambio, todavía el desarrollo económico mundial prolonga la vida del sistema institucional, dura otros veinte años hasta los años 80´s, donde la llegada al poder de Ronald Reagan en Estados Unidos y Margaret Thatcher en la Gran Bretaña,  se impone un sistema económico y político, basado en el monetarismo, llamado ahora neoliberalismo, cuando a la caída de la URSS y del Muro de Berlín (1989), ponen fin a la opción comunista. También tiene sus consecuencias en México llegan al poder una nueva generación de Políticos dentro del mismo partido, los tecnócratas que apoyados por el Neoliberalismo, gobiernan hasta ahora el país. Trayendo por consecuencia la desaparición de esa clase media, de la creación de pocos súper ricos y más de la mitad de la población en extrema pobreza.

Esta generación, surgida en la Secretaria de Hacienda y el Banco de México, estudia en Universidades en Estados Unidos conforme los nuevos cuadros políticos. Economistas que comulgan con las ideas de los Chicago Boys, Milton Friedman y Friedrich August von Hayek.

Los años 70´s terminan en México con una grave crisis económica también gracias al contexto internacional la baja de los precios del petróleo, cuando a una deuda adquirida en esta época termina con una devaluación mas del peso, la nacionalización de la Banca como venganza a los banqueros oportunistas.  Y la falta de democracia no daban esperanza de cambio, sino al contrario desinterés y desesperanza reinan en el mundo. Tendríamos que apretarnos el cinturón nuevamente. Termina la época Disco, los años ochentas llegaron no con muy buenos augurios. Este despertar de la psicodelia a la realidad, es en verdad neurótico para cualquiera.

Serian los años setentas una década de triunfo de los Vaqueros de Dallas y los Acereros de Pittsburg, del triunfo del VW en ventas en el mundo, sobre todo en México, “el Beatle” es un símbolo de esta época. es el tiempo de Steven Spielberg, Francis Ford Copola, Brayan de Palma, de los Grandes Cines; Imperial 70, el Cine Manacar, Futurama, el Polanco, el Ariel, el Anzures;  las películas como; Vaselina, Castillos de Hielo, las guerra de las galaxias, el ET.

En el Estudio 54, la Cocaína. Pero sobre todo, es tiempo de la niñez de Héctor, la cual con sus defectos, fue hermosa y tranquila, con bonanza y dispendio, sin excesos. Donde descubre que su naturaleza es tranquila y bondadosa, la cual cambiara diametralmente en la siguiente década. Estos primeros años los extrañara durante toda su vida, así como las generaciones siguientes extrañaran los años 50´s, 60´s, 70´s. aunque no allá vivido en ella. Héctor será pues un niño hiperactivo, “generación ritalin”, diagnosticados como niños TDA, (Trastorno de Déficit de Atención). Tal vez  porque había que aprender más afuera del aula escolar que dentro. Con un sistema anacrónico, conservador y manipulador de la verdad. Se cambian las flores por barriles de petróleo. Este es símbolo de cómo el sistema acalla a los diferentes con Droga.