sábado, 19 de octubre de 2013

3552. ENERGÍA LIBRE

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

“¡Ya antes de que desaparezcan muchas generaciones, nuestras máquinas van a ser movidas por la fuerza desde cualquier lugar del universo! En todo universo existe energía”
NIKOLA TESLA

El reino de la Necesidad mantiene al hombre en la esclavitud. La necesidad de obtener energía para el cuerpo y para los artefactos que son una extensión del cuerpo, y de la mente, obliga al hombre a trabajar. El reino de la necesidad es el reino de la esclavitud porque así lo ha decidido la Mafia. Dentro de las necesidades primarias, comer es una forma de recuperar la energía corporal perdida, otras necesidades no prioritarias requieren de grandes cantidades de energía, como por ejemplo las necesidades suntuarias o supérfluas. ¿Qué pasaría si las necesidades energéticas primarias del hombre estuvieran cubiertas? ¿Qué pasaría si pudiéramos trascender el reino de la necesidad, de la dependencia energética? A menor necesidad, mayor libertad. Los hombres que han renunciado al 99 % de las necesidades (como san Francisco de Asís), han conquistado su libertad en la misma medida.

El metabolismo animal, y por consiguiente, humano, se caracteriza por la necesidad de lograr el equilibrio, la homeóstasis, mantener el equilibrio energético requiere del intercambio de energía entre el medio ambiente y el hombre, la historia de la energía es la historia del proceso metabólico entre la humanidad y la Tierra. Los  Mayas y otros pueblos que lograron un avance tecnológico y científico importante, colapsaron principalmente a causa de la ruptura del metabolismo con su entorno.

La civilización moderna se encuentra ante la disyuntiva de recuperar el equilibrio con su entorno, con la Madre Tierra, o perecer. El avance a una etapa de desarrollo superior es hoy posible porque mientras que en el siglo XVI la producción de energía se sustentaba en el trabajo animal (incluido el hombre) en un 95%, la energía mecánica sólo representaba un 5 %; en la actualidad la relación se ha invertido porque la participación humana en la producción de energía es de sólo 15% mientras que la tecnología y las máquinas aportan un 85 % en la producción.

La creación de necesidades artificiales nos ha llevado en la actualidad a aumentar considerablemente el consumo de energía, pero este consumo es muy desigual entre los habitantes de Estados Unidos y los de Bangladesh, hemos pasado de sólo 2.4 en el consumo de unidades de energía en la época primitiva a 240 unidades energéticas en la era post industrial.

Esto se traduce en la creación de un mercado potencial de energía que creció miles de veces en sólo unos cuantos cientos de años.

Muy pronto, luego de la era industrial, la energía pasó a ser la mercancía más importante en el planeta, y si en los inicios del siglo XVII el carbón y el vapor eran los energéticos dominantes, en muy poco tiempo el petróleo pasó a ser el energético más importante. El Petróleo sigue siendo la fuente de energía fundamental por lo que las naciones lo han considerado como un factor estratégico de desarrollo y muchas de ellas lo han nacionalizado o ejercen un estricto control sobre ese recurso.

El petróleo es fuente de riqueza para las naciones que lo poseen, pero también objeto de las Mafias que pretenden monopolizar esta fuente de energía y poder. El control del oro de piedra (Petrus=piedra y oleo=aceite), está hoy en manos de los Estados democráticos que lo utilizan como factor estratégico de desarrollo, pero también de la Mafia Mundial, un grupo de cinco Corporativos petroleros que dominan el petróleo y otras áreas estratégicas de la economía mundial como las finanzas, el tráfico de drogas y la industria militar.

La idea de superar la dependencia del petróleo y de generar fuentes alternativas de energía no es nueva, el científico croata Nicola Telsa creó y descubrió métodos alternativos de producción y aprovechamiento de energía limpia con el ideal de proveer de energía gratuita a la humanidad. El sueño de obtener energía libre y limpia (no contaminante) lo hizo realidad Telsa, pero sus descubrimientos fueron utilizados con fines mercantilistas y su nombre borrado de la historia, algunos de sus inventos fueron pirateados por Tomás Alba Edison, que se atribuyó los éxitos de Telsa a quien explotaba en su laboratorio pagándole una miseria.

El nombre de Nicolás Telsa, popular y brillante entre el siglo XIX y principios del XX, fue eliminado de los libros de historia. Al morir a los 86 años el FBI fue el primero en llegar a su habitación en donde sustrajo los documentos e inventos del científico. Los inventos de Telsa, algunos de los que el científico anunciaba en ruedas de prensa, eran una amenaza para los poderosos propietarios de la naciente industria eléctrica que utilizaban el cobre como conductor de energía, Telsa fue condenado al ostracismo, repudiado en las universidades de Estados Unidos, vivió en la pobreza, acosado por la Mafia que temía a los inventos de Telsa.

Los inventos de Telsa fueron secuestrados por la Mafia (por medio del FBI), pero no es el único caso. Hoy en día inventos de científicos que han logrado producir energía limpia son sometidos al olvido por lo intereses creados. Ya existe la tecnología suficiente para producir energía libre y limpia, pero la Mafia Mundial no permitirá que la humanidad tenga acceso a ella.

Nuestras demandas siguen, a pesar de que parezcan cada vez más utópicas:

REDUCCIÓN DE SALARIOS y PRIVILEGIOS EN TODOS LOS NIVELES DE GOBIERNO E INSTITUCIONES DEL ESTADO, INCLUIDOS LOS LEGISLADORES. REDUCIR DE 500 A 300 DIPUTADOS, ABRIR LAS CANDIDATURAS A LOS CIUDADANOS INDEPENDIENTES. QUE HAYA REFERÉNDUM, DESAPARECER A LOS SENADORES, CANCELAR  LOS SEGUROS MÉDICOS PRIVADOS A  FUNCIONARIOS PÚBLICOS Y LEGISLADORES, QUE SE ATIENDAN EN EL IMSS Y EL ISSSTE. CANCELAR PENSIONES A EX PRESIDENTES. QUE SE CANCELE EL FINANCIAMIENTO PÚBLICO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS AL MÍNIMO. QUE SE RESCATE EL IFE,  LOS TRIBUNALES ELECTORALES Y LA SCJN DE LA MAFIA PARTIDISTA. QUE DESAPAREZCAN LOS LEGISLADORES PLURINOMINALES. CANCELAR EL FUERO Y QUE SE LEGALICE EL  PLEBISCITO Y REVOCACIÓN DEL MANDATO.

¡Yo amo la paz y la libertad!                                           

3551. NEOLIBERALISMO

Por Ernesto Reyes Flores.
Ensayista y articulista crítico.
Sábado 19/oct./2013.
Desde Morelia, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

 Neoliberalismo es el término con el que se etiqueta a las políticas económicas diseñadas por Milton Friedman en la Universidad de Chicago y que son emprendidas por sus alumnos desde los años setentas en Chile y llevadas a su máxima expresión por los gobiernos de Margaret Thatcher y Ronald Reagan, en los años ochentas, estas políticas económicas tratan de minimizar la intervención Estatal y dejar hacer y dejar pasar, que sea el mercado quien regule la economía mundial.

También se trata de que el gasto público se reduzca al máximo, con el objeto de disminuir la inflación y el endeudamiento público, esto es una disciplina fiscal férrea. El resultado después de cuarenta años de ponerlo en práctica en el mundo es el siguiente; una serie de crisis mundiales, desde la crisis del petróleo en los años setenta, cada vez más seguidas y cada vez más fuertes, creando una brecha más ancha entre los más ricos y los más pobres. El factor oro cambia al factor dólar y de ahí al factor petróleo.

La economía más grande del mundo, después de la segunda guerra mundial, sucumbe ante la potencia emergente; China, que aplica estas políticas económicas al pie de la letra. La crisis económica mantiene en recesión a las economías de los Estados Unidos de Norteamérica, Latinoamérica y a Europa. La dependencia de las economías por el petróleo hace que países como Irán, Rusia, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita marque el rumbo económico.

También podemos decir que esta política económica es la base para que las oligarquías en el mundo se fortalezcan y sigan esclavizando a las sociedades a las cuales pertenecen. La soberanía es un concepto contrario al neoliberalismo, los derechos sociales se ven disminuidos o desaparecidos por estas mismas políticas. Lo cual genera descontento social y una constante violencia.

El neoliberalismo es una denominación del liberalismo económico, cuyos defensores apoyan la liberalización económica, el libre comercio, los mercados abiertos, la privatización, la desregulación y la disminución del tamaño del sector público incrementando la influencia del sector privado en la sociedad moderna. Se defiende desde la reducción de la intervención del Estado al mínimo hasta la ampliación de las funciones del estado prestando servicios como la sanidad o la educación (que el estado decimonónico no otorgaba). El término fue introducido a finales de 1930 por los liberales europeos para promover una nueva forma de liberalismo económico levemente intervenido, Liberalismo político y Liberalismo social para corregir las deficiencias que llevaron al Crack del 29.

El término se usa con el fin de agrupar un conjunto de ideologías y teorías económicas que promueven el fortalecimiento de la economía nacional (macroeconomía) a través de la división del trabajo a gran escala entrando en el proceso globalizador y a través de incentivos empresariales tanto como a través de su completa eliminación por considerarse dañinos y contrarios al liberalismo. Estos incentivos son por ejemplo; la excepción fiscal, lo que ocasiona que el Estado al no tener esta entrada de dinero, lo remplace con impuestos a los trabajadores o contribuyentes cautivos, los cuales forman la clase media de un país. Además de que los pobres al no estar preparados ni técnicamente, ni profesionalmente, se ven rechazados por el sistema político-económico, actualmente el Banco Mundial recomienda políticas sociales encaminadas a mantener la paz social, otorgando el pago de dinero, con la condición de que esta población permanezca pobre, ignorante y sumisa.

El término neoliberalismo fue acuñado por el académico alemán Alexander Rüstow en 1938, en un coloquio. Entonces se definió el concepto de neoliberalismo como remarcando; la prioridad del sistema de precios, el libre emprendimiento, la libre empresa y un estado fuerte e imparcial. Para ser neoliberal es necesario requerir una política económica moderna con la intervención del Estado. El intervencionismo estatal neoliberal trajo consigo un enfrentamiento con los liberales clásicos Laissez faire; “dejar hacer, dejar pasar”, como Ludwig von Misses o Friedrich Hayek.

En los años 60 el término dejó de usarse regularmente. Como se observa, el término está mal empleado desde su origen, quienes querían la intervención del Estado, en contra de los liberales económicos, que pretendían el libre mercado, sin la intervención estatal. En 1981 se formó un movimiento de izquierda en los EEUU que usaba el término neoliberal para describir su ideología. Los neoliberales se unieron alrededor de dos publicaciones, ''La Nueva República'' y el ''Washington Monthly''. El vocero de este neoliberalismo era el periodista Charles Peterers, que en 1983 publicaba el ''Manifiesto Neoliberal''.

Los dos políticos neoliberales más influyentes fueron Bill Clinton, 42º presidente del gobierno, y el ex vicepresidente Al Gore. Estos últimos los más exitosos económicamente hablando. Sin embargo para otros, los mas neoliberales son; Ronald Reagan, Margaret Thatcher, George Bush padre y George Bush hijo, los cuales llevaron al mundo a una crisis política, social y económica, que todavía padecemos. Durante el Régimen Militar en Chile, el gobierno militar de Pinochet, los estudiosos opositores usaron el término, aunque sin una referencia específica a una revisión teórica del liberalismo clásico, para describir un conjunto de reformas políticas y económicas efectuadas bajo este gobierno, usando el término de forma peyorativa. El término acabó difundiéndose entre los hispanohablantes.

En las últimas dos décadas el término no se define sino que se utiliza para describir una ideología o una teoría económica, y además, es usado por los críticos de izquierda opuestos a la liberalización económica para condenar.  Pero como la voz del pueblo, es la voz de Dios, el termino Neoliberal se utiliza para describir una serie de políticas económicas, tendientes al adelgazamiento del Estado, la disciplina fiscal, las privatizaciones, el desempleo, la pobreza, los privilegios fiscales para las oligarquías y transnacionales. Según Boas y Gans-Morse, el término neoliberalismo es utilizado por la izquierda peyorativamente para criticar las políticas de liberalización del sector privado tendientes a aumentar su rol en la economía. Hoy en día el uso del término se orienta a describir las políticas económicas que eliminan los controles de precios, desregulan los mercados de capital y reducen las barreras al comercio, además de reducir la influencia del Estado en la economía, especialmente mediante la privatización y la austeridad fiscal.

Después de cuarenta años de práctica mundial, los números no mienten, hasta en los mismos Estados Unidos de Norteamérica se encuentra en recesión. En la década de los 30 el estado de ánimo general era antiliberal por la Gran Depresión. Para unir fuerzas un grupo de 25 liberales organizaron el coloquio Walter Lippman, un encuentro internacional que tuvo lugar en París en agosto de 1938. Entre estos liberales se encontraban Louis Rougier, Walter Lippmann, Friedrich von Hayek, Ludwig von Mises, Wilhelm Röpke y Alexander Rüstow. Rüstow, Lipmann y Rougier concluyeron que el liberalismo laissez-faire había fracasado y que el ''nuevo liberalismo'' debía tomar el relevo. No obstante, Mises y Hayek no estaban convencidos de ello.

Aún así, todos los participantes del coloquio se unieron en su llamado para un nuevo proyecto liberal. Con base en la recomendación de Rüstow llamaron a este proyecto neoliberalismo. Años después podemos afirmar que el neoliberalismo también fracaso, por lo que se debe o debería convocar a un nuevo foro mundial para cambiar el paradigma económico prevaleciente. El planteamiento que emanó del coloquio estaba de acuerdo en alejarse de la idea de una ''libertad sin restricciones'' propia del liberalismo clásico y orientar la economía de mercado hacia una economía regentada por un estado fuerte. Fue, en definitiva, una forma de formular una “tercera vía” anticapitalista y anticomunista. La tercera vía que se creó y se admitió fue el fascismo, encarnado por la Alemania nazi, la Italia de Mussolini y el Japón Imperial, esto para hacer frente a los países comunistas y socialistas, el resultado la Segunda Guerra Mundial, que talento de señores.

Durante el coloquio las diferencias entre los ''verdaderos'' liberales y los liberales clásicos eran patentes. Mientras que los verdaderos liberales exigían la intervención del estado para corregir las estructuras del mercado indeseables, Mises siempre había insistido en que el único papel legítimo del Estado era abolir  las barreras para la entrada en el mercado libre. También existían diferencias de opinión similares en otras cuestiones, como la política social y las posibilidades de intervencionismo. La Sociedad Mont Pelerin fue fundada en 1946 por Hayek para reunir a los pensadores y figuras políticas neoliberales. Hayek y otros pensaban que el liberalismo clásico había fracasado debido a las fallas conceptuales, y que la única forma de diagnosticar estas fallas y rectificarlas era encerrarse en un grupo de discusión intensiva con intelectuales afines.

Lobbismo o amiguismo: que el estado defienda los intereses de amigos del gobernante o de grupos de poder especialmente poderosos para el chantaje. Este término es el más apropiado para llamar el régimen político mexicano. Anarcocapitalismo: es una postura política que pide la eliminación del estado pero no de la propiedad privada. Defiende que los tratos sean voluntarios. También reciben el nombre de "ultraliberales" por parte de sus detractores. Este es el termino correcto de algunos Priistas y de todos los Panistas, que se han encargado de minar las Instituciones Públicas.

Monetarismo neoclásico: es una escuela económica, que tuvo su centro en Chicago y cuyo más famoso representante fue Milton Friedman, que surgió en una época donde la economía capitalista era keynessiana mayoritariamente.  Abogaban por volver al liberalismo clásico en algunas cosas. Ronald Reagan encarnó en la política de forma más o menos fiel esta idea económica. Algunos llamaron "revolución neoliberal" a esta vuelta parcial al liberalismo clásico. En esta acepción el neoliberalismo sería una mezcla de keynesianismo y liberalismo clásico. Esta escuela tiene ejemplos negativos como Chile, México, Colombia y ejemplos destacables como la República Popular China.

Socioliberalismo: una mezcla de la socialdemocracia y el liberalismo progresista. Frente al liberalismo clásico donde el estado se limitaba a garantizar seguridad y justicia, hay hoy corrientes liberales (las mayoritarias) que abogan porque el estado garantice igualdad, progreso y bienestar a través de la educación, la investigación y la sanidad pública sin dejar de defender las libertades individuales y derechos civiles. Un ejemplo de libre mercado y estado del bienestar lo presentan los países nórdicos. Recientemente el ex Presidente Carlos Salinas de Gortari se declaro seguidor de esta corriente, el liberalismo social, que por cierto el no descubrió, ni mucho menos invento, esta es una ocurrencia del ideólogo del PRI, Jesús Reyes Heroles, sin embargo se ha convertido en pura demagogia, ya que los logros sociales se han venido disminuyendo desde la llegada de este ser tan nefasto a la Presidencia de este País, de Carlos Salinas de Gortari a Enrique Peña Nieto, se han venido sucediendo una serie de reformas estructurales y cambios a la Constitución, que son muestra de que no es verdad lo que expreso el ex presidente neoliberal.

Minarquismo: reducción del estado al mínimo. Esta es la definición de neoliberalismo en la RAE aunque no aclara cual es ese mínimo o si se trata de algo subjetivo que decide cada uno. Sin embargo, el ejemplo es México, donde se ha reducido al mínimo al estado y se han desgastado las instituciones, con el propósito de mantener los privilegios de una elite política, la oligarquía mexicana. Al ser un término tan ambiguo se desaconseja el uso de esta palabra siendo preferible utilizar cualquiera de los términos que aquí se han expuesto para matizar el sentido que se desea darle. Hay que añadir que se ha ido convirtiendo en un insulto usado para describir cualquier conducta avarienta o injusta que se produzca en economías capitalistas. Este insulto es bien ganado por los gobernantes que la practican.

El término nació de la necesidad de diferenciar el liberalismo económico (previo a la Primera Guerra Mundial, de los modelos económicos de la democracia liberal surgidos durante la Guerra Fría, siendo el neo-liberalismo en todos los casos, un conjunto de ideas bastante alejadas de la ortodoxia liberal del siglo XIX. A principios del siglo XXI, las palabras; liberalismo económico, libre mercado, democracia, capitalismo, son sinónimo de pobreza, de desempleo, de guerra, de violencia, de inseguridad, de corrupción, de narcotráfico, de inseguridad, de ignorancia, de desnutrición, todo lo anterior lo encierra una sola palabra; neoliberalismo.

El llamado neoliberalismo en cierta medida consiste en la aplicación de los postulados de la escuela neoclásica en política económica. No define una teoría económica concreta, y se usa más para referirse a la institucionalización de un sistema en el comercio mundial. Tampoco el neoliberalismo es una filosofía política unificada debido a la diversidad de escuelas y movimientos que se le suelen relacionar. Aunque sí existe un alto acuerdo sobre qué medidas políticas y concretas adoptar, aunque existan diferencias menores entre diferentes proponentes. En teoría, el neoliberalismo suele defender algunos conceptos filosóficos del viejo liberalismo clásico del siglo XIX, aunque sus alineamientos políticos y su implicación con ideas posteriores, hace de él una doctrina diferente de dicho liberalismo clásico.

Entre las cuestiones ampliamente promovidas por el neoliberalismo están la extensión de la iniciativa privada a todas las áreas de la actividad económica o la limitación del papel del Estado. Entre las ideas y los principios introducidos por el neoliberalismo y ausentes en el liberalismo clásico, están el principio de subsidiariedad del Estado (desarrollado por los ordoliberalismo alemanes, que habían puesto en marcha algunas de sus propuestas en el denominado Milagro alemán de posguerra), y en especial, el monetarismo de la Escuela de Economía de Chicago que, desde mediados de los años 50, se convirtió en crítico opositor de las políticas de intervención económica que se adoptaban en todo el mundo, junto con aportaciones del enfoque macroeconómico keynesiano.

A finales de los años 1970, estas teorías ganaron amplia popularidad en el mundo académico y político por dar respuesta al fracaso del keynesianismo en la gestión de la crisis de 1973. Las ideas keynesianas sugerían una relación inversa entre inflación y empleo, tal como sugiere la curva de Phillips. Sin embargo Milton Friedman había señalado que esa relación no era necesaria, como quedó demostrado por el fenómeno de la estanflación. El nuevo escenario estanflacionario desafiaba los postulados keynesianos, en esas circunstancias, las ideas monetaristas revivieron audiencia y credibilidad, como consecuencia se implementaron nuevas medidas antikeynesianas como simultanear acciones antirrecesivas y antiinflacionarias. La crítica de los monetaristas tenía tres vertientes:

ü  Discutían el uso del aumento de la masa monetaria como instrumento para crear demanda agregada, recomendando mantener fija dicha magnitud;
ü  Desaconsejaban el uso de la política fiscal, especialmente el uso del constante déficit presupuestario, poniendo en duda el multiplicador keynesiano; y
ü  Recomendaban una reducción en los gastos del Estado como única forma práctica de incrementar la demanda agregada.

No omito señalar, que ya está demostrado el fracaso contundente de estas políticas económicas, casi cuarenta años después, el monetarismo de Milton Friedman y/o el neoliberalismo, son ya un fracaso mundial. La mayor parte de los aportes teóricos fueron rápidamente aceptados poniendo fin a la predominancia que el keynesianismo tenía en la mayoría de las escuelas de pensamiento económico desde los años 30. Tanto Margaret Thatcher como la administración de Ronald Reagan pusieron en práctica estas teorías con resultados desiguales. En él Reino Unido, se realizó una fuerte reducción en el tamaño del sector público que, si bien tuvo consecuencias negativas en el corto plazo en el terreno social, reactivó la economía y dio un gran dinamismo al sector productivo.

En los Estados Unidos, similares medidas chocaron con el aparato político y la vocación militarista del entorno de Reagan, por lo que solo se logró crear un gran déficit fiscal (las iniciativas de reducción de impuestos prosperaron pero no las de control del gasto social o del gasto militar, que eran las principales partidas del gasto público). Ya son más de cuarenta años de un fracaso económico norteamericano, con excepción del periodo de Bill Clinton, la economía norteamericana sufre una gran crisis económica, es desbancada por China, tiene un crecimiento cero y está en una gran recesión.

Se aprecia en el régimen militar de Augusto Pinochet en Chile, un modelo económico monetarista con algunos rasgos keynesianos, siendo estos manejados por su equipo de economistas, los Chicago Boys. Estos serían vitales para la reestructuración económica de Chile marcada por las crisis mundiales y la nacionalización del cobre realizada durante el gobierno popular de Salvador Allende en el año 1971, siendo llamado este proceso el Milagro de Chile. Si8n embargo, la puesta en marcha del neoliberalismo en Chile, como un laboratorio observado a nivel mundial, no acabaron con la pobreza, al contrario se acrecentó el número de pobres y de desempleados, solo se consolido y fortaleció una elite política-económica como en toda Latinoamérica, a esto le llaman la polarización de la sociedad. Una sociedad con libre mercado, sin libertades humanas o políticas, que paradoja para los liberales clásicos.

De estas experiencias y de las dificultades para aplicar esas políticas a países en desarrollo, surge una versión keynesiana con inclinación monetarista, que incorporaba la aversión al déficit presupuestario y a la fabricación de dinero, pero no al concepto de intervención pública en la economía (ejemplo Consenso de Washington, término acuñado en 1989 por el economista John Williamson, para referirse al tipo de políticas fiscales y monetarias recomendadas para los países en desarrollo por los organismos con sede en Washington D.C., léase Banco Mundial, FMI, y Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, entre otros).

Por ello se lo relaciona con la tecnocracia (burocracia) de los organismos públicos internacionales, debido a que sus políticas son principalmente impulsadas desde el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio, y el Fondo Monetario Internacional (FMI), organismos que no dependen de las Naciones Unidas y están por ello exentos del control directo de la comunidad internacional de países y a los que en ocasiones se acusa de ejercer presión política y extorsión. En la práctica, estas políticas toman como modelo de economía (salvo en lo referente al proteccionismo) a la estadounidense. En otras palabras, Estados Unidos somete a los países, del tercer mundo a su voluntad, apretándolos con el cobro de sus respectivas deudas; América Latina, África, Países Árabes, etc.

El neoliberalismo, como política tecnocrática y macroeconómica (y no propiamente filosófica), tiene una dimensión geopolítica mercantilista ajena en la práctica al liberalismo económico propiamente dicho, es decir el neoliberalismo no es necesariamente sinónimo de mercado libre -sin trabas burocráticas ni privilegios sectoriales-, razón que explicaría que sea asociado al corporativismo internacional.

El neoliberalismo propone que se deje en manos de los particulares o empresas privadas el mayor número de actividades económicas posible. Igualmente propone una limitación del papel del Estado en la economía; la privatización de empresas públicas y la reducción del tamaño del Estado, es decir, una reducción del porcentaje del PIB controlado o administrado directamente por el Estado. Respecto al derecho laboral, mercantil y las regulaciones económicas generales el neoliberalismo propugna la flexibilidad laboral, la eliminación de restricciones y regulaciones a la actividad económica, la apertura de fronteras para mercancías, capitales y flujos financieros y se reduce el tamaño del Estado. En México se aplicado la formula a cabalidad, la firma del GATT, la firma del TLCAN en el año 1994 y la aplicación de las Reformas Estructurales son muestra de esto.

Las políticas macroeconómicas recomendadas por teóricos o ideólogos neoliberales (en principio recomendaciones a países tanto industrializados, como en desarrollo) incluyen…

Políticas monetarias restrictivas:

ü  Aumentar tasas de interés o reducir la oferta de dinero hasta lograr una inflación cercana a cero y evitar el riesgo de devaluación. Los partidarios del neoliberalismo creen que estas medidas, evitan los llamados ciclos económicos. Si bien es cierto que no ha habido devaluaciones desde los ochentas en nuestro país, también es cierto que el crecimiento es nulo, el desempleo ha aumentado y el poder adquisitivo ha disminuido, por consecuencia la pobreza ha aumentado en nuestro país.

Políticas fiscales restrictivas:

ü  Aumentar los impuestos sobre el consumo y reducir los impuestos sobre la producción, la renta financiera y los beneficios empresariales. También proponen eliminar regímenes especiales y disminuir el gasto público. Sin embargo en nuestro país a aumentado el gasto publico gracias a la corrupción y se ha privilegiado a los monopolios.

Liberalización/desregulación:

ü  Los partidarios de políticas neoliberales defienden la liberalización o desregulación para el comercio como para las inversiones por considerarlas positivas para el crecimiento económico. Igualmente se considera positiva la eliminación de muchas reglas y restricciones, reduciéndolas a un mínimo necesario (sobre todo la garantía del régimen de propiedad y de la seguridad). En particular abogan por aumentar la Economía internacional y movilidad de capitales flexibilidad laboral. Esta flexibilidad laboral se ha convertido en la desaparición de los derechos laborales, resultado de luchas armadas, como la revolución mexicana.

Privatización:

ü  Se considera que los agentes privados tienden a ser más productivos y eficientes que los públicos y que el Estado debe adelgazarse para ser más eficiente y permitir que el sector privado sea el encargado de la generación de riqueza. En este caso en particular, solamente les falta privatizar CFE y PEMEX, todo lo demás ya está en manos de empresarios extranjeros o nacionales; Aeropuertos, Teléfonos de México, Medios de Comunicación, Carreteras, Puertos, Ferrocarriles, Minas, Líneas Aéreas, Bancos, todos ejemplos de corrupción, falta de responsabilidad social, deficiencia e ineficacia, quiebras y por lo tanto, mala administración.

Una participación más amplia de agentes en el mercado (sin monopolios u oligopolios), la generación de economías de escala (mayor productividad), el aprovechamiento de ventajas competitivas relativas (mano de obra barata o potentes infraestructuras, por ejemplo), el abaratamiento de bienes y servicios (al reducirse costos de transporte y del proteccionismo), y el aumento en los niveles de consumo y el bienestar derivado de ello (en general aumento de la oferta y la demanda en un contexto de libre mercado, con situaciones de equilibrio y utilidades marginales). Todas estas son mentiras, tenemos las tasas de cobro de servicios más caras del planeta, aunadas a un servicio deficiente.

En todos los casos, los teóricos denominados neoliberales afirman que la mejor manera de alcanzar la distribución de la riqueza y el bienestar de los individuos es mediante un crecimiento total del Producto Nacional Bruto, que por su propia dinámica permea al total de los integrantes de la sociedad (la llamada ''trickle down policy''); como liberales promueven mediante el beneficio individual, alcanzar el beneficio de toda la sociedad. Ciertamente se privilegia el individualismo, sin embargo esto solo genera el rompimiento del tejido social, de la falta de solidaridad, aunado al crecimiento de pobreza, de inseguridad, de ignorancia y de mala salud.

El término es usado tanto por detractores del capitalismo (socialistas) como algunos partidarios críticos del capitalismo (proteccionistas, Escuela postkeynesiana, Paul Krugman, Nueva economía internacional). Estos y otros grupos suelen usar el concepto como una generalización para referirse a cualquier posición que se oponga a limitar los mercados o reducir la intervención del Estado en la economía. Por lo tanto, cualquier poder que se oponga a la República es enemigo de la Nación, en este caso el neoliberalismo.

Según algunos autores, el neoliberalismo es un liberalismo heterodoxo, desgajado del tronco principal de la ideología burguesa del que procede. Considera al neoliberalismo propio del Estado de bienestar implantado en los países capitalistas más desarrollados después de 1945, del que sería uno de los tres pilares básicos, junto a la democracia cristiana y la Socialdemocracia, con los que considera que hubo una convergencia ideológica tras 1945 en torno al Estado social. Su significado (socialista) según el Diccionario Crítico de Ciencias Sociales de la UCM. Sectores sindicales lo usan asimismo como epíteto frente a los intentos de recortar derechos laborales, conseguidos tras largos años de lucha. Por este hecho, es enemigo de la clase trabajadora.

Los proteccionistas sostienen que el neoliberalismo multiplica dramáticamente el impacto de las crisis de confianza, culpabilizándolo del alcance de diversas crisis financieras a escala más o menos global, ocurridas entre 1990 y 2008 (ponen de ejemplo el Efecto Tequila de 1994, Crisis asiática de 1997). También consideran sus críticos que las políticas de control del gasto público generan problemas crecientes de tensión, exclusión y violencia social en determinados países,  por ejemplo es común identificar el término "neoliberal" con las recomendaciones del Consenso de Washington.

Algunos economistas institucionalistas consideran que las políticas neoliberales minusvaloran la influencia que el gasto público ha tenido históricamente en muchos casos tanto en el crecimiento como para el desarrollo (comparar históricamente ejemplos de países industrializados); para la protección de nuevos sectores vulnerables de la economía y la población; y para la estabilidad social y económica en general. También se ha señalado que las políticas neoliberales minusvaloran la Desigualdad: Un análisis de la (in)felicidad colectiva, efectos negativos de la desigualdad económica y el hecho de que los impuestos sobre el consumo son regresivos y castigan más a los contribuyentes de menos ingresos. Provocan levantamientos sociales o revoluciones. Son por lo tanto, contraproducentes para quien las desarrolla, en este caso el gobierno en turno o la elite política y económica de un país como el nuestro.

Originalmente la teoría que gobierno limitado, limitaba el poder del Estado y entregaba la economía a los agentes privados era el liberalismo, y hasta bien entrado el siglo XX los partidarios de estas ideas siguieron siendo llamados liberales. Sin embargo, la crisis de 1929, el New Deal, el auge del keynesianismo, el incremento del gasto público y el rol del Estado en Occidente, condujeron a que el "liberalismo" modificado y adoptado por diversos gobiernos de la década de los 80 recibiese otro nombre, siendo éste el de ''neoliberalismo''. Con ''neoliberalismo'' no se está haciendo alusión a una teoría política o económica en particular, sino más bien se está refiriendo a una generalización de escuelas y teorías económicas (muchas veces opuestas entre sí), por lo que resulta algo complejo compararlo con el liberalismo ortodoxo. Mientras el antiguo concepto de liberalismo resulta más claro de limitar.

Los defensores del liberalismo político y económico, especialmente el asociado al liberalismo clásico y el liberalismo libertario (ej. minarquismo) sostienen al menos dos opiniones en general al respecto del neoliberalismo: Rechazan el uso izquierdista del término ''neoliberalismo'' como una etiqueta falaz usada por algunos sectores de izquierda y de centro (e incluso de derecha) para descalificar sumariamente a sus adversarios políticos. Claro que los neoliberales, no aceptan ser llamados neoliberales; Miguel de la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, son diferentes caras del mismo fenómeno, diferentes facetas de un mismo proceso. Son los verdaderos anarquistas, que proponen la desaparición del Estado, o ponen al Gobierno al servicio de los intereses particulares. 

Opinan que la reducción del Estado debe ser real hasta limitarlo a lo completamente imprescindible, siguiendo los principios liberales clásicos y no los "neoliberales". Con ello, consideran que se reduce el mercantilismo empresarial y político o la entrega de preferencias a grupos de presión, multinacionales, o al poder político. De igual forma los liberales rechazan a los organismos internacionales o públicos supraestatales (FMI, OMC, BM, etc.) debido a que los consideran "monstruos burocráticos, intervencionistas e inútiles" que serían responsables del mantenimiento de regímenes corruptos e ineficientes que no podrían conseguir crédito en el mercado libre, "El FMI es una burocracia parida del keynesianismo que debería cerrar ya, y de establecer una ''liberalización'' del comercio internacional regulada, planificada por instancias tecnocráticas y no por agentes privados, lo cual conduciría al corporativismo en vez de al capitalismo. Sin embargo, estamos sujetos como país a las políticas dictadas por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, las cuales recomiendan las llamadas reformas estructurales como solución a nuestros problemas económicos.

En Latinoamérica el término suele usarse por sus detractores para hacer referencia al conjunto de políticas recomendadas en la década de 1990 por el Consenso de Washington, a las que consideran responsables de los problemas sociales de años posteriores a su aplicación, poniendo como ejemplo la crisis argentina del 2001.

En la última década del siglo XX y la primera del siglo XXI, el término ha sido crecientemente usado con carácter peyorativo. El escritor Mario Elgue, por ejemplo, afirma que ya no quedan dudas de que el modelo neoliberal es incapaz de dar respuesta a los principales problemas que siguen aquejando a la sociedad: altos índices de desempleo, trabajo en negro, pobreza y exclusión social. Su debacle fue el resultado de la aplicación de las políticas del "derrame", según las cuales bastaba con el crecimiento de los grandes grupos concentrados ya que estos últimos difundirían los beneficios hacia el resto de la sociedad productiva y laboral. Pues bien, ahora está claro que este "goteo" no llegó; que no hubo un correlato distributivo y de cohesión de la base social. Es simplemente una política económica para mantener el control de un grupo en el poder, tanto económico, como político, es totalmente contrario y en detrimento de la sociedad en su conjunto. En la práctica, puede trazarse una línea de pensamiento desde los postulados de Hayek y Friedman hasta la crisis actual.

En 1971 se tomó una primera decisión que hizo posible los hechos posteriores: el fin de la conversión oro del dólar estadounidense, y la aparición de los tipos de cambio flotantes (las monedas pasaban a valer su cotización en bolsa). En 1973 en respuesta a la guerra de Yom-Kipur, los países de la OPEP, La crisis del petróleo de 1973, tuvo su antecedente en el desorden del sistema monetario internacional, precipitado por la caída del dólar. Las dificultadas que la guerra de Vietnam estaba provocando en la economía norteamericana llevaron al presidente Nixon a, sin consulta previa con ningún otro país, desligar el dólar del patrón-oro. El sistema acuñado en Bretton Woods en 1944 que había garantizado la estabilidad monetaria vino a su fin. Las principales monedas del mundo occidental flotaron en un contexto de gran inestabilidad. Por lo tanto, ahora el petróleo es la moneda de cambio, aceptada por todo el mundo.

En ese contexto la reacción de la OPEP al apoyo occidental a Israel en la guerra de Yom Kippur precipitó un brusco ascenso del precio del petróleo que desestabilizó totalmente la economía internacional. El precio del crudo se cuadruplicó de octubre a diciembre de 1973, incluso los países árabes establecieron un embargo de petróleo contra los países que más claramente habían apoyado a Israel. En México, la economía totalmente basada en el petróleo, hiso pensar a un presidente populista que nuestro problema era, administrar nuestra abundancia, sin embargo, la baja del petróleo aumento nuestra deuda en dólares y nuestros problemas, sin embargo crecíamos estos dos presidentes populistas; Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo, resultaron mejores presidentes que; los siguientes presidentes tecnócratas y neoliberales.

Por otro lado, en Chile, (en 1973), un golpe de estado acabó con el gobierno socialista de Salvador Allende, el cual había emprendido una serie de medidas políticas de izquierda. El general Pinochet asumió el control del país y con apoyo de los Chicago boys impuso medidas económicas neoliberales: el gasto público se redujo en un 20%, se despidió al 30% de los empleados públicos, y se privatizaron gran parte de las empresas públicas, Estas ideas provenían de Milton Friedman y von Hayek, padres del neoliberalismo, que enseñaron su ideología a los jóvenes durante su estancia en la Universidad de Chicago.

Su primera intervención en el Gobierno fue en ODEPLAN, (Oficina de Planificación Nacional), en donde plasmaron las ideas económicas de El Ladrillo, documento solicitado por el almirante Merino con anterioridad al golpe de estado y que fue la aplicación de aquellas ideas a la realidad de Chile. Sin embargo veinte años después los números son contundentes y catastróficos, aumento el desempleo y la pobreza, en consecuencia tiene que renunciar el Dictador y dar paso a la democracia.

En los años 80 son elegidos Reagan en EE.UU. y Thatcher en Reino Unido, si Chile era una economía relativamente pequeña, este no era el caso ahora. Las medidas fueron similares a las de Chile, con la salvedad, de que Reino Unido mantuvo su sistema nacional de salud. España (con los ministros de Felipe González: Miguel Boyer y Carlos Solchaga) así como Francia e Italia siguieron el movimiento, sin embargo, contrariamente a Estados Unidos, se mantuvieron fuertes políticas sociales asociadas al Estado del bienestar. Hoy están en una crisis económica muy fuerte; Europa, Asia, América Latina y los Estados Unidos, como muestra del fracaso neoliberal.

En el principio de los años 90, acaba la Guerra Fría. Millones de trabajadores accedieron a un mercado de trabajo (a través las deslocalizaciones y migraciones) antes limitado. El miedo a que los electores de los países democráticos, votaran masivamente a partidos comunistas desapareció. En 1992 el partido comunista chino inicia las reformas para hacer del gigante asiático una potencia capitalista. Contrariamente al liberalismo tradicional de Adam Smith, que preconizaba ''libertad de mercado'' y ''libertad política'', en la versión neoliberal del capitalismo no se necesita libertad política, como ya se observo en Chile, China y México.

Con la excepción europea de los países escandinavos donde se mantienen políticas social demócratas las leyes de mercado, se imponen sobre otras consideraciones (bienestar social, desarrollo sostenible, tasa de paro...).

Los años 80/90 verán el amanecer de los Golden Boy/s y el aumento espectacular de la finanza especulativa. Varias crisis menores sacudirán el mundo (crisis chilena, crisis mexicana, crisis del sudeste asiático, crisis del NASDAQ). Estas crisis se deben a lo que los ''economistas'' llaman imperfecciones de mercado, estas imperfecciones deben ser corregidos por organismos de regulación (banco central), pero siguió el '''laissez faire'''. En EE.UU. se aplicaron desregulaciones, en todo lo concerniente a reglas bursátiles y crediticias a la vez que se introducían masivamente en bolsa productos complejos altamente especulativos y se generaba una burbuja inmobiliaria, en otras palabras se crea una gran mentira, además de un gran engaño económico-financiero. En la Unión Europea, los tratados de Maastricht primero y Lisboa después, liberan la circulación de capitales y personas. Con la creación del Euro, los estado/s dejan de tener poder monetario y deben financiarse en los mercados.

Tras unos años de subida ininterrumpida de la bolsa en septiembre de 2008 el banco de inversiones Lehman Brothers  se declara en bancarrota,  quiebra e inicia una de las peores crisis de la historia. El modelo fracasa nuevamente.
Pero ¿qué es el consenso de Washington?

Se entiende por Consenso de Washington un listado de políticas económicas consideradas durante los años 90 por los organismos financieros internacionales y centros económicos, con sede en Washington D.C. (District of Columbia), Estados Unidos, como el mejor programa económico que los países latinoamericanos deberían aplicar para impulsar el crecimiento. A lo largo de la década el listado y sus fundamentos económicos e ideológicos se afirmaron, tomando la característica de un programa general. Por lo que se comienzan aplicar las llamadas reformas estructurales, para lograrlo, así pasó en nuestro país.

En realidad el Consenso de Washington fue formulado originalmente por John Williamson (economista) en un documento en noviembre de 1989 ("What Washington Means by Policy Reform", que puede traducirse como "Lo que quiere decir; Washington con reformar orientaciones políticas" o "Lo que desde Washington se entiende como reforma de las orientaciones políticas"). Fue elaborado también en un documento como trabajo para una conferencia organizada por el "Institute for International Economics", al que pertenece John Williamson.

El propio Williamson cuenta que en ese histórico borrador incluyó "una lista de diez políticas que personalmente pensaba eran más o menos aceptadas por todo el mundo en Washington". Originalmente, ese paquete de medidas económicas estaba pensado para los países de América Latina, pero con los años se convirtió en un programa general. Las políticas económicas del consenso son las siguientes:

v  Disciplina presupuestaria (los presupuestos públicos no pueden tener déficit).

v  Reordenamiento de las prioridades del gasto público de áreas como subsidios (especialmente subsidios indiscriminados) hacia sectores que favorezcan el crecimiento, y servicios para los pobres, como educación, salud pública, investigación e infraestructuras.

v  Reforma Impositiva (buscar bases imponibles amplias y tipos marginales moderados).

v  Liberalización financiera, especialmente de los tipos de interés.

v  Un tipo de cambio de la moneda competitivo.

v  Liberalización del comercio internacional (''trade liberalization'') (disminución de barreras aduaneras).

v  Eliminación de las barreras a las inversiones extranjeras directas.

v  Privatización (venta de las empresas públicas y de los monopolios estatales). En México solo falta PEMEX y CFE.

v  Desregulación de los mercados.

v  Protección de la propiedad privada, esta es la base del capitalismo y sistema económico actual.

Hay que puntualizar que por "más o menos", Williamson entendía el complejo político-económico-intelectual que tiene sede en Washington D. C.: los organismos financieros internacionales (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial), el Congreso de los EEUU, la Reserva Federal, los altos cargos de la Administración, y los institutos con destacados expertos (think tanks) económicos.

Aunque Williamson subrayó que debe aplicarse con criterio, la lista pronto se convirtió en lo que más o menos pensaban los economistas sobre lo requerido para el progreso de todos los países en vías de desarrollo. Sin embargo, los ciclos de auge y apogeo no terminaron y se expandieron de América Latina a otros países, y también hubo pérdida del producto que duró más o menos una década para que las economías regresasen al nivel anterior a la transición. Y por cierto, también hubo una serie de crisis financieras a nivel más o menos generalizado.

El consenso sin duda no logró los resultados esperados. Se llegó a demostrar que el crecimiento efectivamente está ligado al comercio, pero que se debían dar incentivos para dicho comercio; además, la liberalización del comercio a veces deterioraba esos incentivos (apreciación cambiaria, por ejemplo). Mientras fue posible, se logró el crecimiento a través del comercio con incentivos tales como la reducción de los derechos a las exportaciones, un tipo de cambio más competitivo, la liberalización de las exportaciones antes que las importaciones (industrialización sustitutiva de importaciones), el mejoramiento de la infraestructura para el comercio exterior, y la creación de zonas francas.

Otra dificultad identificada, fue que las estrategias se centraron más en la eficiencia que en ampliar la productividad y por ende el crecimiento, por lo que estas reformas verdaderamente no inducían el crecimiento.

Además, si bien estas recomendaciones de política económica se planearon para crecimiento sostenido, no se resolvieron satisfactoriamente los fallos públicos y del mercado, que impiden acumular capital y aumentar la productividad.

Esa breve lista tomó autonomía y se constituyó en lo que más tarde se denominaría neoliberalismo, especialmente por parte de sus críticos.

Con posterioridad, la "lista" inicial fue completada, ampliada, explicada, y corregida. Así y en distintos foros, se ha oído hablar del "Consenso de Washington II", y del "Consenso de Washington III". El “Consenso de Washington” al “Consenso de Chile”: ¿Por qué el Consenso de Washington fracasó mientras que el de Chile tuvo éxito?

Asimismo el ''Consenso de Washington'' ha recibido gran cantidad de críticas. Quizás las más importantes sean las que le formulara Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía 2001 y ex vicepresidente del Banco Mundial. Críticos de la liberalización como Noam Chomsky. Algunos textos críticos al respecto se pueden ver compilados en el libro de Gianni Minà ''Un mundo mejor es posible. Desde el Foro de Porto Alegre, ideas para construir el futuro'', editado por Le Monde diplomatique, en el 2002, ven en el Consenso de Washington un medio para abrir el mercado laboral de las economías del mundo subdesarrollado a la Explotación laboral por parte de compañías del primer mundo. Es un modelo de esclavismo moderno.

Otras críticas provienen desde la antiglobalización hasta del mismo liberalismo económico junto con algunas de sus corrientes: la escuela clásica y la escuela austríaca. Ellos argumentan además que los países del primer mundo imponen las políticas del Consenso de Washington sobre los países de economías débiles, mediante una serie de organizaciones burocráticas supraestatales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, además de ejercer poder fáctico, presión política y extorsión. Se argumenta además, de forma muy generalizada, que el Consenso de Washington no ha producido ninguna expansión económica significativa en Latinoamérica, y sí en cambio algunas crisis económicas severas, y la acumulación de deuda externa que mantiene a estos países anclados al mundo subdesarrollado.

A su vez, sus políticas educativas, si bien en buena medida acatadas en Latinoamérica (especialmente en países como Chile) donde tenían considerable buena prensa, ha sido criticada desde dentro de estas mismas sociedades, en trabajos como el de José Luis Coraggio ''La educación según el banco mundial'', que ponía en entredicho el modelo educativo neoliberal y las posibles consecuencias de su implementación, consecuencias que luego se ha visto como ciertas, y que en buena medida explotaron en la Crisis Educativa en Chile del 2011.

Sencillamente el neoliberalismo, Milton Friedman y John Williamson, están reprobados, mas aun los Presidentes y organismos mundiales que las recomiendan y practican.
ES TODO CUANTO.
FRATERNALMENTE.
ERNESTO REYES FLORES

3550. LOS AUTÉNTICOS CABILDEROS

Por Jenaro Villamil.
Octubre 18 de 2013 - 0:00
COLUMNAS. Villamil en
Sinembargo - 9 comentarios.
Enviado por SINEMBARGO. Para
Tenepal de CACCINI

Un escándalo generó el periódico El Universal al documentar esta semana la firma de un contrato entre la empresa PriceWaterhouseCoopers (PwC) y clientes de la Bolsa Mexicana de Valores para cabildear cambios a ordenamientos del paquete fiscal discutido en estos días.

Por modificar el artículo 29 de la Ley del Impuesto sobre la Renta y cabildear en el Congreso para eliminar el impuesto de 10 por ciento a las ganancias de las personas físicas del mercado bursátil, la firma de asesoría en asuntos fiscales cobraría un millón de dólares.

La aclaración de la empresa resultó ser tragicómica. Según José Quesada, el documento publicado por El Universal era tan sólo “un borrador” de una discusión y que ellos no cobraban en dólares sino en pesos. No negó lo fundamental: que hay un cobro por presionar a legisladores para modificar artículos y leyes al gusto del cliente empresarial. Quesada lo llamó “asesoría” y defendió el prestigio de PwC tan estricta en su manejo de imagen pública.

El caso PriceWaterhouseCoopers aceleró en la Cámara de Diputados lo que en estos días han ido documentando varios medios impresos y digitales: la guerra de los cabilderos con los diputados federales y senadores para modificar impuestos que afectan a intereses de refresqueras, de empresas de alimentos chatarra, de compañías inmobiliarias, de trasnacionales mineras (a las que se les gravarán 7.5 por ciento de sus utilidades) y un sinfín de actores corporativos que lo mismo defendieron la exención para espectáculos que para la goma de mascar o la comida para perros.

El mercadeo de dinero y apoyos por votos se aceleró en estos días. El Diputado perredista Alejandro Cuevas Moreno, secretario de la Comisión de Hacienda, reveló que empresarios yucatecos del Consejo Coordinador Empresarial invitaron a legisladores a una comida para advertirles que si gravaban con un peso el libro de bebidas embotelladas sus carreras políticas “estaban en riesgo”.

Fernando Zárate Salgado, legislador también del PRD, afirmó que los cabilderos ofrecen desde financiamiento para campañas electorales hasta bienes inmuebles. Cada artículo de un paquete tan complejo como el de la reforma fiscal se convirtió en la máxima explotación de la política de los intereses.

Sin embargo, el auténtico cabildeo y la corrupción legislativa en el país no ocurre sólo en las comidas o en las reuniones de diputados y senadores ambiciosos con representantes de compañías que “asesoran”. El cabildeo de altos vuelos no se ve, pero se siente. Se realiza en los corredores impenetrables de las grandes trasnacionales de telecomunicaciones, petroleras y bancos de inversión que están haciendo un verdadero negocio con las llamadas “reformas estructurales” del gobierno de Enrique Peña Nieto.

El milloncito de dólares (o de pesos) que cobraría PriceWaterhouseCoppers empalidece frente al gran negocio de operaciones más complejas como la reforma energética, la joya de la corona del Pacto por México. Ahí están los auténticos cabilderos.

La gran mayoría son ex directores de Pemex, ex titulares de Hacienda y ex secretarios de Energía durante los sexenios de Salinas, Zedillo, Fox y Calderón que se han vuelto los cabilderos más poderosos que ofrecen sus servicios a trasnacionales y bancos de inversión para impulsar los cambios a la reforma de los artículos 27 y 28 constitucionales.

LOS CABILDEROS DE ALTOS VUELOS

Tan sólo para tener una idea de los intereses que están en juego y de sus representantes, aquí una breve relación de los “cabilderos” de grandes ligas:

F Pedro Aspe Armella, ex Secretario de Hacienda en el sexenio de Carlos Salinas, fundador de la consultora Protego, socio y padrino de tecnocracia del actual titular de Hacienda, Luis Videgaray, encabeza una de las redes más amplias e influyentes en las reformas estructurales del peñismo.

Aspe es accionista del fondo de inversiones Evercore Partners que adquirió en septiembre de 2012 el 20 por ciento de la firma Diavaz DEP, uno de los principales bancos de “inversión boutique” en el mundo. Al mismo tiempo, Evercore tiene participación accionaria en las empresas Davis Petroleum Corp; Velvet Energy LTD y TLP Energy, las cuales realizan operaciones en Estados Unidos y Canadá en los mercados de servicios integrales de “exploración y producción, y prestación de servicios de mantenimiento y rehabilitación a la industria petrolera”, según la resolución del 18 de septiembre de 2012 de la Comisión Federal de Competencia que autorizó la sociedad entre Evercore y Diavaz.

Diavaz y Pemex firmaron el primer contrato de extracción en el pozo Ebano-Pánucho de Chicontepec, Veracruz, en febrero de 2008, con una vigencia de 10 años.

Por si fuera poco, Aspe también es integrante del Consejo de Administración de Grupo Televisa. Y desde ahí no sólo asesora al gran consorcio de televisión y de telecomunicaciones sino articula campañas de opinión favorables a la inversión extranjera. Para el poderoso ex secretario de Hacienda, el nacionalismo “es un mito genial”.

F Jesús Reyes Heroles, hijo del funcionario del mismo nombre que dirigió también Pemex en la época de Gustavo Díaz y canceló los contratos de riesgo en la década de los sesenta, ahora está en las antípodas del teórico del liberalismo social mexicano y artífice de la primera gran reforma política del priismo.

Reyes Heroles hijo, ex Secretario de Energía entre 1995 y 1997 y ex director de Pemex de 2006 a 2009, con Calderón, fue reclutado por Morgan Stanley Private Equity, desde junio de 2012. El comunicado informó que la sociedad entre Morgan y la consultoría de Reyes Heroles es “construir una empresa de energía líder en la región, con una amplia base de inversiones y actividades relacionadas en el sector energético”.

F Adrián Lajous Vargas, ex director de Pemex entre 1994 y 1999, pertenece a la junta directiva de la trasnacional de energía, Schlumberger. De 2001 a 2012, durante la docena panista, Lajous fue consultor externo y asesor de energía de McKinsey y director de la empresa Ternium, productora de acero.

Lajous Vargas participó en los foros de debate sobre la reforma energética, tanto los organizados por el PRD como los del PRI. El ex funcionario zedillista apoyó las reformas constitucionales, pero propuso que en lugar de los contratos de utilidad compartida se impulsara la figura de licencias y permisos.

F Luis Ramírez Corzo, ex director de Pemex, fue designado el 22 de febrero de 2012 como presidente ejecutivo de la compañía Servicios Petroleros Oro Negro, cuyo objetivo es “perseguir oportunidades en el sector de servicios petroleros en México, donde la inversión en actividades de producción y exploración continúa creciendo”, según una nota informativa de la agencia Bloomberg.

Oro Negro es una iniciativa empresarial formada con fondos de las compañías norteamericanas Axis, Ares Management, y Temasek, de Singapur.

F Juan José Suárez Coppel, sucesor de Reyes Heroles en la dirección general de Pemex de 2009 a 2012, no esperó ni un año del fin de su gestión para ser reclutado por la empresa del sector energético Jacobs Engineering Group, vinculada al sector energético. La subsidiaria de esta compañía, Jacobs Nederland BV obtuvo en 2004 contratos para construir 18 plataformas en el pozo Ku Maloob Za, con inversiones por 2, 500  millones de dólares.

F Georgina Kessel, ex Secretaria de Energía y maestra de Felipe Calderón Hinojosa (como ella, ex titular de Energía y de Banobras en el sexenio de Fox), fue reclutada como integrante del Consejo de Administración de la compañía española Iberdrola, con extensas inversiones en nuestro país en materia de energía.

En la Cámara de Diputados, la legisladora Aleida Alavez propuso que se investigara a Kessel y a Suárez Coppel por la presunta violación a la Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos al aceptar ser reclutados por compañías vinculadas al sector de donde ellos obtuvieron información privilegiada. PAN y PRI frenaron en comisiones este punto de acuerdo.

No podría ser de otra manera. Estos y otros funcionarios (incluyendo al multichambas de Ernesto Zedillo) se han convertido en los auténticos cabilderos de las reformas estructurales de Peña Nieto.

-----------------------------------------------------------------------
9 comentarios en "Los auténticos cabilderos"

Mexicano 18/10/2013 a las 3:57 AM · Responder
Traidores a Mexico !!!

cerevro 18/10/2013 a las 6:58 PM · Responder
CHINGUEN TODOS A SU MAMA!!!!

Villanovil 18/10/2013 a las 7:40 AM · Responder
¿Y ahora dónde va a cabildear Gómez Leyva?

Jose Acias 18/10/2013 a las 8:29 AM · Responder
Como lograremos quitarnos a esos Vampiros de la yugular de los Mexicanos? Necesitamos opciones urgentemente!

javier 18/10/2013 a las 10:06 AM · Responder
Este articulo es una joya. Efectivamente, las Cias. petroleras no solo estan reclutando a los ex directores de Pemex, sino, bajando de escalafon, a Subdirectores, gerentes y mas hacia abajo en la piramide. Escarbale un poco mas y ya veras. saludos

pacogutz 18/10/2013 a las 11:29 AM · Responder
Como dijo el negro Fidel, incluyéndose él,: Estos personajes “no tienen llenadera”. Pobre México, tan lejos de cualquier dios y tan lleno de depredadores…………..

SANDRA ROSAS G. 18/10/2013 a las 11:32 AM · Responder
MUY COMPLETA Y DOCUMENTADA INFORMACIÓN. GRACIAS JENARO.

laverdad 18/10/2013 a las 2:28 PM · Responder
Que gran vergüenza de estos políticos, ” Mexicanos” saben bien que le está dando en la madre a México y así continúan depredando a este Pueblo, no tienen ninguna consideración, no les duele ni poquito el dolor de la gente, de que está hechos ? milo 19/10/2013 a las 1:07 AM · Responder Que tendremos los mexicanos que somos unos vende patrias? no tendremos vergüenza? Que triste futuro el de las nuevas generaciones si se llegara a privatizar Pemex.


Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX en la siguiente dirección: http://www.sinembargo.mx/opinion/18-10-2013/18318. Si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. SINEMBARGO.MX