sábado, 29 de noviembre de 2014

5282. 1.-TELEVISA Y EL CHAVO DEL 8, TAL PARA CUAL. 2.-PRENSA EXTRANJERA HACE TRIZAS DECÁLOGO DE PEÑA NIETO.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

1.-Televisa y El Chavo del 8, tal para cual.
2.-Prensa extranjera hace trizas decálogo de Peña Nieto.

El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.
Winston Churchill (1874-1965).
Político británico.

1.-A través de los noticiarios de Televisa se ha dado amplia cobertura al fallecimiento de Roberto Gómez Bolaños, como siempre sucede en estos casos, se exageran las cualidades de los difuntos. Me tocó escuchar a Lolita Ayala informar sobre el fallecimiento del creador del Chavo del 8 y de “genio” no lo bajó. En lo personal Televisa y sus engendros no me vienen bien, son agentes de domesticación de las conciencias del pueblo, pura basura, como lo dijo el Tigre Azcárraga.

En una entrevista Gómez Bolaños afirmó: "Mis personajes eran, son, una defensa contra algunos poderosos. No me referí a nombres. No dije tal o cual político es un... No, sino a los burócratas, porque así son: ¡una peste!", no es verdad, los personajes de Roberto nunca tocaron a los poderosos, se diseñaron para reproducir el sometimiento de los pobres y el Chavo del 8 es el ejemplo más claro: en el Chavo del 8 los niños son interpretados por adultos, pero ese no es el punto más relevante, los personajes viven en una vecindad asilada del mundo y en donde pensar o criticar es absolutamente imposible. Bueno, los “niños”, el Chavo, la Chilindrina, Quico y los demás, no tienen porque criticar las condiciones sociales en que viven, pero los adultos (Don Ramón, la mamá de Quico, el profesor Girafales, etcétera), son los personajes más a-políticos y resignados del planeta.

La vecindad del Chavo del 8 es un mundo cerrado sin pasado ni futuro, una isla desconectada de la sociedad, con seres sumisos, obedientes, resignados, tal y como la quieren los poderosos de México y Televisa, en la vecindad todo transcurre en un clima de mediocridad en donde el personaje principal, el Chavo, vive en un barril y para comer tiene que hacer trampa. Ese es el mensaje subliminal para los televidentes: vive como puedas y confórmate con tu mediocridad porque en este mundo la crítica, qué digo la crítica, simplemente pensar por ti mismo es imposible. “Un personaje de dimensiones universales”, dicen los televisos del Chavo, no sé de dónde se sacaron esa idea, pero es otra exageración.

“Nunca hice sorna de la pobreza”, afirmó Gómez Bolaños en la citada entrevista, no, lo que hizo fue narcotizar a millones de televidentes induciéndolos a vivir en la mediocridad, en un barril de una vecindad en donde no se ve por ningún lado la solidaridad, los personajes del Chavo embrutecen a un pueblo ignorante que se divierte con las risas grabadas.

Lo bueno es que, contra lo que afirmó el dueño de Televisa, hasta el Chavo y el resto de los personajes de Chespirito pasarán, se irán inevitablemente al hoyo negro del olvido. La pérdida de Roberto, la persona es irreparable y dolorosa para su familia cuyo dolor merece respeto y empatía, pero el escritor es sólo un engranaje más de la maquinaria enajenante que es Televisa.

Por cierto, mientras que Peña Nieto tardó 10 días en hablar sobre los 43 normalistas de Ayotzinapa, él y toda la clase política tardaron 12 minutos en colmar las redes sociales con mensajes relacionados con el fallecimiento del Gómez Bolaños.

2.-La prensa extranjera y la prensa nacional que no está vendida al poder del gobierno hicieron trizas a Peña Nieto luego del decálogo que presentó para tratar de desviar la atención de la demanda nacional de una transformación profunda del Estado-Mafia. La arremetida de la prensa extranjera se centra en la omisión de Peña Nieto sobre el escándalo de la Casa Blanca de Las Lomas y sobre la falta de valor para aceptar una mea culpa por los graves errores del gobierno federal en el caso Ayotzinapa. Además critican que todo se redujo a anuncios de medidas que ya en otros gobiernos se trataron de aplicar sin éxito y en la falta de cambios en su gabinete.

Financial Times, The Wall Street Journal, The Economist  y New York Times, entre otros influyentes medios de prensa criticaron las medidas propuestas por Peña Nieto. Como lo cuestionamos en esta columna ¿Cómo se puede imponer la justicia si no se aplica al presidente mismo? O en otras palabras, el buen juez por su casa empieza. En resumen, en México y en el extranjero el decálogo peñanietista es considerado como más demagogia, puro rollo que no responde a las necesidades de la sociedad, a pesar de que corran ríos de dinero a Chiapas, Guerrero y Oaxaca, si no hay transformaciones de fondo del Estado de poco servirá. ¿Habrá algún cambio de fondo con los mismos truhanes que están en el poder? Olvídense que este gobierno cambiará lo que no funciona, eso es prácticamente imposible porque para una transformación real, de fondo se tendría que ir Peña Nieto y la Mafia de los partidos políticos. El cambio en México no vendrá de arriba, ni del presidente, ni de los partidos políticos, sólo el pueblo puede presionar una transformación a fondo.

Nuestras demandas siguen, a pesar de que parezcan cada vez más utópicas:

REDUCCIÓN DE SALARIOS y PRIVILEGIOS EN TODOS LOS NIVELES DE GOBIERNO E INSTITUCIONES DEL ESTADO, INCLUIDOS LOS LEGISLADORES. REDUCIR DE 500 A 300 DIPUTADOS, ABRIR LAS CANDIDATURAS A LOS CIUDADANOS INDEPENDIENTES. QUE HAYA REFERÉNDUM, DESAPARECER A LOS SENADORES, CANCELAR  LOS SEGUROS MÉDICOS PRIVADOS A  FUNCIONARIOS PÚBLICOS Y LEGISLADORES, QUE SE ATIENDAN EN EL IMSS Y EL ISSSTE. CANCELAR PENSIONES A EX PRESIDENTES. QUE SE CANCELE EL FINANCIAMIENTO PÚBLICO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS AL MÍNIMO. QUE SE RESCATE EL INE,  LOS TRIBUNALES ELECTORALES Y LA SCJN DE LA MAFIA PARTIDISTA. QUE DESAPAREZCAN LOS LEGISLADORES PLURINOMINALES. CANCELAR EL FUERO Y QUE SE LEGALICE EL  PLEBISCITO Y REVOCACIÓN DEL MANDATO. ¡QUE EL GOBIERNO RENUNCIE EN MASA¡


¡Yo amo la paz y la libertad! ¡Es el momento de despertar!  

5281. EPN: LAS DUDAS SOBRE SU ENRIQUECIMIENTO.

Enviado por SINEMBARGO. Para
Tenepal de CACCINI

Por Martín Moreno.
Noviembre 26 de 2014 - 0:01
COLUMNAS. Red Pública.

*Sus salarios y bienes, con diferencia abismal

*Declara que compró su primera casa… ¡a los 16 años!        

Las cifras que ofrece Enrique Peña Nieto en su declaración patrimonial, nada más, no cuadran. No checan. En pocas palabras: lo que registra en propiedades, bienes, ahorros e inversiones, no corresponde a los salarios que ha tenido como servidor público.        

Una revisión comparativa de las finanzas personales de Peña Nieto como diputado local en el Edomex, como gobernador y presidente de la República– son las que están disponibles de manera pública-, arroja que, lo que ha obtenido por la vía salarial, no le alcanzaría para comprar todo lo que dice tener bajo su propiedad. (Aun eliminando, por supuesto, las “donaciones” o “herencias” que también arrojan severas dudas sobre su procedencia, como lo demostraremos líneas adelante).        

Las suspicacias en la relación salarios-propiedades del presidente de México, son inevitables y justificadas.        

Las posibilidades de que solamente con sus ingresos burocráticos se haya vuelto millonario –al menos de forma legal-, son prácticamente nulas e inverosímiles.        
Las sospechas de su enriquecimiento inexplicable aumentan –como sus propiedades- día tras día.        

Y la pregunta sigue siendo: ¿cómo se enriqueció Enrique Peña Nieto?        

*****        

Aquí, algunas revisiones financieras hechas de manera integral sobre ingresos-propiedades de Peña Nieto. (Agradezco profundamente a quienes me apoyaron con información y cuyos nombres me reservo):          

INGRESOS: 19 MILLONES 760 MIL PESOS

1)  Como diputado local en Edomex (septiembre 2003-enero 2005), Peña Nieto estuvo 16 meses y fungió como coordinador de la fracción parlamentaria del PRI. Su sueldo fue, en promedio entonces, de 230 mil pesos mensuales, más apoyos financieros no revelados. Así, tenemos que sus ingresos legislativos ascendieron a alrededor de 3 millones 220 mil pesos en ese periodo.

2)  Como gobernador (septiembre 2005 – septiembre 2011), Peña Nieto percibió un salario mensual neto de 143 mil 728 pesos. (Su sueldo base era de 124 mil 334 pesos más una gratificación de 78 mil 734 pesos, lo que da un monto total bruto de 203 mil 68 pesos al mes, con deducciones fiscales por 59 mil 340 pesos. Hacer notar que el manejo discrecional de otros recursos inherentes al cargo, se manejaron con absoluta confidencialidad y no fueron hechos públicos). Por ello, obtenemos que como gobernador, Peña percibió, durante su sexenio y vía salarial, 10 millones 344 mil pesos.

3) Como presidente de la República, sus ingresos anuales netos ascienden a 2 millones 909 mil 455 pesos, más 211 mil 359 pesos por “actividad financiera”. (Fuente: diario Reforma. 19/XI/2014). Así, tenemos que en dos años en Los Pinos (incluyendo hasta noviembre de 2014), el Presidente ha ganado alrededor de 6 millones 200 mil pesos.

4) En 1999 fue Coordinador Financiero de la campaña de Arturo Montiel para la gubernatura del Estado de México. NO HAY RASTRO DE SUS INGRESOS.

5) Hay otros “hoyos negros” en la trayectoria de Peña Nieto, manejados sin una pizca de transparencia. Ejemplos: de 1999 al año 2000, fue Subsecretario de Gobierno con Arturo Montiel. NO HAY RASTRO DE SUS INGRESOS.

6) Del año 2000 al 2003, se desempeñó como secretario de Administración de Montiel. NO HAY RASTROS DE SUS INGRESOS.

7)  Peña Nieto obtuvo de manera global, sumadas sus percepciones como diputado local, Gobernador y presidente de la República en los últimos once años como servidor público – con corte de caja hasta noviembre de 2014-, un promedio de 19 millones 760 mil pesos MN.                 

BIENES: 45 MILLONES DE PESOS

1) En su Declaración Patrimonial, Enrique Peña Nieto asegura que compró al contado su primera casa con superficie de terreno de 560 metros cuadrados, en 924 mil viejos pesos (a precio actual promedio: 5 millones 500 mil pesos). Sin embargo, algo llama sospechosamente la atención: la adquirió, según su propia declaración, el 25 de octubre de 1982, cuando Peña Nieto tenía apenas… ¡16 años de edad! Es decir: salía de la secundaria y de acuerdo a su currículum oficial, todavía no laboraba. (Sus primeros trabajos fueron hasta después de 1984, en los despachos de abogados Laffan Muse y Kaye, y en la Notaría  Pública 96 en el DF). ¿De dónde salió ese dinero?

2) Peña Nieto declara que seis de sus casas y terrenos, le fueron donadas por sus padres: Gilberto Enrique Peña del Mazo (2) y María del Perpetuo Socorro Ofelia Nieto Sánchez (4). Ok. Pero hay algo que brinca: el papá de Peña era ingeniero eléctrico, y su mamá era maestra. ¿Es creíble que con estas profesiones –respetables, sin duda- tuvieran seis propiedades entre casas y terrenos? No. El columnista reta a cualquier pareja que sea electricista y profesora, a que con el esfuerzo de su salario, hayan comprado seis propiedades. (De acuerdo a su Declaración Patrimonial hecha hace unos días, el valor total de los inmuebles de Peña Nieto asciende a 21 millones 420 mil 659 pesos. Eliminemos, de este monto, las casas que compró al contado (2) y el departamento heredado a la muerte de su esposa, Mónica Pretelini (2 millones 660 mil pesos). El resto le fueron heredados por un electricista y una maestra.

3) Peña Nieto tiene tres hermanos: Verónica, Ana Cecilia y Arturo. ¿A ellos, sus padres no les dejaron ni un alfiler de herencia? ¿Todo fue para Enrique, consentido sin duda? ¿O acaso también a los otros hermanos les donaron sendas propiedades? Ahora resulta que los papás de Peña Nieto – un electricista y una maestra-, también eran millonarios. Ninguna de estas hipótesis tienen lógica ni razón.

4) Peña Nieto dice que ha comprado dos casas al contado: una, por la que pagó 924 mil viejos pesos en 1982 (sí: a los 16 años de edad), y otra, el 27 de diciembre de 2005 (cuando iniciaba como gobernador en Edomex), que le costó 5 millones 611 mil 195 pesos.

5) Peña Nieto declara, como parte de su patrimonio, ahorros e inversiones por 16 millones 856 mil 523 pesos.

6) Asegura el Presidente tener en arte, joyas y muebles, 6 millones 900 mil pesos.

7) Así, sumadas sus propiedades, ahorros, inversiones y demás artículos, el presidente de México cuenta con bienes por alrededor de 45 millones de pesos.

CONCLUSIONES

1) Es evidente e innegable que la diferencia entre las percepciones salariales de Enrique Peña Nieto, y lo que ha adquirido como servidor público, es abismal. Aún sin incluir (por que no están disponibles) sus apoyos financieros “extras” como diputado y gobernador, estos ingresos adicionales jamás serán superiores a sus respectivos sueldos. MIENTRAS NO ACLARE A CUANTO ASCENDIERON SUS “INGRESOS EXTRAS”, SEGUIRÁ BAJO SOSPECHA.

2) Declara Peña Nieto que pagó 924 mil viejos pesos por su primera casa (5.5 millones promedio a cambio actual), y 5 millones 611 mil pesos por la segunda casa. Y dice tener ahorros e inversiones por 16 millones 856 mil pesos, más (sí, hay más) 6 millones 900 mil pesos en arte, joyas y muebles. Así, tenemos que la suma total exclusivamente de estos bienes asciende – en términos conservadores- a 34 millones 867 mil pesos. ¿Cómo le hizo Peña Nieto, con ingresos salariales en sus últimos 11 años, por casi 20 millones de pesos? Es decir: tan sólo en inversiones tiene casi la misma cantidad que ganó, vía sueldos, como diputado local, gobernador y lo que lleva de Presidente. MIENTRAS NO ACLARE ESTA DISPARIDAD, SEGUIRÁ BAJO SOSPECHA.

3) Peña Nieto opaca sus ingresos cuando fue el operador financiero de la campaña de Arturo Montiel, así como Subsecretario de Gobierno y Secretario de Administración del gobierno montielista durante tres años. ¿Cuánto ganó en estos cargos? MIENTRAS NO ACLARE ESTA DUDA, SEGUIRÁ BAJO SOSPECHA.

4) ¿Y los gastos que Peña debió haber hecho para la manutención de sus hijos: alimentación, colegiaturas, salud, etcétera? A sus ingresos en el Edomex no se le restaron, en este ejercicio de comparación financiera, las erogaciones que, por fuerza, debió haber hecho con sus vástagos, y que, por supuesto, no serían nimias. MIENTRAS NO ACLARE ESTAS EROGACIONES, SEGUIRÁ BAJO SOSPECHA.

5) ¿Y acaso Peña Nieto no tiene automóviles? Y si los tiene, costaron dinero aún no reportado. MIENTRAS NO LOS REPORTE, SEGUIRÁ BAJO SOSPECHA.

Sí: el presidente de México es un hombre brutalmente enriquecido.  


Leer más sobre este autor Columnista. Conductor radiofónico. Autor de los libros; Por la mano del padre. El Caso Wallace. Paulette: lo que no se dijo. Abuso del poder en México. Necaxista. Publicaciones anteriores de Martín Moreno


Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX en la siguiente dirección: http://www.sinembargo.mx/opinion/26-11-2014/29452. Si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. SINEMBARGO.MX

5280. CALIDAD DE VIDA DE LOS 120 MILLONES DE MEXICANOS (SÍ, TAMBIÉN INCLUIMOS A LOS 10 RICACHONES QUE SE HAN APODERADO DEL 99.99% DE LA “ABUNDANCIA” DE ESTE CUERNO, NOSOTROS NO SOMOS CULEROS).

PARA GL. CONRADO, DE...

Carlos Acevedo Martínez.
Comentarista y analista político.
Desde el Edo de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Estimado Conrado:

Dice el dicho y dice bien, que el que no aprende de sus errores, se pone “de pechito” para repetirlos (casi siempre corregidos y aumentados), por eso insisto en que es un error (dicho en buen castilla: son chingaderas) del gobierno, seguir canalizando todos los esfuerzos, todos los recursos, todas las leyes, todas las cruzadas, todos los derechos, todos los impuestos, todas las reformas, todas las macanas, para obligar “haiga sido como haiga sido”,  a los mexicanos de carne y hueso que no tienen “hueso” (y carne menos), a vivir como gringos y cada día nos obliga más a malvivir como esclavos.

Hasta eso, no podemos negar que tiene razón el presidente cuando dice, que todos los movimientos sociales que traen al país de cabeza, quieren “desestabilizar su proyecto de nación”. La neta, sí, pa’ qué nos hacemos, todos queremos que aborte ese proyecto y emprenda uno cuya prioridad sea el bienestar, la calidad de vida de los 120 millones de mexicanos (sí, también incluimos a los 10 ricachones que se han apoderado del 99.99% de la “abundancia” de este cuerno, nosotros no somos culeros).

Tiene toda la razón adentro el “presiso”, nada quieren más los mexican@s, que cambiar de “vía” a ese tren,  antes que se “descarrile”, porque entonces sí nos va a llevar “la tía de las muchachas” de una buena (?) vez…  y es que desde hace treinta años se quedó sin frenos y sigue corriendo como el “tren bala” que se les “cebó” en Querétaro; a toda velocidad y derechito a la chingada.

En su camino, el ferrocarril neopriista tiró por una de las ventanillas su responsabilidad e investidura como gobierno frente a la paga “y todo lo que de ella emana”, impuso políticas económicas “de vanguardia” y generó un ¡viva la flor! que degradó las instituciones y alborotó el avispero… desmemoriado,  se le olvidó que sin instituciones un país no es tal, sino simplemente un conjunto de tribus, hordas, clanes, cofradías, comunas, sectas, partidos y cárteles (¡pleonasmo!), que solo para su santo rezan.

Cómo no vamos a querer los mexicanos, estimado Conrado, “parar en seco”  ese tren?... viene arrollando los derechos a la alimentación, a la salud, a la educación, al trabajo, a la seguridad,  a la vida, al futuro; es un tren “embrujado” que desparece personas a su paso; un expreso poseído que asesina por docenas; un mago que empobrece a los pobres y enriquece a los ricos; un depredador que ha degradado criminalmente la calidad de vida los los mexican@s... a eso súmale el narco, la trata de personas, el ecocidio indiscriminado, los secuestros, los feminicidios, las minas, la violencia sexual, la militarización, la tortura, las “reformas estructurales”, más lo que se acumule esta semana.

Cómo chingaos no vamos a querer los mexican@s, que ese tren cambie su rumbo, y si no, mejor que se “descarrile” de una vez por todas, peor no nos puede ir, porque a su marcha le debemos la terrible descomposición social que nos trae con el “¡Jesús!” en la boca; la hipertensa impotencia que nos mantiene “rascando tierra” todo el tiempo; la grave pérdida de una identidad nacional que “costó un güevo y la mitad del otro”; el cinismo perverso que atenta contra todos los valores; y la pinche violencia inhumana fruto de instituciones pútridas… ¿qué más quieres, quieres más?


Acuérdate, toda la vida nos han dicho que en este país maravilloso, todos somos iguales, y no han necesitado decirnos que hay unos “más iguales” que otros, y que hoy en día esa “igualdad” se puede comprar con pachocha, no importa de quién se trate el igualado, su historia vale madre; ese es el pedo, el país está en manos de cabrones que tienen muy poca… historia, y eso es una verdadera “parajoda”, porque según dice el dicho, “el que no tiene historia no tiene futuro”, y sin embargo, los “más iguales” ya blindaron el futuro de sus próximas 7395 generaciones… o por lo menos eso creen, ¿edá?

viernes, 28 de noviembre de 2014

5279. HASTA LUEGO, HERMANO MIGUEL ÁNGEL

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Hasta luego, hermano Miguel Ángel

La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.
François Mauriac (1905-1970)
Escritor francés.

Ayer partió de este mundo mi amado hermano Miguel Ángel Gómar Chávez, la mañana del viernes un dolor agudo en el pecho fue el preludio del descenlace fatal que acaeció al caer la tarde en el Centro Médico de Occidente de Guadalajara durante una operación que su corazón no resistió. Compartí con él los mejores momentos de mi vida y en los últimos años nuestra relación se hizo más profunda.
Él llegó a mi vida cuando yo ya tenía poco más de 10 años.  En nuestra infancia en Sahuayo compartimos las carencias de una familia que luchaba por salir de la miseria, lo enseñé a jugar fútbol y jugamos en varios equipos juntos, él siempre fue portero, yo delantero. Pero más allá del fútbol compartimos la vida.

Una y otra enfermedad infame lo golpeó duramente en los últimos 25 años, sus huesos se deformaron y tuvieron que colocarle dos rodillas de plástico, su corazón se debilitaba, pero su ánimo no decayó jamás, no se doblaba ante la adversidad una y otra vez se levantó de la postración; el viernes la intervención quirúrgica salió bien, todo parecía perfecto pero luego los médicos los rescataron de las garras de la muerte tres veces, pero el cuarto paro cardíaco fue definitivo, mi hermano no regresó.

A pesar de sus malestares Miguel seguía trabajando en los oficios que aprendió desde su juventud, no le quedaba de otra. Fue un hombre sencillo, un hombre de trabajo, un hombre que cometió errores, que se equivocó como todos, pero que enfrentó con determinación su difícil situación.

Miguel vivió la mayor parte de su vida en su casa en Valencia, segunda sección. El viernes en el hospital hablé con él y le manifesté mi gran cariño, apenas el domingo pasado compartimos en una boda familiar, conversamos y me dijo que se sentía bien. Yo lo ví bien, mejor que nunca.

Apenas días antes partió mi primo hermano Federico, al que llamábamos cariñosamente “Perico”, el radicaba en  Cumuatillo, cerca de Sahuayo, y como el día de su partida no pude asistir al velorio, visitamos a la familia de Perico el jueves. Miguel y Perico eran de la misma edad, entre 49 y 50 años, los dos jugaban cuando eran niños, a mí me parece que se fueron muy jóvenes, pero sin duda partieron cuando debían partir.

Los que creemos en que la muerte es sólo una puerta, un despertar a una nueva vida, deberíamos decir bendita muerte, pero nos duele dejar ir a nuestros seres amados. Miguel y Perico se reúnen con sus padres, son sus seres queridos, y al fin y al cabo, sólo se nos adelantaron uno días, unos meses, unos años, quién sabe.

No hay más palabras, sólo el dolor de la partida de un ser con el que compartí gran parte de mi vida y sobre todo un ser que amé y que me amó. Un abrazo a su esposa Guadalupe, a sus hijos y nietos.

Hasta luego, Perico, hasta luego amado hermano.

Nuestras demandas siguen, a pesar de que parezcan cada vez más utópicas:

REDUCCIÓN DE SALARIOS y PRIVILEGIOS EN TODOS LOS NIVELES DE GOBIERNO E INSTITUCIONES DEL ESTADO, INCLUIDOS LOS LEGISLADORES. REDUCIR DE 500 A 300 DIPUTADOS, ABRIR LAS CANDIDATURAS A LOS CIUDADANOS INDEPENDIENTES. QUE HAYA REFERÉNDUM, DESAPARECER A LOS SENADORES, CANCELAR  LOS SEGUROS MÉDICOS PRIVADOS A  FUNCIONARIOS PÚBLICOS Y LEGISLADORES, QUE SE ATIENDAN EN EL IMSS Y EL ISSSTE. CANCELAR PENSIONES A EX PRESIDENTES. QUE SE CANCELE EL FINANCIAMIENTO PÚBLICO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS AL MÍNIMO. QUE SE RESCATE EL INE,  LOS TRIBUNALES ELECTORALES Y LA SCJN DE LA MAFIA PARTIDISTA. QUE DESAPAREZCAN LOS LEGISLADORES PLURINOMINALES. CANCELAR EL FUERO Y QUE SE LEGALICE EL  PLEBISCITO Y REVOCACIÓN DEL MANDATO. ¡QUE EL GOBIERNO RENUNCIE EN MASA¡

¡Yo amo la paz y la libertad! ¡Es el momento de despertar! 

***

Nos unimos a la pena que embarga a la familia Gómar García por el sensible fallecimiento de Miguel Ángel Gómar Chávez. Acaecido el viernes pasado en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

Que el Señor lo reciba en su Casa.


5278. EntreLibros(24)

Por el Dr. Pedro Tolentino Barajas.
Docente, filósofo y psicólogo.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Imaginantes y Novela o, los muebles de la vida.

Carlos Ruvalcaba, escritor zamorano, en su estancia en España escribió la novela Los novenarios, que ahora les recomiendo. En el proyecto sobre comentar autores del estado de Michoacán y de preferencia zamoranos, nos encontramos a nuestro autor de hoy, que además vive de nueva cuenta entre nosotros. Su novela es una evocación de algunas de las costumbres zamoranas de los años 50–60. Es una lectura, dijera yo, necesaria para las nuevas generaciones, nacidas con posterioridad a esos años. De esa manera, conocerán parte de sus raíces, aunque ya no radiquen en Zamora.
          Les recomiendo en esta ocasión su lectura. El artículo de abajo se presentó la noche del 26 de noviembre, en una sesión más ―la quinta― de la tercera época de la Novela Comentada, inaugurada en su primera etapa, por Héctor Canales en 1986, al igual que esta tercera, también iniciativa del mismo, y un grupo de amigos que colaboramos con él. Y, lo que sigue fue lo que presenté esa noche.

Quinta Sesión de la Novela Comentada
Los Novenarios[1] de Carlos Ruvalcaba
Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística
Corresponsalía Alfonso García Robles
Zamora Mich., miércoles 26 de noviembre, 2014
8:30 P. M.

Pedro E. Tolentino-Barajas

Dice Umberto Eco en Apostillas al Nombre de la Rosa, que una novela no tiene nada que ver, en principio, con las palabras. ¿Cómo se podría sostener esta idea en la novela Los Novenarios de Carlos Ruvalcaba? Así que trataré de realizar con ustedes un ejercicio, para ver hasta dónde en el contexto de la novela se podría sostener o no lo dicho por Eco. Tal será el objetivo que me he impuesto para esta quinta sesión de la Novela Comentada.
          Metodológicamente trataré de seguir la narración de nuestro autor, citándolo cuando sea oportuno para que mi argumentación tenga una coherencia interna. Y externamente, tenga sentido para ustedes esta propuesta.
          Creo que un análisis como el que llevaré a cabo se justifica, dada la importancia del género de la Novela en términos generales como un retrato de la continuidad cotidiana y, en particular porque la obra de Carlos Ruvalcaba me sugiere que reúne las condiciones de posibilidad para esclarecernos un poco más la intencionalidad del escritor al transmitirnos lo que piensa, pero sobre todo, lo que imagina y siente al escribir las escenas que dinámicamente nos participa cuando teclea en su computadora o máquina de escribir y por qué no, cuando lo hace con pluma y papel. De tal manera, que a la par del desarrollo de la novela, va construyendo un utópico lector ideal ―el que Carlos desearía que le leyera que por supuesto, no terminará de constituirse nunca.
          Al no tratarse de un trabajo con pretensiones académicas, me reservo para otra ocasión el proceso completo de investigación y análisis que a todas luces merece el trabajo de Carlos Ruvalcaba.
          Entremos en materia: Creo que Carlos Ruvalcaba parte de un imaginario colectivo, muy zamorano, muy de los años 50 y 60 del siglo pasado. Ese imaginario es lo que yo llamo su ontología, es decir: lo que “amuebla” (las cosas) el mundo de Los Novenarios. En eso estaba pensando Carlos a medida que dejaba correr la pluma, y piensa y ve y lo traduce a palabras. Imaginemos:

“El misterioso corredor de pasillos se deslizaba curioso e invisible, alejándose de vez en cuando y luego se adivinaba en la casa del vecino, cuando rechinaba la puerta vieja de la cocina, señal de que nadie estaba en aquella casa.”[2]

          Así entonces, nuestro autor ¿de qué nos habla? De ese momento, o ¿desde dentro de ese momento? Creo que lo hace desde el interior y así las palabras son superadas por la imaginación y las imágenes mentales de Carlos Ruvalcaba nos hablan a través de los signos escritos. Introduciéndonos en un metalenguaje onírico-real. Ahora,  quizá algunos de los aquí presentes, no están pensando en las palabras del texto citado, sino más bien han empleado una escenografía mental, ayudada quizá por alguna vieja casa zamorana o de cualquier otra parte, en la que viven, hayan vivido o estado; con pasillos y pilares, altos muros y un gran corredor que se prolonga a veces… demasiado; pasando por la cocina, huyendo hacia un espacioso corral con árboles, lleno de colores, pájaros, aromas y misterio. Pero quizá todos esos colores sean sepia…
          Carlos nos va mostrando los “muebles” de la ontología de Los Novenarios. Quizá faltan las palabras, pero sobra la imaginación, a ese metalenguaje onírico-real que mencioné antes. Y tenemos un centro sobre el cual se fundamenta y fluye esa realidad: El Novenario de la abuela, pero nos lo muestra con una introducción mental iconográfica:

“La noche en que murió la abuela, la casa estaba inundada de lágrimas por el llanto de las tías y los nietos. Había curas en la casa y también estaban los vecinos. Su corazón dejó de sufrir una tarde de febrero, mes al que se le llama “loco” porque predominan los vientos nómadas de las montañas que bajan para pasear a las almas en pena.”[3]

Ruvalcaba nos va proveyendo de detalles y más detalles, hasta que su mundo queda casi amueblado y ahora que ha construido el escenario con todos sus asideros, aparecen los personajes: Los íconos como el angelito de la guarda, el árbol cargado de mangos. La prima, la tía Cholita, la tía María, su madre. Todos ellos, vectores de significados. Imaginemos a la madre el día de la muerte de la abuela:

“El vestido negro de mi madre y su cara enrojecida por el llanto oscurecían la noche espantándome el sueño, que se hacía aún más difícil de conciliar debido a los llantos de los familiares, que de pronto arreciaban, y por el tamborileo de la lluvia que no cesaba de golpetear en la techumbre de teja roja, embravecida por los vientos nómadas de las montañas, que latigaban las almas en pena que vagaban por las calles de Zamora en el mes de febrero.”[4]

Esta escena me recuerda aquella del inicio de la gran novela de Boris Pasternak: Dr. Zhivago, cuando Yuri Zhivago asiste al entierro de su madre. Por eso creo que una novela siempre habla de otras, aunque el autor no lo haga con esa intención o en forma consciente. Siempre tenemos relámpagos mentales de ese inconsciente colectivo del que hablaba Karl Jung. En este caso yo hago llegar hasta mí, ese inconsciente colectivo, pero quizá sí o no nuestro autor. Lo cual me da ánimos para poder mostrar la viabilidad del objetivo planteado.

Carlos Ruvalcaba a esta altura de su novela aún no termina de colocar los objetos del mundo de  Los Novenarios, pero ya nos ha dado un perfil y con eso es suficiente para iniciar una historia que nos cuenta Juanito, nuestro relator-niño de los días del novenario[5]. Lo hace recorriendo las peripecias de cada día. Aparece el Cura, Juanito (el centro meta-lingüístico) el padre de David, el abuelo, los tíos ricos y otros más. Con esto, nuestro autor ha puesto sus límites y con ellos puede inventar libremente. Tiene entonces un mundo subyacente ―una metafísica― que como dijimos cimienta la narración.

Por eso, Ruvalcaba nos cuenta al menos desde tres perspectivas: a) Un “Yo”, como personalidad autobiográfica quizá testimonial, o quizá existencial, es decir de su propia historia de vida; b) Un “Yo” como autor narrador, en la voz de Juanito y c) Personajes narrados, incluida la voz narrativa. Posiblemente una cuarta, pero que no he analizado a fondo: Una combinación de las tres anteriores. Por ejemplo:

“[…] Cuando llegaron a la casa, el hombre puso a remojar la reata gruesa que tenía especialmente para golpear a los hijos. Los llantos de las hermanas y de la madre que suplicaban clemencia no fueron escuchados. Lo golpeó primero hasta dejarlo tirado y ensangrentado en el suelo y después lo amarró de los pies y lo colgó de una viga del techo con la cabeza para abajo. Ahí le dio todavía algunos reatazos y después se fue a la cantina y no regresó en tres días.

Su hermano mayor y la abuela lo bajaron. Esa noche mi pobre padre durmió boca abajo porque los verdugones en la espalda no se lo permitieron de otra forma. Más el joven se consolaba entre sollozos invocando el rostro de mi madre, que en su imaginación le sonreía por encima del hombro y le prometía una cita el siguiente domingo en la plaza. Su sonrisa se opacó cuando pensó que apenas era viernes.”[6]

Es posible que mi apreciación no sea exacta ―que además no pretendo― pero sí creo que este es un ejemplo al menos válido de la combinación de las perspectivas que mencioné. Tenemos en la escena al Yo testimonial, el Yo narrador y los personajes narrados por la voz narrativa, unidos e intercambiándose. De tal manera que recordando nuestro objetivo, la obra de Carlos Ruvalcaba es mucho más perturbadora imaginativamente que las mismas palabras.

Para que la imaginación no se detenga, nuestro autor acelera la narración y nos sumerge en la vida cotidiana que transcurre en Zamora, pero sin perder el centro del novenario, tal como la ve Juanito: La ruta al panteón, la participación de los dolientes cargando el féretro de la abuela, el primer día del novenario, el entierro de la abuela, las vivencias del tío Pancho, la broma del chile chipotle que le hace su abuelo para que se haga hombrecito, los chismes, el asesinato del soldado, las muchachas robadas por el novio, las almas en pena de las cuales tenemos dos, y muchos interesantes etcéteras. El noviazgo de su madre, típico de los años en que se desarrolla la novela: las vueltas en la plaza principal, los cascarones, el primer día de novios:

“[…] “Buenas noches”, se dijeron temblorosos. Mamá le preguntó su nombre y cuando recibía respuesta ella gritó alarmada: “¡Mi hermano!”, y sin dar explicaciones se metió corriendo a la casa grande, cuando el tío Pancho, ebrio como siempre, se plantó a seis pasos de mi padre amenazándolo con un gran cuchillo y por poco me deja huérfano antes de nacer.”[7]

Hagamos una pausa. ¿Qué tenemos hasta aquí? en beneficio de mostrar si el objetivo que me he impuesto se va logrando. En filosofía del lenguaje se habla de los laberintos del lenguaje. De los cuales tres son muy conocidos: a) El Clásico, aquel del Minotauro y Teseo, del cual se sale desandando el camino marcado por el hilo de Ariadna; b) El Manierista, del que se sale siguiendo caminos en función de prueba y error y c) El Rizoma, propuesto por Deleuze y Guatari. Es una red de posibilidades de cambio de rumbo, pero no hay salida, donde cada camino puede conectarse con cualesquiera otros. No hay centro, tampoco periferia, es potencialmente infinito. Es el mundo de la conjetura, de lo contingente. Me parece que este es precisamente el que tiene lugar en la obra de nuestro autor: La conjetura es la existencia de mundos posibles, son contingentes no necesarios. Puesto que bien podría haber sido de otra manera. Y al ser sólo posibles, la imaginación se desborda creando emergencias que pueden estar acaeciendo o haber sido. Es el mundo zamorano de los años 50 y 60 del siglo pasado. Pero ¿podría haber sido de otra manera? Por supuesto que sí, Juanito, David, el abuelo, el cadáver de la abuela Flor, la tía dolores y todos los personajes de la novela vivieron ese mundo ¿cuál es el que vivió el autor? Ruvalcaba lo amuebla con sus enseres, causas y efectos. Con los de Juanito, los del abuelo, los de los tíos y tías. Nosotros, lo imaginamos con los nuestros, con toda seguridad objetos y cosas en alguna forma parecidas a las que supone el autor que nos ocupa. Cada uno de nosotros tiene su propia ontología vivencial, quizá análoga a la que nos muestra Carlos Ruvalcaba, pero análogo no significa igualdad. Sin embargo, el pasado ―que es de todos― no puede destruirse, ya que si así fuese habría silencio. Por ello Carlos Ruvalcaba lo puede reconstruir  y nos provoca a revisarlo, primero con la imaginación y si tuviésemos la habilidad y talento de un escritor, entonces lo haríamos como Carlos: por medio de la palabra.

Sin embargo, a los lectores de la novela de esta ocasión, el autor, desde un Rizoma, nos obsesiona:

“La historia se repetía: el novenario no había terminado, ni siquiera empezado; Delfina no podría casarse, al menos en los siguientes días; y la tía Cholita se apresuró a comprar una casa en la misma calle de Aquiles Serdán, aquella mañana en que vi entrar nuevamente a los tres personajes que llevaron el féretro de la abuelita. Esta vez ya no pregunté nada, ni le di una patada al hombre de la funeraria, cuando mi madre arreció el llanto a su llegada.”[8]

          Para terminar. Creo que al menos me he acercado al objetivo planteado, aunque por supuesto, ustedes tendrán su propia opinión.  A través de las citas que he empleado de la novela de Carlos Ruvalcaba me ha quedado claro que las palabras sólo son el vehículo para que la imaginación nos ponga en proximidad con la intencionalidad del autor y que el lenguaje que utiliza es la herramienta provocadora de nuestra imaginación. En consecuencia y necesariamente, diferente en su propia visión y también desigual en cada uno de nosotros. Estableciendo un diálogo que crea disonancias cognoscitivas, por ello decimos de algunos pasajes de la novela de Ruvalcaba: lo había escuchado de otra manera pero parecida, o bien, lo había leído en alguna parte, pero no estoy seguro dónde, también decimos: ese chisme me lo habían contado diferente.  Por ello la novela como género literario, poco tiene que ver con las palabras.
          Así pues, les invito a que lean la novela de Carlos Ruvalcaba y realicen un ejercicio de evocación imaginativa. Así, recuperaremos mucho de nosotros mismos.

Gracias.




[1] Ruvalcaba, Carlos. Los Novenarios, 2a ed.  Gobierno del Estado de Michoacán, Secretaría de Cultura, Centro Regional de las Artes de Michoacán, Morelia, Mich., octubre 2014.
[2] Ibíd., p. 19.
[3] Ibíd., p. 20.
[4] Ibíd., p. 23.
[5] Ibíd., p. 80.
[6] Ibíd. p., 36.
[7] Ibíd. p., 40.

5277. NUEVOS TIEMPOS.

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Edo de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Nuevos tiempos.
Ayer fue día de nostalgia para los priístas de antaño. Hágase de cuenta que se iba a celebrar una Reunión de la República, de las que estilaba José López Portillo allá por los años 80. En Palacio Nacional, convocados por el Presidente de la república, los líderes del Congreso federal, el Poder Judicial; todos los gobernadores… nada más que antaño estaba prohibido para los políticos de altos vuelos, en especial para el Presidente hablar en futuro; se anunciaban logros y hechos consumados, no lo que se iba a hacer (era hacer el ridículo). Nuevos tiempos.

Por lo tupido, a alguien se le ocurrió la reunión de ayer, para anunciar la “estrategia para la reestructuración del sistema de justicia”, desatando expectativas de golpe de timón, de anuncios trascendentales: ¿anunciaría la emisión de decretos aprobados en sesión secreta del Congreso? (porque como bien sabemos todos los del peladaje, en nuestro Poder Legislativo, hay sesiones constitutivas, extraordinarias, públicas, permanentes, solemnes, de Congreso General, preparatorias y secretas, estas para tratar asuntos de estricta reserva): ¿anunciaría la suspensión de garantías en algunos estados?, bueno, ahora no se llama así (ahí checa el artículo 29 de la Constitución); ¿convocaría a la Guardia Nacional? (en apego a lo dispuesto en  los artículos 35 fracción IV, 36 fracción II, 76 fracción IV, 89 fracción VII de la Constitución); ¿decretaría el Servicio Militar Nacional de dos años de duración, todos acuartelados?; ¿cambios en su gabinete?; ¿anunciaría cuáles son sus tres libros favoritos? (digo, sería un detallazo).

Nada de eso: el señor en lugar de una estrategia, dijo qué piensa hacer:

1. El lunes enviará una iniciativa de la Ley en contra de la infiltración del crimen organizado en los gobiernos municipales (o sea: en cuanto los delincuentes sepan que está prohibido infiltrarse en las alcaldías, tendrán que resignarse a pedir cita a gobernadores o funcionarios federales; ¡hay golpes que la vida da sin compasión!); 2. Va a redefinir el sistema de competencias penales (¡caramba!, eso es una iniciativa de un parrafito: todo lo relacionado con los delitos graves previstos en el código penal y con delincuencia organizada, pasa a ser del fuero común y tan tan…); 3. Creación de policías estatales únicas: un nuevo modelo policial pasando de más de mil 800 policías débiles a 32 sólidas corporaciones que sean más confiables y más eficaces. Se dará prioridad a entidades con mayor urgencia y los primeros serán Guerrero, Jalisco, Michoacán y Tamaulipas (¡esto es historia!, ¡así se forjó el acero!...  pero le apuesto un brazo -el derecho, por ejemplo-, a que si en los estados hubiera policías únicas, la propuesta sería municipalizarlas para ganar control local; y además: ¿prioridad a esos estados?, si ya están intervenidos por la federación bajo distintas figuras… ¿o, no?... ¡ayúdenlo!); 4. Acelerar la creación de un teléfono único para casos de urgencia. El número se propone que sea el 911 para que facilite la denuncia ciudadana (está bien don Presidente, está bien, y ahí de pasadita ojalá aceleren el bloqueo de la señal de los celulares en los presidios, para que ya no sean “call centers” desde los que se organizan y cometen delitos, ahí le recomiendo); 5. Creación de un registro único de identidad. Que todo mexicano cuente con un número de identificación oficial (¿otra credencial?... ¡si casi todo tenochca tiene credencial para votar, don!; en fin, como quiera… va a ser un dineral… bueno); 6. Un operativo especial en la zona conocida como Tierra Caliente (pues hágalo, nomás dé la orden, pues; y estaría bueno, ya que hemos llegado a este grado de detalle, que mande a limpiar los baños de las casetas de Capufe, viera nada más cómo están); 7. Impulsar reformas adicionales para mejorar la justicia (¡tcht!, este se lo pudo guardar para sus propósitos de año nuevo); 8. Acciones para proteger los derechos humanos (¡puh!... igual: oiga si son ideas, está bien, pero ni nos diga, hágalo); 9. Promover la pronta aprobación de leyes en combate de la corrupción  (ja ja ja, je je je, ji ji ji, jo jo jo, ju ju ju -ya con dolor de panza-… está bien pues, ahí los carrerea… ¡ja ja ja!); 10. Promover los servicios de transparencia y participación ciudadana (bueno, ¿es vacile o qué, señor Presidente?).

Debe estar desesperado don Peña como para arriesgarse a hacer este papelazo delante de cámaras y micrófonos, delante de los otros dos poderes, de todos los gobernadores y los cuatro despistados que lo vieron en la tele… o tal vez crea que es un buen mensaje para el exterior. Quién sabe, pero da pena que el capitán del barco, en plena tormenta junte a la oficialía para informarles que el lunes va a proponer a la naviera un plan de rescate… sí, da pena.

Mientras eso sucedía en Palacio Nacional, en Chilapa, Guerrero, aparecieron once cuerpos decapitados (se llevaron las cabezas). El alcalde de Cocula, Guerrero, confirmó la desaparición, pero desde marzo y julio de 2013, de los 31 estudiantes que denunció la tele francesa y negó la autoridad federal (a los que no pagan rescate se los llevan a trabajar en plantíos de drogas … quisiera el buen Dios que sea el caso de los de Ayotzinapa).

También mientras todo eso, Univisión (la televisora en español más grande de los EUA), hizo público que doña Peña en enero de 2011, siendo su esposo Gobernador del Estado de México, liquidó anticipadamente la hipoteca de su departamento en Miami, que costaba un millón 770 mil dólares y tenía que irlo pagando mensualmente hasta el 1º de julio de 2035 (le ha de haber molestado estar con ese pendiente y mejor pagó el saldo: un millón 325 mil 500 dólares).

Mientras todo eso estaba pasando, el señor Presidente clamaba en Palacio: “Asumo la responsabilidad de encabezar todos los esfuerzos para liberar a México de la criminalidad y la impunidad”; encabezar, no se avoracen, lo que salga será lo que salió y ya.


Antes juraban cumplir y hacer cumplir la ley, le digo, nuevos tiempos.