jueves, 3 de septiembre de 2015

6561. ¿GABINETE DE PEÑA… O DE SALINAS?

Enviado por SINEMBARGO.
Desde México, D. F., para
Tenepal de CACCINI

Por Martín Moreno.
Septiembre 2, 2015 - 00:01 hrs.

+Nuño, Lozoya, Claudia, Pepe Toño, Robles…
+El salinismo mira hacia el 2018

Innegable la cercanía entre Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari – sí: hasta hoy, el presidente mexicano más repudiado de la historia-, es reflejo indiscutible en la integración de algunos de los cuadros básicos del gabinete peñista (¿o debemos decir salinista?), cuyas parentelas, lealtades y afectos, son públicos y abiertos hacia el autollamado “villano favorito”.

Sí: una parte estratégica del gobierno de Peña Nieto, está en manos de salinistas. Eso es visible.

Así, bajo influencias de Salinas de Gortari estarían, vía sus personeros, áreas claves del actual gobierno, como son los sectores educativo, salud, relaciones exteriores, petrolero, entre otros.

Peña Nieto le abrió la puerta y Salinas de Gortari está de regreso… si es que algún día se fue.

Peña Nieto y Salinas.

Salinas y Peña Nieto.

A estas alturas ya son lo mismo.

*****

Nombres, lugares y memoria:

Aurelio Nuño. ¿Cómo llega el bisoño secretario de Educación Pública a la silla que -suena a blasfemia-, algún día ocupó un grande como José Vasconcelos? Más allá de los cariños recíprocos que tiene con Peña Nieto, detrás de Nuño hay una breve pero fundamental historia.

Resulta que siendo alumno destacado de Ciencias Políticas en la Universidad Iberoamericana, Nuño conoció a José Carreño Carlón, director del Departamento de Comunicación de la Ibero y que fuera jefe de prensa de Carlos Salinas durante la segunda mitad de su gobierno. La cercanía de Carreño es tanta con Salinas, que su hijo, Paulo Carreño, es quien maneja la agenda de Salinas de Gortari cuando éste llega a México.

Carreño fue el “puente” entre Nuño y Salinas de Gortari cuando el ex presidente se encontraba en Londres. Salinas recomendó a Nuño con el grupo Toluca. Primero, Aurelio fue coordinador de asesores de Luis Videgaray, el brazo derecho del gobernador Peña Nieto, quien posteriormente lo nombró asesor personal y, al llegar a Los Pinos, lo convirtió en Jefe de la Oficina de la Presidencia y de ahí a la SEP.

Esos son los méritos de Aurelio Nuño: su cercanía con Salinas de Gortari.

*****

Claudia Ruiz Massieu. De todos es sabido que Claudia es sobrina de Carlos Salinas. Hija de José Francisco Ruiz Massieu – asesinado por el poder priista-, y de Adriana Salinas de Gortari, Claudia es una de las cartas, por derecho de sangre, del clan Salinas rumbo a la candidatura presidencial del 2018. Es un juego político y un juego de morbos.

Juego político, porque Claudia, si bien tuvo desempeño aceptable como secretaria de Turismo, su nombramiento como titular de Relaciones Exteriores ha sido una ofensa para el servicio diplomático nacional. Un agravio para los diplomáticos de carrera. Ruiz Massieu sabe de diplomacia lo que el columnista sabe de astronomía. Nada. Su designación fue una canongía para el grupo Salinas de Gortari. ¡Una vergüenza!

Juego de morbos, porque la muerte de José Francisco – quién quería ser presidente de México y amenazaba el proyecto transexenal de su ex cuñado, Carlos Salinas-, pesa en la conciencia – si es que aún la tienen- de los hermanos Salinas: Carlos y Raúl… y tal vez sobre su ex esposa Adriana. Así, impulsar la carrera de Claudia es una especie de compensación de vida ante la muerte de su padre. Tú calla y yo te apoyo. Cosas de los Salinas, pues…

O como diría Francis Ford Coppola al definir la esencia de El Padrino: “Es una historia más de familia…”.

*****

Emilio Lozoya Austin. Desde los tiempos en la UNAM, el grupo de “Los Toficos” estaba integrado por Carlos Salinas, Manuel Camacho Solís, José Francisco Ruiz Massieu, Guillermo Ortiz… y Emilio Lozoya Thelman. Fue un equipo que llegó al poder máximo en México. De ahí salió un Presidente, un Regente, un gobernador, secretarios de Estado…y herencias.

Sí: Emilio Lozoya hijo es hoy director de Pemex gracias a la cercanía de su padre con el ex presidente Salinas quien, beneficiado de sus afectos con Peña Nieto, logró colar al hijo de su amigo al primer equipo peñista, nada menos que al frente de la empresa pública más importante del país. El junior sólo había trabajado en el Banco Interamericano de Desarrollo y en firmas privadas. Y nada más. Carecía de experiencia en el sector energético. Pero herencias matan preparación. Así de sencillo.

Puros cuates, pues…

*****

Rosario Robles. Izquierdista renegada, tránsfuga del PRD, Rosario también huele a Salinas de Gortari. Fue ella quien, durante la relación que sostuvo con Carlos Ahumada en los tiempos en que era presidenta del PRD, llevó de la mano al empresario argentino con el ex presidente para que le presentara y vendiera los video-escándalos de perredistas, entre ellos, el de René Bejarano y Carlos Imaz.

¿Qué no?

Tengamos memoria. Y archivos. Veamos lo que el propio Ahumada cuenta en su libro Derecho de Réplica (Edit. Grijalbo. Pgs. 139, 140 y 141):

“Tomamos todas las precauciones del caso para que nadie se percatara de que Rosario lo vería (a Salinas) en su casa… A pesar de que era de noche, ella llevaba unos grandes lentes oscuros y una mascada que le cubría la cabeza. Al llegar a la caseta, Rosario se recostó en el asiento para ocultarse…

“Dijo (Salinas) algo así como: ´Con esto están acabados….

“Carlos Salinas me dio dinero a cambio de los videos. Antes de entregárselos, me hizo llegar aproximadamente 35 millones de pesos. Me los entregaron Manuel Andrade, entonces gobernador de Tabasco; Arturo Montiel, del Estado de México; Enrique Peña Nieto, entonces diputado del PRI en el Estado de México, y Jorge Kahwagi, el boxeador y en ese entonces diputado verde”.

Hasta aquí lo narrado por Ahumada en su libro.

Allí está la conexión – abierta, desnuda-, Salinas-Robles-Peña Nieto. Al paso de los años, hubo recompensas políticas por aquellos videos. Todo se paga. Para bien o para mal.

Sólo un reclamo a Carlos Ahumada: no te atrevas a llamar boxeador a Kahwagi. Es un fantoche sobre el ring. Por favor no lo hagas.

*****

José Antonio González Anaya. Le dicen Pepe Toño. Así, muy nais. Pepe Toño para los cuates. ¿Su mérito? Ser concuño de Carlos Salinas de Gortari.
Pepe Toño es esposo de Gabriela Gerard, hermana de Ana Paula, segundo matrimonio de Carlos Salinas de Gortari. El sexenio pasado estuvo ligado al sector hacendario. Hoy es director general del IMSS. Así de generosa es la política. Y para eso está la familia. ¡Faltaba más!

Nada que agregar a esta brevísima historia.

*****

Los salinistas abundan en el gabinete de Peña Nieto. Algunos ubican al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, como el alfil mayor de Salinas, ya que es alumno predilecto de Pedro Aspe, el influyente secretario de Hacienda durante el salinismo. Tal vez. Aunque el “Vice-garay” es, me parece, más peñista que salinista.

Salinas a la vista.

Por lo pronto, una pregunta:

¿Quién manda en el gabinete: Enrique Peña Nieto o Carlos Salinas de Gortari?


 Columnista.
Conductor radiofónico. Autor de los libros Por la mano del padre. El Caso Wallace. Paulette: lo que no se dijo. Abuso del poder en México. Necaxista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: