martes, 8 de septiembre de 2015

6578. IMPLICACIONES DEL Y. O. L. O.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Implicaciones del Y. O. L. O.

No basta con pensar en la muerte, sino que se debe tenerla siempre delante. Entonces la vida se hace más solemne, más importante, más fecunda y alegre”.
Stefan Zweig (1881-1942).
Escritor austriaco.



¿Qué es YOLO?, son las primeras letras de la frase en inlgés you only lives once= tú sólo vives una vez, o bien, sólo se vive una vez, y aunque es una frase largamente utilizada en diversos contextos y en diferentes formas, en los últimos dos o tres años el músico rapero canadiense Drake la hizo popular con la The Motto, así pues, el universo al que se dirige es a los jóvenes que son los consumidores inermes de un mercado que bajo el disfraz de la contracultura, ejerce su poderosa influencia en las débiles  mentes de los  juveniles.

El YOLO expresa también otro paradigma impuesto por una de las fuerzas más importantes de la historia de la civilización: la de la Iglesia católica que en el siglo XII erradicó a sangre y fuego la creencia  en la reencarnación de las almas, creencia que sostenía Jesucristo, de acuerdo a algunos estudiosos de las Escrituras, es decir, de viejo y nuevo testamento.

 Pero, ¿Porqué se impuso la idea de que sólo se vive una vez? ¿A quiénes conviene que este paradigma se extienda en las mentes de los seres humanos y porqué? La Iglesia erradicó esta y otras creencias esotéricas que se remontan a las creencias más antiguas de los pueblos del mundo y logró que en Occidente la idea de que sólo se vive una vez sea el paradigma dominante.

¿Por qué no convenía a la Iglesia la doctrina de la reencarnación? De la idea de la reencarnación se siguen diversas conclusiones de acuerdo a las características de la corriente de que se trate, pero es evidente que la idea de que se vive una y otra vez hasta que el ser humano logra superar las pruebas de vida que se le presentan, abre otras interrogantes que los jerarcas católicos de los primeros siglos no aceptaban.

La idea de que sólo se vive una vez trae consecuencias que convienen a ciertas personas, por ejemplo si sólo se vive una vez entonces pues de esto se sigue que hay que aprovechar esta vida que es la única, agotemos todas las experiencias hasta el límite y más allá, y si además de la idea implícita en el YOLO se fomenta la idea de que no hay nada más allá de la muerte, el nihilismo, pues el cuadro se completa: vivamos hasta el extremo al fin que es la única oportunidad y al fin que no hay nada más.

Es muy extraño que desde el año 2000 la idea del YOLO se fomente cada vez con más fuerza, en particular en el mundo de la música juvenil, hasta en la onda ranchera hemos tenido representantes (la vida no vale nada de José Alfredo Jiménez) y en la actualidad los grupos norteños y las bandas promueven la idea, muy adecuada a la mentalidad de los personajes de La Reina del sur, novela que narra la vida agitada de una mujer metida en el tráfico de drogas, mundo en el que la idea está ampliamente extendida.

La palabreja, el acrónimo mejor dicho, es ya parte del mundo coloquial, en especial de la cultura joven, que es el universo poblacional más influenciable con ideas que son muy convenientes para mantener el sistema impuesto y profundizar el consumismo prevaleciente y el sinsentido de la vida. Algunos versos raperos oídos en algún lugar reflejan esta nueva forma de nihilismo: ebrio y a 120 kilómetros por hora/ conduzco por la ciudad/ sólo se vive una vez/ y el diablo te va a llevar.


Como dice un viejo refrán: comamos y bebamos que mañana moriremos, pero ¿es eso todo lo que ofrece la vida? ¿no hay nada más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: