miércoles, 9 de septiembre de 2015

6584. GUATEMALA NOS DEMOSTRÓ QUE ¡SI SE PUEDE!

Por Ixchel.
Ensayista y articulista.
Desde Cd del Carmen,
Campeche. México. Para
Tenepal de CACCINI

Casi todos los mexicanos están influenciados por mitos religiosos y las historias aprendidas en las escuelas convertidas en apologías de héroes parecidos a los santos y mártires religiosos, en otras palabras el pueblo mexicano carece de un discernimiento profundo y analítico de los acontecimientos. Sigue sin cuestionar a los futbolistas famosos a los mártires, sin distinguir la realidad de la fantasía.

Las doctrinas religiosas enseñan que los problemas se resuelven con cerrar los ojos y rezar, si sufres ofrece ese sufrimiento al señor que está en los cielos, si tienes crisis emocionales, escucha al pastor, sacerdote, reverendo o como lo llamen, en lo personal son ideas descabelladas, sin embargo la población en su mayoría encuentra consuelo en esta clase de pensamientos, sin embargo hay que superar esas ideas ¡es el momento! de despertar dejemos a un lado la fe y los dogmas, eso no ayuda en la realidad, que se queden en el plano personal, superemos ese estandarte religioso, olvidemos la doctrina del auto sacrificio de un mesías tengamos valor por nosotros mismos.

El mexicano promedio se mueve, vive y se comporta dentro de un ámbito circunstancial y cómodo, buscando una superación basado en las oportunidades que rige en su entorno, bajo la ideología del "ya chingué" "el que no tranza no avanza" o "primero yo y de ultimo yo" esta manera de actuar se transmite generación por generación. La actitud de la mayoría de los compas mexicanos es la mediocridad, desde que nacen, crecen sintiéndose víctima, por eso hay mas victimas que lideres, porque los líderes nacen con estas habilidades, si tienen la suerte de tener una familia integrada que lo complemente, entonces crecerá con todas sus habilidades y podrían brillar como un buen líder.

Los mexicanos en su inmensa mayoría estamos en desacuerdo con la forma en que los gobiernos administran el país, la pregunta es ¿Por qué el pueblo tolera las monstruosas muestras de corrupción del gobierno de peña? en vez de tomar alguna acción masiva de protesta, terminamos esperando un mesías o un milagro alguien que venga a poner las cosas en su lugar, se necesita más movimientos ciudadanos, a pesar que en lo cotidiano sobran los motivos como: la impunidad, la simulación, la ilegalidad, la injusticia, la desigualdad, la pobreza, el hambre, la inseguridad, la violencia, el engaño sistemático, la represión, el rompimiento del marco constitucional y del estado de derecho, a la mitad del sexenio priista, con la certeza que el país navega por aguas negras, llenas de podredumbre.

Solo queda reflexionar profundamente, ¿en que nos beneficiaria la renuncia de Peña Nieto? quizá no sea lo correcto, quizá lo que debemos exigir es la rendición de cuentas, ir en contra de todo el sistema corrupto, de otra manera solo seria cambiar de diablo, el infierno sigue siendo el mismo, es como sacar un solo puerco del chiquero no es la solución quedarían miles de puercos en el chiquero.

No hemos podido dar el gran salto para unirnos nos gana la cobardía, somos de una cultura reacia a los cambios, no somos como otras sociedades que se ayudan, el peor enemigo del mexicano es otro mexicano, seguimos con mucha facilidad estilos de vida del extranjero, modas, comida, películas, todo lo vamos asimilando y poco a poco los hacemos parte de nuestra vida común, como el Halloween, navidad al estilo europeo, modismos, etcétera, solo copiamos lo superficial, lo valioso como la costumbre de leer de otros países, eso no lo copiamos y lo mas reciente acontecido en Guatemala no dejo ¡estupefactos!, algunos dirán como un pueblo con una población nativa de bajo nivel educativo en su mayoría, ¿tuvo el valor de unirse y levantarse en contra de su presidente?

Se especula que EEUU está detrás de la caída del presidente de Guatemala Otto Pérez, en México no necesitamos que nos manipulen porque todo depende de nosotros de nuestra valor y determinación, ¡dejemos de esperar milagros! ¡Alza la voz! protesta por un futuro mejor lo merecemos.

"Los mexicanos somos muy tontos. Perdonen la palabra, la expresión. Somos agachones. No sabemos defendernos de esta bola, de esta lacra de sinvergüenzas que no podemos quitarlos. Suben la leche, suben el huevo, suben todo. ¿Y qué? ¿A fin que a ellos qué les preocupa? La pobre gente, esa es la que sufre; no tiene qué comer” María de la Luz Sánchez Treviño (activista social de 86 años)

Ixchel

09/09/2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: