jueves, 10 de septiembre de 2015

6588. ¿DÓNDE QUEDÓ LA BOLITA?

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Edo de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA  FERIA

¿Dónde quedó la bolita?
“¡Que no le digan, que no le cuenten, porque a lo mejor le mienten…!”, gritan los merolicos, esos estafadores callejeros que tanto simpatizan a la gente, por lo que siempre tienen alrededor un grupo más o menos numeroso de divertidos mirones, sabedores todos que el merolico con apoyo de sus paleros, se dedica a tomarle el pelo a los menos avispados, parte importante de la diversión, porque tiene su gracia ver a señores pasados de otoñales, comprar muy serios “¡esta milagrosa crema de concha nácar herborizada que aquí va usted a ver, va usted a observar, va usted a mirar, va a contemplar aquí frente a sus ojos, cómo aplicando apenas un poco a esta viborita, se va a poner dura, se va a poner gorda, se va a poner tiesa, a lo largo, a lo ancho, con apenas tantita porque es muy rendidora, mire usted cómo la aplico y vea cómo a la viborita se le inflama, se le hincha, se le crece la cabeza y aquí ante su mirada y sin truco, sin trampa ni engaño, que para eso lo observa usted, crece y crece la viborita y queda en estado de dureza resistente que nada vence, nada dobla, nada agota… mire usted la viborita que ya parece garrote de gendarme, llévela, caballero, que no faltará quien se lo agradezca… ¡lléeevelaaa!, sea ser feliz por tristes 20 pesos que igual se gasta en otra cosa!”

El martes pasado, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, Luisvi, entregó a la Cámara de Diputados, el Paquete Económico para el Ejercicio Fiscal 2016 (“atrás de la raya que estoy trabajando”), que, como todo paquete fiscal que se respete, contiene las propuestas de Ley de Ingresos (lo que van cobrarnos de impuestos, más lo que van a recibir de derechos, productos, aprovechamientos y lo que se descuide usted), y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio 2016 (en lo que planean gastarse eso, más lo que pidan prestado -aunque le digan bono, en lugar de crédito-, más lo que ni nos digan pero igual reciben).

Este presupuesto de egresos a diferencia de los de otros años, ha tenido con pendiente al peladaje, a todos nosotros, porque se nos dijo mucho que venía con recortes marca llorarás (por la caída del precio del petróleo, por lo caro que está el dólar, porque la economía yanqui está fatal -y si se arregla, por eso mismo-, porque no ha llovido en Namibia y porque los chinos ya no se hacen trenzas… por lo que sea, pero que el tenochca simplex esté en la orilla de la silla mordiéndose las uñas). Y a los estudiosos y especialistas les interesaba mucho conocerlo porque sería un “presupuesto base cero”, esto es: no sería el presupuesto del año anterior más un porcentaje (como se hacía casi siempre), sino, el cálculo preciso de lo que realmente estiman que van a necesitar en todo el gobierno, partiendo de cero, sin tomar en cuenta lo que han gastado siempre (a ver, de papel… luz… sueldos… ¡las copias!... el puente… la carretera…el café no se les olvide).

La verdad es que sí esperaba este menda, que nos salieran con una drástica reducción, porque en el gobierno hay programas inútiles y duplicados, oficinas redundantes, proyectos eternamente dotados de presupuesto y perpetuamente sin ejecutar; para no mencionar el recorte que se le puede dar a las nóminas por los que están en dos plazas (y más), aparte de los integrantes de la Fuerza Aérea Burocrática, que no son pocos y cobran sueldos, prestaciones, viáticos, bonos, compensaciones, vacaciones y hasta se jubilan sin haber colocado jamás sus posaderas en una silla federal para trabajar (digo, para saber qué se siente, siquiera).

Lo de la “base cero” y la revisión de lo que se gasta a lo puro mariachi, no incluye (no es uno tan desconsiderado), que hicieran una rebajita a moches, mordidas y sus entradas extras y misceláneas; pero sí es bueno que esté usted consciente de las proporciones de esto: el presupuesto de este año, son 4 billones 694,677 millones 400 mil pesos: si los programas inútiles, la corrupción y los gastos estúpidos, fueran equivalentes a un modestísimo 10%, estamos hablado de casi 470 mil millones de pesos que se van al caño cada año. ¡Híjole!

El asunto es que después de habernos puesto nerviosos a todos, el presupuesto que propone Hacienda, para el año que entra, es mayor que en 2015… ¡en qué quedamos, con tres ches!

Efectivamente, para 2016, don Luisvi presupuestó 52 mil 268 millones 300 mil pesos más que lo de este año. No baja, sube. No es menos, es más… “¡Chumina, animal del demonio, sal de tu agujero y explícale a los señores!”

Tanta palabrería. Tanto decir que ahí viene la austeridad… y sí viene, increíblemente, porque con un presupuesto mayor, habrá recortes… y aumentos, claro, que en algo se lo tienen que gastar. Recortes harán en Presidencia (373 millones); la Secretaría de Gobernación (10,249 millones… Osorio hace pucheros), pero también le van a bajar a la procuración de justicia (496 millones, la doñita de la PGR ni cuenta se da); Sedesol (el peladaje sufre), a Educación Pública (el peladaje moquea), y a la Secretaría de Salud (el peladaje muge), las reducciones a PGR, Sedesol, Educación y Salud, suman 19 mil 837 millones de pesos.

Si el presupuesto va a crecer más de 52 mil millones, ¿para qué apretar más a los pobres (educación, salud, Sedesol)?, y a la procuración de justicia (¿porque igual es una birria?)

El presupuesto se divide en dos grandes capítulos: el 75%, es Gasto Programable (el del gobierno federal), y 25%, es Gasto No Programable (pago de deuda pública y las participaciones a estados y municipios)… y… no me lo va a creer:

Hay una noticia muy buena, mucho muy buena: el presupuesto para los estados crece para el 2016.

Sí, el Gasto No Programable para 2016, crece un 12.2%. Así que ya lo sabe, si vive usted en algún estado del país, especialmente en el sureste, por ahí como por Chiapas, si le salen con que la cosa está de la tostada, que no hay ni para clips, y que la austeridad y que el recorte, y que el petróleo y que la mano del muerto… son cuentos.


¿Dónde quedó la bolita? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: