viernes, 11 de septiembre de 2015

6594. PETRA, CAJA CHINA PARA OCULTAR LA CAUSA DEL ÉXODO: LA GUERRA.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Petra, caja china para ocultar la causa del Éxodo: la guerra.

¿Puede haber algo más ridículo que la pretensión de que un hombre tenga derecho a matarme porque habita al otro lado del agua y su príncipe tiene una querella con el mío aunque yo no la tenga con él?.
Blaise Pascal (1623-1662).
Científico, filósofo y escritor francés.



La salvaje agresión de la “periodista” húngara Petra Laszlo a migrantes que huían de la policía, entre ellos a un hombre con un niño en brazos (foto superior) a los que hizo caer a patadas y a una niña  a la que propinó un golpe de karate (foto inferior, de Reuters y AP), provocó indignación en el mundo y la agresiva mujer fue cesada del canal de televisión en el que trabajaba. El canal tiene vínculos con la corriente ultraderecha por lo que el hecho  tiene muchas lecturas, además de que ha desviado la atención de la opinión pública del problema central: las causas profundas del éxodo son las crisis económicas provocadas, la pobreza, la corrupción de los gobernantes, las luchas internas y las invasiones militares de los países colonialistas que disfrazan su militarismo bajo la bandera de la libertad y la democracia.

Petra es una caja china, es decir, un distractor para desviar la atención de las causas profundas de la ola migratoria.

Los nativos huyen de la guerra, que es un gran negocio, un negocio en el que los que siempre pierden son los pueblos, los ciudadanos que sufren la violencia e incertidumbre de la guerra además de la pérdida de amigos y familiares que han sido asesinados durante los conflictos bélicos. Los que ganan son los propietarios de la industria bélica en Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, etcétera, los mismos cuyo poder llega más allá del nivel de los legisladores.

Son los propietarios de la industria bélica, de la banca, de la FED, del petróleo, del tráfico de estupefacientes, son los dueños del mundo, el gobierno invisible.

La deuda histórica que países como Inglaterra, Estados Unidos, Israel, Alemania, y en fin, los países industrializados que colonizaron el planeta en el siglo XVI, tienen con la humanidad no ha sido pagada y no será pagada mientras que los Señores de la guerra tengan el control de mando en Estados Unidos, Inglaterra y los países aliados que siguen dominando a sus antiguas colonias agobiándolas con pesadas deudas.

Como escribió Ángel Guerra Cabrera en su artículo del jueves pasado titulado ¿Quiénes deben responder por la ola migratoria?: “no son las guerras en Siria, Libia, Yemen y antes en Afganistán-Pakistán e Irak, pese a su alto costo en destrucción de condiciones para la reproducción de la vida, las únicas causantes de holocaustos como este, que ya ha matado en 2015 a más de 2 mil 650 humanos en el Mediterráneo. Ni únicamente involucra a la UE. Data de la colonización, del negocio esclavista, del neocolonialismo y de la extensión del neoliberalismo en el mundo. Por ese colosal saqueo los países ricos les deben una indemnización tan cuantiosa a sus víctimas que aseguraría su desarrollo económico y la solución definitiva del problema migratorio”.


En México, tenemos que demandar el fin de la guerra contra las drogas que sigue adelante sin que nadie se atreva a oponerse al sistema, los ciudadanos debemos demandar a los partidos políticos, al gobierno en todos sus niveles, que busquen soluciones inteligentes a un problema que es de salud, no policiaco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: