miércoles, 16 de septiembre de 2015

6612. ¿ES BUENO RECORDAR A LOS HÉROES DE LA INDEPENDENCIA?

Por Arturo CEJA ARELLANO
Periodista y poeta.
Desde Jacona, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di´arina y de Maíz
¿Es bueno recordar a los héroes de la Independencia?
¿Están todos los que fueron?
¿Realmente son ciertos los relatos?
           
A medida de que transcurre el tiempo, es menos la gente que se suma a los eventos organizados de manera oficial, con la finalidad de recordar a los héroes que nos dieron la independencia. ¿Realmente hubo héroes que lucharon por una causa justa, o lo hicieron por sus intereses personales? Entonces ¿sí hubo independencia?
           
Yo no la veo porque seguimos aplastados por las patotas del Tío Sam; aplastamiento que quiere seguir otorgándonos el famoso “trompas Trump” marcado enemigo de los mexicanos.
           
Recuerdo antaño que durante las fiestas patrias la gente abarrotaba las plazas, no cabía en ellas; había música, cohetes y juegos pirotécnicos durante la noche. La gente, esbozando sonrisas se daba rienda suelta en la plaza, “viendo a las muchachas y éstas a los caballeros”. Y tronaban los cascarones entre la cabeza ensortijada de las féminas. Las enamoradas “dejaban caer su pañoleta” para que el galán la levantara y se la entregara. Era esa la señal de la aceptación.
           
Y tronaban entre las muelas las sabrosas charamuscas.
           
Mientras tanto, en los estrados de honor, los políticos, repletos de ignorancia, pero regordetes de alegría y de todo lo que consumían, lanzaban vítores para recordar a los héroes de la independencia de nuestro país. Gritos que repetía la gente arremolinada, apuñada y apilada en la plaza y sus portales.
           
En estos días, los escolapios se acercan al lugar del acto oficial. No pueden ocultar la incógnita que cubre sus rostros como producto de ignorancia plena. ¿Qué celebran hoy amigazo? –le dije a un pequeñín… “pos quién sabe, aquí nos trajeron los maestros”, fue su triste respuesta. O sea, ¿realmente saben los estudiantes qué es lo que se celebra en cada uno de los días marcados en el Bando Solemne? ¿o, acaso lo sabrán los profesores?
           
Escuché un diálogo que me robó un leve esbozo de sonrisa, cuando un individuo afirmaba al otro que “es una mentira lo de los Niños Héroes. Solamente fue un invento del gobierno para tratar de motivar a los jóvenes para que se sumen a las filas del Ejército”.
           
Con la ignorancia clavada en el cerebro, los demás contestaron sólo sandeces; o sea, estupideces pues, sin saber a ciencia cierta si es verdad tal falacia. O si tal vez lo expresado por el que parecía ser el más abusado, era cierto, o mentira.
           
Y mire usted que a medida de que avanza la débil investigación de los cronistas e historiadores, resulta que poco a poco han ido desempolvando a otros héroes, como los hermanos Suárez de Jacona, sacados de entre los surcos de letras gariboleadas y manuscritas de sagaces escribanos, para proyectarlos hacia futuros actos en los que serán recordados y tal vez vitoreados.

Entonces sí, les aseguro que saldrán sus ahora nietos o tataranietos, para sonreírle a la historia y pararse el cuello ante la vida que ofrendaron esos mártires, uno de los cuales fue fusilado en una de las esquinas del atrio del templo de San Agustín, según lo dijo de manera oportuna el profesor Francisco Elizalde García, quien en el desaparecido Heraldo de Zamora, hizo sus narrativas a manera de crónicas y semblanzas que ahora tal vez se encuentren sumidas en el olvido, porque nadie se atrevió a rescatarlas.
           
Lo que sí es cierto, es que los relatos que han sido parte de la historia, un día despertaron el patriotismo entre algunos mexicanos; patriotismo que ahora ha caído en un auténtico “valemadrismo”. ¡Viva México k-brones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: