miércoles, 16 de septiembre de 2015

6615. LA IN-DEPENDENCIA

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La In-dependencia

“Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes”.
Friedrich Nietzsche (1844-1900).
Filosofo alemán.



¿Lo bailao quién lo quita? Fiesteros como somos, los mexicanos brindamos ayer por la In-dependencia de nuestra patria, léase bien, in (=dentro), dependencia(=esclavitud, adicción). Esa es la triste realidad, los mexicanos somos dependientes de los gringos, por ejemplo. Estamos atados a la economía norteamericana, pero nuestra dependencia es integral no sólo económica sino política y mental, es una dependencia profunda que va hasta la raíz de la mente y las creencias de millones de mexicanos, en especial en la mente de los políticos y gobernantes, sometidos a los paradigmas estadounidenses, sobre todos los tecnócratas desde Salinas de Gortari o hasta los itamistas (estudiados en el ITAM) que actualmente nos malgobiernan, todos han sido formados en las doctrinas neoliberales, los que no han estudiado una maestría en alguna universidad norteamericana al menos tomaron un diplomado de tal modo que vuelven a gobernar convencidos de que tienen la verdad última.

Educados en el pensamiento único, los políticos vendieron su alma a los demonios del dinero y del poder y entregaron todo a los corporativos nacionales y trasnacionales. El nacionalismo murió desde hace muchos años a manos de tecnócratas sin alma y con muchas ambiciones. La in-dependencia de una gran parte del pueblo, sobre todo los más ignorantes, es consecuencia directa de la in-dependencia de la clase dirigente.
      
La independencia que comenzó hace 205 años con el grito de Miguel Hidalgo no sólo no concluyó, sino que fue tergiversada por los bandos en pugna que llegaron a un acuerdo para mantener sus privilegios, postergando los anhelos de justicia de gran parte del pueblo.

La corrupción, el cinismo y la prepotencia de la clase dirigente, está llevando al país a una creciente polarización, el pueblo consciente resiste los embates del gobierno y se organiza tratando de orquestar una revolución no violenta, único camino que podría abrir nuevos horizontes, es así como se han logrado los avances que sin embargo, han sido arrebatados a la sociedad utilizando todos los recursos sin excluir el recurso de las armas y el fraude.

La in-dependencia mental también se da en el terreno de las religiones, en particular de la religión católica que crea fieles incapaces de pensar por sí mismos, de trascender los límites del cultismo imperante.

Tiene razón Nietzsche, la independencia  es cosa de una pequeña minoría, y los políticos y gobernantes no son parte de esa minoría, no están los libres tampoco entre las masas enajenadas por la religión, el fútbol, la política, las estrellas de cine, en fin, las múltiples cadenas de la esclavitud que atan al hombre moderno. La libertad, la independencia es algo difícil de lograr  en los tiempos que corren, la mayoría de los seres humanos vivimos atados por una o varias cadenas.

La primera barrera que tenemos que romper para conquistar la independencia está en la mente, sin romper esas cadenas con las armas de la educación, la justicia y la igualdad (los viejos anhelos de los héroes insurgentes) la libertad es imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: