viernes, 18 de septiembre de 2015

6624. POPULISMO Y POLÍTICOS IDIOTAS.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

DÍAS DE GUARDAR

Ignoro si a ti, por eso de las coincidencias
el ruido de la nostalgia te llega a asaltar,
ignoro si en una noche de estas
como sombra que se arrastra suave,
la sola idea de mi nombre acude
a ocupar un espacio en tus cuitas,
un lugar en tus manos siempre francas,
si alcanzo a respirar tus risas,
antes de ponerme a soñar.
Estos días, son de guardar,
de santiguarse ante lo que amas,
y festejarle con un par de lágrimas.
¡cosas de hombres y mujeres,
que en ocasiones dicen quererse demasiado!
y que a veces resulta ser cierto.

eliseo.

El flamante presidente municipal de Morelia, supuestamente independiente, ha dado un primer paso lamentable en su comportamiento público, luego de que intentó entrar por la puerta grande las propuestas ofreciendo que  haría rendir el dinero de los morelianos, y cuando le preguntaron si se bajaría el salario con su equipo de trabajo. A lo que de inmediato respondió que no... Que eso es populismo.

Desde el momento en que un político tiene la pendeja reacción se suponer que todo lo que no le parece  eso debe ser populismo; desde ese momento se regresa a los años negros del gobierno de Salinas (1988-1994) en que a toda crítica a su gobierno se le calificaba de populista... ¡siempre los pendejos eran los otros; siempre los pendejos eran los que no pesaban como él...!

¿QUÉ ES EL POPULISMO?
Es el sueño de todo político que se atreve a reconocer que en la vida pública la mejor forma de llegar a obtener las mejores oportunidades de servir es siendo una figura popular, aceptada, reconocida. el populismo no es ni bueno ni malo de origen; son los malos políticos populares los que echan a perder esa circunstancia.

Por cierto, no cualquier político es popular; el populismo solamente lo puede echar a andar una persona bien vista por una buena parte de la sociedad; por ejemplo el presidente de Morelia, Alfoso Martínez goza de buena popularidad por la simple razón de que ha sido apoyado socialmente por una considerable suma de morelianos; si él se hubiera bajado el salario con su equipo de trabajo generaría una pequeña revolución en la ciudad; esto provocaría un manejo de imagen a nivel estatal y nacional; dando nacimiento a un político diferente, de esos de que tienen apetito el electorado mexicano, asqueado como está de tanta miseria de políticos, como los que acaban de partir del congreso michoacano que dentro de sus trapacerías, decidieron regalarse le derecho de basificar a alguien, a quien quisiera cada quien; obvio, dentro de su descaro cada quien basificó a un pariente....o, a alguien "muy especial". Incluso se filtró a la prensa que algunos al no tener a quien basificar pusieron a la venta la plaza que se habían regalado; esto aparece en los diarios Cambio de Michoacán y el Sol de Morelia, donde se comenta que incluso al no dejar a alguien con ese beneficio, pusieron a la venta entre ellos mismos dicha plaza, con un precio de entre 50 000 y 70 000 pesos.

¿Esto cómo se llama...? populismo no es definitivamente.

Muchos analistas, algunos muy serios, piensan que el populismo es malo, lo descalifican de origen; no estoy de acuerdo en tal caso, creo que el populismo es la respuesta lógica a una generación de figuras públicas que se merecen ser tomadas en cuenta por buena parte de la sociedad; por ejemplo, el ser popular viene de eventos en que quien es visto así ha ofrecido algunos buenos motivos para ello, quizá ha logrado dar prueba de ser buen administrador de los dineros y las demandas populares; es normal entonces que sus palabras y actuaciones sean vistas de manera   positiva. En el caso de Alfonso Martínez se equivocó al oír los cantos de las sirenas llamadas asesores muy a modo, esos a los que más se les identifica como lame-botas que como analistas de la realidad que dicen conocer.

Por cierto, a nivel nacional se ha desatado la guerra de "todos a la una" en contra de quien, según las encuestas nacionales se encuentra a la cabeza de las preferencias electorales como persona popular. De hecho fue la razón central del discurso de Peña Nieto el día de su simulacro de informe; con las palabras casi amenazantes en contra del populismo y los populistas, a su manera reconoció a gritos callados que le teme tanto al Peje, que a tres años de su dudoso triunfo electoral, lo tiene en su agenda como contendiente real.

¡Qué diera Peña Nieto pro ser tan popular como el Peje! ya ve usted la penosa exclamación después de su discurso con aquello de... “¡ya sé que no aplauden...!" obvio , una construcción televisiva a costa del erario público, como es su figura, tiene un alcance apenas mediático que se reduce ante los hechos que no son precisamente para aplaudir.

Como sea, al final resulta penoso que el nuevo presidente de Morelia sea como los otros políticos; solo eso, como los otros que se han fabricado la tonta argumentación de que deben ganar mucho para no ser populistas, en mi libro EL MÉXICO DEL MEXICANO, comento que es apenas la vieja historia del chingón y del chingado de cualquier barrio del país. Hoy él se asume como un chingón..., se los chingó a los otros contendientes... ¡chingados ellos!

Quien sabe cuánto se asignó de salario; el saliente se pagaba 69 299 pesos netos; lo que significa que en bruto rebasa los 100 000 pesos mensuales. Si se mandara bajar los salarios un 15% en los mandos altos... pasaría a ser un político más popular, admirado y respetado; menos chingón, más solidario. Por desgracia prefirió lo primero... ¡qué pena, nunca supo entender el sentido de ser independiente; inicia su disfrute de ser un chingón..., es su derecho, y del pueblo seguir creyendo como hasta hoy en él, o...!

Usted, me imagino tiene una opinión al respecto, seguramente será interesante.


Un abrazo y hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: