miércoles, 23 de septiembre de 2015

6641. PAPA FRANCISCO EN CUBA… EN EE.UU. DEBERÁ SER MÁS PRAGMÁTICO.

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Ensayista, investigador, docente y poeta.
Desde el Edo de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

Su Santidad Francisco I espera que la visita que realizó a Cuba haya cumplido con el objetivo de ampliar el espacio logrado en la última década en este país socialista. A su llegada fue claro: “El mundo necesita reconciliación en esta atmósfera de Tercera Guerra Mundial por etapas que estamos viviendo”.

Exhortó a su llegada a La Habana, a los responsables de Cuba y Estados Unidos a desarrollar todas sus potencialidades como prueba del alto servicio que están llamados a prestar a favor de la paz. Al culminar la misa el segundo día llamó a la reconciliación y mostró especial preocupación por las negociaciones que se estaban llevando a cabo en Sudamérica, específicamente en Colombia.

Se refirió textualmente a la “importancia crucial” de los esfuerzos de paz que se están haciendo en la tierra de del autor de 100 Años de Soledad e “incluso en esta bella isla, para una definitiva reconciliación”, un camino en el cual, fue claro, “no tenemos derecho a permitirnos otros fracaso”.

Aunque, no satisfizo a todo el mundo el mensaje del Papa Francisco, por ejemplo, el Profesor cubano de Historia de las Religiones, Enrique López Oliva dijo estar desencantado por la falta de referencias explícitas del Pontífice a la situación en Cuba: “Yo diría que para su personalidad, fue extremadamente cauteloso”.

Recordemos que la Iglesia Católica en Cuba, aspira a participar en medios de comunicación y también en la educación que está bajo control estatal desde 1961. Posteriormente Francisco se reunió con Fidel Castro y su familia en la sede de la Nunciatura Apostólica. La cita fue “de más de 40 minutos”, donde conversaron asuntos informales e intercambiaron libros dijo Monseñor Lombardi, portavoz del Vaticano.

Sin duda el viaje a Cuba, según Thomas Wenski, arzobispo católico de Miami, es “geopolíticamente” importante. No olvidemos que es el último país del hemisferio occidental gobernado por un régimen marxista- leninista, o al menos así se declaró hace más de medio siglo.

Francisco está poniendo énfasis en su papado en los “temas terrenales”, sin duda más graves y urgentes que los del “reino que no es de este mundo”. El Pontífice ha arremetido contra el Capitalismo, al que ha acusado del vergonzoso estado de pobreza e inaceptable desigualdad de millones de personas en el mundo, además de señalar el desarrollo desenfrenado como la raíz del amenazante cambio climático, cuyas consecuencias afectan con más saña a “los de abajo”.

Sin lugar a dudas la operación geopolítica que inició en Cuba y terminará en los Estados Unidos es clave en dos países que por sus características y la reciente reanudación de relaciones diplomáticas, son de impacto mundial. En su pasaje por la Unión Americana, Francisco se enfrentará a otro colosal desafío, aumentar o al menos que no descienda el número de feligreses, no solamente de los católicos conservadores, sino de los liberales y no practicantes.

Tendrá que recabar el necesario apoyo de los más necesitados, los inmigrantes latinoamericanos, la gran mayoría de religión católica, incluso los responsables del crecimiento de ésta en Estados Unidos en las últimas décadas. La gran mayoría de los migrantes latinoamericanos ha huido de sus países, escapando de la pobreza y la desigualdad, la discriminación de género y racial, la violencia en niveles ofensivos a su dignidad.

En América, una vez más la Iglesia católica se juega su futuro. Mantener la feligresía en el continente americano es muy importante, por lo que el discurso más que promesas de recompensa en otro mundo debe ser más apegado a lo terrenal, es decir más pragmático, como lo ha venido siendo el del Papa Francisco en otros temas hasta ahora. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: