domingo, 27 de septiembre de 2015

6651. LA POLITIQUERÍA.

Por: @rtce
Periodista y poeta.
Desde Jacona Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di’arina y de Maíz
La politiquería

Silencio Sepulcral existe en este momento en los Comités Municipales de todos los partidos políticos que cuentan con ellos, luego de la contienda electoral que concluyó en junio pasado.
         
Como que a la mayoría no les ha caído el 20 de que se deben renovar de manera obligada, porque no han obtenido los resultados que pretendieron con tanta huida de viejos baluartes y valores que un día los hicieron brillar; pero que se vieron obligados a huir, una vez que el cambio exige la búsqueda de nuevos valores.
         
Lamentablemente, los viejos no aceptan a los nuevos, mientras que los nuevos rechazan a los viejos, protagonizando encarnizada riña que ha dejado prácticamente desmembrados a los otrora poderosos.
         
El Partido Acción Nacional es uno de los partidos políticos que mayor revés sufrieron, principalmente en municipios de Zamora y Jacona, donde han perdido el liderazgo. En Jacona cayeron de manera estrepitosa ante la traición sufrida ante la ambición del ex alcalde panista, Martín Arredondo Delgado, quien demostró muchas cosas, entre otras: la falta de palabra, el hambre de poder, el desvío de recursos. Y como ya no pudo figurar como candidato para una diputación, trató de encajar a su esposa con una candidatura plurinominal.
         
Afortunadamente para el pueblo jaconense ésta no lo logró, pues no le alcanzaron los votos.
         
Ahora existen muchas, pero muchas dudas acerca de su “buen gobierno”, pues dejó lar arcas vacías y con enormes deudas. Y como caprichoso que siempre fue, no quiso firmar la gestión ante el gobierno federal para la ejecución de ocho obras durante la actual administración, que trata de recuperar tal recurso, que no se pierda y que las colonias se vean beneficiadas con la modernización de sus calles.
         
Allí mismo en Jacona, el PRI sufrió la desbandada de su gente, la que acostumbrada estaba a ser tomados en cuenta, por lo menos como eternos regidores o directores de áreas. La mayoría se fue al Partido Verde Ecologista. Otros para allá y algunos más para acá.
         
El Partido de la Revolución Democrática ya no pinta, porque sus integrantes dejaron que se perdiera la fuerza que un día tuvo, principalmente desde que la mitad de su gente se fue al Partido del Trabajo, el que de plano despareció, al no alcanzar los votos exigidos por la autoridad electoral. Y con él desapareció del mapa político el Partido Humanista, de reciente creación.
         
Creo que es hora de que esos partidos políticos se sacudan su alborotada melena y empiecen a trabajar de nueva cuenta y que ¡otra vez! hagan cambios en sus dirigencias estatales, donde ponen a cada títere que hay, ya, yayyyyyy.
         
En Zamora el PAN no canta tan mal las rancheras, pues éste sí que sufrió también la estampida de militantes, la mayoría de ellos al PRI, otros a partidos políticos menores, pero el caso es que ya no están allí. No hubo poder alguno que los hiciera retener.
         

Oiga usted, mi estimado lector, cuando alguien es de pronto líder de un pueblo, lo menos que debe hacer es cumplir con su palabra. ¿O no? No se vale ofrecer, pedir, solicitar y luego no cumplir. ¡Vaya pues! Luego les hablo de ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: