lunes, 28 de septiembre de 2015

6654. AYOTZINAPA A PUERTA CERRADA

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

TARDE NUBLADA

Ayer como cada tarde, hace años,
espero sin prisa tu presencia,
esencia de la vida que arde,
que se extiende en mis venas austeras,
que alimentan el fuego de su savia,
su acontecer perenne a veces mío,
será acaso porque el verte ansío,
antes de que muera la tarde.
Ayer, como hoy, mi sonrisa
ensaya una nueva bien venida.

eliseo.

¡Qué paradojas de la vida! El 24 de septiembre se informa de una tragedia mayúscula en el  evento de la gran peregrinación de la población musulmana a sus lugares santos; se nos dice que entre tanta muchedumbre han perecido al menos 717 personas aplastadas.

De manera simultánea se informa que siguen extrayendo cadáveres de las aguas del mar mediterráneo cuerpos de personas expulsadas de sus países por la violencia y por el hambre. Estos se cuentan por centenas, quizá miles, nadie desea contarlos realmente.

Como corresponde a la diplomacia y las buenas maneras, el presidente de México ha enviado las condolencias al pueblo musulmán; eso dictan las buenas formas de hacer política; eso se espera de un personaje público.

Es una lástima que no haga lo mismo con su propio pueblo. En los momentos en que escribo esta columna, por fin se realiza la tan esperada reunión con los padres de los normalistas, a dos día de que se cumpla un año de la desaparición y secuestro de los jóvenes, el presidente se ha dignado agendarles una entrevista... ¡pero en privado...!

Se nos ha informado que no se permitirán personas sin acreditación revisada por Gobernación, el Estado Mayor y la policía capitalina, que no se permitirán grabaciones fuera de las oficiales del propio gobierno, mismo que ofrecerá posteriormente su versión de como se desarrolló tal reunión.

Como hemos dicho en la columna; no estamos abogando por algo mas allá de la mera justicia a secas, la que necesitamos y nos merecemos cualquiera de nosotros; no soy y no pretendo defender, lo que a mi juicio es indefendible: la actitud de los normalistas; pienso en sus derechos... en los derechos de sus padres; y pienso en Bertold Brecht , en su poema que nos recuerda que si dejamos de pedir justicia por los demás, no hay que esperarla para nosotros, y mucho menos, que alguien mueva una mano en nuestro favor. De esta forma no me mueve admiración o respeto a su actividad y actitud, pero definitivamente me mueve su derecho a lo justo; y de sus padres... ¡qué carajo, son lo que son..., son padres, como si hiciera falta más argumento que este…, carajo! Cuando usted ve a un padre, una madre partiéndose la madre pro su hijo, bendice la hora en que una mujer como ella lo ha parido, así nada más.

¿Por qué a puerta cerrada...? ¿A quién le teme el presidente? ¿Tan mal ha actuado que tiene que resguardarse...? ¿Pues no que tenemos una gran democracia...? ¿Pues no que es un prócer revolucionario en favor de los mexicanos...?

Imposible negar lo evidente de las máximas; cuando un gobierno se esconde...algo esconde; cuando se resguarda de la propia gente a que debe servir, es obvio que no le está sirviendo como corresponde. Cuando un mandatario le niega el derecho a los que sirve de enterarse de su trabajo, este deja de ser confiable. No lo dije yo, son los hechos, tercos y ácidos. Hasta hoy sabemos que los que se esconden para realizar actividades de orden público, normalmente no están siguiendo el mandato legal, algo ocultan o desean negar.

Al final de cuentas, hoy por la tarde-noche sabremos la versión oficial en los noticiarios de la televisión; pero si deseamos saber lo que realmente pasó, a falta de Carmen Aristegui, nos sujetaremos a la revista Proceso y el diario La Jornada... para variar.


Un abrazo y que tenga un buen día.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: