lunes, 5 de octubre de 2015

6703. LOS CUATRO ACUERDOS.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Los cuatro acuerdos.

El bien de la humanidad debe consistir en que cada uno goce al máximo de la felicidad que pueda, sin disminuir la felicidad de los demás.
Aldous Huxley (1894-1963).
Novelista, ensayista y poeta inglés.


Está claro que la felicidad es algo diferente para cada ser humano. No sé qué grado de credibilidad tienen las estadísticas que ponen a nuestro país entre los países con más alto índice de felicidad, porque dependencias del sector salud reconocen que la depresión, que lleva a muchos a pensar o intentar quitarse la vida, es un problema serio que afectaría hasta el 20 % de la población adulta, entre 18 y 65 años. México está ubicado en el noveno lugar en suicidios y en 2009 se cometieron más de 5 mil suicidios, ¿Se puede sostener que los mexicanos son felices, como “informan” algunos organismos?

El problema de la felicidad no es sólo interno, es verdad que el manejo interno de los sentimientos es importante, pero las circunstancias externas también tienen un peso específico, son en parte la causa de la situación a nivel global que se puede ver fríamente en números, pero la vida concreta  de cada ser humano con problemas de depresión es importante.

Otro dato a considerar es la abundancia de estudios sobre la felicidad, es especial en el tema de la autoayuda. A pesar del descrédito del tema, sobre todo por la participación de los mass media o medios de difusión de  masas que promueven autores que publican libros de autoayuda a granel con ínfima calidad o contenido, se pueden encontrar obras que aportan, es el caso del libro “Los cuatro acuerdos” de Miguel Ruiz, en donde se expone parte de la sabiduría tolteca, según su autor.

“No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo decides. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida”, escribe en su libro Miguel Ruiz, que ofrece cuatro “acuerdos” para hacer del infierno un cielo, para lograr el equilibrio, que para muchas personas es la verdadera felicidad.
Los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz para la felicidad  son:

“Sé impecable con tus palabras”, es preciso señalar que la palabra ”impecable” significa sin mancha, sin pecado, pero es más importante apuntar que las palabras tienen poder, un poder creador  ignorado por las mayorías. El segundo acuerdo es “No te tomes nada personalmente”, es decir, no te enganches en el juego de las palabras y las emociones negativas, no permitas que nadie más te afecte ni te dejes vencer por la soberbia, por el ego, tómate menos en serio;   “No hagas suposiciones” es no creer todo lo que dicen o todo lo que se lee,  es ver las cosas como son sin formarte prejuicios. “Haz siempre lo máximo que puedas”  proporciona la satisfacción de dar siempre lo mejor de ti, aún en circunstancias adversas, por lo que este acuerdo es la culminación del esfuerzo personal en todas las tareas que se realizan.

Probablemente no estaremos de acuerdo en que lograr la felicidad sea tan sencillo como practicar las ideas del médico Miguel Ruiz pero al menos leer el libro estimulará nuestras neuronas y tal vez nos motive a seguir adelante un poco más libres, más despiertos, sin perder de vista que lo externo, las causas histórico sociales son tan importantes como lo interno y a menudo son el detonante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: