martes, 6 de octubre de 2015

6710. CIVILIDAD POLÍTICA.

Por @rtce
Periodista y poeta.
Desde Jacona, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di´arina y de Maíz
Civilidad Política

Los pueblos, por lo menos los michoacanos, tienen una gran oportunidad por delante para crecer, desarrollarse y lograr avanzar de manera armónica, siempre y cuando todos los gobernantes trabajen de manera conjunta y unida, no obstante a pertenecer a partidos políticos diferentes o a la simpatía ciudadana. O sea, lo que llegaron al poder merced a la candidatura Independiente.
           
Mire usted, las principales obras que dieron algo de cambio de imagen en Jacona, se lograron gracias al apoyo que brindó en éste caso, el diputado federal anterior, por el Distrito 04 de Jiquilpan, cuyo nombre se me olvidó, tal vez porque era muy suelto; pero que a pesar de ser del PRI, apoyó de manera decidida obras como la que gestionó el ex alcalde José Artemio Castillo Reyes (del PRI), pero que le tocó ejecutar al edil anterior, Martín Arredondo Delgado (PAN). ¡Ah! Me dicen que se llama Salvador Romero Valencia (Chavo, el zar del alcohól).
           
Lo que sí es cierto, es que éste dio clara muestra de civilidad política, al coadyuvar en la construcción de la carretera de cuatro carriles de Cristo Rey hasta el Libramiento; que dicho sea de paso, la hicieron mal, con errores a granel y de muy mala calidad. El caso es que ayudó en mucho a la liberación vehicular y a embellecer algo ese sector de la ciudad.
           
Pero bueno, el caso es que ese es un ejemplo en torno a cómo se debe trabajar hoy en día, sin distinciones de colores de ninguna naturaleza, porque los pueblos están urgidos de obras y servicios, seguridad, educación, cultura, deporte; pero sobre todo de empleo, lo que se logrará finalmente si los tres niveles de gobierno, a través del Presidente de la República, Gobernadores, Senadores, diputados de la federación y locales, se atreven a brindar apoyo a los alcaldes municipales, que son los que reciben todo el peso del sufrido Juan Pueblo.
           
En éste momento vemos cómo en Jacona se fusionan poco a poco, autoridades como del gobierno estatal (PRD), gobierno municipal (Movimiento Ciudadano), diputación local (PRI y diputación federal (PRI), comprometiéndose en la gestión de recursos para obras y servicios; y lo hacen con camaradería y respeto; con una unidad que no se había visto mucho en la historia política de éste municipio.
           
El caso es que, desde la administración anterior me tocó palpar aún la diferencia política, de un alcalde panista en Jacona que no abordaba al diputado local (PRI), no obstante a que éste poseía voluntad de trabajo, de apoyo y unidad que jamás encontró en Jacona, gracias a la negativa y rechazo del entonces alcalde, Martín Arredondo Delgado.
           
Ello provocó que el legislador local decidiera apoyar a los jaconenses de su parte, por su iniciativa y en respuesta a la demanda ciudadana.

Esa unidad y civilidad política, es lo que realmente necesitan los mandatarios y legisladores de los tres niveles de gobierno, con la finalidad de atender las demandas de la población, que, por lo menos en ésta región, está urgida de fuentes de empleo que no estén relacionados con el campo, como la agroindustria, de la cual está saturada el municipio y que ofrece empleo en un 90% a obreros y obreras.
           

Creo que ello es el común denominador en la mayoría de los municipios que conforman la geografía michoacana. Y si no, dese una vueltecita por los pasillos de los Ayuntamientos, donde la mayoría de la gente está en busca de empleo; y otros, en busca de que les paguen lo justo tras ser despedidos, pues lo que ofrecen es un insulto para la dignidad del ser humano, como ocurre en Zamora, donde por cierto, la palabra del hombre se la ha llevado el viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: