viernes, 9 de octubre de 2015

6725. CALLES Y BANQUETAS A SU USO ORIGINAL

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Dicen los que saben, que cada cosa se debe usar para lo que es, para lo que se hizo;  Remontándonos a los años en que aun no se inventaban los vehículos automotores, las calles principalmente empedradas eran el lugar por el que transitaban medios de transporte jalados por caballos o bien, por ahí caminaba la gente  o se dirigían, a caballo, a algún lugar, no había peligro de caminar por las calles y estas y las banquetas se usaban indistintamente. En esos tiempos muy rara vez se veía que las calles y las banquetas tuvieran otro uso diferente a no ser por las mañanas en que en lugares específicos se invadían las calles para vender alimentos y algunas personas sacaban una mesa y ahí vendían leche, gorditas y pan.

Con la llegada de los vehículos de motor las cosas cambiaron, las calles se hicieron peligrosas para transitar por ellas y las banquetas adquirieron una gran importancia y uso ;  se convirtieron en la seguridad de las personas para trasladarse a algún lugar .Por el crecimiento de las poblaciones y la pequeñez de los mercados , las banquetas primero y después las calles aledañas a los mismos, poco a poco fueron usadas como ampliación de los mercados , privando a las personas de usarlas para lo que son.

Con la llegada de los tianguis y los mercados sobre ruedas que se apostaban en las calles y banquetas, incluyendo esta práctica en usos y costumbres --  para muchos casos se toman como leyes no escritas --  disminuyó la seguridad de las personas y la invasión principalmente de las banquetas se ha ido generalizando.

Comentan algunas personas que tienen un puesto de tacos en la calle que si el mismo puesto lo ponen en un local mas o menos en el mismo lugar, sus ventas disminuyen en mas de un 50 %, que a las personas les gusta comer en la calle aun cundo sea mas insalubre, que les gusta que les caiga tierra, alguien comentaba en broma que algunos taqueros tienen a un niño en la azotea aventando tierrita al puesto;  argumentan, algunos, que estarían dispuestos a rentar un local para no invadir calles y banquetas pero si todos lo hicieran.

Para algunas personas se podría justificar, dejando lo estricto a un lado, que un determinado tiempo usaran un espacio en las banquetas para vender su productos, podríamos hablar de las guarecitas que vienen a vender aguacates, nopales, gorditas o todas esas ricuras que solo ellas saben hacer y que inclusive pagar piso les afecta seriamente en sus utilidades., el pasaje de ida y vuelta a su lugar de origen les cuesta no menos de cuarenta pesos.

El caso es que la invasión de calles y banquetas sigue en aumento, vemos como muchas personas estacionan su vehículo en la banqueta y no solamente en la noche sino en pleno día;  vemos como las banquetas son usadas como carpinterías, talleres mecánicos, o de cama por a los que tomaron de más, por herrerías o extensión de negocios y los que transitamos por ellas debemos bajar a la calle con el consiguiente peligro de ser atropellados., se puede decir que quienes se dedican a estas actividades tienen buenos ingresos y pueden pagar la renta de un local pero, existen otras como las mencionadas guarecitas por poner un ejemplo a las que los gobiernos podrían ubicar , en forma gratuita, es decir exentas de cualquier pago, en  un espacio acondicionado para tal fin.

Puede haber muchas ideas de lo que se puede hacer con quienes han invadido principalmente las banquetas obstaculizando el tránsito peatonal;  el punto importante es que siempre será primero la seguridad de las personas y ésta, paulatinamente, se ha ido perdiendo con la complacencia de las autoridades, y no me refiero solamente a Zamora sino quizás, todo el País. Como parte de las funciones de los gobiernos está el proporcionar seguridad a la ciudadanía  y para muchos, ante el impedimento de caminar por la banqueta y tener que hacerlo por la calle, el gobierno por avalar ese mal uso de la banqueta, está dejando de cumplir con una parte de una de sus funciones.

Es tiempo de que cada cosa se use para lo que es, las calles deben ser para tránsito y estacionamiento vehicular con zonas para el cruce de las personas;  las banquetas, su único uso debe ser el tránsito de personas proporcionándoles seguridad en su traslado de un lugar a otro, los cambios de uso de las banquetas no se deben dar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: