lunes, 12 de octubre de 2015

6739. LA DEMOCRACIA EN EL MUNDO VA EN PICADA.

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Docente, investigador, ensayista y poeta.
Desde el Edo de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

Hay una realidad muy preocupante que debemos analizar y afrontar, el sistema democrático está en un acelerado proceso de descomposición. Lo anterior es una conclusión a la que podemos arribar, posterior a la lectura y análisis del último estudio global realizado por la Encuesta Mundial de Valores sobre la solidez de la democracia en el 2015. En el caso de la Unión Americana, los nacidos antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, en un porcentaje del 72%, consideró vivir en democracia el valor más elevado, mientras que entre los nacidos después de 1980 se redujo el porcentaje al 30%.

Por otra parte hay una creciente corriente de opinión pública, centralizada en las carencias e ineficiencias de la democracia. Recordemos que en tiempo del gobierno del General Augusto Pinochet Ugarte en Chile (1973- 1990), había quienes exaltaban el denominado “modelo chileno”, como ahora hay quienes sostiene que el “modelo chino”, es mucho más eficaz y productivo que el complejo sistema democrático, incluso que una vez que la clase media china sea mayor, el gigante asiático desembocará en un sistema democrático, algo que no creo suceda.

Otro ejemplo, en este caso en la ex Europa Oriental, específicamente en Hungría, Viktor Orbán, quien funge como Primer Ministro, critica públicamente de manera reiterada la obsolescencia de la democracia parlamentaria y conste que él fue elegido democráticamente para el cargo que ocupa. Sin lugar a dudas el caso que más nos debe llamar a la reflexión, es el elevado nivel de aceptación pública que tiene la administración que lidera el “Zar” Vladimir Putin en Rusia, ya que es el modelo perfecto de autocracia (régimen político en que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad). Putin cuenta con un apoyo del 80% de su población.

Según un estudio de los politólogos Martín Giles y Benjamín Page, que fuera publicado en The New York Times, comprueba que mientras los grupos de interés y las élites económicas fueron muy influyentes en las últimas tres décadas, las opiniones del ciudadano “de la calle” no tuvieron prácticamente ningún impacto, llegando a la conclusión que en los Estados Unidos, la mayoría no gobierna”. Así se muestra la enorme desconexión entre la política tradicional y los ciudadanos.

La legitimidad del sistema político está cada vez más en tela de juicio. La realidad se presenta muy distinta a la democracia vibrante, enjundiosa, el faro del mundo, que la retórica estadounidense proclama constantemente a los cuatro puntos cardinales del planeta. El escenario político- social está cambiando drásticamente debido a la crisis económica mundial. La caída de la clase media o su pauperización, es acompañada por una polarización en las elecciones políticas que ha traído como consecuencia el crecimiento de los partidos extremistas y xenófobos como el neonazi Aurora Dorada, que es el tercero en Grecia por citar un ejemplo.

Estos partidos juntan votos entre los trabajadores y los menos favorecidos, anteriormente eran votos para la izquierda, es decir migraron de tendencia, situación que está cambiando radicalmente el panorama político. Es importante tomar en cuenta que el sistema democrático adquirió su legitimidad debido a su enorme capacidad de apoyo a valores trascendentales como la justicia, la solidaridad y el desarrollo general de la sociedad.

No hay precedentes históricos para prever que pueda suceder en un contexto en el que los ciudadanos vivan un deterioro social y económico durante décadas y los jóvenes no vean su futuro claro. Aunque hay un caso que nos dice que las sociedades en crisis pueden derivar muy fácilmente en regímenes de corte populista y autoritario, especialmente si las élites económicas dan su respaldo a seguir por esa senda.


Roberto Savio, fundador y presidente emérito de Inter Press Service considera real el ver que la descomposición del sistema democrático y que es obvio decirlo debe ser reparado. Pero, esta democracia en decadencia, en declive o en picada usando el término aeronáutico, con tan pocos estadistas y tantos políticos (agregaría la mayoría mediocres)… ¿Será capaz de asumir la tarea de la reconstrucción?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: