miércoles, 14 de octubre de 2015

6747. ¡ES LA ECONOMÍA..., IMBÉCIL!

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

DESDE AYER

En las manos llenas de recuerdos,
duende inevitable e invocado
traes a mi mente los regalos,
esos que solo el tiempo
caprichoso de por si a  veces,
sacuden mi tedio y desgano.
No avisas, irrumpes imponente,
eres parte de este arcano
forjado a fuerza de tiempo, a su paso,
a fuerza de persistir ufanos,
jugando a la inmortalidad del amor,
con su inmortalidad amando.
Cosas del tiempo y los años,
cosas que aun recordamos.

eliseo.

Cuando el ex-presidente Bill Clinton se planteó la consigna de campaña... ¡es la economía imbécil! los analistas políticos no acertaban a entender lo que se proponía. Obvio, quería el poder político a partir de decirles a los votantes que dejaran de hacerse los tontos; que si les gustaba sentirse la gran potencia del mundo, tenían que actuar en consecuencia, enfrentando la realidad de la economía que estaba estancada. Claro después de la porquería que dejaba "papá Bush" habría que reorganizar el tiradero, y mire usted que o logró.

Como buen político se manifestó en contra del TLC del Norte firmado por Bush; pero luego en el poder lo apoyó ampliamente; claro, entran las grandes empresas con sus recursos y terminan convenciendo a algunos remisos; o pueden llegar a cometer fraudes electorales, como lo hicieron para quitarle la presidencia a Gore, un ecologista confeso y activo; y, en cambio entregársela a un depredador de los recursos naturales, y mu amante de los negocios, es decir "Baby Bush".

Hoy nuevamente repica su sentencia en el ambiente de las relaciones internacionales... ¡es la economía imbéciles! y han empujado a México para usarlo como lamentable patiño de sus intereses; por más que los "analistas" bien controlados desde gobernación se han encargado de promover el "gran logro" de la firma del TPP, al que el propio Peña le ha abonado la tontería de que se van a conseguir exportaciones a esa zona incrementadas hasta por 150 mil millones de dólares.

Por desgracia esto es una demostración de lo que se llama economía ficción para consumo de imagen, que de ninguna manera podría pasar el mínimo examen de un economista mediocre; ni mencionemos los comentarios de los especialistas que ya han dado sus comentarios, en los que simplemente constatan lo que dijimos la semana pasada: es una estupidez de un gobierno con economistas formados en la escuela norteamericana del libre mercado; visión arcaica y sin sustento en la actualidad para sostener semejantes patrañas, después de 250 años de industrialización y comercio internacional establecido; solamente un chiflado puede seguir pensando que el mercado se encarga de ofrecer un reparto justo entre socios desiguales en sus capacidades comerciales. México, simplemente ha aceptado, una vez más, ser comparsa de los intereses de dos figuras centrales del mundo actual: por un lado del gobierno de los Estados Unidos que requiere confrontar a la economía china de alguna manera; no olvidemos que el gobierno chino mantiene en sus reservas más de 4  billones de dólares en reservas; eso le da mucho poder ante la economía norteamericana; puede despedazar al dólar cuando se le pegue la gana; pero como no desea revaluar el Yuan, su moneda, pues prefiere tratar de seguir protegiendo el dólar para que no se devalúe, a pesar de que Estados Unidos tiene una economía quebrada desde hace al menos tres décadas. Por eso sus grandes gastos en armamento, eso mantiene el dólar estable..., la guerra, la violencia... el temor.

Además del gobierno norteamericano, el otro interesado, lo dijimos la semana pasada; son las grandes empresas transnacionales; fundamentalmente de origen norteamericano,  japonesas y canadienses.

El Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP) no ofrece realmente más ventajas para México, que el posible traslado de mas  ensambladoras, que no fábricas, de coches de Japón; desde luego no en función del mercado nacional, sí en cambio, como idea meta el mercado norteamericano y canadiense. Al mismo tiempo, las empresas norteamericanas y canadienses pueden incrementar su presencia sobre-explotando los recursos naturales hasta hace algunos años mexicanos.

Como he dicho, la economía norteamericana está quebrada hace décadas; los Bush fueron grandes errores de la democracia, y necesitan contar con cómplices que paguen por sus desfalcos, después de todo necesitamos de sus dólares y de sus empleos, aunque sean a fuerza de violencia y sangre inocente; después de todo, ¡qué sería de esa economía sin la política de guerra..., sin la venta de armas..., sin las necesidades de millones de jodidos expulsados de México en busca del sueño americano!

Hoy, como cada año seguimos mintiendo con la falacia del éxito del sector externo... en 2014 exportamos 397 080 millones de dólares... ¡guauuuuu! ¡Qué locura se ventas al mundo más o menos el 37% del PIB ; pero no le decimos al público que en cambio hemos importado... 399 950 millones de dólares; es decir como cada año regularmente, hemos comprado más que lo que hemos vendido. Piense en algo sencillo...usted tiene una pequeña tienda donde cada año compra más que lo que vende... cada año sale más dinero que el que entra... ¿cuál es el futuro...?

a)   Cerrar por quiebra.
b)   Mantenerse con la esperanza de que algún día las cosas cambien... algún día...
c)    Seguir pensando que las promesas del político de derecha que firmó los tratados comerciales, en algún momento le va a ayudar.
d)   En algún momento recordar la arenga de Clinton...es la economía imbéciles.

¿Y usted... acepta comprar más y vender menos permanentemente?

Un abrazo y hasta luego. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: