miércoles, 14 de octubre de 2015

6751. FARSA DEMOCRÁTICA NO SATISFACE A MEXICANOS.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Farsa democrática NO satisface a mexicanos.

El elector goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros.
Ambrose Bierce (1842-1914)
Escritor estadounidense.


México es el país de Latinoamérica con el más bajo nivel de satisfacción con la democracia, con una grave crisis de representatividad y un bajo nivel de cultura política democrática. De acuerdo a los datos publicados por Latinobarómetro, ong con sede en Chile, y que corresponden al año en curso: “La democracia es más que todo una aspiración para los ciudadanos de la región, algo que no sucede aún, pero que se espera que suceda”.

México tiene apenas un 19 % de satisfacción, mientras que países de Asia registran 70%, Europa 59%, África 49% y América Latina 37%, es decir que los mexicanos estamos apenas al cincuenta por ciento respecto de los países de Latinoamérica.

Los mexicanos estamos en el último lugar en cuanto al nivel de confianza en las elecciones: sólo 26% consideró que las elecciones son limpias, seguramente se trata de personas ligadas al gobierno o a los partidos políticos los que se creen que las elecciones son limpias y que las organizan los ciudadanos. El IFE (Ahora INE), es el responsable de montar la farsa electoral, para eso dispone de miles de millones de pesos que junto con los miles de millones que se regalan a los partidos políticos  se restan a educación, salud y cultura para los ciudadanos.

La farsa democrática mexicana tiene muy poco qué ver con los procesos electorales de Uruguay, en donde los ciudadanos registran un 82% en el nivel de confianza en sus procesos electorales, el más alto de la región.

Otra vez los partidos políticos, que supuestamente representan a los ciudadanos, destacan por su falta de credibilidad en México; ante la pregunta de si se sienten representados en el Congreso sólo 17% contestó que sí, también en esta cuestión estamos en los últimos lugares, lejos de Uruguay (45%), aunque en otros países Paraguay (14%), Brasil (13%), Perú (8%) los ciudadanos tampoco se sienten representados por los “representantes populares”.

En relación a la pregunta acerca de la aprobación del gobierno de Peña Nieto, sólo 35% aprobó la gestión del gobierno, con lo que se registra el nivel más bajo desde 2002. Sólo los presidentes de Venezuela, Brasil, Paraguay y Perú están más abajo que el mexicano.

El gobierno de Peña Nieto reprueba en transparencia (26%), combate a la corrupción (22%), también está reprobado por los ciudadanos que consideran que no gobierna para el pueblo (21% dice que sí), 47% afirmó que sus ingresos no son suficientes para cubrir sus necesidades y 70% consideró que vivir en México es inseguro.

El club mexicano del 1%, los privilegiados o personas conectadas con el sistema, con el gobierno con los partidos políticos, tiene respuestas afirmativas: 17% consideró que la distribución de la riqueza es justa o muy justa; 18% considera que el país está progresando, 11% que la situación es buena o muy buena. Diferentes percepciones, diferentes circunstancias, pero una sola realidad: más de la mitad de los mexicanos en pobreza (Julio Boltvinik afirma que son 100 millones los mexicanos con alguna situación de pobreza.

Lo bueno: que cada vez más mexicanos despiertan y se dan cuenta que lo que estamos viviendo es una gran farsa democrática  en donde una minoría (parte del club del 1% mexicano), acumula riqueza y poder mientras que el resto se divide en una clase media que se encoge y una gran masa de pobres, dispuestos a vender sus votos por unos pesos, unas tortas y refrescos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: