jueves, 15 de octubre de 2015

6762. SABER, CONOCER Y APRENDER.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LOS OBISPOS DE LA DIÓCESIS DE ZAMORA
Parte 26

Un trabajo incansable del Exmo. y Revmo. Sr. Obispo José Gabriel Anaya y Diez de Bonilla y continúo enunciando aquellas obras importantes.  La apertura de la Escuela Doméstico–Rural de Tarecuato, en febrero de 1960, para muchachas purépechas, a cargo de las Operarias de la Sagrada Familia y con el apoyo decidido y solidario de todos los Padres de la Sierra, de los Comités de Acción Católica sobre todo de Zamora, de varios bienhechores y, de manera especial, del Señor Anaya. El programa que en dicha escuela se llevaba era el siguiente: Cultura general (Aritmética, Gramática, Geografía, Historia, Civismo, etc.), Higiene de la persona, de la habitación y alimentación, Primeros auxilios, Cuidado de los niños, Cocina, Confección, Avicultura, Apicultura, Cría de cerdos, Cultivo de hortalizas y árboles frutales, Conservación de frutas y legumbres y Organización de cooperativas.

A ella acudían muchachas de Cherán, San Juan Nuevo, Corupo, Angahuan, Chilchota, Tanaco, Pamatácuaro, Charapan, Nahuatzen y Atapan, con excelentes y necesarios resultados.

El establecimiento del Día de la Sierra Tarasca, el 7 de julio de 1960.

El 9 de mayo de 1961, el estreno solemne del Oratorio de la Escuela Catequística de Chilchota, que también recibió siempre el apoyo decidido del Señor Anaya.

Obras, todas ellas, de beneficio inmenso para nuestros hermanos de la Meseta pero que, desgraciadamente, desaparecieron conjuntamente con la Liga Pro Tarascos.

Para ayudar al Señor José Gabriel Anaya en el gobierno de la Diócesis, el 26 de mayo de 1961, el Señor José Salazar fue nombrado por la Santa Sede, Coadjutor de la Diócesis de Zamora.

En 1967, cansado y enfermo, el Señor Anaya renunció a Zamora y se fue a San Juan de los Lagos, donde fue nombrado Canónigo, pero regresó a su querida Zamora --mejor que a la ciudad de México-- y fue aquí donde murió como vivió, calladamente,  el 6 de enero de 1976.

El Sr. José Salazar López fue el sexto obispo de la Diócesis de Zamora, fue Obispo Coadjutor de 1961 a 1967; y Obispo Titular de  1967 a 1969. No es malo mencionar que aun cuando estuvo poco tiempo como titular su obra fue grande, en ese entonces, el suscrito entré a trabajar al Obispado que tenía sus oficinas en la esquina de Morelos y Juárez, como secretario estaba el padre Pedro Torres con quien trabajaba y de quien aprendí muchas cosas, vaya, dejé de ser un inútil, el obispo Salazar siempre me saludó muy bien, en ocasiones me daba dinero pues sabía las dificultades que pasaba para seguir estudiando, siempre el Sr. Salazar en Diciembre me enviaba una tarjeta de navidad y esto lo siguió haciendo aun cuando ya estaba como Cardenal en Guadalajara. Recuerdo que una ocasión que fui a esa ciudad, pasé a saludarlo, me recibió en cuanto le dijeron que lo buscaba Everildo. Siempre de él y del padre Pedro Torres guardo buenos recuerdos y siempre mi agradecimiento por haber sido dos personas de las que aprendí y que fueron un gran impulso para que siguiera estudiando, los recuerdo con cariño.

Ordinariamente, al hablar de grandes personalidades, tendemos a presentarlos sin defecto alguno, como si así hubiesen nacido. Pero, a pesar de su grandeza, debemos admitir que, como humanos, tuvieron y tienen sus defectos. En el caso del Señor Salazar pasa lo mismo. Pero, como en todos los de su clase, sus cualidades opacaron sus defectos y su intención abierta, su voluntad decidida y su actuación manifiesta  y conocida lo llevaron siempre a luchar contra esos defectos.

Desde luego que su pequeña estatura y la humildad de su origen no formaban parte de ellos, como algunos lo juzgaron y, por otra parte, lo eminente o grandioso de la persona  no se miden por la estatura o el origen, sino, en ciertos casos, por la envidia de algunos o por el revanchismo y el resentimiento de otros, que sólo utilizan tales criterios para juzgar a los demás.

Quizás al Señor Salazar le faltó mayor “trato social” su carácter, su formación y su ministerio en el Seminario pudieron haber sido la causa de ello, pero luchó siempre por tenerlo  y poco a poco lo fue logrando; tal vez a algunos les pareció un pequeño dictador muchas veces, cuando se nos trata con energía, tenemos esa impresión; otros se quejaron de era cortante y “duro” única actitud efectiva en ciertos casos, aunque no guste). En pocas palabras, su estilo de gobierno no a todos gustaba y eso era muy natural.

Pero se puede afirmar, con toda razón, que el Señor Salazar era un hombre capaz, dotado de muchas cualidades, afirmación que se  demostró con los cargos que tuvo y su desempeño en ellos. Tales cargos no le fueron encomendados por su buena presencia, o simple simpatía... Los distintos puestos en el Seminario de Guadalajara, su nombramiento de Obispo de Zamora, de Arzobispo de Guadalajara y de Cardenal,  las demás encomiendas que tuvo en el Consejo Episcopal Mexicano en varias de sus Comisiones (Vocaciones, Seminarios, Clero, Liturgia, Música y Arte Sacro, etc.)  y su nombramiento de Presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, en 1973 y su reelección en 1976, son  pruebas de su capacidad y cualidades.

En su Carta de despedida a los Sacerdotes, diocesanos y Religiosos de la Diócesis de Zamora, se trasluce su personalidad y su conciencia y convicción humana: “Acepten la expresión de mi cariño y reconocimiento por su amistad, caridad y colaboración en los años que hemos convivido... Mi esperanza y mi deseo sincero son que Uds. sigan en las obras emprendidas, unidos siempre a su nuevo Prelado, con gran ánimo y celo pastoral, manifestándole afecto y ofrecimiento en la misión sacerdotal para bien de esta Diócesis que llevo tan dentro de mí... Reconozco mis defectos que, más de una vez, Uds. habrán sentido: pero al mismo tiempo me siento comprendido y disculpado, por su caridad...” --25 de febrero de 1970—

Quizás Zamora, o parte de ella,  no supo apreciar, valorar ni aprovechar lo suficiente al Señor Salazar...


Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: