jueves, 15 de octubre de 2015

6763. FARSANTES E IGNORANTES.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI
                
Farsantes e Ignorantes.

Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano.
Goethe (1749-1832).
Poeta y dramaturgo alemán.


Con una inocencia, o ignorancia (¿o será estupidez?) que provoca risa o llanto, los usuarios de Zamora y la región del IMSS condenados a sufrir las consecuencias de la corrupción del sistema a través de una clínica particular, la Sanefro, piden que intervenga el titular nacional del IMSS, ¿Acaso no saben lo que piden? ¿Y porqué en vez de pedir no exigen? Los paisanos que solicitan la intervención de su ilustrísima, el Sr. Dirigente Nacional del IMSS ignoran que su petición ni siquiera es escuchada, ¿Acaso estas buenas personas y sus familiares no saben en qué clase de país viven, la clase de gobernantes que tienen?

Sólo por curiosidad preguntaría a esos buenos ciudadanos si votaron en las pasadas elecciones y por quién votaron. ¿Cuántos de ellos vendieron su voto al PRI, al PAN o al PRD? ¿Tienen la capacidad para relacionar su derecho al voto con la realidad que padecen cada día? No lo creo, más bien se cuentan entre los millones de mexicanos ignorantes que son utilizados para montar la farsa electoral, y si venden sus votos o votan por los partidos que durante décadas los condenan a una vida de privaciones, bueno, ahí tienen los resultados de sus decisiones.

La mayoría de ellos seguramente cree en el fondo de su corazón que el responsable de tanta corrupción y de los malos servicios que reciben es Dios, que así castiga sus malas obras. No señores, Dios no interviene en estos asuntos, nosotros con nuestra estupidez somos los responsables de nuestra situación.

Por acción o por omisión, podríamos afirmar que los mexicanos tenemos el gobierno que nos merecemos, el sistema de salud y de educación que decidimos tener. Esa es nuestra triste realidad, un pueblo ignorante, sometido, ultrajado, incapaz de ver que es utilizado por el sistema, enajenado por las televisoras, adormecido y narcotizado, un pueblo de ignorantes, y lo que es peor, un pueblo sin conciencia de su dignidad humana, porque la ignorancia no es suficiente para explicar la situación nacional, hace falta mucha desvergüenza, mucha falta de dignidad para soportar lo que pasa en nuestro país.

No son los únicos mexicanos que se quejan, millones salen a las calles, se movilizan, protestan…y en las elecciones votan por sus esclavistas, pero ¿Cómo quieren que las cosas cambien?

Mientras que en las clínicas patito que son un excelente negocio para los políticos los ciudadanos padecen un calvario, los políticos y gobernantes se atienden en clínicas de Houston, se dan la gran vida y se ríen ante las quejas ciudadanas. Ellos son los farsantes, los beneficiarios de este sistema. Los que afirman que las cosas van bien, que la economía crece, que la democracia avanza, que el ine es un órgano electoral ciudadano, los que aseguran que el salario de los mexicanos se recupera, los que poseen casas valuadas en millones de dólares, los que viven del sistema desde hace décadas.

Despierten mexicanos, aunque sea por una vez en su vida, sepan que son sólo ignorantes utilizados por un sistema perverso, que los farsantes que se ríen en las cámaras de diputados y senadores, en las oficinas presidenciales, en las suntuosas salas de la suprema corte, en las oficinas de los señores gobernadores, los señores directores del IMSS y de todas las instituciones de gobierno, seguirán utilizándolos, moviéndolos como títeres, manejándolos para su beneficio, de ellos por supuesto. ¡Ahora es el tiempo de despertar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: