martes, 20 de octubre de 2015

6785. SERGIO FLORES NAVARRO.

Por Arturo CEJA ARELLANO
Periodista y poeta.
Desde Jacona, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI 

Di’arina y de Maíz
SERGIO FLORES NAVARRO.

El Tribunal de Justicia Administrativa de Michoacán, recibió de manos de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia, el Premio Nacional en materia de Protección a los Derechos Humanos. Usted dirá: ¿y eso qué? Pues bueno, déjenme y les digo que quien lo recibió fue el Magistrado, licenciado Sergio Flores Navarro; un zamorense que fungió como diputado del Distrito 05 de Zamora, cuando éste contemplaba también los municipios de Jacona, Tangamandapio y muchos más.
           
Recuerdo que con “el pollo” recorrimos varios lugares para llevar beneficios a quienes menos tenían en aquel entonces, como unas máquinas para el taller de costura en Ario de Rayón; o el puente que mandó construir en Tarecuato, que de peatonal pasó a ser vehicular, eliminando tremenda vuelta que tenían que dar quienes habitan esa población de la Meseta Purhépecha.
           
Varias fueron las aventuras que tuvimos en ésta hermosa Sultana del Duero; inolvidables sin lugar a dudas.
           
Y cuando creíamos que llegaría la buena, se convirtió en mala y en fea al aflorar el horror de la traición, al saltar la grotesca y fantasmal figura de los falsos amigos, quienes se equivocaron al apoyar a quien no los pudo llevar a la victoria, porque enseguida el Partido Revolucionario Institucional perdió la alcaldía, dejándose al Partido Acción Nacional, porque German Francisco Mero Westphal no pudo alcanzar el triunfo, simple y sencillamente porque no contaba con el arraigo zamorense.
           
Cuando no logró la candidatura para ser el candidato a la presidencia municipal, vi a un Sergio Flores Navarro que salió del Nuevo Cine Virrey (ya desaparecido) con la frente en lo alto y tendiendo la mano a quien le ofrecía la suya. Propios y extraños no tuvieron más que agachar la cabeza avergonzados, aplaudirle y reconocer su civilidad política, pero sobre “los huevotes” que tuvo para dejar atrás a quienes no lo aceptaron, a quienes no lo apoyaron, dejándoles tragando saliva amarga, muy sabedores de la traición que habían aplicado a un hombre que nació y creció dentro de un partido político al que lo llevó su señor padre, el licenciado Sergio Flores Alanís (q.e.p.d.)
           
Lo traicionaron por un “hijo de papi” cuya madre era la que gritaba, la que mandaba, la que decidía. Y lo digo porque lo vi, no me lo contaron. Con pacas de láminas de cartón se cambió la historia del PRI y la de Zamora.
           
Ya luego supe que Checo había partido hacia Morelia, donde pidió apoyo a un zamorense encumbrado en ese momento(SEDESOL), quien por cierto, casi le da con la puerta en su nariz, como lo hizo con otros paisanos que fueron a buscarlo para pedir su ayuda), no obstante a que éste había recibido muchos apoyos de parte del entonces diputado, para que pudieran lo raquetistas practicar su deporte favorito.
           
Como esa, fueron varias puertas las que tocó, hasta que don Fausto Vallejo Figueroa  le tendió la mano, a sabiendas de que no se iba a equivocar. Y no se equivocó.
           
Checo se dedicó al estudio, a pisar las aulas para prepararse, para ser algo más que un simple abogado; y allí está, cosechando lo que ha sembrado, solamente reconocimientos, ante la labor que ha hecho como Magistrado, allá, en la capirucha michoacana. Y no se me olvida que un día de esos negros con borrascones, me tocó la de malas y me encontré sin un cinco en la bolsa. Tuve la suerte de encontrarlo en el Congreso y de allí me llevó con Fausto Vallejo, quien era alcalde en Morelia. Éste giró instrucciones para que se me entregaran mil pesos y gracias a ello pude regresar a Zamora. ¡Cómo chingaos se me va a olvidar eso!
           
Ahora Checo Flores tiene el orgullo de ver a sus hijos ya crecidos y buenos profesionistas, principalmente “el pollito” (Sergio Flores Luna), quien anda en la federación, allá con Liconsa Jiquilpan, echándole todos los kilos. ¡Felicidades para ambos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: