domingo, 25 de octubre de 2015

6804. PATRICIA: COMO ES ADENTRO ES AFUERA.

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Patricia: Como es adentro es afuera

"... El conocimiento es la riqueza que no se hereda y el único artículo de viaje
cuando se desencarna".
Felas du Richard


Como adentro es afuera es uno de los principios herméticos que podrían ayudarnos a entender las convulsiones de nuestro planeta que parece prepararse para el duro trabajo de parto, en el mejor de los casos, en el peor, se trata de una reacción natural de Pachamama, una reacción poderosa y terrible que podría destruir a la mayor parte de la humanidad.  

La imagen satelital del huracán lo muestra con toda su fuerza, la otra imagen sublima en la belleza de una mujer, la asociación de dos elementos primordiales: el agua y el aire. La unión de estos elementos es terrible, terrible y hermosa, el agua es el origen de la vida, simboliza el renacimiento, la renovación por lo que es utilizada en rituales religiosos desde el origen de la humanidad, el proceso de renovación puede ser atroz y conducir a la muerte, así fue en el diluvio universal también citado por varias religiones antiguas.

El aire es libertad, representa el pensamiento, la mente, el espíritu, el nous de los antiguos filósofos griegos, pero el aire también puede ser tempestad, anarquía.

Visto desde este punto de vista, “Patricia” es sólo la manifestación externa de lo que pasa al interior de este país, convulsionado por la violencia y la corrupción de su clase dirigente; el huracán no sólo representa nuestro presente, se proyecta hacia el pasado con sus guerras de independencia y liberación, y hacia el futuro anticipándonos tiempos aún más violentos si no se cambia desde la profundidad, desde adentro.

Los cambios vienen de afuera, son obligados, las transformaciones vienen de adentro, son voluntarias.

Si queremos ir a las profundidades de la interpretación esotérica, tenemos que explicar los fenómenos naturales como el paso de una era a otra, que es lo que los mayas anunciaron: un cambio de proporciones galácticas que afectará a la galaxia entera y que ya se ha iniciado. Se trata del fin de la era de Piscis, en la que brilló en su plenitud la presencia de Cristo (el pez fue símbolo del cristianismo durante cientos de años sobre todo en los orígenes) y la entrada de la era de Acuario, una era espiritual.

La Nueva Tierra anunciada por profetas y videntes será radicalmente diferente, no sólo en su configuración física, en su geografía (ciudades enteras desaparecerán bajo el agua y nuevas tierras emergerán de las profundidades del oceáno), sino en la conciencia de la humanidad que sobreviva al parto universal que se anuncia, una Nueva Tierra, una Nueva Humanidad sólo serán posibles con una nueva conciencia, una conciencia universal de respeto a la vida, de solidaridad y cooperación en vez de lucha, de amor en vez de odio, de fraternidad y libertad en vez de explotación y esclavitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: