lunes, 26 de octubre de 2015

6805. UN PITO.

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Edo de Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Un pito.
Dos cosas marcaron el seso de este menda, ya desde su muy lejana infancia. Una, que la supuesta autoridad moral indiscutible del temido tío Alfredo, era una gran falsedad, gracias a tía Victoria, que lo desenmascaró (no le vuelvo a contar por qué), como lo que era: un viejito depravado e hipocritón; otra, la ensalada de mentiras de fácil identificación con que se educaba en aquella era del pricámbrico clásico (lo de los Santos Reyes; lo de que a los niños los traía la cigüeña; lo de los tres días que Jonás se hospedó en la panza de una ballena y, campeonísima de las tonteras que se pretendía creyéramos nomás porque éramos niños: que Noé trepó al arca una pareja de cada animal, canguros incluidos); cosas ambas que al entonces tierno López le sembraron la desconfianza en las afirmaciones de sus mayores. Francamente era menos absurdo el argumento materno cuando se ponía uno de preguntón: -“Porque lo digo yo” –y tan, tan, sin mentiritas.

Ayer terminó el horario de verano y de nueva cuenta, como ya es tradición, la autoridad nos informó acerca de sus inmensas bondades.

El horario de verano (adelantar el reloj una hora) del primer domingo de abril al último domingo de octubre, según la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ahorró al país 35.52 gigawatts por hora, lo que es información muda, que no dice nada al tenochca promedio, por lo que al CFE nos informó que eso “equivale al consumo eléctrico de 596 mil casas habitación durante un año” (-“¡Oooh! –del peladaje asombrado). La segunda afirmación de la CFE es que “se evitó la emisión a la atmósfera de 504 mil toneladas de bióxido de carbono, principal contaminante del efecto invernadero” (aplauso del respetable); y la tercera, como para acallar cualquier crítica, que “el ahorro económico obtenido por el horario de verano se estima en 1,455 millones de pesos” (la gente se pone de lado en la butaca y choca palmas con el vecino: “¡Sí se puede!”)

No hay modo de revisar el ahorro en gigawatts ni en toneladas de bióxido de carbono (a ver, ¿quién tiene el medidor de la CFE completa o uno de bióxido de carbono?), digamos, amén, santo y bueno. Pero eso del ahorro de 1,455 millones de pesos…

Mire usted: 1,455 millones de pesos de ahorro es como hacer pipí junto al Niágara en un país que el año pasado tuvo un producto interno bruto (PIB), de 17’810,957 millones de pesos (o sea, casi 17,811 billones de pesos) a precios corrientes.

El ahorro que nos dicen que “tuvimos” (?), si es cierto y no cayeron en ninguna mentirijilla (ya ve que jamás lo hacen), equivale al 0.0082% del PIB (8.2 milésimas de punto porcentual)… es como si usted tuviera un sueldo mensual de 100 mil pesos y diera brincos de gusto por haber ahorrado 820 pesos mensuales… no frieguen. Mejor habían de informarnos a cuánto asciende la factura anual de todos los empleados de la CFE que están exentos del pago de energía eléctrica, que no es un dato fácil de obtener, porque  la CFE tiene como que pocas ganas de alzarse las faldas y enseñarnos los calzados embarrados.

Los datos que más o menos se pueden rastrear son de 2011, cuando después de mucho estira y afloja la CFE informó al IFAI que la electricidad que regala a sus empleados “representó 0.6% respecto del total de ingresos por venta de energía eléctrica, obtenidos en el mismo ejercicio”… bueno, no parece mucho 6 décimas de punto porcentual, veamos: este año que la CFE tendrá 356,816.7 millones de pesos de ingresos (según el Diario Oficial de la Federación, página 7 rubro 7.2.02), lo que le regala a sus empleados, a nombre de todos nosotros, son… 2,141 millones de pesos, que son 686 millones más que el ahorro por el cambio de horario… de veras ¡no frieguen! (usted es muy libre de poner en lugar de “frieguen” otra palabra de su preferencia, se recomiendan las que empiezan con “ch”).

De veras, algo anda mal. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene 93 mil 942 trabajadores (74 mil 665 sindicalizados y 19 mil 277 de confianza) e informó el 8 de mayo pasado, que el pago de las prestaciones sindicales le costó 30 mil 409 millones de pesos (21 años de ahorro por cambio de horario). ¡¡No frieguen!!

Para que vea si no es como para llevarle una serenata de mentadas de madre al gobierno federal por lo mal que administran nuestro dinero: toda la plantilla de personal de la CFE cuesta al año 12 mil 987 millones de pesos de sueldos y salarios, más 5,614 millones de pesos para gastos de seguridad social. O sea, las “prestaciones” son casi el triple que los sueldos, casi seis veces sus gastos de seguridad social.

Frente al descarado dispendio que es la CFE, con qué cara nos presumen haber ahorrado esos 1,455 millones de pesos, por demostrar, porque es del todo incierto su monto.

La revista “Journal of Economics and Statistics” se puso a revisar los patrones de consumo eléctrico en Indiana, EUA, que está muy al norte y en donde es clara la diferencia de duración del día y la noche según la estación del año, no como en la mayor parte de México en que eso no pasa, y encontraron que (¡sorpresa!), las regiones con horario de verano consumían más electricidad, porque la gente en sus casas gasta más, por el uso de ventiladores y aires acondicionados durante las prolongadas tardes de verano. Claro, hay opiniones opuestas, pero lo que importa es que no es verdad revelada lo del ahorro. Está por verse.

Lo que también está por verse es si afecta al comportamiento humano eso de andarle meneando las manecillas al reloj. Los estudios hechos en los EUA (en 2008), apuntan a que crece el índice de suicidios (no es para tanto, digo… esos sajones); o en Suecia, que detectaron un aumento de hasta el 10% en ataques al corazón durante la primera semana tras el adelanto de hora (es que se toman muy a pecho las cosas).

No es para tanto, de acuerdo, pero viendo los gastos idiotas de CFE y lo confiable que es la información oficial de nuestro gobierno, lo aconsejable es tomarlo como lo que es, otra muestra de que a nuestro gobierno la gente le importa un pito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: